Ir al contenido

publicidad

Dante_777

Miembro desde 23 abr 2004
Desconectado Última actividad Privado
vida restante: 100%

Reanálisis

Un paso hacia el futuro
Nota
8,5

Tras el controvertido Final Fantasy XIII llega esta secuela directa que cambia en muchas cosas; en este pequeño reanálisis voy a comentar estos cambios para ver en qué se ha ganado (o perdido).

En primer lugar hablamos de lo principal: el desarrollo del propio juego. En FF XIII sin duda lo más criticado fue que consistía únicamente en avanzar por los escenarios sin otra cosa que hacer que pelear y ver secuencias de video. Afortunadamente la cosa ha mejorado considerablemente: ahora hay exploración de escenarios (adiós a los escenarios rectos y pasilleros, ya son bastante más complejos), gente con la que hablar, puzzles, amplia libertad de movimientos, sidequests… vamos, todo lo que se puede esperar de un JRPG de este tipo. Gracias a ello el desarrollo general del juego se hace mucho más variado y ameno.

Eso sí, se echa en falta un mayor número de pueblos y ciudades. Sólo hay una ciudad como tal (aunque es como cualquier mazmorra pero sin enemigos… nada de entrar a casas, tiendas y eso), más algunas localizaciones con pequeñas zonas habitadas, y esto es una pena. Aparte, como el juego trata de viajes en el tiempo y demás, hay una evidente reutilización de escenarios… si bien esto tiene una clara parte positiva pues resulta muy interesante ver cómo cambian los lugares con el paso del tiempo.

Por otra parte, se nota que el peso del argumento en el global del juego se ha reducido considerablemente, y en parte lo ha hecho también su calidad. La historia de FF XIII-2 es más simple que la de su precuela, y a mi juicio tiene menos chicha: le falta misterio, giros sorprendentes y cosas del estilo. Los personajes sí están al nivel del primero, pero se nota que sólo son dos protas y que el plantel de secundarios tampoco es que sea muy amplio.

El sistema de combates se ha mantenido invariable, primando el uso de roles con la formación adecuada en cada pelea. Lo que pasa es que, al menos por la impresión que he recibido, los enemigos de todo el juego en general no exigen que te luzcas mucho con las estrategias. En FF XIII yo hacía auténticas virguerías en los combates, con continuos cambios de formación, lo que le daba un grandioso toque táctico y frenético a partes iguales. Pero ahora me he encontrado con que casi todo se saca con tu grupito de formaciones más usadas.

El principal cambio en este apartado es que, junto a los dos protas, podemos hacer que pelee un monstruo que hayamos reclutado previamente. Este aspecto le da mucha vida al juego, pues hay todo un proceso para capturar monstruos, entrenarles y transferir habilidades de unos a otros.

En el tema gráfico vuelve a ser de lo mejor del género, con el añadido de que ahora el diseño de escenarios no da vergüenza ajena. De la BSO digo lo mismo que dije en el reanálisis de FF XIII: es buena, se nota mientras juegas, pero a los pocos días de acabar el juego no me acordaré de ningún tema en concreto.

Como ya mencioné, esta vez podremos hacer muchas más sidequests, y de otros tipos aparte de pelear contra bichos fuertes. Desde el mismo principio del juego iremos encontrando gente que nos mande diversos trabajillos para conseguir recompensas, y además existe un buen número de zonas opcionales que podremos explorar y algunos minijuegos para alargar considerablemente la vida de este título. Penosamente, existen otras muchas sidequests… en forma de DLC. Lo que antes venía dentro del juego, ahora toca pagar aparte por ello. Yo no he jugado a ninguna de ellas, así que no puedo decir si merecen la pena o no.

En definitiva, estamos ante un juego que arregla parcialmente los grandes defectos de su antecesor, contando con un desarrollo más variado pero perdiendo fuerza en el aspecto argumental. Si te gustó el primero, éste te gustará también… pero en cualquier caso aún le falta camino por recorrer a Square para alcanzar los niveles de calidad de antaño.

Algunos datos de mi partida:

-Duración: 67 horas.
-Conseguidos 1000 G. en logros.
-Obtenidos los 160 fragmentos.
[Reanálisis] El pueblo de la redención y la condena
Nota
6

Voy a realizar un pequeño análisis de este juego para mostrar porqué lo considero un tanto mediocre.

Aspectos positivos:

-La exploración sin duda es lo (único) bueno, con interiores al estilo de los primeros SH aunque más pequeños, y sobre todo una enorme ciudad con mil cosas por hacer en ella incluyendo varias sidequests, una gran novedad en la saga. Está muy bien llevada, y es lo que salva a Downpour de convertirse en un truño de los gordos.

Aspectos engativos:

-La ambientación, que ni da miedo ni lo pretende. Es genérica, y sólo puede ofrecer algunos sustos. Una auténtica pena; Silent Hill, quién te ha visto y quién te ve.

-El "otro mundo", una inmensa cagada el sustituir aquellas fases de exploración terrorífica por carreras contra una estúpida bola de vacío que aún no se a cuento de qué viene. Realmente lamentable.

-Los combates, anticuados, toscos y sosos. No tienen chicha y encima funcionan de pena. Responden mal a tus órdenes, no enfilan bien al enemigo y la cámara no para de hacer extraños. Menos mal que los enemigos son lentos, torpes y previsibles, sino sería un juego dificilísimo.

-Técnicamente es normalito, pero sufre de ralentizaciones cada vez que se carga datos o salta el autoguardado.

-El autoguardado, que no te deja guardar puntos concretos de la aventura y, lo que me parece gravísimo, tiene bugs: a veces no guarda aunque te dice que sí. Esto es inadmisible.

En definitiva, estamos ante un juego normalucho tirando a malo que se salva por el factor exploración. De survival tiene poco y de horror, sólo el que te provoca cuando te encuentras que tu partida no fue salvada correctamente. Sin duda el peor SH de la saga principal con diferencia. Ojalá que los futuros levanten el vuelo...

Algunos datos de mi partida:

-Me lo pasé dos veces (14 horas la primera, 12 la segunda).
-Obtuve todos los finales menos el especial.
-Completé todas las sidequests menos la extra.
-Obtuve 650 G en logros.
Camino a la locura
Nota
6,5

Voy a hacer un breve análisis del juego pero aclarando antes que en mi caso es para la versión de PC. Lo escribo aquí porque dicha versión no cuenta con ficha en la base de datos de Meri. Esta versión tiene dos claras ventajas sobre la de PS2:

-No hay censura.
-Para las ejecuciones se implmentó un sistema de movimientos de ratón que te exije simular las acciones del prota. Es, salvando las distancias, como lo de la Wii. Ayuda bastante a la inmersión.
-Y aparte, que yo no he visto un solo bug como se menciona en el análisis de la web.

En cualquier caso, he de decir que este Manhunt 2 no me ha maravillado como el primero, ni mucho menos. Quizá sea en parte porque la experiencia tan original de aquél ya no te puede impactar de la misma manera (sinceramente, creo que hay juegos que no deben tener secuela, y Manhunt tuvoq ue ser uno de ellos).

Pero también es por el cambio en el mismo desarrollo de la aventura. En líneas globales podríamos decir que se ha vuelto bastante arcade. Está mucho más enfocado a la acción, te permite ir a lo bestia casi durante todo el juego. En el primer Manhunt, las cosas se debían hacer con mucha calma: yendo despacio, sin hacer ruido, comprobando una y otra vez las rutinas de los enemigos para calcular tu ataque y realizarlo de la forma más rápida y precisa posible. Porque el fallo tenía consecuencias muy negativas.

Sin embargo, en Manhunt 2 esto no ocurre. El juego te invita a ir a saco, con un abuso de las armas de fuego brutal e incluso sin ellas te puedes defender sin mucho problema. Es fácil salir de las situaciones comprometidas liándote a tortas o en el peor de los casos, echando a correr. Elaborar estrategias es completamente innecesario. Y aparte de todo esto, es que el juego es bastante facilón. Por ello, se han perdido las principales características que hicieron grande al Manhunt original, y es una verdadera lástima.

Por lo demás, creo que no merece la pena entrar a describir los diferentes apartados puesto que es idéntico al primero. Se ha aprovechado prácticamente todo.
Gatos parlanchines y dioses cabreados
Nota
6

Buen intento por parte de Konami de hacer un juego de acción que rivalice con los Devil May Cry y God of War, pero el resultado ha quedado muy lejos de aquellos. Ni siquiera está a la altura de los Rygar o Chaos Legion (quizá el juego al que más se parezca). Entonces, ¿es recomendable? Bueno, digamos que si ya has jugado a todo eso, te va el género y no eres muy exigente, sí le podrías sacar provecho.

La jugabilidad tiene su toque original en que iremos acompañados de uno o dos aliados que pelean como nuestro personaje, y con los que podremos hacer combos usando a los enemigos en plan balón de volleyball. La cosa consiste en golpear al enemigo hasta aturdirlo y poder lanzarlo por los aires. Entonces, si hay algún aliado cerca lo recogera, golpeará un poco, y se lo lanzará al otro o a tí para repetir el proceso hasta que podamos. Esto tiene su punto porque hay que dar con el timing adecuado mientras vigilas que los enemigos cercanos no te golpeen y te hagan romper la cadena. A la larga quizá se haga repetitivo pero al menos en mi caso no puedo decir que se convirtiera en algo cansino.

Además, el hacer largas cadenas va subiendo un indicador que te permite hacer ataques especiales cada vez más fuertes, tanto tú sólo como ayudado por tus compañeros. En definitiva, se podría decir que jugablemente es casi de notable. Le falta esa sensación de estar todo más pulido.

Aunque en este tipo de juegos no es de las cosas más valoradas, tengo que decir que el guión es lamentable. El argumento y los personajes en sí mismos son simplemente pasables, pero el guión... bufff. Algunos situaciones son de traca y sobretodo las conversaciones son totalmente penosas, cualquier juego infantil contiene mejores diálogos. Quda también bastante desaprovechado el tema de los dioses, que cuando aparecen no son más que bestias grandotas. No hablan, no hacen nada.

Gráficamente es lo que se puede ver: una chufa. Los escenarios son simplones a más no poder, totalmente vacíos y muy feotes. Al menos la música es buena, de hecho es lo mejor del juego y destaca entre la mediocridad claramente. Luego he investigado y parece que está hecha por gente que ha trabajado en los Castlevania y Suikoden, eso lo explica.

El juego se estructura en misiones en las que avanzaremos por escenarios repletos de enemigos hasta llegar al correspondiente jefe de fase. Estas peleas suelen ser más diferentes y requieren de descubrir el procedimiento adecuado para superarlos. A partir del capítulo 6 se pueden rejugar misiones a nuestro antojo, incluso pudiendo varias los personajes que controlamos o nos acompañan (aunque a mi sinceramente el juego nunca me incitó mucho a ello, no se me hizo muy rejugable) y de este modo conseguir puntos para mejorar a nuestros personajes. Podemos aumentar sus capacidades o equiparlos mejor. Puede ser neceario porque el juego es bastante exigente incluso en nivel fácil, que es al que yo tuve que recurrir a los pocos capítulos.

Algunos datos de mi partida:

-Duración: 11 horas.
-Obtenido un rango global de B.
-Visto el final normal.


Imagen Enviada
Cuando el rol no acaba en Final Fantasy...
Nota
9,3

Más vale tarde que nunca, así que en pleno 2011 he completado este juego tan valorado dentro de la saga como desconocido al no haber llegado nunca a Europa. Y voy a comentaros mis impresiones pensando especialmente en quienes dudan si jugarlo o no.

Comenzamos diciendo que la tercera entrega tiene un desarrollo estructuralmente bastante distinto a todos los demás Suikoden. No encarnaremos a héroe de esos mudos, sino a tres personajes (más un cuarto extra opcional) con voz y voto en todo lo que pasa. El juego se divide en capítulos, teniendo cada uno de estos héroes dos o tres que podremos jugar en el orden que queramos. Llegados a cierto punto estos "caminos" se unirán y quedarán otros dos capítulos para completarlo.

Todo esto permite contar la historia de una forma grandiosa, mostrándonos las cosas desde diferentes puntos de vista y haciendo que seamos capaces de ir montando las piezas nososotros mismos. El resultado es que un argumento que por sí sólo es simplemente bueno pasa a ser genial por la forma en que está relatado. Personalmente diría que Suikoden 3 cuenta con la mejor historia de la saga sólo superado por la de la quinta entrega.

Como no podía ser de otra forma, el nivel de los personajes es sobresaliente como siempre. A esto se ha de sumar lo que comentaba antes, que se ha sustituido al héroe mudo por otros tres totalmente definidos, lo que compone un plantel aún más consistente.

En las batallas he encontrado sin embargo el gran punto débil del juego. En primer lugar, tengo que decir que Suikoden 3 es un juego muy tramposo; está demencialmente plagado de momentos en los que una batalla ha de transcurrir tal como dice el guión. O casi, pues aunque algunas de ellas sí se pueden "ganar" el resultado al final será el mismo que si eres masacrado. Que este tipo de cosas pasen ocasionalmente, vale, pero es que aquí se abusa de este recurso y como digo se acaba haciendo molesto. Bueno, molesto es en las batallas normales. En las estratégicas es simplemente horrible pues no sabes si vas a perder a alguna de tus 108 Estrellas para siempre. Pero bueno, es lo que hay.

En segundo lugar comentaré ciertos aspectos que no me han gustado nada sobre cada tipo de batallas:

-Las batallas normales cuentan con un sistema de parejas que es una enorme cagada: las órdenes se dan para dos personajes... y no vale más que para molestar y limitar. Sinceramente es que no le veo el más mínimo sentido, si al menos hubieran metido cosas como que si emparejas a un guerrero con un mago y el primero protege al segundo de ataques mientras prepara su magia, pues oye, el sistema te podrá gustar más o menos pero tiene un propósito. Pero, ¿y aquí, de qué vale? Al menos suelen plantear cierto reto, no como las de los Suikoden 4 y 5 que eran un completo paseo tanto en enemigos normales y jefes.

-Las batallas estratégicas... en fin, aparte de lo ya comentado, yo es que no les veo la estrategia por ningún sitio. Antes (y después) tenías distintos tipos de unidades y requería pensar muy bien como distribuirlos, porque por ejemplo atacar a la caballería con infantería era un suicidio. Ahora me encuentro con que se ha reducido todo a batallas igual a las normales pero limitadas y descafeinadas. Y encima se pierde la percepción de estar en una guerra pues mayormente usas los personajes reclutados, no un ejército.

-Los duelos: poco ha variado salvo que son horriblemente fáciles, todos y cada uno de ellos. La razón es que prácticamente te telegrafían su próximo movimiento con esos comentarios tan evidentes. Al menos en los otros juegos recuerdo que no era ni mucho menos tan sencillo adivinar qué iban a hacer, e incluso creo que en más de una ocasión te "engañaban". Así pierden toda emoción.

Gráficamente se mantiene bastante bien, de hecho si no me atrevo a decir que se ve mejor que Suikoden 4 y 5 es porque a estos los jugué hace bastante y no recuerdo bien... pero si no los supera, al menos los iguala. La BSO es bastante buena y contiene varios temas memorables. Os recomiendo escuchar el de Vinay del Zexnay, se ha colado directamente entre los mejores de mi lista de favoritos.

En cuanto a sidequests está en la línea del resto de la saga: reclutar a las 108 Estrellas del Destino y realizar un montón de pequeñas cosas (como decorar el castillo, ver escenas en los baños o recopilar libros, recetas de cocina...). Una novedad es que podremos encontrar obras de teatro tipo Romeo y Julieta para luego interpretarlas con nuestros personajes, lo cual es especialmente divertido si usamos a los más mantas sobre el escenario XD Eso sí, sigo echando en falta alguna sidequests de mayor entidad; hay una media docena de mostruos especiales pero tampoco dan mucho de sí.

A modo de resumen quiero acabar por recomendar este juego a todos los amantes de los RPG's clásicos, pues es de un gran nivel y tiene una historia contada magistralmente. Aunque sea un poco tramposete, se le acaba perdonando pues en todo lo demás te hace disfrutar de lo lindo. ¿Es el mejor de la saga? Bueno, yo sigo prefiriendo el segundo, y el quinto lo veo a la par. Pero es de sobresaliente fijo.

Algunos datos de mi partida:

-Me duró 73 horas.
-Completé todos los capítulos, incluídos los de Thomas y el extra al acabar el juego.
-Recluté a las 108 Stars.
-Elegí a Chris como líder.
-Mi grupo preferido se formaba por Chris, Estella, Juan, Sarasai, Futch y su dragón Bright.
-Acabé con estos personajes en torno a nivel 60.


Imagen Enviada
Tres héroes y un destino
Nota
8

Dado que esta generación no nos está ofreciendo RPGs japoneses en cantidad, y la mayoría de los que hay son bastante convencionales más allá de su calidad, se recibe con un buen agrado este Resonance of Fate; juego que se juega de forma diferente y se cuenta de forma... rara.

Porque a pesar de lo novedoso del sistema de combates y de exploración del mundo, realmente lo que va a chocar a mucha gente es la forma en que se nos cuenta la historia. El argumento se desarrolla con pequeñas escenas entre capítulos y misiones, y se da al jugador la responsabilidad de encajar todas esas piezas. ¿Es esto malo? Pues depende de cómo se implemente, y en mi opinión he de decir que se ha hecho bastante mal. No es que el juego sea parco en explicaciones y requiera de cierta habilidad del jugador para comprenderlo; es que directamente pasan olímpicamente de explicar muchas cosas, importantes o no tanto, y por ello te queda una sensación muy negativa al acabarlo. Si recurres a internet para rellenar agujeros, verás que no encontrarás explicaciones a tus dudas simplemente porque no las hay. Sólo hallarás teorías que encajarán mejor o peor... pero por muy curradas que estén, y por mucho que aparenten una total verosimilitud, nunca estarás seguro de que sean lo correcto.

Como puedes imaginar, no me quejaría de todo esto si no estuviéramos ante una historia intrigante de verdad, que nos sitúa en nuestro propio mundo en un futuro muy lejano. En él, la gente vive recluída en una especie de gigantesco edificio artificial que en sí mismo es un dios por la total influencia en las vidas de las personas, algunas de las cuales no están por la labor de continuar en esa situación. A destacar también el sentido del humor made in Japan del que se hace gala, que aunque se repita un poco, viene bien para cambiar el chip de vez en cuando.

No es sólo la historia lo que está poco explicado; también este mundo está bastante desaprovechado. Poco sabremos de su origen, de su funcionamiento, de quienes lo construyeron... y es una auténtica pena, da la impresión de que con un mayor trasfondo habría ganado enteros.

Nuestros personajes son unos cazarrecompensas que poco a poco se verán metidos en un fregado mucho mayor que además atañe a su propio pasado. En el cual, para variar, también nos tacañearon explicaciones. También tienen cabida un buen número de secundarios que cumplen su papel a la perfección ya sean más o menos importantes, y aunque tampoco se les dió un gran trasfondo, son bastante recordables.

Llegamos a uno de los puntos fuertes del juego, los combates. Es tan difícil explicar su funcionamiento que no puedo más que recomendaros que los probéis, porque al menos yo ni viendo vídeos me imaginaba cómo iba a ser la experiencia jugable. Lo que sí os puedo comentar es, aparte de su originalidad, que requieren de un proceso de aprendizaje laborioso, pues están dotados de una notable profundidad. Más de la que aparenta en las primeras horas, creedme. A mi me costó lo suyo pillarles el truco. Y otra cosa es que permiten jugar de distintas formas, tanto que dos personas diferentes os podrían hacer creer que no jugaron al mismo juego. Pero casi todos te dirán que son un soplo de aire fresco además de divertidos.

Como soy un poco quisquilloso, le he sacado algunas cosas que a mi juicio se deberían haber incluído, como más y mejores formas de atacar a varios enemigos de una vez (aunque sólo fuera para agilizar combates en los que eres claramente superior), un sistema de acción más "justo" (por ejemplo, cuando tú mueves UN personaje, la máquina mueve a TODOS los enemigos), un refinamiento de las acciones de héroe que permitiera cambiar de objetivo con mayor eficiencia (tienes que ir pasando de uno en uno hasta llegar al que quieras, perdiendo tiempo de ataque, y a veces la cámara hasta te impide llegar a seleccionarlo) y alguna otra cosilla de menor importancia.

La exploración del mapamundi se reduce a ir desbloqueando el espacio con células, acción que además descubre posibles tesoros escondidos. De explorar ciudades poco hay que hablar ya que sólo hay 3 y son muy pequeñas, de dos o tres pantallas. Y las mazmorras, aunque sean más grandes, pues casi que lo mismo. Se componen de cierto número de habitaciones pensadas para combatir y poco más como abrir algún cofre. Entre que visualmente no destacan y que no se interactúa con ellas más que para aprovechar en las peleas elementos como muros o rampas, no merecerá la pena detenerse mucho rato en ellas. Un punto que encuentro tan molesto como absurdo es que no se pueda acceder al menú dentro de las mazmorras, incluso aunque no estés en medio de un combate. ¿Quieres cambar de arma y te tienes que salir de la mazmorra? Estúpido.

Gráficamente está a buen nivel aunque tampoco se ha explotado en exceso, pues los escenarios no están para eso. La música cumple de sobra, aunque sinceramente de éste compositor se podría esperar bastante más. Me he acabado el juego dos veces y no hay un sólo tema que vaya a recordar especialmente.

El juego se desarrolla por capítulos, y dentro de ellos por misiones. En cada capítulo deberemos terminar una o más misiones obligatorias para avanzar en la trama, y aparte podremos cumplir con otras opcionales que nos encarguen las gentes del lugar. Todas nos permitirán ganar dinero, objetos y fama como cazadores. Casi todas las obligatorias requieren visitar una mazmorra y enfrentarnos a un jefe final. En cuanto a sidequests, lo cierto es que hay poco y predecible. Tenemos la típica Arena para pelear (más), algunas peleas (más) contra enemigos especiales que van surgiendo por el mapamundi... y practicamente eso es todo. Bueno, y tras llegar casi al final del juego desbloquearemos una pequeña mazmorra extra con enemigos mucho más duros y uns sorpresilla al final.

Para ir acabando, se trata de un RPG atípico recomendado para quienes busquen cosas diferentes y que supongan un cierto reto. Lástima que una historia tan interesante no se desarrolle como es debido, y creedme que no estoy pidiendo que me lo den todo mascadito... pero es que esto es algo que roza lo exagerado, para el dejar tantas cosas en el tintero ha supuesto que la consideración del juego se quede en un notable cuando perfectamente podría haber alcanzado el sobresaliente. Dejo algunos datos de mi partida:

-Duración de 110 horas totales tras dos partidas (la primera fueron 69).
-Obtenidos 970G en logros.
-Completada la Arena con una estrella en todos los niveles.
-Personajes en nivel 230 (100-100-30).
-Completado Nunca Jamás.
-Completadas todas las misiones opcionales.


Imagen Enviada
El nacimiento de los Elegidos
Nota
9

No fueron pocas las críticas que siguieron a los defectos (y cambios que más de uno tomaba como defectos) de Final Fantasy XII. Para que luego digan que las compañías no escuchan a los usuarios, la siguiente entrega de la saga claramente demuestra que al menos en este caso Square sí lo hizo, mejorando los aspectos antes citados. El problema es que varios de los otros, de los que nadie se quejó antes y se daban por buenos, parece que no contaron con tanto esfuerzo de trabajo... y como se verá en este análisis, serán ahora los herederos de las críticas.

El mayor problema que tiene Final Fantasy XIII, y que nunca tuvo un juego de la saga, está en su estructura, en su mismo desarrollo. Por un lado tenemos una total linealidad, que en sí misma no debería ser un defecto como ya se vio en Final Fantasy X... sólo que aquí no hay razón argumental ni de otro tipo que la justifique y además no se puede volver atrás salvo al final (con la inmensa putada de que muchos de los escenarios visitados quedan permanentemente bloqueados sin motivo alguno). Por otro, la falta de variedad. El que no haya ciudades sí es perfectamente justificable por la historia (aunque sigo pensando que algo se podrían haber inventado... si es que hubieran querido), pero es que aparte de avanzar, pelear y ver escenas no se hace nada de nada. No hay puzzles, no hay apenas gente con la que hablar, no hay interacción con el escenario... esto sí se pudo haber trabajado mucho más. Y por último, y para acrecentar todo lo anterior, tenemos el diseño de escenarios. Pasilleros en extremo y con avaricia a excepción de una única área abierta en todo el juego, sólo en contadas ocasiones se nos presentará un pequeño desvío en el que poder buscar un tesoro. Pienso que de haberlo hecho de otro modo, la linealidad y falta de variedad que comenté antes se habrían notado muchísimo menos.

Se podría decir que estamos ante una simplificación estructural de las características de la saga o el género, aunque lo que le salva es que esa sensación de linealidad al final dependa totalmente del jugador. Habrá quien se aburra a las cinco horas y habrá quien, gracias a las bondades del juego, no se vea afectado por ello y lo disfruté como otro cualquiera. Afortunadamente yo fui de los segundos, y a continuación explicaré porqué.

Uno de los pilares del juego se encuentra en el argumento, y he de decir que me ha fascinado por completo, hasta el punto de que lo considero el segundo mejor de la saga tras el de FFX. Ya desde el principio te ves metido en el fregao sin explicación alguna, y poco a poco vas descubriendo todo lo que ocurre en un mundo en guerra donde las personas viven con el miedo a una especie de seres sobrenaturales de los que a la vez dependen casi por completo. Si bien es cierto que justo en el tramo final la historia pierde un poco de fuelle gracias a ciertas acciones de los personajes contradictorias o cuanto menos mal explicadas, el argumento mantiene en todo momento la dosis justa de tensión y misterio. Está todo muy bien contado para que esto ocurra.

Pero aún mejor es el apartado de personajes, al menos el de los protagonistas que formarán nuestro grupo. Todos ellos cuentan con un trasfondo realmente trabajado, aunque lo que realmente se lleva la palma es el esfuerzo que se ha hecho en desarrollar las relaciones entre ellos, tanto las que tuvieron lugar en el pasado como las que ocurren durante el juego. Algo que tanto se criticó, y con razón, en FFXII, aquí ha sufrido un espectacular giro de 180 grados. Todos los personajes tienen sus historias con el resto, de mayor o menor calado, pero siempre coherentes con la trama y capaces de complementarla de maravilla.

La cara mala de este apartado es que en cuanto a personajes secundarios y la mayor parte de los enemigos, apenas se sabe o se desarrolla nada. Quizá por las características de la historia esto no es muy necesario, pero siempre hubiera venido bien.

Para los combates se escogió un sistema de trabajos, seleccionables en plena pelea, bastante parecido a lo que se vió en FFX-2, solo que en este caso se maneja únicamente al líder y los cambios de trabajos (llamados roles) se realizan en bloque para todos los miembros, pasando a tener una formación distinta. Es realmente un sistema muy profundo, que cuando se ha asimilado como es debido, permite realizar auténticas virguerías en cada combate. Son rápidos y dinámicos, pero no por ello hay que olvidarse de pensar: primero, formando un grupo de personajes y formaciones adecuado, y luego ya en combate, cambiando entre ellas según las necesidades de cada momento pues cada pelea suele dar lugar a varias situaciones distintas, y debemos ser capaces de adaptarnos a ellas con rapidez y eficiencia. Los estados alterados, buenos o malos, tienen mucha importancia, así como otros elementos que se han incluído. Merece la pena mencionar la barra de aturdimiento, que haremos crecer con nuestros ataques al enemigo. Cuanto más crezca, más daño haremos, pero caerá si por ejemplo nos ponemos a curar o a defender. Y si la llevamos al máximo, el rival quedará aturdido y podremos destrozarle aún más.

Se trata de uno de los sistemas más divertidos que he probado, pero aún así creo que podría haber sido mejor. Por una parte, es ridículo que veamos el "game over" si muere el líder... ¿acaso no pueden echarte Lázaro los compañeros? Y lo que es más importante: si existen ataques de área, ¿qué sentido tiene que no puedas mover a los personajes? Una y mil veces maldecirás a los personajes por quedarse todos juntos como idiotas llevándose los palos cuando podrían estar perfectamente separados. En FFXII podías moverlos pero no servía de nada pues casi siempre te llevabas los golpes igual... y aquí ocurre justo al revés, pues para que te hagan daño el ataque ha de acertar. Por otra parte, el uso de las invocaciones ha mejorado algo desde lo visto en dicho juego, pero a mi juicio siguen siendo poco útiles.

Para el desarrollo de los personajes, de nuevo se prescinde de los niveles y se vuelve a algo parecido a lo visto en FFX. Existen media docena de roles, y para cada personaje, tres de ellos serán los principales. Los iremos desarrollando a nuestro gusto con los puntos que obtengamos tras cada pelea, y dado que con el tiempo conseguir cada mejora o habilidad será caro, tendremos que pensar muy bien qué camino seguir. Como novedad, las armas y accesorios también se pueden mejorar con objetos que sueltan los enemigos. En el caso de las armas, tengo que mencionar lo ridículamente difícil (y aburrido) que es poder mejorar a tope una sola de ellas. Una vez más, los japoneses y su amado factor suerte te llevarán a pelar mil veces rezando porque el enemigo te suelte el raro y ansiado objeto que necesitas. Absurdo, tedioso, incomprensible.

El apartado técnico luce realmente bien, especialmente cuando hablamos del modelado de los personajes (sublime) y de las espectaculares secuencias. Enlos escenarios también, pero sinceramente por su estructura no creo que tenga mucho mérito dotarles de unos buenos gráficos. Si nos vamos al apartado sonoro, el doblaje al inglés es bastante bueno (gracias a Dios, tras lo de Star Ocean 4 ya me temía lo peor) y la banda sonora "lamentablemente" sólo cumple. Es buena, pero en la saga hay cosas muchísimo mejores. Dentro de dos meses me costará recordar un solo tema.

De FFXII todos recordaremos que la cantidad de sidequests se cargaban el desarrollo de la historia principal, ¿verdad? Pues Square tomó nota de esto, aunque la forma de corregirlo no ha sido del todo acertada. Por una parte, el juego te "invita" a hacer la mayor parte de las misiones extra después de habértelo pasado, de una forma francamente inteligente. Pero lo malo es que hay muy pocas sidequests! Casi todo se reduce a las misiones de caza de enemigos especiales y/o poderosos, a explorar un par de zonas opcionales, y poquita cosa más. En total, y creo que por culpa de ello, nos queda un juego relativamente corto para lo que estamos acostumbrados... en 90 horas se puede sacar todo sin dificultad.

La sensación general que me ha dejado el juego es la propia de quien ha estado enganchado de cabo a rabo, pero no por ello dejo de ser consciente de sus fallos. Vale que en mi caso, como casi siempre, si hay cosas buenas, éstas se sobrepongan a las malas... pero aquí dejo mi deseo de que en la próxima entrega corrijan errores manteniendo los aciertos. Dejo algunos datos de mi partida:

- Me duró 83 horas.
- Todos los roles de cada personaje a nivel máximo.
- 730 G en logros.
- Completadas todas las misiones de caza.


Imagen Enviada
El mejor Tales hasta la fecha
Nota
8,5

Nos llega un nuevo capítulo de la prolífica saga Tales Of de Namco. Que nos llegue es una noticia, que lo haga en inglés no tanto. Y es que de esta compañía ya no nos sorprende nada, estamos acostumbrados a su lamentable trato al mercado español. Y en este caso, encima con mentiras pues aseguraron que vendría traducido. Pero bueno, vamos a dejar de lado este lamentable asunto y centrémonos en analizar el juego, que bien lo merece.

Tales of Vesperia nos presenta un mundo en el que la población depende en exceso del uso de blastias, una especie de pierdas mágicas que se aprovechan para multitud de cosas, como obtener agua potable o crear barreras que protejan las ciudades del ataque de mostruos. Pero también suponen un cierto inconveniente, y tanto nuestro grupo de protagonistas como el resto de la población deberán decidir si rehúsan la comodidad que ofrecen para poder sobrevivir. En este marco se presenta una historia convencional de salvar el mundo ante un cataclismo en la que tendrán especial importancia los choques entre los distintos bandos que reparten el bacalao, así como entre las distintas visiones de cómo el mundo debe ser salvado.

Como digo, es una historia mil veces vista que no sorprende en absolutamente nada. Pero eso sí, al estar contada con un buen ritmo y tener un cierto punto de interesante gracias a las muchas pequeñas cosas que van ocurriendo, se hace muy agradable el ir progresando en ella.

El apartado de personajes tampoco es nada fuera de lo común, aunque se ha firmado con mayor maestría aún. En general tanto los protagonistas como los secundarios y enemigos han sido dotados de diseños muy personalizados y carácteres bien definidos. Sobre los personajes del grupo hay que mencionar que además en combate tienen características y habilidades muy particulares, lo que contribuye a una mayor personalización. Merece la pena dedicarle a unas palabras por separado a Yuri, el prota del juego, ya que su forma de comportarse tiene una parte oscura que sí es más rara de ver en el género, cosa que se agradece.

De lo que puede estar bien orgulloso este juego es de su sistema de combates. En otros Tales ya lo he alabado, pero siempre mencionando "aún siguen estando bastante lejos de los combates de Star Ocean". Con Vesperia ya no haré ese comentario, dado que Namco ha mejorado ostensiblemente las peleas dotándolas de mayor movilidad y profundidad. Moverse con total libertad por el escenario de batalla es más fácil y cómodo que nunca, y si a esto le sumamos la mencionada diferencia de estilos entre personajes y la enorme cantidad y variedad de golpes, combos, magias y ataques especiales que se pueden llevar a cabo, obtenemos un sistema de combates rápido y divertido de primer nivel. El único defecto que tiene es no poder cambiar de personajes en media batalla, cosa imperdonable a estas alturas. En cualquier caso, os puedo asegurar que Tales of Vesperia es de esos RPGs en los que puedes dedicar tiempo a pelear por pura diversión.

Gráficamente no voy a hablar de potencia al no ser un juego realista, sino que está diseñado en plan anime. Y respecto a esto he de comentar que consta de diseños relativamente distintos a lo habitual, al menos en cuanto a personajes. En este caso los diseños están muy bien para casi todos los personajes. La banda sonora, sin ser en absoluto mala, pasa más bien desapercibida; pocos temas seremos capaces de recordar un mes después de pasarnos el juego.

Se echa en falta un mayor número de sidequests grandes, pues las existentes se reducen a cazar una serie de monstruos, obtener una forma extra para el jefe final y completar una mazmorra opcional bastante triste (al ser un reciclado de todos los parajes y enemigos del juego, amén de por incluir el factor suerte como método de avance). El resto mayormente son trabajillos pequeños, y aquí sí hay una buena cantidad. La obra de Namco cuenta con varios niveles de dificultad, pero al menos en el normal es un juego asequible. Su inglés no es fácil del todo, como poco se necesita un nivel medio para comprender los textos sin problemas. Al que cumpla este requisito, le recomiendo el juego totalmente, es capaz de dar una gran cantidad de horas de diversión.

Algunos datos de mi partida:

-Me duró 107 horas en total.
-Personajes en niveles 106-108
-Obtenidos 770 G en logros.
-Vencida la forma extra del jefe final.
-Desbloqueadas las Fell Arms.
-Completada la mazmorra extra "Labirynth of Memories".
-Vencidos todos los Giganto Monsters.
-Completado el Coliseum, incluida la prueba de 200 hombres con Yuri.
-Ganado el concurso de cocina con Estelle.
-Completadas el resto de sidequests.


Imagen Enviada
Potencial por explotar
Nota
7,5

Estamos ante uno de los juegos que forman parte de la primera hornada de Mistwalker, junto a Lost Odyssey. Pero ojo, sólo se aprecen en el género, porque en lo demás son muy distintos. Empezando por el carácter general; mientras que Lost Odyssey es más sobrio y maduro, Blue Dragon busca un público de menos edad y es mucho más desenfadado. Vamos a entrar ya mismo en detalles.

Si hay algo que se puede alabar de este juego es el enorme mundo en el que se desarrolla. Volvemos a tener un mapamundi que recorrer casi en su totalidad con mil sitios por explorar. Grandes ciudades, pequeñas aldeas, regiones nevadas, mazmorras, bosques, desiertos, cuevas, ruinas... no sólo el mapamundi es extenso y variado, también lo son las localizaciones interiores. En ellas las zonas muy amplias quizá pecan de estar demasiado vacías, pero el resto están muy detalladas. Dentro hay infinidad de cosas por explorar, a mi juicio incluso demasiadas porque, literalmente, cada piedra que te encuentres es susceptible de tener un premio escondido. Esto es un arma de doble filo, porque en mitad del avance si quieres revisar cada centímetro te puede acabar agotando, e inclusopuedes perder la perspectiva de lo que querías hacer en esa zona. Pero bueno, quienes disfruten de la exploración pura y dura, seguro que no tiene queja. Yo la única que tengo es que el 49% de las cosas que obtienes en estos casos no valen para nada, el 1% son ítems o mejoras buenas, y el 50% restante son las veces en que no encuentras nada, y eso sirve para una sidequests XD Eso sí, no puedo dejar este apartado sin dar un buen par de collejones: uno, por los mapas. El de interior, inmanejable y de nula información. El del mapamundi, lo mismo. Ambos totalmente inútiles. Y el otro es por esa cámara tan mal que han puesto cuando te mueves por el mundo exterior... ¿tan difícil era permitir mover la altura? Si es que hay veces que no sabes cómo orientarte al no ver más que un radio de pocos metros alrededor del personaje.

En ese aspecto desde luego se nota que ha habido un trabajo y un esfuerzo de agradecer. Lo malo es que no podemos decir lo mismo de otras cosas. Una de ellas es la historia, típica y tópica a más no poder. Pueblo del prota arrasado por un malo malísimo que va causando calamidades por diversión con el fin último de cargarse el mundo, y por supuesto tu trabajo es detenerlo. En ningún momento despega, ni sorprende ni te provoca ese ansia de saber más que hay en otros juegos. Sólo hacia el final del juego tiene un par de pequeños giros de guión dignos de mención. Por lo menos, dentro de su total simpleza no se puede decir que sea mala en el sentido de que no perjudica la experiencia jugable.

Cosa que si hace un poco el plantel de personajes. Todos ellos (los de tu grupo, los enemigos y los secundarios) muy infantilones, incluso los que no lo aparentan, y alguno de ellos hasta insufrible, como el odioso Marumaru... con ese cuerpo de balón fofo, ¿quién no ha sentido ganas de marcar con él un gol a lo Roberto Carlos? De verdad, qué repelente es. Y esperad, que aún no he acabado con él, volveré a hablar del enano coñón más tarde. Tampoco quiero dar la impresión de que todos son horribles, en general es que son simplones, sin trasfondo, sin gracia y sin chicha. Y esto sí puede hacerte soltar algún suspiro mientras juegas.

Los combates son por turnos al más puro estilo clásico, y la verdad es que ofrecen una buena cantidad de opciones si avanzamos con nuestras sombras. Ataques físicos normales, por grupos y/o con barra de carga, con elemento añadido, magias de ataque, curación, defensa o apoyo, formación variable, defensa, robos, ataques especiales... a no ser que seas un detractor de los turnos, es difícil que no encuentres variedad en estos combates. Eso sí, creo que están implementados de una forma demasiado lenta, y con ello me refiero por ejemplo a cosas como que la ejecución de las acciones no se haga de forma inmediata, que se dedique un segundo a hacer un plano del personaje, etc... Sin este tipo de cosas se podría agilizar un combate mucho más, y hacer que gente que no trague mucho los turnos clásicos cerrados pueda sentirse más a gusto. Como noticia positiva total, y más en un juego tan clásico, es que los combates no son aleatorios. Aleluya. Y otra mejora es la posibilidad de pelear contra varios grupos de enemigos uno tras otro (eso sí, bien podían haber hecho que supusiese mayor premio, o algo así) que a veces pueden atacarse entre ellos.

El sistema de desarrollo de personajes lo encuentro bastante original y muy acertado. No sólo hay que subir de nivel a cada miembro de tu grupo, sino que hay que hacerlo también con las sombras que tienen. Las sombras vienen a ser como los "jobs" de toda la vida (mago negro, mago blanco, guerrero, ladrón y demás), pero mucho más flexibles al poder cambiar cuando quieras (salvo en combate) a la que más te convenga. Al principio es conveniente hacer que cada personaje se encargue de mejorar una o dos sombras, pero luego ya podrás adquirir todas con todos. Subiendo de nivel a las sombras iremos adquiriendo las habilidades que ofrece cada una, y lo bueno es que una vez aprendidas no es necesario tener equipada la sombra correspondiente para poder usarlas, ya que los personajes tendrán un cierto número de huecos para equipar habilidades ya aprendidas, aparte de las propias de la sombra que lleve en ese momento. Así lograremos que sean más versátiles a la hora de pelear. Y a la hora de explorar, pues también tendremos lo que se llaman "habilidades de campo" con las que podremos hacer cosas como atraer o repeler enemigos, matarlos sólo con tocarlos, etc...

Lo que no es tan original son los diseños del juego. Sé que Toriyama tiene millones de seguidores, pero es indiscutible que lo que hay ya está mil veces visto. Y encima que tampoco es que haya hecho nada especial en Blue Dragon, más bien al contrario: los diseños de personajes son lo mismo de siempre pero más simplón. Al menos los decorados están bien realizados, son muy bonitos. Y es que el juego, en cuanto a gráficos, cumple de sobras. El otro nombre propio que ha participado en el proyecto, Uematsu, sí merece un mayor reconocimiento por el trabajo realizado. Y es que la BSO del juego de Mistwalker es muy bonita. Yo personalmente me quedo con las melodías de algunas zonas que me recuerdan mucho a las de Final Fantasy VII. El doblaje al castellano no tiene tanto nivel. La verdad es que aprece casi amateur, aunque se puede cambiar el idioma de las voces si no nos gustan. Yo no se porqué no lo hice, y entre otras cosas tuve que sufrir una de las voces más horripilantes que he escuchado en mi vida, sólo superada por la de Sarah en Star Ocean IV. ¿Adivináis a qué personaje pertenece? En efecto, al plasta amarillo de Marumaru. Rediós, si ya es odioso de por sí sólo, con esa voz que le han puesto en español, chirriante y repelente como ella sola, las ganas de que se lo comiera una de esas ratas gordas que pululan por el juego son simplemente infinitas.

Estamos ante un juego de duración media-baja, y de dificultad baja si elegimos el nivel normal. Se pueden elegir otros niveles, algunos que ofrecen mucho mayor reto. Como mayor reto ofrecen las muchas misiones secundarias que hay en el juego, y que conforman otro de sus puntos fuertes. Aparte de las muchas misioncillas que nos encargarán por todo el mundo, explorando el mapamundi encontraremos varias mazmorras extra y otras zonas, algunas de las cuales de una extensión considerable, plagadas de nuevo equipamiento y enemigos más poderosos. Hay cantidad, variedad y diversión con las sidequests, así que no nos podemos quejar.


En definitiva, estamos ante un juego notable con algunos aspectos muy trabajados y otros no tanto. Si te van los combates por turnos clásicos y te haces a la idea de que estamos ante algo de corte infantil, es totalmente recomendable. Se deja jugar muy a gusto y es realmente divertido. Ahora, aquí no busques historias épicas ni personajes profundos, que no los vas a encontrar. Algunos datos de mi partida:

-Duración: 65 horas
-Obtenidos 450 G en logros
-Completadas la totalidad de sidequests en el juego (incluidos los dragones, los trunios gigantes o las mazmorras extras)
-Personajes con niveles cercanos a 60, y cada uno con dos sombras al máximo
-Todas las habilidades aprendidas con todos los personajes
-Obtenidas 2019 "nadas"


Imagen Enviada
Raquetazos a go gó
Nota
6,5

Demasiado pronto nos ha llegado un Virtua Tennis. Hacía demasiado poco que sacaron la tercera entrega de la saga, y ya cuando ví que anunciaban tan pronto otro juego, mala espina me daba. Efectivamente, estamos ante un juego que se podrían haber ahorrado. No me refiero a que nunca debió haber existido, sino a que debieron darle más tiempo de desarrollo para hacer un producto a la altura.

Este juego tiene su mayor fallo en en el sistema de desarrollo de su principal modo. En los otros Virtua Tennis ibas mejorando a tu personaje a lo alrgo de varias temporadas, y aquí es parecido sólo que además de mejorarlo habremos de escalar en el ránking de jugadores. En realidad son dos ránkings, el de principiantes y el de profesionales, que suman un total de 250 jugadores. Y la tortura está en ir escalando, cosa excesivamente lenta. Para que os hagáis una idea, yo tardé 15 temporadas en ser número 1 aún ganando casi la totalidad de los torneos que jugaba, y para entonces ya hacía bastante tiempo que estaba quemadísimo del juego.

Se nota que las prisas no dejaron idear correctamente cómo debía ser la progresión. Son un montón de puestos a escalar, y las victorias en los torneos no suponen grandes mejoras como para hacerlo más rápido. Para colmo, llegado a nivel profesional el pasar de los torneos (por lesión, para descansar o para entrenar) se castiga con pérdida de puestos. Es ridículo que sea más rápido bajar puestos que subirlos.

Sobretodo se hace cansino porque llegas a un punto en que los combates ya no te aportan nada de nada. Ni diversión, ni dificultad, y al ser encima contra jugadores inventados, ni siquiera atracción. Que esa es otra: se gastan una pasta en licencias para que luego el 99% de los partidos (hasta que llegas a los puestos más altos) sean contra esos monigotes. Cuando por fin puedes pelear contra los Federer, Nadal y compañía probablemente estés deseando quitarte el juego de encima. Como nota positiva, se han incluido partidos de exhibición contra jugadores reales, un torneo de disfraces e incluso la Copa Davis (aunque se limita a un mísero partido contra el rival del otro país, sin que partipen en la eliminatoria otros jugadores... en fin, una nuestra más de prisas y de desgana). Sirven para darle algún toque de color a tanta monotonía.

Jugablemente al menos sí lo veo a la altura de la saga, incluso se han mejorado algunas cosas. Por ejemplo, los golpes de defensa y los globos son infinitamente más útiles que antes y dan mucha más variedad al juego. Por contra, es más difícil poner en apuros al rival con los saques (salvo que hagas un ace, por muy bien que la pongas el rival te la revolverá bien... casi nunca la manda fuera o te deja un golpe muerto). Y las dejadas... en fin, digamos que todavía no se cómo carajo se hacen. Ni en entrenamientos lograba hacer una. Los diferentes tipos de pista se dejan notar, aunque creo que no tanto como ocurriría en la realidad. Los minijuegos de entrenamiento han aumentado en cantidad y a mi juicio son más asequibles. Eso sí, echo de menos el Bull's Eye (el de las dianas).

Téncicamente es bastante normalito, casi igual al Virtua Tennis 3. Y aquí está el tema de la dichosa pelotita, o pelotaza, que de verdad aún no se cómo pueden pasar estas cosas. Es como si a algún chalao se le ocurriera la idea, y los que estaban alrededor carecían de sentido común para decirle algo. En fin, supongo que te vas acostumbrando, pero bueno. Sonoramente, la verdad es que deja bastante que desear. Las melodías durante el partido se hacen repetitivas a los quince minutos al ser sólo dos, y los efectos muchas veces van con retardo. Queda muy feo golpear la bola y escuchar el sonido cuando está a punto de llegarle al rival.

Por supuestos, otro efecto de las prisas son lso bugs, y parece que este juego está plagado aunque yo no me he encontrado con muchos. Desde logros que no saltan a torneos que desaparecen de la faz de la tierra, tenemos para elegir. Y es que ésto es loq ue apsa cuando se hacen las cosas sin el tiempo y dedicación necesarios. De todas formas, yo creo que si te van los arcades de tenis, no pones las miras muy altas y desde luego no te gastas 70 € en él, te puede resultar divertido. Ya sólo queda esperar que el próximo Virtua Tennis se haga con más mimo, pues es una saga que lo merece. Algunos datos de mi aprtida:

-Completadas 16 temporadas.
-Alcanzado el número 1
-Obtenidos 530 puntos en logros
-Completados 6 minijuegos
-Conseguidos todos los trofeos de carrera


Imagen Enviada
Bienvenido a tu pasado
Nota
7,5

No, no es lo mismo. Definitivamente esta saga ha perdido lo que le hizo llegar tan alto: el conseguir que la gente se cague en los pantalones. Esa ambientación tan genial y retorcidamente recreada ha dado paso a otra más normalita que difícilmente conseguirá asustar a nadie, más allá de algunos momentos puntuales de tensión siempre debidos a amenazas visibles. Y es aquí donde se produce el gran cambio, la gran pérdida: mientras que en los primeros Silent Hill te acojonaba sentías el inmenso temor de todo aquello que no veías, en Homecoming sólo sentirás un poco de aprensión por aquello que tienes delante de tu cara. Y así, ni más ni menos, se ha caido en la pura vulgaridad. Antes SH era algo único, hoy es algo común y corriente. Pero bueno, un juego es la suma de muchas cosas, así que vamos a ver qué tal anda en el resto.

Lo que no cambia es el desarrollo del juego, algo que se agradece. La exploración del pueblo y algunos de sus edificios sigue los cánones de siempre. La aprte mala de esto es que todo viene en dosis más pequeñas. Antes explorar las calles te llevaba un buen rato debido a la cantidad de ellas que había, repletas de recodos y callejones, pero en Homecoming apenas hay cuatro calles principales sin mucha cosa que ver. Y los escenarios interiores van por el mismo patrón; cualquiera de ellos se puede acabar en menos de media hora si te lo conoces un poco. Lejos quedan aquellos hospitales de cinco plantas que explorabas de arriba a abajo. Aquí, un par de plantas a medias y listo.

Por supuesto dichos escenarios están infestados de horribles criaturas a mi juicio bastante bien diseñadas aunque poco variadas. Para hacerlas frente dispondremos de un renovado sistema de combate. La jugabilidad sigue siendo algo ortopédica, pero desde luego ha mejorado notablemente. Para empezar, el personaje se mueve con mayor soltura y agilidad aún con algunas cosas más bien penosas, como esas volteretas en carrera que apenas te hacen avanzar medio metro. Una gran ayuda es poder hacer autoapuntado al enemigo, pues con ello podemos movernos alrededor de él y calcular mucho mejor nuestra acción. Y la otra gran novedad es la inclusión de los esquives con los que poder evitar golpes del contrario e incluso poder contraatacar. Son muy necesarios sobretodo en las peleas contra los jefes, y a causa de que no están muy bien implementados, será necesaria cierta práctica para dominarlos. Pero bueno, en general los cambios son a mejor. El arsenal del que disponemos se divide como siempre en armas de fuego y blancas, y merece comentarse el hecho de que cada enemigo está muy diferenciado en cuanto a la estrategia a usar: cada uno requerirá de un arma específica para derribarlo con efectividad.

No todo es acción en la saga, también hay que pensar. Y por ello cada cierto tiempo nos encontraremos con puzzles de distinto tipo. En Homecoming sin embargo pasan bastante desapercibidos, al haber pocos y la mayoría sin más chicha que seguir el método de prueba y error. Los que son realmente de pensar no nos darán mucho problema.

El argumento es posiblemente lo mejor del juego. Ocurre en un pueblo cercano a Silent Hill muy influenciado por éste, y durante el juego iremos descubriendo las intrigantes conexiones entre ellos, así como el pasado del protagonista. El final es muy bueno si bien algo típico a estas alturas. Los personajes sin ser una maravilla cumplen a la perfección su papel en la historia. Quizá algunos aparecen con demasiada frecuencia y eso resta aún más esa sensación de soledad tan típica de la saga.

Se puede considerar al apartado técnico como lo decente para un juego de cierto nivel. No te va a alucinar en ningún aspecto, pero no tiene fallos ni aspectos de bajo nivel. El sonido hay que explicarlo aparte. La BSO no es la mejor de la saga pero sigue rayando a un gran nivel, con varios temas buenos de verdad, pero los efectos... pues otra cosa que rebaja la calidad de la ambientación. Qué nostalgia produce el recordar aquellos sonidos que te hacían temblar de repente. Era algo magnífico, pero en este juego es un aspecto que pasa totalmente desapercibido. Y es una auténtica pena.

Como es una pena el mal acabado que ha tenido el juego, con cantidad de bugs bastante serios que te pueden estropear la partida si te los encuentras. No es mala idea seguir una guía para evitarlos. Pero bueno, en resumen, estamos ante un juego entretenido, pero que ha perdido gran parte de su encanto. Buena historia, jugabilidad mejorada, pero miedo, lo que dice miedo... pues muy poquito. Dejo algunos datos de mi partida:

-Obtenidos los cinco finales.
-Sacados los 1000 G en logros.
-Pasado en nivel difícil.
-Encontrados todos los sueros, dibujos y fotos.


Imagen Enviada
En busca de un nuevo hogar
Nota
9

Han pasado ya muchos años desde que Star Ocean 3 llegase a PS2, y los fans de la saga la echábamos mucho de menos aunque teníamos cierto desencanto producido por el desconcertante final de aquella tercera entrega. Pero juego nuevo, vida nueva, así que mejor olvidar cosas pasadas y centrarnos en The Last Hope, un juego que como comentaré a continuación está perfectamente a la altura, pero pudo haber sido aún mejor.

La cuarta entrega de la saga es en realidad una precuela, que relata los primeros pasos del ser humano en la exploración de nuevos planetas con el fin de hallar alguno que pueda sustituir a la Tierra, casi destrozada por las guerras. En este sentido la ambientación aventurera es tan atrayente como siempre, lo malo es que se le ha dado más importancia a esto que al argumento en sí. Éste se desarrolla realmente sólo hacia la segunda mitad del juego, mientras que antes básicamente lo que haremos será cumplir nuestra misión inicial de explorar planetas, en los que hallaremos subtramas relacionadas con la principal, pero de una forma más local, por decirlo así. La historia no avanza mucho en esta parte del juego.

Eso sí, una vez que empieza a desarrollarse en serio, podremos notar que estamos ante un argumento no muy complejo pero sí coherente y elaborado. Además se trata un tema con mucha importancia en las anteriores entregas de la saga, como es el impacto que puede tener un visitante sobre un planeta menos desarrollado. Se hace mucho hincapié en las consecuencias que puede tener esa evolución acelarada y artificial, mostrando unos acontecimientos bastante creíbles.

Uno de los puntos flojos del juego es el elenco de personajes, claramente un escalón por debajo de juegos como Lost Odyssey o incluso de otros Star Ocean. Malos no son, pero sí bastante normalitos en general; hay alguno que sí es más interesante y original, lo cual es de agradecer. Pero sobre todo los protas son bastante arquetípicos y un poco tontainas. Tienen unas características especiales sobre las que apenas se profundiza en el juego, lo cual resulta un poco incomprensible porque daba pie a contar más cosas sobre ellos, y esto hubiera servido para dotarles de una mayor personalidad. Del resto de personajes del grupo, tenemos de todo: los hay con un trasfondo y motivación más trabajado, y otros de los que apenas se cuenta nada y se unen a tí porque les da la gana, cosa muy habitual en los JRPGs. Y sobre el resto de personajes del juego, secundarios y enemigos, pues básicamente lo mismo: nada sobresale especialmente, aunque hay alguno que otro más recordable.

Pero bueno, por fin llega el punto fuerte del juego, que no podía ser otra cosa que los combates. Star Ocean 3 tuvo el mejor sistema de su generación, así que esperábamos mucho de la cuarta parte. Y realmente hemos vuelto a tener lo mismo: no hay otro juego en éste género con mejores combates. Es de esos rpg's en los que te pones a combatir por pura diversión, siendo tan interactivos (una mezcla de turnos y acción) y vibrantes. De hecho yo tuve que contenerme porque empezaba a ir demasiado sobrenivelado. Son muy parecidos a los del anterior SO, y lo que llama más la atención es la inclusión de las fintas, un movimiento de esquive y contraataque. A pesar de todo, te queda un poco de mala sensación porque no se ha resuelto el principal problema que traía la saga: la IA de los aliados. Siguen siendo muy pocas las órdenes para dar, y la verdad es que sabiendo que el juego es de una compañía que hace no mucho sacó algo como FFXII y sus mil millones de gambits... pues leches, es una desilusión que se hayan currado tan poco esta parte. Cierto es que sólo se echa de menos una mayor inteligencia aliada en los combates más difíciles, y estos no son muchos. Por otra parte, tenemos otro error tan grave como absurdo: no se puede seleccionar manual y directamente un blanco. Como se oye. Has de estar moviendo al personaje y la cámara hasta que a la máquina le plazca señalarte al enemigo que deseas... lo cual es algo tan ridículo que poco más puedo comentar.

Lo que sí se ha mejorado y mucho es la exploración de escenarios. Éstos son enormes, variados, y repletos de cosas con las que interactuar aunque sea un poco, lo cual nos invita a disfrutar con el recorrido y explorar cada centímetro. Además están muy bien recreados, aunque se echa en falta un mayor esfuerzo imaginativo tratándose de planetas lejanos, ya que no distan mucho de cosas que se pueden ver en nuestra Tierra. Como suele ser habitual, los planetas que visitaremos van desde lo muy subdesarrollado a lo tecnológicamente avanzado. Pienso que el número de planetas o por lo menos de pueblos y ciudades es algo bajo, y especialmente se hace notar la ausencia de una gran urbe pues la mayor parte de las localidades son pequeños pueblos.

Más buenas noticias: el sistema de creación de objetos es aún mejor al haber eleminado el factor aleatorio, con lo que si tienes los personajes e ingredientes necesarios para hacer cierto objeto, por narices te saldrá siemrpe. Esto, para los que como yo gastaron horas y horas en otros SO intentando crear algo, fallando, cargando la partida anterior y vuelta a empezar, os aseguro que es todo un alivio. Además se presenta de una forma mucho mejor. Por una parte podemos crear las recetas (que se pueden obtener por otros medios también) poniendo a trabajar a un grupo de nuestros personajes, cada cual con sus habilidades de creación propias. Y luego, con esas recetas, ya podemos crear los objetos si reunimos los ingredientes apropiados. Podemos ver casi siempre las características del objeto antes de crearlo para saber si nos interesa o no, otra ventaja. Así da gusto ponerte a crear cosas, incluso aunque sea un poco latoso el propio hecho de recolectar ingredientes, como explicaré más adelante.

Gráficamente me parece realmente bueno para ser un juego de este tipo; los escenarios son magníficos y los personajes y enemigos también... salvo las caras, que están poco trabajadas. Se ha optado por un diseño muy simplón que casi, casi se podría ver en PS2, aparte de que infantiliza un poco a los personajes. Pero bueno, sólo por poder disfrutar de esos escenarios tan bonitos, no puedo más que ponerle un sobresaliente al juego en este apartado. No tanto le daría a la banda sonora, que sin ser mala ni mucho menos desagradable, la verdad es que no tiene nada de chicha. No creo que dentro de un mes sea capaz de recordar ningún tema en concreto.

En cuanto a sidequests poco ha variado con lo visto en entregas previas. Seguimos teniendo un coliseo en el que medir con fuerzas con enemigos especiales, un par de duras mazmorras extra que se desbloquean al pasar el juego y que contienen a los temidos jefes opcionales de la saga, y a mayores se han añadido las submisiones y los encargos. Gente por todo el universo nos pedirá distintos favores, que casi siempre será conseguir algún objeto. Y los encargos te los dan las tiendas y son exactamente lo mismo. Personalmente no les he encontrado mucha diversión, pero bueno, ahí están para el que las quiera hacer.

Se nota bastante los cambios en la dificultad del juego. Mientras que Star Ocean 3 era una montaña rusa con tramos de paseo y subidones bestiales, The Last Hope tiene una curva de dificultad más coherente, a costa de suponer menos reto. Salvo un par de puntos concretos y por supuesto los jefes extra, a poco que vayamos luchando con cierta frecuencia el avance no se nos hará complicado. Para variar en un JRPG, se ha usado un doblaje normalito tirando a malo, con voces infantilmente irreales en algún caso. Y aquí me veo OBLIGADO a hacer mención a la voz de Sarah, sin duda la más horrible que he tenido la desgracia de escuchar en toda mi vida. Con lo fácil que es hacer bien este tipo de cosas, y sin embargo una y otra vez los amantes del género nos llevamos el tortazo. Otro fallo innecesario es el tema de tener que andar cambiando de disco para visitar planetas antiguos. Que pase esto en un juego del 2009 ya es penoso, pero encima en éste juego en concreto es una tortura. De cara a la creación de objetos o hacer los encargos necesitamos recolectar infinidad de ingredientes que se encuentran tanto en los escenarios como en los enemigos de multitud de sitios, lo que nos obliga a desplazarnos constantemente... y por lo tanto, cambiar de disco se hace imprescindible. Y encima la creación de objetos sólo se puede realizar en un sitio concreto, loq ue aumenta aún más los viajes y los cambios de disco. En fin, lo dicho, una tortura.


A modo de conclusión final, diré que estamos ante un gran juego con el mejor sistema de cobmates existente, pero que la impresión general es que pudo haber sido bastante mejor si se hubieran dedicado los esfuerzos pertinentes. No llega a ser el mejor de la saga ni de la generación, pero desde luego es totalmente recomendable a quienes quieran diversión pura y dura y disfruten de las aventuras espaciales. Algunos datos de mi partida:

-Duración: 100 horas.
-Niveles de personajes: 255 Edge, 200 el resto.
-Coliseo completado en pelas individuales y por equipos.
-Completada la mazmorra de las Siete Estrellas (vencida Gabriel Celeste).
-Obtenidos el 99% de los cofres (sí, una putada, a saber cual o cuales olvidé XD).
-Realizadas 145 misiones secundarias.
-Obtenidos 540G en logros.


Imagen Enviada
Imagen Enviada
Memento Mori
Nota
9,5

Persona 4 llegó casi sin avisar, cuando poca gente esperaba que a estas alturas de vida de la PS2 alguien fuera a hacer un desarrollo de este calibre, más aún cuando su secuela ni siquiera había llegado a muchas partes del mundo. Entre esto y que ya el Persona 3 era muy bueno, más de uno temía encontrarse con una entrega más bien prescindible, de esas que quedan por debajo del nivel de la saga. Pero nada más lejos de la realidad. Bien es cierto que Persona 4 no supone ningún gran salto cualitativo, pero lo que sí hace es tomar todo lo bueno de su antecesor y dotarle de pequeños retoques y mejoras. Pulir lo que ya era bueno, vaya. Y sinceramente creo que es lo único que se le podría pedir.

El argumento tiene una base más "realista" que su antecesor; nuestro grupo, en vez de prepararse para salvar el mundo o cosas así, simplemente habrá de investigar unos misteriosos asesinatos que tienen lugar en una pequeña ciudad de campo. No por ser menos pretenciosa es menos interesante la historia del juego, lo cierto es que engancha desde el principio y además cuenta con varios giros argumentales... unos inesperados, otros no tanto. Pero en mi opinión está prácticamente al mismo nivel que la de Persona 3.

En lo que quizá no mantiene el nivel es en los personajes que aparecen, tanto los de nuestro grupo como aliados, conocidos o enemigos. Desde luego no son malos en absoluto, pero diría que en general no son de esos que vas a recordar toda tu vida. A pesar de ello, nos darán cantidad de momentos humorísticos geniales. Ya el 3 tenía algunos, pero aquí son más y mejores.

Los combates son casi idénticos a los del anterior juego de la saga: turnos clásicos con una absoluta influencia de las fortalezas y debilidades elementales. Pero se ha incluido una novedad muy importante, que es el poder manejar directamente a tus aliados. Antes sólo se podía hacer esto con el protagonista, mientras que al resto le dejabas puesta una orden de las posibles y te apañabas con su IA, que no siempre funcionaba bien. Este problema se ha arreglado al añadir la opción de controlar manualmente al resto del grupo. Esto te permite ser mucho más eficaz en las batallas y definir estrategias más dañinas.

La parte de simulador social tampoco ha variado más que superficialmente. En primer lugar están los social links, los lazos de amistad que estableceremos con distintas personas y que deberemos evolucionar. Funcionan prácticamente igual, sólo que son menos enmarañados en el sentido de que no te dan tantos lios poniendose en reverse si pasas de ellos, con las chicas enfadándose si sales con varias, etc... Además, algunos de ellos te dan la posibilidad de ganar dinero, objetos o una subida a las estadísticas del prota. Por cierto, ahora son cinco estas estadísticas, y se pueden subir de muchas más formas: además de mejorar los SL como se ha dicho, podemos hacer trabajos a tiempo parcial, comer en restaurantes, trabajar en nuestro escritorio, leer libros y otras actividades. Añadir que se ha incluido el factor clima, que tendrá una notable influencia: si llueve, muchos SL no estárán disponibles, el restaurante ofrecerá un plato especial, al pescar (sí, se puede pescar!) podremos obtener mejores presas, etc...

Gráficamente es exactamente el mismo juego, no hay ninguna mejoría. La banda sonora mantiene el mismo nivel, y personalmente tiene algún tema que otro más memorable.

El desarrollo del juego en sí mismo sí ha sufrido cambios un poco más importantes. En Persona 3 apenas había una única mazmorra a explorar, la mítica y enorme Tartarus. Aunque estaba dividida en varios bloques diferentes, daba la impresión de ser un poco monótono estar en el mismo sitio. En Persona 4 sin embargo hay muchas mazmorras a explorar, lógicamente más pequeñas (suelen tener unos 10 pisos más o menos). La estructura es casi idéntica en ellas, sólo cambia el decorado, así que en realidad poca diferencia hay entre visitar doce mazmorras pequeñas o una grande... pero al menos la percerpción de estar en sitios distintos te da una mayor sensación de variedad. Una cosa que infuirá enormemente en la exploración es que ahora los puntos de vida y magia (especialmente éstos últimos, de los que apenas hay objetos para recuperarlos) no se recuperan al volver a la base de la mazmorra, sino que se la de salir y volver otro dia. Más tarde podremos hacer que un personaje nos recupere los puntos de magia, pero sale muy caro hasta que se sube su SL. Así que debemos planear muy bien cómo afrontar la mazmorra, pues será difícil hacerla de un tirón.

Se sigue disponiendo del mismo sistema de fusión y registro de personas, del que deberemos hacer uso con una moderada frecuencia si queremos tener un grupo de personas adecuado. Eso sí, espero que para próximas entregas se permita heredar las habilidades que tú quieras al hacer una fusión (con las restricciones que sean necesarias, por supuesto). Es que es ridículo estar aceptando y cancelando la pantalla de fusión durante dos, tres o quince minutos hasta que el persona resultante aparece con las habilidades que te interesaban. Pasa en todos los Shin Megami Tensei y, como digo, ya es hora de cambiar esta absurdez.

La dificultad del juego sigue siendo alta, lo cual hasta se agradece. Puede durar 70 horas, y muchas más si te dedicas a explorar a fondo los escenarios, sacar los social link, o hacer las sidequests (hay 50). Lamentablemente, el juego no se extiende lo suficiente para hacerlo todo en una primera partida, salvo que vayas con guía y planifiques cada acción al milímetro; los de Atlus deben creer que todo el mundo dispone de tiempo suficiente para pasarse un juego de 90 hroas varias veces. Espero que en próximos juegos de la saga esto se mejore. Pero bueno, estas cosas no son más que defectillos que para nada ensombrecen el resultado global, que es de sobresaliente. Lástima que venga en inglés, yo tenía alguna esperanza de verlo traducido al ser Sqaure-Enix la distribuidora. En cualqueir caso, un juego que recomiendo a todo el mundo. Algunos datos de mi partida:

-Duración: 88 horas.
-True Ending.
-Maximizados 18 de 21 social links (me faltaron Hierophant, Moon y Hanged Man).
-Completadas las 50 quests.
-Completado un 98% del Compendium.
-Niveles de personajes: 99 el prota, entre 77 y 80 el resto.


Imagen Enviada
Imagen Enviada
Un dios demasiado mortal
Nota
4,5

Nos encontramos ante uno de esos juegos que prometía mucho, que incluso tiene cosas muy buenas, pero que en otras es un completo desastre... por lo que su calidad global hará que quede en el olvido de la mayoria. Empecemos por lo bueno:

Sin duda la mejor parte es la ambientación del juego. En un derroche de imaginación se toma la mitología escandinava y se pasa a una época futurista en la que el mundo está medio arrasado por las guerras, con las máquinas enfrentadas a humanos y dioses y donde la tecnologia ha desplazado completamente a la naturaleza. Allí los dioses son los encargados de proteger a la humanidad y tratar de devolver a Midgar su esplendor. De esta forma el juego te entra por los ojos, pues la originalidad siempre es de agradecer. Entre los personajes que encontraremos se encuentran dioses como Heimdal, Thor, Loki, Freya... y Baldur, nuestro protagonista. Todos ellos están perfectamente recreados.

También hay que destacar el impresionante argumento, basado en guerras y traiciones entre dioses y con un pasado misterioso de Baldur como telón de fondo. La historia te atrapa de principio a fin, y créeme, va a ser lo que te haga avanzar en el juego. Lo malo es que acaba con un claro "continuará", y dado el éxito del juego su secuela no es nada clara.

El último punto a favor es la elevada personalización de nuestro protagonista. Hay infinidad de armas y armaduras de varios tipos, y al equiparlas el aspecto del personaje cambiará... incluso se estropearán con el tiempo. También tenemos a nuestra disposición docenas de runas para aumentar sus atributos, y se nos presentan varios caminos en los que entrenarlo para obtener distintas habilidades. Gráficamente cumple, sin más.

Y aqui se queda lo bueno. Y puestos a empezar con lo malo, porqué no hacerlo con la cámara. Sinceramente, es la cosa más desastrosa que he visto en mucho tiempo. Va completamente a su bola, apuntando a donde quiere (y muy pocas veces eso coincide con lo que tú quieres), dando giros repentinos que te dejan vendido, etc... apenas podemos enfocarla al frente, y aun así esto no siempre funciona. Es evidente que en un juego así no se puede andar con inventos, y se debe dejar manejarla al jugador con el stick derecho. Pero claro, en Too Human se ha dedicado esta palanca a dirigr los ataques del personaje...

... lo que nos lleva a hablar del control. El invento que han propuesto no ha sido del todo un fracaso, pero queda claro que un control tradicional hubiera funcionado mejor. En vez de usar los botones X, Y, A y B para realizar las acciones de combate, se han pasado los ataques al stick derecho. Como digo, no funciona del todo mal, y con práctica hasta tiene su cosa... pero el stick no te deja actuar tan rápido como los botones, y además es incómodo cuando se necesita el mismo dedo para saltar. Otro detalle negativo es el ineficiente uso de armas de fuego, la mitad de las veces estarás disparando a un enemigo que no quieres, o incluso a una pared. Y por último, comentar que el personaje se mueve excesivamente lento. Todos los enemigos son más rápidos que tú, y aunque sólo sea desplazarse por los enormes escenarios del juego, se echa falta la opción de poder esprintar.

En las batallas nos acompañarán un batallón de humanos y/o dioses... aunque la verdad son más bien una anécdota, pues no sirven para nada. Encima aparecen y desaparecen sin motivo alguno, lo que tiene pinta de ser un bug del juego.

Y llegamos a uno de los puntos más horribles que sufrirá el juegador: las muertes. En este juego se muere, y mucho. De hecho, hay un logro que te dan tras palmarla 100 veces... y os aseguro que se consigue en la primera partida sin problemas. Pero esto no es el problema en sí. Lo que ocurre es que con cada muerte se inicia la escena de una Valkyria que te devuelve a la vida... y si pensábais que morir tanto no es tan malo si te resucitan... ay amigos! Cuando os hayáis tragado la escenita de los cojones (que no se puede saltar, y dura casi un minuto) diez veces, ya veréis que tal. Y cuando llevéis cien, y si no os habéis pegado un tiro antes, haceros a la idea. De verdad es que esta es de las ideas más absurdas que he visto en mi vida, en un juego relativamente corto que te corten el rollo cada pocos minutos es nefasto para la experiencia jugable. Mira que se hubiera arreglado tan fácilmente como dejando la opción de saltar la escena... pero no, algún lumbreras de Silicon Knights pensó que sería divertido. Pues sólo con esto se han cargado el juego.

Los escenarios están bien aunque se llegan a hacer bastante repetitivos, y además están muy vacíos (monstruos aparte, que de esos sí hay para aburrirse).

Una nota negativa es la penosa localización al castellano. Dejando de lado que no se ha doblado, resulta que al poner los subtítulos debían estar muy vagos y han pasado de traducir como la mitad de todo lo que se habla en el juego. Patético.


En definitiva, lo dicho, un juego con cosas muy buenas pero con otras lamentables. Al menos esperemos que hagan su secuela para poder seguir con la trama, pero por Dios corrigiendo los enormes fallos que me impiden darle un aprobado a esta primera parte. Datos de mi partida:

-Duración: 13 horas
-Logros: 605/1000


Imagen Enviada
Imagen Enviada
Infinity Ward is back
Nota
9,8

Acostumbrado como estoy a shooters repetitivos y sin carácter, de esos que tanto abundan hoy en dia porque necesitan bien poco para ser puntuados en exceso en webs y revistas, ha sido toda una experiencia poder disfrutar de un juegazo tan brutal como Call of Duty 4.

Lo que más llama la atención desde luego es el haber abandonado la Segunda Guerra Mundial por una ambientación más actual. A mi me parece muy acertado, toda saga ha de variar para no estancarse. Nos encontramos en una variación del mundo real actual, con frentes abiertos en muchas partes del mundo. Como tal, no se trata de hacer la guerra por tu cuenta, sino que formas parte de un escuadrón de élite, lo que supone un entrenamiento y un equipamiento de primera clase.

El control y la cámara no tienen nada novedoso, es lo mismo de siempre y funciona de lujo (incluido para mi, que soy un auténtico desastre jugando a shooters si no es con teclado y ratón). El desarrollo del juego es por misiones, y lo realmente bueno de este título es la capacidad que tiene para introducir al jugador en todo tipo de situaciones genialmente planteadas. Si la guerra tiene una parte lúdica, por decirlo así, fijo que esas sensaciones las vamos a experimentar en Call of Duty 4. Son de esos juegos que enganchan de una forma tan grande que te olvidas del tiempo. Es la cantidad, variedad y genialidad de estas situaciones las que lo convierten en toda una obra maestra.

Gráficamente es soberbio, con unos escenarios variados e inmensos recreados a la perfección. Nuestros compañeros y enemigos tienen un nivel que no se queda atrás. Y encima, cuenta con una banda sonora realmente buena que amplifica la experiencia jugable al máximo. De la IA de los distintos personajes no tengo queja alguna, siempre se comportan como parece adecuado. Además se le ha dotado de una historia convencional pero interesante.


En definitiva, para mi es el mejor shooter de la última década sin problemas; avanzar con tu pelotón por als calles de una ciudad árabe medio destruida por la guerra, bombardear al enemigo desde las alturas, infiltrarte en la ciudad fantasma de Chernobyl... son cantidad de experiencias que no olvidaré nunca. Y por ello le recomiendo a todo aquel que lea estas palabras, que no lo dude y se haga con una copia de Call of Duty 4. Me lo agradecerán.


Imagen Enviada
Imagen Enviada
Regreso al instituto Gekkoukan
Nota
9,3

Lo del título no es coña, con la mania que tienen los japos de hacer que los personajes de sus rpg's sean adolescentes, no está mal que por lo menos sean adolescentes de verdad (dentro de lo que cabe). Y esta es una de las principales diferencias de la saga Persona con respecto a otras: aparte de combatir y explorar mazmorras para evitar la destrucción del mundo, también se ha de cuidar el dia a dia normal y corriente: ir al instituto, hacer amigos y actividades similares. Si bien es cierto que al final todo esto tendrá una utilidad práctica en la parte "rolera" normal, como se verá luego, tamibén supone un factor que ofrece una gran diversidad al desarrollo del juego.

De todas formas, para aquellas personas que teman encontrarse con un juego medio RPG medio simulador social, y les de apuro esta segunda parte, decir que ni es compleja, ni pesada... más bien al contrario. La principal ocupación aparte de las luchas y el colegio (que es obligatorio) será hacer y desarrollar amistades, que se formalizarán mediante los llamados Social Links. Podremos subirlos de nivel hablando y quedando con nuestros amigos, e incluso haciendo regalos. En las conversaciones con ellos se nos presentarán diversas respuestas, y si conocemos bien al otro y elegimos la adecuada, la progresión será más rápida. Hay más de 20 social links (uno para cada Arcana, esto es, carta del tarot) que involucran a todo tipo de personas y situaciones; algunas de estas historias son realmente interesantes, otras (pocas) son un auténtico coñazo, por eso recomiendo desde un principio desarrollar aquellos que más nos gusten, ya que el tiempo de juego es muy limitado y seguramente no podremos completarlos todos en una partida. Eso sí, cada persona tiene su horario, no siempre estarán a tu total disposición... y encima hasta pueden enfadarse contigo si no les cuidas. Como dije, desarrollar todo esto tiene su utilidad práctica: cuando fusionemos personas, la resultante podrá tener más nivel de partida si su arcana es el mismo de algún SC que tengamos desarrollado. Así será más fácil obtener personas potentes.

Hablando de personas, en otros juegos de la saga Shin Megami Tensei se pueden recolectar monstruos para luchar a nuestro lado; en Persona 3 las personas no son exactamente lo mismo, aunque funcionan de una forma muy similar. En principio los personajes luchan por sí solos, aunque sus aptitudes (fuerza, magia, etc...) y fortalezas o debilidades son las del persona que tengan equipado, y además pueden usar las habilidades de ese persona. Podemos conseguir nuevos personas fusionando los que ya tenemos (mediante un sistema totalmente simple e intuitivo) o bien como premio tras los combates. Sobra decir que la cantidad y variedad de personas no va a defraudar a nadie.

Los combates son los clásicos de la saga, y su éxito se basa en atacar con aquello a lo que el enemigo sea débil, porque con ello no sólo haremos más daño sino que además sacaremos un turno extra y le dejaremos KO. Un añadido muy importante es que, si dejamos KO a todos los enemigos, podremos realizar un potente ataque conjunto entre todos los personajes, que en la inmensa mayoría de ocasiones supondrá nuestra victoria final. De modo que casi siempre combatiremos de forma que podamos lograr dicho ataque. Una cosa que no me ha gustado es el elevado número de ataques que se pierden, que no dan en el blanco. Sobretodo los nuestros, porque los enemigos no fallan ni la cuarta parte que nosotros... y esto es realmente molesto. También añadir que sólo se controla al personaje principal; los otros van por libre, aunque se les puede dar ciertas órdenes prefijadas. La IA funciona espectacularmente bien durante la primera parte del juego, pero luego, mientras aparecen más opciones y el combate se hace más exigente, empiezas a desear poder controlar a mano a los otros personajes. No es nada preocupante de todas formas, y en general podemos disfrutar de unos combates muy entretenidos.

La exploración puede ser algo que no guste a más de uno: básicamente sólo hay una mazmorra en todo el juego, Tartarus, que es una sucesión de pisos generados aleatoriamente (cada vez que visitemos un mismo piso será diferente). Son unos 250 pisos divididos en 6 bloques, y auque cada bloque es estéticamente distinto, en la práctica son iguales, sólo que con enemigos cada vez más fuertes. En contadas ocasiones visitaremos otros pequeños escenarios, pero el tiempo que pasaremos en ellos será ridículo con el que pasaremos en Tartarus. Aparte, están los escenarios donde haremos vida normal: el instituto, el dormitorio, el centro comercial, etc... la verdad es que son bastante pocos para lo que suele ser el género.

Argumentalmente el juego se desarrolla durante el curso académico de un grupo de estudiantes con la habilidad de invocar a personas. La historia trata sobre la existencia de una vigésimo quinta hora del día de la que sólo unos pocos son conscientes, en la cual aparecen infinidad de mostruos procedentes de Tartarus. Así que el grupo tratará de descubrir las razones de esta anormalidad a la vez que escala la inmensa mazmorra. Realmente es un argumento que engancha, con varios giros de guión impactantes, y un final más que sorprendente. Además, los personajes están a la altura en su mayoría, apenas un par de ellos son prescindibles. Todos están muy bien caracterizados, y poseen sus propias habilidades en combate.

El desarrollo del juego va por dias, y se ha de dejar claro que tiene un final concreto. Cuando llegue ese dia, el juego acabará. Hasta entonces, y con el curso escolar como telón de fondo, tendremos que planificar bien nuestro tiempo para avanzar en Tartarus, subir de nivel nuestros social links y mejorar las características personales de nuestro protagonista (coraje, encanto y nivel de estudios), asi como para realizar cualquier otra pequeña tarea (hay un centener de pequeñas sidequests, aunque son poco interesantes en su mayoria). Lo malo es que el tiempo está muy limitado si queremos sacarlo todo en una primera partida... ni siguiendo una guia es probable conseguirlo, especialmente el maximizar todos nuestros SC. Esto la verdad es que para mi es un fallo de cierta importancia. No todos tenemos tanto tiempo libre como para pasarnos un juego de 90 horas varias veces. Creo que se debió haber dado más tiempo, o bien organizar mejor los SC, por ejemplo, pasando alguno más a la noche.

Gráficamente sigue el estilo del resto de la saga, diseños manga muy cuidados y elaborados. La banda sonora, como siempre, está a un nivel sobrebio. En Persona 3 FES tenemos dos modos de juego: The Journey y The Answer. El primero es el juego normal, y el segundo es un añadido que explica los ocurrido tiempo después del final. Lo analizaré próximamente.


En definitiva, es toda una alegría primero que nos llegara un juego de semejante calidad a estas alturas, y segundo, que nos llegase también esta versión extendida. Recomendado queda para todo aquel que sea aficionado al género, y que sepa un mínimo de inglés. Algunos datos sobre mi partida:

-Duración: 92 horas
-Compendium al 96 %
-Maximizados 17 de 22 social links
-Completadas 91 misiones de Elizabeth
-The Reaper derrotada
-Niveles de personajes entre 90 y 99


Imagen Enviada
Imagen Enviada
Dolor y lágrimas
Nota
9

Lost Odyssey se presenta como el mejor RPG japonés en lo que va de generación, y eso es totalmente cierto. Sin embargo alguna gente se ha empeñado en convertirlo en el líder del juego de rol clásico en una especie de cruzada contra la actual Square-Enix, cuyo rumbo detestan. Y de este ensalzamiento artificial pueden surgir numerosas decepciones, de modo que en este análisis voy a poner mi granito de arena para paliar este problema, tratando de comentar tanto lo bueno como lo malo bajo mi punto de vista.

-Empezamos por el argumento. La historia que se cuenta en Lost Odyssey parte de una idea realmente interesante: una serie de personas inmortales que llevan en nuestro mundo mil años, pero recordando tan sólo una pequeñísima parte de este periodo. Quizá es una idea demasiado buena (y grande) como para poder desarrollarla al mismo nivel... y esto es lo que ocurre en el juego, que el desarrollo de la idea no acaba siendo tan bueno como la idea misma. Desde luego el argumento está bien contado y es interesante, fácilmente por encima de la media, pero en todo momento tienes la impresión de que podrían hacer algo más especial, y al final te queda la mosca de que ha sido un poco desaprovechado. Por lo menos es más original y adulto que el de muchos (demasiados) RPGs, lo cual se agradece infinito.

-Ahora llega el punto fuerte, los personajes, quizá el apartado más aplaudido del juego. Manejar a personas que llevan 1000 años viviendo quedaría de pena si se tratase de personajes insulsos, no? Pues bien, afortunadamente esto no ocurre, sino todo lo contrario: nuestros inmortales son de los mejores personajes que he visto en mi vida, con una personalidad y carisma arrollador. Con un caracter propio y único, sin caer en los estereotipos que tanto pululan en este género. Salvo Sarah quizá, que es más normalita y tampoco tiene un peso excesivo en la historia, tenemos a unos fantásticos Kaim, Sez y Ming. Buena parte de la culpa, sobre todo del protagonista, se la debemos a los sueños. Son recuerdos de la larga vida de Kaim contados en forma de texto, en los que se relatan diversidad de vivencias. En ellos no solo se desarrolla su personalidad y se aprende sobre su pasado, sino que también incluyen muchas reflexiones sobre la naturaleza humana. Son muy bonitos, y muestran como es la interacción de un inmortal con la gente normal.

Pero no sólo están ellos, también les acompañan otros cuatro mortales, y aquí ya hay un pero. No es que sean malos personajes ni por asomo, pues en mayor o menor medida se les puede echar las mismas flores que los inmortales (mención especial a Jansen, que lejos de ser el típico graciosete que aparenta al principio, posee una personalidad increíble, con posiblemente el mayor trasfondo y desarrollo que he visto en mucho tiempo). Pero el caso es que para mi sorpresa en un juego tan relativamente adulto, dos niños forman parte del grupo. Cuando se unieron por primera vez, pensé que sería sólo temporalmente para alguna misioncilla... pero no, se quedaron. Y a mi juicio se quedaron para estropear un poco esa historia tan adulta y fuera de lo común. Hablando en plata, estoy hasta los huevos de que en infinidad de RPGs debas llevar a adolescentes para salvar el mundo, y cuando en Lost Odyssey, que debería ser todo lo contrario, te meten a dos mocosos que combaten igual que los mayores, pues el juego y su historia pierden mucha credibilidad. Y menos mal que por lo menos están bien caracterizados y no son excesivamente moñas.

Pero la verdadera china en el zapato de este apartado no son los niños, sino los persnajes que quedan por analizar: enemigos y secundarios. Y en ambos casos, collejón para Sakaguchi. Sobre los enemigos diré que casi casi sólo hay uno, pues el otro es más bien un secundario. El enemigo principal del juego lo es de principio a fin, y se le ve el plumero en su primera aparición. Hace todo por su cuenta (aqui se perdió la posibilidad de incluir a má personajes), nuna sorprende en nada, y es bastante típico. Y por dios, si a estas alturas alguien cree que las risotadas de malo maloso quedan bien, que se lo haga mirar. En definitiva, un malo totalmente olvidable. Entre los secundarios nos encontramos a otro malo mucho menos importante, e igual de olvidable. Y aparte de él... pues casi nada, un par de personajes que apenas salen tres minutos en todo el juego. Es algo que me sorprendió mucho de LO, que aparte del grupo que llevamos, el malo y un par de secundarios, no existen más personajes. Se podría haber enriquecido mucho la historia si nuestro grupo contase con más aliados, o el malo tuviese algún secuaz, o se incorporasen terceros interesados a la trama... En definitiva, estamos ante un apartado genialmente bueno en unas cosas, y bastante olvidable en otras. Pero creo que hay que quedarse sobretodo con lo bueno, y como en este caso es MUY bueno, la experiencia jugable no deberia resintirse.

-Pasamos a otro aspecto importante, el sistema de combate. Otra vez, luces y sombras. Combates de estilo clásico con un par de añadidos, como son los anillos (debemos pulsar y soltar un botón en el momento preciso para hacer daño) y el concepto de retaguardia (la fila de atrás sufre menos daño al estar protegida por la delantera, pero si ésta se va dañando, irá despareciendo dicha protección). Sobre los anillos, decir que es de agradecer dotarle de un poco de interactividad extra a los turnos clásicos, aunque ya puesto no hubiera estado mal que los diferentes anillos y/o personajes requiriesen un uso distinto, como en Legend of the Dragoon. Pero bueno, así son bastante rápidos lo cual también está bien. Pasando a comentar lo malo, debo decir que a estas alturas no me entra en la cabeza como se puede considerar positivo el tener que dar las órdenes en grupo. Se pierde cantidad de estrategia e interactividad, y muchas órdenes acaban siendo inútiles. Es algo totalmente ridículo que te obliguen a dar una acción cuando no sabes las circunstancias del combate que habrá presentes cuando se vaya a realizar. Por otra parte, aunque menos importante, es que los combates son aleatorios. Hoy en dia, y más en un juego así, debería ser normal poder ver a los enemigos en el mapa y tener una mínima interacción con ellos (por lo menos poder esquivarlos en ocasiones). Pero bueno, como la frecuencia de combates no es muy alta, se puede perdonar. Incluso aunque no hayan sido capaces de meter en el juego un sólo accesorio que te permita pasar de los combates (o atraerlos), cosa que tiene delito.

-El sistema de aprendizaje de habilidades me ha parecido muy bueno. Los mortales las aprenden directamente al subir de nivel, y los inmortales las aprenden de ellos. También las aprenden de los accesorios que equipemos, tras ganar PH en los combates en ambos casos. En este sentido los inmortales son mucho más versátiles, pues pueden acabar aprendiendo todas las habilidades existentes en el juego, mientras que los mortales se han de conformar con las suyas y con las del accesorio que lleven equipado en el momento.

-Gráficamente está a un buen nivel, aunque lejos de los juegos punteros. Los diseños tanto de personajes como de escenarios me parecen excelentes. En cuanto al sonido... la verdad es que me he quedado un poco defraudado. Tanto Uematsu, tanto Uematsu, y al final hace una banda sonora bastante normalita. normalita para lo que suele ser él y otros genios del asunto, porque sigue estando muy por encima de la media, eso que no lo dude nadie.

-Finalmente, en cuanto a la ambientación, el mundo donde se desarrolla el juego, decir que sin ser nada especial (es bastante convencional), sí es variado y está bien cohexionado. Quizá se echa en falta alguna población más. En sidequests sin embargo vamos sobrados, perfectamente se puede alargar 30 hroas la vida del juego, con la cantidad de zonas opcionales que hay y las misiones menores.


En resumen, estamos ante un muy buen RPG, al que en ciertos aspectos le falta un algo para pasar de ser muy bueno a grandioso. Te deja la impresión de que se pudo haber aprovechado más sobretodo el argumento, pero a veces no se puede tener todo. Creo que debe ser jugado por todo seguidor del género, pues si no se deja llevr por el hype, seguro que acaba disfrutando de lo lindo.


Datos de mi partida:
-Duración: 90 horas.
-Personajes en nivel 99
-Todas las sidequest completadas
-Todos los logros obtenidos.


Imagen Enviada
Imagen Enviada
Estás solo ahí fuera
Nota
8,5

Dead Space es un grata sorpresa en el panorama actual del videojuego, repleto de secuelas y más secuelas. Siempre es agradable que salgan juegos nuevos, y sobretodo que sean buenos. Paso a comentar brevemente los principales apartados del juego:

-Ambientación: Dead Space pretende ser un survival horror, asi que creo que la ambientación es lo primero a analizar. Realmente está muy lograda, la tensión no decae nunca y a ratos se pasa miedo de verdad. No llega a ser como un Silent Hill, claro, pero a quien disfrute con ruidos extraños, susurros de dudosa procedencia, música que acompaña el movimiento, oscuridad y enemigos que te salen de cualquier sitio... sin duda este juego es de visita obligada XD

-Jugabilidad: es un shooter en tercera persona normal, aqui sí que ya está todo inventado. Sistema de control clásico, tiroteos con baja frecuencia y un par de añadidos. Éstos son los poderes de telekinesis y de ralentizar el movimiento (que se aplican tanto a objetos como enemigos), y las zonas de gravedad cero, en las que podremos andar a nuestro antojo por paredes y techos. El control sufre de algún problemilla, como que no se puede recargar el arma mientras te mueves. Sin embargo, si te paras y pulsas el botón de recargar, puedes empezar a moverte inmediatamente, mientras el personaje efectúa la recarga, lo cual es bastante extraño. Por otra parte, creo que el personaje se come mucha pantalla, quizá hubiese sido mejor una cámara como la de Resident Evil 4, que ofrece mayor campo de visión.

Hay que elogiar el simple pero efectivo sistema de mejoras. Podemos mejorar las características tanto de armas como del traje protector y complementos, lo cual permite a quienes se esfuerzan en explorar hasta el último centímetro tener una ventaja a la hora de combatir. Los enemigos por cierto no son de una gran variedad precisamente. También es una gran idea el haber incluido la opción de poder comprar armas y objetos... por mi todo lo que ayude a no quedarte tirado sin munición, es bienvenido.

-El apartado gráfico es notable, sólido, inmersivo y con buenas físicas, y mejor aún es el sonoro. La música parece que va clavada a lo que estás haciendo, como en las películas cuando el personaje se acerca a una puerta tras la que se puede esconder algo horroroso. El doblaje al castellano cumple de sobras. Además, el juego cuenta con infinidad de efectos de sonido que ponen los pelos de punta y mejoran aún más la ambientación.

-El argumento está bastante bien para lo que suelen ser estos juegos, o por lo menos los que están más enfocados a la acción. Básicamente llegas a un lugar que es un desastre y te pasas el juego yendo de un lado a otro arreglando cosas, pero el trasfondo está mucho más trabajado. Conoceremos más acerca de las razones del desastre y de su evolución gracias a los encuentros con otros personajes, y a diferentes tipos de registros que andan desperdigados. Además son de agradecer unos cuantos giros argumentales que alejan un poco la historia de lo convencional.


En definitiva, estamos ante un juego bastante bueno en todas sus líneas, que mezcla muy bien acción y terror. Quizá no llegue a alcanzar las cotas más altas en ningún apartado, pero también tiene su mérito el mantenerlos todos al nivel que están. Así que las 15 horas de tensión que ofrecen creo que serán dadas por buenas sobradamente por quienes busquen un juego de este estilo.


Imagen Enviada
Imagen Enviada
La Valkiria de oro
Nota
9

Nos encontramos ante la precuela del Valkyrie Profile original de PSX, juego que se convirtió en todo un clasico por su calidad y originalidad. Y lo curioso de mis impresiones del Silmeria es que, aun pensando que globalmente le supera si me pongo a analizarlo "objetivamente", lo cierto es que no me ha dejado un regusto tan bueno. Paso a explicar los motivos:

-Argumentalmente el nivel es bastante bueno. Se cuenta una interesante historia sobre confrontaciones entre dioses, valkirias, humanos y otras razas, todo ello basado superficialmente en la mitología escandinava. Cuenta con varios giros de guión de esos que tanto nos gustan a todos, y además se relata de una forma más ortodoxa que en el primer VP. Eso sí, tarda un pogo en despegar. Sin embargo, el punto fuerte son los personajes que iremos reclutando... todos ellos bien caracterizados, con sus propios intereses y motivaciones, y constantemente se profundiza en las relaciones entre ellos, lo que da mucha vida al juego. Ojo, estoy hablando de los personajes "normales", por decirlo así, no de los einherjars. Estos tienen un peso casi nulo en el desarrollo de la trama.

-En cuanto a jugabilidad, se conserva el estilo de exploración de mazmorras en 2D. Los mapeados son del mismo palo, y la forma de avanzar por ellos igual. Seguimos disponiendo de algo parecido a los cristales, llamados fotones con los que congelar a enemigos u objetos y usarlo para llegar a zonas inalcanzables. De hecho, el llegar a ciertos cofres se convierte en todo un puzzle en sí mismo, debido a la variedad de acciones que podemos llevar a cabo y a la mala idea que tuvieron los creadores del juego cuando distribuyeron algunos de los tesoros. En los escenarios encontraremos además multitud de Orbes Sello, que producirán infinidad de estados alterados (tanto positivos como negativos) en los combates. A veces estas orbes, nada más entrar en la mazmorra, están colocadas en cáscaras, donde favorecerán a los enemigos, y será conveniente encontrarlas. Entonces tendremos tres opciones: llevarlas con nosotros, buscar un altar donde colocarlas (en estos dos casos el efecto nos beneficiaría, pero si salimos de la mazmorra el orbe volverá a su sitio), o bien restaurarlas, de modo que podamos recuperarla siempre que queramos en unas fuentes que hay en todas las mazmorras.

-Lo que sí ha cambiado, y mucho, es el sistema de combate. Para empezar, se puede mover al grupo de hasta cuatro personajes por todo el escenario, o sea que ya no se trata de turnos estáticos. Además, tendremos una barra de puntos de acción, y cada personaje tiene a su disposición una serie de ataques que van consumiendo esa barra. Generalmente se buscará hacer, entre todos los personajes de tu grupo, el combo más dañino y largo posible, pues con los ataques aumentaremos un medidor, y si llega a 100, podremos ejecutar los ataques especiales como ya se hacía en el primer VP. En cualquier momento podremos acceder al manú de batalla para usar objetos, cambiar equipo, lanzar magias... aunque es bastante restrictivo, pues con cada uso que hagamos del menú tendremos que esperar un cierto tiempo para volver a entrar. Y lo malo es que afecta a todo el grupo, lo lógico hubiese sido que sólo fuera para el personaje en cuestión que usó por ejemplo un objeto. Es un detalle que no me gustó. Ah, otra novedad a tener en cuenta es que entre el grupo de enemigos hay un líder, y si le matamos a él, el combate se da por ganado directamente, aunque ni hayamos tocado al resto. Ésta si es una buena idea, pues nos permite acabar antes los combates si queremos, y generalmente querremos, porque cuanto menos tardemos, más experiencia nos darán. En general es un sistema de combates muy trabajado, realmente divertido y variado.

-Llegamos al punto donde encuentro que el juego ha perdido encanto frente al original: la ambientación. Aquí no es que sea mala, en absoluto... pero la del primer VP era algo único, especial. La forma en que la muerte, las miserias humanas y el contraste con el poder de los dioses impactaba al jugador es algo que deja huella. Pero en el Silmeria se presenta un mundo mucho más normalito, en el que apenas se puede sentir el miedo o la desesperación de sus habitantes. Por ello me llevé una pequeña decepción, pues esperaba poder experimentar las mismas sensaciones.

-Gráficamente, quizá sólo se vea superado por FFXII en cuanto a rpg's de PS2, con eso se dice todo. Y es que además los buenos gráficos van acompañados de un apartado artístico de lujo, con escenarios bellísimos. Desgraciadamente la banda sonora no está a la altura, y dificilmente vamos a recordar algún tema. Se nota que no se han esforzado mucho en esto.

-Quien haya jugado al primer VP sabrá de la importancia de los einherjars entonces... pero aquí la cosa es bien distinta. Podremos reclutar a cantidad de ellos, sí, pero apenas sirven para otra cosa que sacarlos a combatir. Y encima, a poco que se avance en el juego, ya tendremos suficientes personajes normales que serán los que querremos en nuestro grupo de combate. La participación de los einherjars en la trama es casi nula, y encima no se explica ni quienes son ni qué les ha pasado. Si queremos obtener algo de información, no nos quedará otra que entrar a sus fichas y leer lo poco que ponen. Se les puede liberar, que es casi como mandarles al Valhalla: se irán de tu grupo, dejándote ciertos ítems de regalo, pero en vez de ir a pelear con los dioses, se convertirán de nuevo en humanos y te los podrás encontrar por el mundo.

-Una cosa a advertir, es que este juego es para tomárselo en serio, pues la dificultad es bastante elevada. Dura unas 60 horas si haces las sidequest (que básicamente se componen de algunas mazmorras tan normales como cualquier otra pero optativas), Seraphic Gate aparte. Yo lo he disfrutado de cabo a rabo, y os recomiendo que si os va el género y no os asustan los retos, os hagáis con él. Y si no habéis probado el original, también, ya sea el de PSX o la versión para PSP.


Datos de mi partida:
-75 horas
-Mi grupo principal en nivel 99, el resto por encima de 80
-Todas las mazmorras opcionales completadas
-Puerta Seráfica completada al 100%


Imagen Enviada
Imagen Enviada
No siempre vale la nostalgia
Nota
7,3

Gust nos trae otro rpg a su estilo más habitual, a saber: en 2D, diseños manga, argumento con dioses del pasado, creación de objetos, etc... Ya la saga Atelier Iris nos dejó muy buen sabor de boca, asi que quien hubiera disfrutado de estos juegos seguro que también lo hará con Ar Tonelico. Aunque eso sí, desde el principio advierto que no es tan bueno como aquellos.

Jugablemente es un rpg de combates aleatorios por turnos de toda la vida. Tiene una clara novedad, el uso de las Reyvateils. Estas chicas se colocan en retaguardia y comienzan a cantar canciones con distintos efectos, tanto de ataque como de curación o apoyo al equipo de atacantes. Cuando se trata de magias de ataque mientras la chica canta se va incrementando el poder de la magia, hasta que decidas cuando lanzarla. Pero ocurre que las magias sólo son realmente fuertes tras un buen rato, y seguramente para entonces ya tienes el combate solventado. Tal como dice el análisis de Meristation, lo de las Reyvateils es una buena idea, pero no del todo bien implementada.

Se pueden inventar nuevos objetos de todo tipo mediante combinación de otros que tengamos. Para ello es imprescindible la correspondiente haber encontrado receta, con lo que no hay lugar a la experimentación más allá de conseguir una calidad mayor o menor. La verdad es que esperaba más de este sistema, ni siquiera es mejor que el de los Atelier Iris.

El desarrollo de Ar Tonelico es el típico pueblo-mazmorra-pueblo. Los escenarios no ofrecen gran variedad más allá de la estética, y según avanza el juego, se vuelven demasiado retorcidos. Se echa en falta un buen mapa, aunque sea de esos que vas construyendo según andas, porque es muy fácil perderse. Entre esto y que los combates son aleatorios, a veces puedes acabar quemado. Al menos en el juego existen objetos que eliminan los encuentros con enemigos.

Se ha incluido la opción de lanzar magias fuera de batalla para abrir algunas puertas o romper obstáculos, pero lo cierto es que la utilidad real de esto es tan absurda que si en vez de poner esta opción bastara con pulsar el botón X, no nos habríamos perdido nada.

Artísticamente, es evidente el estilo manga tan poco original, y gráficamente presenta unas 2D que cumplen. No sobresale en ninguno de los dos aspectos, pero en cuanto al sonido sí puede sacar un poco más de pecho, pues tiene una banda sonora notable, con algún tema digno de recordar. El doblaje al inglés es nefasto, eso sí, mucho mejor el japonés.

El argumento se deja seguir muy bien, es sencillote pero interesante. Contiene varios finales, según las elecciones que tomemos a lo largo del juego. Y a mi juicio los personajes son lo mejor del juego, todos ellos están bien trabajados, y concretamente se ha profundizado bastante entre el protagonista y las Reyvateils. Esto se ha hecho a través de un sistema de conversaciones en las posadas o puntos de guardado que te permiten acceder a la mente de las chicas. Es lo que se denomina "dive" (bucear), y según obtengamos más conversaciones, más adentro de la mente (cosmoesfera) de la Reyvateil podremos llegar. Y cuando estemos allí dentro iremos aprendiendo más sobre su personalidad, y ella podrá cantar mejores canciones. Lo malo, es que dichos buceos son de una interactividad casi totalmente nula, y llegan a hacerse cargantes de verdad. Esta es otra buena idea no puesta en práctica como se debería.

El juego es muy corto, y le faltan sidequest por un tubo. Lo más que se puede hacer es revisitar viejas zonas para acceder a partes que antes no podias... pero resulta que al ser los escenarios tan retorcidos, encontrar auqella puerta que en su momento no pudiste abrir es una pesadez, que te echa para atrás. La dificultad del juego es media-baja; se sube de nivel con una gran facilidad y es muy raro tener que dedicarle tiempo a ello en exclusiva.


En definitiva, Ar Tonelico es un rpg bastante tradicional que no sobresale en nada en especial pero que sabe entretener y enganchar, con algunas ideas que le podrían haber sacado de la normalidad si se hubieran implementado mejor. Estoy bastante de acuerdo con el análisis de Meristation (el cual he leido DESPUES de pasarme el juego), aunque yo considero que se merece algo más nota, pues sin ser la octava maravilla, tiene la capacidad de divertir, que no es poco.


Datos de mi partida:
-Duración: 43 horas.
-Niveles de los personajes entre 75 y 80.
-He completado al 100% las cosmoesferas de las tres Reyvateils.
-He seguido el camino de Aurica.
-He obtenido los finales buenos tanto de Aurica como de Shurelia.



Imagen Enviada
Imagen Enviada
Vuelta a los mismos orígenes
Nota
7,5

A la hora de analizar este juego, se puede optar por dos vias: tomarlo como un port llegado desde una consola portátil o bien olvidarse de esto y tratarlo como cualquier otro juego; de esto dependerá la benevolencia de la crítica. Yo he optado por lo segundo, pues creo que quien se plantee la compra del juego poco pensará en als circunstancias de éste, y simplemente querrá saber sus virtudes y defectos sin más. Dicho esto, comencemos:

Tal como su nombre indica, este juego nos contará los orígenes de la saga. El argumento seguramente es el más sencillo de entender de toda la saga, lo cual para nada ha de ser malo. Siempre gira en torno a nuestro personaje, Travis, y lo cierto es que resulta muy intrigante desde el principio. Se echa en falta sin embargo la intervención activa de algún personaje más, y es que en Origins da la impresión de que estamos en la Silent Hill más vacía de toda la saga.

Gráficamente, como era de esperar, está por debajo de sus predecesores. No es que sea algo desastroso ni mucho menos, pero sí es apreciable a la vista. Esta es una de las cosas que, en caso de haber escogido la primera opción para analizar el juego, debería haber pasado por alto, y no restarle puntuación al juego... pero como dije, no me parece lo más acertado. En cuanto al sonido, como siempre Yamaoka no decepciona. Quizá no sea de las BSO's más brillantes, pero sigue estando perfectamente a la altura y nos regala algún que otro tema memorable. Por otra parte, los efectos sonoros siguen siendo genialmente terroríficos.

El desarrollo del juego sigue al pie de la letra lo ya visto en toda la saga, obviando lógicamente la cuarta entrega. Eso sí, la duración es notablemente inferior, pues tendremos menos lugares por visitar. Básicamente tendremos cuatro grandes zonas a explorar: el hospital, un psiquiátrico, un teatro y un motel, todas ellas con su versión "oscura". Aparte de esto, como siempre podremos recorrer la ciudad y visitar algunas otras pequeñas zonas. Por cierto, ahora el pasar del mundo normal al demoniaco depende casi siempre de nuestra voluntad; a través de espejos que encontraremos por el camino, podremos cambiar entre mundos cuando queramos.

Jugablemente ha sufrido pocas variaciones, aunque en este apartado nos encontramos con el mayor defecto del juego: la cámara. Realmente es de las más horriblemente molestas que he sufrido en mi vida. Giros extraños e imprevisbles, te enfoca donde no hace falta, te deja vendido, etc... desde luego es todo un lastre. El sistema de combate, a pesar de que apenas da opciones, cumple bastante bien. Podremos pelear a puño limpio, con armas de fuego, o con armas de cuerpo a cuerpo. Y en este último grupo se encuentran todo tipo de objetos que hallaremos en el juego, desde hachas a tostadoras. Hay infinidad de ellos, y se debe estar muy pendiente a su uso porque se acaban rompiendo siempre, algunos incluso con un solo golpe.

En cuanto a la ambientación, no se le puede poner ninguna pega. Es un Silent Hill como cualquier otro, y eso nos asegura que, con las luces bien apagadas, pasaremos miedo del bueno. Sobretodo al principio, que es cuando estamos más indefensos. Si eres un fan de la saga estoy casi convencido de que te gustará, y sino la verdad es que sería más recomendable empezar por los demás.


Algunos datos de mi partida:

-Tiempo de juego: 8 horas y media
-Final bueno
-Unos 70 monstruos derrotados
-Más de 400 objetos encontrados
-Más de 400 miradas al mapa (soy un cagueta, sí XD)
-Cuatro títulos obtenidos en la primera partida
-30 kilómetros recorridos


Imagen Enviada
El sueño americano
Nota
9,7

Por fin llegó el esperado juego de Rockstar, y he de decir que no me ha defraudado en absoluto. Quizá algunos esperasen una revolución como la que supuso el GTA3, pero yo sabía perfectamente que eso era imposible. Así, GTA4 es una evolución, puede que no muy exagerada, pero no por ello se le va a restar puntos a un juego.

Técnicamente es realmente bueno; se ha plasmado una ciudad gigantesca con gran detalle. Escenarios, condiciones ambientales, efectos, personas, vehículos... todo al más alto nivel. Quizá por ello el juego petardea un poco en situaciones comprometidas, aunque no es nada importante. Eso sí, la banda sonora me ha supuesto una gran decepción; en otros GTA me encantaba poner cualquier emisora, y aquí da igual la que pusiese que me aburría sin remedio.

Donde se alza como el mejor de la saga sin duda es en la parte del argumento y personajes. Manejar a un don nadie que se abre camino en el hampa no es nuevo, pero ésta vez la trama está mucho más trabajada, y los personajes que intervienen en ella mejor retratados. Incluyendo al protagonista, el más carismático de la saga junto a Tommy Vercetti. Me ha gustado que en unas cuantas misiones te dejen elegir cómo actuar, pues es algo que si queda bien implementado en la historia como poco dotará al juego de mayor rejugabilidad.

Un aspecto que, aun estando a un muy buen nivel, no ha mejorado lo ya visto es la ambientación. Me refiero a que por ejemplo en Vice City el estilo mafioso-ochentero tipo Corrupción en Miami estaba muy marcado, y lo mismo con el rollo pandillero del San Andreas. En GTA4 no encontramos nada así, y cierto es que quizás Nueva York (la ciudad "real" en la que se basa Liberty City) carezca de ello, así que tampoco se lo tendré muy en cuenta.

Jugablemente, simple pero eficiente (amén de divertido). El control de los coches ha mejorado una barbaridad, y el del personaje a pie es básicamente el mismo pero más depurado. Se ha incluido la posibilidad de cubrirte, lo cual es de gran ayuda en los tiroteos. De hecho, la dificultad del juego es notablemente más baja que en anteriores entregas, teniendo este añadido buena parte de la culpa. Yo personalmente, lo agradezco. El único punto negativo es que a veces el auto-apuntado estorba, pues si quieres disparar a un sitio exacto y hay alguien cerca, te apuntará directamente a él.

Las misiones del juego... aqui ocurre como con el tema de la ambientación: están muy bien (variadas, divertidas, etc...), pero no son las mejores de la saga. Concretamente no son mejores que las del San Andreas, donde hacías de todo. Por ejemplo, en GTA4 apenas hay dos o tres misiones que incluyan usar un helicóptero, y otras tantas que exijan montar en lancha. Y también se echa en falta alguna misión más de puro descojone o extravagante, como las que tenía el SA.

Por último el tema de los detalles, que no puedo comentar en exceso porque no acabaría en la vida. Tan sólo mención especial al móvil, al poder navegar por internet, al mapa que te permite marcar el destino, a la gran cantidad de cosas que puedes hacer con los amigos o las novias (los minijuegos son un puntazo)... todas estas cosas le dan una profundidad inmensa al juego, en serio.


Pues nada, qué puedo decir. Que GTA4 es el mejor juego en lo que va de generación (aunque espero cambiar de idea en cuanto salga MGS4 XD), y que ya sólo queda esperar al próximo GTA, que seguro que nos traerá más y mejor.


Imagen Enviada
Sin dioses. Solo el hombre
Nota
9,7

Personalmente considero que el género de los shooters es de lejos el más explotado en cantidad y el menos en posibilidades. Veo pasar decenas y decenas de shooters cuyo único aliciente es un potente apartado gráfico, mientras que por lo demás son todos prácticamente iguales... igual de anodinos. Afortunadamente, esa elevada cantidad hace que por muy baja que se la proporción, siempre va a salir alguno que realmente merece la pena, y éste es el caso de Bioshock.

En realidad miento, pues este juego de 2KGames va mucho más allá de merecer la pena; hací tiempo que no me encontraba con un shooter al que pudiera considerar como "obra maestra", que me enganchara de tal forma que se te pasara el tiempo volando... esto lo ha conseguido Bioshock, y en mi caso no es habitual.

Las razones son varias, pero por encima de todas ellas está esa magnífica ambientación. Una extraña ciudad sumergida, apartada del mundo exterior y a la que llegamos por accidente, nos abre sus puertas de par en par... y lo que encontraremos tras ellas es realmente alucinante. Todo tipo de extraña y avanzada tecnología mezclada con el estilo de los años 50. La inmersión que produce este juego al jugador es total, nos hace sentirnos parte de la historia desde el primer segundo. Historia que, por cierto, está muy bien elaborada; tiene capacidad de sorprender y de hacer que queramos avanzar siempre un poquito más para seguir descubriendo cosas. La verdad es que cada vez que tienes que dejar de jugar, se te hace difícil quitar el juego, y eso es todo un logro.

Rapture se muestra como una ciudad excepcional en la que parece reinar el caos. Hay una constante sensación de que lo que en su momento fue una auténtica utopía, algo debió salir mal y la convirtió en lo que es. Está repleta de gente que en su momento debió ser normal pero que ahora claramente han perdido la razón y se han convertido es despiadados asesinos. No todos, eso sí, pues aún quedan algunas personas que, para bien y para mal, se cruzarán en nuestro camino. Se trata principalmente de los impulsores de la ciudad y de otras personas importantes en ella. Hay varios de ellos que son personajes bastante interesantes, sobre todo porque nunca sabes cuales son realmente sus intenciones. Aparte, no cesarás de toparte con unas extrañas niñas de aspecto poseído que van siempre acompañadas de unos monstruos que las defienden. A su encuentro, se te da la opción de acabar con ellas o ayudarlas, lo cual influirá en el resultado final del juego.

Los escenarios, como se ha dicho, son mitad tecnológicamente avanzados, mitad años 50. La verdad es que están muy bien diseñados y no se hacen repetitivos o demasiado retorcidos en ningún momento. Hay que decir que el apartado gráfico es bastante bueno. La música, al estilo de la época en que se ambienta el juego, encaja perfectamente y sobre todo aparece cuando tiene que aparecer.... es decir, cuando hay algún magnetófono cerca jeje

Jugablemente nos encontramos eso sí con un shooter más normal. Tiroteos poco elaborados, y enemigos no muy variados. Está claro que lo que más diferencia a Bioshock de otros shooters es el uso de los plásmidos, y tampoco es que sea una gran novedad a estas alturas el poder usar poderes especiales a la vez que armas en este tipo de juegos. En cualquier caso, se agradece pues siempre está bien disponer de mayores posibilidades jugables. Podremos usar distintas habilidades (como la telekinesis, rayos eléctricos, manipular a los enemigos para que peleen por tí...) tanto en combate como en lo que viene a ser el avanzar por los escenarios. Aparte de los plásmidos tenemos los tónicos, que son como habilidades menores de todo tipo.

Durante el juego encontraremos muchas máquinas en las que podremos curarnos, comprar munición u objetos, adquirir nuevos plásmidos y tónicos, inventar ítems, o mejorar nuestras armas. Se te da la opción de hackearlas para conseguir descuentos mediante un curioso y entretenido minijuego de conducir fluidos. Aparte, también se pueden hackear cámaras de seguridad, robots de vigilancia, cajas fuertes...

Se ve que, aún ofreciéndote muchas opciones, la jugabilidad dista de ser muy profunda. Esto no tiene que ser malo de por sí, a veces la sencillez viene bien. Yo he quedado contento con este aspecto, sobretodo porque la magnífica ambientación y el interesante argumento compensan de sobra cualquier fallo que pudiera tener el juego, por ello se lo recomiendo a todo el mundo.

Es más, lo único en que me ha decepcionado en Bioshock ha sido el final. Todo se resuelve en una escena de medio minuto, y pienso que se deberían haber currado algo más acorde a la calidad global del juego. En un primer momento pensé que esto es algo típico de los juegos de PC, pero luego me di cuenta de que Bioshock fue desarrollado primeramente para Xbox 360. En fin, que me ha dejado algo frío. Eso sí, sobre la duración del juego diré que no se cual ha sido, pero que me ha parecido totalmente correcta.



Imagen Enviada
La mano que mece la cuna
Nota
9

Sin duda este Devil May Cry 4 ha seguido las pautas que en su dia se marcaron con el 3, y se podria decir que es una revisión de éste adaptada a la nueva generación. Quizá este aspecto sea su punto negro, pues el juego de Capcom no ofrece nada nuevo o sustancialmente mejor, ni para la saga ni mucho menos para el género. Pero no por ello deja de ser un muy buen juego de acción.

Las novedades que presenta son más bien pocas. Aparte de un personaje jugable nuevo, tenemos la posibilidad de manejar la cámara a nuestra voluntad en ciertos escenarios, y la inclusión del Devil Bringer. Ésto último ha sido un gran acierto, pues sirve para dotar de mayores posibilidades a los combates, lo cual siempre es de agradecer. Jugabilidad que por lo demás es calcada a la del DMC3, es decir, muy buena.

El juego vuelve a estructurarse en misiones, que deberán solventarse entre Nero y Dante. Eso sí, salta a la vista que se ha disminuido tanto la duración como la dificultad (en modos normales) de éstas. Si esto es algo bueno o malo, depende de cada persona. Pero lo que está claro es que en anteriores DMC era muy raro poder pasarse a un jefe sin necesidad de usar objetos, y aquí lo podemos hacer sin problemas en todos los jefes del nivel "Humano" y en la mayoria del nivel "Cazademonios".

Otro aspecto que a mi juicio deberian haber quitado de una vez (ya huele tanto como el tema de los daños en la saga Gran Turismo) es lo de las paredes invisibles. Pienso que hay formas mejores de limitar el escenario en lugar de esos muros de cristal que te impiden avanzar. Es algo que queda tan cutre a estas alturas...

Técnicamente el juego cumple más que bien, tanto en el apartado gráfico como sonoro. El diseño de escenarios no era tan bueno desde el primer DMC, salvando las distancias de la diferencia de estilos.

Me quito el sombrero ante el personaje de Dante, es en esta entrega donde se ha visto al mejor hijo de Sparda. Chulo pero sin pasarse, como debe ser. Nero también está muy bien, no sólo logra no quedar a la sombra, que ya es mucho lograr, sino que a ratos se pone a la altura del mismísimo Dante.


A modo de conclusión, quiero dejar claro que DMC4 podria ser mucho mejor, pero hay que tener en cuenta dos cosas: para PS3 esto acaba de empezar, y DMC4 sigue siendo un juego divertidísimo, de acción pura y dura, con dos protagonistas soberbios. Realmente merece la pena.


Imagen Enviada

Compro y Vendo películas en Blu-Ray
Otra vuelta de tuerca
Nota
9

Esperaba este juego con ansias pero a la vez con algo de desconfianza; con ansias, porque me he pasado de cabo a rabo los demás Shin Megami Tensei de PS2 y todos ellos me han parecido geniales. Con desconfianza, porque no me daba muy buena espina ese cambio de género; no sabia muy bien cómo iba a funcionar el dejar de lado los combates por turnos para pasar a un sistema de acción en tiempo real.

Y la verdad es que sólo necesité un par de horas de juego para respirar tranquilo; Devil Summoner mantiene la similitud (y la calidad) en el resto de apartados con los otros SMT, y el nuevo sistema de combate funciona 'casi' tan bien como el tradicional (más tarde explicaré ese 'casi').

Se nos presenta al joven Raidou, un invocador de demonios capaz de reclutarlos y de viajar a la dimensión donde viven. Trabaja en una agencia de detectives que en principio no tiene nada que ver con lo paranormal, pero que a medida que avanza el juego, se verá involucrada en medio de los planes de un poderoso demonio que pretende "salvar" el mundo a su manera. El argumento se va desarrollando muy bien, nunca perderás el interés en él. los personajes, si bien no son muchos, están bien definidos, incluido el protagonista que, como suele ser habitual en los SMT, no dice una palabra en todo el juego.

La ambientación es la típica de los SMT, concretamente se parece a la del Lucifers Call, pues nos encontramos en un Japón real y ficticio a partes iguales. Cabe destacar que muchas de las zonas que visitamos en el juego tienen su versión en la dimensión demoniaca, oscura. La banda sonora está a un nivel tan bueno como siempre.

Otra de las similitudes con el Lucifers Call es que podremos reclutar y fusionar los mismos demonios que peleamos. Recuperar este genial sistema es una gran idea, pues da mucho juego a la hora de plantear las batallas, en las cuales es muy importante sacar al demonio adecuado. Además de fusionar, se da la opción de sacrificar un demonio para mejorar otro, o para mejorar la espada de Raidou. Estos demonios tienen distintas habilidades que se pueden usar en el mapeado normal. Por ejemplo, si nos encontramos con una persona que se niega a darnos información, podremos invocar a un demonio capaz de leer mentes. O si vemos un objeto imposible de alcanzar, un demonio volador hará el trabajo por nosotros.

Como se ha comentado, el gran cambio es el sistema de combate, que pasa a ser de acción. Raidou puede dar tres tipos de golpes con su espada, y sar la pistola. Ésta se puede cargar con balas de distintos elementos para tratar de acertar con la debilidad del enemigo. Podremos invocar a un demonio aliado para que nos ayude. El nuevo sistema está muy bien, pero tiene el problema de que, al ser la cámara fija, a veces se interponen enemigos entre el frontal y tu personaje, haciendo que le pierdas de vista. Con muchos enemigos en pantalla, el combate se convierte en un engorro y fácilmente puedes dejar de enterarte de lo que ocurre.

No es un juego muy largo, en unas 40 horas puedes acabarlo al 100%. Tampoco tiene muchas tareas opcionales, quizás la unica significativa sea completar los centros de entrenamiento. Aunque sólo uno de ellos supone una cierta dificultad, pues sirve para obtener a un poderoso demonio oculto.



Imagen Enviada
Oh, mi diosa
Nota
9,5

Okami es uno de esos juegos únicos, atemporales, distintos... pero que sin embargo no ven recompensado su derroche de calidad y originalidad en cuanto a ventas. Afortunadamente las críticas sí han acompañado como es debido a esta maravilla de Capcom.

Lo primero que salta a la vista es su apartado artístico, evidentemente. Se presenta un mundo pintado a acuarela, muy colorido, preciosista. El diseño de escenarios y personajes es algo nunca visto antes en el mundo del videojuego. Se podria decir que en sí mismo es toda una obra de arte.

Jugablemente, nos encontramos antes una aventura con ciertos toques de RPG japonés. Ante todo prima la exploración de los escenarios, acompañada de unos combates en tiempo real. El control de Amaterasu, nuestro lobo blanco, está muy bien definido, responde a la perfección... aunque quizá la cámara no tanto; sin llegar a ser un problema serio, no deja de ser cierto que a veces no enfoca donde debe por más que la trates de recolocar.

Tanto cuando estamos explorando el mundo como combatiendo enemigos, tendremos a nuestra disposición toda una colección de las llamadas "Técnicas celestiales"; con R1 abriremos una especie de lienzo sobre el que poder dibujarlas con un pincel. Por ejemplo, una de ellas es el corte (trazando una linea horizontal) y con ella podremos desde derribar árboles hasta dañar a los enemigos. Hay muchas más (13 principales, más las ocultas), que permiten realizar un montón de cosas, incluso dominar los elementos a tu antojo.

El argumento nos situa en un Japón medieval fantástico, donde el mal trata de prevalecer ante el bien, que queda representado por unos dioses venidos a menos a causa de que los humanos están dejando de creer en ellos. Y tomaremos el papel de Okami Amaterasu, el dios del Sol, que deberá reunir las técnicas celestiales para invertir la situación. Quizá se trate de la típica historia del bien contra el mal, pero desde luego la forma de contarla hará que nos enganche desde el principio. Nos encontraremos con personajes de todo tipo, desde guerreros a emperadores, que nos ayudarán en la aventura o requirirán que nosotros les ayudemos a ellos.

Como si de un Final Fantasy se tratara, podremos mejorar algún que otro atributo, como la salud máxima o la carga de tinta que podemos llevar (sí, usar técnicas celestiales consume tinta, que se va rellenando sola pero lentamente). También podemos aprender nuevas técnicas de combate (pagando a un entrenador), y comprar armas, accesorios y objetos en las tiendas.

La aventura principal es bastante larga ya de por sí, pero además el juego contiene multitud de tareas opcionales. Desde encontrar algunas técnicas secretas hasta cazar monstruos especiales, pasando por recolectar los 100 Stray Beads (una tarea que puede ser extenuante), pescar, realizar trabajillos para ciertas personas... todo ello puede elevar la duración del juego por encima de las 50 horas, y de forma sobrada.


Como todo juegazo, no está exento de algunos fallos, que sin ser capitales, pueden hacer que más de uno prefiera dar de lado a esta preciosidad de juego. El primero es obvio: está en inglés. Y menudo inglés, puedo asegurar que es lo más complicado que he visto desde el Vagrant Story. Si no sabes nada de este idioma, sintiéndolo mucho tengo que recomendarte que te pongas a otra cosa (salvo que consigas un script traducido y seas capaz de irlo leyendo mientras juegas). Y teniendo un nivel medio, muy frecuentemente tendrás que tirar de diccionario. El otro, es la dificultad, que es prácticamente nula... claro que esto depende sólo de ti valorar si es un fallo o no. Lo único que puedo decir es que no ofrece ningún desafio.


En definitiva, Okami es un juego muy cuidado en todos sus aspectos, totalmente original tanto en diseño como en mecánica. Si sabes inglés, lánzate a por él de cabeza, tiene pinta de que va a ser de esos juegos que en unos años se cotizará bien alto en Ebay, a causa de su calidad y de que, desgraciadamente, se han vendido pocos. Toda una obra de arte que no te puedes perder.



Imagen Enviada
Un nuevo amanecer
Nota
9,6

Tras mucho tiempo guardado en la estantería, por fin pude dedicarle el tiempo necesario al último juego de la saga (al menos en PS2). Y la sensación que me ha quedado es que no se cómo le hice esperar tanto tiempo a una joya semejante.

Es de lejos el mejor de la saga, y poco tiene que envidiar a los ases del género como Devil May Cry 1 y 3, o God of War. Sinceramente me duele ver cómo no se le ha valorado lo suficiente, y que para mucha gente se ha quedado como un juego notable sin más como los muchos que hay.

Pues no, no son muchos los juegos de este genero que te ofrecen más de 30 horas de acción pura y dura. La misma jugabilidad de siempre pero más depurada, con movimiento libre de la cámara (esto ya es otro mundo) y con más opciones para combatir a los enemigos.

Como ya hizo Capcom con el Devil May Cry 3, Onimusha 4 se estructura en misiones (son 17), y tienes la opción de repetirlas casi a tu antojo (por razones argumentales en cada momento sólo se podrá acceder a algunas, si bien justo al final puedes hacer cada una de ellas). Esto te permite acceder a nuevas zonas para conseguir objetos o realizar las llamadas "pruebas de valor". Se trata de pequeños combates especiales en los que debes superar ciertos retos (acabar con el enemigo antes de que se agote el tiempo, hacer una cadena de X críticos, proteger a un par de ladronzuelos...), y según cómo los resuelvas conseguirás un mejor premio. Son 30, algunas realmente difíciles (a mi me faltó por completar tan sólo una:llora:).

Por supuesto, lo de visitar zonas también te servirá para subir de nivel. Y es que Onimusha 4 tiene unos cuantos toques de RPG que son un gustazo. Podrás aumentar tus parámetros (puntos de vida, magia y de Oni), aprender y mejorar tus habilidades, y conseguir almas rojas con las que aumentar de nivel tus armas y armaduras. Por cierto, a destacar la enorme cantidad de armas que existen para cada personaje, cada una de ellas con sus propios atributos y características. Según las mejoras, te proporcionarán ciertas ayudas, como por ejemplo "Ataque +20" o "PH +1000". Lo mismo con la armadura, aunque en este caso sólo habrá una por personaje. Mejorándola con almas rojas aumentas su defensa, y la cantidad de objetos que puedes equiparte (de los cuales también hay una millonada, de todo tipo).

Poder subir de nivel es toda una ayuda, pues tenemos entre manos un juego relativamente difícil. Lo bueno es que, como en los RPG's, no nos quedaremos atascados si no queremos: basta con dedicarle un tiempo a mejorar tu personaje.

Gráficamente me ha sorprendido, no tengo problemas en afirmar que es de lo mejorcito de PS2. Personajes soberbios, y enemigos casi tanto lo mismo. Los escenarios, aunque no sean brutales, están muy bien recreados para un juego de este estilo en el que puedes mover la cámara a tu antojo. Quizá se notan pequeñas bajadas de frames cuando haces cadenas de críticos o ataques que golpean a muchos enemigos a la vez... pero desde luego no es nada que afecte lo más mínimo a la jugabilidad. Quizá en cuanto a sonido la cosa no sea tan puntera. Tiene un buen doblaje (salvo la voz de Minokichi, que es detestable) y unas melodías que, ni son malas ni desentonan, pero tampoco son memorables.

Jugabilidad que está muy cuidada y funciona a la perfección. Está claro que el mayor cambio con respecto a anteriores Onimusha es la inclusión de la cámara libre. Por lo demás, viene a ser lo de siempre: ataques normales (que pueden derivar en combos), ataques mágicos (con aquellas armas que lo permiten, que no son todas), posibilidad de transformarte en Oni (lo que te hace más fuerte e invulnerable durante un pequeño momento), ataques Oni (los de R2), bloquear, esquivar, patear al enemigo... pero claro, hay que tener en cuenta que, al haber otros personajes y poder manejarlos, el estilo de combate varia un mundo entre cada uno. Por ejemplo, uno de ellos usa armas de fuego, otro parece un boxeador... aquí ya habría que entrar en detalles, pero prefiero dejarlo que lo descubra quien lo juegue. Aparte de los movimientos básicos, se irán aprendiendo un buen puñado de habilidades.

Tal variedad de acciones resultan en un sistema de combate realmente profundo, alejado del mata-mata sin sentido. Y como cada enemigo requiere una estrategia distinta; desde el que morirá a base de espadazos normales, al que solo podrás eliminar con un ataque Oni cuando le quede poca vida para evitar que reviva.

Otra cosa a destacar es que el argumento está bastante bien. Para lo que suelen ser este tipo de juegos, se plantea una historia sin grandes pretensiones pero interesante y sin estupideces. En ella se van involucrando diversos personajes, tanto aliados como enemigos, que realmente están muy bien definidos. Pasando a comentar un poco acerca de los aliados, aquí nos encontramos con otra innovación en la saga que supone un plus muy a tener en cuenta: en ciertas ocasiones (y siempre que revisitemos una zona si así lo queremos) a Soki le acompañará uno de los 4 amigos que se nos unirán a la aventura. Estos personajes tienen sus propias motivaciones (uno de ellos es español XD), y se convierten en una parte fundamental de la trama. En la práctica, cada cual tiene sus habilidades de combate como ya se dijo antes, con lo que la profundidad del juego aumenta enteros. Y también tienen su propia forma de “interactuar” con el entorno. Por ejemplo, uno puede abrir puertas pesadas, otro pasar por zonas estrechas, otro hablar con los muertos… es por ello que lo de revisitar niveles es muy productivo. Puede ocurrir que, durante la misión hayamos visto algo inaccesible por no llevar al personaje adecuado. Pues bien, más tarde la volvemos a empezar y esta vez nos llevamos al indicado (en las segundas y siguientes pasadas podremos elegir al acompañante que queramos, si está disponible en esa parte del juego), para así poder acceder.

Una cosa a mencionar y que a mucha gente se le pasará por alto es que, con un pequeño truco, ¡a ese segundo personaje lo podremos controlar con otro mando! Es decir, que se puede jugar a dobles. Por cierto, al acabar el juego descubriremos algo sorprendente acerca de uno de estos personajes ;)

Pocas cosas negativas soy capaz de sacarle a este juego. Quizá que los enemigos de un mismo tipo se comportan siempre igual; tienen sus rutinas y apenas hay variación en los combates por su parte. También es cierto que los puzzles han quedado casi reducidos a esos mecanismo que tienen algunos cofres y que, la verdad, acaban cansando. Pero lo que es durante el juego en sí, apenas hay un par de cosillas que te puedan impedir avanzar si no las resuelves.

Se puede acceder a varios extras, algunos de ellos con trucos (como trajes de la serie Street Fighter o el mencionado modo de 2 jugadores) y otros tras pasarte el juego (como nuevos niveles de dificultad o el modo Arena, en el que se puede combatir 1 vs 1 con personajes aparecidos a lo largo del juego).

Como conclusión, pues vuelvo a lo de antes: que a mi juicio Onimusha Dawn of Dreams es una joyaza, un must-have del género. No entiendo porqué en general ha quedado considerado simplemente como un juego notable, pero bueno… Igualmente, lo recomiendo encarecidamente a quien disfrute de los juegos de acción, porque esta maravilla de Capcom le dará uno larguísimo, variado y muy divertido.



Imagen Enviada
Nota
9

Gran juego el que nos ha regalado Namco (o mejor dicho, las compañias que trabajan para ella). Se nota que está muy trabajado en todos sus aspectos, y además me ha recordado a aquellos grandes rpg's de la generacion de los 32 bits.

Lo que desde luego más me ha gustado ha sido su argumento; sólido, interesante, de esos que se van deshilando poco a poco hasta finalmente encajar todas sus piezas a la perfeccion. Aparte, tiene dos o tres giros argumentales que te dejan con la boca abierta, lo cual siempre es de agradecer. Quizá los personajes, si bien no se puede decir que les falte carisma, son algo visto ya más veces. Es por eso que a quien recordaré con más cariño será Mizuti. Me encanta este personaje tan original.

El mundo que han imaginado los autores para el juego tambien está realmente bien. Parece mentira que, con lo pequeño que da la impresion de ser, recorrerlo hasta el final te de para más de 60 horas. Es un mundo muy interesante, pero me temo que no puedo describirlo porque sus caracteristicas tienen mucho que ver con la historia que se cuenta en Baten Kaitos.

Gráficamente (o quizá deberia decir artísticamente) es un soplo de aire fresco; esos maravillosos fondos prerrenderizados son preciosos, aquí es donde más me ha recordado el juego a aquellos que comentaba de la época de Playstation. Por ejemplo, andando por Mintaka, no podia dejar de venirme a la mente nada más y nada menos que Final Fantasy 7. Quizá la banda sonora tambien ayuda, claro. Realmente es bastante buena, quizá le falte algun tema principal, pero si en cualquier momento del juego te paras a escucharla, descubrirás que está muy trabajada. Por cierto, una cosa de los escenarios que no ha quedado del todo bien: cuando tu personaje está a lo lejos, se hace minusculo todo y no se perciben bien elementos como puertas o pasadizos.

El mayor fallo que le saco al juego está en su sistema de combate. Depende excesivamente de la suerte, y eso no me gusta un pelo. Estas cosas deben depender mayormente de tu habilidad con las manos, o con la mente. Pero no de la suerte. Y lo que es peor, los enemigos finales no están sometidos a esto. Ellos atacan con sus rutinas prefijadas, ni suerte ni leches, y con esto se crea una desventaja que me parece absurda.

Otra cosa que no me ha gustado es que abundan esas escenas... no se cómo decirlo, creo que es mejor un ejemplo: digamos que están los personajes junto a algun malo, y en la habitacion hay un objeto que ambos quieren. Pues bien, llega el malo entre risas y como quien no quiere la cosa, pilla el objeto y se larga. Mientras, tus personajes diciendo "Nooooo...". Y tu con cara de gilipollas pensando "Pues coño, en vez de quedaros como pasmarotes mirando como se larga, impedidselo, panda de imbeciles". En fin, cosas como ésta las hay a porrillo en Baten Kaitos.


Bueno, pues creo que esto es todo lo que queria contar sobre el juego. Antes de empezarlo, ante la pregunta de cual era el mejor rpg de Gamecube hubiera dicho que el Tales of Symphonia es el mejor. Ahora ya no lo tengo tan claro...



Imagen Enviada

¡Estoy de rebajas!
Vendo juegos de PS2 y PSX
Vendo juegos de Gamecube
RPG de altos vuelos
Nota
8

Lo primero que me viene a la mente del Skies of Arcadia es su genial ambientación, ese mundo de piratas aereos tan original que han creado. Es una mezcla de los clásicos de piratas con la fantasia del videojuego japonés. Y este aspecto, vaya si lo bordan. Los de Sega han creado un mundo único, de esos que quedan para siempre en la mente, como el de Final Fantasy 7 o Xenogears. Pocos rpg´s lo consiguen, y lo cierto es que en éste no lo esperaba. Además, la propia mecánica del juego implica que la exploración de este amplio mundo sea todo un aliciente en sí mismo.

El otro gran punto fuerte de SOA es sin duda el conjunto de personajes que aparecen. Tanto los que vamos a manejar, como los enemigos (mencion especial para Belleza y Viggoro), e incluso muchos otros secundarios que sin tener mucho peso en la historia gozan de un gran carisma. Muy bien diseñadas las relaciones entre ellos, también hay que decirlo. Siempre me ha parecido coherente su comportamiento, sus reacciones. A destacar la fidelidad de Ramírez con Galcian, la "obsesión" de Viggoro con Aika (XD)...

Tambien hay que destacar al juego de Sega por la cantidad (y calidad) de sidequests que tiene. Una de ellas, la del enfrentamiento contra Piastrol, merece mencion especial porque ayuda a conocer y entender mejor el pasado de uno de los enemigos del juego, asi como sus razones. Me gusta que las sidequests (o al menos parte de ellas) mantengan algun tipo de vínculo con la trama principal o con otras sidequests. Pero bueno, aparte de esto hay otro montón de aventuras opcionales, entre las que destacan vencer a los fugitivos (piratas negros), y encontrar los casi cien Hallazgos existentes por todo el mundo.


Pero no todo son buenas noticias en Skies of Arcadia. Dejando de lado que los gráficos lógicamente ya están algo pasados (aunque las expresiones faciales y algunos escenarios están realmente bien), existen un par de problemas que impiden al juego alcanzar el sobresaliente.

Por un lado tenemos el argumento. Literalmente es un refrito de lo que ya se ha visto en otros mil rpg's, y varios de sus giros son fácilmente previsibles. Aunque no llega a aburrir, ni mucho menos, es más de lo mismo: reunir media docena de cristales mágicos para evitar que el malo de turno se los quede y haga añicos el mundo.

Y por último, los combates. Tanto los normales (a pie) como las batallas de navíos, se desarrollan de una forma extremadamente lenta. Aparte de tener que dar las ordenes seguidas como en los Suikoden (lo cual me sigue pareciendo absurdo e inconveniente), el desarrollo de un combate es a mi juicio demasiado lento. Duran el triple de lo que deberian durar. Sobretodo los de batallas navales, que te tiras tres cuartas partes del tiempo viendo como los navios se pasean sin hacer nada.

Y bueno, si ahcemos un esfuerzo y nos olvidamos de esto, nos encontramos que un sistema (o mejor dicho, dos sistemas) de combate que no está mal. Te permite hacer muchas y variadas acciones, si bien al final acabas usando un grupo bastante reducido de ellas. Lo combates aereos le dan más variedad al juego, lo cual es todo un acierto. Si no fueran tan lentos... :-(



En resumen, que este juego perfectamente podria haber peleado en la liga de los más grandes, de haber tenido un argumento al nivel de su ambientacion y unos combates más cuidados. Pero desde luego sigue siendo un gran juego, y más teniendo en cuenta que en Gamecube no hay tampoco una cantidad enorme entre la que elegir. Y aunque la hubiera, Skies of Arcadia seguiria siendo un recomendado, por la fantástica ambientación, y los grandes momentos de accion, aventura y humor que proporciona.



Imagen Enviada
El Nirvana cibernético
Nota
9,2

Antes de nada, he de aclarar que este reanalisis no va solo por DDS2, sino tambien por el primero. Y es que yo los considero un mismo juego dividido en dos. Asi que cuando hable de argumento me referiré al de ambos juegos en su conjunto, y lo mismo va para el resto de cosas.

Está claro que los juegos de la saga Shin Megami Tensei son algo totalmente aparte de lo que viene a ser el género. Son distintos, muy originales tanto en ambientación, como en historia o diseño. Por ello y por su calidad, yo los considero juegos imprescindibles. Y es que no hay nada que los pueda sustituir. Un Tales Of lo puedes cambiar por un Star Ocean, pero un SMT solo se puede cambiar por otro SMT.

Empezamos por el argumento. Pocos juegos tienen una historia tan compleja e interesante. Se aparta mucho de lo convencional, igual que en Lucifers Call. Quizá a veces te meta cuestiones filosóficas algo dificiles de entender, pero el nodo principal te engancha desde el primer minuto hasta el ultimo. Aqui hay que hablar de los personajes, pues en este caso no se les puede dedicar un párrafo aparte. Y es que ellos mismos forman parte de esa historia, aunque no lo sepan. Todos ellos, tanto los protagonistas como los secundarios o los enemigos son increiblemente carismáticos. Derrochan personalidad por todos los costados. Incluso el líder, Serph, que es de esos mudos tipo heroe de Suikoden.

El sistema de combate es exactamente igual que el visto en Lucifers Call. Turnos bastante normales con la salvedad de que se pueden ganar más si aciertas con la debilidad del enemigo (por ejemplo, si el enemigo es débil a fuego y le atacas con Agi, tendrás un turno más). Y del mismo modo, se pueden perder. Todo ello influenciado por el flujo solar. Dispondremos de infinidad de habilidades: magias de ataque, de apoyo, de defensa, de estado... que se conseguirán en los terminales Karma de un modo parecido a LC. Quizá la mayor pega es que, si bien se pueden cambiar de personajes durante el combate, absurdamente la muerte de los tres que estén en batalla significa un Game Over. No puedes cambiarlos.

Llegados a este punto, es obligado mencionar la elevada dificultad del juego. Si bien es menor que la de LC, sigue siendo bastante mayor que la de la media de los juegos del género. Esto está bien porque los rpg´s japoneses suelen tender a un dificultad cuanto menos... poco desafiante. Eso sí, sigue habiendo un problema: que en cualquier batalla normal la puedes palmar sin darte cuenta. Salvo que vayas sobrenivelado, siempre puede ocurrir que se den en conjunto una serie de circunstancias de batalla que acaben con tu grupo muerto sin posibilidad de que tú puedas tener la más minima reacción. Aunque te enfrentes a enemigos que ya has derribado muchas veces y generalmente no te supongan mucho problema. Si te atacan primero, y les da por putearte, adiós.

En cuanto al diseño, como se puede ver en cualquier imagen tiende al manga pero de una forma vista muy pocas veces. Es verdaderamente original. Ayuda bastante a la magnifica ambientación del juego. Al igual que la música, de la que es dificil destacar algún tema en concreto, pero siempre acompaña perfectamente la situación.



En definitiva, me parecen dos juegos sobresalientes, cuyo unico defecto es que en realida son uno solo y te obligan a gastarte el doble. Por lo demás, recomendado a todo aquel que disfrute de los rpg´s, y especialmente si busca algo distinto.



Imagen Enviada
Hasta siempre, GameCube
Nota
9,3

Es el primer Zelda que completo al 100%, y he de decir que me ha encantado. Sin duda el su punto fuerte es la jugabilidad: el control (tanto de la forma humana, como del lobo o a caballo) funciona a la perfección, los combates son muy flexibles y hay mil formas distintas de interactuar con el escenario. Quizá esto último, la variedad, sea lo que consigue que el juego te enganche de principio a final, y siendo un jeugo de entre 40 y 60 horas, tiene muchisimo mérito.

En ningun momento me ha cansado, o aburrido. El estar haciendo tantas cosas diferentes hace que el tiempo se te pase volando. Otra cosa que me ha gustado ha sido el apartado artístico; el diseño mature le viene que ni pintado al juego. Una vez más se ha demostrado que se puede recrear perfectamente un mundo fantástico sin necesidad de basarse en diseños sacados de los teletubbies.

Ahora paso a comentar algunas cosas que no me han gustado:

-La baja dificultad. Os aseguro que no me gustan de por sí los juegos dificiles, y que normalmente no considero malo que un juego sea facil. Pero en este caso es algo exagerado. Avanzar por las mazmorras no tiene gran misterio, pocas veces te quedarás sin saber qué hacer. Los puzzles son pocos y bastante obvios. Los combates contra enemigos normales son puro trámite. Y los combates contra jefes son realmente los verdadderos puzzles del juego. El 90% de derribar a un jefe es saber qué hacer, pues una vez que lo sabes llevarlo a la práctica SIEMPRE es facilisimo. Además, muchas veces darte cuenta de esa estrategia te lleva un minuto, con lo que estos combates (y por extension el juego en general) son un paseo.

-El apartado técnico: tanto gráfico como sonoro, si bien no es en absoluto malo, me esperaba mucho más (especialmente en cuanto a la banda sonora) de un Zelda.

-El protagonista: Link es una sosainas, que se pasa todo el juego haciendo lo que le mandan, sin la más minima personalidad. No es un héroe, es un mandao. Aparte de que tiene el carisma de un botijo, no muestra casi ningún tipo de expresión.

Pero ya digo que globalmente me ha gustado muchisimo, me ha durado 50 horas y lo he hecho de un tirón, sin haberme cansado ni un segundo. Un gran juego para despedir a Gamecube, sin duda.



Imagen Enviada
Snake? Snake? Snaaaaaaaaaakeeeee...!!!
Nota
8,7

Yo tengo claro que es un gran juego, y si no hubiera existido nunca el MGS original de Playstation, le clavaria un 10 sin dudarlo. Pero al ser un remake, habrá que analizarlo como tal.

Y como tal, hay que hacerse tres preguntas:

¿Es un buen remake? Sí lo es.
¿Podria haber sido mejor? Pues sí, podria, y facilmente.
¿Era necesario? Esto ya es más complicado. Para alguien que no tiene PSX o no jugó al original, desde luego que es "necesario" poder disfrutar de uno de los mejores videojuegos de la historia. Pero lo cierto es que a todas luces, hacer un remake de un juego para una consola que sólo le lleva una generacion a la consola en que salió el original, cuanto menos me parece precipitado.


No voy a comentar mucho acerca de las caracteristicas que ya tenia el original, pues ya sabemos que aspectos como el argumento, los personajes, la musica, el doblaje, la ambientacion, etc.. son cosas que eran geniales entonces y lo siguen siendo ahora en el remake. Prefiero centrarme en los cambios que éste nos ha traido, y que en mi opinion no son en su mayoria tan buenos como deberian ser.

En primer lugar, hablemos de la jugabilidad. Básicamente, se ha implementado la de MGS2, con lo que el juego ha ganado bastante. Especialmente el poder disparar en primera persona se nota muchisimo, sólo esto te cambiar la forma de jugar. Tambien están el resto de acciones, pero éstas ya no influyen tanto (lógico, el juego no estaba pensado para que pudieras colgarte de las barandillas y moverte). Quizá la pega es el botón Z que han elegido para la vista en primera persona; me parece un churrasco de botón, muy incómodo para esa tarea.

Lo que más llama a la vista, está claro que son los gráficos. Aqui es donde más se nota que no es un juego hecho por Kojima. No están a la altura, ni siquiera son mejores que los de MGS2, que es un juego anterior y para una consola supuestamente menos potente. No son malos, ni mucho menos, pero el fan de la saga está acostumbrado a ver el maximo en cada entrega.

Tambien hecho en falta esa cantidad de detalles que siempre incluye Kojima. Pero sin embargo, el aspecto que más me ha desagradado se encuentra en las secuencias de video: ver a Snake haciendo piruetas como si el Dante de Devil May Cry 3 estuviera en Matrix, me ha sentado como el culo. No le pega nada a la saga, no es ese su estilo, y debieron haberlo respetado.

Finalmente, sólo decir que aunque esperaba algo más, es un juego buenisimo, que deberia jugar todo aquel que quiera conocer esta magnifica saga. Eso sí: se nota mucho que no lo ha hecho Kojima.



Imagen Enviada
Una Obra Maestra inacabada
Nota
9,6

Ya tenia ganas de poder jugar a la penúltima fantasia de Square, y 140 horas de juego después, he de decir que no me he sentido decepcionado, ni mucho menos. Y eso que los radicales cambios que se anunciaban me estaban asustando, pero al final resultó que los cambios, ni eran tan radicales, ni eran para peor. Senciallamente, eran los cambios que a mi gusto necesitaba la saga.

El más significativo es el nuevo sistema de combate. Parece que hay gente a la que no le entra, asi que lo diré una vez más: sigue siendo por turnos. Pero se trata de unos turnos mucho más rápidos y dinámicos. La incursión de los gambits es todo un acierto, puedes configurarlos de la manera más retorcida que puedas idear, y responden a la perfección. Y no podemos olvidar que, por fin, aleluya, los combates ya no son aleatorios! Esto ya es el no va más, un avance bestial en la saga XD

Y menos mal que todo esto funciona, porque en este FF vas a pelear, y mucho. Hay que recorrer infinidad de escenarios repletos de enemigos, lo cual implica que un buen porcentaje del tiempo de juego lo emplearás en combates. Hay quien dice que esto es malo; yo digo que ni malo ni bueno, es algo que puede gustarte o no, y ya está. En mi caso, como el nuevo sistema de combate me encantó, jamás tuve problema. Disfrutaba con cada combate, incluso eliminé a Yiazmat, esa escoria de 50 millones de puntos de vida, en una batalla épica que duró varios dias. FFXII es de esos rpg's en los que subir de nivel no es un coñazo, creo que con eso se dice todo.

Pasamos a comentar uno de los temas más criticados: el argumento. Dejemos la cosa clara: NO está a la altura de los mejores FF. ¿Por qué? A ver si me explico: lo que tiene, está bien. Una interesante historia de tramas politicas, guerras, alianzas, traiciones, imperio, rebeldes... ese no es el problema. Lo que ocurre es que haber, hay poco. El argumento se difumina entre los largos viajes y la inmensidad de sidequests, de tal modo que puede llegar a ocurrir en algun momento lo siguiente: tras un viaje largo, en el que has hecho algo opcional como cazar alguna escoria, llegas a tu destino... pero ya se te ha olvidado porqué querias ir allí.

Por otra parte, tenemos al grupo de personajes, al que le pasa algo parecido a lo del argumento. Casi todos son muy buenos, tenemos a gente muy carismatica como Ashe, Balthier o Basch. Tienen caracteres muy bien definidos. Pero el problema es que apenas se relacionan entre ellos, por lo que en ese sentido me parece que se ha desaprovechado a un grupo de personajes buenisimos. En cuanto a otros personajes del juego, pues más de lo mismo. Me gusta Larsa, y me encantan enemigos como Cid o el Juez Gabranth (mencion especial para éste, es fantástico). Por cierto, el doblaje al inglés les queda a todos ellos de maravilla, por ejemplo, a Fran la clavan. Chapó, con doblajes asi, ni ganas de que pongan voces españolas XD

Un aspecto que me ha gustado mucho en parte y muy poco en otra, es el de los escenarios. Lo malo es que hay muy pocos pueblos y ciudades, exageradamente pocos, diria yo (aunque muy bonitas las ciuades grandes, eso sí). Pero fuera de estos, la cosa es completamente distinta: cantidad enorme de localizaciones, variadas, gigantescas y muy bien diseñadas. Tenemos minas, mazmorras, pantanos, desiertos, costas, montañas, bosques, selvas, llanuras, zonas nevadas, cuevas, templos...

En cuanto al apartado tecnico y sonoro, decir sencillamente que los gráficos no pueden ser mejores (llevan la consola al limite), pero que la banda sonora sí. No es que sea mala (sigue estando muy por encima de la media), pero la saga nos acostumbra a cosas mejores, a melodias que recordaremos para siempre. En su favor, diré que las musiquillas que suenan en algunos escenarios de forma continua están muy bien. Por ejemplo, me encantaba la del Faro.

Como no podia ser de otra forma, FFXII nos "regala" una cantidad de tareas opcionales enorme. La principal de todas ellas es la caza de escorias, que vienen a añadir otros 45 jefes, pues suelen ser bastante fuertes. Tambien tenemos la busqueda de espers ocultos, de enemigos raros, la pesca... haciendolo todo, fácilmente podemos doblar la longitud del juego. Si eso es algo bueno, sobretodo para una primera partida, ya lo dejo a cada cual...

Un fallo importante que le veo a FFXII es cómo está implementado el uso de espers y sublimaciones. El problema es que no les sacas rendimiento para el consumo de PM que representan. Esto se traduce en que los espers apenas los usas para verlos la priemra vez tras conseguirlos, y las sublimaciones las dejas como ataque final, para dar la puntilla a algun jefe. MUY mala idea eso de que el uso de estos elementos te consuma bloques de PM. Los espers deberian gastar una cantidad fija, y las sublimaciones deberia ser a través de un medidor de límite como el de FF7. Es una lástima que optaran por lo de los bloques...

Otro fallo que la mayoria considerará insignificante pero que a mi me ha sentado como una patada en el culo, es el tema de los cofres del tesoro y sus dichosas probabilidades. Vamos a ver, cojones: un cofre existe o no existe, y si existe tendrá lo que tenga. ¿Acaso es que hay alguien que se dedica a quitar y poner cofres, o a variar su contenido cuando tu no estás en la zona? No me jodas, es que vaya una idea de bombero retirado, es para inflar a collejas al que la tuvo. Se dan casos tan absurdos como que para obtener X espada sólo tengas un 0'1 por ciento de posibilidades de conseguirla. ¿Qué vas a hacer, retroceder tres zonas y volver a por el cofre cientos y cientos de veces hasta que aparezca? Por favor...



En fin, resumiendo, éste es sin duda el FF más rompedor: una evolucion de la saga, para bien, que ofrece un genial sistema de combate y muchas horas de diversion. Para mi, muestra el camino que deberia seguir la saga, aunque claro está, mejorando los fallos señalados. Especialmente, los proximos FF deberian tener un argumento más intenso y extendido. Pero bueno, a pesar de ello, la grandeza de este juego, lo cuidado que está, lo convierten en una de las ultimas grandes obras maestras de PS2. Una maravilla en toda regla. Me da pena acabar este reanalisis porque se que va a pasar mucho tiempo hasta que pueda analizar otro Final Fantasy, pero... hasta entonces! ;)



Imagen Enviada
¡Fuera de mi camino nenazas!
Nota
7,7

Ya se que ha pasado mucho tiempo desde que se lanzó el juego, pero justo ahora me lo he terminado y no queria dejar pasar la oprtunidad de hacer un pequeño analisis.

Y va a ser pequeño porque tampoco hay mucho que analizar, ya que se trata de un juego bastante simple. ¿Es eso malo? A veces no, si la unica expectativa que ofrece un videojuego es divertir, puede que esa simpleza sea incluso beneficiosa para ese objetivo.

Bien, pues Wario World es una de esas ocasiones: simple, pero divertido. Un plataformas 3D pero con el estilo clásico de los Marios en 2D, con una jugabilidad de nuevo simple, pero fantástica. Deberian salir más juegos de este estilo, pues a mi gusto el genero de los plataformas se ha vuelto muy complejo (jugablemente) con el paso a las tres dimensiones. Lástima que Nintendo decidiera traspasar el Paper Mario de Gamecube a Wii.

Quizá la mayor pega del juego es que es muy corto. Si no me equivoco, son 10 misiones que como mucho te duran media hora cada una, más los jefes de cada una de las cinco zonas. Tambien es cierto que, de haber sido más largo, su simpleza pasaria de ser algo bueno a malo, pues podria hacerse repetitivo y cansino.

Otra pega es que es demasiado facil. Apenas hay cuatro puzzles que te hagan romperte los sesos, y por otra parte, es imposible atascarse contra un enemigo (jefes incluidos) debido a la posibilidad de continuar la partida pagando monedas (que siempre te sobran).


Pero bueno, en definitiva, estos errores se perdonan si el juego te divierte. Conmigo lo ha conseguido, y como considero que éso es lo unico que busca, creo conveniente valorarlo asi.



Imagen Enviada
Una sinfonía de cuentos
Nota
8,5

Éste es uno de los primeros juegos por los que me compré Gamecube recientemente, y no me ha decepcionado. Vamos a empezar por comentar sus virtudes:

-Un gran sistema de combate. Viene a ser una version capada del de Star Ocean 3 de PS2 (por aquello de los "falsos" 3D tipicos de la saga), pero aun así están muy por encima de la media, tanto que para mi los Tales Of forman la segunda saga con mejores combates, tras Star Ocean y por delante de Grandia. Son rápidos, intuitivos y muy divertidos. Cuando en un RPG te pasas sesiones de juego dedicadas unicamente a combatir por gusto, puedes dar por hecho que quien lo hizo se curró un gran sistema de combate. Aparte de cómo manejas a tu personaje, hay que destacar (y en esto supera al Star Ocean 3) lo bien que funciona tu equipo de forma automática; se les puede dar cantidad de ordenes distintas, y casi siempre hacen lo que quieres.

-La historia: aunque las primeras horas me hacian sospechar que estaba ante un clon de Final Fantasy X, nada más lejos de la realidad. No tarda en enganchar, y proporciona momentos de todo tipo. Además la ambientacion del juego está muy acorde.

-Personajes: bien definidos y bastante interesantes, pero como en muchos rpg's, algunos más que otros. Los algunos en este caso son los más secundarios (como Sheena o Regal), y los otros son los protagonistas directos (Lloyd o Colette), que ya están un poco más vistos y no me despiertan tanto interés.



Ahora vamos a por los defectos, que son pocos y sin excesiva importancia, pero tambien hay que contarlos:

-Es un juego corto, para ser un rpg. Me ha durado 50 horas y creo que pudieron ser muchas menos. Se echa en falta un mayor numero de sidequests largas, pues la mayoria son cosas que no alargan mucho la vida del juego. A excepion de la mazmorra secreta y el Coliseo de Meltokio, el resto son bastante cortitas, como la de conseguir las armas oscuras para Abysson (al cual, por cierto, le ponian de lo más complicado y yo le di tal palizon que el pobre hombre no sabia por donde le caian... y eso que apenas llegaba yo al nivel 75).

-No diré que deban cambiarlo, porque es una de las señas típicas de la saga... asi que me limitaré a decir que me resulta absurdo no poder esquivar un golpe porque solo te puedes mover hacia atrás y adelante.

-La música: me pasó completamente desapercibida. No es que sea mala, pero la verdad es que este genero me tiene (mal)acostumbrado a cosas mucho mejores.

-La limitacion de 20 items por cada objeto. No es que hagan falta más, pero me resulta absurdo que no puedas llevar 21 de X cosa, pero sí 20 de X, otros 20 de Y, otros 20 de Z, etc...

-Los momentos autoprogramados, en plan "imbecil, no entres ahí que no te lo he pedido... a la mierda, lo sabia, tuvo que entrar y es una trampa, qué bien". Estas cosas me ponen de los nervios.



Bueno, pues ya está todo lo que queria decir. Como conclusion, que se trata de un gran juego, con unos combates muy divertidos y adictivos, y que es totalmente recomendable hacerse con él si te va el genero.



Imagen Enviada
Fantasía de segunda
Nota
7,8

Éste es sin duda el jeugo que más palos se ha llevado de forma injusta. Tal como lo ponian, pensé que me iba a encontrar una mostrusidad, epro nada más lejos de la realidad. Es un juego que, sin ser magnifico, sabe entretener, y su jugabilidad, pese a ser simple, está hecha a prueba de bombas (anejar a Vincent es genial. Tiene buena música, buenos graficos, buenas escenas de video, se profundiza en un personaje tan carismatico como Vincent Valentine y su relacion con Lucrecia y Hojo...

Su peor "defecto" para no salir escladado en los análisis es llamarse Final Fantasy, y más aun llevar el 7 después. Estoy segurisimo de que si llevara otro nombre, las cosas serian muy distintas, pero la sombra de FF7 es demasiado alargada, y me temo que nubla la objetividad de mucha gente.

En relacion al análisis de Meristation, hay algunas cosas en las que, bueno, se puede estar de acuerdo o no, como:

-"Limitadísimo, aburrido en ocasiones" -> personalmente, nunca me he aburrido, y tan limitado no lo veo.

-"El sistema de apuntado automático, resta emoción a las fases" -> yo creo que al contrario, ayuda bastante. Que el Dual Shock 2 no es ninguna maravilla para los shooters. Éste se maneja muy bien.

pero en otras me da la impresion de que tenemos juegos distintos, como cuando critican a la cámara (¡pero si va a la perfeccion!) o a ese "tetraplegismo" ocasional de Vincent (¿se puede saber cuándo no salta?).


En fin, que a mi me ha gustado el juego, y creo que su nota merece rondar el 8. Ahora, si tal nota se debe poner en comparacion con lo que es el FF7, pues sí, ponedle un 6 o incluso menos. Ah, una ultima cosa que no me ha gustado mucho del juego: ver a Vincent hacer cosas en los videos que durante el juego no puede hacer. Esas cosas hay que cuidarlas.



Imagen Enviada
El alma del RPG
Nota
9

Nunca me habia hecho mucha gracia la saga Dragon Quest, y aparte de Bola de Dragon, a Toriyama no necesito verle más. Todo esto sumado a que la demo del juego me resultó aburridísima, me hizo pensar que DQ8 no me iba a gustar un pelo.

Pero el caso es que me enganchó desde el primer momento, aun sigo sin saber muy bien porqué, y me lo pasé de un tirón en unas 80 horas. Me ha parecido un gran juego, quizá no a la altura de los grandes del genero en PS2, pero sin duda un juego de sobresaliente. Tiene un mundo enorme que explorar, tiene una dificultad bien ajustada, y los personajes están muy bien. Aparte de que contiene cantidad de secuencias que son para descojonarse (Yangus es la leche). Pero mejor voy a enumerar lo que no me ha gustado:


- Historia ligerita, ligerita. Podian haberse esmerado más en crear un argumento más complejo.
- En los combates, la idea de dar las ordenes todas seguidas al estilo Suikoden me sigue pareciendo nefasta. No se en qué piensan los desarrolladores, si esto es todo un fastidio.
- El enemigo del juego es ridiculo.
- Manejar a la Deidiave es un coñazo (¿es que el puto pajarraco no es capaz de mantenerse en el aire sin moverse?).
- Al igual que lo de los combates, DQ8 copia otra de las peores cualidades de los Suikoden: que no hable el personaje protagonista. Algo que tampoco comprendo, si es evidente que asi matas su personalidad.
- Cuando te pasas el jefe final, las ganas de empezar a subir niveles como loco para hacer las pruebas Dragovianas son... como decirlo... NULAS.




Imagen Enviada
La nueva visión del fútbol...
Nota
9,4

Sin duda todo un juegazo. Destila futbol por todos sus poros, y consigue que te sumerjas en el. Jugablemente, ha alcanzado unas cotas de calidad realmente aceptables. Para ganar has de trabajarte los partidos, los goles de coña o automaticos apenas existen, y el juego te obliga a hacer cosas que se ven en un partido real para llevarte la victoria. Por ejemplo, usar las bandas es casi obligatorio, en lugar de intentar entrar por el centro. Ya hasta lo saben los de EA; solo falta por enterarse el Madrid :D

A nivel grafico no es que haya evolucionado mucho. Estadios bien recreados, y jugadores conocidos calcados a los reales... y los no conocidos, pues te puedes encontrar cualquier cosa, pero bueno. Eso sí, a nivel sonoro no tiene rival alguno. Este apartado es el que consigue que el juego huela a futbol desde que quitas el precinto, ayudando en gran medida a que la ambientacion de los partidos sea tan grande, tan inmersiva. Los canticos de las aficiones (¡incluso de equipos de segunda!), la banda sonora y los comentaristas son sencillamente insuperables. Tan solo un par de collejas: que los comentaristas hagan tantas referencias al propio juego, y que inexplicablemente la aficion cante lo de "Manos arriba, esto es un atraco" cuando aun estan saliendo los equipos al campo. Coño, ni que supieran de antemano que el arbitro les va expoliar :D


Aparte del sonido, hay otro apartado que está a un nivel tan alto que aun no acabo de creerlo: las animaciones. Los jugadores, tanto en equipo como individualmente, funcionan casi como lo hacen los reales. Cada vez que pongo la repeticion de alguna jugada, me quedo pensando "Coñe, esto se podria ver en un partido de verdad". Desmarques, remates, cabezados, entradas, planchas, contraataques... tan solo falla un poco a la hora de disparar. No acaba de convencerme. Pero lo mejor de todo son los porteros. Todo lo que hacen está recreado a las mil maravillas. Cualquier cosa. Desde atrapar un balon, tirarse al suelo, sacar un brazo cuando se les pilla a pie cambiado, lanzarse a por el balon (cuando no llegan) justo en la direccion que éste lleva, etc... Da gusto verlo, y más cuando en anetriores FIFA´s los porteros no eran más que adornos, a los que podias meter chicharros por todo el centro de la porteria mientras se tiraban a por el balon de la forma más falsa imaginable.


Bueno, y del resto de cosas como licencias, pues no voy a comentar nada que ya no sepamos. Simplemente agradecer la idea de incluir semejante cantidad de extras, como la narracion de goles historicos, imagenes de golazos, fichas de jugadores miticos, una entrevista a Etoo... En fin, muy bien pensado.

Definitivamente, este juego me ha gustado, y mucho. Esto si que es futbol. Y solo de pensar en las cosas que se podran hacer en la generacion que se aproxima... 8)~
Dioses del Olimpo; tened miedo. Llega Kratos
Nota
9,7

No podia imaginar que a estar alturas de vida de la consola nos llegara un juego de este calibre, de esos considerados obras maestras, que no fuera secuela de alguna saga.

La verdad es que Sony hace pocos videojuegos, pero los que hace son bestiales. Y creo que éste es el que se lleva la palma. Gracias sobretodo a estos apartados:

-Una jugabilidad a prueba de bombas, tan sencilla y a la vez tan profunda. Variedad de combos a patadas con apenas 2 botones. Engancha de verdad.

-Una ambientacion cuidadisima, que junto a la gran banda sonora y la historia, hacen que te metas de lleno en la Grecia clasica fantastica.

-Unos graficos de infarto. Jamás olvidare la sala de las cuchillas giratorias, la explanada donde Ares reparte leña a diestro y siniestro, el desierto por el que vaga el titán...


¿La parte mala? Que se hace corto, como la mayoria de juegos buenos. Dicen que el mejor perfume va en frascos pequeños, pero coño, este juego es tan bueno que aunque durara 100 horas seguiriamos pidiendo más. Quiza esto se compensa un poco con la cantidad de extras que trae. Ya podia ocurrir esto en todos los videojuegos. Pero bueno, definitivamente, éste es de los mejores juegos que han salido este año. La gran sorpresa que pocos esperaban.
El Puño de Hierro definitivo
Nota
9,4

La verdad es que este juego es de esos que duran y duran. Por eso hago el reanalisis ahora, muchas semanas despues de haberlo comprado. Y aun no me he cansado de él.

Destacar un aspecto sobre cualquier otro es complicado, ya que todos rayan a un altisimo nivel. Jugablemente, diria que vuelve a los origenes de la saga, apartandose de lo visto en la cuarta entrega. La dificultad ha aumentado notablemente, lo cual es MUY bueno. Especialmente el jefe final, que puede darte verdaderos dolores de cabeza si no dedicas tiempo a aprenderte sus movimientos. Graficamente, lo mejor del genero (a falta de ver el proximo Soul Calibur 3), menudos escenarios impresionantes, y el diseño de los personajes, espectacular. El sonido, como siempre, con melodias que encajan perfectamente segun el momento. Me ha gustado la posibilidad de arrinconar a los rivales contra un muro y machacarlos sin piedad, aunque claro, esto tambien va en tu contra. Y ocurre bastante a menudo, como debe ser. Los piques jugando a dobles son bestiales. En resumen, que si te gusta la lucha 3D, ahora mismo no hay nada mejor.

Eso si, el juego tiene un grandisimo defecto, una cagada monumental: no se puede controlar al jefe final. Esto es toda una guarrada. Con lo chungo que es y las leches que mete...
La Divina Comedia según Atlus
Nota
8,7

Fue una gran noticia la confirmacion oficial de su lanzamiento en Europa. Ya escuche rumores sobre ello hace muchos meses, pero de estas cosas no te puedes fiar.

La verdad es que le tengo muchas ganas a este juego, hacia tiempo que estaba buscando algo "distinto" dentro del genero de los rpg´s japoneses, y creo que Lucifer´s Call me va a venir de perlas. Y si es un juego algo dificil, pues mejor.

Lo del inglés es una putada, si, pero yo creo que con juegos como este se debe hacer un esfuerzo. A mi la verdad, a estas alturas casi que me da igual que hasta un Final Fantasy viniera en ingles, ya que con la cantidad de rpg´s que tengo de PSOne en ese idioma... Además, si lo mirais por el lado bueno, es la mejor forma posible para aprender inglés.
The blodiest game of the world
Nota
8

Pues eso. Si resulta que el juego es tan divertido como dice el redactor, y que los unicos defectos son "una visibilidad reducida con armas potentes" y "unos graficos que no estan tan bien como podrian estarlo", entonces no entiendo porqué le cascais el 6. De ese modo, haceis que mucha gente se eche hacia atras al ver la nota y se pierdan un juego muy divertido. Y ya sabemos que hay muchiiisima gente que pasa completamente de leer el analisis y solo se fija en la nota.

¿Que el juego es algo simplon? Pues como el 95% de los shooters, ni mas ni menos. Me atreveria a decir que Doom 3 es mucho mas simple todavia. Por ejemplo, con éste se pueden llevar dos armas a la vez.

Yo no lo he jugado, que quede claro, y hasta es la primera vez que veo algo sobre él, pero le pongo un 8 porque me parece la nota mas acorde con el analisis del redactor.
Descenso al infierno...
Nota
9,2

Por una parte, Doom 3 era lo que me esperaba: un shooter con graficos del copon pero por lo demas algo simple. Y por ello, antes de jugarlo, pensaba que la note que le pondria cuando tuviera que puntuarlo seria un 8.

Y porqué ahora le pongo un 9.2? Pues porque era lo que me esperaba solo "en parte". Doom 3 tiene algo mas que esos impactantes graficos. A lo que me refiero, es a esa "ambientacion" de terror que Carmack le dio al juego. No digo que llegue a la altura de un Silent Hill, pero es muy por el estilo. Y para mi, es lo que hace que Doom 3 se lleve un sobresaliente, mas alla de los graficos. Ademas, si no fuera por esto, en vez del 8 que tenia en mente le hubiera puesto un 6, porque como shooter, es simple y soso a más no poder.

Se que mucha gente no sabra apreciar este apartado, peor para ellos, los pobrecillos piensan que para sacar el maximo rendimiento a un juego solo hace falta un PC potente y la ultima tarjeta grafica. Tambien hay que saber jugar.
Onimusha hokori... Onimusha poderío...
Nota
9,5

La verdad es que es dificil encontrarle pegas a este juego. Si acaso, poniendonos muy en plan tiquismiquis, me quejaria de que las camaras, muy de vez en cuando, no ayudan lo que deberian. Eso, y que no este doblado.

Porque el resto es, sencillamente, perfecto: unos graficos de infarto, jugabilidad magnifica (aunque debieron meter de una vez el salto), personajes muy carismaticos, historia cuanto menos atrayente, la musica encaja a la perfeccion y, en general, una ambientacion soberbia.

Una manera fantastica de empezar el verano, epoca en la que los juegos buenos no suelen abundar y de hecho me parece que no habra nada mejor en un par de meses.
Un GTA descafeinado...
Nota
7,5

Me ha parecido un analisis muy injusto, que va desde el principio a destrozar el juego. Es cierto que Driv3r tiene alguna ralentizacion (no tantas como dicen por ahi), que la inteligencia artificial no esta muy conseguida y que la dificultad es un lastre (me he quedado en una mision y no hay manera). Pero ahi acaba todo lo malo, el resto es una obra de arte. Por si no lo sabiais, mirad el titulo y vereis que significa "conductor". Pues ESTO es lo mas importante del juego.

Conducir es una pasada. Solo salir a dar un paseo con cualquier coche cinco minutos te da mas satisfaciones que la mayoria de juegos. Eso si, cuando te bajas del coche, se jodio el asunto, pero tampoco es tan malo como pensaba antes de pillarme el juego. Los graficos estan mucho mejor de lo que dice el analisis, y lo mismo ocurre con las colisiones, sonido y demas...

En resumen, que no me creo ni un pelo este analisis, sobre todo cuando veo notas infladas de otros juegos que no pasan de normalitos. Tambien comentar que se trata del unico juego que se me ha colgado en PS2. Y lo hace de forma sistematica cuando empiezas una carniceria usando el lanzagranadas.
The Faculty virtual...
Nota
8,3

Espero probarlo dentro de poco, aunque me da que éste lo preferiria para pc, que es mas barato.

Una buena forma de esperar a que llegue el bueno de verdad: Silent Hill 4
SingStar... todo por un sueño!
Nota
9

Antes de nada, que quede claro que este juego no me gusta, y jamas me lo compraria.

Pero creo que es para felicitar a Sony por mojarse sacando juegos tan originales como éste Singstar o los Eye Toy. Sobre todo en la actualidad, donde prima el sacar secuelas a millares con el unico afan de hacer caja rapidamente.

Asi que, un aplauso y que sigan apostando por la innovacion
Como destrozar un clásico
Nota
4

... directamente se haria el hara-kiri.

No hay derecho a que nos traigan estas basuras, y sin embargo se queden en el olvido obras maestras como Chrono Cross, Xenosaga I, Suikoden 3, la saga Dragon Quest o Star Ocean 3 (aunque parece que éste sí llega), por mencionar solo algunos rpg, el genero más descuidado.

Qué cagones son estos japoneses...
Otra compra obligada...
Nota
10

Post borrado.
Gran Turismo 4 enseña el morro...
Nota
10

Antes de nada, he de decir que he jugado al Prologue GRATIS (no pregunteis como) y, si no hubiera sido asi, mi nota seria un... 9.9!!!! Es coña, la verdad es que si tienes que pagar ese precio por una demo, seguramente ya no alucines tanto

Menudo pedazo de juego!!!! Graficos, cochazos, circuitos impresionantes, rallies, velocidad.... todo, absolutamente TODO hacen q este juego sea lo mejor de lo mejor.

Pero lo mejor de todo es que... SOLO ES UNA DEMO!!!!

Imaginad como sera el juego final... definitivamente, GRAN TURISMO 4 se convertira en el REY de la velocidad

Tan solo hay un pequeño problema para mi: los Gran Turismo se me dan de pena!:llora:Y para mi se convierte en un querer y no poder, y me tengo que limitar a jugar solo para disfrutar, no para competir en serio.