Ir al contenido

publicidad

Foto

Fuerte Perdido, la Fortaleza de Fortalezas - Dwarf Fortress AAR


Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
57 respuestas en este tema

#1

Escrito 06 mayo 2012 - 00:00

Un AAR (After Action Report, Informe tras la acción) es una crónica/novelización de una partida a un juego.

Aquí el juego es Dwarf Fortress, y el AAR estará bien cargadito de imágenes de lo que vaya ocurriendo (este primer capítulo está más vacío porque es la introducción, las imágenes empezarán bien en el siguiente). Intentaré que los demás capítulos no produzcan urticaria con tanta letra junta.

Dwarf Fortress es un juego indie que consiste en hacer una fortaleza enana. Ya está: el objetivo pretederminado es perder la fortaleza de la forma más épica posible: suicidios en cadena tras la muerte de un amigo muy apreciado, asedios, incendios, inundaciones, inundaciones de lava, plagas de no muertos, bestias olvidadas hace mucho que moran en las profundidades de la tierra, monstruos gigantescos que plagan el mundo, enanos que se vuelven locos y corren por el fuerte sin pantalones y en llamas matando a todo el mundo hasta que llegan a las reservas de alcohol y hacen que todo estalle...
Aunque en realidad todo esto es bastante común en este juego. Las partidas épicas tienen más que unos cuantos enanos locos psicópatas en llamas.

Porque la fortaleza vas a perder tarde o temprano: no existe un objetivo que indique que has ganado...

Esta es la historia de la fortaleza Fuerte Perdido, la Fortaleza de Fortalezas, bautizada así por el botón "Random name". Aquí comienza, y ya veremos cuándo y cómo acabará.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




FUERTE PERDIDO, LA FORTALEZA DE FORTALEZAS



Hace siglos, en el mundo de Romtar, el pueblo de los enanos se extendió por todos los continentes tras derrotar, uno tras otro, a todos los que se les opusieron. El Imperio Enano se extendía a lo largo de la tierra… y por debajo de ella. Eran ambiciosos, y la superficie no era suficiente para ellos. Anhelaban las riquezas de las profundidades: oro, piedras preciosas, la esquiva adamantita…

Pero los enanos cavaron demasiado hondo, y despertaron el mal que yacía dormido en las profundidades. Muchas ciudades subterráneas fueron arrasadas, pero los problemas no acabaron allí. Los elfos culparon a los enanos de despertar al mal y quebraron los lazos, refugiándose en sus bosques. Los goblins, que habían sido confinados en las montañas más remotas, salieron de sus escondrijos y atacaron las poblaciones de la superficie. Los humanos trataron de ayudar a los enanos, pero no estaban preparados para enfrentarse al mal que había sido desatado.

Fueron tiempos duros. Pero los humanos consiguieron recuperar el apoyo de los elfos, y una gran coalición de enanos, humanos y elfos se enfrentó a las hordas que habían escapado de las profundidades. La batalla tuvo lugar por todo el continente y fue larga, y dura. Muchos señores elfos perecieron. Muchos humanos cayeron en combate, sepultados por siempre en las cavernas enanas. Muchos enanos murieron. Sobre todo cuando se les ocurrió inundarlo todo con lava. Pero finalmente vencieron y sellaron el mal de nuevo en las profundidades de la tierra.

Pero el mundo ya nunca volvería a ser el mismo.

Los enanos se volvieron unos contra otros. Las ciudades se acusaron mutuamente de haber liberado el mal, y el Imperio se fragmentó. Los diferentes reinos batallaron entre sí y adoptaron diferentes posturas respecto a las relaciones con las otras razas. Y, mientras tanto, los goblins y las criaturas del Inframundo que habían escapado de la Gran Batalla acosaban sin descanso a los moradores de la superficie, o se agazapaban en cuevas olvidadas.

Y aquí es donde comienza mi historia, en un mundo devastado por la guerra y por criaturas infernales, donde los muertos caminan a la luz del día, los vivos temen la llegada de la noche y los enanos decoran sus grandes salones con calaveras y grabados de queso.



CAPÍTULO I
Ops.

El ejército avanzaba en silencio. Los enanos, incansables, atravesaban las grandes planicies que separaban su ciudad natal, Abirrakust II, de Ushurdugun, su objetivo.

Era otra guerra entre dos reinos enanos, como tantas otras que se libraban por todo el continente.

Al caer la noche se detuvieron a descansar. Las planicies tenían fama de estar embrujadas y preferían pernoctar bien protegidos. Montaron una empalizada, apostaron vigías y descargaron los bártulos en los carros.

Los enanos dormían tranquilos. Confiaban en sus vigías. A los enanos no les hacían ninguna gracia los enanos que se dormían en sus puestos de vigilancia. Sabían que ninguno de ellos sería lo bastante estúpido como para quedarse dormido, por eso dormían tranquilos. Los enanos que se quedaban dormidos eran castigados por los otros enanos.

Y, efectivamente, ningún enano era tan estúpido. Porque los enanos no son estúpidos: son… enanos.


Cerol -¡DESPERTAD! ¡DESPERTADESPERTADESPERTADESPERTADESPE-

Momuz -¿QUÉQUÉQUÉQUÉQUÉ?

Tekkud - ¿Dónde…? ¿Dónde está todo el mundo?

Urist - No aquí.

Cerol – (Oteando el horizonte en todas direcciones) No puede ser…

Sibrek – Am… ¿Que levante la mano quien se quedó dormido durante la guardia…?

(Tras una pausa, los siete enanos se miran con resquemor, pero con cierta apariencia de culpabilidad. Poco a poco, uno tras otro, todos levantan tímidamente la mano)

Cerol – Ay madre… Que nos han dejado aquí tirados… ¡Eh, tíos, esto no tiene ni puta gracia!

Imagen Enviada

¡Tíos!

Imagen Enviada

¡TÍOS!

Imagen Enviada

¡¡¡¡¡TÍOOOOOOOOOOS!!!!!

Imagen Enviada


Cerol – Está bien, está bien, no perdamos la calma. Todos tenemos las barbas bien puestas, ¿no? A ver, ¡TROPAS, EN ORDEN!

(Tres de los enanos se ponen en fila delante de Cerol, en posición de firmes. Los otros tres los imitan poco después)

Cerol - ¡TROPA, PRESÉNTESE!

Tekkud – Tekkud Momuzruthösh, guerrero con hacha.

Dumed – Dumed Keskalunib, guerrero con martillo.

Rakust – Rakust Rimtarûthir, espadachín.

Urist – Urist Dumattathtat, médico de campaña.

Sibrek – Sibrek Mebzuthlashëd, cuidador de animales y cazador.

Likot – Likot Nilvod, ingeniero de campaña.

Cerol – Yo soy Cerol Delethdomas, sargento y guerrero con martillo. Y-

Urist – (Señalando detrás de Cerol) Y eso es un cuervo zombie.

Cuervo zombie – JÑAAAACK (Se aleja un poco revoloteando. No parece muy interesado en los enanos)

Sibrek – (Susurrando) Ay ay ay ay ay…

Cerol – (En voz baja) Vamos a trabajar rápido, ¿estamos? Sibrek, tú que estás al lado del carro, ¿qué recursos tenemos?

Sibrek – Tenemos la ropa que llevamos encima… El carro… Esos dos caballos… Tres perros… Tres cachorros… Tres gatos… Cuatro conejos… Hay machos y hembras de todo. Y… A ver… Armas… Aquí hay un hacha, una espada, un par de martillos de guerra, cerveza y comida para unos días, cuatro armaduras de cuero de… de algo, cuatro copetes de cobre, y… Y ya está.

Likot - ¿No nos han dejado ni un pico? Siempre se deja un pico.

Sibrek – Pues… No, ni un pico. Los muy joputas se han llevado hasta el foso que cavamos anoche. (Da una patada al carro y una de las armaduras de piel resbala, dejando al descubierto un pico herrumbroso) ¡No, mirad! ¡Aquí está!

Likot – Quizás deberíamos dejar todo esto aquí e ir en busca de los otros. No pueden andar muy lejos.
Dumed - ¿Y si…? ¿Y si nos quedamos aquí y construimos un fuerte y esperamos a que pase algún mercader y fundamos aquí nuestra propia ciudad? Porque yo estoy harto de que nos manden de un lado para otro a luchar por tonterías.

(Todos lo miran asombrados)

Urist – ¿Aquí, en una tierra maldita, en medio de la nada, en mitad del camino entre dos reinos en guerra?

Dumed - ¡Sí! ¡Podemos ofrecer refugio a los demás proscritos y crear un paraíso lejos de las guerras y además escaparemos de la plaga de vampiros!

Cerol - ¡No se hable más! (Coge uno de los martillos de guerra del carro) ¡Declaro fundado Fuerte Perdido, la Fortaleza de las Fortalezas! (Golpea el suelo con el martillo)

Likot – Voto por que otro escoja el nombre.

Cerol – Tarde. ¡Vamos, todos a trabajar! ¡Los soldados, coged armas y armaduras y preparaos para defender el perímetro-

Rakust - ¿Qué perí-

Cerol- mientras Tekkud tala algunos árboles para construir una puerta y Likot empieza a cavar nuestro hogar!

Tekkud – Aquí no hay bastantes árboles como para una fort-

Cerol - ¡Tú, Urist, desmonta ese carro y pon las cosas en pilas ordenadas alfabéticamente y según el color, el peso y el sonido que hacen al golpearlas con una piedra!

(Urist pone los ojos en blanco)

Cerol - ¡Y tú, Sibrek, quiero ver estos perros convertidos en perros de guerra! Y búscate un arco, un cazador desarmado no sirve de nada.

¡A TRABAJAR!

Cuervo zombie – JÑAAAAACK.

Y con aquél graznido se empezó una nueva página en la Historia del mundo de Romtar. Había nacido Fuerte Perdido, la vergüenza de la civilización enana.

  • acuadala93

  • Yojimbo

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 29 abr 2009
  • Mensajes: 10.902
#2

Escrito 06 mayo 2012 - 00:03

WTF , ni el tibia era tan cutre, con que programa se han hecho las imagenes?

Imagen Enviada


  • KeoV

  • PRAESIDIUM VIGILO

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 17 abr 2001
  • Mensajes: 6.984
#3

Escrito 06 mayo 2012 - 01:20

WTF , ni el tibia era tan cutre, con que programa se han hecho las imagenes?


Las increíbles gráficas de seguro las hicieron con el Buscaminas Engine.

  • Gotthard

  • Ultima

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 jul 2004
  • Mensajes: 4.145
#4

Escrito 06 mayo 2012 - 12:43

Lledoryn... ¿no te has equivocado de sub-foro?

#5

Escrito 06 mayo 2012 - 13:35

Pensé en ponerlo en Estrategia, pero como estoy yo solo y va a ser más la historia en sí que otra cosa, que no va a haber planificación ni nada, me pareció más adecuado el Off Topic.

Si lo dices por el público... Bueno, ya intentaré atraer los del subforo adecuado X-D He intentado ponerme la dirección del hilo en la firma, ya se verá por allí.



Aunque joder... Me está costando una barbaridad seguir adelante: es quitar la pausa y se me hecha encima una bandada de cuervos zombie que me mata a los animales. Y encima, como el mapa está maldito, NADA permanece muerto mucho tiempo y al cabo de unos minutos tengo una horda de gatos, perros, cuervos, cocodrilos y tortugas que salen del río, gigantescos búhos cornudos y ogros, todos zombies, atacándome. Y los enanos muertos también se levantan. Y los muertos rematados también re-resucitan. Infinitamente. Y no tengo un puto pico para hacer un boquete, tengo que talar y construir un bastión X-D
Estoy por modificar la primera entrada y poner que hay un pico.

  • Gotthard

  • Ultima

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 16 jul 2004
  • Mensajes: 4.145
#6

Escrito 06 mayo 2012 - 14:21

Hombre, lo veo muy muy muy chungo sino. La verdad es que DF da para un AAR de coña sin necesidad de meterte en un bioma tan chunguisimo de pelotas de sobrevivir. ¡Sino va a ser un AAR cortisimo!

¿Por que no un hilo oficial de AAR de Dwarf Fortress en Estrategia? Yo me apuntaría.

    Templario master

  • CANCELADO
  • Registrado: 07 dic 2008
  • Mensajes: 7.316
#7

Escrito 06 mayo 2012 - 14:58

¿Alguien se acuerda de mi?

Ya participe en uno de esos en este foro, nadie mas la jodio como yo.

    Cabeza Reducida

  • EXPULSADO
  • vida restante: 0%
  • Registrado: 27 abr 2012
  • Mensajes: 295
#8

Escrito 06 mayo 2012 - 15:10

Continúa, por favor.

#9

Escrito 06 mayo 2012 - 15:24

En Estrategia vamos a montar otro, uno turnándonos entre varios jugadores. Este lo he puesto aquí por eso, porque estoy yo solo y es más el relato que la partida :D Melgui dijo que estaba dispuesto a empezarla.


Uf, Templario... ¡Largo de aquí, gafe! X-D

Continuaré en cuanto consiga superar el bloqueo, Cabeza. La cosa está realmente jodida, pierdo a los 5-10 minutos. Voy a necesitar bastante suerte X-D
O modificar la historia y poner que les dejan un pico. Con eso ya sí que debería ser capaz de tirar pa´lante. Pero voy a intentarlo primero como lo estoy haciendo.

#10

Escrito 09 mayo 2012 - 01:50

Joder... He tenido que cambiar el sitio y meter un pico. Yo tenía pensado construir una fortaleza con madera y aguantar ahí hasta que llegase la caravana y pudiese comprar un pico, pero es totalmente imposible: en menos de un minuto se me echaban encima los no muertos y mataban alguno de los animales que llevaba. Y después se sumaban los animales salvajes vivos del mapa. Y los no muertos los mataban también. Y todo lo que moría resucitaba. Y todo lo no muerto que re-moría re-resucitaba. Y así sucesivamente, aunque los hagas pedazos: te atacan la Piel de caballo zombie, el Pelo de caballo zombie y el Esqueleto de caballo zombie cada uno por su lado X-D En cuestión de dos minutos tenía una horda de cuervos, cocodrilos, tortugas, conejos, perros, gatos y caballos zombies atacando a los enanos. Y en cuanto cae un enano puedes despedirte, porque los enanos zombie se han visto todas las películas de Chuck Norris los muy cabrones.

Y claro, al fracasar la primera vez e intentar reutilizar el mapa... Me encontraba allí los enanos zombie del primer intento, con todas sus mascotas no muertas, apiñados alrededor de un triste muro de madera inacabado. Totalmente imposible.

Total, que he actualizado el primer capítulo con las imágenes del nuevo mapa y he añadido un par de líneas para incluir el pico. También he cambiado los nombres por los de los nuevos enanos.

Y traigo mucha letra y poca acción, pero tengo que recordar cómo se hacía una cosa antes de continuar.
Miedo me da cuando empiecen a llegar inmigrantes, la que se va a liar como encarte que se crucen con una manada de no muertos X-D

------------------------------------------------------------​------------------------------------------------------------​-----


CAPÍTULO II
A cubierto

Por si aún no hubiese quedado claro que el lugar estaba maldito, apenas empezaron a coger las herramientas comenzó a llover sangre de enano.

Imagen Enviada

Necesitaban un refugio. Los enanos empezaron inmediatamente trabajar según las órdenes de Cerol, atisbando nerviosos el horizonte. Cerca de una decena de figuras se movían a lo lejos sin rumbo fijo, arrastrándose por el suelo. Topos zombie. Más peligrosos de lo que parece.

No tardan demasiado en cavar un agujero rodeado por una empalizada, garantizando seguridad contra las criaturas terrestres. A continuación se disponen a trasladarlo todo al interior, para escapar de la sanguinolenta lluvia. Después se decidirá qué hacer a continuación.

La empalizada:

Imagen Enviada
Admirad mis habilidades de escritura con el ratón, furcias


La primera habitación del glorioso Fuerte Perdido:


Imagen Enviada

Los enanos no son amigos de los espacios abiertos y, contentos de tener al fin un lugar en el que refugiarse, se apresuran a meterlo todo escaleras abajo. Unas cuantas horas de trabajo después han instalado una puerta y han creado un espacio habitable con algunas camas, mesas y sillas. Los pocos objetos que tienen los han separado en diferentes montones. El suelo (¡por fin una buena noticia!) es estupendo para el cultivo, seguramente por el constante riego de sangre que cae del cielo, y una porción se dedica a una fructífera granja de setas. Además, los enanos construyen una destilería, un taller de carpintería y una carnicería (porque un conejo vivo no sirve de mucho, la granja tardará un poco en empezar a producir alimento y las reservas de comida ya se han agotado).

Por el momento todo va bien. Pero hay dos graves problemas de los que hay que ocuparse tan rápido como sea posible. Primero, apenas queda madera. Y sin madera no pueden construirse barriles para guardar el alcohol. Y ningún enano en su sano juicio va a vivir toda la vida de agua –aunque tampoco es que haya acceso al agua desde el interior de Fuerte Perdido-, así que es imperatorio conseguir más madera tan pronto como sea posible. Pero será peligroso: el valle está plagado de no muertos y no pueden abrir un agujero en la empalizada y salir al exterior así por las buenas. El segundo problema, no tan acuciante, es que hay un acuífero un par de niveles por debajo de donde se encuentran. Y la piedra, necesaria para toda fortaleza, se encuentra debajo. Por el momento, el único modo posible de superar el acuífero es provocar un derrumbamiento y cavar después a través de la tierra derrumbada. Likot, el ingeniero, comienza diligente a cavar un túnel para dirigerse a uno de los lados del valle, donde avanzará las obras tanto como sea le posible sin tener que salir a la superficie.

Imagen Enviada

  • piposman

  • Zodiark

  • vida restante: 75%
  • Registrado: 16 ago 2007
  • Mensajes: 6.383
#11

Escrito 09 mayo 2012 - 22:38

hay que tenerlos cuadrados para meterte en una zona como esa, recuerda que un martillo es mas efectivo para cepillarse a los no-muertos que con un hacha o espada (sin contar el inutil latigo)

espero con ganas el siguiente capitulo

PsKbUkf.gif

 


#12

Escrito 10 mayo 2012 - 19:26

CAPÍTULO III
Los comienzos de Fuerte Perdido

Todo estaba tranquilo. Demasiado tranquilo. Pero necesitaban madera, de modo que decidieron arriesgarse a salir a cortar un poco. Prepararon las armas y salieron con cautela, abriendo un agujero en la empalizada. Dejaron un poco de madera en el exterior, por si se veían obligados a refugiarse y reconstruir la muralla rápidamente.

Estaban de suerte: solo había tres criaturas a la vista. Dos pájaros zombie de alguna especie que no podía volar, lejos al otro lado del río… ¡Y un caballo vivo! Era uno de los dos que les habían dejado. Seguramente se despistó y se quedó fuera cuando los enanos cerraron la empalizada a toda prisa. Es una bestia grande, pero enclenque y debilitada por el hambre. Los enanos están muy asombrados de que haya sobrevivido durante los días que llevan escondidos. ¡Ni siquiera está herido! O es una bestia muy inteligente, o es más fuerte de lo que parece. Están satisfechos por haberla recuperado, y la guían de vuelta a la fortaleza bajo la atenta vigilancia de los soldados y las apresuradas labores de tala y recolección de madera.

Imagen Enviada

De nuevo comienza a llover sangre de enano… Parece que tendrán que acostumbrarse a ella si quieren permanecer en este lugar. Al menos, hasta que puedan construir zonas techadas seguras en el exterior. Los enanos aceleran el ritmo de trabajo: saben bien que esas lluvias malditas a menudo transmiten enfermedades, y ninguno quiere ser el desafortunado al que le toque una infección mortal.

Y entonces, de repente, ¡cuervos! Uno de los soldados avista una bandada de siete cuervos no muertos volando a lo lejos. Como no están en situación de arriesgarse, abandonan la misión y vuelven adentro, reconstruyendo la empalizada tras de sí. Un gato idiota se ha quedado fuera, pero no hay tiempo de volver por él… Tendrá que sobrevivir por su cuenta. Finalmente cierran la puerta del interior, por si algún cuervo es más curioso de la cuenta y se mete por el agujero. Ya a salvo, solo queda construir un par de camas y barriles más y seguir con las labores mineras y agrícolas.

Imagen Enviada

¡Y menos mal que tuvieron la prudencia de regresar! A saber si es que los cuervos iban directamente a por ellos o es que la empalizada les llamó la atención, pero la bandada al completo se puso a sobrevolarla. Seguramente habrían entrado, si no hubieran cerrado la puerta a tiempo. Desgraciadamente, el minino extraviado se encontraba junto a la empalizada cuando los cuervos llegaron y fue vapuleado hasta la muerte. Una pérdida doble: los gatos son muy útiles para cualquier fortaleza porque mantienen los almacenes de provisiones libres de ratas, lagartos y otras alimañas. Ahora, además, se convertirá en otra amenaza no muerta.

Tres de los cuervos y la parte superior de la muralla. Los otros cuatro están dispersos por otros niveles de altura.

Imagen Enviada

En el fuerte, los enanos se ponen manos a la obra.

-------------------------------------


Los días pasan y los enanos, sin más noticias del mundo exterior que la sempiterna presencia de los no muertos, empiezan a preocuparse. ¿Qué habrá sido de sus compañeros? ¿Habrá algún pueblo cerca con el que comerciar? ¿Llegarán algún día más enanos dispuestos a ayudarles a levantar Fuerte Perdido? Al menos, por el momento no pueden quejarse demasiado de su situación. Para empezar, todos siguen vivos. Además, la granja ha empezado a dar las primeras setas, que trasladan a la menguada pila de provisiones con la boca hecha agua, y el carpintero ha fabricado unas camas más, barriles para la cerveza y escudos de madera para los soldados, que se dedican a entrenarse. No son gran cosa, pero algo servirán. Likot se topa con el acuífero mientras cava su túnel y se ve obligado a desviarse para tratar de rodearlo. Si no funciona, tendrá que subir un nivel y seguir buscando un camino hasta la elevación al Oeste del valle: tienen que alcanzar la piedra cueste lo que cueste, si quieren que su fortaleza tenga alguna oportunidad de prosperar. La vida en Fuerte Perdido no es la de un paraíso, siempre con temor a la llegada de un no muerto más poderoso de la cuenta que pueda derribar la puerta cerrada, siempre con miedo a que no se presente otra oportunidad de subir y acaben muriendo de sed ahí abajo. Pero por el momento están a salvo, y pasan sus días ocupándose de la granja, fabricando alguna cosa que haga falta y bebiendo juntos, en el Gran Comedor, entre risas, canciones, historias de las hazañas del pueblo enano y ensoñaciones de la futura gloria de Fuerte Perdido. No es que sean los enanos más felices sobre (o bajo) la tierra, pero la ilusión les dibuja cada día la sonrisa en la cara.

#13

Escrito 13 mayo 2012 - 00:41

hay que tenerlos cuadrados para meterte en una zona como esa, recuerda que un martillo es mas efectivo para cepillarse a los no-muertos que con un hacha o espada (sin contar el inutil latigo)

espero con ganas el siguiente capitulo


Lo sé, lo sé. Espadas y hachas tienen una mayor probabilidad de cercenar miembros, cosa bastante contraproducente cuando cada miembro cortado se convierte en un zombie en sí mismo X-D

Metí el espadachín por dar un poco de color a la cosa. Son soldados, es normal que haya algo de variedad en el armamento. Aunque he de reconocer que me ha pillado de improviso la fuerza de los no muertos, no sabía lo cafres que son los enanos, caballos, ogros, etc. no muertos... La verdad es que me arrepiento de no haber traído otro martillo en vez de esa espada.


-------------------------------------------------------------------------------------------



CAPÍTULO IV
Y parió la abuela

Tras semanas de asedio, los cuervos dejaron de sobrevolar la muralla y se alejaron hacia el Sudoeste, aunque sin perderse de vista. Y entonces, como si no hubiera un momento más oportuno, se oyó una voz.

Zuglar - ¡HOOOOOOOOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! ¿HAY ALGUIEN AHÍIII?

Los enanos por poco no se abren la cabeza contra el techo. Esa voz era inconfundiblemente enana. Y venía precisamente del mismo sitio al que habían ido los cuervos.

Imagen Enviada

Pero los cuervos aún rondaban… Los enanos se enfrentan a un dilema: dejarlos abandonados a su suerte y perder esa gran oportunidad de aumentar la población del fuerte (y arriesgarse a las represalias de un puñado de espíritus encabronados) o salir a rescatarlos y arriesgarse a un combate contra los no muertos. Se deciden por la solución más propia de un enano: cavar un túnel desde el refugio hasta un punto apartado de la superficie, instalar una puerta, indicar la entrada a los recién llegados y dejar que la selección natural haga su trabajo. Como no hay tiempo para cavar un túnel y el que Likot estaba cavando para llegar a la zona elevada al Oeste del valle venía bastante bien, optan por ramificarlo y meter a los nuevos por ahí. Los soldados preparan las armas, listos para combatir si un cuervo lograra entrar junto con los recién llegados.

Trazado del túnel de Likot. Vista un nivel por encima de la superficie

Imagen Enviada

Desgraciadamente, los cuervos se alejan de la zona y los recién llegados puedes alcanzar la entrada sin ningún problema. Salvo uno, un pescador que nada más llegar se dirigió a una de las charcas junto a la muralla y se puso a pescar. El gato zombie lo echó de allí rápidamente, claro, y al final el enano logró entrar en el refugio sin sufrir daños. Los enanos cierran la puerta y construyen detrás un muro de madera, por lo que pudiera pasar. De nuevo a salvo, guían a los nuevos al Gran Comedor… donde uno de los caballos se derrumba, muerto de inanición. Parece que en una cueva no crece suficiente hierba como para alimentar un caballo. Los Fundadores se dan prisa en llevar el cadáver escaleras arriba y abandonarlo dentro del recinto amurallado, cerrando la puerta tras de sí al volver al refugio. Justo a tiempo: el caballo resucita pocos segundos después, y la fuerza de los caballos no muertos es legendaria.

Una vez a salvo de nuevo, los enanos miran con recelo el caballo que aún vive. También está famélico y, para prevenir, cavan una habitación aparte y lo encierran allí. Se prohíbe terminantemente abrir la puerta que mantiene encerrado al caballo. Y entonces, por fin tranquilos, los enanos se reúnen en el Gran Comedor y comienzan las presentaciones. Resulta que el grupo recién llegado estaba emigrando a de una fortaleza a otra, pero una emboscada goblin los sacó del camino y se perdieron. Los Fundadores les explican quiénes son, por qué están allí guarnecidos y en qué pretenden convertir aquel agujero y los nuevos, tras reflexionar y oír un par de graznidos más de las aves no muertas que han evitado por pura suerte, deciden unirse a Fuerte Perdido.

En total suman 16 enanos. Sí señor, 16. Siete de ellos, todos de los nuevos, medio inútiles: tres pescadores que no pueden acceder al agua desde el interior, un cazador (que a ver qué coño va a cazar ahí fuera, si ya está todo muerto) y tres niños, que no pueden hacer nada. La primera idea es meter a los pescadores y el cazador en la milicia, pero no hay armas para ellos y, aunque seguramente haya metales en las profundidades, no podrán acceder a ellos hasta que sorteen el acuífero.
En cualquier caso, ya son más del doble de los que eran al principio. Lo cual supone un grave problema: la granja puede suministrar alimentos para todos, pero necesitarán más bebida. No obstante, cada cosa a su tiempo. Hay un problema más acuciante: dos de los recién llegados hablan bien. MUY bien. Demasiado bien para ser enanos. Y hacen gala de una gran habilidad en su trabajo. Una habilidad que solo puede ser conseguida mediante mucha, muchísima práctica. La duda puede leerse en los rostros de los Fundadores: ¿serán vampiros?


Tras exponer el asunto al grupo de los nuevos, todos deciden que lo más sensato es encerrarlos. Es bien sabido que los vampiros no sufren de hambre o sed, así que descubrirlos es tan fácil como esperar a que les suenen las tripas. Si no les entra hambre, es que son vampiros.

Mientras excavan las primeras Salas de Pruebas de Fuerte Perdido se oye un golpe sordo en la celda del caballo. La bestia ha muerto, tal como se veía venir. No tarda en oírsela caminar de nuevo con unos pasos vacilantes que corroboran las sospechas de los enanos: las criaturas que mueran en aquel terrible lugar se levantarán de nuevo, independientemente de si el cadáver se encuentra o no en la superficie. Deciden fabricar un par de buenos ataúdes, por si alguno de ellos muriera, pero es una solución muy limitada. Necesitan encontrar un medio de librarse definitivamente de los cadáveres. Likot vuelve a meterse en su túnel: tiene una idea, pero necesitará piedra. Y primero hay que superar el acuífero.

Imagen Enviada

  • Nightmare_87

  • PRAESIDIUM VIGILO

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 jun 2008
  • Mensajes: 34.181
#14

Escrito 13 mayo 2012 - 00:47

WHAT

Imagen Enviada


#15

Escrito 13 mayo 2012 - 05:04

Alguien me explica de que va esto? Es que no me entero de nada X-D

PD: Ojalá por MP que de seguro se me olvida volver a entrar :D

2hydrut.png



Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
publicidad