Ir al contenido

publicidad

Foto

Malvadas I - Asesinas de sus familiares.


Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
47 respuestas en este tema

    Shaiyia

  • CANCELADO
  • Registrado: 07 nov 2003
  • Mensajes: 24.419
#1

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:25

Pues aquí os traigo un articulo que ha ido apareciendo semanalmente en la revista Mujer Hoy (si, la leo mientras desayuno los sabados X-D) sobre las asesinas más famosas de la historia. Algunas historias son realmente escalofriantes :?

Aviso, es un tocho, asi que si a alguien no le interesa...que no venga poniendo ladrillos o diciendo que les hagan un resumen :D

Aurora Rodríguez Carballeira.

Imagen Enviada

Nombre: Aurora Rodríguez Carballeira.
Lugar de los hechos: Madrid.
Año del crimen: 1933.
Delito: Matar a su hija
Móvil: El temor a que su hija se independizara y se apartara de su proyecto vital.
Modus operandi: Le disparó cuatro tiros.
Sentencia: 26 años, ocho meses y un día de prisión
Curiosidades: Hildegart fue una alumna aventajada de Julián Besteiro, amiga del novelista H. G. Wells y secretaria de la Liga para la Reforma Sexual, que presidía Gregorio Marañón.


En el nombre que había puesto a su hija estaba, tal vez, la clave: Hildegart, que en alemán significa “jardín de sabiduría”. Aurora tenía esto calculado y todo lo demás. Por esta razón, le robó la infancia y le dio, a cambio, una mente cultivada hasta el extremo. A los tres años, Hildegart sabía leer. A los 10 hablaba inglés, francés y alemán; a los 13 terminó el Bachillerato; a los 14 ingresó en las Juventudes del Partido Socialista; a los 17 se licenció en Derecho y empezó Medicina.

Aurora Rodríguez Carballeira siempre vio a su hija como “su obra”. La concibió como el “mesías” que salvaría a la humanidad de todos sus pecados y, sobre todo, a las mujeres, sometidas por el yugo de los hombres y una educación represiva. Esta ferrolana, nacida en el seno de una familia acomodada en 1890, era socialista, liberal y atea; lo que se dice una adelantada a su tiempo. Los libros que leyó de la biblioteca de un padre abogado abrieron sus ojos a un mundo que no era el que la rodeaba. Se empapó del socialismo utópico y el romanticismo de Saint Simon y Owen, hasta el punto de coquetear con el sueño de un falansterio como los que preconizaba Fourier, una comunidad rural autosuficiente que se alzara como la base de la transformación social.

Nunca creó el falansterio aquel. En cambio, alumbró el proyecto de tener una hija que pusiera fin al modelo de mujer sin horizontes predominante en aquellos convulsos años. Lo vio claro cuando su hermana le arrebató de sus manos al sobrino que había criado, Pepito Arriola, un niño prodigio de la España republicana conocido como el “Mozart español”, a quien ella misma había enseñado los rudimentos del piano.

Para ello, Aurora, que era inteligente, culta, corpulenta y algo masculina, necesitaba un hombre a la imagen y semejanza del que había visto en sus maquinaciones maquiavélicas. Quería que fuera inteligente, sano, sin prejuicios, y que se aviniera a su experimento casi de laboratorio. Porque Aurora le quería sólo para eso. Nada de amor, placer y, mucho menos, matrimonio. Odiaba a los hombres, tanto o más que a las mujeres. Invirtió no meses, sino años en buscarle y, a pesar de lo insólito de la tarea, lo encontró. Puso la cabeza –no los ojos ni el corazón– en un capellán castrense un tanto estrafalario y muy aventurero, al que le atrajo la idea de poder engendrar “un ser superior”.

AUSENCIA DE CARIÑO

Todo iba viento en popa, tal y como había planeado. Aurora se quedó embarazada, echó al padre de su lado y sola, como había querido estar siempre, sin presencia masculina alguna, se marchó a Madrid. Allí, en la capital, el 9 de diciembre de 1914 vino al mundo Hildegart. Había nacido una niña con la vida escrita por la mano fría y calculadora de su madre, que no dejó nada a la improvisación. Ni siquiera el embarazo, en una época sin controles médicos ni ecografías. Sometió su cuerpo a una dieta rigurosa y a la disciplina de cambiar de postura cada media hora, a golpe de despertador, mientras dormía, para no comprometer el desarrollo del feto.

Nada hizo Aurora Rodríguez Carballeira que no estuviera marcado por la obsesión. No quiso afecto alguno para sí y tampoco para su hija. Nunca la besó ni la abrazó y no dejó que nadie se acercara a ella ni la tocara. Así que Hildegart creció con la única compañía de su madre y los libros. Este encierro psicológico pronto dio sus frutos. A los tres años no jugaba, pero sabía leer. A los 10 no tenía amigos, pero hablaba inglés, francés y alemán. A los 17 no flirteaba con estudiantes, pero había terminado una carrera universitaria (Derecho) y empezaba otra (Medicina). A los 18 no había escrito el diario abigarrado típico de una adolescente, pero su nombre se asociaba al de una abundante bibliografía: “El control de la natalidad”, “La rebeldía sexual de la juventud”, “Revolución y sexo”, “¿Cómo se curan y evitan las enfermedades venéreas?”,“¿Se equivocó Marx?”. Estudiaba sin parar, sobre todo, filosofía y sexología. Devoraba a Marx.

Su capacidad intelectual era desbordante. Daba mítines, hablaba de socialismo, liberación social y eugenesia. Se había convertido en una oradora requerida y aclamada. Así que, al fundarse la Liga Española por la Reforma Sexual, presidida por Gregorio Marañón, fue nombrada secretaria. Su fama no tardó en trascender. Estaba a un paso del reconocimiento internacional. Su talento llegó a oídos de Havelock Ellis, el autor del “Estudio de la psicología del sexo”, toda una autoridad en la materia, y del filósofo y novelista H. G. Wells, el autor de “La guerra de los mundos” y “La máquina del tiempo”, a quien conoció en Madrid. Inició con ellos una relación epistolar. Como era de esperar, la amistad y la admiración que mutuamente se profesaban no podían quedar ahí. Pronto la invitaron a viajar a Inglaterra. Ella accede. Hildegart siente ansias de independencia y libertad.

LA REBELDÍA ESTROPEA LAS COSAS

Ha empezado a cuidar su aspecto físico. Siempre vestida de negro, por orden de su madre, eso sí. Se había vuelto atractiva a los ojos de los hombres, que ya no admiran sólo su inteligencia. Se enamora de un joven político, compañero del Partido Federal, Abel Velilla. Las tentaciones mundanas se han colado en su vida. Aurora piensa que tiene que actuar. “Casarla sería tanto como sacrificar la misión para la que ha venido a la Tierra”, llega a decir. Los hombres, las amistades, las cartas pueden echar al traste su plan mesiánico. Llega a creer que hay una conspiración internacional para arrebatarle a su hija. Habla con ella y le exige abandonar su proyecto amoroso e incluso su brillante carrera so pena de suicidarse. Pero Hildegart no le hace caso. Está desolada. Quiere morirse. La rebeldía es demasiado para Aurora. Siente que su sueño se esfuma. La humanidad no podrá ser salvada por la hija redentora.

La madrugada del 9 de junio de 1933, en el ático de la calle Galileo donde viven, Aurora entra en la habitación de su hija. Hildegart está dormida. Aurora lleva un arma. Está dispuesta a acabar con todo. Dispara. En total, cuatro tiros. Ha hecho lo que quería: “Suprimir una obra sublime con un acto sublime, ya que cualquier madre es capaz de parir, pero no de matar a sus hijos. La facultad de dar la vida lleva implícita la de quitarla, pero requiere gran valor”, deja escrito a los pies del cadáver.

SIN CULPA NI ARREPENTIMIENTO

Cuando le preguntaban a Aurora por qué lo había hecho, respondía: “Porque era tan hermosa”. No estaba arrepentida. Lo volvería a hacer. En el juicio, declaró que la muerte se había producido de común acuerdo.

La condenaron a 26 años, ocho meses y un día de prisión. A los dos años desapareció. Todo el mundo pensó que se había fugado o había sido excarcelada en medio del alboroto político y social de 1936. Pero no fue así. Aurora Rodríguez Carballeira nunca estuvo en la cárcel. Su prisión fue el hospital psiquiátrico de Ciempozuelos. Allí murió, completamente sola.

Años después del crimen, la criada confesó que Aurora había tenido a Hildegart secuestrada durante sus últimos días. Le cortó el teléfono, le prohibió recibir correspondencia, le negó cualquier contacto con el exterior. Antes de disparar, le había quitado ya la vida.


wikipedia sobre su hija: Hildegart

Lizzie Borden.

Imagen Enviada

Nombre: Lizzie Borden.
Lugar de los hechos: Fall Rivers, Massachusetts (EE.UU.).
Año del crimen: 1892.
Delito: Parricidio y asesinato de su madrastra.
Móvil: Odio.
Modus operandi: Asestó 11 hachazos a su padre y 21 a su madrastra. Sentencia. Libertad sin fianza.
Curiosidades: En EE.UU. se comercializa una muñeca que lleva su nombre. :shock:

"Lizzie Borden tomó un hacha / y le dio a su madre 40 hachazos / y cuando vio lo que había hecho / le dio 41 hachazos a su padre”. No es una crónica de sucesos sino una canción popular infantil de Nueva Inglaterra (EE.UU.), basada en hechos reales. En concreto, en la vida y obra de Lizzie Borden, que en agosto de 1898 mató a su padre y a su madrastra.

Ni a la asesina ni a su hermana, Emma, les gustó que, tras la muerte de su madre, su padre se casara con otra mujer. Ambas la odiaban tanto que ni se sentaban a la mesa con ella.
Por eso Lizzie, que era fría como el hielo, decidió eliminarlos. Primero le asestó a ella 21 hachazos en el cráneo. Después se ocupó de su padre: 11 golpes. Siempre negó su culpabilidad, aunque todas las pruebas la señalaban. Su mejor amiga la sorprendió mientras metía en el horno un vestido manchado de sangre, el farmacéutico declaró que había intentado comprarle ácido el día del crimen, la Policía encontró dos hachas en el sótano y el forense dictaminó que el asesino estaba en la casa, porque la madrastra había sido asesinada una hora y media antes que el padre.

Con todo, Lizzie logró conmover al jurado, que la dejó en libertad sin fianza. :shock: Le bastó un desmayo tras ver las calaveras de los asesinados. Ya absuelta, Lizzie y su hermana se repartieron la jugosa herencia. Pero todos sabían que era culpable. Su condena fue el ostracismo. Al morir, legó su fortuna a la Sociedad Protectora de Animales.


La historia más ampliamente: Lizzie Borden

Francisca González
(seguro que esta os suena.)

Imagen Enviada

Nombre: Francisca González.
Lugar de los hechos: Santomera (Murcia).
Año del crimen: 2002.
Delito: Doble asesinato con agravante de parentesco.
Móvil: Venganza contra su marido.
Modus operandi: Asfixió a sus dos hijos con el cable de un cargador de teléfono móvil.
Sentencia: 25 años de prisión.
Curiosidades: Los psiquiatras determinaron su responsabilidad al “saber distinguir el bien del mal”

"Me han matado a mis hijos!”, gritó Francisca González a la persona que atendía el teléfono de emergencia. Adrián, de seis años, y Francisco Miguel, de cuatro, yacían muertos en la cama de matrimonio. Al lado de Francisca estaban la abuela y el hijo mayor, de 14 años. El padre, ausente. Cuando llegó la Guardia Civil, apenas pudo articular un discurso coherente. No supo explicar por qué tenía un arañazo en la mejilla, por qué los niños estaban casi desnudos en pleno invierno ni por qué los supuestos asaltantes no habían robado nada. Después de un entierro que conmovió a toda España, confesó el doble asesinato.

Momentos antes del crimen había hablado por teléfono con su marido, José, y éste le había comunicado su intención de separarse de ella. Furiosa, juró venganza. Se atiborró de alcohol y estupefacientes, lo que terminó de bordar su locura, y se dirigió hacia su hijo mediano. Rodeó su cuello con el cable del cargador del móvil y lo asfixió. Después hizo lo mismo con el pequeño. Y pese a lo bárbaro de su acción, no se derrumbó. Con sangre fría, esperó algo más de cuatro horas y llamó al resto de la familia.

Pero no hay crimen perfecto. Francisca testificó que todo había sucedido a las siete de la mañana y el forense fijó la hora de las muertes en las dos y media. Además, la delataba la señal que el cable había dejado en su mano. Un jurado popular la condenó a dos penas de 20 años de prisión; sólo cumplirá 25 años.

Noticias relacionadas: El mundo - Sentencia
Para el que quiera conocerla más ampliamente: Historia al completo.

Marie Noe.

Imagen Enviada

Nombre: Marie Noe.
Lugar de los hechos: Filadelfia (EE.UU.).
Año del crimen: Entre 1949 y 1968.
Delito: Asesinato múltiple.
Móvil: Desconocido. (Mi opinión personal es que estaba como una puñetera cabra :D)
Modus operandi: Asfixió a los niños con la almohada mientras dormían.
Sentencia: 20 años de libertad vigilada, con una cadena electrónica ajustada a su cintura.
Curiosidades: Su esposo declaró en el juicio que Marie era incapaz de matar a una mosca. (Se nota que la conocía profundamente)

En los años 60, Marie y su esposo, Arthur Noe, fueron noticia por ser víctimas de lo que parecía una maldición genética. Entre 1949 y 1968, sus ocho hijos, que tenían entre 13 días y 14 meses, habían fallecido de muerte súbita mientras dormían. Pero la aparición del libro “La muerte de los inocentes”, en el que se ponía en entredicho esta explicación oficial, y la publicación de un artículo que planteaba el homicidio como hipótesis hicieron que la policía reabriera el caso.

Habían pasado 30 años desde los asesinatos. La investigación puso a Marie Noe contra las cuerdas y finalmente habló, pero con condiciones. Confesó haber matado a cinco de sus ocho hijos, pero dijo no saber lo que le había ocurrido al resto. Pidió, a cambio de declarar ante un tribunal, la negociación de su condena, y la Justicia accedió. Marie nunca confesó su móvil y “sí” y “no” fueron sus únicas respuestas, pero sólo fue condenada a 20 años de libertad vigilada, a pagar una fianza de 500.000 dólares y a someterse a terapia psiquiátrica. :|

En el juicio (1999), la filicida tenía ya 70 años. Canosa, envejecida y aquejada de artritis y diabetes, se apoyaba en un bastón y quería pagar sus culpas en su domicilio para atender a su marido, un maquinista ya retirado de 77 años, que la cogía cariñosamente del brazo y declaraba su inocencia. El hombre nunca fue inculpado: en el momento en que se cometió cada crimen, él no se encontraba en el lugar de los hechos.

Historia más ampliada (inglés, lo siento, no encontré una versión española): Marie Noe

Giuliana Llamoja.

Imagen Enviada

Nombre: Giuliana Llamoja.
Lugar de los hechos: Lima (Perú).
Año del crimen: 2005.
Delito: Asesinato por emoción violenta.
Móvil: Odio.
Modus operandi: Asestó a su víctima 65 puñaladas con un cuchillo de cocina. :shock:
Sentencia: 20 años de prisión, reducidos a 12 por no tener antecedentes y por su edad (18 años).
Curiosidades: Hija de un juez y estudiante de Derecho, se convierte en la protagonista de un crimen, un juicio y una estancia en prisión.

"Estoy presa, pero, ¿por qué? Por haber movido mis manos. Pero si yo no sabía lo que estaba pasando. Todo estaba oscuro”. Giuliana Llamoja Higares, una joven de 18 años, estudiante de Derecho –número uno de su clase–, aficionada al baile, prometedora poeta e hija de un juez de Lima, clavó el cuchillo de cocina hasta 65 veces en el cuerpo de su madre, de 47 años. La víctima murió desangrada. Madre e hija habían tenido una agria discusión, una de tantas, en su casa de San Juan de Miraflores.

Antes de los hechos, había intentado envenenarla con una bebida mezclada con raticida, pero la madre lo descubrió. Después se tomó su tiempo y se dio un baño. Así, envuelta en la toalla, se la encontró su hermano Luis. Dio unos pasos más y descubrió el rastro de sangre y a la madre muerta. Giuliana compuso rápidamente una explicación: “Estuve discutiendo con mamá y se suicidó”.

Pero la adolescente no tardó en confesar. Lo hizo cuando se presentó el fiscal para ordenar el levantamiento del cadáver. “Estaba cansada de que ella fuera un escollo en mi vida”, fueron sus palabras. No obstante, alegó que su madre la había atacado primero. ¿A qué se debía entonces la violencia de 65 puñaladas? Llamoja no fue condenada por parricidio, sino por asesinato por emoción violenta, al producirse éste en el marco de una pelea. (flipante) Actualmente cumple condena en el penal de mujeres de Chorrillas. No saldrá hasta 2017.

Opinión de un especialista sobre el caso: Especialista descarta que joven haya matado a su madre en defensa propia
Más amplia: Asesinó a su madre de 65 puñaladas

Christina Riggs

Imagen Enviada

Nombre: Christina Riggs.
Lugar de los hechos: Arkansas (Estados Unidos).
Año del crimen: 1997.
Delito: Matar a sus dos hijos.
Móvil: Un acto de amor.
Modus operandi: Les sedó con un antidepresivo y les asfixió con la almohada.
Sentencia: Pena de muerte.
Curiosidades: No supo inyectarse adecuadamente el cloruro potásico con el que pretendía suicidarse. :roll:

Tuvo un brote depresivo, mató a sus dos hijos y, a continuación, se inyectó a sí misma el agente químico que se utiliza en las ejecuciones en EE.UU. Christina Riggs quería morir. Sin embargo, no lo consiguió, porque desconocía cómo manipular el cloruro potásico. Así pues, cuando fue acusada y la juzgaron, lo pidió a gritos: “Quiero morir. Quiero que me lleven con mis hijos”. (Pues ya podía haberse muerto antes ella, :| ) Suplicó que la condenaran a muerte y que el verdugo terminara lo que ella no había sabido hacer. Finalmente, lo consiguió. El 2 de mayo de 2000, casi tres años después de haber sido detenida, Riggs fue ejecutada. Esta vez no hubo fallos.

Christina Riggs había quitado la vida a Justin Dalton Thomas y Shelby Alexis Riggs, sus dos hijos. El psicólogo que intervino en el juicio afirmó que “la depresión suicida patológica que padecía la incapacitó para hacer algo más razonable. Visto desde fuera, la muerte de estos dos niños es algo horrible. Desde dentro, parece un acto de misericordia. Para ella, su crimen fue un acto de amor. La mujer, que no paraba de llorar e incluso deliraba en su declaración, confesó que primero les había sedado con un antidepresivo. Después, intentó administrarles el cloruro letal, con la mala fortuna de que uno de ellos se despertó. Entonces, recurrió a la morfina y, después, a la almohada. Les asfixió, les llevó a la cama y les acostó como un día más. Christina Riggs trabajaba como enfermera en un hospital.

Imagen Enviada
Justin y Shelby

Noticia que apareció en el mundo (la verdad es que la versión del karaoke es la primera vez que la leo): Arkansas ejecuta hoy a una mujer que mató a sus dos hijos para poder ir de fiesta
wikipedia en inglés: Christina Marie Riggs

María Rosa M.A.
(Esta seguramente también os suene a algunos)

Imagen Enviada

Nombre: María Rosa M.A.
Lugar de los hechos: Barcelona.
Año del crimen: 2005.
Delito: Asesinato con el agravante de parentesco.
Móvil: Morirse juntos. Si ella se suicidaba, los niños tenían que acompañarla.
Modus operandi: Les ahogó en la bañera.
Sentencia: El fiscal pidió 36 años de prisión.
Curiosidades: Su pareja nunca supo que padecía depresión y que había pensado, en reiteradas ocasiones, en el suicidio.

El miedo se había instalado en la vida de María Rosa M. A. Un miedo extraño: a salir a la calle, a ir a trabajar, a comprar... Había pensado varias veces en quitarse del medio. Por ejemplo, el día de su 35 cumpleaños. “Aquella mañana venía a mi cabeza la idea de la muerte, pero no era algo que yo buscara. Yo sólo pensaba: “¿Cómo me voy a morir? Tengo dos hijos a mi cargo”. Se encontraba en un callejón que no tenía salida. Lo único que podía hacer era irse y llevarse con ella también a los pequeños. También lo contó en el juicio: “En un principio pensé en cortarme las venas. Luego me vestí y pensé que iríamos a algún puente, que nos abrazaríamos los tres y nos arrojaríamos, pero fui incapaz de salir a la calle. Si nos hubiésemos marchado, no hubiese pasado nada de esto”.

Lo que pasó fue que María Rosa ahogó a sus dos niños, de ocho meses y dos años, en la bañera de su domicilio, en el distrito barcelonés de Nou Barris. “Abrí el grifo de la bañera, yo estaba en el comedor con el mayor. Primero fue el pequeño. Los ahogué y los dejé en la bañera. Lo hice con precisión y coraje, no sé de dónde me salió”. (Vaya un coraje :| ) Después, acudió a casa de sus padres y, seguidamente, se arrojó al vacío (“intentando caer de cabeza”), pero no se mató, aunque quedó gravemente herida. Llamó entonces a la policía y lo confesó todo. Quería exculpar al padre.

Declaraciones del marido: El marido de la presunta parricida de Barcelona declara que su mujer tenía «altibajos» emocionales

Mary Blandy

Imagen Enviada

Nombre: Mary Blandy.
Lugar de los hechos: Gran Bretaña.
Año del crimen: 1751.
Delito: Matar a su padre.
Móvil: Su progenitor se había opuesto a su amor con William Crounstoun.
Modus operandi: Envenenamiento con arsénico.
Sentencia: Horca.
Curiosidades: William le envió a Mary una caja con ágatas y una bolsa llena de polvos blancos en la que podía leerse: “Polvos para limpiar ágatas”. Ahí estaba el arsénico. (Que cabrón! X-D)

Se lo había dicho la doncella. Se lo había confirmado el doctor. Pero, aun así, el abogado Francis Blandy quería conocer la verdad de primera mano. Llamó a su hija a su lecho de muerte y se lo preguntó. Y Mary negó que hubiera envenenado a su padre. Aunque ya era tarde. Sobraban las pruebas y fue sentenciada a morir en la horca. El 6 de abril de 1752, a los 32 años, subía los peldaños del patíbulo.

El amor sin medida, combinado con el arsénico, fueron los responsables de su perdición. El principio del fin fue conocer a William Crounstoun y enamorarse de él. Sus padres aceptaron de buen grado el casamiento. Estaba emparentado con la aristocracia escocesa, y era –o al menos, eso parecía– un buen partido. Sin embargo, no era nada de eso. El tío de William, enterado de su compromiso, se puso en contacto con Francis Blandy para decirle que su sobrino no se podía casar por una sencilla razón: ya estaba casado. Entonces, el padre de Mary decidió arrancar de raíz los sentimientos de su hija.

William intermedió y puso en manos de su amada un “filtro de amor”, que supuestamente iba a lograr el beneplácito del afrentado progenitor, y que resultó ser un potente veneno: arsénico. La prisa que se dio Mary Blandy en hacer desaparecer los polvos blancos la delató. El proceso de agonía de su padre se alargó durante unas 13 horas. Pero el jurado sólo necesitó cinco minutos para emitir su veredicto: condena a muerte.

Historia más amplia en inglés: Mary Blandy – patricide 1752.

Pauline Parker y Juliet Hulme

Imagen Enviada

Nombre: Pauline Parker y Juliet Hulme.
Lugar de los hechos: Nueva Zelanda.
Año del crimen: 1954.
Delito: Matar a la madre de Pauline.
Móvil: Pensaban que la única manera de estar siempre juntas era eliminando a Honora Parker.
Modus operandi: Machacaron el cráneo de la madre de Juliet con un ladrillo envuelto en una media. (La madre que las parió...)
Sentencia: Prisión.
Curiosidades: Cuando Juliet salió de la cárcel, abandonó el país y se cambió el nombre. Hoy vive en Escocia y se dedica a escribir novelas policiacas.

Pauline y Juliet se habían conocido en el colegio de religiosas donde estudiaban. A las dos les gustaba la ópera. Las dos eran aficionadas a los libros de caballerías. Las dos tenían 15 años. Pronto, se refugiaron en un mundo imaginario habitado por caballeros andantes, princesas encantadas y príncipes valientes. Se enamoraron. Los problemas se presentaron cuando los padres de Juliet decidieron separarse y llevarse a su hija a Sudáfrica. Eso significaba el final de la relación. Había que hacer algo. Querían estar juntas y alguien se lo impedía. Ese alguien tenía un nombre y era el de Honora Parker.

No les costó mucho elaborar un plan, acostumbradas como estaban a la fábula. Un ladrillo envuelto en una media y un golpe en el cráneo fueron suficientes. La señora Parker había dejado de interponerse entre ellas para siempre. Pero dejaron demasiadas pistas. El diario de Pauline, con todos sus sentimientos inconfesables por escrito, más inconfesables aún en una sociedad religiosa y puritana hasta el extremo, fue la prueba definitiva. Terminaron separadas y entre rejas. Años más tarde, ya libre, Juliet Hume se marchó del país y se cambió el nombre. Adoptó el de Anne Perry. Vive en el norte de Escocia, entre perros y gatos. Es una escritora de novela negra de éxito. Pauline también sigue soltera, en el condado de Kent. Se llama Hillary Nathan y dirige una escuela de equitación para niños.

La historia fue plasmada en una pelicula de mano de Peter Jackson: Criaturas Celestiales


A mi la que más me impresionó fue la primera, dios mio, tanto calculo, el querer manipular una vida de esa forma...vaya tela.

Saludos pa to@s
Imagen Enviada
"La ignorancia es la carga más pesada. Pero quien lo lleva no lo siente."
Nights para Wii está en camino, ¡ahora para 360!

#2

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:28

Tochazo, solo me he leido el titulo... si algun friki me hace un resumencito mejor que mejor ;)


Imagen Enviada

#3

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:33

solo me lei el nombre y lo que biene abajo,esta interesante

  • nano776

  • Mascarón Rojo

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 01 mar 2007
  • Mensajes: 3.297
#4

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:45

me lo he leído...todas locas..

#5

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:46

increibles cada una de ellas, la primera acojonante digna de plasmarse en una pelicula.

____________________________________________

Imagen Enviada

    Ardi_bea

  • EXPULSADO
  • vida restante: 0%
  • Registrado: 02 sep 2005
  • Mensajes: 11.213
#6

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:47

La más impresionante es la primera... Controlaba en todo la vide de su hija, y cuando la hija no obedecía, ala muerta.. Joder...

#7

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:47

Son interesantes, pero de todos los casos que he leido el que más me sigue impactando, bueno, uno de los que más, tampoco es que haya leido muchos, es este:


Adolfo de Jesús Constanzo, "El Narcosatánico de Matamoros"


Constanzo era el lider de una banda "satánica" que realizaba rituales con sacrificios humanos. Desde el rancho Santa Elena, en la ciudad fronteriza de Matamoros, México, Adolfo de Jesús Constanzo y su banda transportaban semanalmente una tonelada de marihuana al país vecino... pero el lugar no era sólo un centro de distribución de drogas. En 1989 fueron acusados de asesinar a más de una docena de personas durante unos rituales de Palo Mayombe, un culto afroamericano.
Los "narcosatánicos" habían convertido el rancho en una verdadera casa de los horrores. El 9 de abril de 1989, la policía mexicana detiene en un rutinario control la camioneta que conducía David Serna Valdez, de veintidós años, a la altura del kilómetro 39 de la carretera de Matamoros a Reynosa en el rancho Santa Elena. En ella se encuentran restos de marihuana y una pistola calibre 38, por lo que el joven conductor es detenido. Tras unas horas de interrogatorio confiesa que pertenecía a una secta de "magia negra" y que utilizaban el rancho para realizar sus sacrificios rituales con seres humanos, además del narcotráfico.

Estas sorprendentes confesiones obligan a la policía a registrar el rancho, hallando allí otros ciento diez kilos de marihuana... y algo macabro: un caldero de hierro de hedor pestilente que contenía sangre seca, un cerebro humano, colillas de cigarros, 40 botellas vacías de aguardiente, machetes, ajos y una tortuga asada.
Alrededor de la casa, una fosa común con doce cadáveres descuartizados, a los que les habían extirpado el corazón y el cerebro en algún extraño ritual.


Entre ellos se hallaba el cuerpo de Mark Kilroy, un estudiante de medicina desaparecido en marzo de 1989 al que habían amputado las dos piernas y extirpado el cerebro, y con parte de cuya columna vertebral el líder del grupo se había fabricado un alfiler de corbata que le servía de amuleto.

Los agentes de la policía judicial detienen a un grupo de personas implicadas, quienes confiesan haber matado a esos individuos por orden del Padrino Adolfo de Jesús Constanzo, de veintisiete años de edad e hijo de un americano y una cubana practicante de la Santería y Palo Mayombe, en cuyas artes mágicas había sido iniciado desde que tenía tres años.
En 1980, Constanzo comienza a vender sus servicios como mayombero en Miami, trasladándose posteriormente a México en donde tiene un gran éxito con sus trabajos de magia negra. Su excelente reputación entre las altas esferas le sería debida a los poderes mágicos que le eran atribuidos, al misterio que continuamente le rodeaba y a su carismática personalidad.

Los rituales de purificación o limpias (ceremonias para limpiar malas energías negativas) y de protección, le proporcionan de ocho mil a cuarenta mil dólares entre sus clientes, la mayoría, importantes personalidades americanas.


Uno de los titulares aparecidos en la prensa mexicana, el cerco de su búsqueda se iba estrechando.
Ávido por obtener más poder comienza a efectuar sacrificios en sus rituales, para dar mayor sensacionalismo y espectáculo, siempre ayudado por una joven divorciada que se convertiría en su musa y amante, la estudiante norteamericana de veinticuatro años Sara Villarreal Aldrete.

Sara se convierte en gran sacerdotisa del culto y participa activamente en todas las sangrientas ceremonias, además de reclutar a nuevos miembros y explicarles las actividades de la secta.

Adolfo convence a los demás adeptos que serán completamente invulnerables a las balas y que tendrán el poder de hacerse invisibles si siguen al pie de la letra sus instrucciones: confeccionar una ganga o caldero mágico con unos ingredientes especiales, además de secretos, en los ritos de Palo Mayombe, como son la sangre y algunos miembros humanos mutilados, preferentemente cerebros de criminales o locos, a ser posible de hombres de raza blanca, pues supuestamente éstos son más influenciables por el verdugo (para el asesino la tortura a la víctima es un factor muy importante, pues el alma de la víctima debe aprender a temer a su verdugo por toda la eternidad con el fin de hallarse para siempre sujeta a él).

El rito termina cuando los participantes beben la sopa del caldero formada con la sangre de la víctima, su cerebro y los demás elementos que completan la siniestra ganga... lo cual les dará todo el poder que los criminales deseen.


Los detenidos revelaron además la existencia de otras sedes del grupo en otras ciudades mexicanas, en las que se descubrieron más delegaciones y sucedieron una serie de aprehensiones.

A partir de ese momento más de trescientos policías participan activamente en la búsqueda de Constanzo y sus seguidores más próximos: Sara Aldrete, Alvaro de León Valdez, Omar Francisco Orea y Martín Quintana, quienes emprenden una huida durante tres semanas por todo México.

Constanzo intenta negociar con las autoridades mexicanas amenazando con revelar todos los nombres de los personajes conocidos que participan en su culto
, pero esto pesa poco comparado con la atrocidad de sus crímenes y la policía se muestra intransigente.
Dichas negociaciones se mantuvieron en secreto durante mucho tiempo, por lo que más tarde saldría a la luz pública: que numerosos policías habrían estado implicados en la secta.

Sintiendo que el fin de sus crímenes estaba cerca, Adolfo y sus cómplices se refugian en una mansión de las más lujosas del Obispado de Monterrey, protegida con un circuito cerrado con seis cámaras que vigilaban el jardín y accesos a la vivienda.

Mientras éstos eran perseguidos, las detenciones en distintas ciudades con narcosatánicos se multiplicaban. Finalmente, el 6 de mayo son descubiertos en el Distrito Federal por algunos agentes de la policía judicial que se hallaban registrando la zona y, sintiéndose acorralados, los cómplices del Padrino comienzan a dispararles desde la ventana de un edificio ubicado en la calle Río Sena de la Ciudad de México.
Al momento se presentan varias patrullas de refuerzo que pueden acercarse y llegar hasta el cuarto piso, desde donde disparaban. Dentro se encontraban Constanzo y los demás, quienes habían hecho un pacto de suicidio mutuo si no lograban deshacerse de los policías.

Al ver Constanzo la gran cantidad de agentes que les rodeaban y ganaban terreno a cada paso, desesperado, ordena a su compañero Valdez que le dispare con una ametralladora que le tiende, y Quintana, fiel a su líder decide suicidarse con él. Ambos se meten en un armario ordenando disparar a Valdez. Instantes después son detenidos sólo tres supervivientes, contabilizándose unos quince seguidores fieles de estos sangrientos cultos.


Según las aterradoras declaraciones de Sara a la policía, desde que conoció a Constanzo mantuvo una doble vida comportándose como una chica normal con sus amigos y familia, y como una fría asesina por otro.
Ella misma llegó a torturar a algunas víctimas, entre ellas Gilbert Sosa, un traficante de drogas.
Delante de los demás miembros del culto ordenó que se le colgase del cuello, con las manos libres para que pudiese sobrevivir agarrándose a la cuerda. Luego lo sumergió en un barril de agua hirviendo, mientras le arrancaba los pezones con unas tijeras.


Confesaría además otros crímenes brutales, como en el que uno de los miembros de la secta mantiene a la víctima con vida después de haberle cortado el pene, las piernas y los dedos de las manos. Le abre el pecho de un machetazo y le agarra el corazón sin desprenderlo, lo muerde a dentelladas mientras el moribundo lo mira agonizante.

Más tarde negaría su participación en los desquiciados rituales, asegurando que el Padrino la retuvo contra su voluntad al haberse descubierto la matanza de Matamoros.

En la actualidad Sara Aldrete Villarreal purga una pena de cincuenta años por homicidio,
sin siquiera sabe que su historia ha inspirado la "Perdita Durango" de Alex de la Iglesia, película estrenada en septiembre de 1997.

  • Unnogy

  • Smoker

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2007
  • Mensajes: 1.351
#8

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:48

Que maquina Shaiyia, uno de los hilos mejores hechos que he visto :D .

PD: Cuanto HdP suelto >:-\

    Shaiyia

  • CANCELADO
  • Registrado: 07 nov 2003
  • Mensajes: 24.419
#9

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:53

adrianlm impresionante :-o

Es verdaderamente horrible todo lo que hicieron, las torturas, dios :?

PD - Por cierto, gracias por tu aportación :)
PD - Me alegro que a algunos les guste y se lo lea :D

Saludos pa to@s
Imagen Enviada
"Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse."
Nights para Wii está en camino, ¡ahora para 360!

  • JiangWei

  • HARENA TIGRIS

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 13 sep 2006
  • Mensajes: 19.021
#10

Escrito 21 septiembre 2007 - 23:55

Me lo he leído enterito, gran post Shaiyia. ;)

Da miedo de lo zumbada que está la gente.

Se despide vuestro fiel servidor Jiang Wei.
_____________________________________________________________

Imagen Enviada
Imagen Enviada

  • Neveranine

  • Ornstein y Smough

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 13 jul 2004
  • Mensajes: 17.092
#11

Escrito 22 septiembre 2007 - 00:00

Me lo he leído todo.
La más impactactante me resultó la 1ª. También vaya "calzonazos" estaba hecha la hija.

  • Sterling

  • Ganondorf

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 19 dic 2006
  • Mensajes: 4.251
#12

Escrito 22 septiembre 2007 - 00:01

Unas mas locas que las otras X-D

Muy currado el hilo, buenisimo ;)

#13

Escrito 22 septiembre 2007 - 00:01

Me lo he leido enterito. Muy interesante.

#14

Escrito 22 septiembre 2007 - 00:06

pusyo me lo he ledio todo, muy interesante. De paso deciros ke la pelicula "criaturas celestiales" es muy buena, y como dato curisoso, fue dirigida por Peter Jackson, si si, el De El senñorde los anillos x´D

    algova

  • CANCELADO
  • Registrado: 22 feb 2007
  • Mensajes: 17.004
#15

Escrito 22 septiembre 2007 - 00:13

jo..der!
muy buen post, como siempre
IMG]http://i185.photobucket.com/albums/x8/algova/Firma_alberto.gif[/IMG]


Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
publicidad