Ir al contenido

publicidad

Foto

El cuento de la doncella de Margaret Atwood por la HBO

serie libro adaptacion

  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder
1 respuesta en este tema

  • Lyn

  • Mother of pHatos

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 01 feb 2004
  • Mensajes: 33.301
#1

Escrito 30 abril 2017 - 10:18

Qué ganas de ver la nueva serie de la HBO, la adaptación del libro El cuento de la doncella de Margaret Atwood.

El libro se leyó y comentó en el club de lectura de este subforo. Tiene pintaza y unas críticas muy buenas. Acaban de salir los 3 primeros capítulos y serán en total 10.

Es una distopia muy chunga, es duro pero merece la pena la historia y en estos nuevos tiempos, más:

 

http://www.fotograma...-Elisabeth-Moss

 

'The Handmaid's Tale', la profética y polémica serie de Elisabeth Moss

El próximo 26 de abril se estrena en HBO España 'The Handmaid's Tale', serie protagonizada por Elisabeth Moss ('Mad Men') que retrata un futuro distópico en el que las mujeres han sido despojadas de sus derechos.

Jaime Domínguez

25-04-2017The-Handmaid-s-Tale-la-profetica-y-polem Elisabeth Moss es la criada Defred en 'The Handmaid's Tale'

Este 26 de abril se estrena en HBO España una de las series más esperadas de la temporada, 'The Handmaid's Tale', la adaptación de 'El cuento de la criada'. El éxito literario que Margaret Atwood publicó en 1985 (el cual, por cierto, relanza Salamandra esta misma semana) se convertirá a partir de mañana en una cuidada ficción televisiva que destaca por la dureza de sus temas y la calidad de sus interpretaciones. La plataforma lanzará mañana tres episodios de una temporada en principio única formada por un total de diez.

En Fotogramas ya hemos visto el primer episodio y hoy lo analizamos sin spoilers junto a la reciente polémica que ha acompañado a la serie.

handmaids-tale-hbo_reference.png Un relato doloroso que roza lo profético

En un futuro próximo, la contaminación ha reducido la fertilidad humana a unos niveles que apenas garantizan la supervivencia de la especie. Esta situación ha provocado el auge de ideologías conservadoras que han tomado el control de los Estados Unidos y han formado Gilead, un gobierno totalitario basado en el fundamentalismo cristiano que trata de defender su posición en una guerra civil entre facciones religiosas.

A todo esto es ajeno Defred (Elisabeth Moss), cuyo nombre real ya no puede pronunciar y cuyo conocimiento del mundo se limita a poco más que las paredes de su habitación y su paseo diario al supermercado. Ahora lleva el nombre de su dueño, el Comandante Fred Waterford (Joseph Fiennes), en cuyo hogar sirve como criada, como esclava. Como mujer de este mundo, Defred es poco más que un objeto. No puede trabajar, no puede opinar y ni siquiera le está permitido leer. Su única función es, como mujer fértil, procrear y darle un vástago a su señor. Su existencia está bajo el constante escrutinio de todos los que le rodean y cualquier error podría significar su muerte, aunque no es lo que Defred más teme. Lo único que le da sentido a su existencia es la posibilidad de reencontrarse con su hija, hacia la cual regresan todos sus recuerdos.

Recuerdos que se convierten en un alivio al mismo tiempo que una carga. En 'The Handmaid's Tale' seguimos los pensamientos de una mujer que navega entre la resignación y sus ansias de libertad. Una que, como la mayoría de ellas, lo ha perdido todo y convierte su relato en una tragedia en la que ella es la heroína accidental, a la que seguiremos en una lucha por la liberación en la que las nuevas costumbres, el peso de su servidumbre, la constante vigilancia, los peligros de su existencia y sus propias inseguridades tendrán un peso fundamental. 

samira-wiley-handmaids-tale_reference.pn

'The Handmaid's Tale' promete una adaptación perfecta, casi literal, de su novela homónima. Estructurada de una forma más lineal y con algunos detalles pulidos para su representación en pantalla, la serie repite el soliloquio de Defred con el mismo espíritu y dureza, con un sobresaliente sentido de la narrativa y una elegancia en sus formas que la convierten en un producto excepcional. Una serie cuya mayor proeza no es trabajar con un material tan rico (a pesar de las dificultades de su adaptación) de diversa connotación alegórica sino explorar todas sus posibilidades, adentrarse en retratos difícilmente representables y conseguir provocar en el espectador un variado abanico de sensaciones, como la duda, la urgencia o incluso el pánico. 

Por supuesto, ha de destacarse el encomiable trabajo de Elisabeth Moss en la piel de Defred, cuyo texto (y subtexto, aunque mucho menos que en la novela) y fantástica interpretación le convierten en otra candidata en lo que será una disputada categoría de actriz de miniserie (en principio) en los premios televisivos de este año. Su sufrimiento, pérdida y soledad son palpables en cada uno de sus planos, incluso cuando el personaje se permite pensar con cierta sorna y descaro lo que no puede pronunciar en voz alta. A Moss le acompañan rostros conocidos que aportan un gran apoyo interpretativo, destacando la gran (y temible) labor de Ann Dowd ('The Leftovers') en su papel de Tía Lydia; la comedida Alexis Bledel ('Las chicas Gilmore') como la no tan comedida Deglen, y una impresionante Yvonne Strahovski ('Dexter') demostrando que es capaz de la mayor de las sobriedades en su representación de Serena Joy.

'The Handmaid's Tale' es una serie que es relevante no por los tiempos que corren sino a pesar de ellos. Una historia que retrata un mundo que no se ha convertido en lo que es de la noche a la mañana y que cobra importancia en un presente en el que la misoginia ha tomado una nueva dimensión. Una serie que, como la novela que adapta, es atemporal y merece ser vista y debatida tanto hoy como en cualquier otro momento

elisabeth-moss-handmaids-tale-critica-2_ ¿Una fallida estrategia de relaciones públicas?

'The Handmaid's Tale' ha sido una de las series de televisión que se han presentado en la nueva edición del Tribeca Film Festival, y lo ha hecho con una inesperada polémica. Durante el panel posterior a la proyección de primer episodio, la conversación entre los asistentes y el equipo de la serie giró alrededor de la relación de esta con la situación política actual, un tema sobre el que el equipo se mostró evasivo, según los presentes. Curiosamente, en todas las entrevistas, declaraciones y acciones de relaciones públicas previas al estreno, salvo en el mencionado panel del Tribeca, tanto el reparto como el equipo de la serie no había dudado en hablar de la serie en términos políticos así como en comparar el escenario de Gilead con la actualidad de los Estados Unidos. El propio showrunner Bruce Miller había tildado la obra de Atwood de "profética" en una entrevista hace unas semanas.

No obstante, cuando el debate se centró en el feminismo de 'The Handmaid's Tale', una cuestión aparentemente inequívoca, dos actrices de la serie dieron respuestas ciertamente controvertidas: Madeline Brewer (que interpreta a Janine) aseguró que la serie "no es un panfleto feminista", mientras que su protagonista, Elisabeth Moss (Defred), aseguró que "no es una historia feminista, sino una humana, porque los derechos de las mujeres son derechos humanos". Respecto a su trabajo en la serie, Moss declaró que abordó su interpretación sin ninguna agenda política y que "nunca tuve intención de interpretar a Offred como una feminista". Estas declaraciones han causado un gran revuelo y un inesperado backlash para la serie. Incluso la autora, Margaret Atwood, tuvo que salir al rescate de su propio trabajo quitando hierro al asunto: "Son actores, no escritores. No son gente 'de palabras'. Querían ser inclusivos".

tribeca-handmaids-tale_reference.jpg

Las declaraciones de Moss son aún más controvertidas si tenemos en cuenta la trayectoria de una actriz, responsable de dar vida Peggy Olson en 'Mad Men', uno de los personajes feministas más relevantes de la última década en televisión. En este mismo panel, Moss también llegó a señalar que tampoco interpretó a la conocida publicista como un personaje feminista, lo que también le ha acarreado algún rapapolvo en las redes sociales. Cabe mencionar que Moss tuvo oportunidad de explayarse sobre este tema en una pasada entrevista, en la que señalaba que aunque Peggy fuera una mujer adelantada a su tiempo para ella su trabajo estaba por delante de sus ideas políticas y que a medida que la serie avanza los nuevos tiempos también la dejaban atrás, algo que sin duda arroja cierta luz sobre estas últimas declaraciones.

Curiosamente, la propia Moss, cuyas convicciones no han estado nunca exentas de polémica (es devota y convencida practicante de la cienciología, aunque nunca hable de su religión), ha demostrado previamente ser activista del movimiento feminista, alabando el resurgir del feminismo y cómo las mujeres están volviendo a reconocerlo y tomar el control del movimiento; o señalando el mal funcionamiento de una industria que no le permitió sacar adelante un proyecto liderado por mujeres. Sin ir más lejos, tan solo un par de días antes del polémico panel de Tribeca, Elisabeth Moss acudió junto a Margaret Atwood a un evento de The Wrap (luciendo, por cierto, una camiseta que decía "Je suis a sufragette", "Soy una sufragista"). Ambas señalaron las cada vez más numerosas similitudes entre de 'The Handmaid's Tale' y la realidad, así como discutieron sobre el feminismo y la era Trump. Para Moss, por ejemplo, el resurgir actual del feminismo nace de la pérdida de derechos, algo que personalmente le ha empujado a ser más activa en el movimiento.

Con estos datos, la pregunta que debemos hacernos es: ¿por qué, si todo el equipo de 'The Handmaid's Tale' era consciente del trasfondo político de la serie y lo han mantenido hasta ahora, han evitado tomar posición en el evento de prensa más importante de la serie hasta la fecha? ¿Por qué su protagonista, convencida y activista feminista, se ha olvidado repentinamente de su feminismo? ¿Se trata de una fallida acción de relaciones públicas y por qué, en ese caso, han accedido a tomar parte de ella los actores teniendo en cuenta sus declaraciones previas? ¿Y por qué habría de ocultarse la posición política de una serie en el año más feminista de la televisión estadounidense?

 

 


Editado por Lyn, 30 abril 2017 - 10:19 .

xbhlyh.jpg

"No eres más que una excusa para justificar su normalidad"

  • Volver arriba
    • Baldr ha dado sus dieses

  • JohannKarl

  • Antediluvian

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 04 jun 2014
  • Mensajes: 221
#2

Escrito 30 abril 2017 - 15:33

Acabo de verme los tres primeros capítulos y la verdad es que me ha enganchado.


346451x.jpg

  • Volver arriba
    • Lyn ha dado sus dieses


  • Por favor identifícate para escribir un tema
  • Por favor identifícate para responder

Etiquetado también con una o más de estas palabras: serie, libro, adaptacion

publicidad

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos