Ir al contenido

publicidad

Foto

He empezado el Suikoden II [terminado]


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
50 respuestas en este tema

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#1

Escrito 14 agosto 2017 - 17:07

suikothr12.jpg

En las penúltimas rebajas de la Store me compré también por 2'99€ la segunda parte de una saga en la que me inicié hace unos meses superando la primera entrega: http://meristation.a.../topic/2431604/

Vuelvo a enchufar la PS3 a la tele de tubo por RGB y me meto en faena. Al arrancar el juego te dan la opción de cargar los datos del primer Suikoden que tengas en la tarjeta de memoria -en este caso virtual-; no llegué a reclutar a todos los personajes del 1, así que no sé hasta qué punto afectará esto a mi partida, pero accedí a ello. Por otro lado, decidí bautizar a mi protagonista con el mismo nombre que en el 1 a pesar de ser personajes distintos, y no sé si esto llegará a causar algún conflicto o situación confusa en el futuro...

El caso es que el nuevo Kiat se despierta en el campamento de la Brigada Unicornio, un grupo militar del que forma parte y que jura lealtad al reino de Highland. Al parecer se acaba de ultimar un acuerdo de armisticio con la ciudad-estado de Jowston, con lo cual cesará la guerra entre ambas potencias. Kiat y su amigo Jowy salen a dar un paseo nocturno intentando pasar desapercibidos para el Capitán Rowd, un hombre severo que no permite muchas alegrías a sus soldados. Charlamos con varios de nuestros compañeros, deseosos de regresar a casa con sus seres queridos.

Al poco rato, la tranquilidad de la noche se rompe de forma abrupta con un ataque sorpresa de origen desconocido. Con el campamento en llamas, el capitán nos informa de que Jowston ha roto el acuerdo de paz de forma repentina y nos está atacando a traición. Salimos a hacer control de daños y comprobamos que hay muchas bajas y heridos entre nuestras filas; la situación es desesperada. Intentamos regresar a nuestro líder con esta información, y lo que presenciamos sin ser vistos nos horroriza todavía más. Un tal Príncipe Luca, que se identifica como miembro de la realeza de Highland, revela que es un ataque de falsa bandera organizado por él mismo con ayuda de nuestro capitán; el plan es echarle la culpa a Jowston y retomar la guerra con causa falsamente justificada. Atónitos ante este hecho, Kiat y Jowy se descubren y son atacados por varias hordas de soldados. Tras algunos combates nos damos cuenta de que no podemos hacer frente y decidimos huir. Todas las escapatorias son inviables excepto la más arriesgada, pero no nos queda otra opción y nos arrojamos al río desde gran altura en las proximidades de una catarata, no sin antes acordar regresar a ese lugar en cuanto podamos si acaso nos separásemos en la caída.

Arranca la secuencia de créditos iniciales, que con un emotivo tema musical presenta escenas de nuestra infancia y adolescencia: jugando en las calles del pueblo, entrenando en la academia de artes marciales con el Maestro Genkaku, llorando su muerte, y finalmente enrolándonos en el ejército. Kiat recupera el conocimiento en la orilla del río, rodeado de caras desconocidas para él (pero no para mí); con una apariencia más corpulenta debido al paso de los años, Viktor y Flik, quienes formaron parte integral e imprescindible de mi grupo definitivo en el primer Suikoden, apresan a Kiat (no parece extrañarles la coincidencia de nombres) y lo conducen al calabozo de su fortaleza.

suikothr13.jpg
  • Volver arriba
    • NXM ha dado sus dieses

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#2

Escrito 17 agosto 2017 - 12:03

Sin rastro de su amigo Jowy, Kiat es conducido a la fortaleza de los mercenarios, que en realidad no es más que un caserón adaptado por Viktor y Flik para acomodar a sus reclutas. Como en principio formo parte del enemigo, me encierran en el calabozo. De allí a poco me obligan a realizar una serie de encargos: que si ordenar el sótano empujando unas cajas, que si limpiar unas manchas de aceite del suelo... Así voy conociendo al encargado de guardar partida (Pohl), a la que gestiona el almacén (Barbara), o a la que lleva el comedor y los grupos de combate (Leona, quien si no he entendido mal se me ha insinuado a lo bestia :-o). El pozo parece guardar algún secreto, pero en el 1 también había y no llegué a saber qué hacía. Cuando termino me devuelven al calabozo y me dan alimento.

Al día siguiente me sueltan algo más la correa y me envían a comprar sal al pueblo cercano de Ryube. Evidentemente no me mandan solo, sino que tengo que ir acompañado por Gengen (un miembro de la raza kobold, los hombres zorro naturalistas que ya salían en el primer Suikoden) y por Tuta (una niña que admira al kobold, aunque a este no le haga mucha gracia ejercer de niñera); vamos, que tampoco es que me aprieten mucho las tuercas en cuanto a vigilancia. De camino a Ryube realizamos nuestros primeros combates en campo abierto, en las que empiezo a ver las diferencias en cuanto a menús y opciones, aunque mayormente son las mismas, incluyendo el modo automático en que ellos mismos eligen qué hacer en cada turno. Cumplimos con el recado y regresamos sin problema.

Ni siquiera intenté escapar, pero esa misma noche aparece Jowy (¡está vivo!), que consigue colarse en la "fortaleza", llegar al calabozo y abrir la puerta para liberarme. No conseguimos llegar muy lejos, pues nada más subir las escaleras allí nos esperan Viktor, Flik y compañía. No tenemos opción y nos devuelven al cautiverio. Intercambiamos impresiones y Jowy no se da por vencido; pide una cuchara para la sopa que nos dan y posteriormente la usa para forzar la cerradura. Esta vez sí logramos huir y llegamos hasta Ryube, donde hay bastante expectación a causa de un espectáculo circense callejero que organizan tres titiriteros; de hecho eligen a Kiat como voluntario para un lanzamiento de cuchillos :???: Se me da opción a moverme ligeramente en caso de temer por mi integridad, y hago uso de ella, pero no me libro de llevarme un tajo (no sé si es evitable). Nada, un rasguño.

Jowy propone regresar a nuestra patria en Highland, cruzando un paso montañoso al noreste, y los titiriteros deciden unirse al viaje en busca de una nueva parada para su "arte" :roll: Se trata de tres hermanos: el gigante escupefuegos Bolgan y sus hermanas Rina y Eilie. Tienen un ataque conjunto, igual que Kiat y Jowy entre sí. Hay un paso fronterizo donde se nos niega la entrada por la acusación de traición que pesa sobre nosotros, pero Rina le pide a uno de los vigilantes que la acompañe a un lugar apartado para tener una "conversación entre adultos" 8O Me pregunto cómo le habrá convencido, pero nos dejan pasar. Al final del camino montañoso nos ataca la criatura compuesta de niebla cambiante de la que nos habían avisado en el pueblo, pero la derrotamos sin demasiada complicación.

suikothr14.jpg
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#3

Escrito 19 agosto 2017 - 13:54

Al salir al otro lado del paso nos encontramos a las puertas de Kyaro, ciudad perteneciente al reino de Highland y donde pasaron su infancia Jowy y Kiat. Entre sus ciudadanos se ha esparcido propaganda sobre la supuesta ruptura del acuerdo paz por parte de Jowston, y circulan habladurías sobre el hijo de los Atreides, la familia más poderosa del lugar. Ese no es otro que Jowy, quien para acallar los rumores decide personarse en la enorme mansión para dar debida cuenta de sus descubrimientos al respecto. Mientras tanto, Kiat se va al dojo de las afueras para reunirse con su hermana Nanami. Ésta se muestra al mismo tiempo entusiasmada por su regreso y encabritada por la falta de noticias sobre los últimos acontecimientos que han afectado a su querido hermano pequeño. Aunque ya lo habíamos ido apreciando antes, Nanami es la mejor prueba del aumento en la cantidad de animaciones con respecto al primer Suikoden, y de su gran detallismo.

oneesan.gifsuikopraying.jpg

Tras ponerla al corriente de la situación en una serie de escenas bastante cómicas, Nanami propone rezar a la tumba del maestro Genkaku, quien los había entrenado en la infancia -aunque a ella no la podrán admitir posteriormente en la brigada Unicornio por su género-, y parten al encuentro de Jowy. Sin embargo nada más ponerse en marcha, un pelotón de soldados de Highland les cortan el paso y se disputa un combate que no tenemos opción de ganar. Por su parte, Jowy no ha tenido éxito en sus alegaciones, hasta el punto de que su noble y eminente padre lo deshereda y destierra por traidor; ni su madre ni su hermano hacen nada por defenderle. Y no se queda ahí la cosa porque los tres amigos son apresados y condenados a muerte. El capitán Rowd reaparece para cerrar los cabos sueltos de su maléfico plan y se ofrece a ejecutarlos en la horca al atardecer.

suikothr15.jpg

De camino al patíbulo, la comitiva que traslada a los condenados en reata por las calles del pueblo se cruza con el majestuoso carruaje de la Princesa Jillia (asumo que es la hermana del Príncipe Luca Blight), quien ordena detenerse para cruzar unas palabras con quienes van a morir. Tras una serie de latigazos y ante una bella puesta de sol, sin ninguna esperanza de evitar ser ajusticiados, en el último momento aparecen por sorpresa Viktor y Flik para salvarnos :) En un abrir y cerrar de ojos acaban con los enemigos y su capitán huye. Finalmente logramos escapar y nos despedimos de nuestra ciudad natal preguntándonos si alguna vez volveremos a visitarla.
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#4

Escrito 22 agosto 2017 - 14:36

De regreso a su humilde fortín, Viktor y Flik nos dan libertad absoluta para hacer lo que consideremos oportuno, con lo cual decidimos dar una vuelta de reconocimiento por esta parte del mundo. Al oeste está el paso fronterizo de Radat, ahora cerrado. Al norte está Toto, en cuya posada encontramos a un apuesto viajero que nos hace caso omiso al intentar reclutarlo. Más allá está Muse, una extensa urbe llena de vida, con multitud de edificaciones y transeúntes; allí conocemos a una serie de artesanos de armas y expertos en runas que seguramente nos servirán de gran ayuda más adelante cuando podamos reclutarlos. Tomando esta ciudad como centro, al sur tenemos el pueblo pesquero de Coronet, desde donde parten barcos de pasajeros hacia Kuskus y South Window, aunque ahora el servicio está detenido dicen que por un temporal. Al norte está la frontera con el reino de Highland, cerrada. Al noroeste la frontera con Matilda, cerrada. Y al oeste el paso fronterizo con Greenhill, el único abierto; esta localidad destaca por su gran centro de enseñanza de todo tipo de ciencias, una especie de universidad para futuros armeros, tasadores, comerciantes, magos... Una de las profesoras del arte de las runas resulta ser Jeane, quien nos había ayudado en el primer Suikoden pero que por ahora nos ignora, y un estudiante nos describe a cierto elfo rapidísimo y de pelo azul que no puede ser otro que Stallion, también del 1, además de mencionarse de pasada el lejano pueblo de Rockland.

Hay otros lugares accesibles, pero de ninguno saco nada en claro más allá de reclutar a Rikimaru, un borracho con pinta de 'ronin' caído en desgracia que no puede pagarla la cuenta en la posada de Ryube. En este punto me encuentro sin saber qué hacer para avanzar en la historia :question: Vengo de estar preso recientemente, y de sopetón mis captores me dan rienda suelta y ni me dan una ligera indicación cuando les pregunto. Al final no pude resistirme y le eché un vistazo al hilo de seguimiento que hizo @ jbrm años atrás, donde planteaba la misma duda y @Mime de Benetnash le recomendaba ir a Toto, así que a Toto nos vamos. Ya había pasado varias veces por allí, y ahora Zamza sí que se digna a hablar con nosotros. Concretamente es Nanami con quien mantiene un gracioso intercambio de pareceres. Va muy de sobrado y bien pagado de sí mismo, y eso es algo que mi bulliciosa oneesan no puede dejar pasar por alto. Usando un poco de psicología inversa, el altivo luchador se ofrece a demostrar su valía para cerrar bocas; curiosamente equipa un arma llamada 'Tekken'.

NInRy81.jpg

Pensaba que con eso ya sería suficiente para salir del atolladero, pero todavía quedaba salir el pueblo y entrar para esta vez visitar a Pilika, una niña bien pequeña que nunca estaba en casa y por fin aparece; habia salido de viaje con sus padres. Tiene la suficiente familiaridad como para llamar "tío Jowy" a nuestro amigo, y no tardará en dirigirse a mí como "tío Kiat". Resulta que esta familia fue quien rescató y trató las heridas de Jowy tras nuestra separación en el río, algo que hasta el momento desconocíamos. Tras los oportunos agradecimientos, la chiquilla nos hace un aparte para pedirnos un favor: se acerca el cumpleaños de su padre y quiere felicitarlo haciéndole un regalo. Tenemos que ir a Muse a comprar un amuleto, para lo cual nos entrega el dinero que había ahorrado de su paga durante meses. En un periquete cumplimos el encargo, pero de regreso nos encontramos con la situación terrible e inesperada. El pueblo está totalmente derruido, y entre los escombros nos encontramos con Pilika llorando desconsolada. Sus padres han sido asesinados por las tropas de Luca Blight :((

En eso que aparece una cara conocida; Apple, la Bulma/Lucca de Chrono Trigger que habíamos reclutado en el primer Suikoden, quien nos insta a regresar raudos a la fortaleza de Viktor para avisar de los movimientos del ejército enemigo, no sin antes reclutar también a Hanna, una imponente guerrera que rondaba el lugar. Al enterarse del problema, Viktor nos pide que vayamos a buscar a Tsai, un experto en armamento del que me habían hablado en Ryube y que desde hace un tiempo se había ido a vivir a los bosques cercanos. La idea es que nos ayude a poner a punto las 'lanzas de fuego', el arma estratégica que había resultado clave para nuestro avance en el título original.
De camino nos topamos con un nido posado en el suelo con un polluelo en su interior; optamos por colocarlo de nuevo en la rama de un árbol y seguimos camino. No cuesta convencer al armero de que nos acompañe -incluso renuncia al pago que le ofrecemos-, y en el camino de regreso coincidimos con el joven cazador Kinnison y su perro/lobo Shiro; ante nuestro gesto previo con el nido, y acusando a Highland de asustar a la caza del la zona, deciden unirse a nuestro grupo para echarlos del bosque.

Cuál será nuestro horror cuando al regresar a Ryube nos la encontramos envuelta en llamas y tan arrasada como Toto hace poco :enfadado: Esta vez llegamos a tiempo para presenciar la crueldad desatada del despiadado Príncipe Luca; los pueblerinos piden clemencia pero les es denegada - llega al extremo de obligar a una mujer a que se humille por su vida para acabar matándola a sangre fría tras reirse de ella. A Kiat y Jowy les hierve la sangre y quieren salir a su encuentro, pero Tsai lo evita dejándolos inconscientes de un golpe; no puede permitir que malgasten su vida ante un rival que está muy por encima de sus posibilidades. Con el pueblo desierto, tenemos tiempo de ayudar a que una chica llamada Millie encuentre a su mascota que se ha perdido en el bosque ahuyentada por la masacre, antes de regresar a nuestra base de operaciones.

tYiaFdC.jpg
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#5

Escrito 25 agosto 2017 - 13:10

BmmfcqD.jpg

El momento de la verdad se acerca. Se hace evidente que las tropas de Luca Blight avanzan inexorablemente hacia nuestro fuerte, y no queda mucho tiempo para que tengamos que enfrentarlas cara a cara. Si toman esta región, el poder de Highland se hará demasiado peligroso para el equilibrio global. Tsai ultima los preparativos de las 'lanzas de fuego' y Flik decide comprobar si este jovenzuelo Kiat tiene lo que hay que tener para participar en la batalla que se avecina. Como en el primer Suikoden, disputamos un mano a mano con barras de vida al estilo de un juego de lucha y con turnos estilo 'piedra-papel-tijera'. Si conseguimos hacer cierto daño a Flik, demostraremos nuestra valía. Empiezo con una exitosa defensa y contraataque, y después un choque entre ataques mutuos, ganándonos el favor de Viktor. Se nos concede la posibilidad de formar nuestra propia compañía para el campo de combate. Jowy tiene pensados varios nombres, pero tras pensarlo un rato optamos por bautizarla como "True company" :-P

DcpagJH.jpg

Nos presentamos en las inmediaciones del fuerte para recibir a los invasores, encabezados por los generales Hauser, Kiba y Solon Jhee; este último viene en avanzadilla apoyado por sus lugartenientes el prudente Culgan y el temerario Seed. Se trata de un gran dispositivo no hay duda, así que nuestra estratega Apple diseña una táctica eminentemente defensiva; la idea es aguantar como podamos hasta que lleguen los refuerzos que ya están en camino. De nuevo como en el primer Suikoden, esta batalla a gran escala se disputa al estilo de un pequeño juego de estrategia, en el que se profundiza más porque aparte de la mecánica 'piedra-papel-tijera' también tenemos que mover las tropas por una cuadrícula antes de decidir las acciones a realizar. Esta primera toma de contacto se realiza de un modo prácticamente automático, donde simplemente presenciamos la acción desde un segundo plano, intentando aprender lo que podamos. La lucha inicial cae a nuestro favor gracias a las fenomenales 'lanzas de fuego' con capacidad para penetrar en las filas enemigas. VICTORIA :)

fVvrpUJ.jpg

Sin embargo el enemigo sigue siendo superior en número y recursos, así que cuando agotamos el armamento quedamos en una mala posición, que además se agrava cuando una mala disposición táctica deja nuestra retaguardia abierta y a merced de un ataque sorpresa dirigido por el mismísimo Príncipe Luca, que en un abrir y cerrar de ojos toma la fortaleza. DERROTA :-( Cuando logramos retornar, eliminando a hordas de soldados que según caen van dejando cadáveres, presenciamos el asesinato del fiel Pohl a manos de Luca Blight, quien ahora fija su mirada en la desvalida Pilika; no duda en atacarla pese a su corta edad, pero Kiat y Jowy logran detenerlo a tiempo - mas sólo temporalmente, pues el poderoso rival se desembaraza fácilmente de ellos y se dispone a asestarles el golpe de gracia. Justo entonces se produce una gran explosión que hace temblar los cimientos; Viktor y Flik la han causado como maniobra de despiste para que podamos batirnos en retirada, la cual se ilustra mediante un vídeo FMV.

zmq6ZZq.jpg

Ante estos terribles acontecimientos que se suceden poco después de haber perdido a su familia, Pilika entra en 'shock' y pierde el habla. Eso no le impide guiarnos hacia una gruta situada en el pueblo ahora destruido de Toto, una especie de santuario a cuya conservación se dedicaba su padre. Allí se nos presenta Lady Leknaat, la hechicera que recordamos del primer Suikoden, donde era parte instrumental en nuestro éxito al derrotar a su malvada hermana. Nos habla una vez más del poder de las "27 runas verdaderas", del poder que representan y de lo mucho que nos hará falta dicho poder. Kiat y Jowy son teletransportados al interior del santuario, y tras presenciar escenas de su pasado en común, se les designa herederos de las runas que aquí yacen: el poder ofensivo de la Espada Negra para Jowy, y el defensivo del Escudo Brillante para Kiat. Las Estrellas del Destino guiarán de nuevo nuestros pasos.
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#6

Escrito 28 agosto 2017 - 22:45

El siguiente paso de nuestra recién formada "True company" será presentarnos en Muse para reunirnos con Viktor y los demás. Una vez allí nos requieren de un pase especial que no tenemos, así que tendremos que buscar una alternativa. Observando los alrededores encontramos White Deer Inn, una posada bastante apartada regentada por Hilda, una amable mujer preocupada aguardando el regreso de su marido Alex. Cuando éste regresa, trae noticias de sus avances en cuanto a la consecución de cierto tesoro misterioso originario de una antigua civilización perdida. En vista de que su negocio hostelero apenas da réditos, podría tratarse de su pasaporte hacia una vida mejor.
Mientras él corre hacia Muse en busca de voluntarios para ayudarle en la empresa, nosotros descansamos de los dramáticos últimos acontecimientos. A su regreso, en vista de que nadie se ha ofrecido a echar una mano y de que dispone de un pase a la ciudad, Nanami ve la oportunidad pintiparada para poder alcanzar nuestro objetivo. Dejamos a Pilika con la mujer y su hijo, y Alex nos conduce a las ruinas donde tras una larga y laberíntica mazmorra en la que debemos resolver una serie de puzzles basados en unos medallones con la forma de los botones del mando de PSX, somos atacados por una enorme criatura bicéfala que custodia el lugar. Es el combate más duro que hemos librado hasta el momento, pero las habilidades recientemente adquiridas y los hechizos que hemos empezado a dominar nos permiten derrotarlo.

HfU12V1.jpg

La leyenda aseguraba que el tesoro nos otorgaría "lo que más más queremos". Alex estaba convencido de que serían grandes riquezas, pero lo que acabamos recibiendo son unas simples hierbas curativas. Apenado por las grandes promesas que le había hecho a su esposa y lo exiguo del premio real, las arroja al suelo y allí mismo las abandona. De vuelta a la posada, los niños nos conducen urgentemente ante una Hilda envuelta en una grave fiebre que pone en peligro su vida. Cayendo presa del pánico, ni su marido ni nosotros sabemos qué hacer, pero en ese momento Kiat cae en la cuenta; lo más querido para cualquier persona son sus seres queridos, tal como habían sugerido Jowy o Nanami en la mazmorra. Nos apresuramos para volver a recoger las hierbas medicinales, se las administramos a la paciente, y ésta se cura rápidamente. Tras la emotiva reunión con su marido y en agradecimiento, nos ceden el pase de acceso a Muse como habían prometido y de aquí en adelante nos acogerán de forma gratuita en su posada.

Nos acercamos a las puertas de la capital y allí intentamos el teatrillo de hacernos pasar por los verdaderos dueños del permiso de paso; Kiat será Alex, Nanami será Hilda, y su hijo será... Jowy, mismamente. Pero un momento, Nanami, ¿no es Jowy demasiado mayor para ser nuestro hijo? Tiene nuestra edad. Venga, Kiat, ¿y quién se va a creer que Pilika es un niño pequeño, no ves que es una niña pequeña? P-pero... bah, da igual :facepalm: Evidentemente, y por mucha sobreactuación como "mujer de mediana edad" por parte de Nanami, el guardia nos coge presos y nos manda al calabozo X-D Esa noche hay una majestuosa luna llena que se filtra entre los barrotes, y ante cuya visión Kiat y Jowy mantienen una buena conversación sobre los viejos tiempos -(¡!) esto me trae malos recuerdos del primer juego. Odessa, Gremio...- A la mañana siguiente, Viktor y Flik vienen al rescate por enésima vez; son conocidos y respetados en Muse, así que sin dramas. Nos llevan al edificio gubernamental para presentarnos ante la atareada alcaldesa Anabelle, una mujer estricta y brutalmente honesta pero muy querida entre sus conciudadanos. Nada más vernos y sin introducciones previas ya sabe quiénes somos, ante la sorpresa de Viktor. Debido a la inminencia de la guerra, éste le pide que nos dé asilo mientras ellos luchan. Ella delega esta función en su ayudante Jess y nos quita de enmedio sin posibilidad de réplica - ¡también queremos participar, ya no somos niños!

tQqGGbK.jpg

Nos damos un paseo por la ciudad y en un callejón tropezamos con Elza, una misteriosa mujer que nos pide que le guardemos unos objetos durante un rato; se va apresuradamente y tras sus pasos aparece Clive, con apariencia de montaraz y que fue de nuestros últimos reclutados en el primer Suikoden, de modo que apenas tuvimos ocasión de conocerlo. ¿Por qué persigue a esa mujer? Más adelante ella nos agradecerá con una pequeña recompensa el haberla ayudado, pero justo en ese momento él la localiza de nuevo y retoma la persecución :question:

Aburridos de dar vueltas regresamos al palacio administrativo, donde hay una importante reunión a la que no nos permiten acudir, y allí Jess nos propone una incursión rápida en el campamento enemigo para calcular el volumen de sus provisiones y así estimar la escala de su inminente acción militar. Es peligroso, pero aceptamos sin pestañear; por poco que sea, queremos contribuir. Nos proporcionan un par de uniformes de Highland para Kiat y Jowy y nos dan indicaciones para infiltrarnos a través del bosque. Una vez en el campamento nos las ingeniamos para entrar en el almacén y hacer inventario, pero al intentar regresar nos topamos de bruces con el nuestro antiguo jefe el capitán Rowd, que nos reconoce y da la voz de alarma. Huyendo acabamos metidos en los aposentos de la Princesa Jillia, quien contra todo pronóstico nos ayuda a ocultarnos, llegando a mentirle al capitán cuando pregunta por nosotros. No queda la cosa ahí, sino que además nos ofrece un té de forma muy educada - lo contrario sería cosa de bárbaros- -(¡!) un momento, esto de invitarnos a un té me trae malos recuerdos del primer juego; no estará envene... pues no, está muy rico- y nos cuenta detalladamente lo problemático e irracional que está siendo su hermano el Príncipe Luca con todo esto de la guerra. Cuando todo parece tranquilo nos despedimos y salimos de la cómoda tienda de campaña, pero Rowd que no es tonto nos está esperando. Tras una serie de combates, Jowy se ofrece a quedarse atrás para ganar tiempo mientras Kiat huye camino del bosque para reunirse con el resto de compañeros.

k4gNuFE.jpg
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#7

Escrito 01 septiembre 2017 - 10:17

Regresamos apresuradamente a Muse y nos dirigimos al palacio presidencial para poner en conocimiento de la alcaldesa la desaparición de nuestro amigo. Viktor le reprocha el haber mandado una compañía de inexpertos a una misión tan peligrosa, ante lo cual Jess exculpa a su superior ya que ha sido idea suya, pero no muestra arrepentimiento ante lo que consideraba un movimiento oportuno y necesario. Sin preocuparse por la situación de Jowy, le pregunta a Kiat por el resultado de su investigación. Tengo la opción de decirle que el enemigo tiene provisiones para dos semanas, o quedarme callado; elijo lo primero (ya que tengo la información y parece útil, no veo motivo para guardármela), ante lo cual Viktor reacciona negativamente como asombrado por mi falta de sensibilidad para con Jowy (y me hace sentir mal y todo :inocente:)

Nanami decide ir a las puertas de la ciudad con la esperanza de que Jowy regrese. Me voy con ella y en varias ocasiones me pide que vuelva a nuestro alojamiento para descansar, pero en todas ella me niego. Se nos une Pilika, que finalmente se queda dormida, y cuando el atardecer empieza a dejar paso a la noche, allí al fondo, ¡aparece Jowy! :shock: Nos abrazamos a él, pero... está raro. No pedimos explicaciones y él tampoco las da. ¿Cómo habrá conseguido escapar?

Nw2UTDI.jpg

Al día siguiente, se celebra un importante acto en la "colina Jowston" que da nombre a la ciudad-estado. Viktor se las arregla para colarnos -con la inestimable ayuda del admirado Flik-, en la reunión donde se citan representantes enviados por todos los países de los alrededores (Muse, Mathilda, Greenhill, Tinto City, Two River City, South Window) que forman una confederación. La alcaldesa Anabelle pide ayuda para hacer frente a las tropas de Highland, ante el esperado ataque por parte de Luca Blight. Todos se muestran escépticos, pues confían en el acuerdo de armisticio firmado poco tiempo atrás y que puso fin a una guerra demasiado costosa; aunque se les comunican los últimos acontecimientos, no es hasta que se produce el inicio de las hostilidades que empiezan a procesar la realidad.

El grueso del ejército enemigo llegará a las afueras de Muse en unos días, y tenemos que hacer lo posible por retenerlos hasta que lleguen refuerzos. Se produce una nueva batalla táctica en la que tomaremos parte. Una parte pequeña, todo sea dicho, pues el 95% se produce de forma automática fuera de nuestro control. La compañía de Viktor lleva todo el peso, e incluso divisa entre los rivales a un mercenario al que reconoce y que es fácilmente convencido para ponerse de nuestro lado. Además, un pequeño destacamento procedente de Mathilda es el único dispuesto a echar una mano en este primer enfrentamiento, mientras los demás estudian la situación, aunque poco después deciden retirarse. De todas formas logramos controlar el terreno y ambos bandos se dan una tregua.

I2MCleH.jpg

Lady Anabelle había citado a Kiat, Jowy y Nanami para hablarles del maestro Genkaku, a quien conoció antes y con el que guarda algún tipo de arrepentimiento, pero en este momento está bastante ocupada y pospone la conversación. Jowy se comporta de modo extraño y desaparece de escena sin dar explicaciones; dando una vuelta por la ciudad, Kiat lo encuentra hablando con Kage -el ninja del primer juego- de algún asunto que trata de ocultar.

Bien entrada la noche, Viktor se reúne con Anabelle para compartir un licor. Ambos están preocupados por la guerra y se intercambian confidencias sobre sus responsabilidades -oh oh, ¿debería preocuparme?- Cuando la conversación llega a territorios más personales, Viktor se despide y abandona la estancia. Al poco rato entra Jowy, que saca un cuchillo y amenaza con matar a la alcaldesa :shock: Ésta consigue desviar su atención y abalanzarse sobre él, pero fuera de nuestra vista algo pasa que termina con ella en el suelo gravemente herida y él huyendo. Se produce alarma general y asistimos a lo que podrían ser las últimas palabras de la regente, que nos pide que abandonemos la región.

n0EFQXc.jpg
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#8

Escrito 10 septiembre 2017 - 17:01

Tras los últimos acontecimientos y con Muse prácticamente tomada por las tropas de Highland, nos vemos obligados a dispersarnos y convertirnos en fugitivos. Viktor nos recomienda huir hacia el pueblo pesquero de Coronet, para tomar un marco que nos lleve rumbo sur cruzando el mar interior del continente; sin embargo, las autoridades de Highland ya controlan el lugar, instalan una ley marcial y prohiben el uso de embarcaciones. En la posada volvemos a coincidir con el trío de hermano titiriteros (Bolgan-Rina-Eilie) que nos habían acompañado algunas jornadas atrás. La pelandrusca de Rina se alegra de saber que Nanami es hermana de Kiat, y no su novia. Ellos también quieren cruzar el mar, pero no tienen forma de hacerlo. Dando una vuelta por el pueblo nos topamos con Sheena -el caprichoso hijo de Lepant y Eileen, todos ellos compañeros nuestros del primer Suikoden-, que está en las mismas. Cerca de los astilleros encontramos a más viejos conocidos: TaiHoo y YamKoo, expertos marineros del primer juego, que vuelven a retarnos a un juego de dados - ganamos a la primera y les convencemos para que nos ayuden, ariesgándose a posibles represalias pero fieles a su palabra. Sheena llega tarde y se queda en tierra.
 
Cruzamos el mar en su barco y en la orilla opuesta alcanzamos Kuskus. Llama la atención lo grandes que suelen ser las ciudades de Suikoden II; muy extensas, con multitud de comercios, viviendas, y  mucha gente con la que hablar, algunos de ellos posibles reclutables. Estamos de paso, pues nuestro verdadero objetivo es llegar a South Window, pero antes decidimos poner rumbo a poniente para resituarnos en la zona. Estamos a la altura de Radat, un paso fronterizo que estaba cerrado cuando intentábamos atravesarlo viniendo desde el lado opuesto; de este lado es un pueblo bastante activo, y no ponen impedimento en dejarnos cruzar. Aquí al lado están los restos de nuestra antigua fortaleza, ahora tomada desde que nos echaron de allí por la fuerza. A su puerta está Templeton, nuestro antiguo cartógrafo del primer Suikoden, exigiendo entrar pero sin éxito. Cruzamos un par de palabras y se va por su cuenta.
 
Volvemos sobre nuestros pasos para retomar nuestro camino. Ya en South Window nos reencontramos con Viktor; el resto del grupo no ha llegado todavía. Otra ciudad importante, como todas las de la región. Estamos aquí para pedir ayuda a Lord Granmeyer, a quien recordamos como uno de los gerifaltes asistentes a la reunión de las altas esferas que se celebró en Muse. A cambio y antes de comprometerse a nada, nos informa de que se están produciendo muchas desapariciones de mujeres jóvenes, y nos pide que vayamos a investigar al cercano pueblo de North Window. Este resulta ser el lugar natal de Viktor, hoy en día arrasado por la acción de Neclord muchos años atrás. La historia parece estar repitiéndose; el señor vampiro ya hizo de las suyas raptando jovencitas en el primer juego, pero ¿no estaba muerto? El propio Viktor ejecutó su venganza en su momento. Granmeyer asigna a su asistente Freed Y (¿Freddy?) la tarea de guiarnos y ayudarnos en lo posible.
 
Nos presentamos allí y nuestros presentimientos no van desencaminados; si nuestros ojos no nos engañan, el propio Neclord nos recibe flanqueado por los zombis de antiguos convecinos de Viktor. Nos enfrentamos a él pero como en nuestro primer encuentro se muestra invulnerable a nuestros ataques; Neclord se retira a su castillo sabiéndose superior. En su momento le derrotamos echando mano de la Star Master Sword, la poderosa espada parlante; Viktor la empuñaba con maestría, pero no se llevaba muy bien con ella: la altanería de uno y la insolencia del otro no mezclaban bien. Acabó abandonándola en las profundidades de una cueva cercana, la llamada Cave of the Wind debido a las fuertes corrientes de viento que circulan por su interior. No queda más remedio que acudir allí para recuperarla. Navegamos la mazmorra haciendo frente a diversos monstruos y finalmente encontramos la espada. Su personalidad y la de Viktor vuelven a chocar, se enfada y nos obliga a luchar. Es un combate duro, aguantamos como podemos, al final nos disculpamos y la convencemos. 
 
suikothr28.jpg
 
Se une al grupo un tal Kahn, miembro de la famosa familia Marley de cazadores de vampiros, cuyo aspecto e historia personal parece un claro guiño a la saga Castlevania (también de Konami). Nos explica que el señor oscuro al que derrotamos en el primer juego era un doble creado con poderes de magia negra, pero que él conoce un método para encerrar su espíritu. De vuelta al castillo de Neclord resolvemos un par de sencillos puzzles y alcanzamos la sala del órgano, donde nos recibe interpretando una tétrica pieza -cómo no-. Intenta desestabilizar a Viktor mostrándole a uno de sus seres queridos -interpreto que su madre, por la edad que tendría cuando Neclord la mató-, aparentemente viva. Viktor no cae en la trampa y no duda en decapitar a la figura de un mandoble. Neclord huye, dejando tras de sí un horrible monstruo de varias cabezas y patas de arácnido. Tras derrotarlo usando toda nuestra potencia de ataque, tomamos posesión del castillo y de las ruinas del pueblo colindante para uso de nuestro grupo.
 
Ya iba siendo hora de encontrar un refugio de este tipo, pero como el resto del grupo que posibilita la gestión del mismo aún no está presente, voy a tener que seguir cargando con un inventario repleto a cuestas. Ya hemos tenido que ir descartando bastante objetos por falta de espacio, y llegará un punto en que ya no queden cosas prescindibles; los libros y recetas coleccionables que no me los toquen.
  • Volver arriba

#9

Escrito 12 septiembre 2017 - 07:45

Buenos días, pensaba que en un mes ya te lo habrías pasado, engancha mucho este juego. Siento decirte que te saltaste el reclutamiento de un personaje (Mukumuku creo que se llama). Se encontraba en el árbol detrás de la casa del protagonista en Kyaro, teniendo que ir allí antes de entrar en la casa y hablar con Nanami.

También podrías haber hecho el "truco" de subir de nivel peleando contra rivales muy fuertes que hay al pasar la frontera con el Castillo de Rockaxe. Dicho truco consiste en empujar la puerta que vigilan 2 soldados, y detrás encontrarás enemigos con mucho más nivel que tú en ese momento y que cuesta vencer, pero con finalizar la batalla con un par de personajes, comprobarás que suben una barbaridad de nivel. Esto es recomendable hacerlo después de obtener las runas el protagonista y Jowy, y antes de ir a Musa. 

 

Por lo demás, seguro que me he dejado algo, disfruta del juego y de sus personajes, es una maravilla. Me estás dando ganas de comenzarlo de nuevo, ya que lo tengo en el móvil para jugarlo con emulador :D


  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#10

Escrito 12 septiembre 2017 - 13:40

Gracias, @wolverine91. Sé que seguramente voy a perderme varios personajes, pero para una primera partida prefiero ir a mi aire y que las cosas salgan como tengan que salir; no sé si será posible reclutar a ese que dices más adelante, pero si no es así tampoco pasa nada. Tampoco me interesa mucho subir de nivel, con ya casi 20 horas de juego apenas he tenido dificultades en combate, y prefiero ir justito antes que sobrado. Saludos.
  • Volver arriba

  • Dante_777

  • GRANDIS SUPERNUS

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 abr 2004
  • Mensajes: 20.195
#11

Escrito 12 septiembre 2017 - 13:47

El puñetero Mukumuku es el responsable de que no haya podido conseguir los 108 personajes en los 6 Suikoden que he jugado (o sea, los 5 principales más el Tierkreis). Vamos, que pude hacerlo en todos los juegos salvo en el 2, por su culpa.

e0435d23eacfe8330afac8bece122999o.jpg

  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#12

Escrito 18 septiembre 2017 - 17:39

Ya con el castillo en nuestro poder (muy chula la música, imposible no tararearla), acudimos a Radat para intentar que el afamado comerciante y estratega militar Shu se una a nosotros. Al parecer fue uno de los alumnos más aventajados de Master Mathiu, nuestro estratega del primer juego. Sabiéndose inferior a él en ese aspecto, Apple intenta convencerlo, incluso llegando a postrarse de rodillas ante él para suplicar, pero fracasa en el intento. A él le va bien con los negocios, pasa de ideologías y prefiere usar las guerras en su beneficio económico. Un transeúnte de gabardina llamado Richmond se entera del tema y se nos ofrece como investigador privado. A altas horas de la madrugada se presenta en nuestra posada y nos informa de que Shu pasará por la represa del pueblo a una hora determinada; efectivamente allí lo abordamos, pero una vez más intenta ignorarnos. Harto ya de nosotros, nos propone una prueba: arroja al río una moneda de plata y se promete a aceptar nuestra propuesta si la encontramos. Nos parece altamente improbable, pero Apple se pone manos a la obra.

0vdB7wg.jpg

Antes de nada se propone drenar el río cerrando las compuertas del puente. Le pedimos el favor a un tal Gin, que se niega y se lo comenta a Amada, un forzudo que reta a Kiat a un combate mano a mano con barras de vida a modo de prueba de valor; lo derrotamos y accede a nuestra petición. Con el agua fuera de la ecuación no nos queda más remedio que enfangarse hasta las rodillas para tratar de encontrar la moneda. A lo largo de la noche vamos perdiendo la fe, y más cuando Nanami confiesa que notó cómo Shu cambió disimuladamente la moneda por una piedra antes de tirarla. Sin embargo Apple no se rinde y continua con la penosa tarea a pesar de todo. Finalmente logramos encontrarla, con lo cual se presenta Shu, quien extrañado pide que se la mostremos, y acepta unirse a nosotros. Oculto a nuestro grupo, parece que Richmond ha tenido bastante que ver...

Tras reclutar al ya mencionado cartógrafo Templeton y a Yoshino (fiel esposa de Freedy -interesante ataque conjunto tienen-), regresamos a nuestro cuartel general, lo rebautizamos y por fin se dedica cada uno a sus labores, con lo cual podemos empezar a administrarlo. Shu se pone al mando por encima de Viktor y Flik, estando a las puertas de un nuevo ataque por parte de las tropas de Highland y en concreto del general Solon Jhee. Partimos en cierta desventaja al estar situado el castillo en una península con una sola salida por tierra, pero siendo el brillante estratega que se le supone, Shu tiene todo bien planeado. Forma varios pequeños batallones y a los más jóvenes nos asigna una labor clave: mientras los demás atraen la atención del enemigo, nosotros nos escabulliremos por los flancos al cobijo de un bosquecillo cercano, para sorprenderles por la retaguardia.

El 90% de la batalla se desarrolla automáticamente, así que tenemos más bien poco margen; en un primer intento pequé de optimista e intenté luchar a saco, pero me mataron, así que a la segunda me limité a hacer el ataque furtivo y salir por patas. Eso bastó para desestabilizar al enemigo y generarle dudas interinas, así que se batieron en retirada. De regreso a casa una muchedumbre nos aclama como héroes y eleva a Kiat a los altares (de forma poco merecida en mi opinión :inocente:). En el castillo se nos vuelve a presentar Lady Leknaat, la hechicera buena del primer juego, quien tras recordarnos nuestra ligazón a las Estrellas del Destino y nos cede de nuevo a Luc, su fiel sirviente que porta el mural de las estrellas -donde ya están registrados una treintena de reclutados-.

MJjZAKn.jpg

El siguiente paso será reforzar nuestra posición defensiva intentando usar como ventaja estratégica el mar que nos rodea, para lo cual necesitaremos la ayuda de experimentados marineros. Uno de ellos resulta ser el propio Amada de Radat, y los otros... TaiHo y YamKoo, cómo no, quienes nos habían traído de Coronet a Kuskus en su barco :) No se nos unen sin antes retarnos a una nueva ronda de juego de dados, claro :roll: A punto estamos de perder todos nuestros ahorros -y no había guardado partida cerca precisamente-, pero finalmente cumplimos y se nos unen.
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#13

Escrito 26 septiembre 2017 - 12:23

De regreso al castillo ya disponemos de un barco, que nos permite navegar el mar interior del continente. En esto que se presenta un tal Fitchner para informarnos de que Two River City está a punto de ser atacada por Highland, que por lo de pronto ha cortado las comunicaciones por tierra justo después de que él lograse escapar para pedirnos ayuda. Sin más dilación ponemos rumbo a Lakewest en la orilla occidental; atracamos en el pequeño puerto pesquero y dejamos que Amada a cargo del barco. Conocemos a una entrañable abuelita que sabe mucho sobre el mundo y sus gentes, pero pronto hemos de partir a pie hacia Two River, no sin antes pasar por un poblado Kobold (animales antropomórficos) situado algo más al sur. Nada más llegar a destino, un chavalillo nos roba todo nuestro dinero, con lo cual no podemos hacer la típica jugada de descansar en la posada para recuperar vitalidad.

La ciudad está dividida en tres sectores, separados entre sí por los brazos de un mismo río: este primer barrio está habitado por humanos, el siguiente por 'wingers' (humanos con alas de murciélago) y el último por los 'kobold'. No es que se lleven demasiado bien , pero han logrado cierto equilibrio en el reparto de poderes. De hecho nos reciben conjuntamente el humano Lord Makai -a quien ya habíamos visto en la reunión de las altas esferas en Muse- y el kobold Ridley; ambos miran por encima del hombro a los 'wingers', gente empobrecida que ya tiene suficiente con preocuparse por subsistir -de ahí que sus jovenzuelos se dediquen a robar carteras a los visitantes-. La fama de nuestra True Company nos precede, y tras comprobar que somos quienes afirmamos, nos citan para el día siguiente. El caso es que nada más levantarnos, Fitchner nos informa de que Makai y Ridley han roto relaciones, y de camino a ver lo que pasa, el ladronzuelo vuelve a atacar y le roba un importante documento que podría provocar otro conflicto. No nos queda más remedio que perseguir al pequeño 'winger' que huye por una serie de túneles subterráneos a modo de alcantarillas, hasta que nos damos de bruces con una rata gigante con bastante vitalidad y unos potentes ataques que nos dejan temblando, pero finalmente logramos derrotarla.

f7X7JjA.jpg

Al salir de nuevo al exterior no hay rastro del chavalín, pero nos topamos con Ridley, quien nos explica que sus fuentes han interceptado una inteligencia según la cual Lord Makai planearía firmar un acuerdo con el General Kiba de Highland a cambio de entregarles el territorio de los kobold, algo inaceptable para los hombres-animal [no me queda claro si el documento de Fitchner que nos han robado ha tenido algo que ver]. De regreso a la zona humana efectivamente comprobamos que están negociando con el enemigo, ignorando nuestras advertencias sobre el peligro que ello supone. Como no podía ser de otro modo, Kiba y su hijo Klaus traicionan el supuesto pacto y atacan el pueblo, pero contra todo pronóstico acuden tanto los kobold como los winger a plantar cara al enemigo, olvidando las rencillas y desacuerdos latentes, con la motivación común de defender su querido pueblo. Se desatan las hostilidades, pero éstas durarán poco cuando el enemigo se dé cuenta de que tanto un pequeño destacamento de refuerzos venidos del cercano poblado kobold que habíamos visitado previamente, como el resto de nuestro propio ejército liderado por Shu, Viktor y compañía se presenten en la zona para echar una mano.

Ca47oKS.jpgrN4Z6XP.jpg


Antes de retornar a nuestro cuartel general, nos quedamos por la zona intentando reclutar nuevos personajes. Aparte del ladronzuelo Chaco, que ha mostrado una actitud heroica en el reciente conflicto liderando a los winger -y que nos devuelve lo que nos robó-, y del propio Ridley líder de los kobold del lugar, la abuelita Taki que conocimos en Lakewest se nos une de buenas a primeras, y además nos informa de que un tal Sid se esconde en los túneles bajo el barrio winger; logramos encontrarlo, pero se comporta de forma extraña y no conseguimos nada de él. También el Lakewest reclutamos a un herrero llamado Hans y a un 'punki' llamado Shilo que nos reta a ganarle en un juego de dados; sin embargo un reputado constructor de baños llamado Tetsu nos ignora.
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#14

Escrito 27 septiembre 2017 - 20:06

Me lo he pasado pipa estas últimas dos horas de juego. Antes de continuar la historia me he dado un paseo y todo ha ido cayendo en su sitio. Recordaba que Clive estaba en South Window esperando a que alguien lo llevase a Lakewest en su misión, y como ahora dispongo de barco lo he convencido para unirse a nosotros. Allí nos topamos con unos viejos conocidos: Hix y Tengaar, del primer Suikoden. Ella sigue empeñada en que él demuestre su valor con el fin de ser nombrado honorable guerrero de su Warrior's Village natal, sin importarle lo que opine. Al ver a Clive lo reconocen de cuando fuimos compañeros de batallas, y acto seguido ponen rumbo al cercano poblado Kobold; les seguimos la pista y Tengaar encuentra la prueba de valor más adecuada, en virtud de una leyenda sobre un unicornio que puebla el bosque. Hix sigue siendo un indeciso y no se le ve muy por la labor, pero cuando ella cae enferma bajo una especie de "maldición" (ejem) no le queda más remedio que ponerse en faena. Al parecer se necesitan una serie de objetos para remediar su condición; ahí entran las primeras dudas con la actitud de la doliente, pero cumplimos con el primer objeto - basta con comprarlo por un precio razonable que además acaba de bajar... - vamos con el segundo, pero ¿qué pinta ese kobold tan escurridizo que nos precede allá donde vamos? X-D Los varios momentos en que vas cayendo en la cuenta de lo que está pasando entre bambalinas te hacen sonreir, paso a paso :D

M91IsVr.jpg

El caso es que durante todo este tramo de idas y venidas vas intercalando visitas a diversos sitios y haciendo cosas. Recordé que un tal Adlai de South Window me había pedido ya varios objetos y que cuando se los llevaba pasaba de mí y me pedía otros; lo último había sido un Cristal de viento o algo así, y me pasé por una tienda de Radat a ver si lo tenían. Hablé con mucha gente y en el restaurante me dijeron que Richmond usaba una moneda trucada - ya lo sabía yo bien, pues cuando intentaba reclutarlo la lanzaba a cara o cruz y siempre me ganaba, con lo cual declinaba nuestra propuesta -, pero este amable transúnte me dio otra moneda para probar suerte. Viendo lo que pretendíamos, esta vez aceptó. Y no podía venirnos mejor, porque de vuelta al castillo vi que en su ya reconocida faceta de investigador privado era el personaje que por un módico precio nos daba pistas sobre el reclutamiento de personajes, tal como comentó @AhuraMazda en el otro hilo -personajes que habíamos visto antes, algunos de los cuales ya ni recordaba - :) De primeras le pedí información sobre Tetsu el de los baños, y aunque no me dijo nada nuevo, el simple hecho de repetirme lo que sabía me dio alguna pista -aún pendiente de interpretar-; de segundas le encargué sobre Sid el psicópata de las alcantarillas, y ya más claramente me dijo que era amigo de Chaco el ladronzuelo, así que lo llevé conmigo y un fichaje más para el equipo -el tipo mete miedo, algún oscuro secreto hay aquí-; y así voy, siguiendo pistas. Con el mencionado Adlai no hizo falta, porque al llevarle el cristal que me pidió... bueno, aún tenía su aquel: se me daba la opción de dárselo de buenas o tirárselo a la cara (¿cómor?), y opté por lo primero (hay que ser caballeroso), pero al ver que me lo volvía a rechazar y pedía otras cosas que le había traído antes, me harté y fui a lo segundo, que era justo lo que hacía falta para que dejase de torearnos :roll:

29eQAf6.jpg

También voy acostumbrándome al nuestro castillo, aunque no resulta fácil. Es tan amplio y lleno de estancias, puertas y recovecos que uno se pierde y acaba dando vueltas sin saber dónde está ni adonde iba. En esas he aprendido a usar el buzón de sugerencias (gracias, tomo nota), he encontrado un minijuego sobre escalar cuerdas (organizado por un tipo que no pertenece al equipo) y otro sobre pesca a cargo de YamKoo (un pez piedra y un par de calamares no está mal para empezar). ¿Por dónde ibamos? Ah, sí, lo de Hix y Tengaar :inocente: De todas formas tan grave no estaba la chica, porque ya sé por dónde va la muchacha 8O Pero su héroe sólo escucha a su corazón cuando intentamos comunicarle nuestras sospechas X-D La prueba final es internarse en el bosque del Unicornio, donde tras alguna que otra batalla nos recibe el alcalde kobold y una comitiva de lugareños para felicitarnos por nuestra hazaña. Todo había sido una estratagema urdida por la supuesta damisela en peligro, porque lo del unicornio no es más que una vieja leyenda que cuentan las viejas... ¡leches, ahí está el unicornio! Pensaba que tendría que luchar contra el majestuoso animal parlante -y de hecho lo habría preferido-, pero viendo la determinación del novio se limita a darle su bendición a la pareja :-/ También los fichamos.

ZlFAZj5.jpg

Y a todo esto, Clive se nos había unido porque pretendía dar caza a la fugitiva Elza -a quien sin saberlo habíamos protegido de él en Muse-, pero nos hemos liado y ni rastro de su paradero. Quizá hacia Greenhill ...
  • Volver arriba

  • true_kiat

  • Moderador
  • Ghost in the Shell

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 12 ago 2002
  • Mensajes: 23.806
#15

Escrito 03 octubre 2017 - 14:54

Esta última parte ha sido más aburrida. Mucho desarrollo argumental, mucho correr de aquí para allá y poco combate.

h3xsckm.jpg

Tras su derrota en el asedio a nuestro castillo, el general Solon Jhee es relevado del mando y eliminado. Luca Blight deja bien claro que no admite la ineptitud, y pide un voluntario entre el resto de sus generales para tomar el puesto que queda vacante. Sorprendentemente, el único que da un paso al frente es... ¡Jowy! :-o El muy traidor ha regresado al bando de Highland, y haciendo gala de una gran seguridad en sí mismo, asume el rol de ocupar Greenhill. En contraposición, nuestra misión será infiltrarnos en Greenhill sin ser detectados, haciéndonos pasar por estudiantes. Para ello, a la hora de formar nuestro equipo sólo podremos elegir entre los miembros más jóvenes; aparte de Kiat y Nanami, me llevo a Chaco -el ladronzuelo alado- , a Millie -la moza que perdió a su mascota-, y a la pequeña Tuta -ayudante del médico-; además, Flik vendrá en calidad de guardaespaldas.

Nada más entrar en la ciudad, vemos que una chica llamada Nina está discutiendo con un soldado de Highland; intervenimos para ayudarla y ella se enamora perdidamente del apuesto Flik, que de aquí en adelante no hace más que intentar zafarse de su acoso. El resto nos presentamos en la academia, donde la amable directora Emilia nos da la bienvenida como nuevos alumnos; nos enseña las distintas zonas de estudio y nos reserva alojamiento en la residencia estudiantil. Nuestro objetivo aquí es localizar a Teresa, hija del antiguo alcalde; actualmente está en paradero desconocido, ocultándose a las fuerzas enemigas y esperando su oportunidad de liberar a su pueblo. La idea es ponerla a salvo en nuestro castillo y usar el gran carisma que tiene entre sus ciudadanos para jugar con la moral del pueblo a nuestro favor en el momento adecuado de la contienda.

En una de sus múltiples idas y venidas, Nina deja caer el rumor de que un fantasma merodea por la residencia, lo cual da escalofríos a la miedosa Nanami. Una noche notamos la presencia de una misteriosa sombra en los pasillos, y a pesar de las reticencias del grupo, decidimos perseguirla, hasta que finalmente la perdermos de vista. Las normas de la residencia no permiten salir a estas horas de la madrugada, pero rebuscando por el sótano, al intentar ajustar una lámpara apagada se abre una puerta secreta. Ésta nos lleva a la parte trasera del pueblo, y por unos caminos forestales donde afrontamos unos pocos y sencillos combates, hasta que finalmente llegamos a la cabaña donde se esconde Teresa con su fiel guardaespaldas Shin. Se produce cierta tensión entre él y Flik; Teresa, ya cansada de huir, decide poner fin a su ausencia y entregarse al enemigo a cambio de que dejen en paz a su pueblo. Sabiendo cómo se las gasta Highland, nos oponemos rotundamente, pero ella no da su brazo a torcer.

De regreso a Greenhill, vemos que Jowy ofrece una recompensa a los ciudadanos que informen sobre el escondite de su alcaldesa. Algunos dudan, pero al volver a verla entre ellos se les inflama el orgullo patrio y deciden enfrentarse al enemigo, negándose a que ella se entregue como tenía previsto. Todos le muestran su apoyo y le convencen de que se venga con nosotros, que aguantarán como puedan confiando en su futuro regreso. Las tropas de Highland se ven obligadas a dar un paso atrás, antes de lanzarse a perseguirnos.

Tras algunos combates logramos dar esquinazo a los hombres del General Rowd, antes de encontrarnos con el propio Jowy, que ha venido en solitario y al descubierto para hablar con sus antiguos amigos. Ante el horror de una Nanami superada por la situación, Jowy nos pide que dejemos de luchar contra Highland, aduciendo que no tenemos opciones reales de hacer frente a su enorme poder, y porque él mismo se encargará de derrocar al malvado Luca Blight trabajando desde el interior :-o De hecho, en ese momento hacen aparición otros dos lugartenientes del príncipe (Culgan y Seed) que juran lealtad a Jowy, al considerar que su regio líder se está pasando de vueltas en sus ansias de violencia y poder. Sin tiempo para despedidas, nos ayudan a huir de la zona pero esperan no volver a vernos; la antigua amistad se ha roto.

gDU87eO.jpg
  • Volver arriba


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
publicidad

1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos