Ir al contenido

publicidad

Foto

Perdonadme que abra un hilo sobre Dark Souls, pero me tengo que cagar en su puta madre

Dark Souls; Souls lo peor; Ojalá reviente;

  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
517 respuestas en este tema

  • asayu

  • Lord Boros

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 26 oct 2004
  • Mensajes: 4.560
#481

Escrito 12 junio 2019 - 07:12

Te dejé un vídeo de cómo matar al demonio sin sufrir,ya veo que ni puto caso me hiciste. Ojalá a Huecco lo ensarten analmente otras 10000 veces. XD


Nono, joder. Bastante sufre Huecco ya de por sí. La verdad es que en su momento no lo quise mirar para no destriparme nada. Y después de tanto tiempo, el otro día cuando me puse con el ojete ofrecido al demonio Cabrón ni me acordé del vídeo. Sabrás perdonarme, @Thesuv
  • Volver arriba

#482

Escrito 12 junio 2019 - 07:24

Nono, joder. Bastante sufre Huecco ya de por sí. La verdad es que en su momento no lo quise mirar para no destriparme nada. Y después de tanto tiempo, el otro día cuando me puse con el ojete ofrecido al demonio Cabrón ni me acordé del vídeo. Sabrás perdonarme, @Thesuv



Y ya lograste acabarlo? X-D
  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

  • joss81

  • Bang

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 26 mar 2007
  • Mensajes: 10.644
#483

Escrito 12 junio 2019 - 07:30

Y ya lograste acabarlo? X-D


Acabo de ver en las noticias que hay por ahí un asteroide cuyas probabilidades de venir a saludarnos es de 1 entre 7000. Ya son más que que ocurra lo que preguntas. Y si no, al siguiente.

Asayu, no me lo tengas en cuenta, yo quiero confiar en ti, pero no me fío de los asteroides XD

fb9637721147555edefece89a4a79c79.gifgiphy.gif?cid=790b76115cf309d1546d467355

  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

#484

Escrito 12 junio 2019 - 08:22

Una cosa te voy a decir, a tipo de la armadura dorada que esta en la hoguera de los 10 estus, dale un par de paradas y tíralo por el precipicio. Una vez caiga y muera, entra y sal del juego, creeme que lo agradecerás.

Otra más, mirate el vídeo que te han dejado.
  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

#485

Escrito 12 junio 2019 - 08:38

Tan solo es echarle horas y horas, yo llevaba muchos años sin jugar a juegos de un jugador, siempre jugaba al Lol etc. lo tipico, hasta que gracias a esta saga volvi a engancharme a los juegos para un solo jugador, el uno me costo bastante en algunas zonas y tire de guia, despues de ahi salte al Sekiro, ahora estoy con el DS3 que me parece una maravilla y como se nota cuando llevas tiempo, he avanzado como mas de 20 horas sin necesitar guia alguna.


2lo0qqu.jpg

 

Si quieres ver mis últimos trabajos 2D y 3D te invito a que me sigas en mis redes sociales:

 

https://www.artstati...artist/jscarpio

https://www.instagram.com/j_s_carpio/

http://j-santamariac...deviantart.com/

https://twitter.com/J_S_Carpio

  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

  • Weisshaupt

  • Martillo del Alba

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 03 mar 2016
  • Mensajes: 3.691
#486

Escrito 12 junio 2019 - 08:56

oye, habrá que pensar en ir montando una macroquedada en una rave de tres días o algo así cuando asayu acabe el juego para celebrarlo, no?


  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

  • Thesuv

  • TERRESTRIS VERITAS

  • vida restante: 75%
  • Registrado: 06 jun 2007
  • Mensajes: 16.960
#487

Escrito 12 junio 2019 - 09:45

Nono, joder. Bastante sufre Huecco ya de por sí. La verdad es que en su momento no lo quise mirar para no destriparme nada. Y después de tanto tiempo, el otro día cuando me puse con el ojete ofrecido al demonio Cabrón ni me acordé del vídeo. Sabrás perdonarme, Thesuv

Claro,hombre,mirate el video y haz lo mismo,no vale la pena sufrir con ese boss,de verdad,está tan mal diseñado todo el comabte en si que ese boss se merece ser asesinado de la forma mas rastrera posible. Y esa forma es la del video,ni siquiera tienes que cruzar la niebla para derrotarlo. Además gracias a esto podrás seguir tus aventuras xD

 

UN ABRAZOX!


EjvSPAz.gif

QAf2ULP.png

 

Spoiler
  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

  • asayu

  • Lord Boros

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 26 oct 2004
  • Mensajes: 4.560
#488

Escrito 12 junio 2019 - 17:39

Por un lado, me da cosa acabar de forma rastrera con el demonio Cabrón después de ver el video. No por la forma rastrera en sí, si no porque me lo han tenido que decir. Rastrero y Bruno Hortelano.

Y ya lograste acabarlo? X-D

  

Acabo de ver en las noticias que hay por ahí un asteroide cuyas probabilidades de venir a saludarnos es de 1 entre 7000. Ya son más que que ocurra lo que preguntas. Y si no, al siguiente.
Asayu, no me lo tengas en cuenta, yo quiero confiar en ti, pero no me fío de los asteroides XD

  

oye, habrá que pensar en ir montando una macroquedada en una rave de tres días o algo así cuando asayu acabe el juego para celebrarlo, no?


Cómo os gusta regocijaros en la inutilidad ajena, cabrones. Gente de bien como @Javi_Shin_chan me dan ánimos... hasta que vea que esto no tiene solución.
  • Volver arriba

  • Vizan

  • Locke

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 02 dic 2018
  • Mensajes: 757
#489

Escrito 12 junio 2019 - 17:43

oye, habrá que pensar en ir montando una macroquedada en una rave de tres días o algo así cuando asayu acabe el juego para celebrarlo, no?


Vamos a estar todos en la residencia de ancianos cuando eso pase, no se yo sí estaremos ya para quedadas xd.
  • Volver arriba

  • joss81

  • Bang

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 26 mar 2007
  • Mensajes: 10.644
#490

Escrito 12 junio 2019 - 17:49

Vamos a estar todos en la residencia de ancianos cuando eso pase, no se yo sí estaremos ya para quedadas xd.

Maratón de petanca, a tope!!!


fb9637721147555edefece89a4a79c79.gifgiphy.gif?cid=790b76115cf309d1546d467355

  • Volver arriba

  • tuston

  • Gwyn, Señor de la Ceniza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 18 jun 2005
  • Mensajes: 21.544
#491

Escrito 12 junio 2019 - 18:11

Vale pues ayer recien colectada la tercera alma de rey se me jode el joycon. Hoy tras recibir el mando pro me puse a farmear la uchigatana y mi gozo en un pozo que me piden losa de titanita.

Estoy dandome unas vueltas por el dlc. Parece majillo. No se si ir primero al final del juego. Me da cosilla son 60h las que llevo.

Me hubiese molado un DS2 en switch. Jugar en portatil hace que farmear sea mucho mas facil.

Pero pensandolo bien, buf prefiero otra cosa. Es juegazo pero es un juego que acaba agotandome por asi decirlo.
  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

  • asayu

  • Lord Boros

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 26 oct 2004
  • Mensajes: 4.560
#492

Escrito 28 junio 2019 - 17:46

No nos hacemos una idea del tiempo que tiramos por puto orgullo. ¿El demonio Cabrón me había matado cerca de 20 veces y yo apenas le había tocado en 2 ocasiones? Sí. ¿Había visto el vídeo de cómo matarle de forma fácil y absolutamente vergonzosa? Sí. ¿Lo había entendido? No. Bueno, igual no era cosa del orgullo y sí del retraso mental. La cuestión es que quería demostrarme a mí mismo que era capaz de petarle el ojete sin ayudas. Porque, cuando el tonto coge una linde, la linde se acaba pero el tonto sigue. Eso decía mi abuelo. Ahora dudo que no lo dijese por su nieto.

Por supuesto, salí dispuesto a reventar al gilipollas del Cubone. No podía ser tan difícil, joder. Pero ya de primeras no pintaba bien la cosa. Según iba de camino a enfrentarme al demonio, uno de los masillas me hizo su movimiento especial de saltar por encima de Huecco, clavarle la vizcaína entre las costillas y meterme un patadón por detrás para tirarme de boca al suelo. Le saqué las tripas pero ya tuve que gastar un estú antes de asomar al patio del Cabrón. La verdad es que daba igual, me sobraron los otros 9. Entré al patio, vino corriendo, saltó sobre Huecco y lo que pasó a continuación no os sorprendería. Va. Venga. Estaba calentando. Volví de nuevo, convencido de plantarle cara al payaso ese. Así 5 veces más hasta que lo mandé a tomar por culo. Necesitaba ver otra cosa antes de abrir la ventana y lanzar el Steam Link contra un muro. Y empecé a dar vueltas por el Enlace haciendo tiempo, sin rumbo, como cuando tenía 16 años y daba vueltas por el barrio intentando que se me pasara el pedo antes de entrar en casa. Me tentaba volver a las catacumbas donde me estarían esperando los Skeleton de los niños del trigo, con sus cubitos y sus radios abiertos, pero tuve un momento de lucidez y lo descarté. El caso es que, pasando por donde la Vieja del Visillo, empecé a bajar por unos escalones hasta que llegué a un ascensor. ¿Y esa mierda de donde salía? Se me vino un retortijón hasta el recto pero me subí a la plataforma. Eso empezó a bajar como la hucha de las pensiones hasta que aterrizó en una especie de bodega de la que salí bien cubierto por el escudo del orgullo gay y a toquecitos miserables del joystick del mando. Era una especie de camino entre murallas que resultó ser el principio de las Ruinas de Anal Hondo. Curioso que, a esa parte del juego, Miyazoko y sus secuaces lo bautizaran como "ruinas", cuando todo el puto Dark Souls son edificios medio destrozados.

Se había hecho de noche para deleite de nadie. Tenía ambos huevos y el corazón atascados en la garganta. Acojonado perdido, seguí avanzando muy lamentablemente hasta que vi al primer letizio. ¿Qué coño hacía contra la pared? Se conoce que estaba jugando al escondite y estaba contando porque se la ligaba. Seguí avanzando y no vi más que a letizios contando contra paredes. ¿En serio llevaban toda la puta eternidad en la misma partida del escondite porque todos se la ligaban y nadie se escondía? Vaya panda de subnormales. Contento por mi superioridad intelectual, les fui sacando de ese bucle a estocadas en el pulmón. Nunca me lo agradecerían lo suficiente. Tenía toda la pinta de que me iba a pasar las ruinas esas con la punta de la recto. Pero fue llegar a una especie de embarcadero del que salía una pasarela por encima del agua, con una luz de farolas que habrían intranquilizado a Don Juan Tenorio, y empecé a dudar de que fuese del todo buena idea seguir por ahí. La otra opción era volver al demonio Cabrón, así que tiré para adelante. Pude tardar fácilmente 2 minutos hasta que casi llegué a una zona en la que se ensanchaba la pasarela. Casi llegué porque en ese momento me pareció ver unas cosas blanquecinas. Me quedé paralizado, más quieto que un Mosso en un referéndum, sin saber qué hacer hasta que se acercaron y me revanaron el diafragma con una guadaña. Se me salió un flato contra el sofá y salí de ahí echando hostias. Cómo flotaban de rápido las hijas de puta. ¿Llevarían helio insuflado en el hojaldre como un puto Zeppelin? Eran muertes que estaban en una fiesta ibicenca, eso seguro porque iban todo de blanco. Me tranquilicé y volví para joderles el guateque. Aparecieron de nuevo, les lancé un hostión gordo, el del R2, y las atravesé, como si fueran aire. Los huevos, que los tenía de corbata, se me cayeron al suelo. Estaba todo perdido, me rajaron dos veces y le mandaron a Huecco a su puta casa.

Otro camino más cortado. Tendría que comerme Cubone por cohone. Volví a verme el vídeo que puso @Thesuv y creí entenderlo. Desde la hoguera del Enlace, fui a letizia y le intenté comprar unas bombas incendiarias. ¡Pero la hija de puta no tenía! ¿Cómo cojones lo conseguía el tipo del vídeo? Eso era un bug, seguro. Cerré el juego y volví a entrar. Hablé con letizia y ni rastro de cócteles molotov. ¿Pero qué mierdas pasaba? En mi deficiencia mental, intenté recopilar bombas matando una y otra vez al antisistema que había antes de las cloacas. De 10 veces, conseguí una puta risión de bomba. Más desesperado que Pocholo sin mochila, fui a por el demonio Cabrón, intentando, antes de atravesar la niebla, tirarle el cóctel por encima del muro. Por supuesto, la bomba se estampó contra la pared. Joder. Resignado, entré por la puerta de lluvia de estrellas al sprint como un yihadista, sin ningún tipo de conocimiento. Y, por supuesto, el puto demonio se tiró con sus dos alas de avión que tenía por espadas a la cabeza de Huecco. En ese momento, un pequeño tic, o un espasmo, o la desesperación, o la puta casualidad hizo que le volviera a dar al botón de correr y Huecco dio un salto, suficiente para pasar de largo el mandoble de Cabrón. Ni me rozó. Me quedé con el culo del revés. Con la boca más abierta que el ojete de Parada. Pero, ¿desde qué puto momento Huecco saltaba? Un perro volador me dio un hostión que me devolvió a la realidad. Corrí como perseguido por la Veneno hacia la parte de arriba. Detrás vinieron los dos putos chuchos y Cubone. Me calcé a los dos chuchos y el demonio saltó, me partió la clavícula y me tiró a la parte del callejón de abajo. Salí al patio y empecé a dar vueltas a su alrededor. Pude apretarle la espada contra las costillas un par de veces antes de que me sacase del todo las tripas, y me mandase de vuelta a la hoguera.

Estaba, por quincuagésima vez, en la hoguera de los 10 lingotazos. Pero estaba contento. Le había tocado, le había visto sufrir al subnormal con cuernos de cabra. Y Huecco Lamela saltaba longitud. De puta madre. Pero me seguía sin cuadrar lo del vídeo. Volví a verlo detenidamente. Y por fin descubrí que no eran cócteles molotov lo que tiraba sino unas patatas venenosas. Las mismas que usan en el MacDonalds. No quise darle vueltas al grado de tara mental que se me estaba acumulando y fui a comprarle las patatas a MacLetizia. Kilo y medio. Lo que me daba con las almas sueltas que llevaba en el monedero. Me fijé muy detenidamente en la posición bajo el arco desde la que tiraba las patatas el tipo del vídeo y procedí. Una tras otra se fueron reventando en la parte alta del muro. Claro que sí. No había Dios que las lanzara por encima. Eso me pasaba por fiarme de algo visto en internet. Pero ya me daba todo igual. Pasé la niebla y volví a correr y a saltar a la altura de Cabrón. De nuevo, funcionó. Coño. Subí a la parte de arriba, los chuchos volaron como drones de los cojones y, viendo que el Encantador de perros no venía en mi ayuda, pasé a uno por la espada. El otro tuso se me escapó. Vi subir al denonio por las escaleras y me tiré abajo. Nos ha jodio. Me chupé un estú y Cubone bajó las escaleritas tranquilamente, como un ángel de Victoria Secret sin alas pero con rabo. Sin previo aviso, saltó con sus dos espadacos y me los endiñó en el pecho. Pude salir corriendo de nuevo hacia la parte de arriba a tomarme otro estú. Bajé a pararle algunos mandobles al payaso ese, le rodeé y empecé a rajarle por la espalda hasta que me metió un espadazo giratorio que me tiró al suelo, lo que el chucho zombie que quedaba aprovechó a darme una dentellada que me dejó tiritando como la canciller alemana. Fui sobreviviendo a base de estús y de repetir jugada. Subir, bajar, el rollo de siempre. Meter un sablazo y que me partan la frente. Llegó un momento en que al puto Cabrón le quedaba un cuarto de vida y a Huecco un dedo de la suya. Sin estús. Sin red. No había estado nunca tan cerca de reventar al hijo de puta aquel. Esperé de nuevo en lo ancho del patio y le rodeé mientras paraba hostiones y le acuchillaba lo que podía. Subí escalera y vinieron detrás el puto chucho de los huevos y Cubone. Tuve la santa suerte de que me tiré al callejón justo cuando el perro del Resident pasó volando delante del rostro acartonado de Huecco, chocó contra la pared y bajó resbalando muy cutremente hasta el suelo. Apreté el R2 con tanto odio que casi dejo metido el botón. Por fin, el chucho sarnoso dejó de no vivir. Solo quedaba Cabrón. Se me volvió a acercar y saltó con las espadas por delante. Nonono, joder. El puto salto no, copón. Por una vez, me eché para atrás lo justo para que no me tocara. ¡Hostias! No me lo podía creer. Empecé a apretar R1, R2, R1, R2 más rápido que Maradona siguiendo una raya y el puto Cabrón se deshizo.

Nadal ha ganado Roland Garroses sin celebrarlo tanto. Me tumbé en medio del salón, lloré, tiré el mando al público y le estuve sacando el dedo corazón y haciéndole cortes de mangas a la televisión de 2 a 3 minutos. Y poco me parece. Aquel hijo de la grandísima puta era ya humo, polvo, mierda. A tomar por culo tus mostrencos de los cojones, Miyazoko. Cabrón. Me aseguré de darle a guardar, salí del juego y me fui con el coche a dar una vuelta por la ciudad, pitando y con la bufanda de España ondeando por la ventanilla.
  • Volver arriba

  • joss81

  • Bang

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 26 mar 2007
  • Mensajes: 10.644
#493

Escrito 28 junio 2019 - 17:58

No nos hacemos una idea del tiempo que tiramos por puto orgullo. ¿El demonio Cabrón me había matado cerca de 20 veces y yo apenas le había tocado en 2 ocasiones? Sí. ¿Había visto el vídeo de cómo matarle de forma fácil y absolutamente vergonzosa? Sí. ¿Lo había entendido? No. Bueno, igual no era cosa del orgullo y sí del retraso mental. La cuestión es que quería demostrarme a mí mismo que era capaz de petarle el ojete sin ayudas. Porque, cuando el tonto coge una linde, la linde se acaba pero el tonto sigue. Eso decía mi abuelo. Ahora dudo que no lo dijese por su nieto.

Por supuesto, salí dispuesto a reventar al gilipollas del Cubone. No podía ser tan difícil, joder. Pero ya de primeras no pintaba bien la cosa. Según iba de camino a enfrentarme al demonio, uno de los masillas me hizo su movimiento especial de saltar por encima de Huecco, clavarle la vizcaína entre las costillas y meterme un patadón por detrás para tirarme de boca al suelo. Le saqué las tripas pero ya tuve que gastar un estú antes de asomar al patio del Cabrón. La verdad es que daba igual, me sobraron los otros 9. Entré al patio, vino corriendo, saltó sobre Huecco y lo que pasó a continuación no os sorprendería. Va. Venga. Estaba calentando. Volví de nuevo, convencido de plantarle cara al payaso ese. Así 5 veces más hasta que lo mandé a tomar por culo. Necesitaba ver otra cosa antes de abrir la ventana y lanzar el Steam Link contra un muro. Y empecé a dar vueltas por el Enlace haciendo tiempo, sin rumbo, como cuando tenía 16 años y daba vueltas por el barrio intentando que se me pasara el pedo antes de entrar en casa. Me tentaba volver a las catacumbas donde me estarían esperando los Skeleton de los niños del trigo, con sus cubitos y sus radios abiertos, pero tuve un momento de lucidez y lo descarté. El caso es que, pasando por donde la Vieja del Visillo, empecé a bajar por unos escalones hasta que llegué a un ascensor. ¿Y esa mierda de donde salía? Se me vino un retortijón hasta el recto pero me subí a la plataforma. Eso empezó a bajar como la hucha de las pensiones hasta que aterrizó en una especie de bodega de la que salí bien cubierto por el escudo del orgullo gay y a toquecitos miserables del joystick del mando. Era una especie de camino entre murallas que resultó ser el principio de las Ruinas de Anal Hondo. Curioso que, a esa parte del juego, Miyazoko y sus secuaces lo bautizaran como "ruinas", cuando todo el puto Dark Souls son edificios medio destrozados.

Se había hecho de noche para deleite de nadie. Tenía ambos huevos y el corazón atascados en la garganta. Acojonado perdido, seguí avanzando muy lamentablemente hasta que vi al primer letizio. ¿Qué coño hacía contra la pared? Se conoce que estaba jugando al escondite y estaba contando porque se la ligaba. Seguí avanzando y no vi más que a letizios contando contra paredes. ¿En serio llevaban toda la puta eternidad en la misma partida del escondite porque todos se la ligaban y nadie se escondía? Vaya panda de subnormales. Contento por mi superioridad intelectual, les fui sacando de ese bucle a estocadas en el pulmón. Nunca me lo agradecerían lo suficiente. Tenía toda la pinta de que me iba a pasar las ruinas esas con la punta de la recto. Pero fue llegar a una especie de embarcadero del que salía una pasarela por encima del agua, con una luz de farolas que habrían intranquilizado a Don Juan Tenorio, y empecé a dudar de que fuese del todo buena idea seguir por ahí. La otra opción era volver al demonio Cabrón, así que tiré para adelante. Pude tardar fácilmente 2 minutos hasta que casi llegué a una zona en la que se ensanchaba la pasarela. Casi llegué porque en ese momento me pareció ver unas cosas blanquecinas. Me quedé paralizado, más quieto que un Mosso en un referéndum, sin saber qué hacer hasta que se acercaron y me revanaron el diafragma con una guadaña. Se me salió un flato contra el sofá y salí de ahí echando hostias. Cómo flotaban de rápido las hijas de puta. ¿Llevarían helio insuflado en el hojaldre como un puto Zeppelin? Eran muertes que estaban en una fiesta ibicenca, eso seguro porque iban todo de blanco. Me tranquilicé y volví para joderles el guateque. Aparecieron de nuevo, les lancé un hostión gordo, el del R2, y las atravesé, como si fueran aire. Los huevos, que los tenía de corbata, se me cayeron al suelo. Estaba todo perdido, me rajaron dos veces y le mandaron a Huecco a su puta casa.

Otro camino más cortado. Tendría que comerme Cubone por cohone. Volví a verme el vídeo que puso @Thesuv y creí entenderlo. Desde la hoguera del Enlace, fui a letizia y le intenté comprar unas bombas incendiarias. ¡Pero la hija de puta no tenía! ¿Cómo cojones lo conseguía el tipo del vídeo? Eso era un bug, seguro. Cerré el juego y volví a entrar. Hablé con letizia y ni rastro de cócteles molotov. ¿Pero qué mierdas pasaba? En mi deficiencia mental, intenté recopilar bombas matando una y otra vez al antisistema que había antes de las cloacas. De 10 veces, conseguí una puta risión de bomba. Más desesperado que Pocholo sin mochila, fui a por el demonio Cabrón, intentando, antes de atravesar la niebla, tirarle el cóctel por encima del muro. Por supuesto, la bomba se estampó contra la pared. Joder. Resignado, entré por la puerta de lluvia de estrellas al sprint como un yihadista, sin ningún tipo de conocimiento. Y, por supuesto, el puto demonio se tiró con sus dos alas de avión que tenía por espadas a la cabeza de Huecco. En ese momento, un pequeño tic, o un espasmo, o la desesperación, o la puta casualidad hizo que le volviera a dar al botón de correr y Huecco dio un salto, suficiente para pasar de largo el mandoble de Cabrón. Ni me rozó. Me quedé con el culo del revés. Con la boca más abierta que el ojete de Parada. Pero, ¿desde qué puto momento Huecco saltaba? Un perro volador me dio un hostión que me devolvió a la realidad. Corrí como perseguido por la Veneno hacia la parte de arriba. Detrás vinieron los dos putos chuchos y Cubone. Me calcé a los dos chuchos y el demonio saltó, me partió la clavícula y me tiró a la parte del callejón de abajo. Salí al patio y empecé a dar vueltas a su alrededor. Pude apretarle la espada contra las costillas un par de veces antes de que me sacase del todo las tripas, y me mandase de vuelta a la hoguera.

Estaba, por quincuagésima vez, en la hoguera de los 10 lingotazos. Pero estaba contento. Le había tocado, le había visto sufrir al subnormal con cuernos de cabra. Y Huecco Lamela saltaba longitud. De puta madre. Pero me seguía sin cuadrar lo del vídeo. Volví a verlo detenidamente. Y por fin descubrí que no eran cócteles molotov lo que tiraba sino unas patatas venenosas. Las mismas que usan en el MacDonalds. No quise darle vueltas al grado de tara mental que se me estaba acumulando y fui a comprarle las patatas a MacLetizia. Kilo y medio. Lo que me daba con las almas sueltas que llevaba en el monedero. Me fijé muy detenidamente en la posición bajo el arco desde la que tiraba las patatas el tipo del vídeo y procedí. Una tras otra se fueron reventando en la parte alta del muro. Claro que sí. No había Dios que las lanzara por encima. Eso me pasaba por fiarme de algo visto en internet. Pero ya me daba todo igual. Pasé la niebla y volví a correr y a saltar a la altura de Cabrón. De nuevo, funcionó. Coño. Subí a la parte de arriba, los chuchos volaron como drones de los cojones y, viendo que el Encantador de perros no venía en mi ayuda, pasé a uno por la espada. El otro tuso se me escapó. Vi subir al denonio por las escaleras y me tiré abajo. Nos ha jodio. Me chupé un estú y Cubone bajó las escaleritas tranquilamente, como un ángel de Victoria Secret sin alas pero con rabo. Sin previo aviso, saltó con sus dos espadacos y me los endiñó en el pecho. Pude salir corriendo de nuevo hacia la parte de arriba a tomarme otro estú. Bajé a pararle algunos mandobles al payaso ese, le rodeé y empecé a rajarle por la espalda hasta que me metió un espadazo giratorio que me tiró al suelo, lo que el chucho zombie que quedaba aprovechó a darme una dentellada que me dejó tiritando como la canciller alemana. Fui sobreviviendo a base de estús y de repetir jugada. Subir, bajar, el rollo de siempre. Meter un sablazo y que me partan la frente. Llegó un momento en que al puto Cabrón le quedaba un cuarto de vida y a Huecco un dedo de la suya. Sin estús. Sin red. No había estado nunca tan cerca de reventar al hijo de puta aquel. Esperé de nuevo en lo ancho del patio y le rodeé mientras paraba hostiones y le acuchillaba lo que podía. Subí escalera y vinieron detrás el puto chucho de los huevos y Cubone. Tuve la santa suerte de que me tiré al callejón justo cuando el perro del Resident pasó volando delante del rostro acartonado de Huecco, chocó contra la pared y bajó resbalando muy cutremente hasta el suelo. Apreté el R2 con tanto odio que casi dejo metido el botón. Por fin, el chucho sarnoso dejó de no vivir. Solo quedaba Cabrón. Se me volvió a acercar y saltó con las espadas por delante. Nonono, joder. El puto salto no, copón. Por una vez, me eché para atrás lo justo para que no me tocara. ¡Hostias! No me lo podía creer. Empecé a apretar R1, R2, R1, R2 más rápido que Maradona siguiendo una raya y el puto Cabrón se deshizo.

Nadal ha ganado Roland Garroses sin celebrarlo tanto. Me tumbé en medio del salón, lloré, tiré el mando al público y le estuve sacando el dedo corazón y haciéndole cortes de mangas a la televisión de 2 a 3 minutos. Y poco me parece. Aquel hijo de la grandísima puta era ya humo, polvo, mierda. A tomar por culo tus mostrencos de los cojones, Miyazoko. Cabrón. Me aseguré de darle a guardar, salí del juego y me fui con el coche a dar una vuelta por la ciudad, pitando y con la bufanda de España ondeando por la ventanilla.


VAMOS RAFA!!!!!

fb9637721147555edefece89a4a79c79.gifgiphy.gif?cid=790b76115cf309d1546d467355

  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

#494

Escrito 29 junio 2019 - 00:04

Joder, ya te has hecho un hombre xD
  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses

  • cosy do do

  • BIG BOSS

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 07 jul 2014
  • Mensajes: 6.353
#495

Escrito 29 junio 2019 - 00:32

No nos hacemos una idea del tiempo que tiramos por puto orgullo. ¿El demonio Cabrón me había matado cerca de 20 veces y yo apenas le había tocado en 2 ocasiones? Sí. ¿Había visto el vídeo de cómo matarle de forma fácil y absolutamente vergonzosa? Sí. ¿Lo había entendido? No. Bueno, igual no era cosa del orgullo y sí del retraso mental. La cuestión es que quería demostrarme a mí mismo que era capaz de petarle el ojete sin ayudas. Porque, cuando el tonto coge una linde, la linde se acaba pero el tonto sigue. Eso decía mi abuelo. Ahora dudo que no lo dijese por su nieto.

Por supuesto, salí dispuesto a reventar al gilipollas del Cubone. No podía ser tan difícil, joder. Pero ya de primeras no pintaba bien la cosa. Según iba de camino a enfrentarme al demonio, uno de los masillas me hizo su movimiento especial de saltar por encima de Huecco, clavarle la vizcaína entre las costillas y meterme un patadón por detrás para tirarme de boca al suelo. Le saqué las tripas pero ya tuve que gastar un estú antes de asomar al patio del Cabrón. La verdad es que daba igual, me sobraron los otros 9. Entré al patio, vino corriendo, saltó sobre Huecco y lo que pasó a continuación no os sorprendería. Va. Venga. Estaba calentando. Volví de nuevo, convencido de plantarle cara al payaso ese. Así 5 veces más hasta que lo mandé a tomar por culo. Necesitaba ver otra cosa antes de abrir la ventana y lanzar el Steam Link contra un muro. Y empecé a dar vueltas por el Enlace haciendo tiempo, sin rumbo, como cuando tenía 16 años y daba vueltas por el barrio intentando que se me pasara el pedo antes de entrar en casa. Me tentaba volver a las catacumbas donde me estarían esperando los Skeleton de los niños del trigo, con sus cubitos y sus radios abiertos, pero tuve un momento de lucidez y lo descarté. El caso es que, pasando por donde la Vieja del Visillo, empecé a bajar por unos escalones hasta que llegué a un ascensor. ¿Y esa mierda de donde salía? Se me vino un retortijón hasta el recto pero me subí a la plataforma. Eso empezó a bajar como la hucha de las pensiones hasta que aterrizó en una especie de bodega de la que salí bien cubierto por el escudo del orgullo gay y a toquecitos miserables del joystick del mando. Era una especie de camino entre murallas que resultó ser el principio de las Ruinas de Anal Hondo. Curioso que, a esa parte del juego, Miyazoko y sus secuaces lo bautizaran como "ruinas", cuando todo el puto Dark Souls son edificios medio destrozados.

Se había hecho de noche para deleite de nadie. Tenía ambos huevos y el corazón atascados en la garganta. Acojonado perdido, seguí avanzando muy lamentablemente hasta que vi al primer letizio. ¿Qué coño hacía contra la pared? Se conoce que estaba jugando al escondite y estaba contando porque se la ligaba. Seguí avanzando y no vi más que a letizios contando contra paredes. ¿En serio llevaban toda la puta eternidad en la misma partida del escondite porque todos se la ligaban y nadie se escondía? Vaya panda de subnormales. Contento por mi superioridad intelectual, les fui sacando de ese bucle a estocadas en el pulmón. Nunca me lo agradecerían lo suficiente. Tenía toda la pinta de que me iba a pasar las ruinas esas con la punta de la recto. Pero fue llegar a una especie de embarcadero del que salía una pasarela por encima del agua, con una luz de farolas que habrían intranquilizado a Don Juan Tenorio, y empecé a dudar de que fuese del todo buena idea seguir por ahí. La otra opción era volver al demonio Cabrón, así que tiré para adelante. Pude tardar fácilmente 2 minutos hasta que casi llegué a una zona en la que se ensanchaba la pasarela. Casi llegué porque en ese momento me pareció ver unas cosas blanquecinas. Me quedé paralizado, más quieto que un Mosso en un referéndum, sin saber qué hacer hasta que se acercaron y me revanaron el diafragma con una guadaña. Se me salió un flato contra el sofá y salí de ahí echando hostias. Cómo flotaban de rápido las hijas de puta. ¿Llevarían helio insuflado en el hojaldre como un puto Zeppelin? Eran muertes que estaban en una fiesta ibicenca, eso seguro porque iban todo de blanco. Me tranquilicé y volví para joderles el guateque. Aparecieron de nuevo, les lancé un hostión gordo, el del R2, y las atravesé, como si fueran aire. Los huevos, que los tenía de corbata, se me cayeron al suelo. Estaba todo perdido, me rajaron dos veces y le mandaron a Huecco a su puta casa.

Otro camino más cortado. Tendría que comerme Cubone por cohone. Volví a verme el vídeo que puso Thesuv y creí entenderlo. Desde la hoguera del Enlace, fui a letizia y le intenté comprar unas bombas incendiarias. ¡Pero la hija de puta no tenía! ¿Cómo cojones lo conseguía el tipo del vídeo? Eso era un bug, seguro. Cerré el juego y volví a entrar. Hablé con letizia y ni rastro de cócteles molotov. ¿Pero qué mierdas pasaba? En mi deficiencia mental, intenté recopilar bombas matando una y otra vez al antisistema que había antes de las cloacas. De 10 veces, conseguí una puta risión de bomba. Más desesperado que Pocholo sin mochila, fui a por el demonio Cabrón, intentando, antes de atravesar la niebla, tirarle el cóctel por encima del muro. Por supuesto, la bomba se estampó contra la pared. Joder. Resignado, entré por la puerta de lluvia de estrellas al sprint como un yihadista, sin ningún tipo de conocimiento. Y, por supuesto, el puto demonio se tiró con sus dos alas de avión que tenía por espadas a la cabeza de Huecco. En ese momento, un pequeño tic, o un espasmo, o la desesperación, o la puta casualidad hizo que le volviera a dar al botón de correr y Huecco dio un salto, suficiente para pasar de largo el mandoble de Cabrón. Ni me rozó. Me quedé con el culo del revés. Con la boca más abierta que el ojete de Parada. Pero, ¿desde qué puto momento Huecco saltaba? Un perro volador me dio un hostión que me devolvió a la realidad. Corrí como perseguido por la Veneno hacia la parte de arriba. Detrás vinieron los dos putos chuchos y Cubone. Me calcé a los dos chuchos y el demonio saltó, me partió la clavícula y me tiró a la parte del callejón de abajo. Salí al patio y empecé a dar vueltas a su alrededor. Pude apretarle la espada contra las costillas un par de veces antes de que me sacase del todo las tripas, y me mandase de vuelta a la hoguera.

Estaba, por quincuagésima vez, en la hoguera de los 10 lingotazos. Pero estaba contento. Le había tocado, le había visto sufrir al subnormal con cuernos de cabra. Y Huecco Lamela saltaba longitud. De puta madre. Pero me seguía sin cuadrar lo del vídeo. Volví a verlo detenidamente. Y por fin descubrí que no eran cócteles molotov lo que tiraba sino unas patatas venenosas. Las mismas que usan en el MacDonalds. No quise darle vueltas al grado de tara mental que se me estaba acumulando y fui a comprarle las patatas a MacLetizia. Kilo y medio. Lo que me daba con las almas sueltas que llevaba en el monedero. Me fijé muy detenidamente en la posición bajo el arco desde la que tiraba las patatas el tipo del vídeo y procedí. Una tras otra se fueron reventando en la parte alta del muro. Claro que sí. No había Dios que las lanzara por encima. Eso me pasaba por fiarme de algo visto en internet. Pero ya me daba todo igual. Pasé la niebla y volví a correr y a saltar a la altura de Cabrón. De nuevo, funcionó. Coño. Subí a la parte de arriba, los chuchos volaron como drones de los cojones y, viendo que el Encantador de perros no venía en mi ayuda, pasé a uno por la espada. El otro tuso se me escapó. Vi subir al denonio por las escaleras y me tiré abajo. Nos ha jodio. Me chupé un estú y Cubone bajó las escaleritas tranquilamente, como un ángel de Victoria Secret sin alas pero con rabo. Sin previo aviso, saltó con sus dos espadacos y me los endiñó en el pecho. Pude salir corriendo de nuevo hacia la parte de arriba a tomarme otro estú. Bajé a pararle algunos mandobles al payaso ese, le rodeé y empecé a rajarle por la espalda hasta que me metió un espadazo giratorio que me tiró al suelo, lo que el chucho zombie que quedaba aprovechó a darme una dentellada que me dejó tiritando como la canciller alemana. Fui sobreviviendo a base de estús y de repetir jugada. Subir, bajar, el rollo de siempre. Meter un sablazo y que me partan la frente. Llegó un momento en que al puto Cabrón le quedaba un cuarto de vida y a Huecco un dedo de la suya. Sin estús. Sin red. No había estado nunca tan cerca de reventar al hijo de puta aquel. Esperé de nuevo en lo ancho del patio y le rodeé mientras paraba hostiones y le acuchillaba lo que podía. Subí escalera y vinieron detrás el puto chucho de los huevos y Cubone. Tuve la santa suerte de que me tiré al callejón justo cuando el perro del Resident pasó volando delante del rostro acartonado de Huecco, chocó contra la pared y bajó resbalando muy cutremente hasta el suelo. Apreté el R2 con tanto odio que casi dejo metido el botón. Por fin, el chucho sarnoso dejó de no vivir. Solo quedaba Cabrón. Se me volvió a acercar y saltó con las espadas por delante. Nonono, joder. El puto salto no, copón. Por una vez, me eché para atrás lo justo para que no me tocara. ¡Hostias! No me lo podía creer. Empecé a apretar R1, R2, R1, R2 más rápido que Maradona siguiendo una raya y el puto Cabrón se deshizo.

Nadal ha ganado Roland Garroses sin celebrarlo tanto. Me tumbé en medio del salón, lloré, tiré el mando al público y le estuve sacando el dedo corazón y haciéndole cortes de mangas a la televisión de 2 a 3 minutos. Y poco me parece. Aquel hijo de la grandísima puta era ya humo, polvo, mierda. A tomar por culo tus mostrencos de los cojones, Miyazoko. Cabrón. Me aseguré de darle a guardar, salí del juego y me fui con el coche a dar una vuelta por la ciudad, pitando y con la bufanda de España ondeando por la ventanilla.

X-D  X-D  :D  :-D  :-D  :-D  :-D  te extrañábamos con toda nuestra alma hueca


PMfuJqp.gif
ELvm4Gc.png
  • Volver arriba
    • asayu ha dado sus dieses


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
publicidad

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos