Jump to content
  • Buscar en
    • Más opciones...
    Encontrar resultados que contengan...
    Encontrar resultados en...

Archivado

Este tema ahora está archivado y cerrado a otras respuestas.

Lyn

La clase media trabajadora no existe

Publicaciones recomendadas

Lyn Líder de gimnasio

Publicado
vida restante: 100%

Me parece bastante interesante este artículo sobre la identidad y la clase meda o trabajadora, y sirve también para entender un poco las razones del voto a Trump:


http://www.lamarea.c...las-cicatrices/


 


Un bloque publicitario en una cadena de información internacional. Un hombre de mediana edad, anglosajón, toma un avión que con rapidez y comodidad le conduce a una ciudad asiática donde le vemos, ya desvelado como exitoso arquitecto, dirigiendo la construcción de un rascacielos. Los siguientes anuncios, telecomunicaciones, banca de inversión, automóviles de alta gama, siguen la misma pauta estética, una que empezó allá por los noventa y que continúa hoy inalterable, la de un mundo interconectado y ágil donde la tecnología y el fluir de capitales han eliminado la pobreza, el conflicto y, si me apuran, hasta la fealdad. Terminada la publicidad explícita vuelven las noticias, donde unos presentadores con el mismo aspecto y vida de los protagonistas de los anuncios nos ofrecen las claves informativas. La paradoja parece evidente, pero ellos parecen no darse cuenta.


Leía hace unos meses a Harry Crews hablar sobre su infancia en el condado de Bacon, Georgia, a principios de los años 40, un lugar donde la pobreza era tan insistente como el sol de mediodía cayendo a plomo sobre los campesinos. El escritor contaba que, de niño, sentía fascinación por un catálogo de productos agrícolas que, de vez en cuando, llegaba a la granja donde vivía. En él veía unas fotografías que trataban de representar su entorno, con unos modelos arando campos fértiles con tractores que nunca tendrían, monos de trabajo sin remiendo ni mancha y sudor ausente. Jugaba a elegir novia entre las mujeres que le sonreían desde aquellas páginas sujetando un capacho lleno de tomates perfectos. Jugaba a desear una vida mejor que la suya. Sin embargo, contaba, que se dio cuenta de que aquello tenía trampa porque todas las personas que aparecían en el catálogo estaban completas. Casi ningún adulto de su condado se libraba de tener alguna cicatriz, algún dedo amputado o alguna cojera de una pierna rota para siempre. Además, no sonreían.


Entre el catálogo de Crews y el anuncio del arquitecto exitoso hay más de medio siglo de diferencia pero la misma trampa, esa que nace de la diferencia entre el mundo propuesto y el mundo existente. Resulta raro contemplar un campo baldío y ver, que en otra parte -no se sabe bien dónde- los vegetales crecen casi sin esfuerzo, como resulta extraño ver una noticia donde se nos habla del desempleo para, a continuación, pasar a un anuncio donde la felicidad dura lo que aguante la batería del nuevo modelo de móvil. La diferencia entre ambas situaciones es que mientras que una causaba estupefacción en un niño hijo de unos campesinos pobres, la otra se percibe con total normalidad por cualquier persona, con esa desatención que prestamos a lo que creemos un estado natural de las cosas.


Al joven Crews le extrañaba aquel catálogo porque entre él y su cotidianidad no mediaba nada, acaso los sermones del reverendo en la iglesia, lugar donde raramente iba. Veía a su padre conducir a una mula que arrastraba un arado oxidado, al encargado del propietario de la tierra venir a cobrar cada mes, a su madre regatear con un hombre que vendía telas para que él y sus hermanos tuvieran un pantalón nuevo al inicio de cada temporada. Por mucho brillo que aquellas fotos tuvieran no le podían ocultar su oscuridad. Por contra, el espectador actual ha visto muchas veces los informativos, donde las malas noticias son siempre culpa de otros, nunca del sistema, pero ha visto aún más veces todos esos anuncios, todas esas fotos relucientes, que le dicen que existe un mundo maravilloso ahí fuera y que, si él no lo tiene, algo habrá hecho mal.


Pero el asunto va un poco más allá, ya que el espectador no será víctima tan sólo de la ausencia de su cotidianidad, sino de sí mismo. En aquel catálogo con el que se invitaba a soñar a los campesinos, al menos, existía una representación de ellos mismos, ficticia e idealizada, pero reflejo de una realidad. Hoy existe una subrepresentación de la clase trabajadora, sólo presente en los ámbitos comunicativos bien como mono de feria en algún reality bien como necesidad comercial en anuncios de productos del hogar y créditos rápidos. Nunca como protagonista consciente, autónoma y activa de su propia vida.


Decía Maclaren-Ross que mientras que escribía, esquivaba a su casera y contaba los cigarrillos que le quedaban, que no aguantaba la literatura donde nunca se explicaba de qué vivían sus protagonistas. Hoy apenas se leen libros, pero se consumen teleseries. En ellas sólo hay dos posibilidades para la subrepresentación de los nadie, o bien como vulgares y ridículos personajillos que dan voces y causan sonrojo o bien como la mano que entrega las pizzas a los jóvenes protagonistas de clase media blanca en su apartamento de Nueva York.


Que existe algo llamado clase media a un nivel sociológico y económico es una cuestión, que existe un concepto cultural totalizador llamado clase media, otro. Algo así como un magma que lo envuelve todo, que marca lo aceptable, lo asumible, lo sensato. Algo que nos indica cuáles deben ser nuestras aspiraciones, nuestros valores y nuestros deseos. Una injerencia vital que anula la identidad, pretendiendo hacer olvidar a millones de personas quiénes son, pero también olvidar quiénes son los otros.


Y esto, tras mucho tiempo, llega a resultar cansado y hasta enfada, cuando la diferencia entre la pantalla y la calle empieza a resultar escandalosa. Hay millones de personas que nunca se han visto en una película, que nunca se han leído en ningún libro, que nunca han sido protagonistas de un reportaje en televisión y, si lo han hecho, han sentido que no eran ellos, que se merecían un retrato mucho mejor. Hay millones de personas que han empezado a no entender por qué en el catálogo nunca aparece nadie con cicatrices.


Por eso, si un día llega alguien, aún perverso y consustancial a este estado de cosas, y les habla a ellos, no se extrañen de que le escuchen.



xbhlyh.jpg

"No eres más que una excusa para justificar su normalidad"

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

KatamariRoll Majin Boo

Publicado
vida restante: 100%

Imagináos que estáis viendo Friends, llega el pizzero para dejarles la pizza, y la cámara se acerca hasta el tipo. Entonces, mientras está sonando otro chiste a espaldas de la cámara y suenan las risas enlatadas un poco ahogadas, la cámara sigue al pizzero mientras le cierran la puerta, y éste sigue con su trabajo, y el episodio entero es el día de mierda de este hombre.


Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Vyse1988 Bahamut

Publicado
vida restante: 100%

Imagináos que estáis viendo Friends, llega el pizzero para dejarles la pizza, y la cámara se acerca hasta el tipo. Entonces, mientras está sonando otro chiste a espaldas de la cámara y suenan las risas enlatadas un poco ahogadas, la cámara sigue al pizzero mientras le cierran la puerta, y éste sigue con su trabajo, y el episodio entero es el día de mierda de este hombre.

 

Aida como spin off de 7 vidas, que ya era una especie de copia de friends.

 

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Chaotic Good PATRIOT

Publicado
vida restante: 100%

Imagináos que estáis viendo Friends, llega el pizzero para dejarles la pizza, y la cámara se acerca hasta el tipo. Entonces, mientras está sonando otro chiste a espaldas de la cámara y suenan las risas enlatadas un poco ahogadas, la cámara sigue al pizzero mientras le cierran la puerta, y éste sigue con su trabajo, y el episodio entero es el día de mierda de este hombre.

Te refieres al estilo de cualquier parte de cualquier episodio que se centre en Joey (antes o después de su cúspide en días de nuestra vida), Rachel (hasta la... novena? temporada dónde es camarera o secretaria antes de conseguir un buen puesto) o Phoebe (siempre)?

 

Tsk tsk, menos dibugitos xinos y más friends

 


48724_s.gif

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Befugnis Ivory

Publicado
vida restante: 100%

Que hay una maquinaria enorme de propaganda para justamente fomentar y justificar al propio sistema poco se puede negar hoy en día, al fin y al cabo la televisión y cualquier forma de comunicación muestra lo que quiere el que tiene más dinero (pues es el que tiene la posibilidad de crearla vaya).


 


Y en los ultimos veinte años al final tanto martilleo anestesia obviamente. Pero no deja de ser culpa de la propia gente porque que un pobre o un obrero voten al PP, por ejemplo, tiene tela, y de esos los hay muchos.


Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Fodel IGNIS EXCUBITOR

Publicado
vida restante: 100%

Bueno, alguna representacion existe, estan las peliculas de Loach, casi todas muy buenas, las footgrafias de Salgado, todas muy buenas, bastantes dibujos de Lipton, todos geniales, pero en general es cierto que la "clase trabajadora" ha dejado de ser un modelo cultural, como lo pudo ser en la literatura del XIX, los motivos son muchos, uno "tecnico" es que en general la representacion social cae muy a menudo en el panfleto y/o en el ridiculo, el realismo socialista de la URSS es un buen ejemplo de ambos problemas, otro evidente es que la gran mayoria queremos ver algo mejor que la realidad, no iremos en bisnes a Singapur a construir un rascacielos, pero es mejor, en el sentido de diferente, que ver como se pone ladrillos en una nave industrial en un Pologono, algo parecido a porque el porno amateur real tiene mucho menos exito que el ficticio.


 


En todo caso el problema de Trump no es que se haya dirigido a una clase trabajadora, como si los demas solo hablasen para ejecutivos de Wall Street, el problema real es que Trump ha legitimado los  demonios de esos trabajadores, btw ser trabajador no es garantia de nada moral, como el racismo, el machismo, el odio a la cultura, etc, etc.


 


Si mañana hubiese un reality trumpiano no seria de honrados trabajadores blancos explotados por sus empresas, sino de trabajadores blancos en la miseria por la competencia desleal de los emigrantes, que como trafican con meta les da igual ganar mas o menos salario, mientras que sus esposas, influidas por peliculas liberales, follan con negros, y sus hijos salen universitarios y maricones, y no se sabe que es peor.


 


Un saludo 



WE SHOULD ALL BE FEMINISTS

 

CHIMAMANDA NGOZI ADICHI

 

 

UNA REVOLUCION SIN BAILE NO ES UNA REVOLUCION QUE MEREZCA LA PENA

 

EMMA GOLDMAN

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Vanitas Vanitatum Bahamut

Publicado
vida restante: 100%

Si, es evidente que desde el el alienante mundo de la TV el IBEX 35 y el Dow Jones, se han confabulado para que no existan series en donde personajes de clase trabajadora sean el leitmotiv de las mismas.


 


Porque desde sitcoms clásicas como Roseanne, hasta clásicos atemporales como The Office (USA) y su ciudad ficticia de Scranton donde oficinistas from 9 to 5 de sueldo mísero y comisiones irrisorias se pasan durante las 9 temporadas temiendo por su puesto de trabajo ante las absorciones redistribuciones y cierre de sucursales que lleva a cabo regularmente la central de NY. 


 


Por no hablar - siguiendo con las sitcoms - con 2 Broke Girls (trabajadoras de una cafetería que viven de las propinas) Mom (cocinera, madre soltera y abuela alcoholica), o Me llamo Earl, epítome del fracaso y cómo ser un buen white trash.


 


O la magnífica y totalmene imprescindible dramedia estrenada este año Atlanta, protagonizada por Donald Glover (Community) y que narra en tono autobiográfico las vicisitudes de un chico negro en un barrio de la susodicha ciudad, tras haber abandonado la universidad, y malvivir con su ex y un trabajo de mierda.


 


O hablando de dramedias, una de esas joyitas desconocidas de la HBO How to make it in America. Cuyo título ya es suficientemente autoexplicativo.


 


Porque claro, posiblemente la serie más aclamada de los últimos años, como Breaking Bad, donde un profesor tiene que estar pluriempleado en un lavador de coches regentado por unos pakistaníes para poder llegar a fin de mes tampoco trata del tema.


 


U otro clásico atemporal como Friday Night Lights, que bajo la excusa del fútbol americano nos narra la existencia a través del pueblo ficticio de Dillon (Texas) de lo que ahora la gente se ha dado cuenta que también es América, además de las ciudades hipsters de ambas costas.


 


O The Wire y The Shield y la vida de los policías alejados del glamour y cercanos a la calle y todas sus miserias.


 


U otro de los grandes estrenos de esta season por parte de Netflix como puede ser The Get Down, que a traves de una bonita historia con tintes a West Side Story, nos narra el surgimiento de la música rap enclavado todo ello en el conflictivo NY de finales de los 70 los conflictos sociales, raciales y económicos de todo el barrio del Bronx.


 


O Shameless, Married with Children, Cheers, It´s alway sunny in Philadelphia,Six feet under...


 


Y finalmente, supongo que una serie que va camino de cumplir 30 años ininterrumpidos de emisión, con innumerables premios, reconocimiento de crítica y público, y que ha trascendido de la TV hasta ser un fenómeno cultural de nuestro tiempo, como es Los Simpson, con ese obrero poco cualificado de una fábrica, en el que se pueden ver reflejados una buena parte de la clase media baja trabajadora de USA, junto con todas las demás series anteriormente citadas, debe de haber sido algún tipo de ilusión de Matrix.


 


O a lo mejor es que no hay que dejar que la realidad estropee un buen artículo. Ni tan siquiera uno malo.


Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Dr_Subzero Augustus Sinclair

Publicado
vida restante: 100%
En Macy's está a petar de clase media, pero es cierto que en otros sitios hay muchísimos pobres

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

durrutino Magus

Publicado
vida restante: 100%

Ni la trabajadora, ni ninguna otra. Nunca ha existido la clase media. Es otro cuento chino-filipino de control social de libro, como otras tantas pajas mentales para el mismo fin de control del vulgo. Ahora ya lo llaman de otra manera, mas globalizante, mas idiotizante si cabe.


 


 


Nos_mudamos_de_Catalunya_a_la_Capital_de

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

eleftheros Ender el Xenocida

Publicado
vida restante: 0%

 

Te acabo de ver la polla y es lo más jodidamente monstruoso que he visto en mucho tiempo, lo gozas.


«Un hombre prudente debe discurrir siempre por las vías trazadas por los grandes hombres e imitar a aquellos que han sobresalido extraordinariamente por encima de los demás, con el fin de que, aunque no se alcance su virtud algo nos quede sin embargo de su aroma» (Maquiavelo)

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

will free TERRESTRIS VERITAS

Publicado
vida restante: 100%

Imagináos que estáis viendo Friends, llega el pizzero para dejarles la pizza, y la cámara se acerca hasta el tipo. Entonces, mientras está sonando otro chiste a espaldas de la cámara y suenan las risas enlatadas un poco ahogadas, la cámara sigue al pizzero mientras le cierran la puerta, y éste sigue con su trabajo, y el episodio entero es el día de mierda de este hombre.

Suena al término medio entre Too Many Cooks y Unedited Footage of a Bear. Kickstarter ya.

 

Para quienes no hayan visto una o ambas de esas excelencias:

 

 

 

 

 

 


2gxjp6v.jpg
This guys entire face is natures warning that inappropriate things give him an erection.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Dark_Hero Majin Boo

Publicado
vida restante: 100%

 

Vanitas Vanitatum o como dejar en ridiculo un artículo...

 

También se me ocurre por ejemplo mencionar IT Crowd, New Girl por decir alguna extranjera. Si ya vemos en suelo patrio, la mayoria. Aqui no hay quien viva, Aida, la que se avecina... Y no nos metemos en cine, peliculas sobre trabajadores de clase baja las hay a patadas

 

Pero estos articulos siempre funcionan. Y puedes sacar 300 ejemplos que te dirán que no, que son excepciones

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

  • Crear nuevo...