Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...

WoWeante

CANCELADO
  • Contenido

    9.950
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

4.314 Excellent

8 Seguidores

Acerca de WoWeante

  • Rango
    Proctólogo sin licencia

Visitantes recientes al perfil

El bloque de visitantes reciente está desactivado y no se está mostrando a otros usuarios.

  1. Hace unos días empecé con Madame Bovary de Flaubert, y la madre que le parió . Las descripciones tienen un encanto extraño, parecen escritas por el más inexperto de entre todos los novatos y a la vez tienen una calidad de detalles que se quedan en el límite de lo asombroso y lo soporífero. De momento, hay pocos personajes a los que no desee la muerte.   A ver qué tal.
  2. Un mes después de esta canción, Vic Chesnutt se quitaba la vida.     Ese gesto, después de los últimos "Oh death", al quitarse la guitarra. Demoledor, joder.
  3. ¿Habéis terminado de ser unos putos enfermos ya?
  4. Salseo y peña repugnante. El mejor hilo para odiar.
  5. http://zonaforo.meri.../#entry47112312 "Voy a ir firmando el puto testamento por si alguna vez me dan a elegir entre la muerte o ser sudamericano."
  6. A mi me pareció una absoluta maravilla de film. No creo que pueda explicarte, más allá de mi opinión, por qué se la califica como obra maestra, pero sí te puedo decir por qué a mi me lo pareció. Tengo que admitir que Jarmusch no era un director que tuviese en algún tipo de lista de imprescindibles, pues, antes de ver Paterson (hace un par de semanas), Ghost Dog era la única película que había visto de él y tampoco es que me entusiasmase demasiado. Sin embargo, quise ir al cine a verla básicamente por la sinopsis que leí en filmaffinity: "Historia sobre un conductor de autobús y poeta aficionado sobre las pequeñas cosas llamado Paterson, que vive en Paterson, New Jersey". He de decir que salí de la sala como en una nube. Encantadísimo. Yo la vi en VOSE, porque solo la echaban en tres cines de Madrid y ninguno con doblaje, fue en el cine Renoir, y por tanto no tengo esa pega. Y, dicho esto, puedo comprender por qué a algunos les parece una absoluta maravilla y a otros un tedio insufrible. Simplemente creo que es un film dirigido casi en exclusividad a aquellos que han sentido en sus carnes el proceso creativo de un artista, y esta es una película que lo describe con una sutileza, una dulzura y un encanto que, te juro, a mi me parece difícil de creer que haya un director tan capaz y que logre sintetizar de manera tan sublime un sentimiento tan personal como el que se siente al ser inspirado y convertir dicha inspiración en una creación personal. Además es la historia de un poeta que a mi me rompió todos los esquemas. Porque esta peli es una oda a la vida (en contraposición al estereotipo de artista corrompido en sus adentros, atormentado), a través de los ojos de un artista al que le compensa enormemente esa parte de tedio, rutina y costumbres si a cambio puede surgir de ella toda su poesía. Es más, casi que uno sale pensando que esa parte tan aburrida de la vida pueda ser, quizás, imprescindible para el que crea. Algo que también me pareció memorable es que, a pesar de no suceder prácticamente nada en toda la historia, la evolución de nuestro juicio de los personajes a lo largo de ella sí que cambia, y conseguir eso de un espectador (por pocos que sean) es de un talento tremendo. Cuántos empezamos el largometraje casi despreciando a su pareja y cuántos terminamos adorando su encantadora relación. Cuántos empezamos pensando que en lo más profundo del protagonista debía estar fraguándose una tragedia por verse maniatado a la rutina de su vida y cuántos terminamos admirando la capacidad que tiene de obviar la monotonía, las locuras de su pareja y las tragedias particulares que le suceden y cómo lo transforma en esa paz y satisfacción que desprende cada vez que abre su cuaderno, o cuando devuelve la mirada, por segunda vez, a una pareja de ancianetes que pasan el rato sentados en un banco (plano que apenas dura tres segundos), o cuando se queda observando desde su puesto de trabajo a una niñita que aún cruzando por un paso de cebra de la mano de su madre no le quita el ojo de encima. Y es aquí donde creo que reside la verdadera magia de esta peli. En la descripción tan genuina de lo que significa ser poeta a través de la visión particular de Paterson, nuestro prota, y que se deduce gracias a planos y secuencias lo suficientemente sutiles como para ser tan reales y a la vez tan fantásticas que a mi me dejaron en el sitio. Y digo reales porque yo he sentido lo que transmite este señor, y he observado con la misma naturalidad cosas que por mi naturaleza doto de un significado o una emoción mayor de lo que se supone que debe significar o trasmitir. De ahí que haya gente que no llegue a captar todos estos detalles. Porque alguien que no ha mirado con ojos de poeta no puede comprender por qué aquel plano es imprescindible, aquel en el que él está tumbado boca arriba, en la cama, mirando al techo y el plano se convierte en uno de varios segundos en la que se ve el propio techo desde su misma perspectiva. No sabría, creo, explicarte mejor el por qué pienso que es una absoluta maravilla de película que se ha colado entre los puestos más altos de entre mis favoritas.
  7. Once upon a time in Anatolia.   A mi este tipo de películas es que me la ponen muy dura. Planos interminables donde el tiempo posee una fuerza y una presencia que esque a mi me deja alucinado. Ocurre en la película tan poquitas cosas y a la vez  todas ellas tan oportunas en el tiempo, que pesan, que funcionan. Le puedo poner la pega de que la historia quizás no está excesivamente bien hilada, pero aún así merece tremendamente la pena echarle un ojo.   Os dejo por aquí la sinopsis por si a algún loco le interesa:   En el corazón de las estepas de Anatolia, un asesino intenta guiar a un equipo de policías hasta el lugar donde enterró al cuerpo de su víctima. En el curso de este viaje, una serie de pistas sacarán la verdad a la superficie... (FILMAFFINITY)  
  8. A 300 grados bajo cero el pis se congela instant.
  9. Estoy con El otoño del patriarca. No había leído nunca nada de García Marquez y me está pareciendo un escritor de otro planeta. El contraste de venir leyendo a los del 98 (el último fue Luces de Bohemia de Valle-Inclán) es tremendo.
  10. Ahora estoy con Mazurca para dos muertos. El Cela debía ser un cachondeo constante, menudo tío.
  • Crear nuevo...