Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...

Archivado

Este tema ahora está archivado y cerrado a otras respuestas.

Sky Zero

[ROL] The Divine Walkers | Final y Epílogo

Publicaciones recomendadas

Geth KinValinator

Publicado
vida restante: 100%

Publius


Spoiler


«Por la gloria de Roma... ¿Es un campo de batalla lo que ven mis ojos, o el mismo Hades en la Tierra?».


 


Me oculté tras la colina en la que me encontraba mientras observaba la escena frente a mí, aún sin salir de mi asombro. Todo sembrado de cadáveres, haces de luz volando de un lado al otro, y el cielo ennegrecido, rugiendo momento tras otro, como si los mismos dioses estuvieran peleando entre ellos. No tenía ni idea de dónde estaba, y mucho distaba aquello de parecer suelo romano.


 


«¿Habré llegado tarde? ¿Habrá Aníbal...?».


 


Me sacudí el pensamiento con rapidez. Era momento no de palabras, sino de acción. Vi un cadáver tras unos sacos: yaciendo a su lado, una de esas extrañas lanzas con las que se apuntaban todos entre sí. No me lo pensé dos veces.


 


Corrí a toda velocidad hacia la barrera, tirándome hacia su abrigo y agarrando aquella bárbara arma. Entonces, vi cómo una salva de artillería caía a unos metros a mi izquierda, causando un gran estallido. Asomé fugazmente la cabeza por encima del muro para avistar su origen... Pero nada había que ver sobre el horizonte.


 


«Ese rango y esa explosión... Ni Arquímedes podría hacer algo así. ¿Qué está ocurriendo?»


 


Mientras aquellos pájaros de metal más terribles que un elefante continuaban pasando sobre mi cabeza, volví a advertir aquel extraño brillo áureo emergiendo de mí, maravillado y confundido. Era como una señal divina que me envolvía... Me pregunté si Horacio hubo visto lo mismo mientras defendía el puente.


 


Y así, los dioses, tan caprichosos en su costumbre, no se hicieron de rogar. En aquel momento, oí una serie de clamores más apartados, distantes. Los alaridos de dolor resonaban por toda la zona, pero aquellos en especial llamaron mi atención. Quizá fueran civiles de la urbe necesitando rescate.


 


«Salva a cuantos puedas», resonó aquel celeste mandato en mi mente. «Tal obraré. Por Júpiter, que no fallen mis pies ni cedan mis brazos mientras quede un compatriota en peligro y un enemigo con vida», oré para mis adentros.


 


Tomé la amorfa lanza con la siniestra y agarré un palo con algo parecido a una punta del suelo con la diestra, y con toda presteza, me puse en pie y comencé a correr hacia los gritos. El primer púnico que se me cruzase iba a saber lo que era el tiro de jabalina de un romano.




ozzIGn8.jpgGeth.gifxCrpXsI.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

er_john Maestro de la Realidad

Publicado
vida restante: 100%

Hanamichi Saori


Spoiler


Una ráfaga de viento me devolvió a la realidad tras un momento de parálisis. Estaba acostumbrada a matar y a ver morir. Pero la cantidad de cadáveres, fuego y destrucción que había a mi alrededor era sobrecogedora de una forma que no podía explicar. Con la mano derecha me aparté el flequillo de la frente, secándome al mismo tiempo el sudor frío que me recorría el cuerpo desde hacía un rato. Até cabos como pude, y acerqué la otra mano al moño en el que solía recogerme el pelo para comprobar que, efectivamente, no lo tenía sujeto con palillos en ese momento.


 


Una pena, pues por supuesto no solían ser palillos de madera.


 


Observé mi alrededor sin entender qué era lo que estaba viendo. Cadáveres vistiendo extrañas ropas, tubos de metal de distintas longitudes y colores, muchos vidrios totalmente trasparentes rotos en cachitos por los suelos, masas informes de metal calcinado que recordaban a carros pero sin caballos y lo más destacado de todo edificios de piedra lisa mucho más altos que el castillo del Señor al que estaba siguiendo hasta este momento. Ni siquiera el suelo parecía suelo. ¿Era esto verdaderamente la Tierra? ¿O acaso había sido reclamada por Izanami y arrastrada hasta el Yomi tras mi muerte?


 


Dirigí mi mano al cuello nuevamente, pues plantearme la posibilidad, me hizo dudar durante un momento de mi propia existencia. Pero seguía aquí. Seguía entera. Estuviera donde estuviese.


 


Comencé a caminar por el lugar mientras observaba todo lo que había a mi alrededor con precaución. El humo hacía complicado respirar incluso estando en mitad del camino, y por algún motivo, el propio aire se sentía pesado y hediondo, como si estuviera sucio, como si fuera un miasma. Sin duda, si esto era el Yomi, Izanagi había hecho bien al definirlo como una tierra contaminada. Ni siquiera los árboles, de los que sin duda podía diferenciar sus troncos calcinados según avanzaba, lograban sobrevivir aquí.


 


Sacudiendo la cabeza, despaché mis pensamientos y me dispuse a examinar las cosas que iba viendo por el suelo, manteniendo mi espalda vigilada. Al cabo de un rato de rebuscar, me hice con lo que parecía ser un parasol pero de un material totalmente distinto al papel al que estaba acostumbrada que enganché en la cinta que utilizaba como cinturón, y un recipiente de agua blando y con tapa.


 


Estaba intentando abrirlo o más bien, tratando de encontrar algún arma blanca o elemento cortante con mango, para usar como abridor y como defensa personal cuando de repente los gritos que se oían en la distancia se intensificaron. No había duda de que había sonado cerca, muy cerca. Guardé el recipiente en uno de los bolsillos internos del traje, y me dispuse a ver qué era lo que había causado ese escándalo.


 


Moviéndome con precaución, sin mostrarme ante nada ni nadie, traté de deslizarme hacia el lugar de donde provenían los gritos. Allí, oculta entre las sombras, trataría de oír o ver qué es lo que estaba pasando.


 


Quizás si veía a algun otro humano, el o ella también desprendiera un brillo dorado como yo. Quizás esta era la señal de los muertos. O quizás al ver a otros podría entender qué significaba la única orden que no paraba de repetirse en mi cabeza: "Salva a cuantos puedas".



Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Big_Boss_Reixen Tingle

Publicado
vida restante: 100%

Dexter L. Strangelove


Spoiler


 


¿Dónde... dónde estoy? abro los ojos como platos y me estremezco ante el onírico paisaje que tengo ante mi. Debo estar soñando. Pero no recuerdo haber ido a dormir. Sólo recuerdo ir camino a la facultad...y ahora...


 


El miedo me muerde en el estómago. Un terror tan intenso como nunca he sentido antes, mucho peor que cualquier otra pesadilla que haya tenido jamás. Se ve tan real... nunca había experimentado algo así...


 


Sin embargo, y a pesar del horror, el paisaje es realmente impresionante. Un hermoso castillo medio en llamas se alza sobre el horizonte, y tras él, unas gigantescas montañas que parecen apuñalar el vientre del cielo gris. Pero no puedo perder el tiempo en eso. Tengo que escapar... necesito encontrar a alguien que me explique que está pasando. De una pila de cadáveres rescato un escudo, bastante pesado, pero que me hace sentirme bastante seguro. Agarro también una espada, pero no tardo en darme cuenta de que no sabría que hacer con ella. La dejo donde estaba y agarro una daga. Hace tiempo, conocí a un soldado que solía decir que nunca se tienen suficientes cuchillos. Deseo, con todo el poder de mi alma, que aquel hombre se equivocase.


 


Con mucho cuidado, avanzo entre la desolación, sintiendo que los cadáveres que decoran el suelo me observan con sus ojos vacíos. Me muevo despacio, con cautela, intentando hacer el menor ruido posible y prestando a atención a cuanto sucede a mi alrededor. 



Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Sky Zero Ganondorf

Publicado
vida restante: 100%

oNCcgng.jpg


 


 


2ª Actualización


 


Recordatorio: 2 días para responder (miércoles y jueves)


 



 


Menkaura


Spoiler


 


 


Bebes agua y llevas una poca contigo. Sonidos lejanos, como si fueran truenos, decenas de truenos en miniatura, llamaron tu atención. Te aventuras entre los escombros, tratando de encontrar coherencia a todo lo que ves, tratando de explicarte que ocurre.


 


Te escondes entre la roca partida, detrás de grandes trozos de las misteriosas edificaciones. Desde ahí, lograste ver el origen de aquellos sonidos. Juzgaste la situación. Tu mente estaba siendo puesta a prueba otra vez.. Había personas... personas y... ¡¿muertos caminantes?! Esto tenía que ser obra de Anubis, no podía haber otra explicación.


 


zombie-apocalypse.jpg


 


Desde tu posición privilegiada, notaste a un grupo de personas con vestimentas muy extrañas. Eran cuatro. Tres muchachos, una joven y... ¿un cuervo? De entre los jóvenes, había uno que portaba cristales en sus ojos (pudiste deducir que quizá era un artefacto para mejorar la visión) y, el origen de aquellos truenos, provenía de un objeto largo que usaba para defenderse de las criaturas. Tenía que ser una clase de arma... una que producía aquellos sonidos cada que proyectaba un haz de luz con gran potencia.


 


Observaste la escena boquiabierto, pero no duró demasiado. Los muertos sobrepasaban en número a aquellos jóvenes. A pesar de ello, el grupo pronto pudo replegarse hasta desaparecer de la zona. Por un momento pensaste en seguirlos, pero los siervos de Anubis dominaban los alrededores, no había forma de ir tras ellos.


 


Y entonces, lo escuchaste... un sollozo. Giraste tu mirada de prisa hacia el origen del sonido, al igual que las decenas de muertos vivientes que se encontraban cerca. Ahí, entre los escombros, captaste el movimiento de dos personas pequeñas. No... en realidad eran 3, pero una de ellas estaba siendo despedazada por las criaturas, a tan solo pocos metros. Los dos sobrevivientes se protegían, temblando de miedo, con una mirada de valentía que denotaba su determinación por vivir.


 


X3H8RgY.jpg


 


gX7stwt.png


 


Los siervos de Anubis se acercaban, eran demasiados... claramente el destino de esos niños estaba sellado.


 


«Salva a cuantos puedas pensaste»


 


¿Harías algo al respecto, o aprovecharías la distracción para escapar?


 


Off:  Por tener espíritu precavido y haber llegado con precaución a este lugar, podrás acercarte a los niños sin ser visto por los muertos vivientes. Sin embargo, considera que los muertos ya están yendo a por ellos, por lo que, si decides llegar hasta su posición, también tú serás perseguido.


 


Si tratas de escapar (con, o sin los niños), deberás decidir si lo haces pateando culos o de forma precautoria.


 


 



 


Saori


Spoiler


 


 


Te llevaste un parasol y un recipiente de agua. Escuchas un sonido a lo lejos, como si fueran truenos, decenas de truenos en miniatura. Te aventuras entre los escombros, tratando de encontrar coherencia a todo lo que ves, tratando de explicarte que ocurre.


 


Te escondes entre la roca partida, detrás de grandes trozos de las misteriosas edificaciones. Desde ahí, lograste ver el origen de aquellos sonidos. Juzgaste la situación. Tu mente estaba siendo puesta a prueba otra vez.. Había personas... personas y... ¡¿muertos caminantes?!


 


zombie-apocalypse.jpg


 


Desde tu posición privilegiada, notaste a un grupo de personas con vestimentas muy extrañas. Eran cuatro. Tres muchachos, una joven y... ¿un cuervo? Uno de los jóvenes llevaba gafas, otra vestía una extraña armadura acolchada, otro se jactaba de su musculatura a pesar de estar huyendo y, el último, llevaba una máscara en su rostro. En un principio no te pareció extraño verlos huir, hasta que notaste que el cuervo que los acompañaba desprendía un brillo parecido al tuyo. No lo distinguías bien por la distancia, pero por un breve momento creíste verlo.


 


Observaste la escena boquiabierta, pero no duró demasiado. Querías ayudar, pero no tenías idea de cómo, esas cosas parecían ser muy fuertes, y estaban en todas partes. Mientras centrabas tu atención en el peligro que inundaba las calles, al volver tu vista hacia los fugitivos, no volviste a verlos.


 


Trepaste a lugares altos, tratando de encontrarlos, moviéndote entre las sombras, pero ni siquiera un rastro habían dejado. Dejaste ir un suspiro de frustración. Tal vez no volverías a ver personas de nuevo. O eso creías hasta que...


 


¿Quién eres tú? escuchaste una voz, a tu lado. Había sido silenciosa, quizá tanto como tú, pero hablaba en una lengua distinta. Una que no comprendías.


 


yZ0xmYI.jpg


 


Era joven, pero su mirada lucía fría y penetrante. Estaba juzgando, y parecía estar esperando una respuesta. En sus manos, llevaba una de esas armas de tubo largo... explosivas.


 


Al instante te ocultaste en las sombras tan sólo para darte cuenta de que no te estaba hablando a ti. De otro lugar, otra persona llegaba a la escena. Un hombre.


 



 


Oe, oe. No pienso hacerte daño dijo la voz masculina, pero no comprendías sus palabras. Avanzó con las manos en alto. ¿Qué hace una niña como tú, en un lugar como este?


 


Cómo si no lo supieras dijo ella, sin quitarle la mirada de encima. ¿Qué haces tú aquí? ¿Eres un saqueador?


 


El hombre sonrió.


 


¿No saqueamos todos aquí?


 


Ella frunció el ceño y se puso de pie. Apuntó con su arma al hombre.


 


Dime que es lo que quieres... o lárgate de aquí.


 


Captaste una mirada de malicia en la mirada del hombre, como si estuviera a punto de hacer algo. Tú tenías ventaja por haberte movido entre las sombras todo este tiempo. Eras ajena a la escena y podías decidir a tiempo.


 


«Salva a cuantos puedas llegó la idea tu mente»


 


¿Harías algo al respecto, o preferirías huir de la escena?


 


Off:  Por tener espíritu precavido y haber llegado con precaución a este lugar, ahora puedes actuar antes de que ocurran desgracias. Ayudar a una persona, podría provocar la ira de la otra.


 


Si quieres ayudar (o tratar de escapar), deberás decidir si lo haces pateando culos o de forma precautoria.


 



 


Roderick


Spoiler


 


Te pusiste un yelmo extraño y pesado sobre la cabeza. Recogiste un arma alargada con punta de filo (rifle con bayoneta), y seguiste tu camino.


 


Avanzas con toda la precaución que puedes, sin embargo, las explosiones y el ruido te hacen saltar los nervios y terminas corriendo. El sigilo y la precaución no son lo tuyo. A pesar de ello, logras llegar a una refriega distante (y notoriamente más pequeña) con un pobre intento de ocultarte.


 


En un principio nadie te notó, por lo que pudiste observar lo que sucedía. Parecía una carnicería. Había soldados vistiendo ropajes verdes, con diferentes distintivos en ellos. No conocías ningún símbolo o marca, a saber por quién luchaban.


 


De entre el conflicto, alcanzaste a distinguir algunos individuos que te llamaron la atención, principalmente porque lucían diferentes al resto de la calaña.


 


CFMiYqL.jpg


 


Había una criaja rubia que reía sin control mientras accionaba esa extraña arma alargada. Cada que una luz emanaba de su arma, una detonación se escuchaba y, con ella, alguien moría. Estos debían ser poderes divinos, ¿quién, con su simple mortalidad, puede acabar con vidas con un solo dedo?


 


En el otro extremo de la contienda, un hombre de cabellos rojos era la principal columna de su equipo. En su mirada había decisión y coraje y resistía con valor el embate del enemigo.


 


5rvEPLU.jpg


 


Estabas mirando, cuando de pronto, un proyectil cayó cerca de ti. Aterrado, observaste como te observaban las personas de la refriega. Te habían visto, y ahora también eras un blanco.


 


Usaste una pequeña colina para ocultarte, para detener el fuego. Esto era peor que una lluvia de flechas, no sabías siquiera por dónde iban a atacar, y el zumbido del viento se escuchaba cuando ya era demasiado tarde.


 


«Salva a cuantos puedas recordaste» ¿Cómo diablos ibas a salvar a personas así? ¿Acaso podías? ¿Y quién te salvaría a ti?


 


Era hora de actuar. Ayudar a un bando. Joder a ambos. Huir. ¿Qué harías?


 


Off:  Tu espíritu aguerrido no fue compatible con la precaución necesaria, te han descubierto antes, pero a tiempo para evitar desgracias. Ahora debes actuar en consecuencia. Ayudar a un solo bando, podría provocar la ira del otro.


 


Si quieres ayudar, joder, o tratar de escapar, deberás decidir si lo haces pateando culos o de forma precautoria.


 



 


Pubilus


Spoiler


 


Recoges un arma alargada con punta de filo (rifle con bayoneta), y sigues tu camino. Avanzas con tu espíritu de guerra enaltecido por las explosiones. Tanto ruido sólo hace eco en tus oídos, alimentando tu valentía. En pocos segundos, logras llegar al origen de los desgarrantes gritos.


 


[Llevas el espíritu guerrero en alto, la adrenalina a tope y sientes que podrías vencer a cualquiera]


 


Había soldados vistiendo ropajes verdes, con diferentes distintivos en ellos. No conocías ningún símbolo o marca... a saber por quién luchaban. Tampoco reconocías el armamento que usaban. Lucía letal, peligroso.Cada que una luz emanaba de aquellas lanzas, una detonación se escuchaba y, con ella, alguien moría. Estos debían ser poderes divinos, ¿quién, con su simple mortalidad, puede acabar con vidas con un solo dedo?


 


Pero eso no era lo que llamaba tu atención. Ahí, en el centro de aquella barbarie, había una hermosa damisela maniatada.


 


REaRWQa.jpg


 


 


Aquellos remedos de hombres se reunían a su alrededor y se divertían hostigándola y manoseando cuanto podían. Cerca de ahí, un hombre que lucía diferente al resto miraba la escena. Su semblante lucía serio y calculador. En cierta manera, parecía intimidante.


 


UsuxCSy.jpg


 


Tu llegada había sido todo menos silenciosa, por lo que ahora todos centraban la mirada en ti. Al notar tu presencia, la pelirosa clavó sus ojos en ti, con una mirada suplicante.


 


Era hora de actuar. Ayudar a la dama. Unirte a los soldados. Huir. ¿Qué harías?


 


Off:  Tu espíritu aguerrido te ha dado un bono de compatibilidad. Tu adrenalina está por los aires. A pesar de ello, si quieres ayudar, joder, o tratar de escapar, deberás decidir si lo haces pateando culos o de forma precautoria (perderías el bono que tienes ahora).


 



 


Dexter



 


Recogiste un escudo bastante pesado que te  dificultó el movimiento. Podías andar bien, pero te resultaba difícil correr.


 


Tomas un cuchillo de algún cadaver y avanzas con toda la precaución que puedes, sin embargo, notas un aleteo detrás tuyo que te hace saltar los nervios. Corriste tan rápido como podías, pero el pesado escudo te entorpecía. Aún así, lograste llegar al origen de aquellas voces. Eran dos personas. Un hombre y una mujer que se ocultaban bajo las rocas, en un recoveco.


 


r6NSDUS.png


 


soUSnBZ.jpg


 


Al ver tu estrepitosa llegada, le hombre corre hacia ti y te habla en un idioma antiguo. Gracias a tus estudios, fuiste capaz de identificarlo como inglés... aunque era un inglés muy primitivo. Por fortuna, lograste comunicarte.


 


¿Te encuentras bien? dijo el hombre, ofreciéndote una mano. Ven aquí, de prisa. O la bestia te...


 


Un intenso y temible rugido interrumpió la voz de aquel hombre. Notaste como se te erizaba la piel y tus músculos se paralizaban. Había sido un ruido infernal, como el rugido de un león multiplicado a la décima potencia.


 


¡Atrás! ¡Cuida de esta dama! dijo el hombre. Salid de aquí, ambos.


 


El suelo se cimbró por acción de una gigantesca mole cayendo en picada. Apenas lo viste, la parálisis sólo se intensificó. Era enorme. Una bestia indescriptible.


 


AAgPkwn.jpg


 


Tenías miedo, pero aquellas palabras resonaban otra vez en tu cabeza.


 


«Salva a cuantos puedas»


 


¿De verdad podrías salvar a alguien? No te sentías capaz. ¿Qué es lo que harías? Ese hombre valiente se paraba entre la bestia y tú. Detrás de ti, la mujer observaba temerosa los acontecimientos. ¿Ser un héroe? ¿O un cobarde con vida?


 


Off: Hubo una ligera penalización por la falta de "precaución" en un principio. Afortunadamente, como lo has rectificado a tiempo no ha habido mayor problema. Ahora podrás ayudar al hombre, ayudar a la mujer, ayudar a ambos, o escapar. La decisión es tuya, sin embargo, hagas lo que hagas, recuerda indicar si lo haces con precaución, o decides ir a por todas. La compatibilidad de tu espíritu sumada a estas decisiones, podría darte un bono al actuar.


 


 




lQTYQjd.gif

"Vengo a ti con las manos vacías, no tengo armas, pero si me veo obligado a defenderme, a defender mis principios o mi honor, si es cuestión de vida o muerte, de derecho o injusticia, entonces, aquí están mis armas, mis manos vacías"

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

fireshot94 Maestro Universal

Publicado
vida restante: 100%

Menkaura


Spoiler



 


«¿Qué... qué es todo esto...?»


 


Ni el humo, ni las cenizas o el fuego, ni siquiera la propia oscuridad, podía esconder lo que pasaba ahora a mi alrededor. Los muertos que caminaban. Las ropas y armas que no se correspondían a nada que yo conociera, o siquiera hubiese escuchado antes. 


 


Mi mano se cerró con fuerza sobre mi látigo. Reprimí, apretando mis dientes, un grito; impotencia, confusión, ira, contra todos los motivos que me habían llevado a estar allí, motivos que no conocía, motivos que me eran ajenos. Una idea cruzó por mi mente, mientras miraba a los hombres que retrocedían y se escondían. El recuerdo de mi cuello siendo cortado, para posteriormente despertarme en una ciudad de muertos. «¿Acaso yo...?»


 


Lentamente mis rodillas tocaron el suelo, mientras las mismas preguntas invadían mi cabeza, "¿por qué a mí?". No lo sabía. Sólo era un alumno en Alejandría. ¿A quién había enojado para ser atrapado en esta magia? La idea misma de caminar más allá de esta ciudad para volver a mis tierras parecía cada vez más inviable. Como si tuviese que cruzar el Hades para poder escapar.


 


a230e9269780ec90ace65cc345bec0b3--hot-an


 


Un sonido me sacó del ensimismamiento, pero apenas levanté la cabeza. Niños. Y al verlos, el recuerdo de ese mensaje que estaba en mi memoria cuando desperté en esa endemoniada ciudad. «Salvarlos a todos...».


 


"¿Por qué?", esa era la pregunta que me repetía en la escasa fracción de segundo antes de que actué. "¿Por qué tenía que salvar a alguien?". Si acaso, era yo el que necesitaba ser salvado, salvado de la locura en la que había sido arrojado sin explicación alguna. No era un guerrero, nunca había ofendido a los Dioses, y sin embargo, me habían lanzado a salvar gente que no conocía, de una civilización que no me era conocida, y quizás para llegar hasta aquí incluso me habían matado... porque otra explicación no encontraba para el aura dorada que ahora rodeaba mi cuerpo, y sin importar el tiempo, no se desvanecía; o ese recuerdo de la presencia que llevó un cuchillo a mi garganta. ¿Podía siquiera negar el hecho de haber sido asesinado si veía ahora muertos de pie?


 


Varios pensamientos terroríficos comenzaron a cruzar mi mente antes del momento donde me puse de pie. Pero todos antecedieron a la pausa que marcó el hecho de que debía tomar una decisión. Intentar o no salvar a esos niños que estaban a merced de los muertos. Había visto a los muertos pelear contra adultos. Al parecer podían ver, y también podían oír. No obstante, no parecía que el olor fuese un sentido que aún supiesen usar, porque no me habían descubierto, o el ambiente estaba demasiado cargado con cenizas como para delatar mi aroma. Y fuese lo que fuese el aura dorada no eran capaces de sentirla. No obstante, yo no podía enfrentarme a todos esos muertos, y dos niños serían una carga. Yo no era un guerrero, no podía abrirme camino, ¿tirar a uno o dos de esos muertos al suelo con mi látigo? Seguro. ¿Enfrentarme a decenas de no muertos?


 


Imposible.


 


Si quería salvar a esos niños, sólo tenía una opción, y era bloquear el paso entre los no muertos y ellos. Llevaba varios minutos ahí, había visto el entorno; si existía una columna que estuviese lista para caer, alguna roca que provocara un derrumbe, debía encontrarla ahora. Sí, el ruido atraería más no muertos, pero el humo y la polvareda con suerte nos esconderían.


 


La pregunta era... ¿existía la posibilidad de causar ese derrumbe...?


 


 


[Off: Menkaura reconoce una estructura lo suficientemente débil para tirarla abajo y separar a los no-muertos de los niños]


Spoiler


Susurré una plegaria, aunque no fue dirigida a ningún Dios. Ahora mismo, poco podía entender qué pretendían de mí los Dioses que con su magia me habían lanzado a este momento.


 


Comencé a correr, golpeando con el látigo en la oscuridad a distintas rocas. El chasquido hacía eco en la abandonada calle, mientras yo saltaba sobre rocas, el ruido escondía mi verdadera posición, engañando a los no-muertos, retrasándolos lo suficiente. Frente a mí, por detrás, a mis costados, impactaba el látigo con cada oportunidad que había, para comprarles unos segundos más a los niños, hasta que pasé el lugar que iba a levantar la improvisada barricada. Con un movimiento de muñeca, envolví el látigo en el soporte, y comencé a tirar con fuerza, listo para huir si alguno de los no-muertos estaba lo suficientemente cerca mío. Pero si no, lentamente las rocas comenzaban a venirse abajo, en una avalancha de tierra, polvo y ruido. Me di vuelta, corriendo hacia donde estaban los niños, dispuesto a lanzar al suelo hasta a dos de los no-muertos valiéndome de la oscuridad, y finalmente llegué junto a ellos. Los observé a los ojos por un instante. No sabía qué era este lugar, o peor, este mundo. No sabía si realmente dos niños eran algo en lo que pudiese confiar. Pero quizás haciéndole caso a la voz, y probablemente a quien sea que me hubiese asesinado, al menos iba a obtener algo de información.


 


Tomé al más pequeño de los dos por la muñeca y me lo subí a mi espalda, sin hablar. Tomé con mi mano izquierda a la niña de su muñeca y comencé a correr en dirección opuesta al derrumbe, buscando el mejor lugar por el cual desaparecer. Probablemente subir a alguna de las torres era la solución más segura, o imitar a los hombres que habían ido bajo tierra. En mi mano derecha llevaba el látigo, listo para golpear objetos lejanos y engañar nuestra posición, o en el peor caso, hacer caer a los no-muertos. Mientras corría, miré de reojo a la niña. Algo me decía que no hablaban latín, aunque usaran el mismo alfabeto, así que mientras huíamos, sólo susurré una palabra.


 


Athem.


 


Hasta que no supiera lo que ocurría... prefería no usar mi verdadero nombre.



 


[Off: Menkaura no ve esa estructura]


Spoiler


Cerré los ojos por un instante. Una leve plegaria a Isis deseando que esos niños tuviesen una muerte poco dolorosa fue todo lo que salió de mis labios. Me di vuelta, huyendo en dirección opuesta. No me importaba lo que una voz me hubiese dicho, si venía de los mismos labios de la persona que probablemente me había asesinado para traerme aquí. Esta no era mi batalla, y si alguien deseaba que salvara niños en una ciudad que no era la mía, me lo debió haber pedido, en lugar de atravesar mi yugular con un cuchillo.


 


Salté varias rocas y continué alejándome del lugar, escondiéndome entre las sombras, moviéndome hacia el sudeste. Cuanto antes saliera de esta endemoniada ciudad... mejor.





fireshot.gif

 

The truth shall appear while you can face yourself.

 

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

er_john Maestro de la Realidad

Publicado
vida restante: 100%

Hanamichi Saori


Spoiler


Kuso dije en una voz casi inaudible al no poder encontrar ni rastro del grupo de muchachos que había avistado hacía tan solo unos momentos.


 


Si mis ojos no me habían engañado algo que podía asegurar casi nunca pasaba, ese cuervo amaestrado también brillaba en un color dorado. Tal y como pensaba, el brillar no era algo solo mío. Pero seguía sin saber qué significaba. Lo que sí había podido comprobar tras este encuentro, era que no todos los seres vivos brillaban aquí. Aquellos jóvenes eran normales. Quizás ¿Podría ser ese cuervo el Yatagarasu? Eso explicaría el brillo dorado. Al fin y al cabo es el mensajero de Amaterasu, la diosa del sol. Pero eso no explicaría que hace aquí, sea esto el Yomi o lo que quiera ser. Tampoco explicaría por qué yo también brillo cual candil.


 


Estaba a punto de lanzarme a seguir buscándolos, cuando de golpe, una voz sonó muy cerca de mí. Me escondí al momento.


 


En el lugar de donde provenía la voz pude vislumbrar una figura. Era una chica. Muy joven. Una niña que portaba en sus manos uno de esos arcabuces que se habían empezado a ver por Japón no mucho antes de que yo naciera. El arma era casi más grande que ella, y lucía sospechosamente diferente a las que había visto en mis quehaceres rutinarios. Me enseñaron a tener mucho cuidado con esas herramientas de pólvora que trajeron los demonios extranjeros. Y por lo que veía, en este lugar todo el mundo las temía también, pues el hombre de aspecto poco fiable que había hecho acto de presencia después de que la muchacha hablase, se le acercaba andando con las manos a la vista.


 


Ambos discutieron brevemente en un idioma que no entendía mientras yo los observaba a ellos y a mi entorno desde un lateral. Ella parecía estar deteniéndolo, impidiendo que avanzara, examinándolo. Quizás estaba protegiendo este territorio. Lo cual significaba que existía la posibilidad de que yo también fuera su enemiga. Por otro lado él parecía extrañamente seguro de sí mismo. Mi instinto me decía que no era de fiar. Quizás por su forma de hablar o de moverse. O quizás, por su mirada. Una que se afiló con malicia milésimas antes de que esa orden sonase de nuevo en mi cabeza. Como un aviso divino de que algo malo iba a pasar.


 


«Salva a cuantos puedas»


 


 



 


 


No dejé que pasara ni un segundo.  Comencé a moverme tal y como había planeado momentos antes. Había trazado una ruta mental hasta la espalda del individuo manteniendo la cobertura visual, gracias a los escombros y la escasa luz natural. Estaba acostumbrada a moverme en silencio y rápidamente, y lo hice lo mejor que pude en este nuevo entorno, tratando por supuesto de no resbalar o golpear ningún elemento que hiciera ruido en el suelo.   


 


Estaba claro. Ese hombre planeaba algo. Y fuera lo que fuese, esa niña ya había expresado su disconformidad con él. Era cuestión de tiempo que él realizara su jugada y que algo irreparable ocurriese. En mi mano estaba detenerlo.


 


Si conseguía deslizarme a su espalda sin que me viese aprovechando que su atención estaba en la chica y que me estaba moviendo en silencio, mi intención era enganchar su muñeca derecha que recordemos mantenía en alto en señal de paz con el mango del parasol y tirar de ella hacia su espalda y hacia abajo. Sin esperar a ver resultados, a la vez que hacía lo anterior intentaría patear una de sus corvas para forzarlo a clavar las rodillas en el suelo y reducir la posibilidad de que libere el agarre de su muñeca girando sobre su cuerpo.


 


Finalmente, completaría el asalto derribándolo al suelo con un envite aprovechando el peso de mi cuerpo, quedando él bocabajo si todo sale bien. Bloquearía su movimiento apretando su cabeza hacia el suelo con mi mano izquierda (aferrándome de su pelo yatusabeh), echando mi peso sobre su espalda y zona lumbar, y por supuesto manteniendo la llave de su brazo derecho con la ayuda del parasol.


 


SI todo salía bien, me mantendría en silencio, miraría a la chica del arcabuz y le haría una señal asintiendo con la cabeza. Esto era lo máximo que podría comunicarme con ella para decirle que podía hacer lo que quisiera. O huir, o acercarse a interrogar al tipo, o lo que fuera.


 


Ojalá hubiera encontrado una daga pequeña o un cuchillo mientras rebuscaba entre los restos antes. Eso habría hecho mucho más sencillo el inmovilizarlo. O el defenderme si todo salía mal mal.


 


«Que el Yatagarasu me guíe», pensé momentos antes de salir de las sombras en dirección a su espalda.


 



 


Notas post actu:


Varias cosas. Primero, no sé muy bien en cuál de las dos ramas cae esta intervención. Me muevo con precaución para acercarme al tipo, y tengo estudiado mentalmente los movimientos a hacer para inmovilizarlo. Pero claro, es una agresión clara lo que llevo a cabo. Así que no sé cómo clasificarla. Ya me dirás, Sky.


 


Segundo: Sí. El parasol que no es de papel es un paraguas. Solo que a diferencia de los de papel japoneses, este es de plástico. Como todo paraguas normal xD. Así, una vez más, mi primer objeto en un rol es un paraguas.


 


Por último: Te invito a probar la llave del paraguas en casa si tienes uno. Verás que es, en efecto, efectiva, sobre todo si no puedes rotar tu cuerpo. Provoca gran dolor en la muñeca y puede llegar a desencajarla. Cuanto menos ancho sea el hueco del mango y más ancha sea la muñeca del objetivo, más difícil es que este se zafe.


 


Y ya ta. Deséame suerte xD


 


 


Editado: Añadida algo de música narutil. Qué recuerdos, copón.


Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Geth KinValinator

Publicado
vida restante: 100%

Publius


Spoiler
Detuve mi avance casi por completo al contemplar la atroz escena ocurriendo frente a mí. Una imagen del pasado fue evocada desde los escritos de hace un siglo a mi mente: hordas y hordas de bárbaros penetrando en la urbe, derramándose por todas sus calles y extendiendo su malicia por todo el suelo romano y sus habitantes.


 


La realidad y la imaginación se solaparon por un momento. Apenas fue un corto instante, pero Saturno quiso que por mí pasase más despacio. Mis sentidos, quizá alterados por el fragor de la batalla, no podían evitar ver a los hijos de Brenno donde los soldados pisaban; el busto de Aníbal sobre el del hombre de rostro serio; al pueblo romano, abusado y humillado, en los ojos de aquella muchacha. Mi ya exaltado corazón comenzó a latir con mayor intensidad.


 


Marte, dame tu fuerza


 


Ante las miradas de confusión en el enemigo que surgieron tras mis palabras, puse mis ojos brevemente sobre el tipo de mirada analítica. Por su posición y aspecto, parecía tener imperium sobre el resto. No comprendía qué clase de magia divina podía hacer de esas luces unas asesinas de hombres, ni qué clase de poder ostentaban sus portadores para hacerlas operar; pero si acababa con la figura en mando, quizá pudiera anularlo. Y una vez todo volviera a las manos, ninguno de aquellos bárbaros podría contra un soldado de Roma


 


« Y en caso negativo, su cuerpo servirá como buen escudo para cargar contra los demás».


 


Así, todo el fervor que la guerra ponía en mí lo bajé a las piernas, y con la lanza en ristre, corrí con valía, sintiendo la Fortuna tras de mí y en el aura en derredor de mi cuerpo y a Tifón emergiendo de mis pulmones en un grito de guerra, hacia el comandante de las tropas.


 


¡Yaaaaaaaarrgh!



ozzIGn8.jpgGeth.gifxCrpXsI.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Loreaux Maestro del Espacio

Publicado
vida restante: 100%

Roderick


 


Spoiler
¿Y ahora qué...? Pardiez... No puedo volver sobre mis pasos, pues sería aniquilado por el camino... murmuro, mirando fijamente las planchas metálicas que componían una especie de carro de metal. Tendría que haber pensado antes en eso. Estaba demasiado centrado en tratar de sobrevivir, supongo. No se me ocurrió que tal vez debía marchar a la carga.


 


tumblr_nnf5jnGLUY1snkggso2_500.gif


 


Maldiciones... no se me ocurre nada. Debo ayudar a los asediados frente a ese avatar diabólico y minúsculo... aferré mis manos alrededor del rifle con bayoneta, y lo utilicé como apoyo al incorporarme. 


 


"Salva a los que puedas". Estoy seguro de que estoy padeciendo algún tipo de alucinación transitoria por parte de un brujo maligno, pero, aún y así...


 


Aún y así, ese grupo parece en un apuro. 


 



 


Y desde luego, el otro bando no está dirigido por un paladín. 

 

Me ajusté el casco.


 


gb8nhCl.gif


 


Salí al envite, cargando con la lanza al frente. Sabía que, si conseguía recortar distancia, sus aparejos no serían efectivos. Por lo que he podido observar, necesitan apuntar, y, si no dista mucho de un ballesta, contra más cercano y móvil sea el objetivo, más complicado será acertarle.


 


¡MORID, INFIELES PAGANOS! grité, a la par que cargaba a la máxima velocidad que podía alcanzar a la par que mantenía un rumbo en zig-zag hacia el enemigo, con la bayoneta por delante.



0M6EnnH.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Big_Boss_Reixen Tingle

Publicado
vida restante: 100%

Dexter


 


Spoiler


Frente a mí se dibuja un monstruo cómo sólo he visto en sueños, un horror de fuera de este mundo tan terrible como los que pueblan mis escritos. 


 


¡Atrás! ¡Cuida de esta dama!. Salid de aquí, ambos.


 


No consigo reaccionar. Mi cuerpo no responde. Mi cuerpo está rígido y mi mente vuela lejos, hacia un lugar extraño y desconocido. Ante mis ojos, el hombre se dispone a enfrentarse a la bestia, sin mostrar temor alguno. Una voz me saca del trance


 


¡Muévase! grita la mujer


 


Sin decir nada, le agarro del brazo con la mano que sostiene el escudo y nos lanzamos a la carrera, dejando atrás al monstruo. Poco a poco el pánico se dispersa y empiezo a pensar con más claridad. «Salva a cuantos puedas». Las palabras retumban en mi cabeza, sin entender de dónde vienen ni qué significan. Finalmente, la mujer y yo llegamos a un sitio apartado, el que podemos escondernos sin que se nos vea mucho. «Salva a cuantos puedas»


 


Quédese aquí  digo a la mujer, y sin creer las palabras que salen de la boca añado  tengo... tengo que salvar a ese hombre...


 


SIn esperar respuesta, rehago el camino de vuelta. «Salva a cuantos puedas»... no me creo capaz de salvar a nadie. Pero, tal vez... si consigo distraer al monstruo, eso sea todo cuando haga falta...


Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Sky Zero Ganondorf

Publicado
vida restante: 100%

oNCcgng.jpg


 


 


3ª Actualización


 


Recordatorio: 2 días para responder (Viernes y Sábado).


 


Seguro surgirán dudas respecto a esto, así que me adelanto a responder. El espíritu aguerrido/precavido puede influir en las situaciones de peligro o combate. Por ejemplo, un personaje con espíritu precavido, normalmente siempre saldrá bien parado en situaciones que requieran sigilo o estrategia , pero, si actúa en combate directo las cosas podrían salir mal. Por otra parte, alguien con espíritu aguerrido, tendrá ventaja si se enfrenta a los problemas directamente sin darle vueltas al asunto, pero el trazar planes o intentar ser sigiloso será contraproducente. Esto no quiere decir que un personaje aguerrido no pueda ser precavido (o lo contrario), sino que simplemente las cosas no saldrán tan bien como saldrían si el espíritu fuera compatible con su forma de actuar.


 


Habrá situaciones que sean más fáciles de superar por la vía cuidadosa que por la vía combativa, o viceversa. La decisión de como enfrentarse a cada una (a sabiendas de lo dicho anteriormente) será cosa suya.


 


 



 


Menkaura


Spoiler


 


Miraste una de las grandes torres poligonales cercanas. Sus cimientos estaban devastados, notaste que podría ser fácil derrumbarlos.


 


Con presteza y agilidad, un plan recorrió tu mente en fracción de segundos. Al hacerlo, sentiste una ligera descarga eléctrica en tu cabeza, que recorrió todo tu cuerpo. En ese momento no lo notaste, pero ligeras chispas emanaron de ti.


 


Rodeaste la columna con tu látigo y tiraste con fuerza. Con menos esfuerzo del que habrías esperado, la columna terminó de fracturarse y dejó que una sección de la gran construcción se viniera abajo. El estruendo atrajo a los muertos vivientes, y la nube de polvo te cubrió por completo. Ahora tenías vía libre para correr y sacarlos.


 


Una quintilla de muertos vivientes fueron los únicos que siguieron su camino hacia los niños. En menos de un instante llegaste junto a ellos. Los observaste por un instante. El varón temblaba de miedo, pero la niña te observaba con una gran impresión plasmada en los ojos. Se notaba su agradecimiento, tan sólo por estar ahí... para ella.


 


Spoiler
Hajime-hamatora-36863084-500-281.gif


 


Te paraste a su lado, interponiéndote entre los muertos y su presa. En tu mente sabías que podrías librarte, a lo mucho, de dos de ellos, así que tendrías que actuar y correr. Sin pensarlo más, usaste tu látigo para defenderte... y entonces pasó.


 


Sentiste tu adrenalina dispararse al entrar en combate. Otra vez esa extraña corriente eléctrica en tu cabeza. Tu cabello se erizó. A tu alrededor, había demasiada estática.


 


270ed7b854d28e63a7b11fa28e142db1.gif


 


 


Hubo un destello cuando blandiste tu arma flexible. Notaste un chispazo y escuchaste el sonido chisporroteante de la electricidad. Ya lo habías sentido hace poco, pero no lo habías notado hasta ahora. De las yemas de tus dedos, brotó un rayo que envolvió tu látigo por medio segundo antes de desaparecer. Ese medio segundo sirvió para impactar con una fuerza descomunal en los cadáveres móviles que tenías delante, dejando el sonido de una centella como un eco en el viento. Los cinco fueron partidos por la mitad de un sólo latigazo, dejando sus restos retorciéndose en el suelo.


 


7iCgKN2.jpg


 


Sorprendido por lo que viste, no te dio tiempo a cambiar de planes. Simplemente te giraste, subiste al niño a tu espalda quien se aferró de ti, gimiendo como un animal asustado, y tomaste a la niña de la muñeca. Corriste de prisa, con tu látigo en la mano derecha.


 


***


 


Corriste hasta alejarte lo suficiente, evadiendo las zonas llenas de muertos vivientes hasta encontrar un lugar seguro. Era un callejón de doble salida, entre dos grandes torres. No parecía haber ningún siervo de Anubis, por lo que decidiste parar, jadeando. Bajaste al niño y soltaste a la niña. Estaban a salvo, y tú... no sabías qué había ocurrido.


 


Levantaste tus manos y las miraste, tratando de indagar que es lo que habías hecho. Cuando sentiste que alguien tiraba de tu ropa.


 


ibRgrO8.jpg


 


Esto... m-muchas gracias te habló esa niña, en una lengua muy parecida al latín. ¿C-cómo ha hecho eso señor? ¿Es usted un ángel? 


 


Tú la miraste, todavía agitado. No entendías del todo sus palabras, pero quizá podrías intentar comunicarte. Observaste al niño, seguía temblando de miedo y de milagro no gritaba.


 


780548b5028a7d6dedb542ceef35693a809b46f3


 


Al notar que clavaste la mirada en él, la niña habló.


 


Ese es... es mi hermano. Nuestro padre... ella desvió la mirada, con un gran dolor plasmado. No es de por aquí, señor. ¿Verdad? Su ropa... es muy extraña.


 


maxresdefault.jpg


 


 


La niña se quedó ahí, esperando una respuesta mientras tu observabas el resultado de tus acciones. Habías salvado a estas dos personas cuando, quiz, nunca antes lo habrías contemplado. ¿Qué estaba sucediendo?


 


Ha sido sorprendente. Es usted muy inteligente, señor Menkaura dijo una voz femenina, hablando en un idioma perfectamente comprensible para ti, con gran cortesía. Observó a los niños. Y tiene un gran corazón.


 


yUoKPEo.jpg


 


Ambos niños lo notaron, y tenían fija la mirada en ella, igual que tú. Había salido de la nada, una mujer. Una mujer vistiendo un ropaje largo, de aspecto pesado y poco resistente. Te observaba con una sonrisa tranquila. Ahora que lo notabas, la vestimenta de los niños era muy parecida a la que esa mujer usaba. No parecía ropa de la ciudad de los muertos, pero... ¿quién eras tú para juzgar como vestían en el otro mundo?


 


La mujer te miró a los ojos, sin acercarse demasiado a ti. Sus movimientos eran lentos. No parecía temerte, pero te guardaba cierta distancia precautoria. Era como si estuviera analizándote, de arriba a abajo. Su rostro lucía sereno, un poco temeroso. Era de piel blanca, tersa, de aspecto suave. Sus ojos azules combinaban perfecto con el rojo de su cabello... cabello de fuego.


 


Finalmente, al terminar de mirarte, sonrió con calidez y te dijo.


 


Señor Menkaura. Este no me parece un lugar adecuado para conversar. Conozco un lugar seguro, muy cerca de aquí. Tal vez... se sienta confundido. ¿Aceptaría mi ayuda? miró a los niños. Esto... supongo que ellos también pueden venir. Aquí afuera no es un buen lugar para los pequeños.


 


Un apretón en tus piernas te causó un sobre salto. Ambos niños habían corrido a esconderse detrás de ti. La mujer de cabellos de fuego rio ante dicho evento, sin tomarle mucha importancia, y te extendió una mano. Tú la miraste con suspicacia. Lo habías notado desde que apareció. Esta mujer desprendía la misma aura dorada que podías ver en ti mismo.


 


Finalmente encontrabas un enlace... una fuente de información. Sin embargo, ¿sería confiable? ¿valdría la pena ir con esta mujer tan extraña? Aceptar la ayuda, rechazarla, atacarla o intentar matarla. Las posibilidades comenzaban a presentarse ante ti. ¿Qué harías?


 


Off:  Has descubierto tu habilidad oculta:


 


  • Eléctrico: Puede producir electricidad desde la yema de los dedos.

 


No hay mayores indicaciones además de lo ya sabido. Toma tu decisión e indica si vas por el camino precautorio o ir por el camino de la muerte y destrucción.


 



 


Saori


Spoiler


 


Te escabulliste entre las sombras con maestría, tratando de alcanzar al hombre para inutilizarlo. Actuaste muy rápido, sin embargo... la peliazul accionó el gatillo de su arcabuz. Y los eventos se desencadenaron. El sonido te impactó, no habías esperado tal detonación. Pero el hombre pareció haberlo previsto. Se movió con agilidad y desenfundó su arma, una katana.


 


Sentiste un fuerte impacto en el hombro, tal vez... haber ido a por todas en una situación como esta habría sido lo mejor. El dolor llegó a ti de inmediato, haciendo que tu adrenalina se disparara.


 


Lo veías todo lento. El hombre corría hacia esa joven con una sonrisa en el rostro. Ella estaba aturdida por haber fallado su tiro. No accionaba de nuevo su arma, por lo que dedujiste que quizá no podía atacar tan rápido por segunda ocasión. En ese momento, tu plan seguía en tu cabeza, por lo que lo único que se te ocurrió fue llevarlo a cabo a como diera lugar.


 


Saliste de entre las sombras, disparada como una flecha. Estabas tan concentrada en tu objetivo, que ni siquiera te diste cuenta como la oscuridad te seguía, avanzaba detrás de tus pasos, como si buscara protegerte. Te moviste mucho más rápido que ese hombre y te interpusiste en el camino de su katana.


 


tumblr_oreuo7inkq1s1p02qo2_400.gif


tumblr_ori35o1T1s1s1p02qo5_400.gif


 


 


El sonido de los metales chocando resonó ante la mirada del atónito desconocido. Habías usado el protector en tu antebrazo. Enseguida, te deslizaste detrás de él y, usando el parasol que llevabas, contigo, lo inmovilizaste en medio segundo con una llave.


 


Sin soltarlo, observaste a la peliazul, quien miraba boquiabierta lo ocurrido. Asentiste con la cabeza y ella, con temor, respondió a tu gesto, clavando su mirada en tu hombro. En ese momento recordaste el impacto. Desviaste tu mirada al hombro y notaste el calor de la sangre fluyendo, empapando tu ropa.


 


Por un momento te sentiste mareada, pero, acostumbrada a las heridas en combate supiste que no podías desvanecerte en una situación así. El hombre estaba inmovilizado. La joven se notaba dudosa, sin saber como actuar. Intuiste que no sabría si acercarse a ti o salir corriendo.


 


sao-ii-sinon1.jpg


 


Estabas pensando en qué hacer a continuación cuando escuchaste pasos acercándose. ¿Serían más problemas?


 


Las ecuaciones eran correctas. Tu porcentaje de éxito fue de 99%. Impresionante. ¿Lo calculaste todo tú misma? o... ¿Fue sólo suerte? dijo una voz masculina, hablando en un japonés perfecto.


 


El hombre bajo tu llave hizo un gesto de incomodidad, tratando de girarse para ver qué ocurría, pero tú apretaste con más fuerza el agarre. La joven de cabello azul, tenía fija la mirada en un punto detrás de ti. Giraste tu vista. Había salido de la nada. Un hombre vistiendo una prenda blanca y larga te observaba con una sonrisa; a ti, a tu presa y a la joven que habías salvado.


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


HwCPlGt.png


 


Hmmm, tal vez si hubieras atacado sin pensar demasiado, habría sido más fácil añadió, observando la escena. Tenía un parche en el ojo derecho. Se encogió de hombros. Pero el resultado me complace. Ahora... me gustaría saber, ¿qué harás con ellos?


 


eg8u7NB.gif


 


Notaste un breve destello en su ojo, como si le interesara sumamente tu respuesta. E hombre se quedó ahí, observando. El dolor en tu hombro seguía latente, y la sangre emanando. La joven de pelo azul lucía preocupada, con la mirada en tu herida, mientras que el agresor que habías detenido se retorcía, tratando de librarse de tu agarre. Observaste a ambos...


 


tumblr_oreuo7inkq1s1p02qo6_400.gif


 


d3ea569a7cd51b7c0108feaeb735ab5b908ffb78


 


Atacar, conversar, tratar de huir, pedir ayuda... aún no pensabas qué hacer. Además, había algo en el hombre del parche que te había llamado la atención desde el primer momento en que lo viste. Él... desprendía la misma aura dorada que habías visto en ti.


 


¿Qué estaba pasando aquí?


 


Off: Lograste mantener con vida a ambos personajes. Para conversaciones no será necesario definir un estilo precavido/aguerrido. Si decides escapar, huir o tomar alguna acción que implique dejar el área, recuerda que sí debes indicarlo (ya sea on/off rol).


 



 


Publius


Spoiler


 


¡Yaaaaaaaarrgh!


 


Gritaste, mientras corrías con aquella lanza al frente, apuntando hacia el hombre de edad avanzada. Lo viste durante un breve instante, y él también lo hizo. Las miradas se cruzaron justo antes de que...


 


YUQW3sE.jpg


oMLtYLW.png


zfCmpFS.jpg


 


 


Spoiler


tumblr_m9ygadv51L1r0bp2co1_500.gif


 


 


 


 


Spoiler


 


AtZig5s.png




 


La sangre comenzó a escurrir desde el cuerpo de aquél hombre hasta manchar tus manos. Lucía sorprendido, como si no hubiera esperado lo que ocurrió. Quizá no te habías percatado, pero te habías movido mucho, muy rápido. El hombre cayó de rodillas, tomando con sus dos manos el objeto que lo atravesaba y soltando el arma pequeña que había sacado del bolsillo. Te miró antes de caer en las garras de la muerte, luego miró a la dama y a los soldados que estaban boquiabiertos, apuntando aquellos objetos alargados hacia ti, pero temblando de miedo.


 


S-sálvala alcanzó a pronunciar antes de ahogarse con su propia sangre y caer en el suelo.


 


Había hablado en un idioma que no alcanzaste a comprender, pero te resultaba familiar. Quizá algún idioma de las tierras del norte de Roma.


 


Alguien gritó y tus sentidos volvieron a encenderse. Veías a los hombres de verde titubear. Tal vez habría servido tu táctica, haber tirado a su cabecilla para crear confusión.


 


Sin perder tiempo, te preparaste a luchar contra ellos.


 


ac5e57e273f295332e756cd12809f9307d98ff7a


 


 


Con tus manos aún manchadas de sangre, te colocaste en posición y ellos dieron un paso atrás. Te temían. Te preguntabas por qué, pero no era momento de cuestionar la benevolencia de los dioses.


 


Estos hombres no estaban lanzando sus luces de muerte, así que tendrías una oportunidad. No parecían ser guerreros tan bien entrenados como tú, en combate cercano sabías que podrías vencerlos.


 


El cielo se ennegreció con nubes que desataron una gran ventisca. Sonreíste. Los dioses estaban de tu lado. Respiraste hondo y dejaste que tu cuerpo actuara por sí solo.


 


Spoiler


 


untitled-3.gif



 


Sentiste el viento en tu rostro. Fue muy rápido, tanto que habías levantado una cortina de humo. Los hombres de verde salieron despedidos por el aire, dejando una estela de sangre a su paso. Tú... ni siquiera te habías agotado. Miraste tus manos sorprendido. Tus nudillos estaban envueltos en una intensa luz blanca, tangible y afilada. No era la misma aura dorada la cual aún notabas emanando de ti, esto era otra cosa.


 


Sentiste como tu adrenalina se esfumaba al ver a los soldados enemigos derrotados, en el suelo. La luz que envolvía tus manos desapareció, y entonces, escuchaste una voz.


 


Muchas... muchas gracias dijo ella, en un idioma desconocido. ¿Q-quién eres tú? ¿C-cómo hiciste eso?


 


d6f95ec132bee4cc53195c5361ad0d0991c397dd


 


No habías entendido ni pio de lo que había dicho, pero se veía muy agradecida por tu acción.


 


Miraste a tu alrededor y sólo encontraste muerte. La ventisca que había aparecido de la nada se convirtió en una tormenta. Comenzaba a hacer mucho frío. A lo lejos seguías escuchando aquellos ruidos de muerte (los disparos), pero no parecía haber ni un alma cerca.


 


Y entonces viste una luz. Fue un breve resplandor, pero lo viste claro antes de que desapareciera. Centraste tu atención en esa dirección, y ahí, a la distancia, se distinguían algunas edificaciones. ¿Un poblado quizá? Observaste a la mujer, quien se abrazaba a sí misma con sus dos manos. Tenía frío, igual que tú.


 


¿N-no me entiendes? preguntó, ladeando su cabeza; acto seguido, levantó sus manos (aún atadas) y se señaló a sí misma. Marín...  Mariiiin. Te señaló. ¿Tú?


 


Off:  Has descubierto tu habilidad oculta.


 


  • Luminiscencia: Puede materializar y solidificar luz desde la palma de las manos.

 


No hay mayores indicaciones además de lo ya sabido. Toma tu decisión e indica si vas por el camino precautorio o ir por el camino de la muerte y destrucción.


 


 



 


Roderick


Spoiler


 


y6zcQea.gif


 


 


Nubes negras envolvieron el campo de batalla, cual cortina de oscuridad. El rugir de los truenos comenzó a hacer que la tierra vibrara. Tus entrañas se unían a la emoción del cielo, haciéndote vibrar por igual.


 


¡MORID, INFIELES PAGANOS!


 


Gritaste mientras corrías hacia el bando enemigo. Tu grito de guerra te llenó de valor y la adrenalina se te disparó. Todos los presentes quedaron aturdidos por un breve instante. Te moviste rápido, mucho más de lo que habrías esperado. Viste aquellas luces acercarse a ti, las luces de muerte, pero no te acertaban.


 


Alcanzaste a los primeros soldados enemigos y los degollaste con impecables movimientos de tu improvisada espada (la bayoneta). Te moviste entre ellos hasta que escuchaste una risa que hizo que la sangre te hirviera. Una risa aguda y tétrica.


 


JAAAJAJAJA ¿ES ESTA UNA BROMA? ¿USAS TU RIFLE COMO UNA ESPADA? gritó la pequeña y molesta rubia con palabras que pudiste comprender. No eran igual a las tuyas, pero si muy parecidas a tu idioma natal. TE VOY A ENSEÑAR A USAR UN RIFLE.


 


Escuchaste una detonación, igual que un rayo, y notaste una luz.


 


g5jwVSo.jpg


 


Ahora lo comprendías, finalmente entendías. Estas armas disparaban rayos letales.


 


La pequeña demonio comenzó a disparar con animo de acabar contigo. Usaste los cuerpos de sus compatriotas para cubrirte, pero a ella no le importó dañar a sus propios aliados. No tenía honor, y eso encendía tu alma.


 


«Rayos... esos rayos eran un verdadero incordio pensaste». Tu alma estaba encendida por el combate, tu espíritu de guerra rugía alto, junto con la tormenta que envolvía el campo de batalla.


 


Y entonces, como si obedeciera a tus más profundos deseos... una lluvia de rayos se cernió sobre el campo de batalla.


 


Spoiler


 


0kKVF5V.jpg


 


Spoiler
tumblr_mzkiyj2yj61snveiyo1_500.gif


 


Spoiler
AvNr292.jpg


 



 


Fulminante y letal, los rayos cayeron sobre aquellos a quienes deseabas vencer. Un mar de gritos envolvió la zona, en un espectáculo de luz y destrucción... hasta que el último de ellos hubo caído. ¿Qué había sucedido?


 


Sorprendido y boquiabierto, te quedaste mirando el suelo lleno de cuerpos humeantes. Caminaste entre ellos, todavía temblando por la impresión que te había causado la lluvia de rayos. Observaste en la otra dirección y pudiste ver al batallón que habías ayudado, igual de sorprendido que tú. Diste un paso entre los cadáveres y sentiste algo sosteniéndote por el pie. Miraste al suelo.


 


V-voy a... V-voy a matarte... asqueroso... impuro te dijo la voz de esa niña. Se arrastraba por el suelo, luchando por su vida. Je... jejejeje. Te llevaré... con... 


 


 


hqdefault.jpg


 


Sonreía y hablaba muy segura de sí misma, pero no podía más. Sus ojos se cerraron y dejó de moverse. Notabas que apenas podía respirar, estaba al borde de la muerte.


 


Escuchaste pasos acercándose hasta donde estabas. Eran los soldados a quienes habías ayudado.


 


5rvEPLU.jpg


 


Thank you so much for your help, weird man dijo un hombre, hablando en un idioma que no comprendiste. We owe you our lifes. 


 


El hombre se acercó a ti con una mirada de agradecimiento. Uno de sus camaradas apuntó aquella arma, que la niña había nombrado "rifle", hacia el cuerpo de cabello rubio que yacía en el suelo, inconsciente; claramente esperaba la orden para acabar con su vida. El hombre de pelo rojo parecía ser el que daba las órdenes. Te observaba.


 


Esos rayos han sido un verdadero milagro, pero admiro tu coraje. Siguió hablando, en ese idioma que no entendías. Tenemos un campamento militar cercano, eres bienvenido si es que necesitas algo.


 


Ladeaste la cabeza, sin comprender, fue entonces cuando el hombre se dio cuenta de que no lo entendías. Frunció el ceño y suspiró. Entonces se señaló a él mismo, luego a sus hombres, te señaló a ti e hizo una señal de invitación para que fueras con ellos. No sabías si podías confiar en estas personas, pero te habías jugado todo por este bando. ¿Aceptarías esta oferta o la rechazarías para  seguir tu propio camino? De rechazarla, ¿a dónde irías ahora?


 


Diste una última mirada a la rubia que yacía en el suelo. Si la dejabas ahí moriría, sin mencionar que estos hombres querían matarla.


 


Off: Para conversaciones no será necesario definir un estilo precavido/aguerrido, pero cuando decidas atacar, huir o tomar alguna acción que implique dejar el área, recuerda que sí debes indicarlo (ya sea on/off rol).


 


nbsp;



 


Dexter


Spoiler


 


 


tumblr_op6u1o0e071sq2k8uo2_540.gif


 


Aquí estaremos a salvo escuchas la dulce voz de la joven, ahora lejos del peligro. Todavía temblaba de miedo, pero sabías que estaría bien. Por otra parte...


 


Spoiler
AAgPkwn.jpg


 


Otro rugido te hizo temblar de pies a cabeza.


 


Quédese aquí dijiste a la mujer, y sin creer las palabras que salían de tu boca, añadiste: tengo... tengo que salvar a ese hombre...


 


Sentiste la adrenalina corriendo por tu cuerpo y desatando un impulso guerrero en ti. No estabas acostumbrado, pero la situación endemoniadamente increíble te hacía actuar de formas que jamás habrías imaginado.


 


Te moviste más rápido de lo que pensaste que podías, aún incluso con el pesado escudo a cuestas. Mientras corrías, escuchabas la ira del dragón siendo expulsada en forma de llamas. Tu escudo te sirvió para mitigar el daño, pero notaste un intenso dolor en las piernas. Tropezaste, rodaste, te levantaste y seguiste corriendo. Miraste al frente, ese hombre seguía de pie. Jadeaba, había logrado esquivar la llamarada, pero lucía malherido. Al ver que te acercabas a la escena, se sorprendió.


 


guts.jpg


 


¿Por qué volviste? ¡Huye! gritó justo un momento antes de que el dragón lo golpeara con la cola, arrojándolo varios metros por el aire. El dragón ahora te había notado y se centraba en ti.


 


Seguiste la trayectoria del hombre con la mirada, hasta que golpeó el suelo. Aún se movía tras la caída. Lo supiste, estaba vivo gracias a ti. Pero ahora... esta bestia...


 


Spoiler
3fFV4ZD.png


 


Abrió sus fauces y una bola de fuego se iluminó. Lo sabías. Volvería a atacar. Tus piernas ya no se movían. Sentías tu carne aún ardiendo por el último ataque de la bestia. Caíste de rodillas, pusiste el escudo delante de ti para evitar su envite, y esperaste unos segundos... pero nada ocurrió.


 


Aún con temor, levantaste la mirada y observaste. El dragón no se veía, pero aún se escuchaba. Una bruma negra envolvía todo el lugar. Ahí, descendiendo del cielo, apareció un hombre que despedía un aura dorada (igual a la tuya). La oscuridad misma parecía provenir de aquel ser, quien al verte, pronunció unas palabras de desprecio.


 


XraUwp9.gif


 


Levántate, Strangelove dijo él. No es momento de enfrentar a esa criatura.


 


La oscuridad era tan profunda, que parecías estar flotando en la nada misma.


 


No malinterpretes esto. No he venido a salvarte. Estoy aquí por mi propio beneficio... así que vete de aquí, antes de que me arrepienta.


 


Tras sus últimas plabras, la oscuridad se desvaneció, abriendo paso a la luz y a la presencia del gigantesco dragón. El hombre de cabello negro te dio la espalda y miró cara a cara a esa criatura.


 


q2cxAwi.jpg


 


Tsk... menudos problemas en los que me meto murmuró de forma apenas audible... y se lanzó con una increíble potencia de ataque hacia la bestia.


 


vCtRZsG.gif


 


Lo viste volar en el aire y utilizar la oscuridad misma como un arma. Era tan fuerte, que podía esquivar los ataques del dragón e incluso hacerlo retroceder a través de poderosos golpes impactados en el cuerpo de la criatura. Sin embargo... no parecía que fuera a poder vencerlo. Tal vez... ¿te estaba dando tiempo para escapar?


 


No tenías idea de quién era ese extraño ser. Tú eras un hombre de ciencia... todo esto parecía un sueño. No... una pesadilla.


 


Los sonidos de la batalla te hicieron reaccionar. No sabías cuanto tiempo podría aguantar ese misterioso hombre contra el dragón. Tus piernas dolían, estaban en carne viva, pero tenías que salir de ahí.


 


¡Ven conmigo! sentiste una mano en tu hombro, ayudando a levantarte. Era la mujer que habías ayudado antes, estaba a tu lado. Vamos, arriba. Hay una aldea cerca de aquí. Todavía sigue en pie.


 


alicetelia-february-foto.jpg


 


Con dificultad, te ayudó a ponerte de pie. Dejaste caer el escudo y te apoyaste en ella. Muy cerca de ahí, se observaba el cuerpo del hombre que habías tratado de ayudar antes. Todavía se movía, seguía con vida, pero se veía en muy mal estado. La mujer sólo pensaba ayudarte a ti, pero quizá podrías pedirle que también lo ayudara, a costa de perder algo de tiempo. ¿Qué es lo que harías?


 


 




lQTYQjd.gif

"Vengo a ti con las manos vacías, no tengo armas, pero si me veo obligado a defenderme, a defender mis principios o mi honor, si es cuestión de vida o muerte, de derecho o injusticia, entonces, aquí están mis armas, mis manos vacías"

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

er_john Maestro de la Realidad

Publicado
vida restante: 100%

Hanamichi Saori


Spoiler



 


 


Hmmm, tal vez si hubieras atacado sin pensar demasiado, habría sido más fácil dijo el tipo, observando la escena. Tenía un parche en el ojo derecho. Se encogió de hombros. Pero el resultado me complace. Ahora... me gustaría saber, ¿qué harás con ellos?


 


Heh fue mi primera respuesta. Una falsa risa en un tono que trataba de aparentar superioridad y control, emitida mientras apartaba la mirada del pirata para volver a observar a los otros dos individuos.


 


El tipo pelirrojo, atrapado debajo de mí era mi prioridad, debía encargarme de él ahora mismo. Si se conseguía soltar acabaríamos en problemas. Solo necesitaba unos segundos. Los justos para asegurar la posición de agarre que tenía sobre él, para recobrar la energía y para aunar la fuerza de voluntad necesaria para lo que iba a hacer. A parte de todo eso, el disparo me había pillado muy por sorpresa. No entrar en pánico era primordial. Y aunque mantener la calma y actuar de forma serena era fundamental lo cierto es que era muy consciente de la clase de secuelas que dejan esta clase de armas. Fuera como fuese, lo único seguro era que tenía que actuar deprisa si quería tener una posibilidad conservar mi brazo.


 


La cuenta atrás ya había comenzado.


 


Levanté la mirada hacia la chica, aun paralizada sin saber qué hacer. Por como miraba mi herida, estaba claro qué es lo que estaba pensando. También, por cómo se había desarrollado todo, era sencillo deducir cuál era su experiencia en batalla, cuál era su habilidad con el arcabuz y cuál era la posibilidad de que pudiera ser una amenaza para otra persona. Probablemente la respuesta a estas tres preguntas fuera la misma: cero.


 


Sin embargo


 


Cuando un segundo después dejó de mirar la sangre que brotaba de mi hombro y pasó a mirarme a los ojos, le ofrecí la sonrisa más reconfortante que pude.


 


UCsKPaI.jpg


 


«Estas cosas pasan, niña», pensé para mis adentros mientras giraba de nuevo la cabeza hacia abajo para asegurarme de tener bajo control al pelirrojo. Y entonces alcé la voz, respondiendo al hombre de capa blanca.


 


Atacar sin pensar ¿eh? ¿Sabes qué es lo que ocurre cuando atacas sin pensar? Que atraviesas de un cañonazo el brazo de una persona distinta a tu objetivo. Así pues, permíteme seguir tus consejos cuando me apetezca morir o provocar daños colaterales comenté de forma resolutiva mientras comenzaba a cambiar la postura de agarre que tenía sobre el pelirrojo, desplazando mi pie o mi rodilla izquierda hasta su nuca o espalda alta. Y escúchame: no respondo a preguntas de gente que no se presenta antes de hablar, ni de gente que no responde a las mías primero añadí de forma tajante en tono severo.


 


4qITHDa.jpg


 


Según seguía hablando había aferrado con más y más fuerza el parasol. Si era capaz de mover mi brazo izquierdo si la bala no había fulminado mi brazo al momento o si la adrenalina y la fuerza de voluntad reunida en estos segundos me permitían superar el dolor, lo movería también hasta agarrar el parasol como pudiera. Y me prepararía un segundo más. Solo un segundo más...


 


Lo único que si voy a responderte es que la suerte no ha jugado ningún papel


 


Y en ese momento, sin terminar de hablar para pillar desprevenido al pelirrojo, con toda la fuerza que era capaz de ejercer y asegurándome de bloquear su movimiento con el pie que había colocado en su nuca, di un tirón hacia abajo del parasol en un movimiento seco y rápido, utilizando tanto la musculatura de mis miembros superiores como la de mi abdomen, doblándome para maximizar la fuerza al mismo tiempo que concluía la frase dejándo salir todo el aire de mis pulmones..


 


AAAAAAAHHHH-QUIIIIIIÍGGGGHHH  AAAAAAAAAGGGHH!!!


 


El grito fue desgarrador, probablemente debido al dolor que me provocaba el brazo herido. O quizás, porque a mi grito se sumó el de un hombre que había notado como su muñeca y su hombro se habían salido bruscamente del lugar que les correspondía, sobre extendiendo y desgarrando en su camino los ligamentos que normalmente mantenían esas articulaciones en su sitio. Provocando un dolor incluso más intenso que el mío.


 


Por seguro trataría de revolverse. Pero para eso había colocado mi pierna en su cuello. Lo contendría, y en ese mismo momento soltaría el parasol. Dejarle retomar el control de su articulación probablemente lo llevaría a tratar de llevarla a una posición menos dolorosa. Y esa sería mi oportunidad para, alzando por última o penúltima vez el brazo derecho, asestarle uno o dos golpes contundentes en la nuca con el protector del dorso de mi mano, con intención obvia de dejarlo inconsciente.


 


Con todo esto pretendía, como mínimo, no ser la única en esta trifulca capaz de utilizar solo uno de sus brazos. Y si todo salía bien, tendría un problema menos del que preocuparme. Durante toda esta operación no presté atención a nada ni nadie más que él. Debía asegurarme de que no se zafase. La chica no haría nada, y el desconocido de pelo negro hablaba de porcentajes y éxito, y además no era como el resto de los presentes. Era como si observase esto desde una ventana. Desde fuera del lugar. Mi instinto me decía que no iba a intervenir.


 


Debía confiar en que no intervendría.


 


 


 


Si todo sale bien:


Spoiler


Me levanté con la mano en la herida, apretándola para frenar la salida de la sangre, rabiando de dolor probablemente. Entonces dirigí una mirada al tipo de blanco.


 


No tengo mucho tiempo, como verás mencioné de forma seca, levantando las cejas mientras desviaba un segundo la mirada a mi hombro herido, señalándoselo. Así que Mis preguntas: ¿Quién eres? ¿Qué es el brillo dorado? ¿Qué hago aquí? ¿Qué lugar es este? Y ¿tienes por ahí alcohol, unas vendas y una cuerda? Añadí finalmente aprovechando el momento.


 


Le hablé mirándolo a los ojos, o al ojo más bien. Él parecía tener la información. Por cómo funcionaba el mundo, dudaba que me la diese. Sin embargo él también brillaba en dorado. Existía una pequeña posibilidad de que hubiese venido aquí a por mí. A recogerme o guiarme. Hablaba mi idioma al fin y al cabo, y su primera intervención no había sido tratar de destruirme, sino que más bien había parecido condescendientemente satisfecho conmigo por mi forma de actuar.   


 


Mientras me respondía (o no), me percaté de la Katana del pelirrojo. En sus manos era un objeto peligroso. En las mías también. Pero prefería ser yo la que tuviera la herramienta. La tomé del suelo y la enganché al cinto como pude. Mientras lo hacía, voví a mirar a la chica. Nuestras miradas se cruzaron y aproveché para primero señalar con la mirada el cuerpo inconsciente del tipo, seguido justo después de un gesto juntando mis muñecas un segundo, como si llevara unas esposas. Era más probable que ella tuviera una cuerda a que la tuviera el tipo del parche. Hice todo esto deprisa, para no dejar sin presionar la herida demasiado tiempo.


 


Una vez terminada esta conversación, mis intenciones respecto al pervertido y a la niña quedarían claras. Quisiera o no. Mis actos me delatarían. Si con suerte el tipo desconocido hubiera respondido a mis preguntas y sus respuestas me hubieran convencido, yo pasaría a responder la suya mientras me ponía en movimiento. Si su respuesta no fue satisfactoria, no tomaría yo la palabra, pero mi vía de acción seguiría siendo la misma.


 


Comencé a hablarle. Mi respuesta era sincera, reflejando exactamente lo que pretendía hacer. Las palabras salían rápido de mi boca. No era una conversación lo que estaba ofreciéndole, sino una sucesión de afirmaciones que pretendía reducir el tiempo de interacción al mínimo.


 


La chica no merece morir. Estaba defendiendo su territorio. Disparó por miedo probablemente. Requiere entrenamiento para utilizar eso que tiene en las manos efectivamente y ser capaz de defender su vida, y la de otros. ¿De quién? De los demonios andantes que hay por toda la ciudad. Y de gente como este dije señalando al pelirrojo. Este individuo merece la muerte por lo que ha intentado hacer. Sin embargo Solo mato bajo dos circunstancias: Cuando es mi misión y cuando no matar me aleja de mi objetivo. Un cadáver es una pista y un motivo más para el enemigo. Y además, matar sin motivo es una desgracia.


 


»Por eso, me gustaría comunicarme con él y verlo comportarse en un entorno controlado. Si demuestra ser basura, conocerá la muerte. Si no, quizás aún quede esperanza para él.


 


Lo cierto era que trabajar como espía te hacía desarrollar un pensamiento lateral muy poderoso. Los mensajes que nos dejamos unos a otros son como adivinanzas. Tienen más de una lectura y esconden mucho más que lo que parecen ser de forma literal. Por algún motivo, salva a todos los que puedas parecía esconder más significados que el básico. No solo puede salvarse de la muerte a alguien. Sino también puede salvársele de caer a la oscuridad. De dejarse llevar por la espiral del odio y el caos. Quizás también pudiera salvarse a este hombre. Y quizás este hombre pudiera salvar a otros. No lo sabía. Debía descubrirlo.


 


La respuesta que el tipo de blanco me diera indicaría el final de la conversación. Mi herida y la posible cercanía de demonios. Era un peligro que requería salir huyendo cuanto antes. Mi intención era arrastrar entre la chica y yo el cuerpo del joven atado de pies y manos hasta algún lugar seguro, a ser posible el escondite de la niña (me ha hecho la herida, más le vale ofrecerse a curarme X-D), allí extraer la bala, desinfectar y vendar la herida. Y una vez todo esto hecho descansar un poco.


 


Aunque esta es solo mi idea a largo plazo, probablemente no todo saliese tan bien como planeaba.




Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

fireshot94 Maestro Universal

Publicado
vida restante: 100%

Menkaura


 


Spoiler



 


 


7iCgKN2.jpg


 


«¿Có-cómo...?»


 


La pregunta seguía dando vueltas en mi cabeza mientras corría con los niños detrás mío. «¿Eso había sido acaso electricidad?, ¿la propia energía de las tormentas, en mí?» era lo único en lo que podía pensar. Me descuidé, buscando dónde refugiarnos, pero finalmente llegamos a lo que parecía un callejón. Bajé al niño, pero no presté atención en exceso a lo que me decían. Esa aura dorada que me rodeaba desde que llegué a ese mundo, esos niños no estaban rodeadas en ella. Tampoco los adultos que huían de los no-muertos hacía unos minutos. Y yo que estaba imbuido en esa energía, había hecho... ¿magia?, ¿sin pretenderlo?


¿Qué está pasándome?... murmuré en copto, pero miré a los niños detrás al notar mi tono de preocupación. Eran jóvenes, ambos. El niño estaba por entrar a gritar en cualquier momento... era una debilidad seguir llevándomelos conmigo, pero... antes de poder seguir mi línea de pensamiento, otra voz habló. Me di vuelta, látigo en mano, y vi a la mujer de cabello rojo. Nunca había conocido a una antes, pero sabía que en Britannia y el Imperium Gallarium había mujeres que tenían ese color de pelo. ¿Estábamos en Europa acaso, realmente dentro de la República Romana? Y al igual que yo, su cuerpo estaba cubierto de energía dorada, levantando mis instintos inmediatamente, pues no podía asegurarme de qué sería capaz de hacer alguien que llevara más tiempo que yo con esas habilidades, No obstante, aunque había mucho que podía intentar deducir de su cuerpo, sus palabras fueron el mayor impacto. Primero, el idioma. Podía comprender su lengua, cosa que facilitaba un poco la situación. No obstante, la verdadera alarma, vino luego. Mis ojos se ampliaron, durante unos segundos, perdí la concentración antes de poder reafirmarme. Mi mano derecha se afirmó más sobre el látigo a medida que la mujer hablaba, asegurándome de no perderla de vista.


 


Para cuando terminó, sus palabras giraban en mi mente. No obstante, ser impulsivo no me serviría de nada, ser precavido era lo que me había mantenido con vida hasta ahora, y debía seguir de esa forma. Pero no confiaba en esa mujer. Era ridículo confiar en ella dadas las circunstancias. Dado lo que ella misma había dicho. Sin perderla de vista, me quité a los niños detrás con un movimiento suave, apenas avanzando un paso hacia la mujer. Seguía fuera de mi alcance, y del de mi látigo. Detuve mi mirada en el suelo. Fuese lo que fuese, era algún tipo de piedra, no obstante, no había polvo en esta zona, ya que el callejón seguía de pie, los muros habían aguantado. Si hacía ruido con el látigo para apresarla, el ruido alertaría más de los no-muertos. Si creaba una situación violenta, el niño gritaría y terminaría en la misma situación. Entrecerré los ojos un segundo, y finalmente sonreí. 


 


Podría equivocarme, pero... los dioses realmente me protegen al tener la chance de que alguien me explique lo que ocurre con un movimiento lento de mi mano izquierda, saqué el recipiente con agua que llevaba entre mi ropa, y lo abrí para beber un sorbo, sin quitarle los ojos de encima a la mujer. Cuando terminé de beber, consciente de que ella prestaría más atención al látigo que a mi mano con el agua, sólo necesité un ademán. 


 


Con un movimiento rápido de muñeca, dejé caer un chorro de agua frente a ella, mojando apenas sus pies... pero eso no era lo importante. Lo más importante, el pequeño charco, estaba al alcance de mi látigo. Antes de que hablara, volví a hablar yo, manteniendo nuestra conversación en latín.


 


Pero ya en las últimas horas descubrí que me equivoco en demasiadas cosas. Una de ellas al parecer fue creer que podía mantener mi nombre oculto... ya que desde que entré a esta ciudad, a nadie le dije mi nombre.


 


Thoth.Caduceus.full.1656254.jpg


 


Sólo hay una forma en la cual puedes saber mi nombre, mujer, y es sabiendo mi procedencia. Y todo lo que sé sobre cómo terminé en este lugar, es que alguien puso un cuchillo en mi garganta, y probablemente me asesinó. Desperté sólo y con magia, y al parecer también puedes hacerla. Tres opciones: la primera, y la menos probable, eres una víctima más que fue atacada por el mismo perpetrador, y de alguna manera todas las víctimas conocen a las futuras presas de mi asesino.


 


»Opción dos, estás en contra del perpetrador que me asesinó, no obstante conoces lo suficiente de su modus operandi para saber sobre sus víctimas. Por lo tanto viniste hasta aquí para observarme y ver si valía la pena o no ayudarme.


 


»Opción tres... dije, apenas moviendo la mano de mi látigo , trabajas con, o mejor aún, eres, el perpetrador. Y de ser ese el caso, me nace la pregunta de por qué en el nombre de Setesh debería hacerle caso a la persona que me quitó la vida y me secuestró de mi hogar.


 


Volví a mover la mano del látigo, pero no de forma brusca. No podía asegurar que esa persona realmente fuese un problema para mí, pero no iba a caminar como un idiota rodeado de desconocidos a vaya saber dónde.


 


Claramente el objetivo final de quien quiera que me asesinó era traerme hasta este lugar. ¿Morir y terminar en una ciudad de muertos? Quizás, ¿morir y descubrir que tengo magia pero no así todas las personas en este lugar? Eso no es casualidad, es causalidad. Hay un plan más grande de fondo, y no voy a moverme en ese tablero por alguien que no sea yo mismo, a menos que me expliques qué está pasando aquí. Y me temo que me lo explicarás, porque tanto si trabajas con el perpetrador, como si estás en su contra, por alguna razón me necesitas o te soy útil. No puedo confiar en ti hasta que me expliques, para empezar, por qué estoy aquí; luego, cuál es tu nombre, y tercero, tus poderes.


 


»No tengo problema en que comencemos a caminar para ir a "un lugar seguro", pero te mantendrás al alcance de mi látigo. No tengo motivos para dañarte, ya que necesito información; si estás tratando de usarme, al menos tendrás una oportunidad en caso de que yo falle el golpe. De lo contrario, nuestros caminos se separan en este punto, mujer. 


 


Observé su mirada. Por lo pronto, necesitaba analizar su reacción para suponer qué hacer. Había confrontado piratas y bandidos en mis años en Alejandría, tanto por peleas en el Faro como disturbios en las afueras de la Biblioteca, pero nunca había estado solo en esas ocasiones. Ahora todo mi apoyo, si es que realmente podía confiar en ellos, eran dos niños que no podían cuidar de si mismos. El problema con la mujer era, no sólo la aparición repentina y conveniente, no sólo que supiera mi origen, sino que dos niños tuvieran una respuesta tan instintiva como esconderse de ella. «¿Si intentaba amenazar con que iba a matar a uno de los niños si no me decía algo creíble revelaría su verdadera moral? Quizás, las mujeres tienen instintos maternos después de todo,no importa el lugar del mundo.». Pero nada de eso quitaba que cometer un error de confianza con ella podría, en lugar de matarme, ponerme exactamente donde quien me quitó la vida deseaba que estuviera. Tenía que ser más precavido que ella, advertir antes de amenazar, requerir antes de exigir... y prepararme para matar si llegábamos a esa situación.


 


 


[Off: Por si no se entendió, Menkaura lo único que hace es ponerla al alcance de su látigo al mojar el suelo, como conductor de electricidad, pero no está activamente amenazándola ni en una postura violenta. Está siendo todo lo precavido que puede, no obstante acepta empezar a dirigirse a "un lugar seguro", mientras ella como buena fe se mantenga a distancia de su látigo, mostrando que no tiene motivos para desearle ningún mal a él, Menkaura tampoco va a hacerle nada.


 


Y si todo se pudre, "Indignation" a la pelirroja :sisi: ]




fireshot.gif

 

The truth shall appear while you can face yourself.

 

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Geth KinValinator

Publicado
vida restante: 100%

Publius


Spoiler


Pk3NoTt.gif


 


 


«Mis ojos me engañan ¿Cómo?».


 


Observé con gran asombro la luz que recubría mis manos mientras la mente aún adolecía por dar crédito a lo que había acontecido. El cielo ennegrecido de cara a mis enemigos; moviéndome más rápido que un caballo númida; mis manos más cortante que una gladius. No cabía duda alguna: mis plegarias habían sido escuchadas. El mismo Marte había bajado a la tierra de los mortales para darme su bendición.


 


Y en un momento, tal como vino, el favor divino se fue. Mi corazón perdió cierta exitación, pero no noté cansancio alguno. Sin embargo, aquella furia climática que se hubo convocado a mi favor ahora calaba hasta los huesos. Después de todo, volví a recordar, ni los harapos de mi  propia ropa quedaban sobre mí cuando desperté.


 


Muchas... Muchas gracias. ¿Q-quién eres tú? ¿C-cómo hiciste eso?


 


Me giré para mirar con gravedad a la mujer. Para mi profunda desdicha, no pude comprender lo que aquellos sonidos significaban. Por desgracia, parecía que había ido a parar a una guerra entre bárbaros, a juzgar por su extrañez, muy lejana a Roma.


 


 


83a328c427694f5d9924869732cbd3cb.gif


 


 


Barbarus Que Minerva me ayude si alguna vez auxilio a uno.


 


Tomé cuenta del alrededor nuevamente y eché la mirada a la lejanía del campo de batalla. Los ecos de los tambores de la guerra continuaban resonando por todo el lugar, pero entonces vi como Júpiter indicaba con su dedo algo a la distancia. Sólo sería un poblado bárbaro, pensé, pero si el padre de todos los hombres quiso que allí fuera, entonces no había otra acción posible.


 


¿N-no me entiendes? Marín... Mariiiiin. ¿Tú?


 


Ignorando a la hembra, devolví mi atención a los cuerpos inertes de los soldados, y comencé a hacer mano de su equipamiento. Me acerqué primeramente al supuesto cabecilla, y tomé su abrigo y aquella extraña L metálica presumiblemente mágica que dejó caer. Tras ello, despojé a uno de los infantes de su cinto, colocándomelo a la cadera, y guardé la L dentro de la extraña túnica abierta. Me hice también con una especie de espada corta que portaban, así como una de sus lanzas de muerte y un casco.


 


Me detuve a examinar la forma de la lanza. Sujetándola como había visto hacer al enemigo, investigué de qué manera podría uno accionar la magia de destrucción que tenía dentro. La apunté a la muchacha, y comencé a rogar a Quirino en mi interior para ver si surtía efecto.


 


«Salva a cuantos puedas», me cruzó oportunamente aquel pensamiento venido del Olimpo. Me volví a percatar del áureo que me rodeaba en ese mismo momento, y la duda inundó mis brazos, causando que bajaran. Si la piedad de los dioses se extendía hasta tan lejos de Roma, tenía que acatarlo: yo sólo era un conducto para sus mercedes.


 


Me volví una vez más a los cadáveres y cogí una de sus chaquetas. La lancé a los pies de la mujer como muestra de buena voluntad. Entonces, cuando pude acercarme, desenvainé la espada corta con cuidado y lentitud, y la usé para cortar sus ataduras. Me quedé la hoja: si algo sabía un hombre romano es de no fiarse de mujeres bárbaras, menos aún de armarlas.


 


Apunté con el dedo a los edificios sobre el horizonte.


 


¿Rus? ¿Urbs? entonces hice un gesto señalando todo el terreno y lo que hubiera más allá . ¿Roma? ¿Gallia? ¿Ubi?


 


 Esperé a ver la reacción de la muchacha. Tuve pocas esperanzas: más fácil me convertiría yo en rey de Roma que encontraría un bárbaro que hablase latín. Después de aquello, me señalé con el pulgar a mí mismo.


 


Publius, Publius Villius, Gaius Villius fili apoyé el puño en el pecho y luego extendí el brazo hacia arriba y adelante, la palma de la mano mirando al suelo . Salve, Marín.


 


Y sin más dilación, comencé a caminar hacia aquel poblado distante, fuera o no con la compañía de la mujer, con todos mis sentidos puestos en la tierra y mi mente puesta en el Olimpo, venerando a los dioses en gratitud por sus regalos.



ozzIGn8.jpgGeth.gifxCrpXsI.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Loreaux Maestro del Espacio

Publicado
vida restante: 100%

Roderick


 


Spoiler


 


Miré fijamente al tipo pelirrojo, y asentí. No parecíamos ser capaces de hacernos entender entre nosotros. Su lengua me resulta familiar, pero incomprensible. Aún y así...


 


Agradézcale a Dios que en su compasión ha desatado su poder. Su enemigo impío selló su destino con su fiereza animal y conducta demoníaca, más no encuentro honorable asesinar en su inconsciencia a un enemigo cuya destreza marcial, y no sus triquiñuelas, han sido las que han inclinado la balanza a su favor dije, mientras apartaba la bayoneta del soldado de la chica. Aunque fuimos creados en su semejanza, sé que puede ser difícil perdonar, así como hace Dios. El sufrimiento que os haya podido causar, no es excusa para convertirse en un carnicero, más es un paso atrás del noble oficio del soldado, y aquellos que se dedican a sesgar vidas, los verdugos, lo hacen cuando la justicia ha decidido que deben llevar su función a cabo. 


 


»No vale la pena manchar tu alma inmortal con la sangre de los indefensos.


 


Tras el discurso, alcé a pulso a la chica. Até sus extremidades con los cinturones de sus compañeros caídos, y procedí a llevarla como prisionera al campamento.



0M6EnnH.jpg

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Big_Boss_Reixen Tingle

Publicado
vida restante: 100%

Dexter


 


Spoiler


Esta escena es... es... como esos sueños que me atormentan desde que tengo uso de razón. Como esos sueños sobre los que me veo obligado a escribir para recordarme a mi mismo que no son más que ficción... pero esta vez es real. Mis piernas están ardiendo, e irracionalmente, lo único en que puedo pensar es en lo bien que huelen y en lo perturbador que eso resulta...


 


-No... no podemos dejarle atrás. Al hombre de la espada. Está malherido, ¡somos su única oportunidad de salir de aquí con vida!


 


Me vuelvo hacia el hombre, haciendo un esfuerzo para ignorar el dolor de mis piernas y el combate entre el monstruo y el hombre de luz


 


-¡Necesito su ayuda! ¡No puedo cargarlo yo sólo!


 


Si es necesario, me deshago del escudo para ayudar al guerrero, pero mantengo la daga conmigo.



Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

  • Explorando recientemente

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

  • Contenido similar

    • Xvym Dante
      A los aficionados a los juegos de rol creo que les interesará saber que el Pathfinder Wrath of the Righteous, a diferencia del kingmaker, puede llegar a venir en español por mano de la misma desarrolladora. El juego actualmente va por 1.122.207$, y si llega a 1.390.00$ entonces lo traducirán a nuestra lengua además de añadir una raza. Aun faltan 21 días para cerrar el kickstarter, por lo que es probable que se consiga, asi no tendra la comunidad que currarse la traducción por su cuenta como pasa con kingmaker (gracias clandlan).
       
      Pincha aquí, para participar en el crowdfunding.
       

       
      A ver si conseguimos el objetivo de llegar a esa cifra.
    • ElStef
      Buenos dias a todos! Vengo a invitarlos al servidor de Roleplay La Mafia del Poder, Ahorita mismo tenemos abiertas las postulaciones de Mecánico,Guardia Nacional, IMSS. El rol como se piensa es completamente serio LOS INVITO ESPERO SE UNAN Apertura oficial de La Mafia del Poder: Sabado 11 de enero a las 6pm del 2020 https://discord.gg/tTnc2TB El servidor tiene toda la intención de ser exclusivamente de ROL SERIO y todo tipo de antirol o faltas graves en el servidor serán penadas fuertemente por la administración. El servidor cuenta con trabajos únicos y scripts personalizados especialmente para ayudar a mantener tu comodidad en el servidor. TE ESPERAMOS!
    • EGspain
      ¿Qué es Wired Players?


      WiredPlayers es una comunidad de videojuegos con planes para diversos juegos como CSGO, Minecraft, etc.

      Nuestro primer proyecto pasa por la creación de un servidor Roleplay de GTA V. Con un gamemode desarrollado completamente por nosotros, desde cero.


      Pero la cosa no se va a quedar ahí, tenemos muchas ideas tanto nuestras como aportadas por nuestros usuarios que queremos seguir implementando, así que el gamemode va a estar en constante crecimiento, recibirá actualizaciones frecuentes, de manera constante.


      ¿Qué es un servidor Roleplay de GTA V?


      Bueno, mucha gente de por aquí ya sabe lo que es y como funciona porque habrán jugado al GTA:SAMP en su día, pero para el que no lo sepa es un servidor custom de GTA V con una jugabilidad propia y característica, programada por nosotros para permitir una jugabilidad enfocada al roleplay, esto es interpretación de un personaje.


      Dicho de otra forma, te creas un personaje con un trasfondo (su pasado, su historia, personalidad deja volar tu imaginación) y lo interpretas jugando en el servidor, puedes ser quien tú quieras. Los límites los pone tu imaginación.


      Tenemos un sistema de facciones estatales en las que los jugadores que accedan podrán ser policías, médicos/bomberos, reporteros de Weazel News o parte del Ayuntamiento. Y si no te mola el royo legal, puedes crearte cualquier otro tipo de personaje ¿O tal vez un motero buscabroncas? ¿Quizás un mafioso italoamericano? ¡Como hemos dicho antes, los límites los pone tu imaginación!


      Discord: https://discord.gg/SHfUHXp
    • Folguee
      pues en la store de ps4 están de oferta estos dos juegos por 5 euros y tengo pensado pillar uno de los dos, lo que no se es cual.

       

      podría mirar notas de la prensa y demás pero prefiero guiarme por críticas de según que foreros, así que me remito a la pregunta del título.

       

      no soy de darle mucho peso a los gráficos, sobretodo en un juego de rol... me interesa sobretodo su narrativa, misiones, exploración y sistema de combate, así que me gustaría saber cual es el que cumple mejor con esas características.

       

      añadir que los dos son en sus versiones completas, con todos los añadidos, por si ayuda para las recomendaciones 

    • R1card0
      Que juegos recomiendan ustedes y cuales son sus preferidos de este grandioso genero?

       

      Que los hizo preferir este juego sobre los demás?

  • Crear nuevo...