Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...
Vegeta_M

#POST OFICIAL# DC COMICS

Publicaciones recomendadas

fluorlight Anima

Publicado
vida restante: 100%
Con ese recopilatorio de imágenes de aquaman ya hasta me dieron ganas de comprar comics de el, yo creo que en cuanto salga un TP recopilando desde new 52 lo compraré.

A mi también me gusta más como dibuja Lee, y no creo que saquen a Flash de JL, tal vez no salió en portadas porque ya no cupo.

Sometimes I think your secrets have secrets.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%
http://www.youtube.com/watch?v=pj6f8zujtQs
jla animals , una serie de cortos


y una especial del relanzamiento:

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%

power girl

la familia shazam

versión steampunk de personajes de dc comics

*

jla 200 de joe kubert, 1982

robot chicken especial

http://www.youtube.com/watch?v=1AOI79rLovI

*portada alternativa del justice league 13

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Silvermane GRANDIS SUPERNUS

Publicado
vida restante: 100%
Los siete pecados capitales de DC Comics
Publicado el 30 agosto, 2012 por Eme A

En septiembre del año pasado DC relanzó su línea de cómics cancelando todas sus series en curso e inagurando 52 nuevas series (en muchos casos, las mismas cabeceras con nueva numeración desde el número 1) en que el pasado de los personajes se ignora o se reescribe. La mayor parte de esas series están siendo publicadas en España desde mayo por ECC Ediciones. Un año después parece un buen momento para mirar atrás e identificar los errores que (a mi juicio) se han cometido en esta maniobra editorial
Envidia

Es lo que prende la mecha. Todo este follón empieza porque Marvel está por delante de DC en las listas de ventas, y hace falta un golpe de efecto que acarree un beneficio inmediato y, sobre todo, comprobable con las cifras en mano. Aunque haga falta quemar las naves



Julio 2011
Soberbia

Quizá el pecado más extendido en la nueva DC. Creer que lo tuyo es mejor que lo que había antes, que el trabajo de los cientos de autores anteriores ya no es válido y peor aún, que el trabajo de tu autores actuales tampoco lo es, y las historias a narrar solo pueden salir del propio cuerpo de editores y directivos de DC. Quizá lo más llamativo del relanzamiento sea cambiar el pasado, pero lo que más afecta a la legibilidad es los cambios apresurados dictados desde arriba sobre las historias que van a aparecer en los próximos meses
Pereza

En DC hacía falta una guía, unas líneas maestras explicando las nuevas reglas y coordenadas de este universo compartido más allá del escueto los superhéroes llevan cinco años en activo y son mucho más jóvenes, pero en vez de eso se ha sustituído con un poco comprometedor ya lo iremos explicando sobre la marcha. La situación se agrava si mezclamos personajes en que todo ha sido borrado y reescrito, como Superman y Wonder Woman, con otros que conservan la mayor parte de su historia intacta, como Batman y Green Lantern

Y lo peor es que muchas de las explicaciones son dadas en conferencias y en ruedas de prensa en vez de en los propios tebeos cuando se dan. por ejemplo, no hay forma de explicar cómo han comprimido toda la historia pasada de Batman en tan solo cinco años, cuando esa historia incluye el tener un hijo con Talia al Ghul que actualmente tiene diez años de edad y desempeña el papel de Robin. Concretamente del cuarto Robin, porque ha habido tres mas, dos de los cuales ya deberían haber crecido hasta la edad adulta. Pero para evitar que Bruce Wayne y Dick Grayson, tutor y pupilo, tengan casi la misma edad se ha rejuvenecido también al segundo, que ahora parece más joven que Jason Todd, el segundo Robin

Bruce, Dick, Tim y Damian
Gula

Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Este relanzamiento es cosa del cuarteto de cabezas visibles de DC y quieren que se note

Jim Lee (con alguna mano de Cully Hamner siguiendo su estilo) rediseña a todos los personajes del Universo DC, basicamente añadiendo armaduras o montones de rayitas a lo que ya existía. También coloca a un montón de personajes creados por él en su etapa en WildStorm en posiciones de gran visibilidad en su integración en el Nuevo Universo DC. Y se hace con el dibujo de la nueva Liga de la Justicia, título que pretende ser la punta de lanza de la editorial. Y para asegurar que la serie se convierta en un éxito, se minimiza la competencia: el LJ nº1 es el único cómic de DC publicado en la semana de su lanzamiento
Geoff Johns indulta a Green Lantern del borrón y cuenta nueva general para seguir contando su macrohistoria con los anillos de colores, además de hacerse con dos colecciones nuevas, para las que se reserva a los dos artistas probablemente más comerciales de la editorial (uno de los cuales es el propio Jim Lee en la Liga de la Justicia, pero de eso ya hemos hablado antes)
Bob Harras tira de agenda y empieza a llamar a los autores con los que ha trabajado en el pasado. Entre los fichajes más criticados están los de Scott Lobdell y Rob Liefeld, autores con los que ya trabajó con éxito en su etapa como editor de los mutantes de Marvel pero que a fecha de hoy son denostados por los fans
Dan DiDio se reservó la escritura de los guiones de OMAC (además de la reescritura de gran parte del resto de las series). Su cancelación en el número 8 no le impide autoadjudicarse otra, esta vez del Fantasma Errante, que verá la luz el mes que viene

Lujuria

Ya al principio del relanzamiento estallaron dos polémicas relacionadas con este tema. El tratamiento del personaje de Starfire (con una sexualidad mucho más explícita por su educación alienígena) por parte de Scott Lobdell fue objeto de controversia, casi tanto como el tono (bastante subido de ídem) de la Catwoman de Judd Winick y Guillem March. Ambas recibieron críticas tanto desde sectores puritanos y tradicionalistas (por razones obvias) como desde sectores feministas que los acusaban de sexistas

CatwomanStarfire
Avaricia

¿Cuántas series legibles pueden salir de un comité? ¿Quince, veinte? ¿Treinta, como mucho? Entonces, ¿por qué lanzar 52 de golpe en vez de preocupase por elevar la calidad media? ¡El parné, el maldito parné! ¡Hay que llegar a la cifra prevista de facturación! ¡Y las historias tienen que estar enfocadas a su recopilación posterior en tomos! A esto se añaden (anticipando el párrafo siguiente) las acusaciones de Rob Liefeld de que DC busca a los dibujantes más baratos del mercado para aumentar su margen de beneficio
Ira

El más reciente episodio lo ha protagonizado Rob Liefeld, abandonando la editorial y despotricando a continuación sobre las reescrituras de sus historias y el mal ambiente de trabajo en general. Las quejas de Liefeld se unen a las anteriores de George Pérez (que a sus problemas con los guiones de Superman que escribía a ciegas se sumó que tuvo que redibujar un cómic entero con Power Girl ya que desde arriba se decidió volver a cambiar el uniforme al personaje a última hora), Chris Roberson (poco satisfecho con el trato que DC daba a los autores), John Rozum (abandonó tras solo un número de Static Shock, peleado con su editor y su dibujante), o Greg Capullo (mosqueado porque una mala coordinación editorial destripó antes de tiempo en otra serie una sorpresa relacionada con el Joker)

Rob enfurecido

En definitiva, demasiadas sombras en la etapa comercialmente más brillante de DC en años, que nos llevan a plantearnos si el éxito de las nuevas series como la Liga de Johns y Lee o el Batman de Snyder y Capullo ha sido promovido por el nuevo marco en que se engloban o si se ha producido a pesar de él

Fuente:

Los siete pecados capitales de DC Comics

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%
En parte tiene razón y en parte no, eme a, lo de que el trabajo de todos los autores anteriores no es valido, no es verdad en gran parte si y en gran parte no, las franquicias green lantern y batman se respetan la gran mayoria de las cosas, con algunos cambios más fuertes y otros no.

Es verdad que el relanzamiento comercialmente un exito, pero luego ha fallado en que no se coordinan bien, se contradice, para mi el pecado más gordo, es que ni los dibujantes ni los guionistas pueden hacer un comic sin la dura aprovación de los editores entonces estropeas su trabajo.

Es verdad que 52 comics mensuales son muchos podrían ser menos y algunos estar mejor escritos o coordinados, o darselos a personajes que la gente quiere colecciones sobre ellos.

Lo de rob liefeld creo que le dieron 3 comics para guionizar y en un de ellos dibujaba, este demuestra que lo querian manipular hasta el fondo, pero quien iba a pensarlo hasta ROB! tiene su corazón y es humano, y se hartó y se fue, este demuestra una vez más que el fallo más gordo es el de los editores y la coordinación de comics.


*******************
los comics de diciembre en USA, aqui dejo unos pocos, luego pongo más

hawkman

dc universe presents: blue devil y black lighthing

green arrow

firestrom, tras la cancleación de capitan atom , ahora sale en este comic

liga de la justicia oscura

deathstroke

frankenstein agent of shade

all star western

esquadron suicida 15

yo, vampiro 15

demon knights 15

teen titans

blue bettle

la legion de los superheroes

legion lost


aqui abajo stormwatch, animal man, la cosa del pantano
Spoiler




Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

hachiroku Lord Boros

Publicado
vida restante: 100%
El otro día me pillé el primer tomo de la Cosa del Pantano. Los dos primeros números: "Uff, dinero tirado". Los números 3 y 4: Vaya espectaculo gore, violento, serie B (o F o la que sea), buah. No he leído los números originales para comparar, pero este me ha gustado mucho, aunque los números 1-2 se hagan un poco pesados.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%
La cosa del pantano me parece un buen comic y merece la pena. Lo del niño del hospital te deja con la cara del revés o algo peor.

más comics de DC para diciembre en usa

he-man , fin de la miniserie

lot 13 de steve niles

DJANGO UNCHAINED, numeros uno y dos

american vampire

hellblazer

fairest

fables

saucer country

punk rock jesus

the unwriteen

SWEET TOOTH #40, ultimo numero

joe kubert presents 3

ame-comics 3

the ravagers, me parece mejor que los teen titans actuales

gi combat 7, ultimo numero , el comic belico no interesa mucho

team 7, numero 3

dial h 7, un buen comic, pero raro un rato

SWORD OF SORCERY #3

THE PHANTOM STRANGER #3

WORLDS FINEST #7

EARTH 2 #7

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

solracval Boomer

Publicado
vida restante: 100%
Como estoy esperando a que reciban Batman #4 en la tienda me compré el otro día La liga de la justicia #1 y pese a las críticas me ha gustado mucho y hoy he comprado el segundo :)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%

chambara_jla__the_full_roster_by_genesis

Alex Mitchell es un artista norteamericano que se ha dedicado a poner a sus superhéroes favoritos en otros contextos. Así, ha imaginado a los héroes de la JLA como guerreros del período Sengoku (entre 1467 y 1615, justo antes del período Edo), y aquí tenéis los resultados: Aquaman, el Detective Marciano, Wonder Woman, Superman, Batman, Flash y Linterna Verde se convierten, respectivamente en el Pescador, el Monje Chino de la Montaña, Lady Increíble, el Hombre de Acero (en la imagen de arriba), Guerrero Demonio Murciélago, Rayo Yu y el Portador de la Linterna.

fuente:zf

 

Aunque la propia DC , ya sacó su comic del "shogun de acero" hace años:

1257058-jla_shogun_of_steel__2002____pag

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

fluorlight Anima

Publicado
vida restante: 100%
No me gustó la estrategia de los números "0", en general me parecieron historias que sobraban, mejor se hubieran seguido con la numeración normal, todo este mes de septiembre me pareció perdido para DC.

No le encontré ningún sentido, eran historia que se hubieran podido meter poco a poco dentro de la numeración normal a modo de "flashbacks", como el caso de Animal Man que de poco a poco dentro de la historia se daba a conocer su origen.

El único que desde mi punto de vista se medio salvó fue "Batman", ya que se da a entender que la historia será como punto de partida para otro arco, así que tomándolo como punto de partida para una historia más compleja tal vez esté bien. (aunque yo hubiera preferido directamente un #13 y haberse ahorrado ese #0).

Sometimes I think your secrets have secrets.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Kset2099 TERRESTRIS VERITAS

Publicado
vida restante: 100%
¿Que tal esta Teen Titans? ¿Merece la pena?

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%

teen titans no merece la pena, mi voto es un rotundo no, si te refieres a la coleccion del relanzameinto no, para mi no es recomendable para nadie.

 

Respecto a los numeros 0, el de aquaman si me gusta, el de detective comics no me gusto, el de batman si, el de green lantern nuevos guardianes si me gusto, y los de grifter y deathstroke no me gustaron casi nada.

 

 

***************

promo texto de comics DC

52

Cuando en 2005 las mentes pensantes de DC Comics orquestaron un evento de las proporciones de Crisis Infinita, no solo pretendían rendir tributo al vigésimo aniversario de una obra tan representativa como Crisis en Tierras Infinitas y, de paso, a los 70 años de la editorial, sino también propiciar un significativo cambio del statu quo argumental; hasta el punto de que las consecuencias de la trama ideada por Geoff Johns se hicieran sentir en cada rincón del Universo DC. Así pues, finalizada la serie limitada, todas las colecciones publicadas lucieron un logo en el que se podía leer Un Año Después (One Year Later, en su edición original), que implicaba el planteamiento de un flashforward narrativo de 365 días desde su desenlace: lapso temporal lo suficientemente significativo como para apreciar el verdadero alcance de esta pequeña revolución.

 

Pero, ¿cómo llegaron todos y cada uno de los personajes al nuevo punto de partida? Teniendo en cuenta lo drásticos que resultaron algunos de los cambios operados, sumados a la amplitud de este universo ficcional, se imponía la necesidad de planificar a conciencia una hoja de ruta que otorgara coherencia a dichas alteraciones. Y para ello, desde la editorial se sacaron de la manga una sorprendente idea: publicar una colección con cadencia semanal y duración anual que, titulada 52 precisamente el número de semanas que integran cada año se centrara en analizar semejante periodo de transición, caracterizado por la ausencia de la particular trinidad formada por Superman, Batman y Wonder Woman. Una ausencia que, lejos de implicar en modo alguno cierta pérdida de la heroicidad, reivindicó el papel, la valía y el carisma de numerosos personajes, dejando patente la profundidad de banquillo del Universo DC. En este sentido, el carácter coral de la colección en la que desempeñan un importante papel personajes tan variados como Booster Gold, Ralph Dibny, René Montoya, Adam Strange, Black Adam, Lex Luthor o Animal Man, entre otros facilitó el establecimiento de diferentes líneas argumentales que, finalmente interrelacionadas, permitieron enriquecer sobremanera la continuidad de la editorial, arrojando luz y taquígrafos sobre las razones que condujeron a cada nueva situación, decisión y misterio.

 

Como se puede desprender de las líneas precedentes, el proyecto era conceptualmente original y muy arriesgado, pero contaba con el aval de calidad y la tranquilidad que confiere estar guionizada por algunos de los grandes arquitectos de DC Comics: Grant Morrison, Geoff Johns, Greg Rucka y Mark Waid, con la ayuda de un Keith Giffen que además se encargó de abocetar cada entrega de la colección. Un elenco de ensueño, completado con la aportación de un equipo rotativo de dibujantes encabezado por Joe Bennett, Chris Batista, Eddy Barrows y Patrick Olliffe, además de estrellas invitadas como Adam Hughes, Howard Chaykin, J.G. Jones, Brian Bolland o George Pérez, encargadas de dibujar los Orígenes Secretos escritos por Waid.

 

Tras haber reeditado Crisis Infinita durante el pasado mes de julio, desde ECC Ediciones tomamos la decisión de hacer lo propio con su continuación lógica, de forma que a partir de octubre comenzaremos a recopilar 52 en una edición que entendemos como definitiva: serán un total de cuatro volúmenes encuadernados en cartoné que, con cadencia bimestral, volverán a situar este título en las estanterías de las librerías; así, los lectores tendrán ocasión de disfrutar de nuevo o descubrir por primera vez una obra firmada por algunos de los autores más reconocidos del medio, que además de erigirse en punto de inflexión de la historia reciente del Universo DC, resulta perfectamente representativa no solo de su sentido de la épica, sino también de su vasta riqueza.

 

David Fernández

 

 

 

La noche más oscura

La noche más oscura, del cielo caerá. La muerte de la luz, la oscuridad traerá. Vuestros corazones ansiamos, y su palpitar. Por mi Mano Negra... ¡los muertos se alzarán!

 

Y llegó el día en que dicho juramento fue pronunciado por los muertos más ilustres del Universo DC, cuando Geoff Johns e Ivan Reis tomaron la decisión de continuar la alianza que tan buenos resultados cosechó en colaboraciones previas. Un paso más en la revitalización de la franquicia Green Lantern, en constante crecimiento desde que en 2005 el guionista nacido en Michigan comenzó a diseñar un plan a gran escala que giraba en torno a la recuperación del carismático Hal Jordan; plan abordado con la ambición e imaginación necesarias para expandir las fronteras de un imaginario de indudable potencial. Desde entonces, Johns ha ido añadiendo nuevas capas de complejidad a su historia, sumando personajes y conceptos a una mitología que, afirma, atesora la épica de Star Wars y la profundidad de El Señor de los Anillos.

 

A través de Green Lantern: Renacimiento y La guerra de los Sinestro Corps (Green Lantern de Geoff Johns núms. 1 y 2, Planeta DeAgostini Cómics), Johns sentó las bases de su particular trilogía, aprovechando las siguientes entregas de la colección (Green Lantern de Geoff Johns núm. 3, ECC Ediciones) para allanar el camino hacia un tercer acto cargado de dramatismo. Así, encaró La noche más oscura con el ánimo de hacer justicia al espectacular teaser con el que finalizó el enfrentamiento entre los ejércitos de la fuerza de voluntad y el miedo: aquel que mostraba los puños de unos cadáveres emergiendo de sus tumbas, haciendo prever un giro de los acontecimientos especialmente truculento. En última instancia, la pretensión del equipo creativo era la de analizar el impacto que implica no ya la pérdida de un ser amado, sino más bien la retorsión del recuerdo atesorado, de la memoria, intacta e incluso idealizada, que ahora es pervertida; siempre mediando la intervención de Mano Negra, quien juega un papel fundamental en esta historia claramente reminiscente de la imaginería zombi, pero especialmente esmerada en el desarrollo de su vertiente más emocional. Al respecto, Johns comenta lo siguiente: Cuando pierdes a alguien que amas, confluyen muchas emociones: rabia, pena, esperanza, miedo... no es algo sencillo, las emociones, las personas, son realmente complejas. Y, en ese sentido, el hecho de que la motivación y los orígenes de buena parte de los héroes del Universo DC guarden algún tipo de relación con la desaparición de un ser querido, no hace sino añadir una mayor carga dramática a la trama. Así que, sin perder de vista las implicaciones que la saga podría tener para el resto de colecciones publicadas por DC Comics, esta trascendió la categoría de serie limitada... e incluso la condición de crossover al uso, ampliando su radio de acción a través de diferentes tie in que abordaban las consecuencias de semejante acontecimiento.

 

Eran muchas las voces de lectores que clamaban por recopilar esta exitosa saga, de forma que desde ECC Ediciones hemos decidido continuar con la reedición de la aclamada etapa de Geoff Johns al frente del cuerpo policial intergaláctico. Durante el mes de octubre publicaremos Green Lantern: La noche más oscura, imprescindible tomo que no solo contiene las nueve entregas de la serie limitada homónima (Blackest Night núms. 0 a 8, dibujadas por un Reis al que el guionista califica de maestro contemporáneo), sino también los cómics que se interrelacionan con ella de una forma más evidente: los números 43 a 52 de Green Lantern, dibujados por Doug Mahnke y Ed Benes; y el número único Untold Tales Of Blackest Night, que para la ocasión añadió un impresionante elencode autores Peter J. Tomasi, Ethan Van Sciver, Brett Booth, Patrick Gleason y Jason Fabok, entre otros a los ya habituales Johns y Reis.

 

La combinación perfecta para poner el broche de oro a esta epopeya de ciencia ficción, aventuras, acción y épica, por fin reeditada en un apetecible tomo encuadernado en cartoné.

 

David Fernández

 

El vampiro a través de los años

¿Están de moda los vampiros? En el momento en el que escribo esta página sí, y tiene todas las trazas de que siga siendo así durante una temporada. Los vampiros están de moda, sí, pero de un modo que quizá lectores o espectadores de generaciones pasadas no hubiesen previsto. Vamos a plantear el siguiente escenario, en el que todo parecido con la realidad es una mera coincidencia: si una exitosa saga literaria adaptada al cine describiese a una criatura parecida a un zombi pero alérgica a la carne, atractiva, que hablase con elocuencia y, no sé, brillase bajo la luz del sol, ¿diríamos que se trata de un zombi, o de algo distinto?

 

Si a continuación se produjese un fenómeno por el cual el público demandase más historias sobre zombis que se marean al pensar en filetes y mantienen interesantes conversaciones al lado de la chimenea con sus amadas, ¿diríamos que esta aportación ha beneficiado al subgénero al avivar el interés, o que se lo ha cargado de forma irreversible al alterar los cimientos de dicho tipo de personaje? Quizá los aficionados a la imagen clásica del vampiro que ofrecía la película Nosferatu pensaron lo segundo cuando vieron a aquel húngaro engominado llamado Bela Lugosi encarnar al Conde Drácula.

 

Aunque todo personaje posee unas características inasequibles al paso de los años que lo hacen único y diferenciado de los demás, no tenemos que perder la perspectiva de que no deja de ser un ente ficticio y, por lo tanto, plástico, adaptable a las épocas y las modas. ¿Significa eso que vaya a lanzarme a escribir una tórrida historia de amor con vampiros luminiscentes, o que pueda gustarme esta versión? No, así que apagad las antorchas y dejad esas horcas donde las encontrasteis. A lo que aludo es a que si los tiempos cambian y con ellos las tendencias, entra dentro de lo previsible que un personaje cambie, con mayor o menor acierto, para adaptarse a dichas tendencias.

 

Para ilustrar este punto de vista tenemos un ejemplo impecable en el mundo del cómic; de hecho, ni siquiera vamos a tener que salir del Universo DC. Hablemos de Batman. Batman fue concebido bajo la sombra de las producciones de género negro, por lo que hay ciertos aspectos que han permanecido inmutables desde entonces: proyectar una imagen aterradora, compensar su falta de poderes con ingenio y algún que otro artilugio, seguir pistas como un buen detective hasta esclarecer el crimen, etc. No obstante, durante los años cincuenta fue un viajero espacial que se encontraba con alienígenas rosas, que le calificaban sin el menor reparo de mejor justiciero de todo el universo. Protagonizó una serie de televisión cómica, desenfadada e incluso ridícula según los cánones actuales, pero que en su día fue un gran éxito, hasta el punto de contar con un cameo de Frank Sinatra. Más adelante regresó a sus orígenes góticos y oscuros, solo para caer presa con el paso del tiempo de los desmelenados años noventa: convertido en un vigilante con traje de cíborg en el cómic y en un playboy con Bat-tarjeta de crédito en el cine (para disgusto de Denny ONeil, que no pudo contener un grito de disgusto al ver la escena en la gran pantalla), poco había en aquel personaje de su versión primigenia. Actualmente, tanto en el cómic como en el cine encontramos un Batman que aúna las facetas más atemporales del héroe. Sin embargo, ¿quién nos asegura que dentro de unos años no nos encontraremos con una versión totalmente diferente, incluso rocambolesca?

 

La idea, pues, es que aunque un icono reúna una serie de características que conforman su identidad, estas pueden verse afectadas con una facilidad mayor de la que estamos dispuestos a asumir. Nada está escrito en piedra, nada es sagrado, y cuando la creatividad llama a tu puerta con ideas nuevas, no puedes evitar que entre y se ponga a cambiar todos los muebles de sitio. Por ello merece la pena probar cosas nuevas, aún a riesgo de algún que otro experimento fallido o de la reacción airada de los aficionados. Peter Milligan y Joshua Hale Fialkov lo saben bien.

 

Empecemos por Peter Milligan. Si hay un trabajo del autor que encarna este principio la negativa a que haya conceptos inviolables es Fuerza X, para Marvel. El irlandés se topó con un concepto quemado, tan gastado y vacío como los miles de cartuchos que se dispararon durante la fiesta de la testosterona que fueron los años 90 en el mundo del cómic, caduco. Podría haberle aplicado el desfibrilador a aquel comatoso concepto con la expectativa de devolverle un mínimo pulso... pero eligió hacer una locura. Experimentar. Cambiar los muebles de sitio. Convirtió Fuerza X en una parodia ácida de la programación televisiva moderna, el consumo inconsciente y descerebrado, la obsesión por crear ídolos para luego echarlos abajo con virulencia, el estilo de vida de los famosos, el ego, la existencia vacía en la que la felicidad se alcanza a través de productos, fama y sexo superficial. Con una especie de pepino flotador de poderes vagos que hablaba en un idioma alienígena.

 

De pronto, el concepto de zombi parlanchín y alérgico a la carne no parece tan descabellado, ¿verdad que no?

 

Fuerza X fue un éxito de crítica y mantuvo viva la serie más allá de sus limitadas esperanzas de vida. Porque se atrevió a romper el molde y probar algo nuevo.

 

Joshua Hale Fialkov podría haberse limitado a escribir una historia de terror genérica. Es fácil: asesinos, un ambiente sórdido, pistas, un detective abatido con una última misión que cumplir... Escribir, cobrar el cheque, archivar. Sencillo. Pero prefirió idear el concepto de una aldea creada por veteranos de la guerra de Vietnam para aislarse por completo del resto del mundo y crear una Arcadia feliz donde nadie tuviese que vivir los horrores que ellos debieron experimentar. Había nacido Elks run: La huída de Elk. La recompensa llegó en forma de siete nominaciones a los premios Harvey y la recomendación entusiasta de muchas importantes personalidades del mundo del cómic.

 

Quizá por eso decidieron en DC ponerle al mando de la serie regular Yo, vampiro, en la que habría de insuflar vida a la figura del vampiro e integrarla en el Universo DC. Fialkov habló largo y tendido sobre ello, sus influencias y el proceso creativo, en una entrevista para la página web Comic Book Resources. Andrew Bennett [protagonista de la serie] es un tipo con un poder tremendo, solamente igualado por su sentimiento de culpa. [...] Soy un gran aficionado a [la serie de televisión] Buffy Cazavampiros y a 30 días de oscuridad, y me gusta pensar que lo que hacemos se encuentra a caballo entre las dos obras. Combinamos romance y terror, como en Drácula. Tengo mucha experiencia en trabajar con ficción y vampiros: he adaptado las novelas románticas Dark Hunter al formato manga, además de haber llevado a cabo una cantidad ingente de trabajo en el manga Princess Resurrection. Escribí Vampirella durante un año o dos e incluso trabajé en una serie de creación propia para la editorial Dark Horse en la que utilizaba un enfoque más científico para aproximarme al vampiro. Joder, si hasta mi primer encargo remunerado en la industria del cómic fue escribir una historia corta ambientada en el universo de 30 días de oscuridad. Conozco a los vampiros.

 

Además de hacer gala de su familiaridad con las criaturas de la noche, Fialkov también defendió ese rasgo que le hace conectar con Peter Milligan: su originalidad, su incapacidad de ajustarse a lo establecido, a la norma: Si lees cualquiera de mis trabajos, comprobarás que me resulta casi imposible escribir algo normal y corriente. Creo que por eso se pusieron en contacto conmigo para escribir la serie.

 

Así las cosas, es vidente que nos encontramos ante dos guionistas que no se arredran a la hora de dejarse llevar por lo que les apetece contar, que no se sienten intimidados por las normas. Su versión del vampiro es familiar pero, sin embargo, diferente. A medio camino entre el seductor, el nigromante y el monstruo, proyecta una imagen sobrenatural a la par que aterradora sin por ello dejar de tener un cierto atractivo difícil de describir. Con un punto atormentado, místico. No es la criatura grotesca de Nosferatu, pero no faltan en estas páginas vampiros brutales más próximos al animal que al ser humano. No es el caballero aristocrático encarnado por Lugosi ni el monstruo sediento de sangre interpretado por Christopher Lee, no es el amante inmortal creado por Stephanie Meyer ni el ser gótico de Anne Rice, no es el urbanita moderno que se retrata en True Blood o la presencia aterradora que se nos relata en Soy leyenda o 30 días de oscuridad. Es... algo distinto. La interpretación de dos profesionales de un mito que, por mucho que cambie, siempre podrá identificarse como tal.

 

Alberto Morán

 

La misteriosa encapuchada

Vamos a remontarnos al cuarto y último número de Flashpoint, la saga que sirvió como puente entre el antiguo Universo DC y el actual. En él, justo cuando Barry Allen corría para restaurar la historia aun a costa de perder a su madre, aparecía el rostro de una señorita cubierta por una capucha roja que pronunciaba un discurso críptico e inquietante. Básicamente, decía que la historia de los héroes se había dividido en tres para que el mundo fuera más débil de cara al advenimiento de una amenaza no desvelada. Pero a partir de entonces, todos deberían luchar juntos, con lo cual las diferentes cronologías tenían que unirse una vez más. Se trataba, por supuesto, del Universo DC tradicional, del sello WildStorm y de los personajes de Vertigo que son propiedad de la editorial (la Cosa del Pantano y John Constantine, por ejemplo).

 

Una vez formada la nueva línea temporal, que no es otra que este Nuevo Universo DC que disfrutamos desde hace seis meses, la encapuchada apareció, aquella vez de cuerpo entero, en los primeros episodios de todas las series de la casa. Así, en Liga de la Justicia núm. 1, la veíamos en las gradas durante el partido de fútbol americano con que Victor Stone intentaba deslumbrar a los cazatalentos de las universidades. Iba vestida de rojo por completo, con un diseño de Jim Lee, y no decía absolutamente nada. Su presencia despertó todo tipo de rumores a lo largo y ancho de internet por su parecido con Zealot, personaje de los WildC.A.T.S. creados por el propio Lee, y porque su participación en el albor de la nueva continuidad que parecía supervisar indicaba la posibilidad de una puerta trasera que DC Entertainment se habría procurado por si la cosa salía mal.

 

Desde entonces, la fémina en cuestión no ha vuelto a dejarse ver, pero ha llegado el momento de saber más sobre ella en este mismo cuaderno, gracias a la historia de complemento escrita por Geoff Johns y dibujada por Carlos DAnda (Batman: Arkham City) que se titula Pandora. Ese es, precisamente, el nombre de la encapuchada, que parece tener muchos secretos que, a medio plazo, podrían poner patas arriba la vida de nuestros héroes. Pero para conocer su origen y qué ha estado haciendo desde que nació el nUDC, habrá que esperar un poco más. Del mismo modo, también habrá que tener paciencia para saber cuál es la relación exacta que mantiene con ese hombre no menos intrigante con el que comparte protagonismo: el Fantasma Errante.

 

Este personaje, todo un clásico por derecho propio, aún no había hecho acto de presencia en la actual continuidad; sin embargo, era imposible que un héroe con tanta solera y posibilidades se quedara demasiado tiempo guardado en un cajón. Su existencia editorial se remonta a la época de vacas flacas del género de superhéroes, unos años en los que DC tuvo que experimentar con otros géneros mientras los justicieros languidecían a la espera de una renovación. Debutó en Phantom Stranger núm. 1 en 1952 de la mano de John Broome y el mismísimo Carmine Infantino, y encajaba a la perfección en la moda de terror y misterio que había propiciado la editorial EC. Pero tanto a esta como a los personajes místicos de DC les esperaban pocas alegrías, ya que la creación del CCA (Comics Code Authority) supuso todo un mazazo para las historietas que hablaban de vampiros, hombres lobo, demonios, maldad sobrenatural en general y demás elementos considerados perjudiciales para las frágiles mentes de los niños estadounidenses.

 

Pero el concepto del Fantasma Errante, como tantos otros, solo quedó aparcado hasta que las aguas empezaron a volver a su cauce. A finales de los años 60, Marvel y DC ya se cuestionaban tímidamente la necesidad del CCA al ver que otras editoriales, sobre todo Warren Publishing, se lo saltaban a la torera utilizando trucos como llamar revistas a sus cómics para no tener que someterse a la censura. Fue así como el Fantasma reapareció en 1968, primero en la antología Showcase y, más adelante, en su segunda colección regular. Las reediciones del material original pronto dieron paso a nuevas historias en las que participaron creadores hoy tan famosos como Len Wein, Neal Adams o Jim Aparo, y su principal atractivo era la ambigüedad del protagonista. ¿Era un brujo de verdad o un farsante? A esta eterna duda, contribuía el Dr. Trece, un investigador especialista en destapar fraudes paranormales que, de una forma u otra, siempre terminaba metido en las historias.

 

El misterio sobre la naturaleza del Fantasma Errante se extendía a su identidad secreta y a su origen, datos que no se desvelaron ni siquiera cuando quedó claro que sí poseía poderes mágicos. De hecho, cuando la editorial se lanzó a la piscina en Secret Origins núm. 10 (1987), no renunció a la especulación y ofreció cuatro posibles procedencias que levantaban aún más dudas y que, para añadirles el mayor valor posible, contaban con la participación de autores de renombre como José Luis García López, Paul Levitz, Mike W. Barr o Alan Moore. Eso sí, había cierto consenso sobre un posible origen bíblico del personaje, algo a lo que ya había contribuido el propio Moore en La Cosa del Pantano durante la apoteósica conclusión de la saga Gótico americano.

 

Lo que sí está claro es que, a pesar de intentos más que loables, las series del Fantasma Errante nunca han cuajado entre los lectores. Su papel tradicional ha sido el de secundario que aparece siempre que algún superhéroe de la casa necesita consejo paranormal o espiritual. Buen ejemplo de ello es Batman, que se topó con el místico en el célebre Detective Comics núm. 500, donde Alan Brennert y Dick Giordano narraron Matar a una leyenda, una de las historias más emotivas y recordadas del Caballero Oscuro. Pero ese rol de eterno segundón está a punto de cambiar, ya que se ha anunciado que pronto volverá a tener serie propia en Estados Unidos. Y lo que también cambiará será el misterio que rodea a su origen, que pronto conoceremos y que, a buen seguro, sorprenderá a muchos y no dejará indiferente a nadie... como el de Pandora.

 

Fran San Rafael

 

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

enete Daisy Fitzroy

Publicado
vida restante: 100%
A parte de Batman que series merecen la pena?

He leido que La Liga de la justicia y Superman son flojas flojas...

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

sopa de tiburon Gwyn, Señor de la Ceniza

Publicado
vida restante: 100%
de mejor a peor serían:

batman
green lantern
superman
liga de la justicia

Al menos es mi opinión, green lantern, puedes empezar por el numero uno, aunque arrastra trama de antes del relanzamiento, quizas te resulte confuso todo lo de green lantern.

Luego de los tomos cuatrimestrales los mejores son:

batman y robin
wonder woman
aquaman
flash
la cosa del pantano (aunque este no me acuerdo si es cuatrimestral o por sagas)

luego por sagas los mejores son:

animal man
batwoman

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora

  • Crear nuevo...