Ir al contenido

publicidad

Foto

Post didáctico: análisis de coplas


Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
179 respuestas en este tema

  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#1

Escrito 08 enero 2014 - 19:35

Hola a todos

Esta es la primera vez que entro al subforo de música para escribir. Anteriormente, había entrado en alguna ocasión para leer algunos de los post que se escriben. Esta vez me he animado a entrar para poder aportar mi granito de arena, dedicando un post a un género musical bastante olvidado (y ya prácticamente muerto) como es la copla.

La copla es un género que no gusta a todo el mundo. A muchos de vosotros, seguramente os parezca el típico género musical rancio y añejo, asociado a la vejez y a una imagen demasiado “caricaturesca” y estereotipada: la típica señora con bata de cola y abanico, emitiendo agudos por todos lados al borde del grito y la lágrima, exagerando los gestos y la mirada hasta el esperpento, y en general, un género asociado a lo cañí, lo burdo e incluso lo vulgar (muchos acabaréis asociando la copla al mundo de los toros, a la esfera de lo popular, a tópicos como la España profunda o los tipos y costumbres en su expresión más primitiva y visceral).

El objetivo de este post es intentar dar una visión objetiva del género, evitando estereotipos, prejuicios e ideologías. Una cosa es que la copla en ciertos momentos recurra a evocar esos tópicos antes citados, y otra cosa distinta es que la copla, sea eso. Los textos de la copla son una de las mejores muestras de la poesía del siglo XX, esa poesía de aire popular que nos recuerda al mundo del romancero y del cancionero medieval. Las letras de las coplas nos evocan a innumerables temas y motivos de la tradición literaria española (el amor, la muerte, la soledad, el carpe diem) unas veces con intimismo y recogimiento, y otras veces con mayor intensidad y dramatización. De la copla, como filólogo que soy, me gusta decir que es un ejemplo más de poesía con una estructura métrica (sonetos, romances, un rimado, etc…) y un lenguaje literario (plagado de recursos estilísticos como las metáforas, las imágenes, los paralelismos, las anáforas, las aliteraciones, etc…). La copla puede ser portadora de contenidos que todavía siguen vigentes actualmente o son fruto de un contexto histórico determinado. Y por supuesto, no tiene que ir ligada a la tragedia y la altisonancia. La copla es un género que se fusiona con diferentes ritmos y estilos, dando lugar a un abanico muy amplio de posibilidades.

En este post, seguiré la estructura que sigo en mi post de los nostálgicos del foro retro. De vez en cuando, os traeré una letra de una copla, y comentaremos brevemente su contenido y sus aspectos formales, para después pasaros un video (si lo hay). Es como un pequeño análisis de texto, que los estudiantes soléis hacer en las clases de literatura. El objetivo es ver de una manera objetiva y limpia (sin ningún tipo de prejuicio e ideas falsas previas) de este género.

ACTUALIZACIONES: Aquí voy a ir poniendo un índice con las diferentes coplas analizadas:

Página 1

Manolita La Primera
Coplas de las divisas
Te he de querer mientras viva
Yo no quiero comer contigo
En tierra extraña
Sere...serenito
Una cualquiera
Los cuatro muleros
Puente de los franceses
Ya hemos pasao
Con ruedas de molino

Página 2

Romance de la otra
Noches bonitas de España
Ni hablar del peluquín
Elvira la cantaora
Con las bombas que tiran
Especial "La rosa del azafrán": Aunque soy de la Mancha
Especial "La rosa del azafrán": Canción del sembrador
Especial "La rosa del azafrán": Moniquito
Especial "La rosa del azafrán": Las espigadoras
Mi amigo
El día que nací yo
Alacena de las monjas
Me casó mi madre
La Luna enamorada

Página 3

La hija de don Juan Alba
La diputada
María la Portuguesa
Marta la dormía
Encrucijada
Cocidito madrileño
A otra cosa, compañero
Ahora me ha tocado a mí
Castillitos en el aire
Échale guindas al pavo
Pregón de la gitana
El gazpacho

Página 4

Como dos barquitos
Vino amargo
Al Uruguay
Háblame del mar, marinero
Me valga la Magdalena
Mesonera de Aragón
¡Quién lo había de pensar!
La pulga
Dime que me quieres
Compuesta y sin novio
Soltera yo no me quedo
Lola Puñales
Moscatel
Coplas de Luis Candelas
Adiós a España

Página 5

La vaca lechera
Cuando te vayas
Trece de mayo
Mar blanca
Los peregrinitos
La lumbre de tu cigarro
Desde Santurce a Bilbao
Romance de Juan de Osuna
Un ramito de violetas
Tatuaje
Estudiantina de Madrid
Te lo juro yo

Página 6

Un hombre cabal
En el barranco del Lobo
Carceleras del Puerto
El despertador
Quisiera ser tan alto
La Sebastiana
La gente
Amigo conductor
El maletilla
Niña Colombina

Página 7

Gracias por venir
Tientos del viento
Carmen de España
La Zarzamora
María se bebe las calles
Caramelitos de menta
En el último minuto
Tanto vestido blanco
Amor a todas horas
No te mires en el río
Los campanilleros
Lolita La Musaraña
La chica del 17
 
Página 8

Con un pañolito blanco
Mañana sale
El abuelo
El cordón de mi corpiño
Como las alas al viento
La duquesa Cayetana
Coplas del chapinero
Ay, mi perro
Ay, mi casa
Hombres
Los piconeros
Tientos del reloj
La copla sigue adelante
Bulerías de la Isla

Página 9

Poema de mi soledad
Romance de Zamarrilla
La señorita del acueducto
Las tardes del Ritz
Su Primera Comunión
Algo se me fue contigo
Tú no te has ido
Madrecita María del Carmen
Libérate
Amante de abril y mayo
Ovejitas blancas
Pepa Bandera

Página 11

Cabecita Loca
Como a nadie te he querido
Que murmuren
Aquella Carmen
Así fue
Fuego, Fuego

Página 12

Triniá
Qué bonita es mi niña
Amor marinero
Sevilla
Qué bonito es Badalona
Campanero Jerezano
La chiquita piconera
La morena de mi copla
Puentecito
……………

Y voy a inaugurar el post con una canción bastante divertida. Seguramente, todos vosotros, en vuestra larga lista de personas allegadas y conocidas (amigos, compañeros de trabajo o de redes sociales, vecinos, gente de vuestra ciudad o pueblo, familiares, etc...), tengáis calada a la típica persona abundante y adelantadilla, que es la primera en estar en todos los sitios en donde hay “noticia”. Este personaje se caracteriza por estar metido en todos los fregados de la vida. Siempre está dispuesto a apuntarse a un bombardeo, toma la iniciativa en los diferentes actos sociales (reuniones, fiestas, celebraciones) y no sabemos cómo se las apaña, pero cuando pasa algo, siempre está en primera fila dando el cante. Este tipo de personas, que suelen resultar cargantes hasta decir “basta”, son fácilmente identificables gracias a su capacidad de sobresalir y llamar la atención entre la mutitud, creyéndose el alma de la fiesta.

La copla que os presento hoy (cantada por Lola Flores en el año 1950), tiene como protagonista a una señora que asume perfectamente ese rol de abundante. De ahí que la llamen “Manolita la Primera”. La copla consiste en una sucesión de imágenes cotidianas bastante hiperbolizadas y deformadas, que crean una caricatura del personaje, pero nos sirven para entender cómo son este tipo de "personillas". Así vemos escenas plagadas de humor, de un humor contundente y exagerado: la protagonista retratándose en la foto de una boda en primer plano, mientras los novios están detrás; Manolita inflándose a comer y emborrachándose en diferentes eventos donde no ha sido invitada; pasando de tercera clase a primera dentro de un tren; llevándose todos los palos en las broncas y follones ; bajando la primera de una escalera; metiendo la mano en un plato de patatas.
 
Como veis, a esta Manolita le encanta ser el centro de atención y dar el cante allá donde va, ya que quiere ser la absoluta protagonista, convirtiéndose siempre en la primera en hacer algo. Si ella dice una cosa, eso es lo que hay que hacer, sin discusión: "que manda y dispone". Además de abundante, tiene ese toque de mujer dictatorial, "listilla" y "sabionda". Si en algún sitio ocurre algo (sea banal o sea trascendental), ella siempre tiene que estar en medio, tal como se indica de manera humorística mediante las escenas creadas: "Que hay lechuzas, Manolita en mi azotea".

El objetivo del poeta no es describir a una persona, sino crear un prototipo o arquetipo de personaje, que sea conocido por todos y resulte hasta entrañable con su disparatada psicología ("como era tan rabisalsera, todos le dicen en Sevilla Manolita La Primera"). Se trata de un personaje plano (mantiene sus mismos rasgos desde el comienzo hasta el final de la copla), pero efectivo para hacer reír, tal como sucedía en la comedia latina.

La protagonista queda definida con rasgos casi animalescos (se le aplican verbos como "trota", "galopea" y neologismos como “aperreada”) que da un toque esperpéntico muy cómico. La presencia de topónimos ("Sevilla", "Graná", "Jerez de la Frontera") y deícticos locativos ("de acá pa allá") marca el carácter omnipresente de este tipo de personajes (ya que Manolita aparece por todos lados, de un sitio a otro, como un torbellino, con ese aire de “maruja cotilla”). En cualquier lado te la puedes encontrar.

La presencia del ordinal ("Manolita la Primera") dota al texto de un carácter burlesco:

-Por un lado, permite tratar como a una reina(estrato elevado) a un personaje vulgar, popular, humilde, poco refinado. En uno de los versos se puede ver una comparación donde de manera irónica se la trata como alguien "importante ("Y al ver a la Manolita, como una sultana"), cuando realmente Manolita no es más que una maruja de barrio.

-Por otro lado, ser el primero puede tener connotaciones negativas, ya que las personas abundantes suelen ser las primeras en hacer las cosas, antes de ponerse a pensar o a reflexionar.

Las enumeraciones y los numerales cardinales crean un efecto hipérbole, exagerando al máximo los rasgos y actos que conciernen a la protagonista: "La primera en los banquetes, ella trincha, corta y raja y se come lo de SIETE con TRES platos de ventaja". La cuantificación está al servicio de la risa, al igual que el uso de estructuras bimembres ("manda y dispone", "la esposa y el marido", "resbale y se reviente").

El estribillo posee estructuras anafóricas y paralelísticas que permiten distribuir los diferentes elementos que forman parte de la caricatura: "Manolita corre, troya y galopea/ Manolita coge el manto y repagila"."Repagila" es un imperativo que significa "sal corriendo".

En coplas cómicas como esta es bastante habitual hacer referencia a caídas, golpes, tortazos, como si estuviéramos en una película de humor o en uno de esos programas de "Videos de primera": "En tu escalera han dado cera y en subir nadie consiente, para que seas la primera que resbale y se reviente".

El narrador intenta aportar humor, implicándose en la historia mostrando asombro, sorpresa, extrañeza, enfado ante los hechos narrados: "Aunque nunca se le invite yo no sé de qué manera, cuando hay fiesta Manolita se emborracha", "!Mala puñalá le den!". El imperativo permite dar credibilidad, como si el narrador estuviera siendo testigo de todo lo que se narra ("mírala, que aperreá").

Además, para esta copla se usan ciertos coloquialismos muy actuales (“reventar”, en el sentido de destruir, “fregado” en el sentido de lío y polémica), el relajamiento de la d intervocálica (marío en lugar de marido, Graná en lugar de Granada, lao en lugar de lado), el uso de determinante con nombre propio ("La Manolita"), la presencia de juegos fónico-lúdicos ("patatín, patatán") o el uso del diminutivo (Malonita, chiquitilla). Es una lengua muy popular y espontánea. El hipérabaton permite adelantar a primera posición oracional los elementos relacionados con el carácter abundante de la protagonista, posponiendo el sujeto y adelantando la cualidad (atributo): "La primera en todos lados Manolita siempre está".

Métricamente la canción está compuesta por cuartetas mientras que los comienzos de los estribillos son serventesios.

Aquí os dejo la letra:

hqdefault.jpg

Desde que era chiquitilla,
como era tan rabisalsera,
todos le dicen en Sevilla,
Manolita, la primera.
En las bodas de tronío,
se retrata ella delante,
y la esposa y el marío,
van detrás de acompañantes.
La primera en todos laos,
Manolita siempre está,
y se lleva en los fregaos,
la primera bofetá.
Y al ver a la Manolita,
que manda y dispone,
la gente le grita,
desde los balcones:

Manolita corre, trota y galopea.
Manolita ponte el manto y repagila,
que hay lechuzas, Manolita, en mi azotea,
y te tienes que poner en primera fila.
En tu escalera han dado cera
y en subir nadie consiente.
Para que seas la primera
que resbale y se reviente.
Mírala que aperreá de acá
para allá de todo se entera,
que en Sevilla y en Graná
y hasta Jerez de la Frontera,
donde hay papas aliñás,
meterá la cuchará,
patatan, patatin, patatan
Manolita, la primera.

Aunque nunca se la invite,
yo no sé de que manera,
cuando hay fiesta Manolita,
se emborracha a la primera.
La primera en los banquetes,
ella trincha, corta y raja,
y se come lo de siete,
con tres platos de ventaja.
Con billete de tercera,
Manolita sube al tren,
y al momento va en primera,
¡mala puñalá le den!
Y al ver a la Manolita,
como una sultana,
la gente le grita,
por toda Triana:

Manolita corre, trota y galopea.
Manolita ponte el manto y repagila,
que hay lechuzas, Manolita, en mi azotea,
y te tienes que poner en primera fila.
En tu escalera han dado cera
y en subir nadie consiente.
Para que seas la primera
que resbale y se reviente.
Mírala que aperreá de acá
para allá de todo se entera,
que en Sevilla y en Graná
y hasta Jerez de la Frontera,
donde hay papas aliñás,
meterá la cuchará,
patatan, patatin, patatan
Manolita, la primera.

Y aquí el video con la canción:
 

Nos vemos el próximo día con el análisis de otra nueva copla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 11 mayo 2016 - 02:07 .


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#2

Escrito 09 enero 2014 - 17:52

La canción de hoy nos lleva al año 1953 y nos va a servir para homenajear a la recientemente fallecida Lolita Sevilla. Se trata de una copla que es casi un emblema en la historia del cine español (en la película de Berlanga, "Bienvenido Mister Marshall"). Nos lleva al contexto de los años 50. La década anterior (años 40) fue muy dura para nuestro país, tanto en el terreno económico (por la escasez y la pobreza derivados de la Guerra Civil) como político, debido al aislamiento que sufrió España del resto de instituciones y países del mundo. En los años 50 ese aislamiento se fue reduciendo y España empezó a integrarse en organismos (como la ONU) y a mantener relaciones con países como Estados Unidos. Fue en esta época cuando los americanos hicieron bases militares en nuestro país y a cambio, nos dieron "dinerito" que nos sirvió para poder salir un poco de la miseria de la Posguerra.

Entre las clases populares españolas se creó una especie de caricatura e imagen simbólica de los americanos, los cuales se concebían como salvadores, forrados de dinero y poder que venían a regalarlo y derrocharlo a España.

Las famosas "Coplillas de las divisas" se sitúan en este contexto, y es uno de los números más conocidos de la película de Berlanga. Los habitantes del pueblo de Villar del Río, celebran y exaltan (en un tono festivo) la llegada de los americanos, para darles una cálida bienvenida. Semánticamente, la copla tiene su miga, ya que los estadounidenses quedan ligados a palabras relacionadas con el progreso, el futuro y la tecnología (rascacielos, aeroplanos de chorro libre), aunque luego el contrapunto se crea con la presencia de objetos cotidianos y humildes que representan los sueños y aspiraciones de las gentes más pobres españolas (medias, camisas). La anadiplosis permite ir encadenando los diferentes regalos que los americanos hacen a los españoles, y así enfatizar su abundancia: "van a obsequiarlas con aeroplanos/ con aeroplanos de chorro libre.

Hay un proceso de muñequización y caricatura de la figura del americano ("gordos y sanos") con algo de hipérbole ("mil regalos") que nos hace ver a Estados Unidos como un país sin escasez y sin hambre(al contrario que España) donde parece que les sobra el dinero como para regalarlo a otros países. Realmente, esta copla refleja la consolidación económica y política de EEUU como potencia.

El hecho de describir a los americanos como personas "gordas" tiene su porqué. En la España de Posguerra la gente pasaba mucha hambre. Por tanto, la gordura y la obesidad no eran estados físicos frecuentes. Como los americanos sí tenían dinero, se podían permitir el lujo de comer mucho, y por tanto, estar gordos. De ahí que se diga lo de "gordos y sanos", como si fuera algo positivo.

La canción está plagada de elementos y tópicos populares (los oles,las referencias a la fiesta de los toros), creando artificialmente una imagen de los americanos como asiduos amantes de la cultura española. Durante la época de la dictadura se creó un tópico de que nuestra cultura popular era la "mejor" y que los extranjeros estaban loquitos con nuestras fiestas, nuestras siestas, nuestros toros, nuestra comida o nuestras playas.

En el poema encontramos referencias geográficas a varios estados de los EEUU (Michigan, Texas, Virginia), así como al famoso "Plan Marshall" que EEUU llevó a a cabo después de la Segunda Guerra Mundial para ayudar a los países más desfavorecidos y castigados por el conflicto. España acabó entrando a este plan y recibió ayudas económicas de Estados Unidos a cambio de las bases: "El plan Marshall nos llega del extranjero pa nuestro habío".

El estribillo se concibe como una exaltación o elogio al pueblo americano, tal como se refleja en las oraciones exclamativas con vítores: "Viva el tronío de ese gran pueblo", "Olé Virginia y Michigan", "Viva Texas que no está mal". El clima de euforia y alegría también se extiende al mundo particular y personal del yo poético, tal como se refleja mediante el paralelismo: "Olé mi madre, olé mi suegra, olé mi tía" (partícula de elogio+ posesivo+ nombre de parentesco familiar"). Cuando estamos contentos, vemos el mundo de una forma festiva y optimista, como sucede en esta canción.

En cuanto al lenguaje, aparecen palabras utilizadas por las clases populares y rurales de la época ("parné" por dinero, "avío" por cocina). Esos términos casi han desaparecido. La d intervocálica desaparece, como veíamos ayer ("pa" por "para"). También encontramos expresiones coloquiales como "echar buen pelo" que significa "mejorar de fortuna". Con el dinero de los americanos, el pueblo de Villar del Río prosperará: "Y con tantos parneses va a echar buen pelo Villa del Río"

Métricamente, predominan los versos largos de arte mayor (entre 14 y 17 sílabas). Cada estrofa está formada por dos pareados y los estribillos riman en libre, excepto el final que también son pareados.

Aquí os dejo la letra:

fotograma3.jpg

Los yanquis han venío,¡Ole! el salero con mil regalos.
Y a las niñas bonitas van a obsequiarlas con aeroplanos
Con aeroplanos de chorro libre, que corta el aire.
Y también rascacielos bien conservaos en "friguidaire".

Americanos,vienen a España gordos y sanos.
Viva el tronío,de ese gran pueblo con poderío.
¡Ole Virginia y Michigan!,¡y viva "Tersas" que no está mal!,
os recibimos,americanos con alegría.
¡Ole, mi mare!, ¡Ole mi suegra y ole mi tía!

El plan Marshall nos llega del extranjero pa' nuestro habío'.
Y con tantos parneses va echar buen pelo Villa del Rio
Taerán divisas pa' quien toree mejor "corria "
Y medias y camisas pa' las mocitas mas presumías.

Americanos, vienen a España gordos y sanos.
Viva el tronío, de ese gran pueblo con poderío.
¡Ole Virginia y Mirchigan!¡Y viva "Tersas" que no está mal!
Os recibimos, americanos con alegría.
¡Ole, mi mare!, ¡Ole mi suegra y ole mi tía!

Americanos, vienen a España gordos y sanos.
Viva el tronío, de ese gran pueblo con poderío.
¡Ole Virginia y Mirchigan!¡Y viva "Tersas" que no está mal!
Os recibimos, americanos con alegría.
¡Ole, mi mare!, ¡Ole mi suegra y ole mi tía!

Y aquí un video:



Nos vemos el próximo día con el análisis y recordatorio de una nueva copla!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 17 octubre 2015 - 18:28 .


#3

Escrito 09 enero 2014 - 18:15

Oye pues te pués creer, que nunca me había llamado la atención lo más mínimo esto de la copla, pero sólo el ver un post tan currado ya me ha dado ganas de ponerme?

Cuando saque algo de tiempo entre fuzzes, guturales, saxos y drones, me leeré todo esto.

The Vault Of Putrid Entheogens
Blog dedicado a la difusión de maravillas y rarezas musicales ocultas a lo largo y ancho del blues, la psicodelia, el rock experimental, el jazz, el death metal y ciertas culturas orientales.

last.fm.png


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#4

Escrito 10 enero 2014 - 16:18

Cuando inauguramos el post, os comenté que una de las pasiones humanas más recurrentes en la historia de la literatura, la música y la copla es el amor. Yo creo que el amor y la muerte han sido siempre los dos grandes temas, por antonomasia, que han sido motivo de inspiración artística. Nos vamos con una zambra del año 1959 que popularizó Marifé de Triana, y es un claro ejemplo de que el amor no tiene barreras: Te he de querer mientras viva.

Realmente, la historia recoge el tópico literario de la mujer jovencita y lozana que se enamora del hombre madurito veinte años mayor que ella. Es el argumento prototípico de las farsas lorquianas donde la diferencia de edad no supone un obstáculo para llevar a cabo la relación amorosa.

La copla tiene una serie de claves muy interesantes:

En primer lugar, se da una concepción sociológicamente tradicionalista del amor, muy ligada al concepto de "fidelidad cristiana" medieval, donde se recurrirá a imágenes intensas y viscerales en las que la amada se desnuda (emocionalmente) ante amado como si fuera una esclava o una mártir. La mujer se representa como alguien sumisa,que necesita subordinarse a un hombre para alcanzar su plenitud personal. Para la amada, el amado es el centro del mundo, y no hay nada más. El amante es casi un Dios. Es la concepción amorosa de la mujer que deja su vida, su alma, su espíritu y sus realizaciones personales para complacer a la persona que quiere. La anulación personal (dejar de ser tu mismo para tener contenta a la otra parte) es un proceso típico de esta concepción tradicionalista del amor.

Esto se ve en numerosos fragmentos donde se muestra la intensidad y la fuerza del sentimiento amoroso: 

a) “por mi salud yo te juro". El yo poético femenino expresa fidelidad hacia el amado. Para dar veracidad y sinceridad a su discurso, la mujer es capaz de poner en juego cosas tan importantes y tan vitales como su propia salud. Cuando hacemos juramentos con cosas importantes (salud, Dios, madre, vida), significa que el amor es verdadero.

b) “me duele hasta la sangre de lo mucho que te quiero”. Se trata de una expresión hiperbólica: la pasión que siente la mujer por el hombre es tan grande, que se acaba convirtiendo en dolor. Esto es típico de la lírica cancioneril: los sentimientos se viven de una manera tan intensa que tienen repercusiones físicas en el cuerpo humano. Algo así parecido a la ansiedad.

c) “tú para mí eres lo primero”, soy cautiva de tus besos”, “no existe en el mundo nadie más que tú”. Estas expresiones demuestran que amado se ha convertido en una pieza fundamental en la vida del yo poético. El numeral ordinal ("eres para mí lo PRIMERO") es una manera de representar la prioridad del hombre sobre la mujer (para la mujer, el amado es más importante, está por encima de ella). La amada se convierte en una esclava, la cual necesita de forma inherente a un "amo" que le dé amor:"soy cuativa de tus besos". El amor se convierte en necesidad, en algo imprescindible para vivir. Sin amor, no hay vida. Por eso, ella es "adicta" a los besos de él. Cuando estás enamorado de una persona, parece que todo lo demás es secundario. De ahí que para la mujer, no exista en el mundo otra cosa que su marido.

No obstante, este tipo de lirismo tan salvaje y primitivo (con algo de amor cortés, pero de la amada al amado en lugar del amado a la amada, que suele ser lo convencional), se mezclará con algunas frases más intimistas, donde sin necesidad de adornar el discurso y rasgarse las vestiduras se trasmite ese sentimiento de amor y verdad: “lo que importa es que te quiero de verdad”, “fueran tantas cosas las que he sentido”. Como veis, cuando una persona está enamorada la falta encontrar el adjetivo exacto y prefiere usar palabras comodín como “cosa”. No hace falta hacer juramentos tan tremendistas para decir "te quiero". Con una frase tan sencilla como "Te quiero de verdad" se está diciendo de una forma contundente y clara todo lo que sientes, sin necesidad de tener que decir "me duele la sangre", "soy esclava" o "por mi salud te juro". En la copla se combina lo altisonante con lo intimista, dependiendo de la parte en que nos encontremos.

En otras ocasiones, se recurre a quebrantar los principios científicos del Realismo con el objetivo de expresar la fuerza amorosa ("te he de querer mientras viva y hasta después de que muera").
 
La bandera funciona como metáfora de todo aquello que es importante en nuestra vida. Cuando una cosa es importante, queda marcada, tatuada, sellada, ya que ha supuesto algo esencial que nos ha marcado para toda la vida: "Y así escribí en mi bandera: te he que querer mientras viva".

En segundo lugar, esta copla refleja muy bien el contexto social de la época. Un matrimonio con tanta diferencia de edad era motivo de escándalo y crítica en el seno de una sociedad conservadora que no miraba con buenos ojos que una niña se enamorara de alguien tan mayor. Por eso, en la copla se dice que esta pareja era el centro de atención mientras iban paseando por la calle, ya que la gente murmuraba y no paraba de darle a la boca cada vez que los veían juntos (que si el hombre puede ser su padre, que si tanta diferencia de edad no lleva nada bueno, etc…). Todo esto se ve muy bien en la primera estrofa: "Cuando nos vieron del brazo, cruzar platicando la calle Real, entre la gente del pueblo fui la letanía de nunca acabar...".

Sin embargo, a la amada no le importan los chismorreos de la gente y la diferencia de edad. A pesar de las “canas” (elemento que cohesiona la descripción física del amado, más mayor que ella), la protagonista seguirá queriendo al muchacho: "no me importan tus canas y el decir de los demás". El ser mayor no es ningún obstáculo para la consecución del amor. De hecho, aunque físicamente sean tan distintos, para ella, la “edad amorosa” es la misma, y eso es lo importante: "En el cariño, serrano, yo me considero de la misma edad"

A lo largo de la copla se aluden a diferentes complicaciones que podrían surgir en este tipo de relación (que ella se canse de él, que ella se enamore de otro mozo más joven y guapo). Sin embargo, para la protagonista la diferencia de edad no será un problema e intentará transmitir seguridad al amado, mediante imperativos subjuntivos ("No le tengas miedo a mi juventud, que para mí persona no hay nadie más que tú") y presentes de indicativo que encierran promesas ("no miro a los chavales, contigo voy orgullosa").

La protagonista se siente muy segura y orgullosa, y aunque esa diferencia de edad imponga cierto "respeto" desde un punto de vista superficial ("tú a lo mejor te imaginas que yo por tus años me voy a cansar"), ella intenta borrar en el amante todas las dudas y trabas ("en el cariño serrano, yo me considero de tu misma edad"). Se puede hacer frente a todos los obstáculos y dificultades, ya que el amor puede con todo los impedimentos.
 
Las comparaciones transmiten, a la vez, sensualidad y estabilidad amorosa: "Pues me llevas a tu vera como quien lleva una rosa". La mujer se cosifica a sí misma en un elemento que resulta bonito y bello (una flor) y a la vez le está asegurando al amado que la unión va a ser algo definitivo de lo que no existe ninguna duda.

Estructuralmente, la canción se divide en estas partes:

-En primer lugar, una introducción narrativa (2 estrofas) que presenta la situación dramática (la pareja paseando por la calle) y donde se incorporan los diálogos que contienen la opinión de la gente, que desaprueba la relación.
-Después vienen tres estrofas principales (de versos octosílabos salvo la primera que los tiene hexasílabos). La mujer explica, analiza y reflexiona sobre sus sentimientos amorosos
-Y finalmente, el estribillo (quintilla en octosílabos), donde la protagonista le jura amor eterno al hombre.

En la segunda parte, el proceso se repite, con una serie de cambios:
-La introducción pierde su carácter narrativo, y se adapta al tono lírico del resto del tema. Seguiremos escuchando las reflexiones del yo poético.
-En lugar de tres estrofas principales, serán dos.

Métricamente, la canción combina quintillas (primera estrofa de cada parte) y coplas (resto del tema).

En cuanto a cuestiones de estilo, encontramos una serie de vocativos hacia el amante que son tan típicos de la copla (“te he de querer mientras vida, COMPAÑERO", "en el carino, SERRANO, yo me considero....). Las anáforas marcan la no aceptación de la gente (que si puede ser tu padre, que si…, que si…). También encontraremos algún desorden sintagmático en forma de anástrofe, para hacer ajustes métricos(“soy de tus besos cautiva” en vez de “soy cautiva de tus besos”). Llama la atención la mezcla de lengua popular con estos recursos tan cultos.

Aquí os dejo la letra:

6077116.jpg

Cuando nos vieron, del brazo,
bajar platicando la Calle Real,
pa las comadres del pueblo
fue la letanía
de nunca acabar:

- Que si puede ser su pare...
- Que es mucho lo que ha corrío...
- Que un hombre así, de sus años,
no es bueno para marío...

Fueron tantas cosas
las que yo sentí,
que al pie de mi reja,
de cara a tus ojos,
me oyeron decir:

Por mi salud, yo te juro
que eres pa mí lo primero,
Y me duele hasta la sangre
de lo mucho que te quiero.

No se me importan tus canas
ni el sentir de los demás,
lo que me importa es que sepas
que te quiero de verdad.

Soy de tus besos cautiva.
Y así escribí en mi bandera:
Te he de querer mientras viva,
compañero, mientras viva,
y hasta después que me muera...

Tú a lo mejor te imaginas
que yo, por tus años,
me voy a cansar...
En el cariño, serrano,
yo me considero
de tu misma edad.

Y no miro a los chavales,
contigo voy orgullosa,
pues me llevas a tu vera
como quien lleva a una rosa...

No le tengas miedo
a mi juventud,
que pa mi persona
no existe en el mundo
nadie más que tú.

Soy de tus besos cautiva.
Y así escribí en mi bandera:
Te he de querer mientras viva,
compañero, mientras viva,
y hasta después de que muera

Y aquí el video con la canción:



Nos vemos el próximo día con el análisis de otra nueva copla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 17 octubre 2015 - 19:02 .


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#5

Escrito 11 enero 2014 - 18:22

Si en la copla de ayer veíamos cómo la diferencia de edad podía suponer un serio problema en el contexto social del momento (la gente no aceptaba que una mujer jovencita se enamorara de un hombre mayor), ahora vamos con otra barrera importante, como es la económica.

En estos tientos del año 1944 que popularizaron voces como Juanita Reina o Gracia Montes, se nos presenta a una pareja bastante descompensada en el tema del dinero: ella, la típica muchacha de origen humilde, que tiene que pasar bastantes estrecheces y apuros económicos, llevando una vida sencilla y sin grandes lujos (más bien diríamos que rozando la pobreza). Él, perteneciente a una familia adinerada, con propiedades, que se puede permitir todo tipo de lujos en la mesa y en la casa. Sin embargo, a pesar de la situación tan privilegiada del hombre, la mujer no se deja camelar ni se siente atraída por ese ambiente de lujo y ostentación. Ella es feliz con un tipo de vida humilde (e incluso pobre). De ahí el título de la copla (“Yo no quiero comer contigo”). La muchacha (que adopta el enfoque y perspectiva de esta canción) no quiere manjares ni alimentos caros, ni tan siquiera comer carne (que en los años 40 era un lujo reservado para las clases más adineradas). Ella es feliz con una vida austera y sencilla, siempre al lado de la familia. .

El mecanismo de cohesión de esta copla se basa en la sucesión de imágenes y escenas de carácter antitético y contrapuesto, que permiten contrastar las dos clases sociales diferentes de la pareja.

-Se contraponen diferentes tipos de comida: los alimentos destinados a la gente más humilde (pan, queso, habas) y los alimentos que comían las clases más ricas (gallina, pavo, "ricos manjares", arroz con leche y canela, etc…). Estamos ante una copla bastante costumbrista con pequeños toques de bodegón que hacía la boca agua en plena Posguerra.

-Se contraponen diferentes tipos de posesiones: mientras que las familias pobres no tenían absolutamente nada (de ahí las metáforas relativas a la situación de hambre y miseria: “suspiros en la cazuela”, “el hambre colgao de un clavo”), las familias adineradas disponían de terrenos en el campo, fincas con toros, pozos e incluso coches para poder viajar y desplazarse, y todo tipo de joyas y elementos ornamentativos ("corona").

-Se contraponen diferentes costumbres de la época como la vestimenta (las clases adineradas podían permitirse comprar sombreros, mantillas, tal como se refleja en la copla, mientras que las clases pobres tenían que aprovechar los trapos viejos para hacer, por ejemplo, “enaguas”. un tipo de ropa interior femenina). Incluso el tipo de tabaco que fuman es diferente: la familia del hombre puede fumar tabaco del bueno (de "habano", que son los típicos puros) mientras que la familia de ella solo puede fumar tabaco de "carlisto", que es de peor calidad.

Más diferencias: la familia de él no necesita trabajar para vivir, ya que tiene de todo, mientras que la familia de ella tiene que currárselo, trabajando duramente para poder comer. Todo esto se refleja muy bien mediante la hipérbole: "los codos rotos". La familia de ella se lo tiene que currar mucho.

Aunque esta copla tiende a cantarse con cierta gracia y humor (como si fuera una “pelea de enamorados”, sin mucha trascendencia, como con cierta guasa), el tipo de contenido es un reflejo muy crudo de la realidad de la época. Había gente que lo pasaba muy mal con el tema económico hasta el punto de no tener nada que comer.

Al personaje femenino este mundo elitista no le atrae lo más mínimo, tal como se manifiesta mediante el empleo de verbos relacionados con la voluntad y los intereses personales: "Mas con todo esto, me SIENTO feliz y PREFIERO comer pan y queso que mirarte a ti", "yo no QUIERO comer contigo, [...] PREFIERO comer haba verde con la pobre de mi madre", "Tu coche con tu corona yo he DESPRECIADO". La protagonista prefiere conseguir las cosas a base de trabajo, esfuerzo, sacrificio personal, poquito a poco, como una hormiguita, tal como se refleja en esta escena, que transmite mucha dureza y crudeza, y crea compasión en el lector: "Tengo que llegar a Roma con mis pasitos contados".

Lo más fácil sería casarse con el hombre rico, para poder solventar sus problemas económicos. Sin embargo, ella no quiere un amor basado en la conveniencia (el interés), sino amor puro, de verdad, basado en el sentimiento. Si se casara con el hombre dejaría de tener problemas, pero no sería feliz (no quiere al hombre). Prefiere seguir viviendo de una forma humilde, pero feliz. Es un camino duro ("con mis pasitos contados") pero la satisfacción es mayor ya que te estás dejando llevar por lo que quiere tu corazón.

En cuanto a la lengua, se aprecia una tendencia a un habla relajada y algo descuidada, típica de las clases populares de la época, de gente que no ha tenido la posibilidad de formarse ni ir al colegio (algo normal en la época): por ejemplo, desaparecen las consonantes implosivas, del final de sílaba: Arró(z), manjare(s), felí(z), comé®. Hay metátesis (probe en lugar de pobre). Hay seseo (poso por pozo, despresiado por despreciado), faltas de concordancia de género o número (ricos manjare, toros bravo, el hambre colgado), la pérdida de la d intervocálica (colgao, toó), presencias de e paragógicas (pavo reale), estructuras sintácticas incorrectas (con mi la pobre mi madre).

Gracias a las anáforas de los estribillos (todos los versos empiezan por “que” o “yo”) se dota de mucho ritmo y musicalidad a esta copla, a la vez que la protagonista se posiciona y manifiesta abiertamente sus pensamientos. Los paralelismos permiten contrastar mejor la situación de ambas familias, y así distribuir las diferentes imágenes (los tuyos…los míos. Tu mare…la mía. Tu hermano...el mío).

juanita-reina-yo-no-quiero-comer-contig_

Tu come ricos manjare,
arró con leche y canela;
yo con mi la probe mi mare
suspiros en la casuela.
Los tuyo tienen un poso
y un monte de toros bravo;
los míos los codos rotos
y el hambre colgao de un clavo.
Más con tóo eso
me siento felí
y prefiero comé pan y queso
que mirarte a ti.

Yo no quiero,
yo no quiero comé contigo
que ni gallina, ni pavo reale;
que prefiero,
que prefiero comé haba verde,
que con la probe, que de mi mare.
Tu coche con tu corona,
Serrano, yo he despresiao;
tengo que llegá a Roma
por mis pasitos contaos.
Ay que no quiero comé contigo,
que ni gallina, ni pavo reale
que prefiero comé haba verde
¡ay, ay, ay!,
que con la probe, que de mi mare.

Tu mare gasta sombrero
y los domingos mantilla;
la mía, de enero a enero,
la enagua de la camilla.
Tu pare fuma un habano
y echa más humo que un mixto
y el probesillo mi hermano
fuma hoja de carlisto.
Más con tóo eso
me siento felí
y prefiero comé pan y queso
que mirarte a ti.

Yo no quiero,
yo no quiero comé contigo
que ni gallina, ni pavo reale;
que prefiero,
que prefiero comé haba verde,
que con la probe, que de mi mare.
Tu coche con tu corona,
Serrano, yo he despresiao;
tengo que llegá a Roma
por mis pasitos contaos.
Ay que no quiero comé contigo,
que ni gallina, ni pavo reale
que prefiero comé haba verde
¡ay, ay, ay!,
que con la probe, que de mi mare.

Y aquí el video con la canción (versión de Gracia Montes):



Nos vemos el próximo día con el análisis de otra nueva copla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 18 mayo 2015 - 18:23 .


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#6

Escrito 13 enero 2014 - 16:59

Uno de los temas más recurrentes en la historia de la copla es la añoranza por España cuando se está lejos de casa. Por diferentes motivos (exilio, viajes, migraciones, búsqueda de trabajo y un porvenir mejor) mucha gente se ve obligada a abandonar la tierra que le vio nacer, para asentarse en otros países lejanos. En contextos así surgen coplas como la de hoy donde el yo poético siente nostalgia por su país de origen, evoca con cierta pena y melancolía sus costumbres y sus tradiciones, creando una especie de “paraíso perdido”, y expresando el anhelo por volver a la patria.

Esto es lo que le pasaba a Concha Piquer en sus viajes por América en los años 20 del siglo pasado. La famosa copletista se pasaba largas temporadas fuera de España, actuando en diferentes teatros, organizando espectáculos y amenizando grandes veladas de copla en territorio extranjero. Aunque viajar y conocer mundo era divertido y enriquecedor, siempre se gestaba un "gusanillo" en el estómago que te hacía sentir nostalgia por tu tierra, cuando estabas tan lejos del hogar natal.

La copla que os presento hoy, con tintes de pasodoble, se llama "En tierra extraña" y está basada en acontecimientos reales. Cuando Concha Piquer era una jovencita de 16-17 años (estamos en el año 1927) viajó a Nueva York, y pasó las fiestas de Navidad allí. Vivir esos días tan especiales fuera de casa generaba un sentimiento extraño, así que por eso, doña Concha, decidió organizar una cena de Nochebuena, donde invitó a varios españoles que estaban en la misma situación que ella (por diferentes motivos, pasaban las Navidades fuera de España). En esta celebración de “españoles por el mundo”, los invitados recuerdan con nostalgia a España, cantando coplas, bailando, escuchando pasodobles y brindando vino español. El calor español impregnará esta velada donde habrá tiempo para la diversión pero también para expresar la tristeza por estar tan lejos.

Dos curiosidades:

-La primera de ellas es que por aquella época en Estados Unidos existía la llamada Ley Seca, según la cual estaba totalmente prohibido la fabricación, transporte, importación y venta de bebidas alcohólicas. Por lo tanto, no se podía beber vino ni otras bebidas con alcohol. La única forma de poder adquirirlas era bajo preinscripción y receta médica. En la copla se cuenta cómo doña Concha tiene que remover cielo y tierra, pagando una fortuna, para poder conseguir una receta y así comprar en una botica vino español, y poder brindar en la cena de Nochebuena: "Pues como allí no beben por La ley Seca, y solo al que está enfermo despachan vino, yo pagué a precio de oro una receta y compré en la farmacia vino español". Los invitados, bebiendo vino español y gozando de su suculento sabor fuera de España, se sienten un poquito más cerca de su patria madre

-La segunda de las curiosidades es que durante la cena los invitados escuchan música (gracias a un gramófono). Uno de los temas que suenan es un pasodoble español, que les pone los pelos de punta, y les toca la fibra sensible. El sonido de la música les hace sentir añoranza por España, anhelando regresar. Durante esta parte de la copla se incorporan algunos compases y acordes de un pasodoble del año 1902 llamado “Suspiros de España”. Como veis, dentro de una copla es posible encontrar reminiscencias a otras coplas anteriores. Mientras canta Concha Piquer, el espectador escucha la melodía tan característica y tan famosa de "Suspiros de España".

En cuanto a la estructura, la copla posee una primera parte descriptiva y narrativa donde se introduce la anécdota de la cena. La segunda parte es más lírica, donde se expresan los sentimientos de nostalgia por España.

Al inicio de la copla, la protagonista se dirige a todos los espectadores mediante el pronombre de cortesía (ustedes), con el objetivo de hacerles partícipes en la historia y ganarse su atención, presentando su anécdota como si fuera algo trascendental e importante para su vida: "Voy a contarles a ustedes lo que a mí me ha sucedido. Fue la emoción más profunda que en mi vida yo he sentido". El superlativo absoluto (la emoción más profunda de mi vida) crea una atmósfera de interés y "morbo" en torno a la historia. El objetivo es ponerle los dientes largos al público, haciéndoles ver que van a ser testigos de algo muy emotivo. Lo emotivo y lo conmovedor suele generar el interés de la masa. Las marcas de primera persona (MI vida, a MÍ ME ha sucedido, YO he sentidO) permiten configurar la historia como algo inédito, original y personal.

Después, se introducen las coordenadas temporales y espaciales en las que se circunscribe la historia ("Fue en Nueva York, una Nochebuena") y se hace el planteamiento narrativo de la misma ("yo preparé una cena para invitar a mis paisanos").

Las enumeraciones permiten dar una visión festiva, alegre, divertida y salerosa de la fiesta: "Entre palmas, vino y oles". Una fiesta es un contexto amable, feliz, y normalmente se hace para que la gente pase un rato agradable. En la copla se intenta dar una visión de los españoles como gente sociable, divertida, alegre, que se recrea en el lado colorido de la vida. De ahí la presencia de palabras que pertenecen a la misma familia léxica (España): En la reunión toda de ESPAÑOLES [...] por ESPAÑA se brindó. [...] Yo compré en la farmacia vino ESPAÑOL

A continuación, la narradora nos explica la anécdota de la ley seca que ya os he contado antes. El marcador conversacional permite dar un carácter de espontaneidad y conversacionalidad al poema (PUES como allí no beben por la Ley Seca). Tened en cuenta que el narrador nos está contando la historia como si se la estuviera contando a un amigo, así que es normal que el lenguaje se relaje y haya coloquialismos y muletillas.

La metáfora permite enfatizar el elevado coste del vino para la fiesta ("a precio de oro"). La protagonista intenta presentar la historia, dando un carácter impersonal, vago, indefinido, poco concreto o a los elementos foráneos: "allí no beben por la ley seca", "solo al que está enfermo despachan vino". Como veis, se recurre a oraciones impersonales con verbo en tercera persona, con el objetivo de transmitir una visión fría y distante de lo foráneo. Cuando estás fuera de casa, te sientes más extraño, más desemparado. La gente no es tan cálida.

La antítesis permite establecer una contraste entre lo patriótico ("vino de nuestra tierra") y lo foráneo ("en tierra estraña"). En esta fiesta se genera una situación muy curiosa: todo el mundo es español, se está bebiendo vino español, se escuchará música española...y sin embargo no están en España. Hay un trocito de España dentro de Nueva York. Además, se refleja una actitud bastante universal del ser humano. Muchas veces infravaloramos pequeños detalles, pequeñas cosas, pequeños placeres...y cuando los perdemos o estamos a punto de perderlos los valoramos y los apreciamos más. Todo esto se refleja muy bien mediante la oración exclamativa: "Que bien que sabe ese vino cuando se bebe lejos de España".

Después, asistimos a la escena del brindis, que es muy común en las cenas de Navidad: "Por ella [por España] brindamos todos, y fue el fin de aquella cena". Mediante un juego de palabras, la narradora valora positivamente la experiencia de esta cena: "La Nochebuena más buena que soñar pudo un español". El hipérbaton (brindamos todos...todos brindamos) y la separación de los elementos de la perífrasis (soñar pudo...pudo soñar) dan musicalidad y elegancia ornamentativa a la escena.

Después del brindis, se produce un punto de inflexión en la historia, que marcará la transición hacia la segunda parte del tema. "Algo" ha sucedido y este "algo" va a repercutir en el desarrollo de la fiesta. La conjunción adversativa arcaica (mas=pero) y la locución adverbial temporal ("de pronto") permite marcar el giro de los acontecimientos, provocando una ruptura o cambio radical y repentino respecto a la primera parte del tema. Hasta ahora, la fiesta era alegra, amable, frívola. A partir de ahora, la historia adquirirá un tono más emotivo, nostálgico y trascendental, a raíz de la música que suena en el gramófono: "Mas de pronto se escuchó, un gramófono sonar". La pasiva refleja permite dar intriga a la historia, como si se tratara de un cuento: "Se escuchó un gramófono"

Con el objetivo de dar solemnidad a la historia y realzar el componente anecdótico (recordad que hay una narradora que nos está contando algo que ya sucedido en el pasado), se adhieren al texto las palabras de la protagonista en estilo directo ("Callar todos-dije yo"). Como veis, el infinitivo se emplea con valor de imperativo (callad todos). Esto es un vulgarismo, que da bastante realismo a la expresión lingüística. Mucha gente con poca formación cultural (en los años 20, la mayoría de la población) cometía este tipo de "fallos".

Finalmente, se nos cuenta cómo el pasodoble que suena en el gramófono emociona y hace llorar a todos los invitados. Se produce un juego de palabras entre el título del pasodoble ("Suspiros de España) y la conmoción que este genera en la gente (los "suspiros" que hacemos cuando tenemos un nudo en la gargante y nos emocionamos): "Y un pasodoble se oyó, que nos hizo SUSPIRAR. Como veis, se produce una separación-ruptura entre el sustantivo núcelo (pasodoble) y el complemento oración de relativo: UN PASODOBLE se oyó QUE NOS HIZO SUSPIRAR. La ruptura de la sintaxis es una forma de reflejar el estado emocional de la gente. Cuando estamos emocionados y afectados por algo, la lengua no es perfecta.

La conmoción de los invitados se realza muy bien gracias a la posposición del sujeto ("cesó la alegría": hipérbaton) y a los paralelismos (ya todos lloraban/ya nadie reía): adverbio [ya] + pronombre indefinido sujeto [todos/nadie]+ verbo [lloraban-reía]

La copla concluye haciendo referencia al título del pasodoble que están escuchando ("Suspiros de España"). La anadiplosis permite seguir el juego fónico y semántico entre el título del pasodoble y la conmoción de los invitados: "Eran nuestros suspiros/suspiros de España". Todas estas personas sienten pena, tristeza, nostalgia por estar lejos de casa, y cualquier cosa que les recuerda a España (como ese pasodoble) les hace emocionarse. Cada una de estas situaciones particulares (suspiros de cada uno de los invitados) trasciende hacia un concepto general o total (país de España).

La lengua resulta muy espontánea, sin artificios ni ornamentos innecesarios. Es todo muy natural, como si un amigo nos estuviera contando una anécdota en una conversación normal.

Aunque el verso más repetido es el octosílabo, se usan todo tipo de versos. La última estrofa es en hexasílabos. En medio de la segunda estrofa hay cuatro versos dodecasílabos. De manera salteada hay algún verso de 10 sílabas.

en-tierra-extrac3b1a.jpg

Voy a contarles a Ustedes
Lo que a mí me ha sucedido
Fue la emoción más profunda
Que en mi vida yo he sentido
Fue en Nueva York una Nochebuena
Que yo preparé una cena
Pa invitar a mis paisanos

Y En la reunión toda de Españoles
Entre palmas, vino y olés
Por España se brindó
Pues como allí no beben por la ley seca
Y sólo al que está enfermo despachan vino
Yo pagué a precio de oro una receta
Y compré en la farmacia vino Español,
Vino Español, vino Español

El vino de nuestra tierra
Bebimos en tierra Extraña
Que bien que sabe ese vino
Cuando se bebe lejos de España
Por ella brindamos todos,
Y fue el fin de aquella cena
La Nochebuena más buena
Que soñar pudo un Español

Más de pronto se escuchó
Un gramófono sonar
Callar todos, dije yo
Y un pasodoble se oyó
Que nos hizo suspirar

Cesó la alegría
Ya todos lloraban
Ya nadie reía,
Todos lloraban
Y oyendo esta música
Allá en tierra extraña
Era nuestros Suspiros
Suspiros de España

Y aquí el video con la canción



Nos vemos el próximo día con el análisis de otra nueva copla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 17 octubre 2015 - 19:40 .


#7

Escrito 13 enero 2014 - 18:52

La copla la verdad es que no es mi pasion, pero con el curro de tu post que minimo que darle una escucha.

Firma desactivada por incumplir tamaño y peso permitido

img=http://i.imgur.com/DGugCvu.gif


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#8

Escrito 14 enero 2014 - 19:14

Me alegro por vuestros comentarios. Evidentemente, la copla es un género que no gusta a todo el mundo, ya que da una visión de una época algo alejada de nosotros, de la gente más joven (aunque muchos de sus contenidos puedan seguir teniendo vigencia hoy). Es un género que hay que entenderlo en su contexto, y hay que hacer un esfuerzo por situarse en él. Es como cuando nos ponemos a leer una obra literaria clásica o un poema antiguo (de la Edad Media, de los siglos de Oro, etc...). Te encuentras con un mundo que funciona con otras normas, con otros códigos y eso genera cierta frialdad a la gente que no lo ha vivido. Por eso, la copla hay que estudiarla desde una perspectiva histórica, teniendo que hacer un ejercicio de adaptación.

Más comparaciones: es como si nos ponemos a jugar a un juego retro de los años 80. Cuesta mucho hacer retrospectiva y meterse en ese contexto (sobre todo si no lo has conocido y vivido), de tal forma que no toda la gente consigue disfrutar de la experiencia, ya que enseguida establece comparaciones con otras realidades más actuales que condicionan mucho e impiden llegar a valorar el carácter más puro del producto antiguo. Es algo normal que pasa en todos sitios. Con la copla pasa lo mismo. Yo lo que hago es concebirla como un texto literario más. Al ser filólogo, eso ayuda mucho, ya que estás acostumbrado a adaptarte a otros contextos para entender una obra y saber valorarla.

Yo lo que hago en este post es intentar quitar ciertos estereotipos a la copla y concebirla, sobre todo, como un texto literario portador de unos contenidos mediante una serie de recursos formales. Por eso, a lo mejor, a muchos de vosotros este post os puede recordar a una clase de comentario de texto literario. Para mí, es una de las mejores formas de dar una visión objetiva del género. Para mí la copla está en el texto, y no en lo accesorio (que si la bata de cola, que si la peineta, que si el vestido, que si el abanico, que si el agudo imposible, que si el gesto amanerado, etc...). Al revés...tanto accesorio lo que hace es crear un estereotipo y afear el carácter literario del género. Ya sé que algunos puristas me van a matar si digo que la bata de cola y el abanico son el mal de la copla, pero para mí es la verdad. Todo eso hace que la copla se rodee de cierta imagen esperpéntica, que quita intensidad al texto literario (que es donde está lo "bueno") y lo deforma.

..........

Uno de los estereotipos y prejuicios que se tiene de la copla es el hecho de concebirla como un género interpretado exclusivamente por mujeres. Sin embargo, aunque es verdad que hay más copleras que copleros, también hay muchos hombres que se han atrevido con el género y nos han dejado canciones muy divertidas como la que os traigo hoy. Se titula “Sere…serenito”. Fue interpretada por Camarón de la Isla en el año 1975 y posee unos aires rumberos muy bailables. Esta copla era uno de los números musicales dentro de una película de los setenta de Lola Flores, llamada “Casa flora”.

La copla, al igual que la película, cuenta las hazañas y tropelías de un ladronzuelo de baja enjundia, que se dedica por las noches a recorrer Madrid en busca de carteras y establecimientos en los que robar, para después comprarle cosas a su novia Rosalía con el dinero mangado.

Realmente, lo que le pasa a este sinvergüencilla, es que está tan enamorado de su novia que haría cualquier cosa por complacerla. Él no tiene dinero para hacerle regalos, así que se ve obligado a convertirse en un caco y ratero nocturno para poder comprarle cosas caras (coches, abrigos de pieles, joyas, etc…). Si no hubiera conocido a esta chica, el propio protagonista reconoce que jamás se le ocurriría robar joyerías en la Gran Vía, ya que él no es tan “malo” como parece: si no fuera por tu cara no dejaba de mangar". La cara funciona como sinécdoque: aludimos a una parte corporal y concreta de una persona (la cara) en lugar de aludirla en su totalidad, en su conjunto.

Lo que está claro es que el lado malo del protagonista (sus hurtos) se lo saca ella, la cual es una mujer obsesionada con las cosas del dinero, y que disfruta viendo cómo su novio le trae cada mañana las carteras robadas por la noche: "te alborotas de alegría cuando atrico una cartera", "tus ojos que son ladrones pa las cosas del parné". De nuevo, la voz poética recurre a la sinécdoque ("ojos" por "figura corporal entera"). Además, los ojos son tratados de forma personificada con el objetivo de enfatizar el carácter ambicioso de la muchacha, la cual busca tener cada día más y más cosas robadas.

Como estos atracos se cometían de noche, el protagonista tenía que tener mucho cuidado, con una figura de gran importancia en la España de los 70, y que hoy ha desaparecido. Es la figura del sereno (que da título a la copla). El sereno era el encargado de vigilar la seguridad de las calles por la noche, regular la iluminación, abrir las puertas de las casas, y en general, ayudar a la gente perdida en la calle. Los serenos solían ir armados con una porra (eran una autoridad más en la época) y usaban un silbato cada vez que veían algo extraño (por ejemplo, un ladrón robando). Por eso, en el estribillo de la canción el ladrón alude al sereno mediante imperativos ("guarda el pito", "no me tomes por ladrón"), ya que si el sereno lo ve robando, este tocaría el silbato y enseguida tendría a la policía. Como veis, los cacos como el de esta canción tenían que actuar con cuidado para no llamar la atención del sereno.

Algunas cuestiones estilísticas y lingüísticas:

En el estribillo, encontramos un efecto “eco” (pito, pito, pito, pito) que crean como una onomatopeya del ruido del silbato del sereno (aunque parece que está llamando a una gallina X-D ). Esto le da a la canción mucha musicalidad y un carácter muy teatralizado.

Hay muchísimas reduplicaciones tanto de palabras (ladrón, ladrón), sintagmas (a mi novia Rosalía, a mi novia Rosalía) y sonidos( sere…serenito, pito pito), que dan mucha musicalidad, junto a las estructuras paralelísticas (tus ojos…tus ojos) que permiten caracterizar a Rosalía (aunque no sea un personaje principal). Parece que el ladrón esto de robar lo ve como un juego de niños, sin trascendencia ni efectos. Por ejemplo, algunas imágenes rozan la hipérbole (“sin duda robaría el tesoro y la corona del sultán de Alejandría”).

Hay léxico bastante actual (por ejemplo, mangar en el sentido de “robar”), aunque hay muestras de un habla más relajada, con apócopes (“pa” por “para”), aspiraciones de las consonantes finales (“visitá” por “visitar”) y palabras pertenecientes a clases sociales bajas (“parné” por dinero). En alguna ocasión, recurre a metáforas: "porque tengo en la calabaza visitar una joyería". La calabaza es una forma metafórica de designar a la "cabeza": tengo en la cabeza visitar una joyería. La estructura esférica agigantada de la calabaza recuerda a la de una cabeza.

Aquí os dejo la letra:

Sereno9319.png

Sere... serenito
guarda el pito,
no me tomes por ladrón, ladrón
pito pito pito pito pi,
guarda, guarda el pito serenito,
pito pito pito pon.

Las noches de luna clara
me pongo a considerar,
si no fuera por tu cara
yo dejaba de mangar.
Pero tú, sentrañas mías
con el bolso en bandolera,
te alborotas de alegría
cuando atrinco una cartera.

Sere... serenito
guarda el pito,
no me tomes por ladrón, ladrón
pito pito pito pito pi,
guarda, guarda el pito serenito,
pito pito pito pon.

Que tengo en la calabaza
visitá una joyería
pa comprarle un siete plazas
a mi novia Rosalía,
a mi novia Rosalía.

Sere... serenito
guarda el pito,
no me tomes por ladrón, ladrón
pito pito pito pito pi,
guarda, guarda el pito serenito,
pito pito pito pon.

Tus ojos marimandones
me van a comprometer,
tus ojos que son ladrones
pa las cosas del parné.
Yo por ti mala persona
sin dudar los robaría
el tesoro y la corona
del Sultán de Alejandría.

Sere... serenito
guarda el pito,
no me tomes por ladrón, ladrón
pito pito pito pito pi,
guarda, guarda el pito serenito,
pito pito pito pon.

Que tengo en cavilaciones
dar un golpe en la Gran Vía
pa comprarle dos visones
a mi novia Rosalía,
a mi novia Rosalía.

Sere!,
Sere... serenito
guarda el pito
por la gloria de cotón, cotón
pito pito pito pito pi
guarda, guarda el pito serenito
pito pito pito pon,
pito pito pito pito pi,
pito pito pito pito pon,
sereno que ya me voy
y adiós.

Y aquí el video con la canción



Nos vemos el próximo día con el análisis de otra nueva copla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 18 mayo 2015 - 18:52 .


  • tetitas

  • Héroe del Tiempo

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 11 may 2007
  • Mensajes: 6.348
#9

Escrito 15 enero 2014 - 00:23

Pasado mañana no trabajo y me leo todo el post, es un género por descubrir para mi y me trae muchos recuerdos de chaval. A mi tío le gustaban mucho y me las ponía en el casete (placas, decía él) del coche. Recuerdo a Perlita de Huelva especialmente.

Gracias regenerador por pasarte por el subforo. :]

  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#10

Escrito 15 enero 2014 - 20:36

Si en la copla de ayer aludíamos a uno de los oficios nocturnos más emblemáticos pero ya extintos, como es el del sereno, la copla de hoy va a tener como protagonista a una mujer que ejerce uno de los “oficios” más antiguos que existen, y que al contrario que el sereno, sí ha llegado hasta nuestros días. Hoy os traigo una zambra, cantada por Marifé de Triana en el año 1971, que se titula “Una cualquiera” y está protagonizada por una prostituta, que es la que habla en primera persona como si fuera un monólogo. En otras coplas donde se alude a la prostitución (como “La bien pagá”) el punto de vista y el foco (la persona que habla) es el cliente que paga a la prostituta. En cambio, en “Una cualquiera” la que habla y se desnuda emocionalmente es la propia mujer.

Hay que recordar que muchas mujeres no se metían a la prostitución por gusto, sino por necesidad. En la época de la Posguerra muchas mujeres se vieron forzadas a “vender” su cuerpo, a cambio de obtener dinero para poder subsistir y alimentar a sus hijos.

La copla posee un carácter confesional y autoreflexivo, ya que la propia protagonista se juzga a sí misma y se avergüenza de lo que hace (es como si se denunciara a sí misma). En su desgarrador monólogo se puede apreciar el sentimiento de dolor de la protagonista, que configura el lado más dramático de la prostitución.

-Por un lado, ella misma se acaba asociando al pecado, a la lujuria y a la falta de moral. Mediante una imagen-metáfora de carácter astral refleja ese sentimiento (las estrellas del cielo desprenden luz lo mismo que ella desprende pecado por todos los lados).

-Por otro lado, ella misma se acaba deshumanizando, cosificándo, convirtiéndose en un “pedazo de carne” (mujer-objeto) para los clientes. Y lo carnal, para ella, está carente de sentimientos y emociones. Esto se detecta en metáforas e imágenes como la “carne de canela” (su cuerpo es una dulce tentación que sirve de goce para los demás), la “boca inexpresiva” (lo importante es que los demás disfruten con ella y no lo que ella, como mujer, sienta en ese momento, ya que ella es un objeto y no puede decidir nada), o el hecho de convertir su cuerpo en un producto más y ofrecérselo al “mercado” cada noche. También transmite mucha frialdad la metáfora del amor (algo inmaterial) que se compra con dinero. Para poder mantener relaciones con una mujer no importan lo que eres como persona, sino que tengas dinero (ser rico).

La prostituta es como un muñeco o un títere que se puede manipular y hacer lo que se quiera con él, sin sentir ni frío ni calor (el tópico de ser como un muerto vivo). Sus relaciones son frías, mecánicas, distantes, sin pasión ni “calor amoroso”. Lo importante es servir de diversión para los demás. Ella solo es una herramienta y no importan sus sentimientos.

-Por otro lado, también es importante el sentimiento de soledad. Es una mujer que pasa por las manos de muchos hombres, pero a la hora de la verdad no ha conseguido el verdadero amor y no tiene a nadie a quien querer. Es sólo contacto carnal, sin amor. Este sentimiento de soledad se acentúa mediante la personificación de objetos y escenarios inertes, pertenecientes al mundo urbano nocturno (cualquier farol me ampara con su guiño, en un portal escondo mi tristeza…).

Al final, los objetos no humanos acaban haciendo más compañía que las propias personas, ya que se puede desahogar con el entorno inerte (aunque sea hablando a la pared). Ni tan siquiera tiene la compañía de otros animales como un perro (no tengo perro que me ladre). Así ella está sola en el mundo y eso provoca dolor. La imagen comparativa del “corazón que llora como un niño” y el recuerdo a su difunta madre, son imágenes muy efectistas que contribuyen a tener compasión por esta persona. Este tipo de imágenes no me gustan mucho, ya que buscan la lágrima fácil, pero hay que reconocer que han sabido colocarlas bien ahí, y sin abusar de ellas, se pueden convertir en un recurso correcto.

-También es importante la cuestión del rechazo social, ya que una prostituta es una mujer marginada. Por eso, por la calle la llaman “una cualquiera”. Además, no sólo la gente la considera una cualquiera, sino también ella misma se considera así.

Además de las metáforas ya analizadas, esta copla explota recursos retóricos como la anadiplosis (lo mismo que están ellas/ ellas de luz) para remarcar el carácter pecaminoso. Se usan estructuras paralelísticas (mentí la flor, mi boca inexpresiva/ mentí dolor, mi carne de canela) que cosifican más a la protagonista. Las reduplicaciones (a mi madre, a mi madre, que me ladre que me ladre) tienden a dramatizar la situación de la protagonista. El uso de puntos suspensivos (es una…cualquiera) y la interrogación retórica (¿Qué soy yo?) remarcan la vergüenza que siente la protagonista en ese contexto social, ya que le cuesta asumir lo que es.

Métricamente, esta copla usa el verso endecasílabo. Las estrofas son serventesios y los estribillos dos tercetos encadenados.

Aquí os dejo la letra:

marife-de-triana.jpg

Cuando aún están desnudas las estrellas,
salgo a ofrecer mi cuerpo en el mercado,
temblando voy, lo mismo que están ellas,
ellas de luz, mi cuerpo de pecado.
Mentí la flor, mi boca inexpresiva,
mentí dolor, mi carne de canela,
mi sino es ser como una muerte viva,
y oigo al pasar es una … , una cualquiera.

Cualquier farol me ampara con su guiño,
en un portal escondo mi tristeza,
no tengo ya ni perro que me ladre, que me ladre.
y el corazón me llora como un niño,
si al cielo azul levanto la cabeza
y creo ver los ojos de mi madre, de mi madre.

Vienen y van los hombres por las sombras
traen en la sien lujurias en candela,
quieren comprar amor y no me asombra,
¿qué valgo yo? … soy una …, una cualquiera.

Cualquier farol me ampara con su guiño,
en un portal escondo mi tristeza,
no tengo ya ni perro que me ladre, que me ladre.
y el corazón me llora como un niño,
si al cielo azul levanto la cabeza
y creo ver los ojos de mi madre, de mi madre.
¡De mi madre!

Y aquí el video con la canción



Nos vemos el próximo día con el análisis de otra nueva copla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 08 mayo 2015 - 15:20 .


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#11

Escrito 16 enero 2014 - 15:22

Después de una copla tan intensa y dramática como “Una cualquiera”, cambiamos de registro y nos vamos con un tema mucho más ligero e intrascendente. La canción que os traigo hoy procede de un poema tradicional y popular del siglo XIX. Varias décadas después, Federico García Lorca (autor de la Generación del 27), que era todo un apasionado de la cultura folclorista, decidió depurar el texto original, haciendo ajustes en la letra y creando una melodía a piano. En total, Lorca recuperó 12 canciones del folclore tradicional de los siglos XVIII y XIX y les puso música. En 1931 sacó un disco con estas coplillas, las cuales fueron cantadas por Encarnación López la Argentinita. Ella puso la voz, el zapateado y las castañueñas. Lorca puso el texto original "actualizado" y el piano. Entre estas coplas, se encontraba la que os traigo hoy: Los cuatro muleros.

Este tema, tanto en su forma como en su contenido, nos recuerda a la lírica tradicional castellana, de carácter popular que se cantaba antes del siglo XV y se transmitía de manera oral. Realmente, esta lírica popular (ligada en cierta medida, al romancero) era muy del gusto de Lorca, ya que eran cancioncillas breves, con mucha musicalidad, muy pegadizas, para ser cantadas, pero sin mucha trascendencia en el contenido, ya que se limitan a describir pequeños cuadros o estampas relacionadas con escenas de la vida cotidiana (en este caso, sobre las labores del campo, ya que servían para amenizar un poco las duras jornadas de faena agrícola). Se trata de una copla casi anecdótica, con poco desarrollo narrativo.

Es una copla puesta en boca de mujer (como las jarchas), la cual se limita a observar y describir una escena banal, realista y rural: aparecen cuatro muleros (personas encargadas de conducir las mulas) que van al río, y uno de ellos es del que está locamente enamorada nuestra protagonista. Este mozo se distingue de los demás en que va encima de una mula torda (es decir, tiene pelaje blanco y negro).

La metáfora del amante que irradia calor y fuego por todos los lados posee ciertas connotaciones de picardía e incluso erotismo, que enlaza con la tradición del amor cortés y la literatura mística (el amor se representa como una llama de fuego). En cierta medida, esta visión tan idílica y pastoril recuerda a la canción de la esposa y del esposo del Cantar de los Cantares.

En una canción de los años 30 resultaba muy feo explicitar ciertos contenidos de carácter íntimo, ya que mucha gente ponía el grito en el cielo al escuchar en una canción ciertas ideas “tabú” (sobre todo, relacionadas con lo erótico, con lo carnal, con lo prohibido, con lo amoral). Por tanto, se ha creado como un lenguaje paralelo donde diferentes elementos sugieren ciertas ideas (de forma totalmente caprichosa o arbitraria, pero que entre líneas esconden ciertos contenidos).

El autor los usa, de tal forma que explícitamente no resulta “feo”, pero implícitamente los lectores más avispados entienden la “otra lectura”. Por eso, esta copla posee pinceladas de lenguaje simbolista. Con esto no quiero decir, que cada vez que aparezca fuego en una copla, signifique algo erótico. Sin embargo, en ciertos contextos, el autor “juega” con esto, y es cuestión del receptor imaginar ciertas cosas y dar nuevos matices a la copla. Pero eso depende del contexto (no se os ocurra interpretar el fuego siempre así). En los cuatro muleros sí da cierto toque picante, pero no en todas las coplas. El simbolismo, de todas formas, era muy frecuente en los poemas de Lorca (la Luna asociada a la muerte, el caballo representa la vida, etc…).

Como habéis podido comprobar, se trata de una copla de poca ornamentación, muy espontánea, con oraciones breves, escasa adjetivación y metro corto (arte menor). También hay que reconocer que es una copla muy reiterativa (aunque eso es lo que le da musicalidad y cierto ritmo pegadizo). Realmente, si eliminamos todas las repeticiones, se nos quedan tres frases. Un rasgo que nos evoca a las jarchas, es la presencia de vocativos dirigidos a la madre (mamita mía), ya que era muy típico de estas composiciones, donde la dama hablaba de sus aventuras y desventuras sentimentales a la madre o la hermana.

Aquí os dejo la letra:

502%20-%20De%20los%20cuatro%20muleros%20

De los cuatro muleros,
De los cuatro muleros
De los cuatro muleros
Mamita mía, que van al agua,
Que van al agua

el de la mula torda,
el de la mula torda
el de la mula torda
Mamita mía, me roba el alma
me roba el alma.

De los cuatro muleros,
De los cuatro muleros
De los cuatro muleros
Mamita mía, que van al río
que van al río,

el de la mula torda,
el de la mula torda
el de la mula torda
Mamita mía, es mi marío
es mi marío.

A qué buscas la lumbre
A qué buscas la lumbre
A qué buscas la lumbre
Mamita mía, la calle arriba
la calle arriba

si de tu cara sale
si de tu cara sale
si de tu cara sale
Mamita mía, la brasa viva
la brasa viva.

si de tu cara sale
Mamita mía, la brasa viva
la brasa viva

Y aquí el video con la canción



Hasta el próximo día!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 18 mayo 2015 - 18:56 .


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#12

Escrito 17 enero 2014 - 16:20

Durante los últimos meses de la Segunda República y los tres años de la Guerra Civil Española (1936-1939) la copla fue un género que se siguió escribiendo y cantando en ambos bandos. Al igual que la literatura y la poesía de la época, la copla se acabaría tiñendo de tintes políticos y comprometidos. Tanto los partidarios de Franco como los partidarios de la Republica usaban la copla como instrumento divulgador de sus ideologías políticas para levantar los ánimos de sus tropas o criticar al bando contrario. La copla adquirió unos matices combativos, propagandísticos, al servicio del contenido y el contexto histórico de la época. Es una copla que denuncia, critica, deja testimonios de las situaciones tan agitadas e injustas que se viven en esos años.

Para evitar perder tiempo en componer nuevas canciones, un recurso muy habitual fue tomar prestada una copla ya existente (al ser posible conocida por todo el mundo), manteniendo su música y su ritmo, pero cambiando la letra y darle una temática política. De esta manera, la gente identificaba enseguida el ritmo y podía ser “engatusada” más fácilmente, ya que esa música le sonaba de algo (aunque el contenido fuera diferente).

De esta manera se germinó la copla que os traigo hoy. Es del año 1936 y se titula “Puente de los franceses”. Esta copla mantiene la melodía y el ritmo de la canción que vimos ayer (“Los cuatro muleros”), pero cambiando la letra y adaptándola al contexto histórico, de tal forma que un tema frívolo y anecdótico como los Cuatro muleros, se acabó convirtiendo en una copla de guerra, usada por el bando republicano para levantar el ánimo de las tropas.

Se trata de una copla eminentemente descriptiva, con pinceladas de exaltación que sirve para levantar la moral de los que la escuchan. Estamos en los primeros meses de la Guerra Civil. Tras el levantamiento del 18 de julio, uno de los objetivos prioritarios del ejército de Franco fue la conquista de la ciudad de Madrid. Durante el otoño del 36, Franco intentó, sin éxito, organizar una serie de ataques sobre la ciudad. Sin embargo, gracias a la resistencia del ejército rojo, los republicanos consiguieron reprimir estas escaramuzas franquistas y aguantar así durante tres años. Por eso, durante toda la Guerra Civil las afueras de Madrid se convirtieron en un permanente frente de Guerra.

La copla hace referencia a una de las zonas más emblemáticas del conflicto: el puente de los Franceses, un viaducto ferroviario situado en el distrito de Moncloa, cerca de la ciudad Universitaria y al lado del río Manzanares (el cual hacía de línea divisoria entre las tropas de ambos bandos a mediados de noviembre).

Las tropas franquistas (dirigidas por el general Asensio) se centraron en la Casa de Campo como eje de ataque principal para avanzar hacia el centro de Madrid. Estas tropas estaban formadas mayoritariamente por moros (las tropas de tabores procedentes del protectorado de Marruecos). Las tropas republicanas estaban formadas por los milicianos que defendían este puente para que no avanzara el ejército rival (tal como se describe en la primera estrofa). La milicia era un ejército de voluntarios con gente de países extranjeros, que vinieron a combatir a la Guerra Civil a favor de la causa republicana.

Durante estos primeros meses de conflicto, la ciudad de Madrid fue duramente castigada con bombardeos continuos, tanto aéreos como terrestres, circunstancia a la que también se alude al final de la canción, con cierta ironía: “Madrid, que bien resistes los bombardeos. De las bombas se ríen los madrileños”. El vocativo ("Madrid") posee un valor metonímico y personificado: se alude a la ciudad, por los habitantes de esa ciudad (los que sufren la acción de resistir no es tanto la ciudad, sino la gente que vive en esa ciudad, que son los madrileños).

La versión oficial de la canción es esta. Sin embargo, este tipo de coplillas eran fácilmente “manipulables” de tal forma que hubo muchísimas versiones circulando en la época, que quitaban, añadían, modificaban o matizaban cosas. Este tipo de coplas recuerdan al romancero antiguo, ya que se podían improvisar nuevas estrofas manteniendo la melodía. Hubo versiones (también republicanas) muy curiosas donde se aludían a los cuatro generales franquistas que se alzaron el 18 de julio (Franco, Mola, Sanjurgo y Queipo de Llano), y el “deseo” de verlos ahorcados antes de Nochebuena.

Incluso en 1939, una vez se produjo el golpe de Casado, se hizo una “contracopla” por parte del bando franquista donde se decía “puente de los franceses, ya te han pasado porque los casadistas te han traicionado”.

Como veis, si no fuera por Federico García Lorca, que fue el que recuperó “Los cuatro muleros” todas estas otras coplas posteriores no hubieran existido.

Estilística y lingüísticamente, es muy parecida a la de los muleros: metro corto, sintaxis sencilla, presencia del vocativo (mamita mía), carácter reiterativo (hay mucha repetición), escasa ornamentación y mucha espontaneidad que cohesiona toda la copla. Quizá haya un tono más exaltado y menos frívolo (presencia de alguna frase exclamativa), que acerca la canción a la arenga o al himno.

Aquí os dejo la letra “oficial”:

Puente_de_los_Franceses%2C_Madrid.jpg

Puente de los franceses
Puente de los franceses
Puente de los franceses
Mamita mía, nadie te pasa
Nadie te pasa

Porque los milicianos
Porque los milicianos
Porque los milicianos
Mamita mía, que bien te guardan
Que bien te guardan

Por la casa de Campo
Por la casa de Campo
Por la casa de Campo
Mamita mía, y el Manzanares
Y el Manzanares

Quieren pasar los moros
Quieren pasar los moros
Quieren pasar los moros
Mamita mía, no pasa nadie
No pasa nadie

Madrid ¡Qué bien resistes!
Madrid ¡Qué bien resistes!
Madrid ¡Qué bien resistes!
Mamita mía, los bombardeos
Los bombardeos

De las bombas se ríen
De las bombas se ríen
De las bombas ser ríen
Mamita mía, los madrileños
Los madrileños

Aquí os dejo el video con la versión “oficial”



También os dejo una de las versiones no oficiales, que es la de los cuatro generales que antes os he dicho.



Si hoy hemos visto una copla del bando republicano, el próximo día damos la vuelta a la tortilla y os traigo una copla del bando franquista. Así vemos las cosas desde ambas perspectivas.

Hasta pronto!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 04 noviembre 2015 - 15:52 .


  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#13

Escrito 18 enero 2014 - 15:58

Tal como os prometí ayer, después de ver una copla que exaltara ideológicamente al bando republicano de la Guerra Civil, hoy toca dar un giro de 180 grados, y nos vamos con un tema perteneciente al bando franquista. Corría el año 1939 cuando Celia Gámez (una de las copletistas “oficiales” que Franco convirtió en símbolo del régimen) cantaba este famoso “Ya hemos pasao”. Realmente, más que una exaltación al bando franquista (que lo es), se trata de una burla al bando republicano, una vez fueron derrotados el 1 de abril de 1939.

Ya os comenté ayer que al inicio de la Guerra Civil (1936) Franco intentó por todos los medios conquistar la ciudad de Madrid. Sin embargo, estos intentos fracasaron, ya que la resistencia de las tropas republicanas en la capital era muy alta. Ya lo veíamos ayer con la canción del Puente de los Franceses: los milicianos defendían este puente para impedir que las tropas moras de Franco pusieran un pie en el centro de Madrid.

Es en esta época cuando una jovencísima Dolores Ibarruri (conocida como “La Pasionaria”, famosa por sus ideales comunistas) acuñó una frase que quedaría en el recuerdo de todos los madrileños: “NO PASARÁN” (en referencia a las tropas franquistas que no conseguían poner el pie en la ciudad, a pesar de sus intentos). Esta frase, tal como se dice en la copla, será un emblema en la radio, en los pasquines, en los discursos, en los carteles propagandísticos de esos años.

De esta manera, Madrid aguantó 3 años gracias a las defensas republicanas. Franco, viendo que la ciudad de Madrid no caería tan fácilmente, cambió de táctica y empezó a centrarse durante 1937, 1938 y principios de 1939 en ir conquistando el resto de territorios republicanos (Málaga, Cataluña, Aragón, el frente del norte, etc…). Esto hizo que los partidarios de la República fueran debilitándose poco a poco, perdiendo las esperanzas al ver cómo muchos de los territorios fieles a la República iban cayendo con el paso de los meses en manos franquistas.

A principios de 1939 la situación era insostenible. La gota que colmó el vaso fue una polémica dentro del propio bando republicano: los partidarios de Negrín (fieles al pensamiento soviético) querían seguir la guerra hasta el final; los partidarios de Casado (fieles a un pensamiento socialista menos radical), querían firmar la rendición y dar la victoria a Franco. Casado dio un golpe de estado, y a partir de ahí todo fue coser y cantar para las tropas franquistas madrileñas que llevaban tres años en las afueras de la ciudad. Pudieron entrar en la ciudad sin despeinarse.

En este contexto fue cuando surge la copla de hoy, donde el “No pasarán” de La Pasionaria es burlado y parodiado, y se convierte en el “Ya hemos pasao” de las tropas de Franco.

La copla posee una estructura casi simétrica. Cada bando (tanto el franquista como el republicano) es caracterizado con una serie de símbolos e ideas, que la gente tiende a asociar de una manera inherente, basándose en la "cultura popular"

-El bando republicano es asociado a figuras como Lenin (por sus aportes ideológicos revolucionarios en Rusia), Negrín, Largo Caballero (políticos españoles de izquierda), los milicianos (los extranjeros que venían a combatir a favor de la República), la hoz y el martillo (símbolos del trabajador y de la tierra, que debía ser para quien la trabajara y no para el dueño, que muchas veces las tenía muertas de risa sin cultivar).

-El bando franquista es asociado al yugo y las flechas (que representan las armas que sirven para derrotar a los infieles al régimen), a los brazos en alto (que era el saludo fascista por excelencia, obligatorio en todos los eventos sociales, incluidos partidos de fútbol), la Falange (el único partido político legalizado durante la dictadura, por representar la ideología de Franco), la paloma (símbolo de la paz, la cual llega después de la Guerra, como forma de poner fin al periodo convulso republicano).

Como veis, es una copla cargada de mucha simbología popular y que representa los arquetipos más representativos de cada bando.

Por supuesto, el léxico está perfectamente seleccionado para cada grupo. Los republicanos se asocian a lo marxista, la cochambre (la suciedad), lo miserable, y en general palabras con connotaciones negativas. Mientras que los franquistas se asocian a lo rebelde (por haberse levantado el 18 de julio haciendo frente al "caos republicano"), lo faccioso, y una serie de palabras y adjetivos con connotaciones muy positivas (alma, corazón, juvenil, sonriente, sin flaqueza, garboso, alegre). Para ellos, lo "faccioso" tiene sentido positivo.

El yo poético de la copla mediante el uso del pronombre y la desinencia verbal de primera persona del plural (nos, decimos) se acaba incluyendo dentro del grupo fascista.

El principal mecanismo de cohesión de la copla se basa en la contraposición entre los dos bandos, usando las mismas estructuras morfosintácticas, pero cambiando el contenido de un bando por el de otro, como si fuera una réplica, donde se comparan dos ideas totalmente diferentes, siendo la segunda la "mejor" de estas ideas: Era aquel Madrid de hace dos años donde mandaban Prieto y Don Lenin. Este Madrid es hoy, de yugo y flechas, es sonriente, alegre y juvenil. No pasarán -decían los marxistas. Ya hemos pasado -decimos los facciosos.

Como veis, se producen antítesis entre los tiempos verbales (era-es, pasarán-hemos pasado), personas verbales (decían-decimos, pasarán-hemos pasado), expresiones temporales (hoy-hace dos años), demostrativos (este Madrid-ese Madrid) e ideas semánticas (facciosos-marxistas) con el objetivo de comparar dos periodos diferentes (República VS Dictadura) en la historia de España.

El objetivo es dar una visión negativa del pasado republicano (volver al 31 sería insostenible) y dar una visión idealizada, festiva y edulcorada del presente franquista, que va a estar llena de fiestas, alegrías y mucho “salero” (como veis, esto le da un toque de hipérbole y deformación). Resulta irónico que se proclame fiesta y alegría cuando precisamente, con el fin de la Guerra Civil llega una época de miseria, hambre y problemas económicos como es la década de los 40, además de represión (durante los años siguientes a la Guerra se seguiría ejecutando a gente del bando republicano).

Estructuralmente es una copla atada bien atada: primera estrofa, sobre el bando republicano; segunda estrofa, sobre el bando franquista. En los estribillos se hace el juego entre el "no pasarán" y el "ya hemos pasao", apareciendo ambos bandos.

Al ser una copla donde importa más el contenido que la forma, se usan metro largos (los versos más pequeños son endecasílabos, mientras que los más largos llegan a tener hasta 20 sílabas). La musicalidad y el ritmo se consiguen mediante estructuras anafóricas y paralelísticas que están presentes en toda la copla (Era en aquel Madrid…era en aquel Madrid…era en aquel Madrid. No pasarán...no pasarán…no pasarán. Ya hemos pasao…ya hemos pasao…ya hemos pasao).

Las exclamativas le dan a la canción ese tono de exaltación y declamación que la acerca al himno, como si toda la copla fuera una celebración tras el fin de la Guerra Civil. Toda la canción está teñida de un toque triunfalismo épico en la parte dedicada a los franquistas (como si fueran los salvadores de la humanidad) y mucha agresividad e ironía cada vez que se habla del bando republicano (la copla se burla del “No pasarán” de Dolores Ibarruri).

El uso de oraciones impersonales (u oraciones con sujeto gramatical pero no definido referencialmente) lejos de neutralizar el discurso, lo que hace canalizar la agresividad y la ironía de una manera universal y colectiva a todo el bando republicano, sin dejar fuera a nadie (se oía por las plazas, gritaban por las calles, chillaban en la prensa, gritaban por el micro).

Aquí os dejo la letra:

Celia+G%C3%A1mez.Ya+hemos+pasao.jpg

Era en aquel Madrid de hace dos años
donde mandaban Prieto y don Lenin
Eran en aquel Madrid de la cochambre, de Largo Caballero y de Negrín.
Era en aquel Madrid de milicianos, de hoces y de martillos y soviet.
Era en aquel Madrid de puño en alto, donde gritaban ¡No pasarán!.

¡No pasarán! decían los marxistas.
¡No pasarán! gritaban por las calles.
¡No pasarán!, se oía a todas por plazas y plazuelas con voces miserables.
Ya hemos pasao y estamos en las cavas
Ya hemos pasao con alma y corazón
Ya hemos pasao y estamos esperando pa ver caer la porra de la gobernación.

Este Madrid es hoy de Yugo y flechas, es sonriente, alegre y juvenil.
Este Madrid es hoy brazos en alto, sin signos de flaqueza, cual nuevo Abril.
Este Madrid es hoy de la Falange, siempre garboso, alegre y lleno de cuplés.
A este Madrid que cree en la paloma,

ya hemos pasao, decimos los facciosos
ya hemos pasao gritamos los rebeldes
ya hemos pasao, y estamos en el prado mirando frente a frente a la señá Cibeles.
No pasarán, la burla cruel y el reto
No pasarán, pasquines en las paredes
No pasarán, gritaban por el micro, chillaban en la prensa y en todos los papeles.
¡ Ya hemos pasao!.

Aquí os dejo el video:



Hasta el próximo día!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 19 mayo 2015 - 16:10 .


  • Showbiz90

  • Zodiark

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 11 sep 2011
  • Mensajes: 4.087
#14

Escrito 18 enero 2014 - 17:01

Pero qué soberana currada, madre mía. Pocos aportes tan buenos recuerdo en este subforo X-D

  • regenerador

  • Sagrada Trifuerza

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 sep 2006
  • Mensajes: 3.802
#15

Escrito 20 enero 2014 - 16:12

¿Habéis utilizado o escuchado alguna vez la expresión “comulgar con ruedas de molino”? Esta frase hecha (que como veis, se inspira en una imagen religiosa, sagrada y católica que se profana) se utiliza cuando nosotros nos acabamos creyendo (y dando por verdaderas) cosas absurdas e inverosímiles, que nadie más se creería. Por tanto, sólo las personas inocentes e ingenuas, con un exceso de buena fe y confianza en los demás, son los que acaban comulgando con ruedas de molino.

El origen de la expresión radica en una hipérbole, una extrema comparación entre la rueda de molino (muela) y la hostia sagrada con la que se comulga en misa. Se trata de un desproporcionado paralelismo de tamaño que resalta la obviedad de que nadie podría tragar la una por la otra, ya que las cosas se ven tan claras que sólo una persona muy ingenua que no ve más allá de sus narices podría acabar dando por verdadera una mentira tan evidente.

La protagonista de la canción que vamos a analizar hoy se verá obligada a comulgar “Con ruedas de molino” (ese es su título) para que no se le caiga su mundo, su realidad, su vida. La copla posee rasgos de bolero, es del año 1968 y la popularizaron voces como Marifé de Triana o Rocío Jurado.

La protagonista no comulga con ruedas de molino porque sea tonta, inocente o “buena”. De hecho, ella sabe de sobra la verdadera realidad (su amado está manteniendo relaciones con otra mujer). Más bien diríamos que la protagonista “se hace la tonta”, finge no saber nada de cara a la galería (incluido su amado) y prefiere no ahondar en el tema, creyéndose todas las excusas que le da su marido, y ella aceptándolas, y fingiendo que “toda va normal”. ¿Y cuál es la causa que le hace a esta mujer ser una “cornuda” delante de la gente y no rebelarse? Pues lo dice la canción de una manera escueta y sincera: ella está tan enamorada y tiene tanto miedo de perder a su amado, que prefiere resignarse y aguantar carros y carreras.

La canción empieza en un tono de lamento, donde el yo poético refleja la angustia de su situación, que alcanza cierto grado de desesperación. En esta queja se percibe la soledad de la protagonista, pero no de soledad física (ya que realmente, al amado lo ve todos los días), sino de soledad lírica, donde falta complicidad con la persona que ama (“Otro domingo más sin tu mirada”).

Es el tópico de estar tan cerca del amante y a la vez tan lejos. La mirada funciona como sinécdoque, ya que se designa un elemento o parte del amante (los ojos) en lugar de hacer referencia a la figura de la persona completa (el cuerpo entero). El estado de la protagonista alcanza tal estado de desesperación que acaricia la hipérbole: "dejándome morir frente a la gente". Todo esto se ve en los seis primeros versos, que por su disposición métrica recuerda a una estrofa de pie quebrado (copla manrriqueña), con eso de que los versos tres y seis son más cortos. No obstante, no es una copla manrriqueña pura, ya que en Manrique los versos más largos son de 8 sílabas y aquí son de 11.

Después, llegamos al cuarteto (11A, 11B, 11B, 11A) donde podemos ver que la protagonista “tiene sangre en las venas”. Ella podrá callarse, hacerse la tonta y comulgar con ruedas de molino delante del marido, pero el hecho de que su amado mantenga relaciones con otra mujer, le infunde unos sentimientos de celos y de rabia (como le pasaría a cualquiera ante una situación así). La imagen de la yegua desplazándose por la frente de la protagonista de un punto cardinal a otro ("una yegua de celos colorada corre llena de furia por mi mente y galopa de Oriente a Occidente") le da una fuerza tremenda a la canción, ya que la mujer, sufre sabiendo que su amado tiene un lío con otra (montando una “falsa coartada”, es decir, una doble vida).

La protagonista, como todo ser humano, sufre con estas cosas, tiene su "orgullo", su "honor", quiere saber la verdad, conocer información, saber todos los detalles de "la otra", le duele ser una cornuda, está celosa, siente rabia, enfado. Lo que pasa es que en lugar de reprochar al marido y manifestar públicamente su furia, prefiere guardárselo y vivirlo íntimamente.

El color rojo simboliza la pasión sentimental: la protagonista siente mucha rabia e impotencia, hecho que se remarca mediante la anástrofe: el complemento se antepone al núcleo adjetival (de celos colorada...colorada de celos). El hecho de integrar un concepto animal (yegua) dentro de la anatomía de la persona (mi frente), crea un efecto animalización: la protagonista se siente tan rabiosa y tan "salvaje" como un amimal. Los adjetivos permiten intensificar al máximo los sentimientos de enfado: "llena de furia".

Los verbos de movimiento también contribuyen a reflejar la ira, la necesidad de exteriorizar su dolor (corre, galopa). A ella le gustaría poder decirle al marido todo lo que siente y sacar a la luz su doble juego ("en busca de tu falsa coartada").

Una vez pasamos el cuarteto, entramos en una estrofa de ocho versos (donde si obviamos los elementos repetidos, realmente son dos tercetos). Después de descargar toda la fuerza en el cuarteto, el yo poético se serena y adopta una postura más intimista, donde saca a la luz la clave narrativa del tema, sin tapujos y sin adornos, como asumiendo la realidad a la vez que justifica todo el enfado y rabio de la estrofa anterior: ella sabe que su amado está con otra mujer ("porque yo sé de más que en esta hora hay alguien que los labios de te devora y comparte contigo pan y vino"). La verdadera realidad se desvela mediante el recurso de la sinécdoque, donde se alude a una parte por el todo:

- hay alguien que los labios te devora (evidentemente, los labios y el cuerpo entero).
- Comparte contigo pan y vino (evidentemente, comparte todo, la vida entera con esta otra mujer).

Una vez desvelada la realidad, el yo poético se sincera, reflexiona sobre su situación y sus sentimientos, y toma una decisión, de una forma serena y estoica: como tiene miedo de perder a su amado (al cual sigue queriendo), prefiere creerse todas las excusas que este le da para ocultar su doble vida (es decir, la protagonista comulga con ruedas de molino delante de él) y hacer como si nada pasara. La metáfora de la maraña (pelo enredado) representa la doble vida que lleva el hombre, ya que hacer este doble juego es muy lioso para que no te descubran. La protagonista, podría perfectamente descubrirlo y sacar toda la verdad del doble juego del amado. Sin embargo, prefiere callarse y apechugar, ya que está locamente enamorada.

En cuanto al lenguaje, se trata de una copla muy fina, sin coloquialismos, muy elegante y con cierto sabor añejo (por ejemplo, se usa la conjunción adversativa mas en lugar de “pero” o “sin embargo). Las repeticiones (frente a la gente, frente a la gente, desesperada, desesperada, comparte, y comparte, comulgo con ruedas de molino, comulgo con ruedas de molino) permiten aumentar el dramatismo del drama, como si la protagonista estuviera tartamudeando no dando crédito a lo que pasa (como si le costara asumir lo que dice). También encontramos un suave oleaje en la alteración del orden sintáctico con el objetivo de darle más ritmo y musicalidad, y crear como un adorno (una yegua de celos colorada: una yegua colorada de celos; como de perderte tengo miedo: como tengo miedo de perderte).
 
Otra cosa: si hacemos el análisis métrico de la canción eliminando los elementos repetidos y reduplicados, nos saldría un soneto perfecto, formado por la unión de dos cuartetos y dos tercertos.

Aquí os dejo la letra:

Comulgar+con+ruedas+de+molino.png

Otro domingo más sin tu mirada
dejándome morir frente a la gente,
frente a la gente.

Que pasa y que traspasa indiferente
a mi canción de amor desesperada,
desesperada.

Una yegua de celos colorada
corre llena de furia por mi frente
y galopa de Oriente hasta Occidente
en busca de tu falsa coartada.

Porque yo se de mas que en esta hora
hay alguien que los labios te devora
y comparte,
y comparte contigo pan y vino.
Mas como de perderte tengo miedo,
no ahondo en la maraña de tu enredo,
y comulgo con ruedas de molino,
y comulgo con ruedas de molino.

Aquí os dejo el video de la versión de Rocío Jurado:



Hasta el próximo día!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Editado por regenerador, 19 mayo 2015 - 16:11 .



Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
publicidad