Fortnite (AND)

AND, IPD, IPH, NSW, PC, PS4, XBO

Imagen de Fortnite (AND)

Realm Royale vs Fortnite: ¿En qué se diferencian?

AND, IPD, IPH, PC, PS4, XBO Actualidad

El Battle Royale de Paladins, llamado Realm Royale, está pisando bastante fuerte para amenazar el trono de Fortnite. Tal es el nivel de popularidad que ha alcanzado que Ninja, uno de los streamers de Twitch con mayor número de suscriptores y reputado jugador de Fortnite, ha decidido jugar a él estos días, con el consiguiente impulso que ha supuesto en cuanto a número de jugadores se refiere que querían imitar a su ídolo, o simplemente jugar a lo mismo que él. No obstante, la competencia en el género es muy dura. Con PUBG  desvaneciéndose cada vez más ante el titán que es Fortnite: Battle Royale, ¿realmente tiene Realm Royale algo que hacer? ¿En qué se diferencian?

realm_royale_vs_fortnite.jpg Captura de pantalla

Los personajes: magos contra militares

Lo primero que llama la atención es el aspecto visual. Mientras que Fortnite nos ofrece una amplia gama de skins de todo tipo —la Temporada 4 está centrada en superhéroes—, su estética, aún siendo cartoon, es principalmente militar. No en vano Epic Games siempre ha destacado por crear shooters de esta índole, desde Unreal a Gears of War, hasta llegar a Fortnite, que es sin duda su proyecto de estética más colorida, infantil, y animada.

Realm Royale, por su parte, es un Battle Royale que viene de Paladins: Champions of the Realm, un hero shooter muy en la línea de Overwatch, y que por tanto es menos típico que Fortnite en este sentido. Tenemos una mayor variedad tanto de personajes como de arquetipos, y aquí sí que hay clases, mientras que en Fortnite no hay roles predefinidos, siendo las diferencias entre un avatar y otro meramente estéticas. La estética de los personajes y escenarios de Realm Royale es también de corte más medieval.

paladins.jpg Ilustración

Las armas: crafteo contra obtención in situ

Llama bastante la atención el sistema de creación de armas de Realm Royale, que van desde armas más convencionales como pistolas o escopetas, a otras más variopintas y acordes con su ambientación de fantasía. La creación en Fortnite se limita a la construcción —y destrucción— de escenario, siendo esta una de las principales diferencias entre ambos títulos en cuanto al tema crafteo.

Por otro lado, y siguiendo con el mismo tema, en Fortnite: Battle Royale a día de hoy es imposible crear armas propias, siendo esto parte indispensable de su jugabilidad, pues tenemos que obtenerlas registrando lugares en el enorme mapeado de su modo Battle Royale.

fortnite_wallpaper_season_three.jpg Captura de pantalla

Los modos de juego: cooperación contra variedad

Realm Royale está pensado principalmente para jugar en pequeños escuadrones de hasta cuatro jugadores. De hecho, este juego aparte refleja sus raíces originales como modo de juego adicional de Paladins. Fortnite: Battle Royale, por otro lado, ofrece muchísima más variedad. Para empezar, podemos jugarlo solos, junto a otro jugador, o en una patrulla de cuatro jugadores. Y esto sin contar los Eventos de Tiempo Limitado en los que se ha añadido prácticamente cualquier posible vuelta de tuerca imaginable de Fortnite: 50vs50, 5 equipos de 20 jugadores, e incluso la posibilidad de convertirnos en el mismísimo Thanos, venido directamente de Vengadores: Infinity War.

Epic Games está dando soporte prácticamente continuo a Fortnite: Battle Royale, y no es para menos, ya que está generando unos ingresos prácticamente nunca vistos antes en un título de este género. Realm Royale debe ponerse las pilas si quiere hacerse un hueco, ya que hoy por hoy Fortnite ofrece una mayor variedad de modos de juego.

fortnite_thieves_wallpaper.jpg Captura de pantalla

Realm Royale vs Fortnite: el futuro de los Battle Royale

El tiempo dirá si este spin-off de Paladins: Champions of the Realm consigue hacerse un hueco decente dentro del cada vez más colapsado género de los Battle Royale. Por ahora pisa bastante fuerte, y, según PC Gamer, en el par de días o tres que lleva activo este juego —que, recordamos, aún está en fase alfa— ha tenido picos de unos 9000 jugadores, una cifra para nada despreciable.

Fortnite: Battle Royale, por otro lado, sigue en el olimpo del género, tras destronar a PlayerUnknown's BattleGrounds. Vino haciendo relativamente poco ruido, y de forma paulatina consiguió usurparle el puesto al título de Bluehole y PUBG Corp. Esto no sentó demasiado bien entre sus creadores, que se propusieron demandar a Epic Games por supuesto plagio.

realm-royale-image-696x344.jpg Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana