Ir al contenido

publicidad

hardgamer46

Miembro desde 24 jun 2007
Desconectado Última actividad Privado
vida restante: 100%

Reanálisis

El sucesor del más grande
Nota
9,3

Y aquí tenemos el nuevo juego de Bioware. Después de su época dorada con Neverwinter Nights y Baldur's Gate, la empresa americana nos deleitó con KOTOR, Jade Empire y Mass Effect. Sin embargo, esos juegos, pese a ser grandes obras, no llegaron, en mi opinión, al estado de superlatividad de la Bioware dorada.

Después de una larga espera, el que era llamado a hacer resurgir a la antigua Bioware, el juego que iba a devolver a Bioware a la cumbre de los RPG's, el sucesor espiritual de Baldur's Gate II, ha llegado.

Bioware nos trae esta vez un juego a la vieja usanza, un RPG con tintes clásicos pero adaptado perfectamente a los nuevos tiempos y a las consolas.

Lo que está claro, desde el primer momento que te agarras el mando y te pones a jugar a Dragon Age, es que el juego está pensado, desde un inicio, para jugarse en consola. La vista en tercera persona le va que ni pintada al juego, y el control del personaje responde perfectamente al pad (no así en los combates).

Lo primero que cabe destacar del juego es su argumento. En mi opinión, una obra de tamaña grandilocuencia que no debe subestimarse. Y es que el argumento de Dragon Age es muy peculiar. En sí, parece una mezcla de clichés y situaciones ya vividas en otros juegos, películas y libros, muy trilladas ya, pero que en este juego se entrelazan y conviven de forma maravillosa. Esto hace que no resulte demasiado tópico.

La trama mezcla una serie de situaciones políticas, de guerra y deber muy conseguidas, haciendo que se mantenga interesante la mayor parte del tiempo. Asimismo, su componente rolero a la hora de elegir diferentes opciones, es un punto muy importante.

Y es que, si en algo destaca la trama de Dragon Age, es en la cantidad de permutaciones posibles. Los diferentes orígenes, pese a que todos siguen un hilo común, presentan singularidades muy marcadas. Quién eres marca inevitablemente tu viaje en Ferelden, desde la raza al origen elegido.

Tal cosa permite una gran rejugabilidad, siendo cada nueva partida diferente de la anterior.

En el juego no tenemos un sistema de "reputación" al uso. Sin embargo, como ya ocurría en Baldur's Gate, nuestras acciones agradarán o no a los miembros de nuestro grupo, siendo cada uno afín con su personalidad. Por lo tanto, hay que tener en mente que respuesta elegir, y a quién le va a gustar esa respuesta.

Los personajes son geniales. Desde Morrigan, una cambiaformas hija de una famosa hechicera, hasta Alistair, el guardia gris.

La banda sonora cumple bastante bien. Tiene temas muy buenos, como el del menú o el de inicio, así como los que se oyen en algunas escenas. No obstante, durante gran parte de la aventura, la música no destaca gran cosa.

Uno de los pocos problemas de Dragon Age es el apartado gráfico. Al contrario que la opinión generalizada, no opino que sea "una bazofia", ni siquiera creo que sus gráficos sean malos. Simplemente cumplen, aunque comparados con el resto de apartados del juego, se quedan atrás. Como a mi no me molesta en absoluto, no ha significado nada en la nota ni en mi opinión sobre el juego.

Luego están los combates. Éste es el único punto que creo que hay algo que falla. Tenemos el clásico sistema de Bioware de pausa activa-tiempo real con "atajos". En sí, el sistema me parece muy bueno, como me lo ha parecido en el resto de juegos de Bioware. El problema, o problemilla más bien, es la adaptación a consola. Al contrario que las fases en las que no combates, éstos parecen haber sido diseñados para jugarse en vista isométrica y, por lo tanto, en algunas ocasiones la cámara nos jugará malas pasadas.
Además, el menú radial que se activa en los combates no me parece bien llevado. Tienes que estar con el gatillo pulsado, manteniéndolo, para que el menú no se quite. Yo, por lo menos, he acabado con los dedos bastante cansados después de batallas largas.

Y es que Dragon Age no es un paseo por el parque. El juego, jugado en dificultad normal, es bastante exigente. Para los novicios, la dificultad fácil es la mejor opción y con la que van a disfrutarlo más, dejando las dificultades posteriores para las sigiuentes partidas. Yo, personalmente, jugué la primera partida en normal, y, aunque no me supuso grandes problemas, me pareció que la dificultad distaba algo de ser normal. La segunda partida, en difícil, me costó bastante. Aparte de masacrar mis dedos en los combates, varios jefes me obligaron a intentarlo una y otra vez.

Sobre el mundo, Ferelden se nos presenta como un mundo vivo. Con las diferentes razas muy bien representadas y diferenciadas, con un trasfondo muy trabajado y un diseño artísticos más que correcto, Dragon Age es un juego en el que te sientes parte de una realidad ficticia muy lograda. No hay demasiadas ciudades, pero las que hay son grandes, así como diversas zonas de reposo y comercio.

Los escenarios no son abiertos, en este sentido el juego es "lineal", dentro de lo que son los escenarios a explorar. Lo que no significa que su desarrollo sea lineal, puesto que puedes llevar la aventura y sus eventos en el orden que quieras, gracias a un muy bien aplicado auto-level de los enemigos.

El juego tiene una duración muy bien ajustada. Si vas a por la historia principal, sin hacer misiones secundarias, su duración es, aproximadamente, de 50 horas. Si, por el contrario, quieres desentrañar todos los misterios de Ferelden, la aventura se va a las 100 horas fácilmente.

En conclusión, Dragon Age es lo que uno se espera de Bioware. Un juego con una gran trama, con decisiones morales, con variedad de misiones y un mundo vivo y bien representado. En Dragon Age Origins, más que en ningún otro juego, quién eres determina qué eres en Ferelden, desde un poderoso mago del circulo de hechiceros a un elfo dalishano de las profundidades de los bosques.

Lo mejor:

- El argumento, que mezcla situaciones ya vistas y las moldea para su beneficio.
- Los personajes, diferentes entre sí y perfectamente caracterizados.
- Las permutaciones de la historia.
- Los orígenes, que determinan desde el inicio tu aventura (y que se conservarán para el próximo Dragon Age, como en la serie Mass Effect).
- La estructura de las batallas, muy tácticas en las dificultades altas y disfrutables en las bajas.
- Ferelden, un mundo vivo.
- Duración adecuada.

Lo peor:

- Apartado técnico mejorable.
- El control de las batallas no está demasiado bien adaptado y puede llegar a ser algo caótico.

Saludos.
El regreso de un mito
Nota
9,5

EL JUEGO, no hay más.

Perfecto en todos los sentidos, aunque quizá al multi le falte vidilla :)
Dolor y lágrimas
Nota
9

Dolor y lágrimas... me produce el análisis.

Sinceramente, un juego redondo argumentalmente hablando, con una carga emocional que ya quisieran la mayoría de JRPG...

Combates aleatorios, sí, pero muy bien llevaados y para nada se hacen pesados, y una vez en ellos son clásicos pero divertidos.

Banda sonora genial, la verdad es que Uematsu ha hecho un gran trabajo.

Lo único mejorable son los gráficos, y aún así me parecen bastante buenos, además de que algunos personajes estan faltos de carisma segun mi parecer (Gengara...).

Por lo demás, el mejor JRPG desde FFX.
Final Fantasy de pura cepa
Nota
9,2

Bueno, veamos:

Argumento: Bestial. Lo mejor que he jugado desde su antecesor, la verdad es que te engancha y la historia va creciendo a medida que avanza el juego.

Ambientación: La verdad es que muy buena, me ha encantado el tema de que el mundo esté bajo una dictadura religiosa que no es más que un fraude. Sencillamente muy bien tratado este tema.

Gráficos: Muy buenos, grandes animaciones faciales, escenarios detallados y un diseño artístico encomiable.

Sonido: Excelente, como siempre, Uematsu nos deja muchísimas joyas, desde ese magnífico To Zanarkand a otras como Yuna Theme o Suteki da ne.

Sin embargo, la versión PAL tiene un lastre muy gordo, las malditas rayas negras, cosa que estropea un poco la imagen final del juego.
Grandes virtudes, grandes defectos
Nota
7,8

En algunas cosas el analista tiene razón, pero en otras no.

Nota de gráficos: 9
Creo que el juego tiene unos gráficos increíbles y unos escenarios amplios. Las texturas de los dragones estan muy conseguidas y ver los paisajes desde el lomo del dragón es una delicia. El único fallo que veo en este apartado en el framerate, en lo cual coincido que está muy mal optimizado y en algunas fases da bastantes tirones, si bien tampoco afecta mucho a la jugabilidad.

Nota de b.s.o: 9,5
Impresionante. Desde que FF X me enamorara con su música no ha vuelto ha haber ningún juego más que lo haga. Ninguno, excepto éste. La mejor banda sonora de la nueva generación, sin lugar a dudas. Épica cuando ha de serlo, trágica cuando debe...lo tiene todo.

Nota de jugabilidad: 6,5
Pues la verdad es que no me ha gustado mucho la implicación del sixaxis en este aspecto. Muchas veces el sensor confunde movimientos y es realmente engorroso. Con los sticks, yo creo, que hubiera sido más preciso y variado.

Nota de argumento: 6,5
Simple. Ni malo, ni bueno. No es lo más importante, ni han puesto empeño en que lo sea.

Nota de estructura de misiones: 7
El clásico modo de misiones. No está muy bien implementado, ya que su libertad en realidad es nula, si no haces lo que debes, pierdes. Así de simple. Además muchas veces te encuentras perdido y no sabes hacia dónde ir. Mención especial para las medallas, que suponen un reto adicional y le suben la duración y variedad al juego.

NOTA FINAL: 7,8

Saludos!