Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...

Estress

vida restante: 100%
  • Contenido

    18.417
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

1.818 Excellent

2 Seguidores

Acerca de Estress

  • Rango
    GRANDIS SUPERNUS

Visitantes recientes al perfil

El bloque de visitantes reciente está desactivado y no se está mostrando a otros usuarios.

  1. https://twitter.com/NASAPersevere/status/1367252107561111555?s=20
  2. Página donde la NASA va subiendo las fotos que va haciendo Percy https://mars.nasa.gov/mars2020/multimedia/raw-images/
  3. https://es.gizmodo.com/cuales-son-los-siguientes-pasos-del-perseverance-ahora-1846305437
  4. https://twitter.com/NASAPersevere/status/1362825545227018240?s=20 Como se inserta un tuit?
  5. https://twitter.com/NASAPersevere/status/1362507436611956736?s=20
  6. Ya empezó la transmisión en directo de la NASA.
  7. https://www.xataka.com/espacio/asi-aterrizara-hoy-rover-perseverance-marte-proposito-critico-allanar-camino-a-primera-mision-tripulada-al-planeta-rojo Hoy a partir de las 21:00 se podrá ver.
  8. El fracaso puede tomar muchas formas el próximo día 18 de febrero cuando el rover de próxima generación de la NASA, el Perseverance, llegue a la superficie del Planeta Rojo. Esto es lo que debe ir bien, y lo que podría torcerse cuando Perseverance intente hacer su tan esperado aterrizaje. Para la NASA, la entrada, descenso y aterrizaje (EDL por sus siglas en inglés) de Perseverance presenta numerosos puntos potenciales de fallo. La NASA ya ha advertido de que hay “cientos de cosas tienen que salir bien” para que el rover sobreviva a los siete minutos de terror. No podemos dar por sentado un aterrizaje seguro. Como señala la NASA, solo “alrededor del 40 por ciento de las misiones enviadas a Marte, por cualquier agencia espacial, han tenido éxito”. En pocas palabras, Perseverance tendrá que pasar de velocidades que alcanzan las 12,500 millas por hora (20,000 kmh) a un ritmo de caminata en el transcurso de solo varios minutos. Además, tendrá que realizar esa operación de forma autónoma, ya que las señales de radio tardan casi 11 minutos en llegar a la Tierra. Para complicar las cosas, la NASA probará dos nuevas tecnologías que nunca han sido probadas, ambas relacionadas con la fase EDL. Por si fuera poco, las tres fases (entrada, descenso y aterrizaje) presentan sus propios desafíos únicos. Gráfico que muestra las diferentes fases del aterrizaje. Imagen: NASA / JPL / Caltech El rover va ubicado dentro de la etapa de descenso. Esta se separará de la etapa de crucero, que, con sus paneles solares, radios y tanques de combustible, ya no será necesaria. A continuación, la nave espacial tendrá que orientarse de modo que su escudo térmico mire hacia adelante, una tarea que es posible gracias a los pequeños propulsores ubicados en la parte trasera. Durante la entrada a la atmósfera, el escudo térmico de la nave necesitará soportar temperaturas que alcancen los 2.370 grados Fahrenheit (1.300 grados Celsius). Un fallo estructural en esta etapa sería catastrófico, y pondría fin a la misión antes siquiera de que tenga la oportunidad de comenzar. De hecho, las misiones anteriores al Planeta Rojo que fracasaron lo hicieron justo a las puertas del planeta en esta misma fase. En 1999, el Mars Climate Orbiter de la NASA entró en una órbita demasiado baja, lo que provocó que la nave espacial se quemara en la atmósfera. El fallo se atribuyó finalmente a un error de conversión, en el que las unidades imperiales de libra por segundo no se convirtieron a la métrica estándar Newton por segundo. Si la etapa de descenso sobrevive a la entrada atmosférica, aún tendrá que lidiar con bolsas de aire de densidad variable que podrían desviarla de su curso. Para evitar este problema se realizará una entrada guiada, en la que la etapa de descenso disparará pequeños propulsores para compensar. El área de aterrizaje del Perseverance, en rojo, comparado con el área que tuvo el Curiosity. Imagen: NASA / JPL / Caltech A continuación, se despliega el paracaídas de 21,5 metros (70 pies) de ancho. Si el paracaídas se despliega correctamente y no se enreda, la etapa de descenso desacelerará abruptamente el vehículo a “solo” 1.000 millas por hora (1.600 kmh), lo que sigue siendo increíblemente rápido (recuerda, Marte tiene una atmósfera súper fina). El despliegue de este paracaídas supersónico dependerá de una nueva tecnología no probada llamada Range Trigger, que calculará la distancia al lugar de aterrizaje y activará el paracaídas para que se despliegue en el momento justo. Se espera que esto suceda aproximadamente 240 segundos después de la entrada atmosférica, cuando la etapa de descenso esté a unas 7 millas (11 km) sobre la superficie. Perseverance se despedirá de su escudo térmico unos 20 segundos después de que se haya desplegado el paracaídas, lo que nos presenta otro punto potencial de fallo. Ésta es una etapa crítica con antecedentes históricos lamentables. Durante el aterrizaje fallido de la misión Schiaparelli de la ESA en 2016, la etapa de descenso expulsó prematuramente el paracaídas y el escudo térmico, como resultado de un fallo de software. La computadora de a bordo pensó que estaba a solo unos pies del suelo, pero en realidad la etapa de descenso estaba en algún lugar entre 1.25 y 2.5 millas (2-4 km) sobre la superficie. Puedes imaginar lo que pasó después. El condenado módulo de aterrizaje Schiaparelli viajaba a unas 185 millas por hora (300 km / h) cuando se estrelló contra el regolito marciano. Así funciona el sistema de reconocimiento del terreno. Imagen: NASA / JPL / Caltech Una vez retirado el escudo térmico y con el rover finalmente expuesto a la atmósfera marciana, se activará otra nueva tecnología, llamada Navegación Relativa al Terreno. La correcta ejecución de esta herramienta será fundamental, ya que el lugar de aterrizaje elegido, un cráter, es bastante peligroso. “El cráter Jezero tiene 28 millas de ancho, pero dentro de esa extensión hay muchos peligros potenciales que el rover podría encontrar: colinas, campos de rocas, dunas, las paredes del cráter mismo, por nombrar solo algunos”, explicó en una rueda de presna Andrew Johnson, jefe de ingeniería robótica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. “Si aterriza en uno de esos peligros, podría ser catastrófico para toda la misión”. Así es como la NASA describe la nueva herramienta, que debería permitir que la nave de desembarco determine su posición en relación con la superficie con un grado de precisión cercano a los 130 pies (40 metros) o menos. El paracaídas debería reducir la velocidad de la etapa de descenso a unas 200 millas por hora (320 kmh), lo que requiere un último paso para reducir la velocidad: descenso motorizado con ocho diminutos retrocohetes. Después de deshacerse del paracaídas, el rover, aún unido a su vehículo de descenso por la parte de atrás, navegará hacia la superficie desde una altura inicial de 6,900 pies (2.100 metros). La fase final, conocida como grúa aérea. Imagen: NASA / JPL / Caltech Unos 12 segundos antes del aterrizaje, y a una velocidad muy razonable de 1,7 millas por hora (2,7 km / h), será el momento de la maniobra de la grúa aérea. El caparazón trasero bajará el rover usando tres cables de 66 pies (20 metros) de largo, durante los cuales las patas y ruedas del rover se moverán a su posición de aterrizaje. Perseverance, sintiendo un aterrizaje inminente, soltará los cables, y la etapa de descenso se disparará y se estrellará, con suerte, muy lejos. Muchas partes móviles, incluidos algunos proyectiles harán de este un baile extraordinariamente complicado. El escudo térmico, el paracaídas y el caparazón trasero corren el riesgo de dañar o interferir con el aterrizaje y / o el desempeño del Perseverance. Una vez más, la historia proporciona otro ejemplo de una misión que falla en este punto, a saber, el Mars Polar Lander de la NASA, que, como el Mars Climate Orbiter, murió en 1999 (no fue un gran año para la NASA). Según la agencia, la “causa más probable del fallo fue la generación de señales falsas cuando las patas del módulo de aterrizaje se desplegaron durante el descenso”, lo que “indicó falsamente que la nave había aterrizado en Marte cuando en realidad todavía estaba descendiendo”. Eso provocó que los “motores principales se apagaran prematuramente”, lo que a su vez hizo que el módulo de aterrizaje cayera a la superficie marciana. Si algo sale mal durante el aterrizaje, Swati Mohan será una de las primeras en saberlo, ya que es la líder de operaciones de guía, navegación y control de la misión Mars 2020. Ella estará en el control de la misión de la NASA rastreando el progreso y el estado del rover durante el aterrizaje. “La vida real siempre puede lanzarte bolas curvas. Por lo tanto, estaremos monitoreando todo durante la fase de crucero, verificando la alimentación de la cámara y asegurándonos de que los datos fluyan como se espera “, dijo Mohan en un comunicado de prensa. “Y una vez que recibamos la señal del rover que dice, ‘He aterrizado y estoy en terreno estable’, entonces podemos celebrar”. El rover, aunque inspirado en Curiosity, tiene muchas características nuevas, incluida una serie de cámaras y la capacidad de estudiar debajo de la superficie con un radar que penetra en el suelo. El rover aterrizará en el cráter Jezero, donde buscará signos de vida antigua. Si alguna vez existió vida en Marte, un lugar como el cráter Jezero, un antiguo lago y delta de un río, debería ser un entorno ideal para que los microbios se reunieran. Además de este importante trabajo astrobiológico, Perseverance también estudiará el clima y la geología marcianos, desplegará un pequeño helicóptero llamado Ingenuity y recolectará muestras para una misión futura. https://es.gizmodo.com/todo-lo-que-podria-salir-mal-cuando-la-nasa-aterrice-su-1846272856
  9. Con esto la has espantado para toda la eternidad.
  10. https://twitter.com/AFP/status/1360654974120644611?s=20
  11. Estress

    Elizabeth Olsen

    Iba a poner un par de fotos más 18, pero luego me he acordado de Pep y de las cartas que iba a recibir de padres mosqueados y cambié de opinión. Luego me acordé de que Pep ya no está por aquí y que ya nada es como antes y he acabado llorando en un rincón.
  12. Cuando das una vuelta y sueltas la famosa frase "antes todo esto era campo"
  13. El panteón egipicio posee un gran número de deidades femeninas poderosas. La más conocida, sin duda, es Isis, la Gran Maga. Pero Hathor, diosa del amor y de la música, posee asimismo una acepción terrible cuando la furia la invade: se convierte en una leona que arrasa con todo, la terrorífica Sekhmet. Relieve en color que representa a la diosa leona Sekhmet. Templo de Khnum en Esna. Foto: iStock esposa, madre o hija de Re, la diosa Hathor tiene evidentes conexiones solares que se ponen de manifiesto gracias al disco solar que porta sobre su cabeza y con el que en ocasiones se la representa. Hathor, diosa del amor, de la música, también llamada la Vaca Celeste, La Dorada, Ojo de Re... a veces presenta un aspecto sorprendente, muy diferente al carácter suave y maternal que la caracteriza. Cuando se enfada, Hathor se transforma en una diosa leona fiera y sanguinaria, pero que también tiene un lado sanador: Sekhmet, la poderosa, la que trae las plagas, la que utiliza su destructora ira para proteger al faraón y a Egipto. LA CONJURA CONTRA RE Según la cosmogonía de Menfis, Sekhmet la leona es esposa del dios Ptah, patrón de los artesanos, y madre del dios loto Nefertum. Sekhmet también recibe el título de Señora de la Vida, y como tal puede sanar las enfermedades que ella misma ha causado con su furia. Su virtud sanadora era tan apreciada y deseada que un faraón como Amenhotep III (1390-1353 a.C.) hizo acopio para su templo funerario en la orilla occidental de Tebas de centenares de estatuas de la diosa leona. Existe un relato que muestra con claridad las consecuencias de despertar la furia de Sekhmet. La destrucción de la humanidad aparece al comienzo del Libro de la Vaca Celeste, un texto funerario del Reino Nuevo (1539-1292 a.C.), y cuenta una historia sorprendente. Al principio de los tiempos, cuando los dioses vivían entre los hombres y Re era su rey hubo una rebelión para derrocar al dios solar (que en aquellos tiempos aún no había comenzado su periplo diario a través del cielo). Re, a pesar de ser un dios, iba envejeciendo y estaba cada vez más débil, por lo que los humanos decidieron que no servía ya para gobernarlos y había llegado la hora de cambiar de monarca. El texto dice lo siguiente: "Sucedió en el tiempo de Re, el que se creó a sí mismo, cuando ya había estado gobernando a los dioses y los humanos juntos durante muchos años [...]. La gente no estaba satisfecha y los rebeldes se atrevían a conjurar contra su rey [...]. Re comenzó a pensar en abandonar Egipto y retirarse a las aguas del Nun. Pero primero necesitaba consejo". LA FURIA DE SEKHMET Los demás dioses se presentaron ante Re para aconsejarle, hasta que le llegó el turno a su padre, Nun, el océano primordial, del que todo había surgido. Nun le dijo a Re: "Hijo mío, eres un gran rey. Mantén tu trono y recuerda el miedo de la gente cuando tu Ojo está sobre ellos. Deja libre a tu Ojo y ella golpeará a los rebeldes por ti. Suelta a Hathor y los malvados intrigantes serán destruidos". Y Re hizo lo que su padre le aconsejó: soltó sobre la humanidad a su hija Hathor transformada en Sekhmet, la leona de la furia devastadora, que arrasa a los enemigos de su padre con el calor destructor del Sol: "El desierto se tiñó de rojo con la sangre mientras el Ojo perseguía a los traidores y los mataba, uno por uno. No se detuvo hasta que las arenas estuvieron cubiertas de cuerpos. Entonces, temporalmente saciada, regresó triunfante junto a su padre para jactarse de sus logros". En un principio Re se mostró satisfecho, pero al poco tiempo empezó a temer las repercusiones del inmenso y destructor poder que había liberado. El dios decidió que ya había habido suficientes muertes y quiso perdonar al resto de la humanidad. Tal vez le asaltó la compasión o quizá temió que al final no quedase nadie que pudiese llevar a cabo las ofrendas diarias que necesitaba. Sea como fuere, Re ordenó a su hija suspender la matanza. Sin éxito. Su Ojo "había probado la carne humana y le había gustado. Estaba decidida a matar de nuevo". UNA DIOSA BEBEDORA Re no sabía cómo detener a Sekhmet. Hasta que se le ocurrió un astuto plan. Hathor-Sekhmet era una diosa a la cual la bebida proporcionaba un enorme placer. De hecho, es la diosa de la embriaguez, la que preside un ritual llamado la "Fiesta de la borrachera", que se celebraba en el Egipto grecorromano e incluía baile, música y un consumo exagerado de alcohol. Así, Re pensó ofrecer a su desatada hija una bebida que ésta sería incapaz de rechazar: cerveza, la bebida de Egipto por excelencia. Hizo traer un pigmento rojo del desierto que fue molido en Menfis hasta convertirlo en un fino polvo. "El pigmento rojo fue mezclado entonces con cebada y se elaboraron 7.000 jarras de cerveza de color de sangre. Re y los otros dioses inspeccionaron la cerveza de color de sangre y estuvieron contentos". Sekhmet decidió seguir con la matanza y acabar con el resto de la humanidad, a pesar de los ruegos de Re. Se dirigió al desierto a completar su misión. Pero Re había vaciado hecho vaciar allí las siete mil jarras de cerveza, que lo cubrieron todo con un espumoso líquido rojo. Sekhmet pensó que era sangre y se lanzó a beberlo sin mesura. "Inclinándose vio su bello rostro reflejado en el líquido y quedó en trance. Olvidándose de la humanidad, el Ojo de Re bebió la cerveza, quedó confusa y regresó junto a su padre, borracha y satisfecha. Re dio la bienvenida a su hija en paz". RE ASCIENDE A LOS CIELOS Re había logrado salvar a la humanidad, a pesar de su traición. Pero el viejo dios "encontró imposible perdonar a la gente; ya no quería gobernar la Tierra". De este modo, el dios solar se subió sobre el lomo de Nut, la diosa del cielo, transformada en la vaca celeste Mehet-Weret, y ascendió al firmamento. Egipto empezó entonces a oscurecerse y los humanos, asustados, pidieron a Re que se quedase, pero el dios Sol no les escuchó. Desde ese día empezará su periplo diario por el cielo. Viajará a través del cuerpo de Nut, que se lo tragará cada noche para darlo a luz al día siguiente. Y nombrará al dios lunar Thot su sustituto nocturno. Pero la Tierra iba a seguir necesitando un soberano que la gobernase, así que Re nombró a Osiris rey de Egipto, y le encargó ocuparse de las ofrendas diarias que le correspondían. De este modo se estableció que el faraón fuera la única persona que pudiese actuar como intermediario entre los hombres y los dioses, así como el único capaz de salvaguardar la maat, el orden universal y la justicia. Los hombres se conformaron, y vieron en Osiris, su primer rey, a un dios civilizador que trajo prosperidad a Egipto. También aprendieron que era mejor no hacer enfadar a Hathor-Sekhmet. Aprendieron a aplacar su ira con sacrificios y rituales, cada día ante una estatua diferente. Tal vez por ese motivo se han conservado tantas estatuas de esta terrible divinidad dual, una diosa capaz de traer la destrucción, pero también de curar a los enfermos. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/sekhmet-diosa-leona-sanguinaria-y-sanadora_16288
  • Crear nuevo...