Ir al contenido

publicidad

Foto

V Torneo Internacional de Minirelatos - hilo serio - ¡Feliciten al campeón!


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
581 respuestas en este tema

    Lenmaz

  • CANCELADO
  • Registrado: 27 sep 2009
  • Mensajes: 7.490
#271

Escrito 03 noviembre 2018 - 21:31

Más allá del último ladrillo, yo considero la originalidad en relación con los clichés utilizados tanto en estilo como en narrativa. Me da igual si el protagonista es un ser mitológico y hay un tipo que es la polla porque es encantador de serpientes, si me cuentas la típica historia de chica adolescente tiene problemas consigo misma y con los demás y al final encuentra el amor pues la originalidad ralla el cliché más evidente.

 

:-(

 

Pero que todo está inventado ya, leñe. Es IMPOSIBLE hacer un argumento totalmente original, hagas lo que hagas ya se habrá escrito sobre eso en miles de ocasiones. Entendiendo como "eso" el tema abstracto de la historia, véase un desamor o un ajuste de cuentas.


  • Volver arriba

  • jleacor

  • MJOLNIR

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 02 nov 2015
  • Mensajes: 895
#272

Escrito 03 noviembre 2018 - 21:57

En tus 36 supuestos ninguno menciona cómo es introducido el concepto de deidad en una colonia de hormigas. Y de cómo esta acaba autodestruyéndose por una guerra civil entre hormigas pro-reina y hormigas pro-Dios (un niño pequeño que usa la máquina traductora de su tío científico para obligar a las hormigas a alimentar a su familia, que ha quedado atrapada en un sótano)
  • Volver arriba
    • Lyn ha dado sus dieses

  • alfon7193

  • Saitama

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 01 abr 2007
  • Mensajes: 14.339
#273

Escrito 03 noviembre 2018 - 22:03

Yo una vez hice un relato de un tío que se cagaba.

oofTggw.gif

  • Volver arriba

    Lenmaz

  • CANCELADO
  • Registrado: 27 sep 2009
  • Mensajes: 7.490
#274

Escrito 03 noviembre 2018 - 22:24

En tus 36 supuestos ninguno menciona cómo es introducido el concepto de deidad en una colonia de hormigas. Y de cómo esta acaba autodestruyéndose por una guerra civil entre hormigas pro-reina y hormigas pro-Dios (un niño pequeño que usa la máquina traductora de su tío científico para obligar a las hormigas a alimentar a su familia, que ha quedado atrapada en un sótano)

 

 

 

Está TODO inventado.


Editado por Lenmaz, 03 noviembre 2018 - 22:45 .

  • Volver arriba

  • jleacor

  • MJOLNIR

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 02 nov 2015
  • Mensajes: 895
#275

Escrito 03 noviembre 2018 - 23:05

Yo te hablo del 91, pero sí, entiendo lo que quieres decir.

Isolee, los relatos.
  • Volver arriba

  • Lyn

  • Pokémon Ranger

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 01 feb 2004
  • Mensajes: 35.439
#276

Escrito 04 noviembre 2018 - 02:38

Yo una vez hice un relato de un tío que se cagaba.


¡Maldita sea!!! ¬¬

xbhlyh.jpg

"No eres más que una excusa para justificar su normalidad"

  • Volver arriba

  • Farsante

  • Alai

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 24 jul 2018
  • Mensajes: 1.542
#277

Escrito 04 noviembre 2018 - 12:05

Pero que todo está inventado ya, leñe. Es IMPOSIBLE hacer un argumento totalmente original, hagas lo que hagas ya se habrá escrito sobre eso en miles de ocasiones. Entendiendo como "eso" el tema abstracto de la historia, véase un desamor o un ajuste de cuentas.

 

Pero es que ese argumento es justificatorio. Que no se pueda ser totalmente original no significa que no se pueda ser original o no se deba aspirar a serlo. Uno puede contar la historia de chico conoce a chica, como se hace desde antes de la biblia, pero también la puede contar como la cuenta Sorrentino en La Gran Belleza o como en Deseando amar, de Wong Kar-Wai. Ambas de este siglo.

 

Nadie niega que Homero, Esquilo o Sófocles ya inventasen todos los arquetipos, pero eso no nos da carta blanca para no ser originales.


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#278

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:35

Resultados 1/8 de Final:
 

 

B3
Cuestion de Principios por Tótem 51
No hay más ciego que el que no quiere ver por Zaxx 42

---

B4
Νότος / Lodos por Mr. Bater 69
Infidelidad por Jabberwock 55

 
 
Salta la sorpresa en La Condomina y el cabeza de serie número 15 derrota al cabeza de serie número 2. Tótem Mr. Bater pasan a 1/4 de Final. 

Zaxxaelasangre y Jabberwock quedáis eliminados. ¡Gracias por participar!
 
Voy a desvelar el forero detrás de vuestros seudónimos, si queréis podéis desvelarlo vosotros mismos, pero esperad un tiempo prudencial para que todo el mundo repase si las puntuaciones se corresponden con lo enviado. No sea que haya algún cambio de marcador.


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#279

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:41

B3
 

Tótem 

5 + 0 + 6 + 1 + 8 + 4 + 0 + 4 + 5 + 6 + 6 + 6 + 0
+ 0 = 51
 
Qwerty Fish 0 + 2 + 2 + 1 = 5

tortuguita 0
 
Jabberwock 1 + 2 + 3 + 0 = 6
 
David Hasselhoff 0 + 0 + 1 + 0 = 1
 
Pantalónez 2 + 2 + 4 + 0 = 8
 
Mr. Bater 0 + 1 + 2 + 1 = 4
 
IDT 0
 
Sen 1 + 1 + 2 + 0 = 4
 
Le Barón 1 + 1 + 2 + 1 = 5
 
Arthur Dayne 1 + 1 + 3 + 1 = 6
 
Boulder, Colorado 1 + 1 + 3 + 1 = 6
 
Bachi Hebi 1 + 1 + 3 + 1 = 6
 
Exupery 0
 
Milgerardo 0
 
 
 
Zaxxaelasangre
 
3 + 0 + 7 + 2 + 9 + 3 + 0 + 7 + 2 + 5 + 2 + 2 + 0 + 0 = 42
 
Qwerty Fish 0 + 0 + 3 + 0 = 3
 
tortuguita 0
 
Jabberwock 2 + 0 + 4 + 1 = 7
 
David Hasselhoff  0 + 0 + 1 + 1 = 2
 
Pantalónez 2 + 2 + 4 + 1 = 9
 
Mr. Bater 1 + 0 + 2 + 0 = 3
 
IDT 0
 
Sen 1 + 1 + 4 + 1 = 7
 
Le Barón 0 + 0 + 2 + 0 = 2
 
Arthur Dayne  0 + 2 + 3 + 0 = 5
 
Boulder, Colorado 0 + 0 + 2 + 0 = 2
 
Bachi Hebi 0 + 0 + 2 + 0 = 2
 
Exupery 0
 
Milgerardo 0

 
 
B4
 

Mr. Bater

 

6 + 4 + 6 + 6 + 6 + 5 + 5 + 4 + 4 + 7 + 4 + 8 + 1 + 3 = 69
 
Qwerty Fish 1 + 0 + 4 + 1 = 6
 
tortuguita 0 + 0 + 3 + 1 = 4
 
David Hasselhoff 1 + 1 + 3 + 1 = 6
 
Pantalónez 2 + 0 + 3 + 1 = 6
 
Zaxx 1 + 2 +3 = 6
 
Tótem 1 + 0 + 3 + 1 = 5
 
IDT 0 + 1 + 3 + 1 = 5
 
Sen 1 + 1 + 2 + 0 = 4
 
Le Barón 0 + 1 + 2 + 1 = 4
 
Arthur Dayne 1 + 1 + 4 + 1 = 7
 
Boulder, Colorado 0 + 1 + 3 + 0 = 4
 
Bachi Hebi 1 + 2 + 4 + 1 = 8
 
Exupery  0 + 0 + 1 + 0 = 1
 
Milgerardo 0 + 0 + 2 + 1 = 3
 
 
 

Jabberwock

 

4 + 2 + 4 + 3 + 7 + 5 + 0 + 6 + 2 + 5 + 6 + 5 + 5 + 1 = 55
 
Qwerty Fish 1 + 0 + 3 + 0 = 4

tortuguita 0 + 1 + 1 + 0 = 2 

David Hasselhoff 1 + 0 + 3 + 0 = 4

Pantalónez 0 + 1 + 2 + 0 = 3

Zaxx 1 + 2 + 3 + 1 = 7

Tótem 1 + 1 + 3 + 0 = 5

IDT 0

Sen 1 + 1 + 3 + 1 = 6

Le Barón 0 + 0 + 2 + 0 = 2

Arthur Dayne 1 + 1 + 3 + 0 = 5

Boulder, Colorado 1 + 1 + 3 + 1 = 6

Bachi Hebi 1 + 1 + 3 + 0 = 5

Exupery  1 + 0 + 3 + 1 = 5
 
Milgerardo 0 + 0 +1 + 0 = 1


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#280

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:48

1/4 de Final
A5: Boulder, Colorado vs Pantalónez

Condición: 
El protagonista tiene que tener un pájaro parlante como mascota y esto debe ser relevante en la trama, propuesta por Jabberwock.

 

 

1/4 de Final

 

A ver, os explico. La cosa es que hace un tiempo como era muy feliz con mi vida decidí apuntarme a un concurso de literatura por internet. Uno de relatos cortos. Al principio la idea era guay y tal pero ya llegó un momento en el que estaba agobiadísimo de faena entre la uni y el trabajo y encima no se me ocurría ninguna nueva historieta que contar. Y para colmo sabía que de esta semana no pasaba, porque me había tocado un rival muy cabrón contra el cual no tenía ninguna posibilidad. Aparte estaba el tema de las votaciones. Veréis, resulta que votamos todos los relatos de los demás según unos parámetros  y uno de ellos es el estilo. Pero claro, cada uno entiende lo que es el estilo como le sale de la punta del nabo (el estilo y los demás parámetros) así que las puntuaciones son poco más que tiradas de dados. Así votaba yo al menos.

 

Bueno, pues como sabía que esta iba a ser mi última participación no quería hacer un feo y quería presentar al menos un relato, por malo que fuera. Así que decidí ir a la tienda de mascotas y comprarme un loro. Uno que ya estuviera enseñado, eso era lo más importante.

 

La verdad es que tuve muchísima suerte y encontré uno perfecto casi a la primera (eso o que me dio pereza buscar más). Le puse de nombre Tortuguita (esto es porque nos ponemos pseudónimos en el foro del que os he hablado y yo me llamo Pajarito, así que quise hacer la broma) y me lo llevé a mi casa ipso facto (hay que ver cómo domino el lenguaje culto, creo que si pongo ese latinajo en el relato ya tengo asegurado un puntito en estilo). Al llegar dejé a Tortuguita enjaulado en un rincón del comedor y puse mi móvil al lado grabando.  Ya tenía el relato hecho, lo que soltase el loro lo escribiría tal cual más o menos. Y con los deberes resueltos, me fui a tomar unas cervezas con los amigos que ya se había hecho tarde.

 

Regresé al cabo de dos horas y me puse a revisar lo que había soltado el pajarraco mientras me pegaba un buen baño para quitarme el frío de la calle. La cosa es que obviamente era un despropósito lo que había salido de su pico; un montón de palabras sin ningún orden ni coherencia. Os voy a transcribir un fragmento al azar:

 

Lorooo lorooo rrrrr lorooo háblame lorooo loriiitoo cuáááá escribe un relato sobre la dificultad de escribir relatos, que aunque es un poco cliché siempre rasca algunos puntos loriiiito lorooo”.

 

Tengo que decir que soy una persona fácilmente influenciable y la idea me convenció, así que me puse manos a la obra al momento ipso facto (joder, qué bien suena el latinajo). Abrí mi portátil, encendí el Word y el Internet Explorer y cuando quise darme cuenta estaba foreando en un hilo sobre feminismo y ya había perdido casi una hora procrastinando. Con mucho estrés porque ya eran las tantas en punto, cerré el navegador y me puse a escribir de verdad.

 

Me salió un churro de cien palabras pero por algo se empieza. Trataba sobre una pobre y desgraciada joven recién salida de la facultad de letras que quería ganarse la vida escribiendo novelas en vez de tener un trabajo de verdad como ser ingeniero o empresario. La chica se llamaba Mary aunque la historia ocurría en Benalmádena, ya que siempre queda mejor si usamos nombres de personajes en inglés (es una norma no escrita, por si no lo sabíais). 

 

Me tomé un par de cafés, le di un poco de café también al loro y seguimos los dos al trapo toda la noche, que el relato teníamos que entregarlo antes de la mañana del día siguiente. Durante esas horas hubo una especie de conexión entre los dos, nos fuimos dando ideas como si de una partida de pimpón se tratase. Al final, por insistencia de tortuguita hice que Mary también tuviera un loro de mascota. Y no solo eso, sino que el loro era relevante para el argumento.  De hecho esto fue más bien porque tenía que ver con la condición del relato (aunque siempre hay algunos tocapelotas que escribas lo que escribas se dedican a revisar la condición con lupa para ver si hay suerte y pueden cascarte un ceraco por no cumplirla), que consistía en que la protagonista tenía que resolver un problema complejo gracias a la ayuda de un ave. Así que una vez terminado el relato, le di un par de repasos más por las faltas y dije:

 

—A tomar por culo —le di al botón de enviar y fui a cambiarme el tampón que ya tocaba.


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#281

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:49

1/4 de Final
A5: Boulder, Colorado vs Pantalónez

Condición: 
El protagonista tiene que tener un pájaro parlante como mascota y esto debe ser relevante en la trama, propuesta por Jabberwock.

 

En buen francés

—Juan —dijo el gato—. Oye Juan, despierta.

—Aún son las cinco y media, ¿qué quieres?

—Juan, despierta. Hay un pájaro en la cocina, creo que ha entrado por el agujero del extractor.

—Pues ya se irá— Contestó Juan aún somnoliento—. Es fin de semana, déjame dormir un poco más.

—Juan, de verdad, levántate; tienes que ver esto. Me lo comería, pero es que el pájaro habla.

—¿Cómo? —dijo Juan sorprendido—. ¿El pájaro?

—Que sí, tienes que verlo, es un pájaro que habla.

Quizá por el ruido de nuestra discusión, quizá por su habitual insomnio, entró el perro en la habitación.

—Chicos, ¿se puede saber qué pasa? —pregunto el perro.

—Hay un pájaro que habla en la cocina —le dijo el gato.

—¿Un pájaro que habla? —dijo sorprendido el perro.

—Como lo oyes —dijo el gato.

Ya de pie y aún algo confuso, Juan se abrigó con su viejo albornoz. Sabía que el gato no era especialmente mentiroso, pese a ser un gato. Así que, o el gato había tenido algún tipo de sueño lúcido, o bien realmente había un pájaro que hablaba en la cocina.

—¿Estás completamente seguro de que hablaba, gato? ¿Qué te ha dicho?

—Que sí, de verdad. No sé qué ha dicho, pero creo que habla francés —dijo el gato.

—¿Francés? —dijeron al mismo tiempo Juan y el perro.

Ni Juan, ni mucho menos su gato ni su perro hablaban francés. Juan había querido aprender ese idioma cuando acabó la carrera, quizá con algún viaje al país, quizá con algún trabajo o alguna beca ahí; pero el tiempo pasó, la rutina se afianzó y su vida acabó fijada en esa misma casa donde siempre había vivido.

—Vale, calma. No podemos irrumpir en la cocina sin un plan de actuación concreto, o de lo contrario el pájaro se asustará —dijo Juan.

—Yo podría buscar en algún libro algunas frases básicas —dijo el perro.

—Y yo prometo ronronear.

—Perfecto, pero nada de movimientos bruscos que puedan asustarlo. Asegurémonos antes si nuestra casa está encima de alguna ruta migratoria entre Francia y, quizá, algún país africano.

—Tiene lógica —dijo el perro—; si habla francés tiene que venir de Francia.

Tras buscar juntos en la enciclopedia, y siempre intentado no hacer ningún ruido que pudiera asustar al ave, acordaron que sí, que alguna ruta migratoria había que conectara el país galo con el sur, pasando por la península, y que frases como “comment ça va” o “bon jour”, aunque no tuvieran ni idea qué podían significar, sí que podían servir para acercarse un poco más a la naturaleza y situación particular del intruso alado. Además, por si el animal tenía hambre, el gato convino que algo de pienso estaría bien ofrecer.

Así que, ya decididos, entraron con sumo cuidado en la cocina. Y ahí, sobre la encimera, encontraron un pájaro, negro y córvido que picoteaba algunos restos de pan de una cena pretérita.

—“Bon jour” —dijo el perro.

—Nosotros amigos. “Amis”. —dijo Juan.

—run run —ronroneó el gato mientras con una pata le acercó algo de pienso

.
Tras unos segundos que se hicieron eternos, el pájaro córvido los miró, algo sorprendido.

—¡Cruaaac! —dijo.

—Perro, ¿qué quiere decir “cruaaac” en francés? —preguntó Juan.

—Supongo que querrá decir “hola” o algo así.

—“Comment ça va?” —preguntó de nuevo Juan.

—¡Cruac! —dijo el cuervo.

—Eso quiere decir bien, creo —afirmó rotundamente el perro.

—Efectivamente, habla francés —convino el gato.

—¿Podemos ofrecerte algo de comer? —preguntó el perro.

—¡Cruaac!

—Creo que quiere cruasanes. Tenemos alguno en la despensa.

Y así, con esa conversación básica pero sincera y a pesar de las diferencias comunicativas entre hispanohablantes y un pájaro que hablaba francés, una bonita amistad surgió. Y aunque el cuervo nunca aprendió español, Juan, gato y el perro sí aprendieron algo de francés. Por eso, muchos años más tarde, cuando Juan, ya sin sus amigos animales, visitó en su jubilación el país vecino, tal y como había ansiado en su juventud, pudo, al llegar a la recepción del hotel, exclamar con un relativo buen francés: “cruaac, cruaac”. Y “cruaac, cruaaac”, contestó el recepcionista, que quería decir, en buen francés, “buen día tenga usted también”.
 


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#282

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:51

1/4 de Final
A6: Qwerty Fish vs David Hasselhoff

Condición: El relato tiene que tener una protagonista con algún problema que debe tratar de resolver. Que lo consiga o no es opcional, propuesta por Zaxx.

 

 

Deus Ex Machina

 

En una pequeña celda, Lauren caminaba recorriendo todo el largo de la estancia, lo que significaba dar cuatro pasos, girar y repetir. Cavilaba acerca de lo injusto que era que la señalaran culpable con tanta facilidad. No es que los barrotes de la celda pudieran contenerla, era algo más relacionado con tener principios. Si quisiera, Lauren podría doblar las barras de metal como si fueran débiles alambres, arrancar la puerta blindada que llevaba al pasillo y deshacerse de guardias, incluso los mejores equipados, con una sola mano. Pero ése no era su problema. Ella se merecía la libertad, que le pidieran disculpas y le perdonaran el lamentable error que había cometido; después de todo, sólo había sido una vez.

 

Lauren siempre había tenido una fuerza inusual, incluso de bebé, y fue en aumento de forma progresiva. Cuando tenía cinco años, podía pelearse en igualdad de condiciones con un niño de nueve; a los diez, tenía la fortaleza de un joven atlético; y con dieciséis, tenía un derechazo que partía rocas. A partir de ahí todo fue a más. También su agilidad se incrementó con el tiempo, siendo capaz de pulverizar todos los récords. Era una chica joven por entonces, llena de ideales, buena persona y muy empática. En definitiva, con muchas ganas de ayudar. No tardó en escoger un pañuelo viejo y lanzarse a las calles enmascarada, patrullando un par de noches a la semana. Con el tiempo decidió que trabajar era una tontería, cuando podía quedarse con una parte del dinero que llevaban las malas personas, así que repartir palizas entre atracadores, ladrones de casas, corruptos y gentuza en general se convirtió en una ocupación a tiempo completo. También intervino en incendios, derrumbes e inundaciones, así como en un par de tiroteos. Se consideraba toda una heroína.

 

Y entonces aquella noche, en la que sólo quería emborracharse, aquel gilipollas tuvo que encapricharse de ella. Tuvo que ponerse tan pesado que Lauren decidió irse a casa. Y tuvo que perseguirla, gritarle obscenidades y tocarle el culo. Ella ni siquiera lo pensó, se giró y le arreó una bofetada. Una pura y espontánea bofetada, totalmente instintiva y, sobre todo, nada contenida. El “CRACK” en vez de “PAF” hizo que el tiempo se detuviera para ella, que se quedó con el brazo extendido unos segundos mientras el cuerpo del desconocido acosador caía inerte al suelo como un saco de patatas. Todo bajo la atenta mirada de una docena de transeúntes, la mitad de ellos con el móvil en mano grabándolo. Estuvo en Internet incluso antes de que ella reaccionara y saliera corriendo a toda prisa.

 

“¡No es justo!”, gritó en la celda dando un puñetazo contenido contra la pared. Aun así, dejó una profunda marca. “La cagué, vale, pero sólo ha sido una vez. Debería compensarse con todo el bien que he hecho ”. Era, en esencia, lo que había dicho a la policía cuando se entregó para no convertirse en la villana que las redes sociales decían que era. Al final, como le dijo su abogado, todo era una cuestión de imagen. Así que si quería ser reconocida como una heroína tenía que dar pruebas de ello.

 

En las semanas siguientes, sin que su humor cambiara, su abogado la ayudó a situarse en todo tipo de sucesos en las que un desconocido había rescatado a alguien, fuera frustrando un atraco o levantando una pesada viga para liberar personas sepultadas bajo escombros. Y así, más de veinte casos, de los cientos que eran imposibles de confirmar por falta de testigos o evidencias.

 

“Sin mí, muchos habrían muerto”, dijo en una de las vistas antes del juicio. “Eso debería pesar más que una vida que he quitado”, añadió, y no con un tono de petición, sino de exigencia.

 

Las autoridades estaban convencidas de que Lauren no aceptaría un veredicto negativo, que ella creía que el trabajo documentar sus heroicidades la eximía de toda culpa, y que si la contradecían, buscaría la libertad convertida en un monstruo iracundo.

 

Al día siguiente, un fortuito incendio dejó atrapadas a varias personalidades en el ayuntamiento. El fuego parecía tener inteligencia propia y los bomberos se vieron incapaces de realizar un rescate antes de que el edificio colapsara. No dudaron en pedir ayuda a Lauren, y ella puso como condición que retiraran todos los cargos.

 

Incluso la misma Lauren sospechó que el incendio había sido una conveniente treta, para evitar complicaciones y que la comunidad la percibiera como una manejable y amistosa heroína. Lo que no sabía es que las autoridades creían en otro tipo de artimaña: que ella no trabajaba sola, y que ir en contra de seres con semejantes poderes no era una buena idea. Ninguna de las partes supo nunca la verdad.


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#283

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:52

1/4 de Final
A6: Qwerty Fish vs David Hasselhoff

Condición: El relato tiene que tener una protagonista con algún problema que debe tratar de resolver. Que lo consiga o no es opcional, propuesta por Zaxx.

 

 

Los puentes de Königsberg

 

Los últimos rayos de sol entraban a través de la ventana del estudio, dotando a la estancia de unos tonos anaranjados que contrastaban a la perfección con los azules y verdes del lienzo en el que trabaja Katharina. La ciudad de San Petersburgo siempre la había inspirado, aunque era Königsberg la que mostraba el cuadro. La joven movió la cabeza para que uno de los rayos de luz calentara levemente su cara y respiró profundamente.

 

Katharina Gsell había nacido en una familia de artistas. Su padre, Georg, siempre le inculcó su amor por la pintura y le enseñó todo lo que sabía, pero a pesar de su destreza con el pincel, ella siempre se había sentido atraída por las Ciencias: Matemática, Astronomía, Física. Casualidad del destino o guiada por su subconsciente, que siempre buscó alguien que la completara, acabó contrayendo matrimonio con Leonhard Euler, que amaba aquellas disciplinas tanto como ella. Desde que vivían en San Petersburgo, disfrutaba de las tardes pintando en su estudio mientras Leonhard le proponía los debates y problemas que fascinaban al ambiente intelectual de la época. A veces divagaban hasta bien entrada la madrugada, cuando caían en la cuenta de que ni siquiera habían probado bocado.

 

Dos semanas antes de empezar el paisaje de Königsberg, Leonhard había llegado a casa con un fascinante problema: ¿Era posible hallar un recorrido a pie por dicha ciudad, pasando por todos y cada uno de los siete puentes que cruzan el río Pregel y terminando en el punto de inicio? La solución era muy sencilla y la discutieron la primera noche: no existía tal recorrido. Aunque Leonhard y Katharina lo sabían, así como la gran mayoría de los matemáticos del este de Europa, ella se empeñó en resolver el problema formalmente.

 

Su preocupación sobre el acertijo la inspiró para empezar a pintar la ciudad de Königsberg, dividida en cuatro partes por el Pregel y unida por los siete puentes. Una noche, cuando Leonhard regresó de la taberna algo beodo y vio los apuntes de Katharina en la pizarra y los primeros trazos del lienzo, que ya dejaban intuir la belleza de la ciudad prusiana, le increpó:

 

—¿Por qué sigues empecinada en encontrar una solución que ya sabe todo el mundo que no existe?

 

—Eso sólo lo sabemos en base a algoritmos de fuerza bruta. ¡Tiene que haber una teoría que demuestre por qué no es posible recorrer la villa en esas condiciones! —contestó emocionada.

 

—Pierdes el tiempo —masculló Leonhard. Y sentenció señalando el cuadro—: Además, ni siquiera es bonita.

 

Katharina siguió trabajando paralelamente en el problema matemático, sin éxito, y en el cuadro, que se convertiría años después en uno de los más reconocidos. Fue en el tramo final de su concepción cuando la joven fue iluminada por su propia composición. Las líneas trazadas delicadamente por el pincel dibujaban reflejos en el empedrado de los puentes, mojado por la lluvia. Katharina movía la mano, pintando trayectorias por el Puente del herrero, para seguir por el Puente del mercado y luego volver por el Puente verde. Inmediatamente, dejó el cuadro a un lado y se dirigió a rellenar la pizarra con la equivalencia matemática de lo que había pintado durante aquellas semanas.

 

Cuando su marido regresó, Katharina le explicó el galimatías de tiza sobre el negro, y cómo el cuadro era una representación exacta de la teoría de grafos que acababa de concebir. Leonhard la escuchó atentamente, con una mezcla de admiración y resentimiento.

 

—Podría publicar la demostración en una de esas revistas en las que escribes.

 

—No seas absurda, mujer —contestó el hombre—. ¿Quieres ser el hazmerreír de la comunidad? Esa teoría tuya es realmente simplista; una teoría simple para un problema trivial.

 

—¿Cómo puedes decir eso? Esto demuestra no sólo el caso de Königsberg, sino de cualquier problema geográfico que se plantee en un futuro.

 

—Perdóname, Katharina —Leonhard rodeó la cara de su mujer con sus manos—. Sólo intento protegerte de esos estirados que no valorarían algo así viniendo de alguien que no ha estudiado en una de las grandes Escuelas de Matemática. Pero el cuadro te he quedado realmente precioso: deberías intentar exponerlo.

 

Katharina Gsell olvidó durante los siguientes días su solución al problema matemático y siguió trabajando en el paisaje de Königsberg. Mientras, Leonhard Euler trabajaba en su despacho, lo que provocó cierta distancia en el matrimonio. Semanas después, Katharina acudió con su última creación y otras pinturas a la galería donde ya había expuesto otros trabajos. El director de la galería alabó su obra y antes de despedirse, le dio la enhorabuena por el nuevo descubrimiento de su marido. Asombrada, pero sospechando a qué se refería el hombre, volvió rápidamente a casa.

 

—Has publicado mi teoría a tu nombre, ¿verdad?

 

La culpabilidad en la mirada de Leonhard Euler fue su respuesta.


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#284

Escrito 04 noviembre 2018 - 16:58

Todo el mundo que siga en liza debe votar y comentar los cuatro relatos (A5 y A6), excepto los que compitan en ese cruce concreto que solo deben puntuar y comentar los del otro cruce.

A5 y A6 podéis comentar el relato de vuestro rival, pero no lo puntuéis. También se agradece una Sala de Partos. En ambos casos son sugerencias, no una obligación.
 
Sería de agradecer que los eliminados siguieran votando y/o comentando para que los resultados sean más rotundos y ajustados al parecer de todos los participantes, aunque como dicen las reglas es voluntario.

Si los lectores/jueces tienen alguna duda sobre la historia y el cumplimiento de la condición puede preguntar sobre ello antes de las puntuaciones. Intentemos evitar que suceda como en la ronda previa donde algunos os arrepentisteis de no votar distinto el relato sobre el inefable Jack the Ripper. En caso de haberlas las preguntas me las hacéis vía MP para que yo pueda preguntar de la misma forma al autor; así intentamos evitar crear una tendencia de voto.

Tenéis tiempo para enviar los votos y los comentarios hasta el sábado 10 de noviembre a las 23.59 hora peninsular. Sobre estos cuatro relatos intentad no comentar nada en abierto para intentar evitar crear una tendencia de voto.

También hasta el sábado 10 de noviembre a las 23.59 hora peninsular:

Cruces de 1/4 de Final:

B5: Bachi Hebi vs Arthur Dayne
Mundo post apocalíptico, propuesta por Sen.

B6: Tótem vs Mr. Bater
Todos los personajes deben estar, de alguna manera, desprovistos del sentido de la vista, propuesta por Milgerardo.


  • Volver arriba

  • Isolee

  • Et in Arcadia ego

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 14 mar 2005
  • Mensajes: 24.431
#285

Escrito 04 noviembre 2018 - 19:43

Bachi Hebi el sardónico: 

 

 

Pobre Arthur Dayne. Para mí, de momento, era de lo mejorcito del concurso. Casi que se podría considerar esto la final anticipada. 

 

Has tenido mala suerte con el cruce. Ánimo, el año que viene más y mejor.

 

PD: Ashara qué, ¿bien? ¿O todavía se está haciendo la muerta?


  • Volver arriba


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
publicidad

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos