Ir al contenido

publicidad

Foto

Hay un detalle de Breath of the Wild que hace que lo aprecie un poco más


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
3 respuestas en este tema

  • Ring Team

  • PARIETINAE UMBRA

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 18 feb 2007
  • Mensajes: 18.261
#1

Escrito 13 junio 2019 - 01:06

fbe10757a5c8ddd87ec0619692ce7fb4e3cd6909

 

Cuando terminé Zelda Breath of the Wild, pensé que era un grandísimo juego, aunque uno de los detalles pequeños que lo alejaban de ser ese juego perfecto de diez marca IGN (y que no recuerdo haberlo comentado) es ese raro optimismo que tenían algunas aldeas en Hyrule a pesar de que haya habido un cataclismo hace cien años, especialmente en Kakariko, la que más visitaba. En un principio me pareció un detalle para endulzar sin más un acontecimiento destructivo como el cataclismo en este Zelda... hasta que vi hace un tiempo una película que se convirtió en una de mis favoritas del cine y que cambió ligeramente lo que pienso del juego de Nintendo para mejor.

 

A finales de abril empecé a ver todas las películas del estudio Ghibli en el orden en que salieron, y eso incluía un par de largometrajes previos a su fundación dirigidas por Mayao Miyazaki: Lupin III: El castillo de Cagliostro (de la cual gente majísima como Nazo puede enumerar sus virtudes técnicas y narrativas, así que preguntadle lo que queráis) y Nausicaä del Valle del Viento. La primera es una historia de aventuras, acción, espionaje, robos y con una brizna de romance que tiene una magnífica persecución, un ritmo tanto trepidante como cómico y personajes la mar de simpáticos y ocurrentes. La segunda es una historia de ciencia-ficción post-apocalíptica con un enfoque sorprendentemente pacifista que tiene una hermosa banda sonora, una protagonista de voluntad impenetrable y un curioso giro en una historia que enseña que la violencia no es la solución a todos nuestros problemas.

 

nausicaa-of-the-valley-of-the-wind-stach

 

El breve texto que sirve de prólogo (énfasis en breve porque hoy día la gente quiere redundancia a más no poder, como los tres primeros minutos de Xenoblade Chronicles X) dice que hubo una caída de la gran civilización industrial. Mil años después, el moho, los insectos gigantes, los hongos y los vapores venenosos formaron lo que se llama la jungla tóxica, que se ha extendido hasta amenazar la existencia de la raza humana. Quedan muy pocas ciudades en un mundo de toxicidad creciente. Una de las más puras es el Valle del Viento, y una de las personas que mantienen firme sus tierras es la princesa Nausicaä. Pero un día un amplio batallón de Temécula tiende una emboscada a su gente y acabaron con la vida del padre de Nausicaä. Liderados por la reina Selena, creen que la solución para vivir en paz en este mundo es destruir la jungla con sus hongos y sus insectos. Pero siempre que se intentó destruirla, un enjambre de insectos acabó con esas millones de personas. Parece tener un as en la manga para poder lograrlo, un demonio del fuego, pero no parece muy convincente para Nausicaä, quien logra escapar con éxito tras aceptar su rendición. ¿Hay una alternativa? ¿Morirá antes la jungla o los humanos?

 

No hace falta ser un lince para ver las comparaciones entre Nausicaä del Valle del Viento y Breath of the Wild si nos ceñimos a la estética y algunos rasgos narrativos. Ambas obras suceden años después de una colosal catástrofe, tienen pequeños pueblos, hay armamento moderno en una época donde se usan yelmos, guanteletes y espadas (siempre me dio esa impresión esos trípodes que disparan rayos láser), tiene paisajes hermosos en un mundo post-apocalíptico y un detalle que se me pasó apreciar hasta ahora: El optimismo de su gente. Antes de ver Nausicaä siempre me pareció chocante y excesiva tanta felicidad en Kakariko. De hecho pensé que debería ser como Dark Souls: gris, acabado, con muertes y reducido todo a cenizas. Pero, ahora que la he visto, me he dado cuenta que era uno de los motivos de por qué frecuentaba tanto por la aldea. En el Valle del Viento te encuentras con gente que no solo ha sabido adaptarse a las secuelas de la caída de la civilización, sino que además ha sabido llevarlo con optimismo en la sangre. Todos son gente educada, trabajan en equipo, resaltan con frecuencia la compasión de su princesa y se aplican para ser como ella: Valiente, generosa, capaz y firme. Incluso el hombre más duro del pueblo, Lord Jupa, comparte algo de entusiasmo en su llegada. Todos viven como si no hubiera ocurrido nada, pero eso no significa que ignoren lo que sucedió hace mil años. En kakariko no hay tensión que se palpe en el ambiente, ves a campesinos cultivando tierras, a niños jugando alegremente al escondite, a una niña Arguiñano, a ese pintor que quiere plasmar la realidad en sus trazos y a esa chica que no para de ruborizarse cada vez que te acercas. Y ese apacible ambiente te anima a seguir adelante bajo esa misma actitud o filosofía, ya sea yendo a buscar lo que necesitas para rescatar a la princesa Zelda o quemando hierbas con un garrote en llamas.

 

El enfoque pacifista de Nausicaä del Valle del Viento da lugar a uno de los mensajes más efectivos que he visto en una película de guerra (no digamos ya anime). Y que se vertebre su mensaje final mediante arcos de personaje, introducciones, motivaciones de cada personaje, dinámicas, acciones, decisiones para mantener la mayor claridad dramática posible hace que ese optimismo sea contagioso. Nadie puede quejarse que Nausicaä sea ñoña o que necesite más acción. No es que tengas que pasar por el aro como un fanático que dice sí a todo, es que la película usa el conflicto de la protagonista para amoldarte y que empatices con ella y lo que piensa de la guerra y la violencia (“Perdí la razón y maté por odio. No sabía que podía hacerlo. No deseo matar a nadie más”). Y eso me lleva de vuelta al Valle del Viento y a Kakariko: Su lenguaje es el cariño, la bondad y la compasión.

 

Zelda Breath of the Wild será muchas cosas para todos, tanto para bien como para mal. Una vez entiendas cómo funcionan los centinelas y la Luna carmesí, el juego se vuelve más fácil y menos desafiante. Y, para ser un juego que pone énfasis en la frase “mira lo que ocurrió hace cien años” y muchos encuadres de gran producción y composición visual, su historia es normalita (aunque al menos es sencillo de entender, no como el modo historia de Blazblue Central Fiction) y sufre de repeticiones (“hace cien años me enfrenté contra este lacayo de Ganon, acaba lo que empecé”). Pero detalles pequeños como el optimismo que abarca todo Kakariko hacen que aprecie el juego un poco más, aunque sea de una manera más indirecta. Y, a juzgar por el anuncio de su segunda parte, esa felicidad podría desvanecerse. Por un lado me intriga y me anima ver la turbia dirección de este nuevo Zelda, probablemente mucho más que cualquier otro de la serie desde Twilight Princess (otro juego del que no se sabía mucho hasta que se lanzó). Por otro lado, me dan ganas de volver a mi ciudad a volver a poner Breath of the Wild, volver a Kakariko y limitarse a sonreír y descansar. A veces es lo único que necesitas para seguir adelante.

 

Un saludo


xgjx2e.jpg

Would you cry if I died, would you remember my face?

  • Volver arriba

#2

Escrito 13 junio 2019 - 01:19

Muy buen texto y coincido con lo dicho por el.

 

El ambiente en Kakariko (y realmente en todas las aldeas) es que, si ha habido una catastrofe que mando todo a freir gargaras pero el mundo no se convirtio en un lugar post-apocaliptico (basicamente por Zelda) y por lo tanto la gente puede volver a reconstruir su vida.

 

Pero incluso aunque el mundo hubiera acabado como un Fall out, al cabo del tiempo la gente se adaptaria y volveria a intentar vivir lo mas agradable placidamente posible.

 

Los mundos en el que basicamente esta todo destruido y ya no queda ni un atisbo de esperanza seria el extremos de la tematica apocaliptica en el que ya solo queda morir (como en Dark souls)


"En mi tarjeta de visita, soy un presidente corporativo. En mi mente, soy un desarrollador de videojuegos. Pero en mi corazón, soy un gamer "- Satoru Iwata, GDC 2005. 
DEP. 1959-2015
  • Volver arriba

  • garaxil

  • Yojimbo

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 03 sep 2011
  • Mensajes: 5.296
#3

Escrito 13 junio 2019 - 01:34

Bueno, es que la gente básicamente vive en un limbo de paz, después de la catástrofe, sin saber que el peligro persiste contenido por Zelda y puede liberarse totalmente. Osea que básicamente han rehecho sus vidas, como sucede en el mundo real, donde tras las catastrofes, la gente huye o si permanece, rehace sus vidas y las vive lo mejor que puede.

 

Pero lo que planteas, pues sí, ciertamente el nuevo Zelda aparenta tomar un rumbo mucho más oscuro. Aunque puede tomar una vía my distinta si tomamos como ejemplo de secuela el Majora. Pero sí, es intrigante

 

P.D: por cierto, precioso texto


Editado por garaxil, 13 junio 2019 - 01:34 .

  • Volver arriba

  • Tim21

  • Hunter

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 01 feb 2008
  • Mensajes: 3.344
#4

Escrito 13 junio 2019 - 02:20

Precioso post. Sólo decir que si te ha gustado la película de Nausicaa, deberías leer el manga. Más y mejor. Creo que la trama de la película termina en el tomo 2, y son 6.

Para mi es el mejor manga de la historia.
  • Volver arriba


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
publicidad

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos