Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...

Hermanos215

vida restante: 100%
  • Contenido

    6.855
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

1.964 Excellent

3 Seguidores

Acerca de Hermanos215

  • Rango
    Sheikah

Visitantes recientes al perfil

El bloque de visitantes reciente está desactivado y no se está mostrando a otros usuarios.

  1. Estos días he estado jugando al Tokyo Xanadu eX+ y con la tontería le he sacado el platino: Es un trofeo sencillito pero que requiere que te pases el juego un par de veces como mínimo, ya que uno de los logros es completarlo en la modalidad "Infinity", modalidad que sólo está disponible cuando te pasas el juego por primera vez y que lo que hace es sumarle 60 niveles a los enemigos, o lo que es lo mismo, un modo NG+. Aparte de eso, siendo un juego de Falcom, tiene una burrada de coleccionables, muchos de ellos perdibles, de manera que si se quiere conseguir todos, o bien te toca hablar con todos los NPC a cada pequeño avance de la historia o miras algún tipo de guía por internet. También hay que pasárselo en su máxima dificultad, pero por intimidante que pueda sonar, tampoco es para tanto si te lo dejas para la segunda vuelta. Me lo he pasado en difícil y en "calamidad", que es el nombre que recibe esa máxima dificultad, y la única diferencia que he notado entre ambas es que cuanto más elevada es la dificultad más daño hacen los enemigos y, por contra, tú les haces menos, pero no son más agresivos ni varían sus patrones ni nada de eso. Pasando a lo que es el juego, a primera vista es una suerte de combinación entre Trails of Cold Steel y los Ys más modernos, pero diría que bebe bastante más del primero que del segundo. Del primero lo que más copia es la estructura y sus coleccionables. El juego va con un calendario y según el día en el que estemos se hace una cosa u otra, más o menos de manera completamente prefijada, esto no es un Persona. Así pues, hay días "libres" en los que nos dejan sueltos por la ciudad y antes de avanzar con la historia tenemos la opción de hacer misiones secundarias, buscar coleccionables y estrechar lazos con un número limitado de conocidos. ¿Os suena? Lo dicho, esto está sacado tal cual de Cold Steel. De hecho, los coleccionables son exactamente los mismos que en ese juego: libros, fichas de distintos personajes que hay por la ciudad y recetas. La otra cara del juego es el mazmorreo, así que ahora toca hablar del combate. Pero primero voy a enseñaros una cosa: Vale, fijaos en el HUD del juego. Hay mil barras distintas. Tenemos el retrato de los personajes que tenemos en el equipo, una barra con forma de luna creciente que refleja su salud en ese momento, un pentágono de colores que indica la afinidad elemental de esos personajes y luego hay hasta cuatro barras "de magia" distintas: la verde de abajo, la naranja de X-Drive, el hexágono amarillo ese y dos puntitos rojos a la derecha. Es un poco excesivo en esto, al menos como impresión inicial. La movida es que nuestros personajes pueden hacer muchas cosas y cada una de las barras está ligada a esas opciones que tenemos. Me pararía a explicarlas una a una, pero alargaría mucho la cosa y al final esto es una suerte de análisis exprés del juego, así que quitado esto de encima hablaré del combate más o menos en general. De acuerdo, antes he dicho que el juego es una especie de mezcla entre Cold Steel e Ys, y en el combate es donde Ys hace su aparición estelar, más o menos. La base viene a ser más o menos la misma. Tenemos un golpe básico y luego varios especiales, a lo que se le suma que si evadimos en el momento indicado, el juego nos recompensa con una evasión perfecta que nos da un pequeño extra de invulnerabilidad, como en los Ys más modernos. También tenemos un sistema de afinidad elemental con cinco tipos distintos —fuego, viento, acero, espíritu y sombra— que interactúan entre ellos con lo típico de uno es fuerte contra equis, pero débil contra y, como son los ataques de corte, contundentes y punzantes de, también, los Ys modernos, de modo que lo suyo es que usemos a un personaje u otro en función de la afinidad del enemigo que tengamos delante. Contado esto, que es un vistazo muy somero al combate, toca hablar de los personajes. Tenemos varios a nuestra disposición, y el juego hace un esfuerzo por diferenciar a unos de otros. Kou y Asuka, los dos personajes con más protagonismo, serían algo así como los equilibrados, pero luego tenemos a Yuuki y Mitsuki como luchadores que se encuentran más cómodos en las distancias largas, Sora y Rion para el combate aéreo y Shio como el lentorro pero que como te pille te revienta del equipo. A todo esto se le suma otra cosita que, bajo mi punto de vista, viene de Cold Steel: los elementos. Ys es un RPG de acción, pero, digamos, que con bastante énfasis en la parte de acción. Puedes personalizar a Adol y compañía, pero de manera muy limitada, normalmente con los accesorios y poco más. Hablo más de los modernos que de los clásicos, que al fin y al cabo son los que he jugado. En Tokyo Xanadu, aparte del equipo, tenemos un sistema de elementos que, en esencia, son los cuarzos de Cold Steel (Trails of, en realidad) con el que aumentar los stats o darle habilidades pasivas adicionales a los combatientes. Al principio del juego parece que es un sistema metido con calzador y que se limita más bien a subir números y poco más, pero de cara al final tienes cosas como potenciar los ataques a distancia de un personaje en un 100% a cambio de reducir el efecto de sus otros ataques a la mitad, de esta manera, estás tomando un compromiso que afecta a tu manera de jugar. No sé. Con esto en mente, en mi partida, viendo que Mitsuki destaca en los ataques a distancia y en lo demás es un poco floja, decidí potenciar ese aspecto del personaje y la convertí en una francotiradora DPS de cojones. O a Rion, un personaje teóricamente más indicado para los ataques aéreos, decidí potenciarle su ataque potente, porque me parece una mejor opción con mucho potencial de daño que a la vez te mantiene alejado del peligro. También puedes hacer que al esquivar te den más puntos para ciertas barras, de modo que puedes crearte un personaje que haga de punta de lanza para acumular puntos que luego puedan usar sus compañeros y cosas así. No sé. Tampoco es que tenga un sistema que te permita cambiar el juego de manera radical, pero creo que se puede jugar con él lo suficiente como para hacer builds interesantes. Pasando a cosas más meh o que me parecen más flojas... Mis principales pegas serían dos: escasa variedad de enemigos y diseño insípido de mazmorras. Lo primero es lo típico de que hay unos pocos modelados de enemigos y lo que hacen es cambiarle la paleta de colores para indicar más poderío o distinta afinidad elemental. Y por una parte crea cierta familiaridad con los rivales que te encuentras y te permite identificar sus puntos fuertes y débiles de un vistazo, pero creo que a la larga juega más en su contra, la verdad. Como dato extra, añadir que muchos de estos modelados están sacados de Cold Steel, se han puesto a reciclar assets y au. Y las mazmorras... Son de ese tipo de mazmorras que uno se encuentra en muchos juegos que parecen hechas proceduralmente, con pasillos y salas clónicos por doquier. Cumplen su función y poco más. Y ya, para finalizar, hablaré un poco de la historia y personajes. Normalmente es algo que obvio, pero gran parte de las horas que uno le va a dedicar a este juego van a ser invertidas en ver escenas y conversaciones, así que entiendo que es algo a lo que el juego le da importancia. En general, sin parecerme nada del otro mundo, me parece entretenida y au. Los personajes ya se han visto mil y una veces, con el prota de anime genérico y soso, el irritante hacker otaku de turno, la idol, la perfecta presidenta del consejo estudiantil, el matón con un corazón de oro... Con esto sobre la mesa, tenemos una trama que viene a ser un anime slice of life de aventuras. Pensad en algo, no sé, tipo Sakura: Cazadora de Cartas, donde hay acción y tal en cada capítulo, pero también se le dedica mucho tiempo al día a día de los personajes. En lo personal es un enfoque que no me desagrada. Habrá muchos que dirán que "no pasa nada" o que simplemente es relleno para alargar la historia y el juego, pero por lo general prefiero este tipo de historias donde las apuestas se mantienen bajas y el ambiente es más relajado. De cara a la segunda mitad del juego ya se empieza a desarrollar una trama con más continuidad entre capítulos y donde lo que hay en juego alcanza cotas más altas, pero lo que se cuenta no me parece especialmente interesante. Tampoco creo que ciertas cosas estén del todo bien desarrolladas. Y aquí voy a entrar brevemente en un par de spoilers: Cerrando ya. Tokyo Xanadu eX+ es un dungeon crawler bastante majete. Puede hacerse pesado por la constante presencia de escenas y diálogos de una historia que no es nada del otro mundo, pero si se es capaz de disfrutar de estas cosas, creo que es un juego recomendable.
  2. Pues anoche me pasé y le saqué el platino a 13 Sentinels: Aegis Rim. Es un platino sencillito que prácticamente salta al pasarte el título. En esto no hay mucho más que decir, pero en cuanto al juego... 13 Sentinels: Aegis Rim es una anomalía. Uno de esos juegos únicos que sale cada muchísimo tiempo. Me lo compré simplemente por ser de Vanillaware, porque sus juegos en lo estético son una preciosidad. Lo demás me era un poco accesorio y, de hecho, pensaba que me iba a aburrir con lo visto de su gameplay en varios tráilers. Y me equivocaba cantidad. 13 Sentinels es un juego cuya práctica totalidad está enfocada a su historia y narrativa. Nos hace vivir una historia de manera no lineal desde varios puntos de vista y marcos temporales. A veces llega a cotas absurdas de meter flashbacks dentro de flashbacks, pero en general es interesante y ha conseguido mantenerme enganchado hasta el mismísimo final. Da igual cuánto creas comprender lo que ocurre, siempre hay una sorpresa esperando a la vuelta de la esquina. Y hasta aquí puedo leer porque cuanto menos se sepa de 13 Sentinles a la hora de jugarlo, mejor. Es un juego recomendadísimo, de verdad.
  3. Los jugadores están en una nave viajando hacia vete a saber dónde, pero para llegar allí cada uno debe cumplir una serie de tareas relacionadas con el mantenimiento de dicha nave. Estas tareas obligan a los jugadores a desplazarse de un lado a otro con tal de cumplir sus objetivos. Pero la gracia está en que entre el grupo de jugadores hay uno o dos impostores cuyo objetivo es asesinar a todos los tripulantes, de modo que estos impostores deben mezclarse con los demás y eliminar a sus presas sin que los descubran, ya que periódicamente se llevan a cabo reuniones en las que la tripulación debate con tal de hallar a los culpables y expulsarlos de la nave. Es posible que pillen a los malos si aciertan o acelerar su perdición al equivocarse y matar a un inocente. Bajo mi punto de vista es divertido. Si consigues reunir a un grupo de amigos más o menos grande (con tres o cuatro no tiene tanta gracia) y hacer estas discusiones vía chat de voz es una risa.
  4. A ver, a grandes rasgos el diseño es el mismo, sí, pero el original tiene los piños y los ojos más grandes. Seguramente lo de los ojos se deba a limitaciones técnicas del momento. Pero no sé. Los nuevos gráficos son una pasada, no lo niego, pero en lo personal me gusta la rareza que transmite el original. Supongo que el no tener unos gráficos hiperrealistas hace que uno tenga que llenar los huecos con su imaginación, y, como digo, en mi caso hace que ese otro aspecto tenga un toque de "no sé qué cojones estoy viendo, pero me inquieta cantidad". Al final creo que es una cuestión que si bien puede deberse a las capacidades y limitaciones técnicas de cada versión, ha afectado al estilo artístico de un juego con respecto al otro, al menos en lo que a este enemigo concreto se refiere. Y desconozco si con este enfoque más realista y detallado se podría haber mantenido esa sensación que digo que me transmite el original, pero el caso es que con el aspecto actual no me causa tanto impacto como antaño. Ahora mismo me parece un demonio gordo más como podría ser, no sé, el primer jefe de Dark Souls, mientras que antes tenía más chispa. En cualquier caso, esta es mi opinión personal. Si el nuevo diseño te convence más, me alegro por ti. A mí no, lo cual tampoco me va a impedir disfrutar de este juego si llegado el momento decido comprarlo. Tan solo es una minucia que quería comentar.
  5. De este enemigo prefiero el diseño original, con esos ojos circulares e iluminados que parecen focos. Le daban un toque más extraño e inquietante. Esta nueva apariencia es muy demonio gordo genérico número 37.
  6. Gracias. Lleva ahí años y desde hace tiempo que la tengo llena, ya no cabe nada más. Diría que hay hueco en el estante superior, pero claro, si pego las cosas al fondo, luego desde fuera no se ve una mierda, que está pegada al techo. Creo que fue el año pasado que mi madre insistió en añadirle al tinglao una caja de naranjas rehabilitada y conseguí algo más de espacio, pero entre pelis, un par de juegos y mangas, ya vuelve a estar hasta los topes.
  7. Hace como un mes que no me paso, así que comento un poco a qué he estado jugando este agosto y qué planes tengo de cara a los próximos meses, como de costumbre. He estado jugando al primer Dragon Quest Builders. Se compró mi hermano el 2, me entró el gusanillo al ver cómo jugaba, pero antes de ponerme con ese, quise pasarme el anterior. Es un juego majete. Un Minecraft algo descafeinado con estética y elementos de Dragon Quest. El juego está dividido en cuatro capítulos y en cada uno de ellos se le pide al jugador hacer algo distinto, lo que, bajo mi punto de vista, le da una muy agradecida variedad a su desarrollo. Ahora bien, hay uno de esos capítulos que se centra más en el combate y me ha parecido una castaña. En ese punto del juego, no tardan demasiado en aparecer enemigos fuertes y en mayores cantidades de lo que viene siendo habitual a todo lo visto hasta ese momento. El sistema de combate de Builders es muy básico, y querer basar un capítulo alrededor de él me parece un error. Se me hizo bastante cuesta arriba. Los otros tres, sin embargo, creo que están bien. También creo que merece la pena hablar de la progresión del juego. Cada capítulo es algo así como un juego autocontenido. Suena un poco raro, puede que hasta pretencioso, pero me explico. En cada uno de los lugares que visitas, empiezas completamente de cero, al margen de lo que hayas hecho y obtenido en capítulos anteriores. No te quedas tu equipo, no te llevas materiales, ni siquiera te llevas las recetas que has aprendido por el camino. Borrón y cuenta nueva en cada ocasión. Y esto creo que se hace, en parte, porque no hay suficiente variedad y cantidad de cosas por hacer como para ir dándote novedades de manera continua durante todo el juego. Al menos esa es la sensación que me da a mí. En lo personal, no es algo que me importe demasiado. No me molesta el tener que volver a la casilla de salida al iniciar capítulo. A todo esto hay una excepción, y es que aparte de la campaña principal, también tienes acceso a una isla en la que eres libre de construir lo que quieras. Es un modo que no he tocado absolutamente nada porque nunca se me ocurre qué hacer en este tipo de juegos, pero para aquellos que sean muy creativos les puede dar muchísimo juego. Para finalizar esto... Me han quedado unas impresiones bastante más escuetas de lo habitual, pero es que en realidad no tengo mucho más que decir al respecto. Así como resumen general, decir que Minecraft no me gusta. Creo que es un juegazo, pero a mí me frustra mucho. Demasiada libertad. No sé qué hacer con ella. Así que Dragon Quest Builders me hace el apaño con el simple añadido de que el juego es el que me marca los objetivos en lugar de mi limitada imaginación. Así que tiene mi visto bueno. Lo dicho al principio: un Minecraft simplificado con el encanto añadido de Dragon Quest. En cuanto al 2, lo empecé según me acabé el primero, pero creo que lo voy a dejar reposar un poco. El 2 tiene bastantes añadidos y mejoras con respecto al original, pero en esencia es lo mismo, y jugarlo tan de seguido me está produciendo un poco de hastío, de modo que eso, prefiero dejarlo y ya más adelante lo retomaré. Y pasando a planes futuros... Me da la sensación de que llevo diciendo lo mismo desde hace como un año. Creo que el Cold Steel 4 ya dije hace meses que lo tengo en el punto de mira. A esto se le añaden un par de juegos. El primero es el 13 Sentinels, que sale a finales del mes que viene, y el segundo es el Sakuna, que también lo he mencionado con anterioridad, pero ahora, por fin, tenemos una fecha de salida: el 20 de noviembre. Con este juego llevan como dos años diciendo que salía ya y la cosa se quedaba en agua de borrajas, pero ha llegado la buena. Como sale a precio reducido, unos 30 leros si no me equivoco, he decidido reservar la edición limitada por unos 55. A aprovechar la diferencia de precio con respecto al grueso de lanzamientos para llevarme algunos extras. Creo que son la banda sonora en tres discos, un póster de doble cara y un librito de arte de unas cien páginas, todo esto más el juego en una caja un poco más grande para abarcar todo. En realidad no le voy a dar uso a nada de eso. Ojearé el libro de arte, que eso siempre me mola, y poco más, pero me hace gozo comprar una versión algo más exclusiva por una vez en la vida. Ah, también está el Ryza 2, que para Japón tiene como fecha de salida el 3 de diciembre, mientras que para occidente tiene un vago "invierno". Si sale este año lo compraré de cara a navidades, y si no tocará esperar. Bueno, y por ir cerrando y fardar un poco, hoy me ha llegado esta figura (en spoiler porque las fotos son gigantes): Llevaba varios meses ahorrando para comprarla y al final el sacrificio ha dado sus frutos. Salió a finales de junio (iba a salir a finales de abril pero se retrasó su salida por la pandemia) y hoy me ha llegado a casa. Ahora el marrón está en que no tengo espacio en la vitrina, así que le toca quedarse fuera haciéndole compañía a la Saber Extra. A ver si reorganizo todo y consigo hacerle hueco dentro.
  8. Eso es una leyenda urbana que lleva desmentida unos cuantos años.
  9. Ah, que ya la has visto. Yo la veré el sábado de la semana que viene, creo, que estoy mirando de organizar una comilona en casa con los amigos, así la vemos después de pegarnos la zampada.
  10. Pues hago un comentario rapidito para mostrar un par de cosas que he comprado recientemente: Bloom Into You: Regarding Saeki Sayaka y... El himno del corazón. Dejo en spoiler lo que contiene la edición coleccionista de la peli: Lo primero es una novela spin off del manga Bloom Into You que se centra en el personaje de Sayaka. Sayaka es un personaje secundario con relativa importancia en la obra original, y en esta primera novela se nos muestran un par de acontecimientos que tienen lugar antes de la historia del manga, siendo uno de ellos referenciado en un par de ocasiones en el susodicho. Es una pequeña historia de autodescubrimiento y "coming of age", que dicen los anglosajones. No es nada del otro mundo, pero si os gusta Bloom Into You y el personaje de Sayaka os llama la atención, puede merecer la pena echarle un vistazo. A mí me costó 5 euros y, oye, para pasar un par de tardes leyendo me ha cumplido. Ah, como he dicho antes, es la primera de una serie de tres novelas. En la segunda novela se narra la misma historia que en el manga pero desde la perspectiva de Sayaka y en la tercera vemos qué hace este personaje después del manga, de modo que si os interesan estas novelas y no habéis acabado de leer Bloom Into You, lo suyo es dejar Regarding Saeki Sayaka para más tarde o, como mucho, leer este primer libro y au. Lo segundo es la peli de El himno del corazón, que me acaba de llegar hace escasos minutos. Y aquí voy a parar porque lo cierto es que la he comprado en un calentón. Me enteré de que Mari Okada estaba a cargo del guión (bueno, el equipo detrás de la peli, así en general, es el mismo que hizo el anime de Ano Hana) y despertó mi interés. Indagué un poco por internet, vi que tenía críticas más o menos favorables, aunque según dicen el tramo final es un poco flojo, y nada, me he tirado a la piscina. 23 euros me ha costado esta edición. Como dato curioso, esta peli la vi hace años en el FNAC, le di la vuelta a la caja y al leer detrás "de los productores de SAO" la volví a dejar con desdén en el estante. Gilipolleces de manchild.
  11. Yo creo que la gracia de estos personajes es cuando se intenta trasladar las mecánicas y jugabilidad de su juego de origen a Smash, que no siempre es fácil o siquiera posible, pero algunos casos están muy logrados. Por ponerme aquí a hacer volar la imaginación, a Akira me lo imagino más o menos como los Ice Climbers, que hasta donde yo sé, puedes controlar las acciones de cada uno de los hermanos de manera individual, de manera que Nana no se limite a copiar lo que hace Popo, pero con la limitación de que la legión no puede estar indefinidamente en el campo de batalla, como ya pasa en Astral Chain. A esto le sumaría el poder añternar entre varias legiones. Pero claro, estaríamos hablando de un personaje con un moveset muy amplio y no sé yo hasta qué punto es eso factible. En cuanto a Rex, me lo imagino con la opción de poder cambiar entre Pyra y Mythra y, con ello, variar su moveset. Tener dos sets de especiales, vaya, aunque en XC2 esas dos blades comparten prácticamente todos sus movimientos. No es muy imaginativo, pero es que en XC2, en lo que respecta a jugabilidad, los blades no son más que plantillas de movimientos. No tienen mucho peso jugable más allá de eso.
  12. Con el tema de los personajes duales, a mi hermano siempre le gusta fantasear con la inclusión de los hermanos Howard de Astral Chain. ¿Serían capaces de meter a Rex y a los hermanos en un mismo pase girando los dos, en un principio, alrededor de la misma mecánica?
  13. Es un remaster, no un remake. Pasa que es un remaster al que le han puesto más empeño del habitual en el apartado gráfico y artístico, como los de Crash y Spyro en su momento. Pero vamos, es el mismo juego de hace diez años. Retoques a nivel jugable no tiene ninguno, más allá de la corrección de algún bug, que yo sepa. Y lo de la experiencia es como en el Xenoblade 2, sí, pero es algo opcional. Al iniciar el juego, estás en el modo estándar, que es tal cual el de Wii. Pero en el menú de pausa hay una opción con la que activar el modo experto. Con ese modo, la experiencia que consigues al completar misiones y descubrir localizaciones se guarda para usarla tú cuando quieras, que es lo que pasaba con el 2, que la experiencia te la guardaban y si querías usarla te tocaba ir a la posada. Aquí tiene el añadido de que puedes reducir tu nivel, por si quieres un desafío o, conociendo ciertos aspectos del juego, agilizar el grindeo. Lo de bajar nivel es algo que el 2 también te permite, pero sólo en NG+. Experiencia por combate sigues recibiendo, con o sin el modo experto.
  14. Pues acabo de pasarme el XenobladeChronicles: Definitive Edition y el cacareado contenido adicional que viene con esta nueva versión del juego: Future Connected. No creo que vaya a explayarme demasiado, al menos en lo que concierne al juego base, por una simple razón: esto es un remaster. Tiene un remozado gráfico y artístico muy llamativo con respecto a la versión original, pero ya está. El juego es exactísimamente el mismo de hace diez años. La jugabilidad se mantiene prácticamente intacta. Han añadido algunas novedades, pero, me repito, el grueso del juego es exactamente igual. Las novedades más llamativas diría que son unas tres, o al menos son las que yo más he notado. La primera es la inclusión de un coliseo donde se valora tu actuación en combate y el tiempo que tardas en ventilarte varias oleadas de enemigos. La segunda es un tema de QoL, y es que en esta versión las misiones secundarias están mejor señalizadas. Vamos, diría que esto es una novedad, no recuerdo para nada que esto lo tuviera el original. La cosa es que ahora, al marcar una misión secundaria como activa, el juego te señala con mayor claridad dónde están los objetivos, el camino a seguir y todo eso. Las secundarias siguen siendo un mierdón como la copa de un pino, no nos llevemos a engaño, y vienen en tropel, pero este pequeño cambio las hace bastante más llevaderas, sobre todo las que se basan en recoger bolitas azules por el escenario. La tercera creo que merece párrafo aparte, y es el llamado "modo experto". Tiene un título que confunde un poco, pero no es un modo difícil per se. Al activar el modo experto, lo que ocurre es que la experiencia obtenida por completar misiones no se aplica directamente sobre los personajes y, en su lugar, se almacena para que eches mano de ella cuando te apetezca. De esta manera, si tienes experiencia acumulada, puedes subir de nivel cuando te venga en gana, sin ponerte a grindear enemigos por ahí. También se te da la opción de bajar niveles, por si quieres un desafío, y en el proceso no pierdes nada porque esa experiencia a la que renuncias va a la reserva. Con este añadido se elimina por completo una de las principales pegas del Xenoblade original. En ese juego pasaba que si te centrabas en hacer secundarias, llegado cierto punto, era muy fácil sacar unos 10 niveles a los enemigos que ibas encontrándote en la historia principal, haciendo que el juego fuese un paseo en barca. Con este modo experto eso ya no ocurre. Y se puede discutir si es un poco artificial el hecho de dejar que el jugador elija el nivel que quiere tener, pero bueno, es algo completamente opcional y que se puede ignorar si se quiere una experiencia lo más fidedigna al juego de Wii. En lo personal, es algo que he agradecido mucho. Pasando a Future Connected... Me ha durado unas 13 horas haciendo casi todo (estoy echando cuentas mentales ahora mismo y me he dejado la colecciopedia), y no me he quedado con ganas de más. Pero no me he quedado con ganas en plan "buah, está tope bien hecho y medido, ha acabado justo cuando tocaba y de la manera más gratificante", es más un "menos mal que se ha acabado ya, porque si no lo mando a la mierda". No está mal, es una versión reducida del juego base y más o menos cumple. El mapa nuevo está chulo y es divertido explorarlo, pero el combate... El combate introduce algunos cambios y, bajo mi punto de vista, no todos son acertados. Los dos más notables son que tienes ciertas limitaciones en el tema buildeo de personajes y los "ponspectores". Lo primero no me molesta. Creo que es una buena manera de poner a prueba al jugador, de sacarlo de su zona de comfort, tienes recursos más limitados y toca apañarte con lo poco que hay a tu alcance. Lo segundo... Mi principal queja es que han quitado el ataque en equipo o como se llame del original para, en cambio, poner una escena con QTE. Esto igual cuesta un poco de explicar para aquellos que no han tocado el juego. En el juego base, al cumplir ciertas condiciones, puedes activar un ataque en el que tomas el control de todos los personajes que participan en el combate y les das órdenes uno a uno, de esta manera puedes sincronizar mejor ciertos ataques y hacer más daño. En Future Connected esto se ve sustituido por una escena en la que tienes que pulsar el botón b con cierto timing para hacer más daño. Con esta escena puedes activar uno de tres efectos: hacer un cojón de daño, aturdir y debilitar al enemigo o curarte. Es algo bastante más limitado que lo que ofrece el juego original. Y en tema historia... Pues tampoco es que sea nada especialmente apasionante. Esta vez la cosa gira alrededor de Melia, uno de los personajes controlables del juego base, y sus dudas con respecto al rol que tiene que cumplir tras los acontecimientos de Xenoblade Chronicles. En lo personal, este aspecto concreto me parece chulo, Melia es un personaje que me gusta y este tipo de debates internos creo que son interesantes, pero vamos, la historia como tal no es muy allá. Bueno, cerrando esto con un pequeño resumen, decir que Xenoblade Chronicles es un juegazo. Lo era en 2010 y lo sigue siendo en 2020. Tiene sus pegas, como una infinidad de misiones secundarias cuyo desarrollo es un mierdón como una catedral, pero algunas se han visto corregidas o paliadas con la inclusión de ciertas novedades. Así pues, creo que esta Definitive Edition es una muy buena compra si nunca has jugado al original. En cuanto a aquellos que sí que lo hayan jugado, pues esto ya depende. Si eres un apasionado del averno del Xenoblade original, adelante. Ahora, si tu principal incentivo de compra se basa únicamente en jugar a Future Connected... No. Pasa de él. Future Connected no merece un desembolso de 50 pavos. Ni de coña, vamos. Mira tú por dónde. Otro tocho en el que al principio digo que no me voy a enrollar, pero acabo enrollándome igual. Si es que soy un crack.
  15. Bueno, entiendo que cada uno tiene sus neuras y que todo lo que diga puede servir de poco o nada, pero si todo quisqui sube sus chorradas a YT, incluido un servidor, tú no vas a ser menos. Y mejor que yo seguro que juegas.
  • Crear nuevo...