Ir al contenido

publicidad

asayu

Miembro desde 26 oct 2004
Desconectado Última actividad Hoy, 09:14
vida restante: 100%

#50424454 Perdonadme que abra un hilo sobre Dark Souls, pero me tengo que cagar en su p...

Escrito por asayu el 15 febrero 2019 - 19:48

Sí. De nuevo, Huecco apareció poniéndose de pie en la hoguera del puto herrero. Se le estaban tostando los pellejos de la cara de tanto acercar el bigote al fuego. Bajé las escaleras, saludé al herrero, pasé por el salón que un día ocupó Caralaurel y salí a respirar aire fresco al Jardín cochambroso. No habría habido mayor novedad de no haber sido porque descubrí que un tipo concreto de retama sí se podía cortar con la espada. Me lo pasé muy bien hasta que llegué al pasaje del precipicio, justo antes de Puerta espinillón y, como soy gilipollas, me dió por darle un espadazo a un arbusto que había muy al borde. Pasó lo que tenía que pasar y con la animación del sablazo me caí precipicio abajo. Aún seguía con cara de subnormal (más aún de lo usual) cuando Huecco estaba ya levantado otra vez frente a la hoguera. Miré a mi alrededor. Bien, nadie en casa había visto nada. Bajé las escaleras, saludé al herrero, pasé por el salón que un día ocupó Caralaurel y salí a respirar aire fresco al Jardín cochambroso. Esta vez, me limité a podar a los Matojent que me salían al encuentro. Llegué por fin a Puerta Espinillón, donde comentábais lo de las paredes de pladur que de una hostia desaparecían. Y bendita la hora. Era verdad, joder. En el muro de la izquierda apareció, detrás, una hoguera nueva. Me acerqué a las cenizas con los ojos vidriosos por la emoción y me senté al calorcejo. 

Salí de ahí con olor a chasca y aires renovados, y llegué al bosque donde estaba Romay. Como era su costumbre, volvía a estar tirado en el suelo, con una melopea que ni Ernesto de Hanover. Me acojoné y puse en práctica la táctica de la evasión, que nunca me ha funcionado. Volví a bordear el bosque por la izquierda y esta vez vi un pasadizo en el terraplén. Me metí por ahí y al fondo vi que descansaba otro inglés borracho de Magaluz, ya seco y con el alma ofrecida, a los pies de un árbol del que colgaban dos ramas muy verdes. Chungo. Chungo de cojones. En ese momento oí por detrás un RISRAS raro. Se me bajaron las heces al intestino grueso y me giré. Tenía casi en la cara a un puto Matojent. ¿De dónde cojones había salido? Me dio un abrazo y se metió la cabeza de Huecco en el seto. No podía ser, otra puta vez lo mismo. Empecé a dar a todos los botones, a cagarme en su padre, en su madre, hermanos y primos, y cuando me quedaba un dedo de vida, me soltó. Le talé el lomo sin dejarle respirar. No sabe nadie lo que eché de menos una gasolinera en Dark Souls para comprar 20 bidones de gasofa y habérselos rociado por encima a semejante hijo de puta. Me chupé un estú y volví hacia el arbol con ramas verdes raras, con el escudo bien pegado a la tocha. Al final, las ramas eran dos serpientes de mierda que de dos tajos cayeron al suelo. Ya en el suelo, y muertas, resultaron ser en realidad una especie de lagarto salchicha con dos cabezas de serpiente. Una risión de bicho en el que Miyazoko y su banda no se escocieron al diseñarlo.

Seguí la excursión por el reborde del bosque hasta que llegué a unos muros derruídos. Eso fijo que había sido algún edificio de Calatrava. Sabiendo ya que algunos podían ser de mentira, me entretuve acuchillando cada trozo de muro. Una gilipollez que ya no me voy a poder quitar para el resto del juego. A la derecha vi una torreta con puerta, pero tenía sorpresa. Justo delante de la puerta estaba tirado Epi, también inconsciente por culpa del alcohol. Muy despacio, con mucho susto, retrocedí. Intenté pasar por medio del bosque, entre el Romay del principio y el Epi de la puerta y no dí dos pasos cuando vi a Tkachenko tirado en el suelo. ¿Por donde cojones iba a pasar yo ahora? Me fui al principio y rodeé el bosque por la derecha, con cuidado de que el puto árbol de las zancadillas no me tocara. Poco pude andar. Sabonis y Corbalán estaban inconscientes en el suelo, alrededor de otro inglés borracho de Lloret de Mar. ¿Estábamos en Dark Souls o en Resacón en la Vegas? La colección de borrachos y vagos en el purgatorio era acojonante. Lo que estaba claro es que tenía que ir a por algún mostro de estos, así que fui a despertar a Romay y me preparé para rajarle el body. Si le hubiese visto con atisbos de razonar, le habría preguntado que qué culpa tenía nadie de que su carrera deportiva terminara y se hubiese metido en esa vorágine de alcohol y drogas, pero cuando casi me reventó el escudo con esa espada de 5 metros de eslora, entendí que no era de mucho hablar.

Me volví corriendo a la entrada del bosque. Romay vino detrás, pero el muy facineroso se paró, hizo el gesto de lanzar un tiro libre y Huecco empezó a andar muy lento. Suuu... puuuUuu... taaaaa... maaaAAa... deeereeee... Descargó otro mandoble y me dejó tan tiritando que hasta Michael J. Fox se habría asustado. Lo que no entendí muy bien es por qué se dio la vuelta si Huecco estaba totalmente ofrecido. Vaya pedo llevaba el desgraciao. Le metí con la recto del Dragon todo lo que pude y acabé con Romay. Nada de vítores, quedaban otros 4 del quinteto inicial durmiéndola por el bosque. Así que volví a las ruinas a llamar a Epi. Se levantó como yo por las mañanas, como sin querer vivir, pero empezó su carrerita detrás de mí. Volví a la entrada del bosque y me costó 2 estús dejar a Epi fuera de circulación. Con Tkachenko, lo mismo. Arriba, cabrón, que el que vale para trasnochar vale para madrugar. Me fui de vuelta otra vez al principio del bosque dispuesto a reunirle con Romay. Pero nada más empezar hizo también el gesto de alcanzar una taza de la balda de arriba, me ralentizó y me metió un espadazo que me segó media vida. Y ya no pude remontar. Otro movimiento en falso y me trinchó. A tomar por culo. A la hoguera. Joder.

Nada más salir de la hoguera me dio por mirar hacia arriba. No sabía si estaba flipando o si el frizzante de la cena se me había subido a la almendra. Al fondo, arriba, entre unos torreones, se veía una especie de libélula apolillada, blancuzca, gigante y entre nieblas, a la que empecé a tirar flechas. A la decimoquinta, me convencí de que no la alcanzaba. Si hubiese llevado un fluorescente verías tú si la puta Campanilla gigante se me había acercado a la luz. Dejé de remolonear y volví al bosque a encontrarme con el quinteto titular. Otra vez tirados en el suelo después de una noche de excesos. Habrían sido la envidia de Amy Winehouse. Primero a Epi le mandé a tomar por culo con Blas, después a Tkachenko le afeité el bigote y Romay les acompañó al hoyo. Quedaban Sabonis y Corbalán que, junto con otros 4 putos Matojent (tengo ya musgo suficiente para forrar la catedral de Burgos) se fueron a pastar al barrio de los quietos. En resumen, todos muertos y Huecco con un estú sobrante. Una pena, porque el británico muerto por ingesta de alcohol en Lloret de Mar solo tenía armaduras. Con el puto ansia me las puse todas. Fui a echar el paso y vi cómo el Langui me adelantaba. Tuve que quitarme todo y me quedé solo con el casco. Al menos le tapaba el jeto a Huecco, que no era poco.

Tenía una cuenta pendiente con el árbol de las zancadillas y me fui hacia él. Estaba ya en frente para meterle un hachazo cuando me comí una flecha roja que salió del tronco. Muy gratuito. Le metí un tajo y descubrí que detrás había algo rojo que tiraba esa mierda. Seguí talando el árbol hasta que se hizo polvo y desapareció. Una bonita manera de ahorrarse programar al árbol cayendo. Por lo visto el equipo de Miyazoko gastó el tiempo de emular la caída de un árbol en diseñar la puta mierda esa que había detrás, una jodida manta roja que estiraba la lengua; no, no eran putas flechas entonces ni zancadillas el otro día. No miento si digo que pude tardar como 5 minutos en dar los 30 pasos que me llevaron hasta otro mini bosque con una caverna donde nacían unas escaleras hacia arriba. Ni de puta coña me atreví a entrar. Bordeé la caverna y ahí estaba otro puto borracho gigante tirado en el suelo al borde de un precipicio. Coño, Fernando Martín. Levanta, hostias. Me hizo caso, pero empezó a atascarse entre los árboles y comió recto de Dragón hasta que reventó. El caso es que había un ruido muy raro por donde el precipicio y me acerqué, curioso, a mirar. De repente saltaron a la cara de Huecco 3 o 4 rayas rojas y estuve a nada de tirar el puto mando a la tele. Me metieron lengüetazos como para acabarse un adoquín del Pilar (esa mierda que nunca nadie se ha terminado) pero comieron recto justo antes de ahogarme en sus babazas. No me quedó más remedio que meterme el último estú al buche. Entre las respiraciones susurrantes que no venían de ninguna parte, las putas rayas saltando, sin estús y esa caverna como escapatoria, me estaba angustiando más que Juan Carlos detrás de Corinna agachada. No tenía cuerpo para subir por la caverna. Apagué y me fui a colocar mi colección de tazos.


#50420564 Dark Souls 2 SOTFS: Raime - El Caballero del Humo.

Escrito por asayu el 14 febrero 2019 - 16:11

Me lo guardo para leérmelo cuando termine el 1, hacia 2024.




#50419027 ¿Os convence el nuevo diseño artístico del Zelda Link's Awakening Remake?

Escrito por asayu el 14 febrero 2019 - 08:31

A mí me ha molao mucho. Y la cara de Link, más aún. No podían haber escogido mejor Zelda para esto.


#50412792 Streamer intenta pasarse todos los Soulsborne sin que le toquen... y la lía e...

Escrito por asayu el 12 febrero 2019 - 16:20

Ves a cada manco que flipas.


#50406099 Perdonadme que abra un hilo sobre Dark Souls, pero me tengo que cagar en su p...

Escrito por asayu el 10 febrero 2019 - 12:32

Cualquier principiante debería usar la fijación de enemigo; y más si se trata de un mago (en este caso en casi obligatorio).

Será que yo me había hinchado a jugar juegos con ese sistema (como Zelda, Tomb Raider, Shadowman, etc) y entiendo que eso tiene ventajas como que los combates no sean caóticos y tal, y por eso lo uso como el respirar... Vamos, es que no se me pasó por la cabeza no usarlo ni una sola vez...

 

Yo al principio de los tiempos lo pasé muy mal (aún peor que ahora) cuando no usaba lo de fijar el objetivo. Era un puto suplicio ver cómo me comía las hostias por delante y por detrás. Me dicen de pasarme el juego como @xarmanista, sin fijar enemigos, y me tiro a las vías del tren.

 

Y está claro que recopilar almas te da la ventaja de subir de nivel. Pero con poco tiempo de juego, si me pongo a repetir zonas (por) motu proprio, y no porque me partan el espinazo, me da la sensación de que estoy perdiendo tiempo de poder avanzar, aunque sea un mínimo. De hecho, tuve que hacerlo para subir un par de niveles por las putas gárgolas, y noté a Huecco muy reticente.

 

Por cierto, @Kusangi, menudo halago.  :abrazo:




#50402079 Perdonadme que abra un hilo sobre Dark Souls, pero me tengo que cagar en su p...

Escrito por asayu el 08 febrero 2019 - 18:34

Amanecí en las cubiertas de la catedral, con todas las gárgolas de piedra dando la espalda a nuestro héroe, como enfatizando su rechazo por el rajamiento perpetrado a sus dos colegas mellizas. A joderse. Si Huecco te aniquilaH, tú te callA y lo asimil4h. Bajé a la nave de la iglesia y dudé, pero poco. Por un momento fanfarroneé pensando en ir a por los Skeleton, pero se me pasó nada más acordarme de la facilidad que tenían para provocar hemorragias al prójimo. Fui a calentarme a la hoguera del herrero y caí en la cuenta de que ese megapasillo entre ocre y rojizo, que estaba en frente de la puta cara de Huecco según se sentaba a la hoguera, no lo había pisado. ¿Sería posible evitar también a Caralaurel? Solo de pensarlo se me hizo el culo persicola. Según avanzaba hacia unas verjas fui viendo que a la izquierda había una especie de gusano blanco bien gordo. Reduje el paso a 0,02km/día., con el escudo en el tabique nasal, hasta que pude ver que esa cosa blancuzca era un puto muñeco de Michelín vietnamita. Y estaba durmiendo. Entiendo que pasarte la eternidad en el mismo sitio del purgatorio terminará haciéndose menos atractivo que subirle la falda a la Veneno, pero joder, un mínimo de respeto. Estuve por preguntarle que por dónde quedaba el paseo marítimo, pero tengo más educación que él y me acerqué de buenro. Michelín de Vietnam me confesó que la puerta esa no se abría de ninguna manera. "Still close" tu puta madre. Tampoco le vi muy preocupado. Siguió durmiendo.

Después de dar a todos los botones del mando y de realizar todo tipo de combinaciones, como R1 + arriba + abajo + A + B + al centro y padentro, delante de esas verjas y ver que nanai, volví hacia la hoguera y bajé a visitar al herrero sin brazos. Seguía dando hostias a la misma espada de siempre, en el mismo sitio, sin calentarla siquiera. Le compré flechas a cholón, sin conocimiento. Tenía más flechas que Cupido, Robin Hood y la sede de la Falange juntos. Y tenía ya urdido un plan absolutamente deleznable: no acercarme ni un poco a Caralaurel e inflarle a flechazos, los que hicieran falta en el tiempo que necesitara. Bajé la escalinata que daba al salón y en seguida Caralaurel impedido se enchufó a la tarifa nocturna y empezó a derrochar electricidad. 

La envidia de Pikachu tampoco es que diera mucho de sí. Estamos hablando de un tipo con la cabeza fina como una hoja e laurel, ahí no cabe mucho. Me puse detrás de una columna jónica tirada en el suelo y saqué el arco mugroso. Toda bola chisporroteante se estampaba en la columna y, desde ahí, empecé a tirarle flechas. Una tras otra. Con estilazo. Si Légolas hubiera estado observando, se habría mojado (todos sabemos de qué pie cojeaba el elfo). -21, -21, -26. Unas iban a la cabeza, otras a la pierna buena, otras a los no huevos. Llegó a la mitad de la barra de vida y se me puso tonto. Empezó a moverse como Echenique bajado de la silla hasta que dio un salto y me intentó partir el sacro. Al ir solo con el arco, Huecco iba más ligero que después de meterse un enema de medio litro, así que le esquivé rodando, me fui corriendo hacia las escaleras y el impedido retrocedió donde el principio, y volvió a tirar sus Hadoukenes. Subnormal. Repetí jugada. Detrás de la columna jónica, Caralaurel fue comiendo flechas hasta que se murió. Así. Sin más. Creo que fueron 52 flechas en total. Nada de épica. Una victoria que me da hasta vergüenza contarla. De hecho, al morir solo me soltó una Tetanita de mierda que lo único que hacen es ocupar hueco. Aunque también es cierto que, siendo Huecco, no hay problema de hueco. De todas formas, me volvieron los sentimientos encontrados, tan presentes en este puto juego. Por un lado, vaya bicho más gilipollas. Por otro lado, hacía unos meses me había reventado como 15 veces seguidas. Entonces, ¿quién era más gilipollas?

Fui a salir por la puerta de en frente y, hostia puta, resulta que se había hecho de noche y había niebla. He estado yendo acojonado siendo de día, no te digo ya de noche. Me quité el arco, puse cimitarra estándar y escudo del orgullo gay cosido al pellejo de la napia. Asomé el hocico por la puerta, lo mínimo para poder mirar a un lado y a otro. Parecía despejado. Salí, intentando no hacer ruido, sin ni siquiera dejar que Huecco terminara la animación de cada paso, hacia una de las rosas led blancas en lo que resultó ser el Jardín Tenebroso. Lo de tenebroso, bien. Correcto. Estaba bien bautizado. A mí al menos me tenía con el ojal encogido. Lo de jardín ya me pareció un poco más atrevido, a no ser que tengamos por jardín a un puto parque de Chernobil. El camino estaba pensado para que un deficiente no se perdiera. Nada más que ir de rosa led a rosa led. Rosa led. Rosaled. Rozalén. Y desperté, en un prado verde muy lejos de aquí. Corrí, grité, reí. Y me encontré a un puto matojo andando. Joder. ¿Pero qué cojones era eso? Me di la vuelta corriendo, me estampé contra un árbol y una rama me dio un collejón. Me importó una mierda. Seguí corriendo y me metí otra vez al salón del Caralaurel. Miré hacia la puerta, esperando que ese aborto entrara, pero resultó que el subnormal no podía atravesar el umbral, Francisco. Se conoce que su religión no le permitía pasar del Jardín cochambroso a la Parroquia de los No Muertos. Minipunto para Miyazoko. Le dejé como un colador a base de flechas y el puto seto andante cayó. Una pena no haber tenido una cerilla a mano. 

Volví por el sendero para deficientes a la misma velocidad que Falete andando hacia atrás, cuesta arriba y sin desayunar. Llegué a un precipicio que no servía más que para amedrentar. Lo pasé, seguí por el sendero y de repente salió del suelo otro puto Matojent. Del susto le di tal patada a la mesa de centro del salón que ahora tengo la uña del dedo meñique del pie negra. Me cagué en su padre, volví por el caminito del precipicio y, más tranquilo, le freí a flechazos. Cojones ya. Harto de sobresaltos y de tortuga asomando, me quité peso de armaduras y me puse la recto del Dragón. Como saliera otro puto matojo creyéndose un Pikmin, le iba a serrar la existencia. Un poco más delante llegué a una puerta que tenía en medio un espinillón bien gordo, con su pus blanco. Brillaba mucho. Por supuesto, no pude pasar y seguí por el muro destrozado de la derecha, donde había un pequeño desfiladero y un claro a un lado con el alma ofrecida de un pobre borracho inglés de Magaluz. Era demasiado bonito. Según entré, salieron del suelo 3 putos Matojent. No me sirvió alejarme. Los matojos de mierda parecían haber leído las 50 sombras de Grey, porque no era normal tal cantidad de latigazos. Saqué la recto a pasear y estuve a un latigazo de irme al No otro barrio. El último Matojent que reventé me dio musgo. Eh, venga coño. Musgo. Pero a ver, hijo de puta, si ya no tengo que volver a montar el belén hasta diciembre.

Fui directo a atravesar una puerta de Lluvia de Estrellas que había al lado y me encontré en medio del bosque. Un bosque iluminado por rosas led en el que lo más bonito que podías esperar encontrarte era a la niña de la curva. Intenté bordear el bosque lo más por la izquierda que pude, cuando me di cuenta de que en medio de los árboles estaba Romay tirado en el suelo, en coma etílico (podría haber sido Maradona con sobredosis, pero lo descarté por la altura). Esa pedazo de mole iba con el escudo tapa de cacerolo y forrado de acero como un puto submarino. Puse entonces en práctica la táctica infalible e infame del flechazo. Me fui lejos, le apunté a los huevos y solté flecha. Puto Miyazoko. Las flechas atravesaban al Romay etílico como si no estuviera. ¿Qué coño iba a hacer contra esa montaña? Pues lo más inteligente, apagar el puto ordenador.

Antes de ayer reuní el valor, y el tiempo, suficiente para volver a encontrarme con Romay borracho. Me acerqué a él con seguridad: "Buenas noches, caballero. ¿Sabe usted que no está permitido dormir en la vía públ...". De repente, el muy cabrón se levantó como un basilisco y me apretó un hostion con esa espada que llevaba más acero que todo el Titanic a la altura de las costillas flotantes. Vaya, parecía que el puto Romay ebrio tenía mal despertar. Deseché la idea de ofrecerle una aspirina y me fui corriendo de ahí a tomarme un estú. Vino detrás, lenta e inexorablemente y empecé a girar alrededor de todo el bosque. Mal. Muy mal. Al encierro del Huecco se unieron 2 Matojent que ni puta idea de dónde habían salido. Seguí corriendo entre árboles, bloqueando latigazos de los asquerosos arbustos andantes hasta que una raíz me hizo una zancadilla. ¿Pero eso qué putas hostias era? Un puto árbol más verde que los demás movía alegre sus raíces como si fueran sus deditos.

No me jodas. El bosque de la Bruja de Blair era una puta broma comparado con esto. Cuando quise ponerme a rodar y huir de lado, sólo me dio tiempo a ver que junto a Romay ahora estaba también, to pedo, Epi. O su mellizo, o su puta madre, porque debe de ser algún tipo de fetiche de Miyazoko lo de los mellizos. Poco más pude ver. No había terminado de dar el paso y uno de los Matojent cogió la cabeza de Hueco y se la metió en todo el seto. El seto, por supuesto, lo llevaba sin podar. Empezó a apretarse la cabeza de Huecco contra el seto como un puto chucho que se te coge de la pierna y se la empieza a zumbar. 3 asaltos duró Huecco. No me quiero ni imaginar lo horrible de esa muerte. Y ni le di tiempo a que apareciera el cartel de "Has Muerto" en pantalla. Apagué y me fui al baño a echar la raba.


#50393536 ¿Os llena jugar? ¿O sentís que es sólo un pasatiempo?

Escrito por asayu el 06 febrero 2019 - 08:10

Un pasatiempo que me gusta mucho, pero que muy a mi pesar, ha ido a menos según he ido cumpliendo años.

Lo que llena de verdad es un buen cocido.


#50392865 ¿Cuál de estas 2 imágenes es artificial?

Escrito por asayu el 05 febrero 2019 - 22:57

La mujer. En este mundo de heteropatriarcado no puede haber una mujer tan feliz.


#50380730 ¿Qué juegos en segunda persona conocéis?

Escrito por asayu el 01 febrero 2019 - 15:41

Coincido con @SoloWolf12. Se podría defender ambas posturas. Y es igual que interactues de una forma u otra. Si juegas a dobles en el Mario Galaxy, ¿el jugador 1 juega en tercera porque maneja a Mario y el jugador 2 en segunda porque le tira mierda?


#50380535 ¿Qué juegos en segunda persona conocéis?

Escrito por asayu el 01 febrero 2019 - 14:51

Podríamos argumentar que cualquier juego 2D o 3D donde se vea al personaje pudiera ser en segunda persona; somos Lakitu, manejamos a Mario. O somos Mario, manejamos a Lakitu. O Lakitu maneja a Mario.

Tambiën se me ocurre Persona 2.


#50377280 ¿Consideráis Assassin´s Creed una saga repetitiva?

Escrito por asayu el 31 enero 2019 - 16:39

Tampoco engañan a nadie. La primera palabra del título tiene 9 letras y 5 son la misma.




#50374666 ¿Es el sector del videojuego laboralmente precario?

Escrito por asayu el 30 enero 2019 - 21:44

Deberias estar dandole al Dark Souls. :malote:

:*


Si me pudiera llevar la torre al Cercanías, no creas que no me lo pensaría. Me mola que os haya molao el tema X-D


#50372539 Gamestop se desploma en la bolsa, PlayStation Now y Xbox Game Pass...hacen i...

Escrito por asayu el 30 enero 2019 - 11:50

Que se junten con los taxistas.


#50369054 No me gusta lo que están haciendo con Switch

Escrito por asayu el 29 enero 2019 - 08:01

Lo que para muchos aquí es una falta total y absoluta de cantidad de juegos, para la grandísima mayoría del resto de la población es una cantidad mucho más que suficiente.

2 años tiene la consola, y en ese tiempo podemos destacar los exclusivos que todos sabemos: Mario, Zelda, Mario Kart, Splatoon, Xeno, Mario Rabbids, Smash, Pokemon, Octopath. Sin contar los medianos tipo Kirby, Mario Tenis, Arms, Party, etc. Sin contar Fufas, Enebeas, Doomes, Just Dances, Crashes, Tales o refritanga que a mucha gente le parecen juegos nuevos, porque WiiU ni la olió, como Toad, DK, New Super Mario. Sin contar tampoco indies.

Es decir, que de ahí, siendo prudente, se pueden sacar 10 juegos que muy fácilmente sean del gusto del usuario. 10 juegos en 2 años, que a la gran mayoría de la gente le basta y les sobra. Yo, por ejemplo, 5 juegos al año no me los paso ni de puta casualidad. No me da la vida para ello, hay también otras cosas en las que repartir el tiempo libre. Porque a poco que se les dedicara 30 horas de media a cada uno de los 5 juegos al año, serían como 3 horas a la semana de juego, que en un foro puede parecer una mierda, pero es un tiempo que la gran mayoría no puede o no quiere dedicar.

¿Que PS4 tiene más cantidad aún? Cierto, salen todos los multis siempre. Y aún así hay mucha gente que no sale de Fufa, Pes o CoD. ¿Que en Switch salen menos, pero mucha más cantidad de juegos que lo que un usuario medio, no de foro (aunque incluso de foro también) puede jugar? También cierto. Por eso, de hecho, cada Switch vendida tiene el ratio de juegos que tiene.


#50367200 Anthem, un chasco

Escrito por asayu el 28 enero 2019 - 16:40

AABBCCCDDDEEHPHPPPSSSST????

 

Templao, templao. Coge casi todas las palabras que empiezan por mayúscula y siente la vergüenza ajena.