Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...
comicway

Nuevo WebComic mini proyecto que te encantará

Publicaciones recomendadas

comicway Humano

Publicado
vida restante: 100%



Hola.. ¿Como han estado?


He seguido trabajando en el proyecto Comic Way y recientemente he publicado un nuevo webcomic, los invito para que lo leen y disfruten de esta pequeña obra, le dejo el link y una breve descripción:


 


https://www.thecomic...-lo-artificial/


 


webcomic-en-chile-amor-a-lo-artificial-0


 


 


https://www.thecomic...-lo-artificial/


 


 


En un futuro muy cercano todo los enigmas del amor serán resueltos ¿por qué amar duele? ¿por qué aveces el amor no es correspondido? ¿por qué las personas dejan de amar? entre otras dudas circulan dentro de la mente de nuestro protagonista. Su ex amor será una enfermedad incurable para él.


Saludos







www.thecomicway.com
Instagram: @comicway



 



www.thecomicway.com
Instagram: @comicway

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora

  • Explorando recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Contenido similar

    • momone
      Hola a todos/as:
      Debido a que ayer se celebró algo que no debió de celebrarse tal y como están las cosas (con la que está cayendo, tanto social como económicamente, lo de los Goya de ayer dio vergüenza ajena, ya que hubo gente que insultó a buena parte de las actrices invitadas al evento, tildándolas de "putas" a la llegada al lugar del evento en coches eléctricos, sin saber a ciencia cierta si de verdad ejercen el oficio mas viejo del mundo...), pues me decidí a ver una película cuyo guión huele un poco a inspiración en hechos reales, por su protagonista y su situación en el film. Una película de la cual no se sabe cuánto nos costó (bueno, si se puede saber, pero tienes que mirar la web del ICAA y otras paginas que son un coñazo...) ni cuanto recaudó, titulada...

       
       

       
       
      Por mi parte, la película merece un 4, ya que busca ser algo cuasi autobiográfico (que el protagonista sea un director y guionista de cine no es pura coincidencia...) y que al final, se queda en un experimento que adolece de fallos de planteamiento argumental.
    • momone
      Hola a todos/as:
      Confiando en que la situación en los cines mejore y podamos ver estrenos algún fin de semana, hoy me he visto en casa un film de principios de los 50 que adapta la novela que escribiese Leo Brady en 1949 de la cual Samuel Goldwyn comprase los derechos cinematográficos para adaptarla al cine en un film del cual no se sabe presupuesto ni recaudación... pero que merece la pena ver, mas que nada por su argumento y por su final, algo que no deja indiferente a quien ve el film. Me he visto y fascinado en ocasiones viendo...

       
       

       
       
      Para mi, es un 6, ya que tiene buenas interpretaciones... pero huele a historia moralizante sobre todo por su final, el cual es el siguiente:
       
    • momone
      Hola a todos/as:
      Hoy me ha dado por ver esta película considerada por varios directores como "clásico de culto", y que a pesar de su reparto, fue un fiasco de taquilla a tenor de las informaciones que hay al respecto del film (no se ha facilitado presupuesto ni recaudación...). Un film de Roberto Rossellini que en un principio iba a ser adaptación de una novela francesa y al final... se quedó en un quiero y no puedo. Me he visto...

       
       

       
       
      Para mí, esta película merece un 3, ya que coño, no he visto una pareja mas sosa como esta, que duermen de manera separada en la habitación donde se hospedan (raro, raro, raro...) y cuyas emociones no conectan conmigo, o al menos, no me sentido a gusto viendo una película que parece promoción de las virtudes turísticas de Nápoles por aquellos tiempos.
    • momone
      Hola a todos/as:
      Hoy domingo me he visto es algo diferente y sobre todo, gratificante, al menos, en parte. En parte por que el film de Kurosawa toma como base una serie de sucesos y hechos reales para realizar una historia en la que cuenta como era la sociedad japonesa antes de que la Segunda Guerra Mundial les pasase factura con dos bombazos catastróficos a nivel atómico. Una película rodada en blanco y negro de la cual no se lo que costó ni lo que recaudó, pero al menos me ha servido para conocer un mundo o una sociedad que salvo contadas excepciones, no se conocía, o en mi caso, no la conocía hasta hoy. Me he visto y aprendido mucho viendo...

       
       

       
       
      En resumen, una película que para mí, merece un 5, ya que cuenta cómo era la sociedad japonesa antes y durante la Segunda Guerra Mundial a través de un núcleo de personas que sufren en sus carnes las decisiones que llevaron a una nación a sufrir un terrible castigo por sus acciones, siendo demasiado "rígida" en lo que en las actuaciones se refiere.
    • confeso
      El libro era magnífico, pero me reí con autosuficiencia al pensar que, si bien mi destreza literaria era, a todas luces, inferior, mis vivencias habían sido mucho más interesantes. 
      Acostumbraba a sucederme. Una y otra vez hallaba a escritores sublimes capaces de conmoverme con vidas prácticamente anodinas que habían sido imbuidas de significancia mediante el ejercicio de los más sublimes ejercicios narratológicos. 

      Encontraba, ante todo, fascinantes las descripciones casi psicopáticas que tal y cual realizaban de sus vidas amorosas. Yo hubiera querido poder creer en la impasibilidad de estos seres -para poder así admirarlos-, pero algo en mi interior me inducía a pensar que se trataba de una pose, de un ejercicio de deshonestidad y vanidad simultáneamente cautivante y fatigoso. 

      Mi incredulidad verdadera hacia el amor y cualquier clase de unión trascendental entre dos seres, llámese amistad o como se quiera, me habían arrojado a cuantos pozos de inmundicia y deshonra existieran en el mundo. Puesto buscaba derrotar mi descreimiento a cualquier precio, no había ridículo con el que, en mi exploración de lo humano, no me hubiera mortificado. Tanto ansiaba poner yo fin a mi cinismo y gozar de la vida sin pararme a considerar el absurdo de las relaciones humanas, que en toda interacción acometía los más ridículos sobreesfuerzos.

      En cuanto a lo tocante a lo puramente amatorio, se podría decir que he conocido ambos extremos. En debido a mi cualidad de ser monstruoso: desgarbado, maleducado, guedejoso, granujiento y extraño- son muchas las mujeres a las que he espantado, más aún en los precoces tiempos del colegio; mas, a modo de broma de la existencia, por ser justamente beligerante, mentiroso, más espigado que lo opuesto, más vetusto -que no mayor, dado que mi rostro siempre ha sido el de un viejo- que las féminas de mi entorno, y por gozar de no poco tiempo libre, fuera del colegio, mientras estaba en él, y más tarde doquiera, mi éxito ha sido tan grande, por momentos desmedido, que nadie pudiera dar crédito a él de ser conocedor de mi fealdad y torpeza.

      Así pues, entre la matinal semana era yo, llegado cierto punto que pronto esclareceré, un felpudo miserable, cuyos tímidos avances eran recibidos con aflicción y desafección, pero el resto del tiempo vivía las andanzas casanovianas de un incorregible casquivano. 

      Jamás he leído yo a persona alguna narrar situación semejante en libro que haya abierto, y es entre otras cosas por ello que me sobreviene la corrosiva y sardesca a los labios. 
      Se ha de explicar que era yo de natural no muy tonto, por lo que había sido flexibilizado escolarmente a eso de los 12 años, con la subsiguiente pérdida de sex-appeal y amistades. De ser un individuo extravagante, pero tenido por atractivo en algunos círculos no tan estrechos, pasé a verme trocado de pleno derecho en un paria. Los mencionados granos y tirabuzones brotaron rabiosamente en esta época, como para agravar la circunstancia, dejándome arrojado a los lodazales del asco en aquel centro de desenseñanza y viles monjas. 

      Onán era mi ídolo y mi profeta. Varias veces al día consagraba mi esfuerzo a su causa, a menudo en mitad de una clase, ya que la última fila era la Poveglia en que me habían apartado. Como, además, por el pronto vehemente que ya he confesado tener, era castigado más que muy a menudo con quedar encerrado en la escuela mientras los demás retornaban a sus hogares o gozaban del recreo. Aprovechaba yo entonces para hacerme con las, preferiblemente sudadas, prendas de gimnasia de las muchachas; por pliegues y costuras resbalaban gota a gota los litros de lefa que me ordeñaba a costa de tantas fatigas. 

      ¿Cómo nunca fui descubierto? Imposible es saberlo. Tantas veces palpitó con hiriente angustia mi corazón al escuchar que alguien clamaba con repugnancia contra los olores y acartonamientos, que incluso ahora me sorprendo de no haber caído fulminado por afección cardíaca. 

      Especial afición tenía por las ropas de una muchacha que me parecía una prostituta, y merecedora por tanto de cuantas humillaciones se dirigieran contra ella. Como era voluptuosa, pero el olor a tabaco a sus prendas adherido enmascaraba cualquier cosa, me ponía sus pantalones cortos -del martes al jueves, primer y último día de educación física, en la clase a su suerte dejados- bajo mi propia ropa el miércoles y me masturbaba compulsivamente durante un día entero de priapismo, hasta que la pestilencia a tabaco de las calzas era tal, que las acusaciones de ser fumador, y el terror a ser descubierto en algo indeciblemente peor, me hicieron abandonar el hábito. 

      Cogí entonces afición de usar como diana las mesas y las sillas. Mi mente se entretenía con el extremadamente implausible escenario de un embarazo en diferido. Por todos los medios disponibles a mi hormonado magín me propuse el preñar a cuantas se pudiera de mi clase y la aledaña. Con ningún éxito, como cualquiera, salvo yo entonces, pudiera prever. 

      Dije no muy tonto.

      Toda esta fantasía me había germinado a mí en la infancia, cuando una pariente a la que había jugado a encajarle el pito en la raja debajo de la mesa de la salita me había convencido de no juntar nuestras orinas, para que no quedara ella embarazada, ya que la orina de un niño y una niña no debían, salvo para este propósito, mezclarse. 
      Cautivado por la idea de crear un niño-monstruo, un rosado cocodrilo de las alcantarillas, me propuse orinar siempre inmediatamente tras ella en el cuarto de baño. 
      Allá va mi atroz vástago – pensaba tras irrumpir a toda prisa en el baño que ella acababa de desocupar. 

      Años después, propuse a una conocida, que tenía severas deformidades físicas y estaba enamorada de mí, tener un monstruo; sólo con ese fin me acostaría con ella, le dije. Herida, declinó con pesar mi oferta. 

      Ah, tantas cosas podría yo contar… Y puede que lo haga.
       
  • Crear nuevo...