Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...
Redrock 1929

Los 9 científicos que más impulsaron la Ciencia en 2019.

Publicaciones recomendadas

Redrock 1929 Ender el Xenocida

Publicado
vida restante: 100%
Cita

 

Conoce los 9 científicos que hicieron historia en 2019.

 

Restaurar la actividad celular de un cerebro después de la muerte o luchar durante cuatro décadas contra el ébola. Estos científicos siguen abriendo puertas frente al 2020.

 

26/12/2019

00:11

Berenice González Durand.

-A

+A

 

 

Después de que un grupo de 32 cerdos fueron sacrificados en un rastro, sus cerebros viajaron hasta el laboratorio del doctor Nenad Sestan, especialista en neurociencias, genética y psiquiatría en la Facultad de Medicina de Yale. Más allá de los nutrientes de su carne, sus cuerpos siguieron sirviendo al hombre de una manera sorprendente: después de cuatro horas de muertos, los científicos lograron restaurar su microcirculación, así como su actividad molecular y celular. Aunque la escena suene un poco como una ficción tipo Frankenstein; en los terrenos de la ciencia, hay muchas más posibilidades que sólo consentir a la imaginación.

 

Los alcances de este experimento dan pistas de que probablemente se ha subestimado la capacidad de recuperación del cerebro y se abren nuevas puertas para entender los procesos que separan la vida y la muerte. Entre estas disertaciones también surgen esperanzas para un mejor entendimiento de la actividad cerebral que podrían brindar en un futuro nuevas posibilidades para proteger este órgano después de un derrame cerebral o de un episodio de falta de oxígeno. También ayudaría a entender mejor distintas enfermedades relacionadas con nuestra compleja maquinaria cerebral, como el Alzheimer.

 

Este tipo de aportaciones convirtieron a Sestan en uno de los científicos más relevantes del 2019, según el listado que genera anualmente la revista Nature. A lo largo de este año, decenas de nombres en todo el mundo fueron apareciendo en las revistas científicas especializadas, así como en las listas de galardones que premian a lo mejor de la ciencia en distintas áreas. Reducir el número a sólo nueve nombres de este vasto universo es una tarea compleja, pero en la que nos auxiliaron muchos de los científicos mexicanos entrevistados en estas páginas a lo largo de todo el año.

 

Incendios, epidemias y rayos de esperanza.

 

Uno de los eventos más impactantes durante este año fue la devastación de miles de hectáreas de bosque tropical en la Amazonia. Los incendios mermaron la vida del pulmón del mundo con efectos directos en el cambio climático que trastorna al planeta. Mientras el presidente brasileño Jair Bolsonaro trataba de tapar el Sol (y sus incendios) con un dedo, Ricardo Galvão, expresidente del INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales) de esa nación hablaba con cifras y ciencia en mano sobre el mermado patrimonio natural.

 

La verdad le costó el trabajo, pero el mundo presionó ante la deteriorada imagen de Brasil como líder ambiental. Este país sudamericano había logrado frenar la deforestación en más del 80% entre 2004 y 2012, pero el aumento de la tala en pro de la ganadería y prácticas poco sustentables (aunque financieramente redituables) lograron que del verano de 2018 a 2019 se extinguiera un área de selva mayor que el territorio de Puerto Rico. Galvão, quien se describe como un humilde anciano que trabaja en física, ahora labora en la Universidad de São Paulo, pero su voz, tal como las partículas subatómicas que ahora estudia, atrae nuevas energías que se suman a la defensa de la Amazonia, un territorio que concentra 50% de las especies mundiales de plantas y más del 20% de todas las especies de aves del planeta.

 

Por cierto que otra científica sudamericana, la argentina Cristina Díaz, formó parte de una de las más grandes evaluaciones sobre biodiversidad que se dieron a conocer a mediados de este año mediante la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), organismo fundado por la ONU en donde se coordinaron más de 15 mil fuentes de información provenientes de 51 países y donde se asegura que más de un millón de especies de plantas y animales están en peligro de extinción. Los humanos están transformando los paisajes naturales de la Tierra de manera tan dramática que su huella se convierte en amenaza grave.

 

cientificos_destacados_del_2019_2.jpg

 

Imagen: EL UNIVERSAL.

 

En otras latitudes, el ébola volvió a hacer su fatídico acto de aparición y nuevamente salió al rescate Jean-Jacques Muyembe-Tamfum, virólogo congoleño director general del Instituto Nacional de Investigación Biomédica de la República Democrática del Congo. Este científico formó parte del equipo del Hospital de la Misión Católica de Yambuku que investigó el primer brote de la epidemia a mediados de los años 70 y su labor no ha perdido constancia. La más reciente aparición del ébola ha dejado más de 2 mil muertos en el Noroeste de África en el último año, pero su labor social para bajar los riesgos de infección, así como sus ensayos clínicos con nuevos anticuerpos han contribuido a controlar una epidemia con la que ha luchado durante más de cuatro décadas.

 

Otra epidemia que aunque ha perdido fuerza no logra desaparecer del mapa es la del VIH y justamente frente a ella apareció el nombre de Hongkui-Deng, inmunólogo chino director del Instituto de Investigación de Células Madre de la Universidad de Pekín. El investigador usó en su laboratorio la técnica de edición genética CRISPR para crear un suministro de células inmunes a la infección por VIH. Según datos de la OMS, gracias al acceso creciente a la prevención, diagnóstico, tratamiento y la atención de las infecciones oportunistas, la infección por el VIH se ha convertido en un problema de salud crónico llevadero; sin embargo, continúa siendo uno de los problemas para la salud pública mundial que ya ha cobrado más de 32 millones de vidas en el mundo.

 

De un salto desde el mundo de la medicina hasta el de la paleontología se encuentra el nombre de Yohannes Haile-Selassie. Este paleoantropólogo etíope, no sólo es considerado una autoridad sobre homínidos pre-Homo sapiens, sino que ha cambiado la comprensión del antiguo árbol genealógico de la humanidad y el pensamiento convencional sobre la evolución humana. ¿Cómo lo ha logrado? La respuesta se puede resumir en una imagen que circuló por todo el mundo, donde el científico sostenía un pequeño cráneo de mandíbula prominente encontrado en Etiopía. El estudio de este fósil lo ubicó como un ancestro de los humanos con 3.8 millones de años de antigüedad. El anamensis, la enigmática pieza de este rompecabezas, puso en duda la idea de que los humanos evolucionamos de una sola especie de simios.

 

Caminatas espaciales y científicos de un siglo.

 

Además de algunos de los 10 protagonistas de la revista Nature, se incluyeron otros que han dejado y siguen dejando una huella profunda por sus proezas científicas, tal es el caso de la doctora Fabiola Gianotti. Sus conocimientos en física de partículas, la convirtieron hace tres años en la directora General del CERN, la institución europea que opera el laboratorio de física de partículas más grande del mundo, donde dirigió el experimentó que derivó en el descubrimiento del Bosón de Higgs.

 

Además de ser la primera mujer en desempeñar este puesto, durante este 2019 fue ratificada y continuará al frente del organismo hasta 2026. Su trabajo en la promoción de la “ciencia abierta” —compartir los datos generados por el CERN gratuitamente— y la divulgación científica, también la llevó a ser galardonada con el Premio Europeo Helena Vaz da Silva 2019.

 

Otra mujer de distinta generación, pero también con objetivos muy firmes es Christina Hammer Koch. La astronauta formó parte, en octubre pasado, del primer paseo espacial íntegramente femenino para reemplazar un control de carga de baterías solares en la Estación Espacial Internacional (EEI); estaba acompañada de Jessica Meir. Cuando Christina termine su misión, en marzo del próximo año, romperá el récord femenino de permanencia en el espacio.

 

Finalmente, esta lista se cierra con el nombre de John Goodenough, uno de los grandes especialistas del mundo en magnetismo y ciencia de materiales, cuya contribución más importante es el desarrollo del material clave para la batería recargable de iones de litio en los 70. El estadounidense nacido en Alemania, ha seguido activo en el desarrollo de nuevos materiales, y recibió el Nobel de Química este año, junto al británico Stanley Whittingham y el japonés Akira Yoshino. Para los especialistas significa una deuda saldada con quien además se convirtió en la persona de mayor edad en recibir este galardón. A sus 97 años, dice que uno de los grandes errores, tanto en la vida como en la ciencia, es decir “ya basta” demasiado pronto.

 

 

Fuente: https://www.eluniversal.com.mx/ciencia-y-salud/conoce-los-9-cientificos-que-hicieron-historia-en-2019

 

Saludos.

spacer.png

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora

  • Explorando recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Popular ahora

  • Contenido similar

    • quirantes
      ¿Sabías que en los diabéticos mal cuidados se debilita su sistema inmune
      y se hacen  más vulnerables a las gravísimas complicaciones de la Covid-
      19?.  
      Si eres diabético debes leer DIABETES MELLITUS. LO QUE DEBES SABER SOBRE LA NUTRICIÓN DE UN DIABÉTICO con decenas de recetas saludables y los más modernos conceptos sobre la correcta nutrición en la diabetes. Lee más en:
      http://www.libreriavirtualcuba.com/productos.php?producto=476
    • quarkcosmos
      ¿Qué es un púlsar y por qué son tan interesantes para todos los campos de la física? Los púlsares son los faros del cosmos, pero también son uno de los objeros más densos ¡es como meter la masa del Everest en un terrón de azúcar! Si sientes curiosidad, desde 'Le dijo un Quark al Cosmos' te invitamos a que le des un vistazo a nuestro post (Blog).
      Además contamos con una cuenta de instagram (aquí) donde avisamos de los nuevos post o historias cortas sobre la ciencia, la última relacionada con los púlsares.
      Gracias de antemano!
       
    • Astrum
      ¿Podemos colonizar Marte? Y si podemos ¿Cómo se puede colonizar Marte? ¿Tenemos la tecnología necesaria para crear una base en Marte?
       
       
       
      Nuestro planeta vecino tiene una serie de características que lo hacen similar a nuestro hogar. Además en las últimas décadas, Marte ha sido el objetivo principal de la exploración espacial. Y la razón es obvia: es el cuerpo celeste más cercano dónde se cree que pudo haber vida en el pasado. Esta idea nos llega ya desde el siglo XIX, cuando los astrónomos empezaron a atribuir la geología de Marte a una supuesta civilización marciana. Aquí os muestro un recorte de periódico de 1911, del New York Times, ni mas ni menos: http://www.sundaymagazine.org/wp-content/uploads/19110827-4-martians.pdf
       
      Pero recientemente, la idea de vida en Marte está obteniendo más y más puntos a su favor.. Baste decir que las siguientes misiones a Marte, como el rover Perseverance que se lanzará este verano, tienen como objetivo principal encontrar evidencia de vida en el planeta rojo, y es que desde mi punto de vista estamos al comienzo de una nueva carrera espacial, lo que es muy interesante y estoy seguro ayudará a acelerar la exploración espacial.
       
      Y como vemos con tantas misiones, llegar a Marte con la tecnología actual es posible, 
       
      Un viaje a Marte, nos tomaría unos 3 meses en condiciones de lanzamiento óptimas.
      No parece algo desorbitado pero hay que tener en cuenta al salir fuera de la protección del campo magnético de la Tierra, los tripulantes estarán expuestos a los vientos solares y a la radiación cósmica. 
      Esto puede hacer que los astronautas desarrollen cáncer e incluso alzheimer antes ni siquiera de llegar a Marte. La nave podría estar blindada usando materiales ricos en hidrógeno, que absorbe mejor la radiación. De hecho se podría colocar la cabina dentro del tanque de combustible o de agua, ambos ricos en hidrógeno, para proteger a la tripulación. Otra opción sería crear un campo magnético alrededor de la astronave, pero para ello se necesitaría generar mucha electricidad, por lo que un reactor sería necesario. En cualquier caso, esto no se ha hecho nunca y representa un reto a salvar.
       
      Además, la distancia una vez llegados al planeta rojo, hace que las transmisiones tengan un retraso de entre 3 y 22 minutos. Esto solo de ida, así que contando la vuelta, el retraso mínimo sería de 6 minutos, haciendo imposible una conversación normal. Sin embargo, texto, audio y video mensajes serían posibles, pero hará que los colonos marcianos tengan que valerse por sí mismos para la toma de decisiones inmediatas, por ejemplo en casos de emergencias o fallas, haciendo a las operaciones remotas o asistencia en tiempo real totalmente inviables.
       
      Pero bueno, pongamos que las dificultades del viaje se solventan y llegamos a nuestro destino marciano.
      ¿Dónde nos asentamos?
       
      De momento en Marte no hay un lugar predilecto todavía, aunque el polo norte se presenta como buen candidato, por la presencia de hielo de agua en su superfície. Otro lugar interesante para una futura colonia marciana sería el cráter Korolev, de 81Km de diámetro y relleno también de hielo de agua.
       
      En Marte hay la posibilidad de asentarse también cerca de depósitos subterráneos de agua, que forman permahielos bajo la corteza, o cerca de glaciares u otros depósitos de hielo en la superfície; que aunque serían más difíciles de explotar, abrirían la puerta a colonias en latitudes ecuatoriales, mucho más cálidas y con más producción de energía solar.
      Otro lugar también planteado es Hellas Planitia, que es una gran depresión donde la presión atmosférica es mayor que en el resto del planeta.
       
      También se ha especulado con túneles de lava. Un tubo de lava es básicamente un cueva que se ha formado al circular el magma, y se ha vaciado al fluir éste hacia otras partes, lo que produce túneles bastante uniformes. En la tierra hay varios ejemplos de ellos, y teniendo en cuenta la menor gravedad de Marte, éstos serían de mayor tamaño y podrían incluso albergar edificios en su interior. En el caso de Marte se ha identificado un lugar con este tipo de cuevas para futuras colonias, que además está cerca del ecuador: Arsia Mons.
       
      Así que una vez escogido el lugar y aterrizado, los colonos deberán dedicar sus primeros esfuerzos a crear un hábitat duradero a largo plazo. Lo más lógico es que lleven consigo una serie de hábitats temporales mientras este proceso se lleva a cabo. Estos podrían ser la propia nave con la que han llegado, o también se han propuesto hábitats inflables. En cualquier caso estos hábitats no serán muy espaciosos, y sólo tendrán lo básico para sobrevivir.
       
      Para construir los hábitats duraderos se han llevado a cabo varios concursos arquitectónicos, aunque no hay ningún modelo que se crea definitivo. 
      Hay propuestas de lo más variopintas: desde crear hábitats usando hielo, hasta biohábitats construidos con hongos. Aunque la mayoría abogan por usar el regolito de alrededor para construir el hábitat usando técnicas de impresión en 3D. Básicamente esto consiste en excavar material, que luego es procesado y mezclado con hielo local en algo parecido al cemento, de forma que mediante robots se imprime la estructura, por capas, poco a poco, hasta tener un volumen arquitectónico apto para su habitabilidad.
       
      Esto es importante, porque estos primeros colonos necesitarán toda la ayuda que puedan, así que la asistencia robótica y la Inteligencia Artificial, tendrán un papel importante en todas las labores de colonización. Hacerlo a mano será tarea imposible, ya que estarán confinados en los trajes, que imposibilitarán multitud de tareas complejas fuera de los hábitats. De momento no hay ninguna tecnología así en la Tierra, por lo que tendría que desarrollarse específicamente para esta labor.
       
      Además estos habitats deberán aislarse eficientemente de la radiación, por lo que en la fase final de muchas de las propuestas, se recomienda recubrir el hábitat con el regolito excavado, simplemente apilándolo sobre éste, como en túmulos funerarios. Esto protegerá a los colonos de la radiación, si bien también les causará mucho más estrés, al no haber casi ventanas, aumentando la sensación de confinamiento.
      Y es que no es moco de pavo, pero el estrés al que estarán sometidos estos primeros colonos será indescriptible. Lo más parecido que tenemos a una experiencia así en la Tierra son los científicos en la Antártica o las tripulaciones de submarinos, ambos sometidos a controles psicológicos periódicos para asegurar su cordura. Y estos en cualquier caso siempre pueden ser mandados de vuelta a casa, pero en estas colonias estarán atrapados, por lo que sólo se seleccionarán individuos de gran fortaleza mental. Y teniendo en cuenta la distancia y dificultad de un viaje a Marte, sus estancias serán muy largas y exigentes.
       
      Cuándo los hábitats estén listos, deberán ser presurizados. Para ello se podría usar oxígeno obtenido mediante electrólisis, mezclado con nitrógeno. La electrólisis tiene el beneficio añadido de generar hidrógeno con el que refinar hidracina como combustible para el viaje de vuelta o para otras misiones. Una vez generado, este ambiente presurizado es fácilmente sostenible mediante sistemas de reciclado de aire, algo que ya se usa en la estación espacial internacional. En Marte se podría generar oxígeno incluso con el CO2 de la atmósfera, por lo que la misión de este verano incorpora el módulo MOXIE, para ver si esto es posible.
       
      Para estas tareas, será necesaria una producción sustancial de energía. La primera opción es la de usar paneles solares. En Marte sin embargo, la producción solar solo alcanza un 40% de lo que se produce en la Tierra debido a la menor cantidad de luz que recibe Marte. No sólo eso, sino que el ciclo de día y noche, más las tormentas de arena que barren el planeta de vez en cuando, hacen que sea necesaria la instalación de un sistema de baterías sustancial.
       
      Otra opción es enviar un reactor nuclear, que garantizaría una producción energética más estable. Estos reactores además, no tendrían que preocuparse mucho de la radiación, ya que Marte ya está sometidas a ella, y simplemente deberían enterrarse cerca de la colonia.
      Es posible que la mejor solución sea híbrida si los presupuestos y la logística lo permite. Sin embargo, ambos sistemas necesitarán de baterías fiables para almacenar la energía en caso de apagones o emergencias.
       
      Una vez el hábitat esté listo, la siguiente misión de nuestros colonos será la de producir y potabilizar agua para su consumo. Lo ideal sería poder generar 5 litros por colono al día.
      Yo sinceramente no creo que esto suponga mucho problema, puesto que la evidencia indica presencia abundante de hielos. Además las colonias también incorporarán sistemas de reciclado de agua para minimizar su consumo. Esta tecnología, de nuevo, ya se usa en la Estación Espacial Internacional.
      La producción de agua sería tan simple como extraer el hielo, calentarlo en un horno hasta su evaporación, condensarlo en agua, y filtrar-la mediante sistemas potabilizadores, como filtros cerámicos y de carbón.
       
      Así que con estos 3 pasos ya tendríamos todos los ingredientes necesarios para crear un hábitat apto para la vida: Un ambiente hermético, con producción de oxígeno y agua.
       
      Con esto se podría empezar a cultivar plantas para el sustento de los astronautas. Bueno, en realidad no, porque aunque haya tierra en forma de regolito, este tendrá que ser tratado para poder ser fértil. En el caso marciano, este regolito está plagado de percloratos, que son tóxicos para el consumo humano, por lo que antes tendrá de lavarse con agua. Una vez limpio de sustancias tóxicas, tendrá que ser tratado con fertilizantes, e incluso después de esto, la tierra deberá ser mezclada con materia orgánica para que tenga la textura ideal para que las semillas puedan brotar. Un estudio ya demostró que era posible hacer crecer plantas tanto en Marte como en la Luna, y de hecho ya hice un video sobre ello. 
       
      Otra opción sería la acuaponía, que consiste en hacer crecer las plantas en contacto directo con agua en un ciclo cerrado. Dentro de este entorno, hay un estanque para peces, que son los encargados de entregar nitratos al agua con sus caquitas. Las tilapias son el pez más usado para estos sistemas cerrados, ya que se alimentan de casi todo y sobreviven bien en aguas estancadas. Además son comestibles por lo que serían una importante fuente de proteínas para los astronautas.
       
      Los desechos y las deposiciones humanas podrían usarse también como abono, ya que en estas colonias habrá que aprovecharlo todo. Tal vez, como en el caso de la producción de energía, lo más sabio sea usar ambos sistemas, tanto acuaponía como regolito. En cualquier caso estas granjas consumirán bastante energía en forma de luz, y necesitarán mantenimiento diario por parte de los astronautas; aunque también se encargarán de producir una parte del oxígeno para respirar.
       
      Con todos estos sistemas, se podría garantizar la supervivencia de la colonia, aunque no sería una vida fácil para los colonos, confinados en un espacio reducido, comiendo siempre lo mismo, y con tareas y estrés constante.
       
      Además, a esto habrá que sumar los problemas de salud asociados a la baja gravedad
      El experimento con los gemelos Kelly demostró que los colonos se enfrentarán a graves problemas de salud que incluyen:
      Pérdida de masa muscular y masa ósea
      Problemas de visión
      Mala distribución de líquidos en el cuerpo
      Pérdida de equilibrio
      Desalineamiento de la columna
      Problemas cardiovasculares
      Desajustes en el sistema inmunitario
       
      Vamos, toda una serie de problemas que harán que su vuelta a la Tierra sea una verdadera penitencia, y eso sin contar la radiación.
      Para contrarrestar algunos efectos, los colonos tendrán que hacer mucho ejercicio, lo que alargará aún más sus jornadas de trabajo. La NASA ha llegado incluso a plantear el alterar genéticamente a aquellos astronautas que se embarquen en misiones de larga estancia para combatir los peligros de la radiación y la microgravedad, entre otros. Algo también plausible con tecnología actual, aunque quizá levante ampollas sobre los límites morales de dicha manipulación.
       
      Aún así, candidatos nunca faltarán, y todas las iniciativas para crear colonias extraterrestres han recibido aluviones de solicitudes, pese a las penurias a las que se enfrentarán éstos.
       
      Estas colonias, dependerán de cómo evolucione la tecnología aquí, aunque de momento parace que ya disponemos de mucho, pero no todo, de lo necesario para crear bases fuera de la Tierra. Y ahora me toca preguntaros a vosotros cúal llegará primero, ¿una colonia en Marte o una en la Luna? ¿O creéis que todo esto es ciencia ficción y todavía no estamos preparados para asentarnos fuera de la Tierra? 



       
    • gothmog_es
      Los pies resecos y agrietados suelen surgir cuando la piel no se hidrata correctamente, cuando se utilizan zapatos no adecuados o cuando se camina mucho tiempo descalzo, pudiendo además causar otras molestias como comezón o ardor. 
      Para evitar que los pies se resequen y que se generen fisuras, es importante colocarse crema en esta región por lo menos 1 vez al día, esto ayudará a mantener la piel suave y sedosa, sin embargo, existen otras técnicas que pueden ser aplicadas como remojar los pies en agua tibia y retirar el exceso de piel con una lija, por ejemplo.

      Este ritual de tratamiento para los pies agrietados debe ser hecho, por lo menos, 2 veces por semana o todos los días, durante períodos en que los pies están muy resecos. 
      1. Remojar los pies en agua tibia e hidratar
      2. Secar los pies correctamente
      3. Retirar el exceso de piel con una lija
      4. Colocar una crema hidratante

      Cuanto más espesa sea la crema, mayor será el grado de hidratación, pero la elección puede ser hecha de acuerdo con las preferencias de cada persona.
      https://www.tuasaude.com/es/pies-resecos-y-agrietados/
       
      Espero que disfrutéis de estos truquis 😍
    • Yemeth
      Durante la Edad Media europea se puso de moda algo que podríamos considerar tan descabellado como es utilizar polvo de momia egipcia triturada como remedio medicinal. Se empleaba para tratar un sinfín de afecciones: diarrea, artritis, poliomelitis, reuma, etc. También servía para preparar ungüentos que supuestamente podían aumentar la potencia sexual o evitar el envejecimiento. Se sabe a ciencia cierta que el rey de Francia Francisco I (1494-1547) acostumbraba a viajar con una provisión de polvo de momia. De esta manera, si enfermaba o resultaba herido podría sanar rápidamente gracias a sus “propiedades curativas”. Quizá influenciado por tan importante personaje, años más tarde un rey de Navarra envió a Egipto a su médico personal en busca de tan preciado “medicamento”.

       
      En el siglo I, el escritor romano Plinio el Viejo describió por primera vez las bondades del polvo de momia: “corta hemorragias, cicatriza heridas, trata cataratas, sirve como lilimento para la gota, cura el dolor de muelas y el catarro crónico, alivia la fatiga al respirar, corta la diarrea, corrige los desgarros musculares, endereza las pestañas que molestan al meterse dentro de los ojos”. En 1571 el médico italiano Pietro Andrea Mattioli (1501-1577) en su obra "Los discursos" extendía su uso a anginas de pecho y hemorragias. En Turín, en el mismo siglo XVI veían la luz unos manuscritos que describían el proceso de fabricación del licor de momia: “carne de hombre joven y sano, muerto de muerte violenta, como ingrediente básico. Se corta en trocitos pequeños y se mete en un tarro de cristal, bien cubierta de aceite y se precinta el tarro. Se deja durante un mes, luego de destila en una retorta. Por cada libra de producto destilado, se añade triaca y musgo. Se mezcla todo con diligencia y de nuevo se deja durante treinta días en lugar caliente”.

      Ante tales propiedades, no es de extrañar que nobles y gobernantes de la época quisieran hacerse con tan preciado producto cuyo comercio ya había nacido en el siglo XII, controlado en su mayoría por judíos y popularizado por un médico árabe de nombre Al-Magar, que tenía la costumbre de recetar aquella sustancia a sus pacientes. Así Pierre Pomet, el boticario de Luis XIV, escribió extensamente sobre las virtudes médicas de la mumia, llegando a conferir un grabado detallado, y no muy exacto, sobre cómo imaginaba que las momias estaban preparadas para el entierro.
       

      La utilización de momias con fines terapéuticos comenzó por un desliz lingüístico. Antiguamente los persas comerciaban con betún, un líquido negro y viscoso al que se le atribuían propiedades saludables al que llamaban “mumia” (mummia, mumiya, mum). Cuando algunos mercaderes europeos llegaron a Egipto y contemplaron por primera vez una momia creyeron que estaban recubiertas de betún, de mumia. Nada más lejos de la realidad. Para mantener los cadáveres en buen estado, los egipcios embalsamaban los cuerpos revistiéndolos con unas resinas y sales que con el tiempo se descomponían dándoles un aspecto oscuro y duro, parecido al del betún. Se produjo la confusión: si la mumia tenía propiedades milagrosas para el cuerpo humano, también lo tendría aquello con lo que se impregnaba a las momias egipcias. Los cruzados culminaron el proceso ya que contaban que la mumia tenía propiedades milagrosas, curando inmediatamente las heridas y soldando en pocos minutos los huesos rotos. El acercamiento con la cultura árabe y el conocimiento de las maravillas de oriente en la Europa cristiana facilitaron que los polvos de mumia se hicieran un hueco en los albarelos de las reboticas.

      Las consecuencias fueron muy negativas, ya que todo aquel que se creía algo tenía que hacerse con el supuesto medicamento: el polvo obtenido al atomizar las momias se diluía en vino o en agua con miel y se dispensaba a la atribulada clientela. Tal fue la necesidad creada, que en algunos casos se llegaron a vender directamente trozos de cadáveres o, también, una pasta de coloración negruzca. Además, en un alarde de creatividad, se elaboraron y comerciaron unos ungüentos obtenidos mezclando sustancias oleosas, a los que se atribuyeron efectos rejuvenecedores de la piel. Aunque todos esos productos poco tenían que ver con las momias egipcias, estas se convirtieron en un negocio muy lucrativo. Al principio no fue difícil conseguirlas, pero el tremendo aumento de la demanda provocó que la materia prima empezase a escasear. Los saqueadores de tumbas se esmeraban al máximo, pero su trabajo no conseguía abastecer al próspero mercado europeo, por lo que no hubo más remedio que recurrir a la falsificación. No tardaron en aparecer comerciantes sin escrúpulos que momificaron alegremente cuerpos de esclavos, cadáveres abandonados o personas ajusticiadas, dando gato por liebre a incautos boticarios.

      La primera persona en denunciar el uso fraudulento de la mumia fue el cirujano francés Ambroise Paré (1510-1590). Lo curioso del tema es que el doctor Paré conoció la realidad de la estafa en una conversación con un personaje originario de Navarra. De las crónicas se deduce que el rey navarro era un adicto consumidor de polvo de momia, pero su popularidad era tanta que la demanda superó a la oferta. No se sabe si a instancias del monarca o por iniciativa propia, pero en 1564 se encuentra a Guy de la Fontaine, el médico personal del soberano, en la ciudad egipcia de Alejandría comprobando la magnitud del problema de escasez e intentando adquirir in situ el preciado remedio. Ambroise Paré relataba años más tarde el chasco que se había llevado Guy de la Fontaine al evidenciar que todo lo relacionado con la mumia era un enorme fraude:
      "Un día, hablando con Guy de la Fontaine, médico célebre del rey de Navarra, y sabiendo que había viajado por Egipto y la Berbería, le rogué que me explicase lo que había aprendido sobre la mumia y me dijo que, estando el año 1564 en la ciudad de Alejandría de Egipto, se había enterado que había un judío que traficaba con momias; fue a su casa y le suplicó que le enseñase los cuerpos momificados. De buena gana lo hizo y abrió un almacén donde había varios cuerpos colocados unos encima de otros. Le rogó que le dijese dónde había encontrado esos cuerpos y si se hallaban, como habían escrito los antiguos, en los sepulcros del país, pero el judío se burló de esta impostura; se echó a reír asegurándole y afirmando que no hacía ni cuatro años que aquellos cuerpos, que eran unos treinta o cuarenta, estaban en su poder, que los preparaba él mismo y que eran cuerpos de esclavos y otras personas. Le preguntó de qué nación eran y si habían muerto de una mala enfermedad, como lepra, viruela o peste, y el hombre respondió que no se preocupara por ello fuesen de la nación que fuesen y hubiesen muerto de cualquier muerte imaginable ni tampoco si eran viejos o jóvenes, varones o hembras, mientras los pudiese tener y no se les pudiese reconocer cuando los tenía embalsamados. También dijo que se maravillaba grandemente de ver cómo los cristianos apetecían tanto comer los cuerpos de los muertos. Como Guy de la Fontaine le insistiese en que le explicase cómo lo hacía para embalsamarlos, dijo que extraía el cerebro y las entrañas y hacía grandes incisiones en los músculos: después los llenaba de pez de Judea, llamada asfaltites, y con tiras de ropa mojadas en dicho licor las colocaba en las incisiones y vendaba separadamente cada parte y cuando esto se había hecho envolvía todo el cuerpo en un trapo impregnado del mismo licor. Una vez efectuado todo esto los metía en cierto sitio y les dejaba que se "confitasen" dos o tres meses. Finalmente Guy de la Fontaine le dijo que los cristianos estaban bien engañados al creer que los cuerpos momificados fuesen extraídos de sepulcros antiguos y el judío respondió que era imposible que Egipto pudiese proporcionar tantos millares de cuerpos como eran pedidos por los cristianos, pues es falso que en aquellos días se embalsamase a nadie, ya que el país estaba habitado por turcos, judíos y cristianos, que no acostumbraban a usar tal tipo de embalsamamiento, como era habitual en los tiempos en que reinaban los faraones".
      Casi seguro que Guy de la Fontine regresó a la Baja Navarra decepcionado y dejando a Juana III de Navarra descompuesta y sin polvo de momia egipcia.

       

       
  • Crear nuevo...