Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...

Dedocalloso

vida restante: 100%
  • Contenido

    6.502
  • Ingreso

  • Última visita

Todo lo publicado por Dedocalloso

  1. Aloisius   Enamorado...   Me había pillado con esa pregunta. ¿Lo había estado? No lo recordaba. ¿Podría estar seguro en caso de recordarlo? Lo dudo mucho.   No lo sé, la verdad. Creo que no. Tiene que ser bonito. Y una vida normal... Ojalá dormir y que todo esto sea un mal sueño. Imagino... quiero recordar... que mi vida antes no era mala. Creo. No sé.   Pastillas. ¿Por qué razón necesitaba las pastillas? Malos recuerdos... No, quizás no era tan buena mi vida... El encontrarnos la capsula paró mi tren de pensamientos.   Qué cojones... E.S.A. Yo... yo conocía esas siglas. Creo. Ah, mierda, no estoy seguro. Pero esta cápsula... Tienes razón, si había alguien dentro parece haber salido ilesomiré a Sam con esperanza. ¡Igual anda por aquí cerca! ¡Busquémos a ver si hay gente por aquí! Pero intenta no hacer mucho ruido, en el fondo seguimos sin saber qué ha pasado...
  2. Aloisius   Bueno, algo de suerte respecto a la comida...   Samanta tiene razón: esencialmente la ciudad es nuestra.   Creo que deberíamos buscar más gente, recorrer la ciudad a ver a quién nos podemos encontrar. Si ya de paso acumulamos algunos víveres y no tenemos que andar buscando cada vez que tengamos hambre, mejor que mejor. Y si en esta búsqueda vemos algún sitio para pasar la noche a cubierto, o incluso con camas, pues ya magnífico. Debería haber algún viejo hotel en la ciudad... Busquemos a ver.
  3. Aloisius   Mírala que mona ella. Dan ganas de acunarla y abrazarla. Pero no conviene que nos quedemos aquí... No sí queremos averiguar algo. Además, habrá que comer en algún momento...    Sam, despierta.   La despierto con delicadeza, intentando que no se sobresalte.   Buenos días. ¿Qué tal has dormido? Creo que nos deberíamos poner en camino, continuando con el sendero que recorríamos ayer. La lluvia ha parado, así que no deberíamos tener problemas. Si quieres, puedes cargar tú con la colcha y yo con la caja de herramientas. Lo digo más que nada porque no tenemos comida, así que deberíamos buscar. Igual antes de ponernos en camino deberíamos terminar de registrar estos edificios. Puede que con la luz del día y sin lluvia veamos mejor...   Si Sam accede al plan, registramos de nuevo el complejo en busca de algo que comer. Una vez registrado todo, nos ponemos en camino siguiendo el sendero donde nos pilló la lluvia.
  4. Seguiré pero low-key, literatura, el trivial de ciencia (tengo la teoría de que los servers del foro chaparán pero el trivial, mágicamente, seguirá siendo accesible) y algún rol, pero no como antes. Ya he escrito más en pacotes en dos días que en Mero en dos meses xD
  5. Ya, lo vi por pacotes, pero me quedé loquísimo con que Hades y satan pudiesen ser la misma persona, no se parecían. Ya decía yo Un día de estos se abriran los cielos y apareceran Satan y Exemptus para traer justicia y sabiduría al mundo.
  6. Aloisius Sí, merece la pena intentarlo. Con ayuda de Sam intenté secar la madera usando la colcha. Igual se quedaría un poco húmeda de cara a usarla para dormir, pero peor que nuestra situación actual no iba a ser. Si conseguimos secar la madera: Si no conseguimos secar la madera:
  7. Aloisius   Mierda. Con la que está cayendo, igual si hubiese algún madero podríamos hacer fuego, Sam parece estár aterida...    Sam, toma mi chaqueta. Espérame aquí, voy a ver si se puede entrar en algún otro cobertizo y encontrar... algo que nos sirva para calentarnos.   Dicho esto, me asomo fuera y miro el resto de las edificaciones. Si alguna tiene alguna puerta que se vea débil, o una ventana grande por la que sea fácil entrar, lo intento (rompiendo cristales con mi palo si es necesario) y una vez dentro del edificio de turno busco mantas, cerillas, madera seca... Cualquier cosa que pueda servir para calentarse. Si por casualidad encuentro ropa, aunque sean monos de trabajo, los cojo también. Una vez localizadas las cosas (si es que las hay) voy a recoger a Sam. Más fácil mover a una persona que un montón de material.   Si no encuentro nada o no puedo entrar en ningún edificio, vuelvo y se lo digo. Tocará echar el rato esperando a que escampe. Si hace mucho frio, nos podemos apretar para perder menos calor, pero mejor dejar eso como último recurso: puede ser incómodo.
  8. No lo vi, sorry   Aloisius   Vaya, parece que, dentro de la falta de recuerdos, soy un privilegiado. Me da pena esta chica: debe ser duro no recordar absolutamente nada. Pero... lo que recuerdo... no tiene contexto. ¿Qué es? ¿Por qué así? Dios, que horror...   Sí, parece lluvia. Quizás debamos apresurarnos: no es seguro quedarnos en el bosque con la lluvia, pueden caer rayos. Avancemos hasta que encontremos algún techado, una casa, o aunque sea una repisa de roca, cualquier cosa que nos proteja de la lluvia y no sea madera.
  9. Aloisius   Mi vida... Me dentengo un momento, en blanco, y sacudo la cabeza antes de seguir avanzando.    Pues como bien díces, no recuerdo mucho de mi vida río amargamente, contestando a Sam. Recuerdo un sitio, Escocia. Recuerdo que tomaba alguna medicación antes de llegar aquí, y recuerdo que usaba un móvil.   Hago una pausa. Mejor omito que me ha venido el recuerdo de una guerra, y de ser policía. Pero... ¿estuve en esa guerra? Hubo una guerra en Afganistán, pero eso marca. Si estuve, ¿por qué no recuerdo cosas de esa guerra? Y me vino a la mente lo de policía pero... ¿qué policía? ¿Dónde? ¿Después de la supuesta guerra? No, tengo que estar imaginando cosas...    El caso es que quitando esos detalles... Desperté hace unas horas, y luego te encontré. No recuerdo mucho másbajo la mirada y observo el palo que llevo en la mano. Ah, y se ve que no tengo problemas en coger un palo por si me tengo que pelear, pero más allá de eso... ¿Qué hay de ti, Sam? ¿Aficiones?¿Trabajos?¿Un pasado?
  10. Aloisius   Estoy igual que tú, no sé nada. Mi nombre, y poco más. Igual... Parece que esta zona está desierta. Deberíamos andar en la otra dirección, hacia donde parece que no hay casas. Igual andando un rato encontramos algún otro pueblo.
  11. Aloisius   Vaya... No sabía nada. Bueno, al menos parece que no estoy sólo en esto.   La verdad es que yo también ando algo perdido... Recuerdo mi nombre y poco más. Si quieres podemos unir fuerzas. Por cierto, ¿tuviste problemas llegando aquí?digo, mientras señalo sus heridas.
  12. Aloisius   Le estrecho la mano a la mujer, sonriendo. No sabe dónde estamos, pero quizás sabe cuándo.   Aloisius, encantado. Dices que soy la primera persona que te encuentras esta mañana, ¿has estado en contacto con otras personas antes? ¿Dónde están, son amistosas? Y otra cosa: llevo dando vueltas un tiempo, y el tiempo ha sido un poco borroso, estoy un poco desorientado. ¿Podrías decirme qué día es hoy? Y siento ser tan preguntón, pero ¿cómo has llegado aquí?
  13. Aloisius   Dios... Qué bonita. Pero... ¿Será peligrosa? No me fío nada pero... Cualquier persona que me encuentre me va a pasar lo mismo. Qué demonios.   Salgo al paso de la mujer extendiendo los brazos pero sin soltar el palo y diciendo:   ¡Hola! No quiero hacerte daño, sólo quiero saber dónde estoy exactamente. Vengo de... lejos y estoy perdido.   No quiero dar a entender que estoy totalmente desubicado. Puede ser peligroso.
  14. Aloisius   Mierda. Sin pastillas, sin móvil... ¿cómo cojones he llegado aquí? ¿Salí así de... casa? ¿Casa?¿Dónde vivo? No me gusta ese ruido pero... igual hay alguien. Voy a entrar con mucho cuidado, a ver que encuentro. Igual así puedo entender...
  15. Ups sorry, no lo vi.   Aloisius   Esta calma... me recuerda a la guerra. Huele a emboscada. O, al menos, en Afganistán olía a emboscada. Aquí... no sé a que huele, pero huele mal. ¿Dónde cojones estoy? Lo mismo estoy en Escocia que en medio de la puta Nueva Zelanda. Pero, esté donde esté, ¿cómo he llegado aquí?   Hay más casas, igual encuentro algo en alguna... Me dirijo en dirección al resto de las casas en ruinas y comienzo a registrarlas. Busco periódicos, aparatos de video, dvd, cualquier elemento de civilización que no sea un edificio y que me pueda indicar dónde estoy, la fecha, o cómo diablos he llegado aquí. Si encuentro algún palo o tubo que me pueda servir de bastón o maza ocasional lo cojo: me da mala espina el silencio. Me recuerda demasiado a la muerte de algunos compañeros...
  16. Aloisius Gump   ¿Qué diablos? Si no fuese porque el prado verde no se parece en nada a los territorios áridos de Afganistán, juraría que estoy en la guerra otra vez. Además, no llevo equipo de combate... Y soy policia. La guerra acabó... al menos para mí. ¿Qué es esto? Me recuerda a Escocia... ¿Llevo mi móvil encima? Voy a ver, quizás ponga que es lo último que he hecho... ¿Se me habrá ido la mano con...? PASTILLAS. ¿TENGO PASTILLAS? PARA EL DOLOR Y LAS PESADILLAS Y LAS ALUCINACIONES Y EL PTSD. OH DIOS OH DIOS.   Rebusco apresurado en mis ropas para ver si llevo pastillas, el móvil, cualquier cosa que me pueda ayudar. A continuación rebusco la habitación y salgo al exterior, para ver si hay algún tipo de señal o hito del terreno que me ayude a ubicarme.
  17. Una amiga, después de una búsqueda larguilla de piano, se decantó por ese mismo Yamaha y lleva ya cuatro años contentísima con el teclado. EDIT: Y acabo de caer, el teclista de mi antiguo grupo gastaba un Yamaha y tenía pensado cambiar de teclado a uno de gama superior pero sin cambiar de marca, decía que dentro de teclados asequibles son de lo mejor en relación calidad/precio.
  18. Count me in.   Aloisius Gump Edad: 34 Fotografía Prólogo Mi amigo Jeb decía que yo tenía un ojo especial para calar a la gente. Cuando lo comentaba, tanto Ron como Spencer solían asentir silenciosos, y Smith y "Ghosty" McPherson comentaban algo gracioso y oportuno; imagino que sería oportuno, la mitad de las veces el traqueteo del jeep no dejaba oír las conversaciones fuera de radio. Tiempo después, otra amiga, Leah Dunnaghan, también apreciaba esa virtud en mí. Mi nuevo compañero, el agente Johnson, me da un toque en el brazo. Miro a mi alrededor, desubicado: la sala de interrogatorios parece cada vez más pequeña conforme pasan los minutos preguntándole a la mujer que tengo enfrente datos sobre los ladrones de su negocio.   La veo nerviosa, sudorosa, desviando la vista cada vez que da un detalle de los ladrones, pero muy muy segura de los detalles, hasta los más infimos, de la poliza de seguros de su tienda. "No se preocupen agentes, he denunciado por si los pillan, pero la aseguradora me cubre esto y aquello". Raro.   Espere aquí, señora.   Salgo fuera con el agente Johnson un momento.   Ha sido esta tía, ha fingido el robo para estafar al seguro. ¿Está seguro, Gump? Sí, Johnson. Busca pruebas al respecto, tenla retenida lo máximo que nos deje la ley, intenta arrancarle una confesión, yo qué sé. Voy al baño un momento.   Me echo agua en la cara y abro el bote de pastillas. Me tomo un par. Son buenas para la jaqueca, y me permiten dormir sin pesadillas. Dejo pasar los minutos apoyado en el lavabo, pensando en cuanto tardará Johnson en entrar a decirme que teng-   Gump, maldito seas, lo has clavado. En cuanto se lo he dejado caer se ha puesto nerviosisima y se ha derrumbado. Buen trabajo, tienes un ojo buenisimo para calar a la gente.   Sonrío amargamente y me echo más agua por la cara. Otro que lo dice. Otro que llega a mi vida. A ver cuanto tarda en morir durante un arresto que sale mal como Leah. A ver cuanto tarda en pisar una mina como McPherson, o bajo fuego de mortero como Ron.. A no, las minas son de la guerra, aquí no hay. ¿No? Pero igual puede morir en una emboscada como Smith o Spencer, esas también te las encuentras fuera de la guerra. Puede que se pegue un tiro en su habitación después de haber visto demasiada mierda, como Jeb. Puede.   Espero que no, pero parece que estoy condenado a sobrevivir a cada persona a la que cojo cariño. Mejor me tomo otra pastilla...
  19. Yo estuve a punto de salir corriendo del despacho de mi tutor cuando me lo propuso, pero oye, al final tiene su gracia
  20. Envidia (¿?) Recuerdo haber pasado tanto frío como calor en Burgos De teoría algebraica de ecuaciones diferenciales. Más concretamente, el teorema de Levelt-Turritin-Malgrange (a.k.a. "los operadores diferenciales lineales tienen forma de Jordan"). Ha sido la forma de descubrir que en el fondo me gustan las ecuaciones diferenciales
  • Crear nuevo...