Ir al contenido

publicidad

Foto

Duda sobre blog y texto que comparto

blog blogger dso ayuda nosenada help blogspot

Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
2 respuestas en este tema

#1

Escrito 29 junio 2017 - 09:30

No tenía interés en abrir este tema, tan sólo quería responder en el de artículos robados o en el off topic literatura, pero como el primero está cerrado y el segundo me dio pereza buscarlo, dejo esta duda por aquí.

 

Tengo cuenta en Blogspot (o Blogger, como sea que se llame, en la firma es el enlace). Ahí hice, años atrás, un espacio para compartir cuentos ajenos y alguno que otro texto de tipo ensayístico. Fiel a mi costumbre, lo abandoné. Hoy quise poner un texto nuevo ahí, y accedí de manera que yo diría automática (ya estaba mi dirección de correo electrónico y una contraseña por defecto). Pero en el panel de control me dice que aún no he creado ningún blog. ¿Qué ha pasado aquí? ¿Expiró mi intento fallido de blog? ¿No existe manera de recuperarlo?

 

Etiqueto al camarada @dso porque algo me dice que él tiene la respuesta, satisfactoria o no, de lo que busco. Y si no lo sabe seguro lo inventará.

 

Y ya por no dejar, por el mero gusto, comparto un texto que hice, lo vi, hace tres añitos, sobre una escritora que me impactó mucho.

 

 

La cosa frágil

 

 

carsonmccullers.jpg

 

 

 

Nació en Columbus en un día cálido (¿o durante una noche gélida?) de febrero de 1917. Sus padres, los Smith, la llamaron Lula Carson.

      El ambiente de pueblo pequeño asfixiaba las aspiraciones de grandeza, su sueño de ser concertista de piano. Éste lo llevó a matricularse en la prestigiosa Juliard, en Nueva York.

      Pero Lula tenía otros planes para su vida. O la vida tenía otros planes para Lula. Nunca asistió a la academia. En cambio, tomó cursos sobre literatura y escritura creativa en la universidad de Columbia: había encontrado una nueva vocación.

      Durante ese tiempo trabajó para mantenerse y conoció a un soldado de nombre Reeves McCullers, con quien se casó cuando tenía apenas 20 años.

      Mónica Lavín, en su texto “Cuando el sexo es inconsciente de sí mismo”, dentro de su libro Cuento sobe cuento, describe a los dos jóvenes y su aspiración en común: la literatura. En él, Lavín da nota de un pacto inusual: mientras uno trabajaba el otro era libre de escribir.

      Durante el primer año, en 1940, Lula escribió El corazón es un cazador solitario. Lo publicó con el pseudónimo con la que hoy la recordamos: Carson McCullers.

 

***

 

Reeves es un nombre prescindible en la historia de la literatura; igualmente lo fue para la vida de Carson.

      La relación a partir del ascenso literario de Lula se fue resquebrajando.

      Las novelas de McCullers*: El corazón es un cazador solitario, La balada del café triste, El reflejo de tus ojos dorados, muestran varias similitudes entre ellas y cierto germen autobiográfico. En todas, el sur está presente como una prisión o el infierno. En todas, el amor es una quimera extraña e incomprensible, indomable.

      Así fue la relación entre estos dos escritores. En 1941 se divorcian y la escritora vive a partir de entonces con su editor, George Davis. En ese tiempo Reeves y Carson mantienen relaciones homosexuales, cada uno por su cuenta.

      El apogeo de su fama le permitió conocer y entablar amistad con los intelectuales más destacados de su tiempo en Estados Unidos: Paul Bowles, Truman Capote y Tenesee Williams.

      Ocho años después de su separación, la pareja regresa y contrae matrimonio por segunda vez. Sin embargo, Reeves no puede competir con las mujeres que atraen tanto a Carson.

 

***

 

¿Así?**

 

En París, durante una tarde, un Reeves demacrado, derrotado, dijo.

      —Carson... Carson. No puedo más.

     Su aliento despedía un hedor a alcohol. Llevaba el saco sucio, la camisa desfajada.

      —¿No puedes más? ¿Con qué no puedes más?

      —Contigo. Conmigo. Con todo, Carson. No puedo más.

     Carson calló. Sin saber con exactitud qué decir, creyó que la mejor respuesta era el silencio.

     —Acompáñame. Terminemos con todo.

      Tenía una sonrisa triste en su cara. Extendió su mano, a la espera de que su esposa la tomara en señal de aceptación. Pero el cuerpo de Carson respondió igual que su boca.

      Todo quedó claro. Reeves se alejó de su mujer. Salió de la habitación en zig zag, sosteniéndose con lo que podía, sin pronunciar palabra alguna.

      Carson regresó a Nyack, en Nueva York. Allí se enteró que su esposo se había suicidado.

 

***

 

Beber para olvidar. Beber para no sentir. Reeves fue alcohólico hasta el momento de su muerte. Carson también, al igual que la mayoría de sus personajes.

      Frágil de nacimiento, la vida de Carson estuvo marcada por las enfermedades. Semanas antes de partir a Nueva York para entrar a Juliard sufrió una fiebre reumática, que la dejó en cama durante dos semanas.

      A diferencia de otros autores, que se someten a los efectos de los enervantes para inspirarse, McCullers lo hizo para escapar del cuerpo endeble del que era prisionera.

      El director John Houston, quien realizó la adaptación cinematográfica de El reflejo de tus ojos dorados (cuyo reparto está integrado por Marlon Brando y Elizabeth Taylor), dijo sobre la escritora:

 

“Estaba en sus tempranos treinta y ya había sufrido la serie de infartos que la hicieron una inválida

antes de los treinta años. La recuerdo como una cosa frágil con grandes ojos brillantes y un temblor 

en su mano mientras la dejaba entre la mía. No era parálisis, sino más bien una timidez animal. Pero

no había nada tímido ni frágil en la manera en queCarson McCullers enfrentaba la vida. Y mientras

sus afecciones se multiplicaban, ella se volvía más fuerte.”

 

      A esos tres infartos se le sumaron otros dos. El último, en 1967, provocó una hemorragia interna que la llevó a la muerte.

      De su obra quedan las novelas mencionadas más Frankie y la boda, Reloj sin manecillas, una obra de teatro y una veintena de cuentos. Todos difíciles de encontrar porque, lamentablemente, no se editan con frecuencia.***

      En sus historias, la autora muestra un visión sureña apocalíptica. Pero, más importante, con sus personajes, como Amalia, la protagonista la Balada del café triste, una mujer andrógina o su esposo más femenino; o con el capitán Penderton, de El reflejo de tus ojos dorados, que se siente atraído por un soldado voyerista, la autora demuestra que el amor es esa quimera carnívora, incomprensible e impredecible, que salta los muros del sexo y del género.

 

_______________

*A partir de ahora, al referirse a este apellido se tratará de Carson, no de Reeves, quien será siempre identificado por su nombre de pila.

** Esta es una interpretación de un momento en la vida de los McCullers.

***  Nota actualizada 29/06/17: cuando escribí el texto era muy difícil encontrar algo de McCullers, al menos en mi rincón del mundo. Los libros que había leído entonces, los conseguí en esos tugurios que de cariño les decimos librerías de viejo y en fotocopias. Busqué títulos de ella como obseso, pero no había nada. Hace poco Seix Barral y Austral reeditaron buena parte de su obra, aunque sigue sin ser sencillo de encontrar, pude conseguir el volumen Cuentos completos.


Editado por nomada estelar, 29 junio 2017 - 09:43 .


  • Manrix

  • Humano

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 jul 2017
  • Mensajes: 4
#2

Escrito 23 julio 2017 - 23:37

Diría yo que después de tanto tiempo esa información se pierde; sin embargo, creo que si se comunica con la compañía que maneja el blog directamente que posiblemente se pueda recuperar su publicación puesto que ellos tienen más control.


Editado por Manrix, 23 julio 2017 - 23:39 .


  • alfon7193

  • Saitama

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 01 abr 2007
  • Mensajes: 14.348
#3

Escrito 25 julio 2017 - 15:29

Yo ahí veo cinco textos de mayo 2014. ¿Es eso lo que buscas?

oofTggw.gif



Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
publicidad