Ir al contenido

publicidad

Jowser

Miembro desde 16 mar 2002
Desconectado Última actividad Hoy, 10:25
vida restante: 100%

Reanálisis

Jarabe de plomo
Nota
8,9

Un argumento de película... gore. Unos diálogos dignos del Shakespeare... del Bronx. Humor. Sangre. Gore. Motherfuckers. Un agente cuyo nombre es una inicial. Un poli negrata con una lengua muy sucia. Un escote que ríete tú de Yola Berrocal. Genialidad en todos los aspectos. Sega nos ofrece un juegazo, un pedazo de shooter on-rails, que es obligatorio probar. Hacerte con él o no depende demasiado de gustos... Poco más se puede añadir a lo que se ha podido leer ya en Internet.

Empecemos por el apartado técnico: bueno en general, brillante en su estilo. Los gráficos, buenos para lo que se ve en Wii, no son lo más destacable, pero el efecto visual que le han dado al juego hace que cumplan y se vean mejor de lo que en realidad son. Imagínate viendo una película de serie B de los años ochenta y te harás una idea de los gráficos. Parece una proyección (con sus topos negros, rayitas y demás) en lugar de reproducción. En cuanto al sonido y la música, ambos son excelentes. La banda sonora la componen unas cuantas canciones estupendas que encajan perfectamente en el ambiente que se ha querido dar al juego. Llama incluso más la atención que la estética. Pero no todo son alabanzas al apartado técnico. El juego sufre ralentizaciones (especialmente en los primeros niveles), que molestan bastante cuando tienes a una horda de enemigos en pantalla a los que liquidar. Debería haberse pulido un poco más este aspecto. Por otro lado, y a pesar que los enemigos sufren amputaciones cuando se les dispara (son más violentas dependiendo del arma), el efecto que produce no se parece en nada a cómo se veía en anteriores juegos de la saga. Vamos, que no es tan espectacular, aunque sangre no faltará.

Hablemos de modos de juego y todo lo que ofrece Overkill. Por un lado tenemos el modo Historia, compuesto por 7 niveles de unos 20 minutos de duración cada uno. Al contrario que en The Umbrella Chronicles, el camino marcado es lineal y en ningún momento puedes acceder a nuevas estancias o ir por rutas alternativas. Así, lo que es la historia dura aproximadamente 3 horas, pero el juego está hecho para que lo rejuegues mucho... Porque luego tenemos la Versión del Director, que repite los 7 niveles, pero que añade nuevas escenas (visitarás nuevas estancias y cambiará un poco el trayecto por los niveles), lo que alarga un poquito la duración de cada nivel, así como la dificultad. Por último, en cuanto a modos se refiere, incluye 3 minijuegos (matar sin parar, salvar civiles y puntería) que no aportan nada salvo si los juegas con amigos. Se le podría haber sacado más jugo a este aspecto.

Ya he comentado la corta duración del juego, pero quedarse con las 3 horas del modo Historia es engañoso. El juego es sumamente rejugable debido a los siguientes aspectos: 6 armas por conseguir y mejorar con el dinero obtenido al final de cada nivel, en cada nivel hay un número determinado de cerebros dorados, que junto a los logros específicos del juego sirven para desbloquear gran cantidad de extras (arte conceptual, vídeos, música y modelos), y luego está a Versión del Director, como he comentado, con nuevas escenas, logros exclusivos y más cerebros por recoger. Además, ambos modos principales se pueden jugar con mayor número de mutantes, sin retícula en pantalla, en cooperativo (el modo ideal) o con 2 armas por jugador. Todo esto alarga la vida del juego, pero no tanto como lo hacía The Umbrella Chronicles, así como la dificultad (que al principio parece un juego sencillo pero con estas opciones puedes complicarlo bastante -prueba a jugar la Versión del Director con más mutantes y sin retícula-).

En cuanto al tema que nos interesa, jugarlo es una delicia, un cúmulo de emociones. El juego es muy activo, dinámico y frenético, y no hay ni un sólo momento de respiro (en esto gana al juego de Capcom). El humor en la historia y los diálogos hace que tengas una sonrisa en la cara casi todo el tiempo (pues se te quitará cuando 8 mutantes vengan a por ti y no puedas darles caña a todos, jejeje) y en ocasiones dejará boquiabierto (como cuando parodia algunos elementos de películas de este estilo).

Espero no dejarme nada en el tintero, porque Overkill ofrece muuuucho más de lo que parece. En resumen, un apartado técnico simplemente bueno, pero original, a destacar la banda sonora. Una jugabilidad clásica de tHotD, frenética y genial para dos jugadores. Una duración escasa pero prorrogable por los extras, la Versión del Director y el multijugador. La dificultad, sencilla al principio pero endiablada si se activan un par de opciones y se juega en la Versión del Director. Una historia y unos diálogos excelentes, con mucho humor, muy fieles a las películas de serie B y con una tasa de 34 motherfuckers por minuto.

Un imprescindible para los amantes de los shooters on-rails. Un juego que deberías comprar si tienes a tu Wii a la espera de juegos hardcore. Y un juego recomendable para el resto del mundo. Y como siempre, si quieres una nota numérica no hay problema, pero lo que importa son los párrados anteriores. Un 8,9 para Overkill.
Agita el pasado
Nota
7,7

Wario Land: The Shake Dimension es otro de esos juegos que crean cierta polémica tras su salida, principalmente entre ochenteros y jugadores más jóvenes. Parece que no pueden convivir los juegos de ultimísima generación con gráficos potentes y guiones de película con juegos con aire retro, de géneros ya casi olvidados y con el encanto de los 8 o los 16 bits.

¿Wario Land es malo? En absoluto. ¿Wario Land es mejor que Super Mario Galaxy? Tampoco. Son diferentes. Wario Land es producto de las súplicas de un sector de jugadores que amamos los juegos de antaño tanto como los de hoy en día, que buscamos diversión tanto en la Nueva York de GTA IV como en las injustas fases de un nuevo MegaMan. Wario Land es un juego excelente de plataformas con sabor a principios de los noventa.

Empecemos con el apartado técnico. Gráficos y sonido van bien acompasados, de la mano y hacen del viaje por las fases de Wario Land un camino agradable. El colorido del juego es espectacular, las animaciones de Wario son una monada y aunque los fondos no están al mismo nivel, resulta un juego de plataformas bonito. No son sólo gráficos que podrían ser de SNES, sino que están hechos para lucir mejor en Wii, pero teniendo en cuenta que es un juego en 2D. El sonido tal vez no esté al mismo nivel, pero la mayoría de melodías de cada fase son muy acertadas, y después de jugar un rato acabas tarareándolas. Encajan perfectamente en cada fase y salvo excepciones no pasan desapercibidas.

Wario Land es un plataformas de la vieja escuela, de esos que hacía Nintendo y que eran insuperables. Tiene todo lo que puedes pedir a un plataformas: fases variadas (pasando por junglas, volcanes, montañas nevadas, ciudades en el cielo, castillos, desiertos, fases acuáticas…), objetos ocultos que recoger en cada fase, jefes finales y de regalo, algunas cosas que lo diferencian de otros plataformas comunes. En primer lugar, el uso del Wiimote. Pese a jugarse con él en posición horizontal, te tirarás casi toda la fase agitándolo para vencer a enemigos, recoger monedas o provocar cambios en el escenario para llegar a esa cornisa que parece que no puedes alcanzar. Es original, pero acaba cansando. Básicamente son 2 movimientos que tienes que repetir una y otra vez. Por otro lado están los finales de fase. Cuando rescatas al Merfle de turno, toca volver al principio de la fase en una carrera contrarreloj que suele utilizar tramos de fase por los que antes no se podía pasar. La dificultad aumenta en estos tramos, especialmente cuando son la única manera de recoger ciertos tesoros o cumplir algunas misiones. Misiones que son el último punto a remarcar. Cada fase te reta a superar de 3 a 7 misiones, a cada cual más difícil, y si lo consigues se te premia con la música de esa fase disponible en el test de sonido.

No he comentado nada de la historia aún, pero es que no hay nada que comentar. El género de las plataformas no se caracteriza por sus elaborados guiones. Basta con tener una excusa para llegar del punto A al punto B. En este caso, Wario, impulsado de nuevo por su avaricia, se alía con una pirata para recuperar el saco de monedas sin fondo, robado por un terrible pirata, y ya de paso, rescatar a los Merfles y su reina, secuestrados por el mismo personaje.

En cuanto a la duración, estamos con el mismo debate que siempre. ¿Es corto Wario Land? Sí, pero únicamente si te dedicas sólo a pasarte las fases para llegar al final de la historia. Esto no te llevará más de 5 horas, como cualquier otro plataformas, pero mentiríamos si dijéramos que Wario Land es sólo eso. El juego se compone de 40 fases, de las cuales 1 es un tutorial, 7 son jefes finales y otras 12 son fases secretas que tendrás que encontrar una vez termines el juego. Pasarte las 20 fases normales es tarea sencilla y rápida si vas simplemente en busca de un final, pero Wario Land ofrece mucho más que alarga considerablemente las horas de juego. En cada fase existen 3 tesoros que encontrar, y algunos de ellos son realmente complicados (en especial aquellos que sólo pueden obtenerse en la contrarreloj de final de fase). Por si fuera poco, hay muchísimas misiones por cumplir, que son las que contienen toda la dificultad del juego. Intentar cumplirlas todas para desbloquear los temas musicales es una tarea muy difícil y en ocasiones desesperante. La mayoría de estas misiones te obligan a repetir la fase al mínimo error de cálculo. Todo esto hace que el juego sea mucho más largo de lo que parece a simple vista, y que tengamos que rejugar las fases en muchas ocasiones.

No hay mucho más que decir ya de Wario Land. Para los que amamos los juegos retro y nos gusta disfrutar con un plataformas de la vieja escuela tanto como un FPS de última generación, Wario Land es un juego excelente, cuidado y que no podemos dejar pasar. La única pega sería el precio, ya que se podría haber vendido por 30-40 euros, como un juego de Nintendo DS. Para los que están acostumbrados a no jugar a otra cosa que aventuras de acción con gráficos en 3D y efectos espectaculares, probar un juego en 2D en el año 2008 les parecerá un timo, pero no es así. En cualquier caso, y como pasa siempre con todos los juegos, depende de tus gustos, Wario Land es un juego muy recomendable o no.

Yo, personalmente, espero muchos más juegos así, como este Wario Land: The Shake Dimension o New Super Mario BROS.
Arte digital
Nota
8,6

Pulsa A. Dulce o Amargo. Comienza el juego.

Así de directo es No More Heroes cuando lo metes por primera vez en tu Wii. Ni selección de archivo, ni cargando partida, ni leches. Lo último que hayas jugado, el último WC donde hayas guardado la partida, servirá de pantalla de inicio. ¡Genial!

Pero es que No More Heroes es así de directo. Consigue dinero, lucha, mata y enfréntate al enemigo final. Consigue dinero, lucha, mata y enfréntate al enemigo final. No More Heroes es un beat ‘em up puro y duro con algunos toques de libertad, que hacen de él un juego especial. La historia se basa en el ascenso del otaku Travis Touchdown por la clasificación de la UAA, la asociación de asesinos de Santa Destroy, ciudad donde se desarrolla el juego. Ya está. No tiene más argumento. Por lo menos, hasta el final…

¿Y cómo haces para ascender puestos en la UAA? Pues el planteamiento es sencillo: encuentra un trabajo (de los 9 disponibles), llévalo a cabo (durante 3 minutos; todo un acierto ya que durante más tiempo podrían ser cansinos), consigue más pasta haciendo de asesino a sueldo (en 20 misiones, aunque la mayoría son muy parecidas o directamente iguales), paga a la UAA y podrás entrar al siguiente combate clasificatorio. Entonces entrarás en una fase totalmente beat ‘em up en la que tienes que avanzar matando tíos hasta que llegas al asesino final. Luchas con él en un combate más largo que los anteriores y con diversas estrategias que debes seguir para cargártelo, y cuando lo matas, termina el “capítulo”. Y todo esto, 10 veces.

Afortunadamente, este desarrollo lineal y monótono viene acompañado de una buena guarnición, que es lo que le da gracia al juego en conjunto. En Santa Destroy puedes visitar distintos establecimientos para comprar mejores katanas, entrenarte en el gimnasio para aumentar tu fuerza y vitalidad (pero antes límpiate el culo), obtener nuevas habilidades, comprar ropa… Esto hace que entre “capítulo y capítulo” tengas una pequeña libertad, que además de hacer que no te aburras siempre con lo mismo, aumenta en gran cantidad las horas de juego.

Y ahora pasemos a los aspectos técnicos.

En cuanto a gráficos, no hay duda de que es un juego de Suda 51. El juego te recordará a Killer7, pero con una estética algo diferente, mejor adaptada a un juego de este tipo. Sin embargo, y aunque no doy excesiva importancia a los gráficos, sí molesta que vayas en moto por la ciudad y desaparezcan coches, te quedes atascado entre paredes invisibles o todo dé el aspecto de estar “muerto”. Aunque molan mucho los gráficos, es el punto débil del juego, y podrían estar más currados. Eso sí, los efectos visuales retro son geniales. Para los jugadores a los que nos gusta lo retro y revivir los tiempos de la NES, No More Heroes tiene un encanto especial en sus letras de cuadraditos, su mapa de píxels, los efectos en las luchas e incluso la tan criticada censura. Sí, los enemigos mueren en una nube de polvo y monedas. Las monedas van al bolsillo, por lo que no está tan mal. La nube de polvo negro me gusta, porque no molesta cuando tienes alrededor a 10 tíos, y queda muy elegante. ¿Sería con sangre mejor o peor? Ni lo sé, ni me importa.

El apartado sonoro es bastante mejor que el gráfico. Un par de melodías principales para todo el juego, reutilizadas y con distintos arreglos, que no cansan en absoluto, un tema para los establecimiento, “Heavenly Star”, que sencillamente no te podrás quitar de la cabeza, y unos efectos sonoros muy retro que te hacen esbozar una sonrisa y otros que recuerdan mucho a Killer7 (como por ejemplo cuando se nombra a los asesinos al comienzo de los combates clasificatorios).

En cuanto a jugabilidad, el juego entretiene en líneas generales, y yo lo he disfrutado mucho y me lo he pasado genial jugando cada minuto, pero reconozco que es demasiado lineal, demasiado repetitivo y a mucha gente esto le puede cansar y echar para atrás. Afortunadamente, yo con este tipo de juegos me entretengo con mil cosas (como los coleccionables, la ropa…) y no se me ha hecho tan repetitivo. Pero para muchos, sobretodo si juegas la historia de principio a fin sin molestarte en conseguir extras y obtener todos los coleccionables, no es más que un “mata-mata” algo diferente.
El control, por otro lado, es estupendo. Con un par de botones y el movimiento del mando para rematar a los enemigos, se consiguen luchas muy vistosas, muy emocionantes y variadas a medida que avanzas en el juego. La cámara apenas da problemas, y si te acostumbras a moverla entre muerte y muerte, siempre tendrás una visión casi perfecta. En resumen, la jugabilidad es otro apartado a su favor.

Para terminar, hablaré de la duración. Como viene siendo habitual últimamente con los juegos, este juego es, como tantos otros, corto y largo a la vez (ver mi análisis de Umbrella Chronicles). Es corto si vas a por lo justo para pasarte la historia: el dinero necesario para el combate clasificatorio y a luchar contra el asesino. Eso, repetido 10 veces, te puede dar para… ¿8 horas? Pero qué queréis que os diga… a mí la primera partida me ha durado 18 horas. Tienes los 9 trabajos (con sus correspondientes medallas de oro, plata y bronce), las 20 misiones de asesino (con medallas también), 49 bolas escondidas en la ciudad con las que consigues nuevas habilidades, 4 katanas con sus respectivas mejoras, tarjetas, un sinfín de ropa (chaquetas, gafas, camisetas, pantalones y cinturones). En concreto, las camisetas son el gran coleccionable del juego junto a las tarjetas. Las primeras 58 camisetas las puedes comprar en la tienda, por diferentes precios. Las 41 restantes hasta llegar a la camiseta número 99 las encuentras por contenedores repartidos y escondidos por toda la ciudad, lo que te lleva horas encontrarlas. Y por si fuera poco, para la segunda partida tendrás 40 camisetas más en la tienda para comprar. Por otro lado, las tarjetas, con máscaras de luchadores, se encuentran en los combates clasificatorios (5 en cada uno, que hacen un total de 50), pero en la segunda partida aparecen más (tanto en combates como en la ciudad), y en vez de ser máscaras son diseños de arte conceptual, y la cifra aumenta hasta las 150. Total, que entre unas 15 y 18 horas de la primera partida si vas buscando algo más que pasarte el juego de principio a fin, más una segunda partida como mínimo para conseguir el 100%, hacen de No More Heroes un juego muy largo.

En resumen, mucha acción, mucho humor, muy retro, con el famoso toque Suda 51, correcto en todos los aspectos, aunque falla en los gráficos, muy largo, con unos coleccionables numerosos y muy chulos (una de las cosas que más valoro en un juego: los coleccionables). Un muy buen juego con algunos “peros” y que no es para todo el mundo, desde luego. La nota numérica no es lo importante, sino lo que te vaya a gustar o no, las virtudes o defectos a los que cada uno da más importancia, pero como parece que los juegos hay que puntuarlos de 0 a 100 ó de 0 a 10, pongámosle un merecido 8,6.
La decadencia de Umbrella
Nota
8,7

Cinco días después de pillarme el juego, por fin he podido probarlo a fondo con un colega, y aunque me queda mucho por ver y descubrir, por lo que tampoco puedo juzgar demasiado la duración, extras y esas cosas, estoy en disposición de hacer un primer análisis bastante exhaustivo y que sorprenderá a muchos.

Si alguien ha leído algún análisis mío aquí, se habrá dado cuenta de que soy bastante exigente con los juegos (y es que ya son muchos años), sobretodo en algunos aspectos más que en otros, y que mis notas suelen ser más bajas que las de la gente (pero es que para mí un 7.5 también es un notable, no un suspenso). Así pues, aquellos que tuvieran dudas sobre este juego, puede que se sorprendan gratamente como me ha pasado a mí al jugarlo en profundidad.

Empecemos por los gráficos, que son normales y bastante parecidos a lo que nos tiene acostumbrados la Wii. Es decir, gráficos muy buenos, si bien no se pueden comparar con maravillas como Mario Galaxy. Tampoco es mi punto fuerte, la verdad. Mientras sean correctos para el tipo de juego del que esté hablando, me parecen bien. Y los gráficos de RE:UC son correctos y muy interesantes. No sé si será cosa de algunas copias, pero esas caídas de framerate que comenta la gente no han aparecido en mi juego. He jugado de manera completamente fluida hasta en los momentos con más zombies, disparos y explosiones en pantalla. Vamos a darle un 8 a los gráficos.

Sobre el sonido y la música se puede decir que también es bastante correcta. De hecho, no puedo hablar mucho de la música porque queda eclipsada por los efectos de los disparos y los gritos del jugador, jajaja… Si bien es verdad que la música está presente sobretodo en menús, y no tanto durante el juego, como en todo RE. Los sonidos, por su parte, me han gustado bastante. Diferentes efectos tanto de disparo como de recarga para las distintas armas, alientos de zombies ya conocidos, madera y cristales rompiéndose… No sé, todo normal… ¿Otro 8? Por qué no.

La jugabilidad es el gran punto fuerte de este título. Jugarlo solo es entretenido, pero jugarlo en modo cooperativo es bestial. Es el juego perfecto para hermanos, amigos que se acoplan en casa todo el día, e incluso reuniones familiares (siempre es mejor desahogarse pegando tiros con la Wii que discutiendo, jajajaja). Recorrer toda la historia de RE, descubriendo los detalles más ocultos, en la piel de los protagonistas y en un shooter on-rails currado no tiene precio. Tener tantos capítulos (como principales como extra), tantas armas, tantas cosas que hacer y mejorar, da como resultado una experiencia única en los shooters on-rails (sin duda da una patada en la boca a todos los demás juegos del género). Si bien el juego comienza con un par de capítulos algo lentos (el primero es puro tutorial), a medida que avanza el juego, la acción cobra más protagonismo, y llega a su punto álgido en los capítulos de Raccoon City, en los que no ves la manera de acabar con los 15 zombies que te aparecen de golpe en pantalla.

En cuanto al tan cuestionado tema de la duración, que por supuesto era una de las cosas que más me preocupaba, hay que decir que es lo que más me ha sorprendido, y para bien. Obviamente, si “pasarse un juego” lo definimos como jugar la historia principal en modo fácil y al acabarla dejamos el juego, pues sí, el juego dura 4-5 horas. Pero decir que el juego dura 4-5 horas es MENTIR a la gente. Así de claro. El juego consta de 4 capítulos divididos en subcapítulos, y de estos últimos los hay principales y extras. Los capítulos principales en modo fácil te los puedes pasar perfectamente en 4 horas, si bien a medida que avanza el juego, éstos son cada vez más largos. Pero lo que no sabía es que dentro de los capítulos existen subcapítulos extra para 1 jugador que alargan mucho la duración de la historia principal (nunca antes en un shooter on-rails había tantas fases y tan largas, como de unos 15-20 minutos). Eso es modo fácil, en el que te matan unas cuantas veces incluso jugando en cooperativo. Pasarse todo en modo normal y difícil debe multiplicar las horas por 2 y por 3, seguro. ¿Todavía es poco? Muy bien, pues hablemos de las armas y los ránkings. No he desbloqueado todas, pero al seleccionar arma, hay huecos para hasta 15, lo cual no sé si habrá tantas. Aun así, sí que hay muchas, y mejorarlas todas al máximo obliga al jugador a pasarse una y otra vez los capítulos intentando mejorar el ránking para obtener estrellas (que se canjean por las mejoras). Y hablando de ránkings… C, B, A y S, y en modo fácil aún no he pasado de una B (teniendo en cuenta que aún no he repetido ningún capítulo). Conclusión: obtener buenas puntuaciones es extremadamente difícil. ¿Aún se os queda corto? Pues hablemos de los extras. Los archivos que se pueden conseguir son interminables y están podidamente escondidos. Cada capítulo tiene sus archivos, y en total superan la centena. Además, en la pantalla de archivos, encima de éstos, hay huecos que se supone que son desbloqueables (muchísimos también) y no sé ni lo que son porque no he sacado ni uno solo. Con todo esto, se puede decir que estamos ante uno de los juegos más largos del catálogo de Wii. Por lo menos a mí, que me gusta desbloquear todo y pasarme los juegos al 100%, me parece que me va a durar más que cualquier otro juego. En resumen, la duración es sorprendente para ser un shooter on-rails y como juego en general. Lo que parecía ser el gran punto flaco de RE:UC es uno de sus puntos fuertes. Un 9 en duración.

Y ya hablando de otras cosas, por puede ser el control, he de decir que está muy currado. La mira se maneja perfectamente y el movimiento de recargar el arma es muy intuitivo y no entorpece el juego (aunque obviamente la mira desaparece de la pantalla, tras los primeros minutos sabes volver a ponerla donde estaba antes de recargar). Además, el movimiento que mejor pilla el juego a la hora de recargar es también el más real (mover el Wiimote hacia arriba y luego abajo con un movimiento seco). Por otro lado, el juego no te deja vendido con el control de los eventos como dicen algunos sitios, porque la reacción a tus movimientos y pulsaciones de botones es precisa, pero sí te obliga a tener muy buenos reflejos, pues hay muy poco tiempo para salir de ciertas situaciones. Esto se agradece, ya que el juego gana en dificultad pero sin desesperar. La dificultad está muy equilibrada, pues jugando en modo fácil morirás unas cuantas veces pero no encuentras dificultades como para no ver el final o no desbloquear todos los capítulos. No he probado dificultades más altas, pero tiene pinta de que la cosa se va poniendo emocionante y que la dificultad va a ser un reto que alargará la vida del título y que los jugadores experimentados como yo vamos a agradecer.

En conclusión, tal vez sea por no poner demasiadas expectativas en este título, por mentalizarme bien de lo que es un shooter on-rails y lo que me podía encontrar o porque ha sido tan duramente criticado por algunas publicaciones, pero el caso es que me esperaba un juego que, si bien me iba a gustar, iba a ser un juego de 5. Y todo esto ha hecho que el juego me haya sorprendido gratamente a cada instante. Desde la jugabilidad hasta la duración. Como shooter on-rails, no hay nada como RE:UC; es el mejor del género y le da mil vueltas a cualquier otro. Como juego en general, nada que ver con tanto como han dicho: es un juego excelente, largo, interesante y currado. Hay que dar gracias a Capcom por esta joyita para los fans de RE. Es un juego casi de sobresaliente.

Nunca se me habría ocurrido pensar que al hacer el primer análisis de este juego pudiera darle la nota que le voy a dar, sinceramente. Me esperaba mucho menos de RE:UC y creo que nos ha dado un “Zas, en toda la boca” a todos los que lo mirábamos con recelo incluso sabiendo que nos iba a gustar. Pero es que es tan genial… Eso sí, como pasa con todo, si no te gustan los shooter on-rails, este no es tu juego. Así que, a todos aquellos a los que les interesa la nota en un análisis (que nunca es lo más importante):

Como shooter on-rails: 10. El shooter perfecto (para mí). Inigualable. Indescriptible.
Como juego en general: 8.7. ¿Y por qué no se lleva el sobresaliente? Porque también hay que dar un tirón de orejas a Capcom por no haber incluido RE2 en este juegazo. Ya que nos ofrece recorrer toda la saga desde otro punto de vista y descubriendo todos los secretos, metiendo 4 RE en uno, RE2 tendría que haberse incluido. ¿Dónde están Leon y Claire? La única pega. Por lo demás, uno de los imprescindibles de Wii tras Galaxy, Twilight Princesa y Corruption.
Convergencia marítima
Nota
9,4

Un océano grande pero no interminable. Un número alto de mazmorras. Unas misiones secundarias aceptables y varios minijuegos. Un control casi perfecto. Humor por los cuatro costados. Una duración excelente para ser un Zelda portátil.

Estas son las razones positivas por las que le doy a este Zelda una nota tan alta. Hacía mucho que no disfrutaba tanto de un Zelda portátil. Tal vez desde A link to the past. Los Oracle eran muy buenos y novedosos, The minish cap era una pequeña rareza y Phatom Hourglass se parece más a un Zelda de consola de sobremesa.

Primero hay que destacar que por mucho que se le quiera poner la etiqueta de The Wind Waker 2, más que una secuela o continuación es un spin-off de Link y Tetra. Ni búsqueda de un nuevo Hyrule, ni personajes de The Wind Waker, ni siquiera Ganondorf. Pero aun así, y aunque la historia es un pelín floja, te enamora desde el primer momento, desde la primera vez que pones el stylus sobre la pantalla.

Porque es en este punto, en el novedoso control, en lo que Phantom Hourglass podría llevarse el 10. Es casi perfecto. Aunque al principio te extrañe no manejar a Link con un control clásico, moverlo a través del stylus, tocando para interactuar con el entorno, dibujando rutas para las armas arrojadizas y escribiendo rumbos en la carta náutica y otros comentarios en los mapas, es lo que te enamora de este Zelda. Si bien, en algunos momentos tú mismo te tapas la pantalla mientras mueves a Link y las volteretas son algo más complicadas de manejar, todo lo demás es de una sencillez extrema.

Los gráficos y el sonido son los mejores del catálogo de Nintendo DS. Al tomar el estilo de The Wind Waker, cada sitio por el que te mueves es precioso, está muy bien hecho y suena de maravilla (qué alegría oír de nuevo la melodía del juego de GC para navegar). Otras virtudes del juego son los ingeniosos puzzles y situaciones en los que te mete (totalmente nuevos gracias al nuevo control), las 8 mazmorras, una de ellas absolutamente gigante y que tendremos que visitar en hasta 5 ocasiones, un mar grande pero ni mucho menos tan extenso como en GC (cosa que se agradece y todo) repleto de islas que visitar (17 nada menos), un barco con un acertadísimo sistema de cambio de piezas (que te hace gastar horas y horas para conseguirlas todas y probarlas), una duración de unas 30 horas si quieres conseguir absolutamente todo y disfrutar del juego a cada segundo, un secundario (Linebeck) con muchísimo carista, cosa que se echaba en falta en The Wind Waker... Podría estar así horas.

Como aspectos negativos, que también los tiene, lo que he comentado anteriormente de que a veces te tapas la pantalla. El número de objetos, reducidísimo (únicamente 6 armas y espada, y encima 2 de las armas son bombas). No creo que les hubiera costado demasiado meter algún objeto más, o poner alguno nuevo. La historia tal vez no apasione demasiado y el final... bueno... The legend of Zelda los ha tenido mejores.

Y como colofón, un pequeño multijugador online, absolutamente prescindible, por lo que la inclusión de éste sólo puede subir puntos al juego, y no bajarlos.

En resumen, uno de los mejores Zelda portátiles, una compra obligada para Nintendo DS y mucha diversión y espíritu Zelda para disfrutar durante horas.
Mario en DIN-A4
Nota
8,5

Sin idea de pillarme este juego, después de leer críticas, análisis y comentarios de todo tipo, me animé a comprarlo y puedo decir que no me ha defraudado y que ha sido una gran sorpresa.

En primer lugar, porque es un juego que quiere revolucionar con el cambio de las 2D a las 3D pero que a la vez me ha recordado en muchos momentos a los grandísimos Super Mario Bros. y Super Mario World. Niveles, melodías y situaciones te transportan a estos dos juegos y es una experiencia maravillosa jugar a este juego tan revolucionario como clásico. Un ejemplo de esto, los capítulos 1 y 3 (de lo mejorcito del juego).

En contra a estos elogios en cuanto a diversión, tenemos algunos momentos que son todo lo contrario. El capítulo 4, además de ser bastante diferente, también es un poco coñazo. Las pausas entre capítulos, como ya comentaba alguno, te devuelven a la realidad y te recuerdan que esto es un Paper Mario. Son momentos del juego algo lentos y no tienen la misma chispa que los capítulos. Y luego está el soporífero capítulo 6, del que se pueden sacar todos los adjetivos contrarios a "divertido" y que deseas que termine de una vez por todas. Por si fuera poco, tras finalizar el juego, nos hacen repetirlo si queremos completar el juego al 100%. ¿A qué clase de "genio" se le ocurrió este capítulo? Es desesperante.

Y en cuanto a caracterísitcas técnicas y de jugabilidad, los gráficos no pueden ser más simples (es un juego "de papel"), pero a la vez no pueden ser más coloridos y encajan estupendamente con el espíritu del juego. Además, con unos gráficos 3D muy currados, se pierde la magia "retro" que envuelve este título. La música pasa bastante desapercibida, por lo menos para mí. Las melodías están bien pero algunas son muy sosotas. Eso sí, la melodía del primer capítulo es genial, tomada directamente de Super Mario World.

La jugabilidad, como ya he comentado anteriormente, es grandiosa. Es genial cambiar constantemente de 2D a 3D, algo que yo pensaba se daría en momentos puntuales y que, por el contrario, tienes que utilizar todo el rato. Los pixls, como compañeros de viaje de Mario, no tienen el carisma y las posibilidades que los compañeros que tuvo en el primer Paper Mario, pero son bastantes y algunos de ellos ocultos. Esto se intenta compensar ofreciendo el manejo de 4 personajes (Mario, Luigi, Peach y Bowser), pero al final acabas utilizando a Mario casi toda la partida y sólo en contadas ocasiones es necesario y útil utilizar a los otros 3 personajes.

Por último, en el tema de la duración, Super Paper Mario me ha sorprendido grátamente. La historia principal, intentando conseguir todo lo posible en la primera partida y tomándoselo con calma, te dura unas 20-25 horas (algo que no pensaba que llegaría a alcanzar). Los 8 capítulos, divididos en 4 partes, más el recorrido de la ciudad principal, son muy extensos, y a medida que avanza el juego, los capítulos son más y más largos. Por si fuera poco, coleccionar 256 cromos, 96 recetas, 48 mapas, las 200 mazmorras, conseguir todos los pixls y rejugar el capítulo 6 (puaj), hacen que te esperen muchísimas horas de juego una vez completada la historia principal.

En resumen, este juego es uno de los must-have de Wii, algo que no me esperaba. No te defraudará y si te gusta revivir los 80-90 con juegos clásicos, te encontrarás con un juego que derrocha momentos "retro" por todos los lados, pero con innovaciones, como es un Paper Mario sin combates por turnos y cambiar de 2D a 3D constantemente. un juego de notable alto.
Una nueva primera parte
Nota
7,5

No iba a ser una compra pensada, pero a medida que fui viendo imágenes, vídeos y leyendo información, aumentaron las ganas de probar este juego. Y al final lo compré.

Es un juego excelente, sobretodo si no has jugado la versión de Nintendo DS (yo no lo hice). Es diferente y divertido, y recuerda a los grandes de juegos de Nintendo DS, a la filosofía Nintendo.

El apartado de gráficos y sonido es, como viene siendo habitual en los juegos Nintendo, bastante normalito. La música cumple tanto en las operaciones como en los diálogos, cambiando dependiendo del nivel de tensión que se esté viviendo en el quirófano. Los gráficos, muy simples, pegan a la perfección con la estética del juego, y al no ser tan realistas, no se cae en el pecado que hubiera sido que este juego fuera más gore, cosa que tiraría para atrás a muchos, pues resultaría demasiado desagradable operar con un nivel alto de realismo.

La variedad en las operaciones se agradece, sobretodo en la primera mitad del juego, donde las operaciones son variadaas y muchas de ellas posibles en un quirófano real. Los 3 últimos capítulos, en cambio, se centran en la historia del terrorismo médico y la GUILT y acaban siendo una repetición de operaciones anteriores pero con mayor dificultad. Aun así, la diversión está asegurada.

La duración del juego es otro de los puentes fuertes. Aunque a priori dé la sensación de que el juego va a ser corto, nos encontramos con 6 capítulos con una media de 6 operaciones en cada uno, además del capítulo Z, con un personaje alternativo (5 operaciones) y, al acabar el juego, una serie de desafíos de dificultad extrema. Dependiendo del nivel de dificultad en el que comiences a jugar y de tu habilidad, la historia da para unas 10 horas de juego. Pero luego tiene gran rejugabilidad si quieres completar las cerca de 50 operaciones en total en los 3 niveles de dificultad. Además, las operaciones finales tras pasarte el juego son extremadamente complicadas y no puedes bajar la dificultad.

En resumen, Trauma Center: Second Opinion es un juego muy entretenido, diferente y que se disfruta mucho, pero supongo que habiendo jugado la versión de Nintendo DS pierde algunos enteros. Yo creo que es compra obligada para aquellos que, como yo, esperaban tener nuevas experiencias con Wii y Nintendo DS, y que han disfrutado de lo lindo con juegos como Phoenix Wright y Wii Sports.
Kombate klónico
Nota
7

No todo podía ser perfecto. Más de 60 personajes, más de 30 escenarios donde luchar, un modo Konquista bastante bueno, un editor perfecto, unos gráficos decentes... Pero tiene algunos puntos negros, que pueden echar para atrás.

En primer lugar hay que mencionar que es una delicia poder jugar con los 62 personajes aparecidos en toda la saga, más la nueva Khameleon y el personaje creado por ti en el editor. También es fantástico poder contar con 30 escenarios aproximadamente (vamos, que puedes probar a todos los personajes y no repetir arena) grandes, destructibles, muy detallados, con armas, y muchos de ellos con Fatalitys de escenario y con varias zonas.

El editor de personajes es perfecto. Tiene infinidad de posibilidades y combinaciones para crear un luchador como quieras. Es donde más gastarás el dinero que ganes en el resto de modos comprando nuevas ropas, caras, accesorios y ataques. Otro acierto, comparando con Deadly Alliance, el último MK que salió para una consola de Nintendo (obviamos, por tanto, Deception), es la unificación de las monedas. Se acabó tener 6 tipos de moneda para comprar extras en la Krypta o en el editor. Ahora la moneda es única, y es más fácil conseguir aquello que tanto ansías comprar.

Esto tiene el primer punto negativo: en la Krypta no acabarás comprando nada, pues al conseguir todas las reliquias en el modo Konquista, se desbloquea entera. Por lo menos, así puedes gastar todo tu dinero en el editor, donde necesitas millones de monedas si quieres comprar todo. Y hablando del modo Konquista, está muy currado, es bastante largo (entre 8 y 10 horas la primera partida si no eres muy hábil) y recompensa estupendamente. Sin emabrgo (y aquí está uno de los problemas principales del juego) es que al ser tan fácil y rápido desbloquear la Krypta, el juego se queda muchísimo más corto que MKDA, aunque cuente con el clásico modo Arcade, el moso Resistencia y el Kombate Motorizado (sin duda, el mejor extra del juego junto con el editor). Éste último modo, con 10 coches y 5 circuitos, es de lo más divertido, también te permite reunir monedas y es bastante completo para ser un extra en un juego de lucha.

Al hablar de los datos técnicos, hay que decir que los gráficos son bastante normalitos, como nos estamos acostumbrando a ver en Wii. Esto no es necesariamente malo, todo depende de los gustos de cada uno. La música está bastante bien, con un gran número de melodías en todos los modos. Y el control es algo malo. El juego no distingue bien los movimientos del mando. Un semicírculo inferior a la derecha lo confundirá muchas veces con un movimiento izquierda-derecha, y a veces hasta con un movimiento abajo-arriba. Esto hace que en las luchas acabes haciendo movimientos especiales al azar, a no ser que utilices el mando clásico, el de Gamecube o realices los movimientos con el stick y la cruceta de los mandos de Wii (se agradece esta posibilidad). En los fatalitys esto se complica aún más, y resulta tedioso encadenar unos cuantos movimientos y un fatality al final. Además, se echa de menos el poder hacer el fatality característico de cada personaje. Al final todas las peleas acaban casi igual. Una pena.

En resumen, buen juego e imprescindible para fans de la saga como yo. Pero es demasiado corto (mucho más de lo que esperaba) y el control de Wii no se ha conseguido muy bien. Yo lo disfrutaré durante muchos meses, pero no tanto como MKDA. Y al final, la innovación, la acabas desechando por un control más clásico.
Goles con el sello de la casa
Nota
7,5

Me esperaba mucho menos de este juego. De hecho, no probé el de GameCube, y éste me lo compré por la escasez de juegos que me interesaran. Y me he encontrado con un buen juego. Divertido, fresco, difícil y de duración aceptable.

Una de las cosas que más me preocupa es la duración de los juegos. Mario Strikers Charged Football es más largo de lo que esperaba debido a su dificultad. Ésta es la segunda cosa que más me preocupa de un juego: suelen ser demasiados fáciles. Y es lo que esperaba; un juego fácil. Ni mucho menos. Para los que no hemos jugado al anterior, éste es un juego bastante complicado, lo que aumenta la durabilidad. Pero peca de ser demasiado difícil en algunos momentos, cosa que puede llegar a ser desesperante y llevar al abandono del juego. La primera copa es fácil, la segunda empieza a complicarse, y la tercera es absolutamente desquiciante.

Esto es un problema para aquellos que no se les dé bien esto de los juegos. Y es que estamos con lo de siempre: parece que va dirigido a un público infantil, pero a ver qué niño es capaz de ganar a la CPU cuando, literalmente, acabas jugando 1 contra 4, acribillándote a faltas, con un portero inútil en tu meta y un súperarquero en la contraria. Vamos, que llega a ser demasiado difícil.

Los gráficos, bien en general. Lo suficiente para un juego "Mario" en el que prima la jugabilidad. La música muy flojita, pues se ha puesto un poco más de empeño en los efectos. Hay momentos en el partido en el que apenas se oye una suave melodía, bruscamete interrumpida por las fuertes guitarras cuando haces un supertrallazo.

La Copa Goleadores, el modo para un jugador (o más en cooperativo) es largo por su dificultad, y es entretenido, aunque puede llegar a cansar. Las Situaciones Límite están muy bien como método para obtener los extras para los partidos "versus", pero algunos son tan complicados que habrá gente que no lo vea todo. El modo "versus", llamado Dominación tiene mucha variedad de opciones, y sin duda es el más divertido por los piques con los amigos. Y luego está el modo online, que no lo he probado. Que juzguen los demás.

En definitiva, un juego que me ha sorprendido gratamente en algunos aspectos y que invita a dejarlo en el cajón en otros. Extremadamente divertido con amigos, extremadamente difícil y más largo de lo que se puede pensar al principio. El catálogo actual de Wii convierte a Mario Strikers Charged Footbal en una compra casi obligada.
El hotel de la oscuridad
Nota
9

Desde que lo oí anunciar hace ya un par de años, tenía ganas de probar este título. A medida que iban soltando detalles, mis ganas aumentaban. Y después de probar un juego como Phoenix Wright y ver que funciona la fórmula, sabía que Hotel Dusk sería uno de los imprescindibles de la DS.

Una buena historia, cuidada, y con muchos detalles. Un juego relativamente "largo", de 15 horas más o menos atascándote un poquito. Gráficos 3D que cumplen en los decorados y 2D para los personajes absolutamente fabulosos, que les dan auténtica vida. Muchos puzles, más sencillos y más complicados, pero en ningún momento te atascas mucho. El uso de la pantalla táctil es de lo mejorcito, aunque se podrían haber incluído más puzles con el micrófono (y lo de cerrar la DS para otros, un acierto). Las melodías, más variadas de lo que pensaba, aunque las que suenan con acciones muy comunes, te cansas de oirlas.

En general, un juego casi perfecto, distinto, elaborado e imprescindible del catálogo de Nintendo DS. Compra obligada (siempre que te gusten las aventuras gráficas y tengas claro que es un juego lento y con mucha lectura).

Una segunda parte sería genial.
El DBZ más completo y jugable
Nota
7,8

Es el primer juego que compro de Dragon Ball. Si he de ser sincero, lo compré porque había pocas novedades que me interesaran del catálogo de Wii. Y de paso, para recordar aquellos tiempos en los que veía la serie y la comentaba con mis amigos en el colegio al día siguiente.

¿Y qué me he encontrado?

Me he encontrado con un juego bastante fiel a la serie. Con unos gráficos que cumplen para tener esa magia de Dragon Ball. No son gran cosa, son gráficos de la antigua generación, pero para mí lo importante es lo que me ofrece el juego. Y el juego ofrece luchas épicas, rápidas, variadas y emocionantes. Con un número impresionante de personajes, con sus transformaciones y todo eso. Muchos de ellos, ni me acordaba. Otros, me han traido grandes recuerdos.

El control, bien y mal. Mal si lo que quieres es utilizar el mando de Wii. Es bastante complicado (sobretodo al principio), y no es gran cosa (mover el nunchuk al tuntún un poco y hacia atrás, adelante y los lados el Wiimote). Me gusta más jugar con el mando de Gamecube. Es más sencillo.

La curva de dificultad es bastante buena. Empiezas con combates sencillos (si te has pasado el tutorial antes) y acabas tirándote de los pelos y gastando intentos si quieres pasarte las última dificultades del Torneo Dragón.

La música, de lo peorcillo. No son canciones originales de la serie, y la mayoría no tienen mucha acción, para ser acordes con las peleas. Pero, sinceramente, no me fijo mucho en la música mientras lucho.

En cuanto a duración, el modo historia es bastante largo y me ha gustado cómo va recompensando poco a poco y sin pausa. Los modos Batalla Z y Torneo Dragón complementan perfectamente a Avetura Dragón; y el multijugador es, simplemente, correcto (puedes variar un par de opciones y jugar con 1 personaje, parejas o grupos de hasta 5).

En resumen. Si no te importan los gráficos, y quieres un juego largo, con muchos personajes con los que lugar, y te encanta Dragon Ball, no está mal este juego para empezar la andadura de Goku en Wii.
¡Protesto, señoría!
Nota
8

Eso es porque hay varias versiones europeas, para distintas zonas. La que yo tengo es para España, Alemania e Italia, pues contiene esos 3 idiomas. De hecho, yo lo que no puedo elegir es ingés ni francés.

La tuya debe ser la versión de Reino Unido-Francia.

En cuanto al juego, voy por el segundo episodio, en el juicio; y me ha sorprendido gratamente, aunque me da que es algo corto. Por lo menos es algo diferente, fresco, y se nota que se ha cuidado bastante.

Notable alto.
El Mario más grande
Nota
10

Poco más que añadir. Si empezaste en esto de los videojuegos con Super Mario Bros, es compra obligada. Se valora más el juego con la edad, no como alguno que dice lo contrario sólo por decir.