Ir al contenido

publicidad

Foto

Final Fantasy X: Análisis personal


Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
14 respuestas en este tema

  • Cyberio

  • Máscara de Majora

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 ago 2007
  • Mensajes: 7.315
#1

Escrito 12 enero 2010 - 15:16

Simplemente me apetecía compartir este análisis, nada más.
Como supondréis, hay spoilers, así que si no queréis enteraros de la trama, no lo leais. La verdad es que me hubiese gustado comentar algunas cosas más de la historia sobre todo, pero en fin, creo que me ha quedado un buen análisis.


hacia la mitad del post

hacia el final del post



Imagen Enviada




[2002]Final Fantasy X salía en Europa en un momento en el que PS2 estaba recibiendo los grandes, y éste era uno de ellos. Junto con Metal Gear Solid 2, Devil May Cry, Grand Theft Auto III y otros, era una de las grandes bazas de PlayStation 2 en sus dos primeros años en el mercado europeo.

Final Fantasy X empezaba una nueva etapa en la saga FF, después del 9 que retornaba al estilo clásico, con el 10 volvíamos al estilo del 7 o del 8: Tecnología, espadas y magia. Unidas de la mano, éste apostaba por un mundo que un poder lo intentaba sumergir en el estilo más medieval, con espadas y magia, pero éste mundo intentaba separarse de eso con tecnología. Al final, las tres sí que podían ir de la mano.

Era un juego que recibió muy buenas críticas, aunque ahora se le tilda de pasillero a veces, sigue siendo en general un Final Fantasy muy bien valorado y con muchos fans.

Bien, aquí va mi análisis de la historia. Me gustaría haber puesto más cosas, pero las que ponga lo haré posteriormente, casi como apunte. Es muy largo y hay lógicamente spoilers en él, así que ya sabeis: Si no lo habeis jugado y lo queréis jugar, o no os lo habeis pasado, no lo leais.



La historia comienza sacando una escena bastante posterior al comienzo. En concreto, cuando descubren Zanarkand, derruida, en Spira, con todos los personajes dubitativos. No sabemos la importancia de esa parte hasta que llegamos ahí. Tidus espeta: "Escuchad mi historia. Probablemente sea la última oportunidad". ¿Oportunidad de qué? Pues lo iremos viendo a través de una historia que hasta ese punto se narra de forma retrospectiva. Tidus nos cuenta todo, desde su punto de vista, desde que no sabe qué hace en Spira hasta cuando está involucrado en la historia de ésta. La historia sin duda se narra desde su punto de vista, pero con un carácter que involucra al grupo con el que va.
Tras el logo de juego y la mencionada frase de Tidus, empieza el juego como tal. Sale una ciudad bellísima, nocturna, y ahí sale nuestro amigo Tidus, desde su casa, con un montón de fans esperándole para que le firme autógrafos, momento en el cual podremos cambiarle el nombre si queremos (único personaje al que le podremos cambiar el nombre, será por motivos de doblaje, y poder decir los nombres de los demás, sería jodidísimo doblar el juego y que quedase bien el obviar el nombre de todos), le podremos firmar autógrafos a los que queramos que estén por allí, e incluso hablar con ellos y todo, resulta que Tidus es ni mas ni menos que estrella del Blitzball (Blitzbol), un juego muy popular en Spira, y también en Zanarkand. Después de eso, Tidus se va al estadio a jugar el partido. Tenemos la ocasión de ver esa Zanarkand en la que él vive, enorme y con edificios altísimos, ademas con estética futurista. De camino al estadio podemos hablar con gente para ver cómo son allí, aparte de obsequiarnos con los clásicos objetos de la saga FF con los que volvemos a familiarizarnos con ellos.
Al llegar al estadio, sale la primera CG importante del juego. Aquí es donde vemos la calidad de las CG de este juego, como siempre, Square en este apartado sobresaliente.
En el partido, Tidus al hacer su chut esfera, se percata de un gran ser enorme que va a arrasar la ciudad.
De repente, ese ser empieza a escupir brotes suyos o algo así, hasta que la gente del estadio se va cagando hostias y las inmediaciones del estadio se van derrumbando. Tidus se agarra como puede a una viga y luego llega a la entrada del estadio, donde se aleja de allí y se encuentra con un personaje que por lo visto él ya conocía (y salía en el CG de la llegada de Sinh al estadio, entendiendo parece ser todo lo que hacía): Auron.
Allí huye con él de ese barullo, Auron le da un arma que tenía su padre y es cuando empieza a luchar. De repente se para el tiempo, y se encuentra a un niño de unos 10 años con una capucha que sólo se le ve de nariz para abajo. Le dice "ya ha empezado. No llores." Y entonces el tiempo vuelve a fluir y el niño desaparece. Vuelve con Auron y sigue. Se van quitando de en medio a los brotes de Sinh, hasta que llegan delante de ese ser, que empieza a absorberlo todo. Lo siguiente que aparece es Tidus navegando por... una especie de Zanarkand hundida, o una Zanarkand ilusoria. Se encuentra a sí mismo de pequeño, después de haber oído a su padre diciendo "¡Hey, hey!"
Luego aparece en medio de un océano, al lado de unas ruinas, y se pregunta qué es todo eso. No sabe ni dónde está, ni qué le ha pasado a su Zanarkand, ni si podría volver a su casa, ni a dónde le ha llevado Sinh. Nada. Sólo ve que hay unas ruinas al lado de él y el océano cubre algo de ellas. Hay un templo derruido un poco más alante y ahí se encamina. Le ataca un monstruo del que huye, y, tras ello, caen unas rocas detrás de él y no puede salir de la entrada por la que pasó. No tiene más remedio que seguir. Llega al interior de un templo que parece estar en buenas condiciones, y allí se enciende una fogata para tener calor. Empieza a reflexionar sobre todo lo ocurrido. Se acuerda de una escena con Auron. Y más tarde, llega un enemigo a atacarle, e ipso facto, llegan albheds que estaban investigando esa zona. Ayudan a Tidus a cargarse al monstruo y le conocen. Entonces le capturan y se lo llevan.
Tendrá por huevos que colaborar con ellos en sus tareas, y ha de ir a las ruinas submarinas para coger el tesoro que había ahí. Después de ello, una de las albhed (la que mejor le trató, que es Rikku, aunque ahora no lo sabemos), le cuenta lo que ha pasado con Zanarkand, y la historia de los 1000 años, y Sinh. Le promete llevarle a Luca, que lo mismo conoce ahí a alguien, pero al poco llega Sinh y tras zarandear el barco albhed lo tira de ahí. Tras un remolino, llega hasta cerca de la orilla de la aldea de Besaid, que es donde comienza su viaje por Spira.

Me encanta esta parte del juego. Estamos tanto el protagonista como el jugador con la misma cantidad de información aquí. No tenemos ni puta idea de qué es ese mundo en el que estamos. ¿Spira? ¿Luca? Pero si no hemos visto a un albhed nunca.
No sabemos prácticamente nada de Spira. Así que tanto jugador como protagonista vamos a estar al mismo nivel aquí. Bueno, y en cuanto a información sobre este "nuevo mundo", siempre va a ser así. Los puntos que van a separar a jugador y protagonista van a ser posteriores, teniendo que ver con el Zanarkand de Tidus, es decir, su padre, su familia, y con Auron, único personaje del grupo que ya le conocía de antes. Bueno, y las relaciones que tenga con la gente de Spira. Pero en la cantidad de información, siempre estaremos a la par, aunque quizá se pueda pensar que al contarnos Tidus la historia de forma retrospectiva (hasta cierto momento), no sea así.

Llegamos a la isla Besaid, paradisíaco lugar, con gente amable y cercana, tras un balonazo que le dan sin querer al pobre Tidus, éste hace su chut esfera, y los jugadores de blitz que estaban por ahí (los Besaid Aurochs) se quedaron flipando.
Entonces Wakka, uno de ellos, se acerca y le pregunta que si está bien. Después se pone a charlar con él y se empiezan a conocer. Es una escena que explaya de muy buena manera el carácter de la gente de Besaid y de Wakka en particular. Wakka es un tío cercano, amable, simpático.

Después de contarle Tidus lo que le pasó, lógicamente Wakka no se creyó nada, y pensó que tendría la "toxina de Sinh". Esto de la toxina de Sinh ocurre cuando alguien se expone muy de cerca a este ser, y empieza a delirar la persona en cuestión. Aunque Tidus no parece "intoxicado", nadie en Spira se iba a creer que hay alguien de Zanarkand por ahí, 1000 años después de la destrucción de esta ciudad.

Wakka lleva a Tidus hasta el maravilloso acantilado que tienen en Besaid. Entonces le empuja al mar y el se tira, y entonces Wakka intenta animarle para que se una a su equipo de blitzbol, los Besaid Aurochs, para jugar en la Copa Yevon, de Luca.
Tidus acepta, y mientras van camino hacia el pueblo de Besaid, un pueblo muy tranquilo que quizá recuerde a los pueblos del Pacífico Sur, aquí hay un ambiente bastante rural, pero al estar cerca del mar se nota que es un pueblo costero. El lugar ideal para irte de vacaciones y olvidarte absolutamente de todo, vamos.
Al hablarle Wakka del equipo en el que está, y contarle su mala situación de victorias, Tidus le da una nueva forma de ver el juego, concienciado de que ellos pueden ganar si quieren.
Antes de llegar al pueblo, Wakka le pregunta si conoce el saludo de esa religión, hace el saludo que el propio Tidus hacía cuando metía un gol. Es como una reverencia, o un saludo respetuoso que se hace entre los fieles a la religión de Yevon. No sé cómo Tidus aguantó la risa: Imaginaos que dentro de 1000 años hay una religión en la que su saludo es como la pose típica de Kiko al meter un gol. Yo me descojonaría.
Al llegar allí, hay libertad absoluta para explorar el pueblo. Wakka nos dice que vayamos a su casa cuando queramos. Ya allí le sugiere ir al templo de Besaid, para ver si se puede desintoxicar.
Ya llegado allí, nos vamos enterando poco a poco de la religión existente aquí, la religión de Yevon.
Wakka nos cuenta acerca de las pruebas de los templos, lo que hacen los invocadores y los guardianes. La Prueba de cada templo si es superada por el invocador (y sus guardianes) consigue un eón, además de poder continuar su peregrinaje. La invocadora Yuna lleva ahí un día o dos y no salió todavía. Ya se empiezan a preocupar por Yuna, pero claro, no se puede entrar porque está prohibido: El Clero lo impide.
Tidus arriesgándose decide entrar. No está permitido si no eres invocador o guardián, pero él a pesar de todo entra preocupado por la salud de la invocadora. Esto es visto en el pueblo como una ofensa a Yevon, pero a pesar de todo, lo dejan correr. Yo lo entiendo como que se lo perdonan, aunque no le aprecian demasiado en el pueblo al principio.
Tras pasar el recinto de la Prueba, un simple puzzle de quitar y poner esferas en el lugar adecuado, de relacionar sobre todo, llega a la cámara del orador. Wakka llega en ese momento. Va con él, como él sí es guardián, sí puede pasar, y le comenta a Tidus lo prohibido que está, pero que ya que llegó ahí, que continúe.
Ahí están los guardianes de Yuna: Kimahri y Lulu.
Lulu se percata de la presencia de Tidus y se pregunta quién es y qué hace ahí. Kimahri no dice nada en absoluto. El ronso no va a dirigirle la palabra a Tidus en una parte de la aventura.
Yuna sale, antes de caerse del cansancio, Kimahri la recoge. Después salen todos y en medio del pueblo Yuna invoca al eón que consiguió: Valefor. La primera invocación que vemos. Viniendo del cielo un ser volador, que se posa al lado de Yuna. Fuerte, y elegante a la vez.
Por la noche Tidus y Yuna hablan por primera vez. Aunque está jodida la cosa, no le aprecian mucho al Tidus y no puede hablar mucho con ella. Yuna le pide que luego le hable de Zanarkand. Parece que sí cree algo de Tidus...
Al irse a dormir, Tidus sueña de nuevo (para variar tiene que ver con su padre), en donde una Yuna y una Rikku hablan con él, y le dicen que el "Te odio" se lo diga más alto. Tras un grito se despierta. Oye a Lulu decir "Está muerto, aunque se le parezca, no es él". Resulta que Tidus se parece al hermano de Wakka, Chappu, fallecido en una misión de la Legión, que era además el prometido de Lulu.
Después de una conversación con Wakka, Tidus se echa a sobar de nuevo, y al día siguiente se levanta para irse de la isla. Wakka y Lulu le esperan fuera, le regalan la espada de Chappu, y junto con Yuna se dirigen hacia el puerto, luchando contra los monstruos que hay en el camino. Entonces llegan al puerto, se despiden de todos, y parten, mientras los aldeanos, tristes, despiden a su querida Yuna.

Ya en el barco, tras una escena ridícula, Tidus va a hablar con Wakka para decirle a donde van, a la isla Kilika, Yuna irá al templo y posteriormente, a Luca en otro barco. Nos enteramos de que el padre de Yuna también era invocador, y era el alto invocador Braska, que 10 años antes hizo el peregrinaje para acabar con Sinh.
Tidus va a hablar con Yuna. Yuna sí cree algo acerca de lo que dice Tidus, de que viene de Zanarkand y tal. Quizá fuese por su padre, que teniendo de guardián a Jecht pues conocería un poco acerca de Zanarkand. Pero ella tampoco sabe exactamente cómo es que está ahí. Por lo visto, se da cuenta de que ese Jecht era el padre de Tidus.
Al poco, aparece Sinh, ataca el barco y derriban los brotes que suelta. Sinh desaparece entonces. El barco vuelve a estar tranquilo, pero Tidus ha caído y hay una batalla contra un monstruo en el mar. Hay que recordar que los jugadores de blitzbol son capaces de aguantar horas debajo del agua, así que pueden luchar bajo el agua sin ningún problema. Tras vencer al ser marino suben al barco.
Entonces una CG impresionante nos muestra la aparición de Sinh al lado de Kilika y devastándola. Destruyendo casas, árboles, deja parte del suelo hundido, vamos, la isla a tomar por culo con sólo una parte de la aldea en pie.
Yuna en seguida hace el "envío", para que toda la gente que murió vaya al Etéreo, ya que las almas se quedarían en el mundo y se materializarían en monstruos debido al odio que sienten por los vivos (por no estar ellos vivos y tal, por envidia), que, aunque no en todos los casos, pero sí en una buena parte de ellos pasaría. Esto es parecido al dejar velas en un lugar en donde ha ocurrido una tragedia, como guía espiritual, pues lo mismo.

Wakka y los Aurochs se disponen a ayudar en la reconstrucción de Kilika (aunque siempre la veremos igual en el juego, pero ayudan sólo en el momento en que están ellos allí por la aldea), Tidus da una vuelta por la zona y nos dirigmos hacia el templo, pasando por el bosque.
Al llegar al bosque, Yuna le pide a Tidus ir con el grupo, Lulu dice que lo dejen para después, ya que el grupo está algo en desacuerdo. Por tanto, van por el bosque de Kilika hasta llegar al templo.
Justo antes, les ataca un brote de Sinh. Al cargárselo, entran en el templo. Wakka le pregunta a Tidus cuántos monstruos hay en Zanarkand, respondiendo Tidus que no hay muchos, a lo que lleva a una teoría de Wakka de que Sinh se lleva a la gente a otra época que no es la suya y que no se los carga. Lulu le contesta, de manera muy fría, que deje de hacer teorías y que nadie puede reemplazar a los seres queridos que se ha llevado Sinh.
Tras esto, hay una escena en la que el equipo de la ciudad de Luca, los Luca Goers, se ríen de los Aurochs y se piran. Éstos pasan y entran en el templo.

Al entrar allí, podemos rezar o pasar de los seres a los que rezan. Tras ello, conocemos a Dona y su guardián Barthello, guardiana un tanto... soberbia, aunque no es tampoco mala persona. Aunque el punto que reflexiona Tidus aquí tras ver la figura de Barthello es: Los guardianes protegen con su vida a los invocadores. ¿Qué es lo que cree Yuna de Tidus? ¿Siente que ya Tidus haría eso por él? Un momento importante para conocer más a los guardianes, y su papel en sus viajes con los invocadores.
Tras entrar en el ascensor para la Prueba, Kimhari expulsa a Tidus de él, ya que no es guardián "oficial". Pero llegan Barthello y Dona y el primero coge y le mete dentro del ascensor, aunque no dicen el motivo, es para joder a Yuna un poco. Ya que "no pueden entrar guardianes" pues así le mete a Yuna una falta que le pondría el Clero.
Tidus pasa la Prueba y llega a la cámara del Orador. Wakka y Lulu ya le dicen que a Yuna la podrían excomulgar por eso. Mientras Yuna intenta conseguir el eón, Tidus se va enterando de cómo funciona eso de que un invocador consigue un eón de manos de un orador.
Con todo hecho e Ifit conseguido, el grupo se va para Luca por fin. Se van del templo después de que la gente despidiese a Yuna y Tidus pensase en su Zanarkand. Ojo porque es de esas veces en las que veremos un Zanarkand de día.
Llegan al puerto de Kilika, y embarcan. En el barco camino a Luca los Goers le vacilan a Tidus y Yuna le defiende. Los Goers se piran y Yuna deja claro que ella cree en una Zanarkand. Tidus escucha a escondidas una conversación entre Wakka y Lulu acerca de dejar a Tidus en Luca, que ya que es un hacha con el blitzbol, a alguien conocerá. En principio, parece que Wakka es más partidario de que se quede con ellos hasta que conociera a alguien, Lulu por el contrario, de que le dejen ahí. Pero si os fijáis, no es así. Wakka quiere dejar a Tidus en Luca, ya que cree que podrá triunfar en el blitz. Lulu le dice que Yuna quiere que sea un guardián, así que no será buena idea dejarle ahí.
Yuna le dice a Tidus que Jecht la habló de su Zanarkand, y de que un día iría. Ella creyó en todo ello, por eso es de esas personas que cree lo que Tidus dice.
Tidus se acuerda de su padre (que madre mía que personaje), y del chut de Jecht. Si consigue pasar de los recuerdos de su padre y de cómo le decía que no conseguiría ser como él, aprende a hacer bien el chut de Jecht, tiro que en el blitz nos vendrá de perlas.
Luego tiene otra conversación con Yuna, en la que hablan sobre Jecht, donde vemos claramente que Tidus no quería a su padre, porque su padre tampoco mostraba cariño hacia él y además se reía de su propio hijo.

La llegada a Luca es espectacular. Por desgracia en el juego veremos sólo una parte de ella, pero la ciudad es sorprendente. Parece casi un cambio de era. Aquí hay máquinas que sí están permitidas, como es el caso de la TV, ya que hay una reportera por ahí, y así ve la gente el torneo, por pantallas de TV.
Les presentan a los equipos a la llegada al puerto unos comentaristas. Tidus se chulea del resto diciendo que lo va a lograr.
La presentación del torneo la hará un venerable, (algo parecido a un obispo en Yevon) Mica, un señor ya bastante mayor y respetable. Mica presenta a Seymour Guado, un tío de la raza de los guado que alcanza el rango de Venerable después de la muerte de su padre, otro guado que también lo era.
Tras ello, los Aurochs van a su vestuario, y podremos aprender el juego del blitzbol. Yuna entra rápidamente con Lulu avisando a Tidus de que Auron está en el bar de Luca. Pero no está ahí. La primera vez que vemos el silbido de Yuna y Tidus, símbolo de unión entre ellos dos. En el bar, aparte de no estar Auron, están dos rivales de Kimahri, Biran y Yenke, que le vacilan al pobre Kimahri. A uno de ellos le pega un puñetazo que lo deja en el suelo, y el otro le tumba a él. Entonces comienza el torneo de blitzbol, que sale la presentación por la TV. Se llena la esfera del estadio de Luca de agua y comienza el espectáculo.
Entre que Kimahri estaba ocupado con esos dos gilipollas y que se estaba mostrando la presentación, Yuna es secuestrada por los albhed. ¿Por qué será? Se dirigen al lugar en donde la tienen retenida y por fortuna la salvan.
Yuna entonces revela que parte de su familia es albhed, con lo que ella tiene raíces albhed, pero Wakka no lo sabe.
Wakka mete un gol justo antes del final a los Albhed Psyches rompiendo la longeva mala racha de los Aurochs y dejando flipados a todos.
Entonces Tidus juega la final en vez de Wakka, que está un poco dolidillo, aunque en la segunda parte sale.
Se puede ganar o perder, no importa lo que pase ya que al argumento no le afecta, pero es bastante jodido ganar, este partido solamente.
Lulu da ánimos a Wakka, que ya se deja intuir algún rollete. Después de una escena ridícula, de los Goers dándoselas de malotes con los Aurochs comienza el partido.
Tras él, salen monstruos al estadio, y Wakka y Tidus se los cargan. Tras salir del agua, Auron aparece, y ayuda a cargarse a más monstruos hasta que llega Seymour, invoca a Anima y derrota a los que quedan.
Entonces Auron y Tidus mantienen una conversación, en la que Auron le explica que Braska (padre de Yuna), Jecht y él derrotaron a Sinh 10 años antes. Auron volvió a Zanarkand, para cuidar de Tidus, y le contó algo tremendamente impactante. Sinh es Jecht. No dice cómo ni por qué, el caso es que es. Después de negarlo, Tidus se dio cuenta de que había algo de Jecht en ese ser gigantesco. Se siente jodido porque no tiene elección, ha de seguir adelante, quedarse atrás no le va a ayudar.
Yuna desea tener como guardián a Auron, y éste además se lo pide. Después está la escena en la que Tidus y Yuna desean tener un viaje con muchas sonrisas, y ella le dice a Tidus que se ría. Es normal, Yuna sabe lo que la va a pasar y quiere al menos estar contenta, y Tidus necesita olvidarse de lo que le han dicho antes.
Tras esta escena, van al Camino de Miihen.
Allí se encuentran al gran Maechen, personaje clave para entender en condiciones cosas acerca de Spira, su religión, su historia... es genial hablar y hablar con él, ya que nos contará cosas impresionantes acerca de Yevon y sobre los 1000 años antes en la historia del juego.
Se encuentran también con Belgemine, una invocadora retirada que pone a prueba a Yuna, con Lucil, Elma y Clasko del batallón de los chocobos de la Legión, y otros personajes que obsequian a la invocadora con objetos.
Allí a Tidus se le introduce (así como a nosotros, por supuesto) un nuevo concepto en Yevon: La Calma. Período de paz en el que Spira está libre completamente de Sinh, un "descanso" para los habitantes, no han de preocuparse por ese problema. La idea y el deseo de muchos es traer la Calma eterna al mundo.
Volvemos a encontrarnos con Luzzu y Gatta, de la Legión, que estaban en Besaid.
Y conocemos además a Shelinda, creyente ferviente de Yevon, pero con un buen corazón, intentando resolver las cosas por lo diplomático. Enseguida lo notamos por su rechazo de otras personas a usar máquinas, aunque sea para derrotar a Sinh. El Clero lo prohíbe, aunque el Clero secretamente también las usa, así que poco importa realmente.

Llegan a la Casa del Viajero, en Miihen, donde descansan y Yuna estaba haciendo algo que más adelante lo sabremos, y su por qué. Esa esfera en la que hablaba de sus amigos...
Sale Tidus de la Casa, y al caer la tarde, se ponen a hablar, y Tidus pregunta por qué Sinh es el castigo a los pecados, y Yuna misma no sabe qué es lo que hicieron en el pasado para recibir tamaño castigo. Esto es una muestra de lo poquito informado (o lo engañado) que tienen al pueblo los religiosos estos. Me recuerda a la edad media, donde la religion prohibía la lectura de la Biblia y cosas así. Esta es una de las críticas más grandes que le hacen a la religión. No sólo el catolicismo, la crítica va por todos, al menos en religiones masivas.
Tidus pregunta cómo cargarse a Sinh. Ella responde que con la invocación suprema. Con ella se destruye a Sinh, y para ello ha de llegar a una ciudad en ruinas llamada... Zanarkand.
Tidus, de forma retrospectiva, como cuenta la historia, sabe que no es su Zanarkand, pero cómo es que esa Zanarkand estaba en ruinas, él no lo sabía.
En definitiva, tras irse a sobar a la casa del Viajero conocen a Rin, el albhed propietario de las Casas del Viajero por toda Spira. Podemos aprender el albhed gracias a los diccionarios, y él empieza dándonos unos pocos.
Tras ello, despiertos y habiendo hablado con el carismático Rin, nos enfrentamos a un monstruo que aterroriza a los chocobos. Nos lo cargamos y nos dan un viaje gratis por nuestra cuenta para llegar hasta la Senda de las Rocas Hongo.

Una vez allí, llega Seymour y nos deja pasar ya que los de la Legión no lo permitían. Al decirles que les dejasen pasar, éstos lo hacen. Después da el visto bueno para proceder con la operación Miihen, aunque sea con máquinas. Parece ser que en el grupo no cae bien a nadie. Aunque dijo algo acertado, la intención de la operación es acabar con Sinh como en el Clero, lo que dijo sobre "si no te gustan las máquinas, haz como si no las hubieras visto" fue lo que sorprendió al grupo. No parecía propio de un Venerable.
Avanzan y Clasko llega para decirles que Seymour les reclama en el puesto de mando, así que van.

Llegan al puesto de comando y se encuentran con Luzzu que le dice a Wakka que él convenció a su hermano Chappu para unirse a la Legión, y Wakka le mete un ostión por haber hecho eso. Después nos enteramos de que se casaría con Lulu, pero que también quería derrotar a Sinh para tenerla lejos de ella.
Al irse Luzzu, Wakka le pide que tenga cuidado, y Yuna le bloquea el paso. Lo grande viene aquí: Auron la dice que él ha elegido su camino, al igual que ella. No sabemos qué sentido tiene, hasta más tarde, cuando nos enteramos de cuál es su sacrificio por liberar al mundo de Sinh.
Y ya en la zona donde están las máquinas, seguimos viendo el rechazo de Wakka a las máquinas. Chappu usaba una... así que Wakka está enfadado entre otras cosas por ello. Él dice que es por el Dogma...

Vemos a Kinoc, un venerable que conoce Auron. Él es el que dirige a los legionarios. Sabe que el plan de la Legión no va a funcionar. A lo cual uno se queda flipando: ¿A qué viene que el jefe diga eso? Y encima con la coletilla "Dejémosles soñar algo más". Algo sabe o algo se propone este cabrón... lo sabremos más tarde.

Para llamar a Sinh, acercan brotes de él para que venga. Aunque Auron dice que vendrá de todas formas, Tidus pensando: "Claro, si es mi padre..."
Se cargan al brote de Sinh que sale y poco después Sinh llega al acantilado, en donde la Legión va a por ellos. Sinh les ataca y los derriba a todos. Monta una escabechina acojonante. Tras ello, sale otro brote, y Seymour y Yuna junto con otro del grupo se lo cargan.
Los albhed con sus máquinas intentan lanzarle un ataque de elemento Rayo o eso me parece a mí, pero Sinh también los derriba.
La playa está desolada, casi todos muertos, muchos heridos... y lucilos vangando por ahí. Triste sin duda.
Tidus se pone a correr detrás de Sinh, ahí es cuando se dio cuenta de que sí era Jecht.
Sale el interior de Sinh y el invocador que parece un niño. Después una escena de Tidus de pequeño y el padre diciendo que para qué hacer hoy lo que puede hacer mañana y vacilándole.
Tidus reflexiona, sabe que Yuna hará los "envíos" que hagan falta hasta que Sinh sea derrotado.
Auron achaca a Kinoc el huir cuando sus soldados han muerto por intentar cargarse a Sinh. Luego dice Auron a Tidus que Jecht fue por él, y se cargó a todos esos para que viera cómo es él. Así lo tendría Tidus más fácil para cargárselo. Tidus no lo entendió, aunque después si sabemos por qué dijo eso. Aunque se tenga que cargar a tantos, Jecht quería que su hijo viera las desgracias que ha causado Sinh en Spira.

Tras ello, pasan por la Senda de las Rocas Hongo, hasta llegar al templo de Djose. En el templo, aunque haya mucho cabrón en el Clero, muchos son buena gente y ayudan a los legionarios excomulgados a recuperarse.
El templo del rayo, donde tendremos a Ixion, eón del rayo, y conocemos a Isaaru y sus guardianes, Maroda y Pacce. Muy amables ellos, aunque quizá demasiado apegados al Dogma y a Yevon.
Avisan de que los invocadores están desapareciendo misteriosamente. Es por los albhed, que los capturan, ya veremos por qué.
Luego aparece Dona con su guardián Barthello, nada trascendental, sólo Barthello mostrando su admiración por Auron, Dona diciendo que los guardianes te dejan tirado cuando menos te lo esperas y poco más.

Tras ello, se van todos, se van a dormir, Yuna se despierta tarde parece, tras un poco de cachondeo, reanudan la marcha. Al Río de la Luna. En el camino salen los rivales de Kimahri y se piran luego. Kimahri quiere luchar con ellos solo, aunque lo hará más tarde, en otro lugar.
Antes de entrar al shupaf, animal parecido al elefante que cruza el río, podemos ir de compras por ahí, pero hay mercaderes que te sajan mazo de pasta, así que hay que comparar precios.

Al monstarse en el shupaf, a Tidus le comentan que Yevon decide qué máquinas se usan y cuáles no. Vamos, que el resto del mundo está a su merced en tecnología, toda una crítica a la religión y su rechazo durante años de avances tecnológicos y en otros campos.
Wakka dice que las máquinas por sí solas no las consideran malas, si no quien las usa. Es irónico, justo cuando dice "es por culpa de los albhed fastidiándolo todo", una máquina albhed controlada por alguien de esa raza se lleva a Yuna al agua.
Máquina que se cargan Wakka y Tidus. El grupo empieza a pensar que esto será por lo de desaparecer los invocadores.
A la otra orilla hay un grupo de gente hablando con Yuna, ya que al ser hija de Braska e invocadora, es famosa en Spira.
Pasando por la parte norte del Río de la Luna encontramos echada en el suelo a una albhed, la que nos ayudó antes de llegar a Besaid: Rikku. Se une a nosotros, y podemos robar cosas a los enemigos con ella.
Lo gracioso de esta escena es el ver cómo Wakka lo único que tenía en la cabeza sobre los albhed era lo que el Dogma le había dicho y lo que los religiosos le decían. Él estaba hablando con una albhed tan tranquilamente, sin preocuparse de nada.
Tras ello, pasan el Río de la Luna y llegan a Guadosalam. En ese lugar les recibe Tromell Guado, que les pide que vayan a la mansión de Seymour.


hacia arriba

hacia abajo


En la mansión, Lulu habla de los cuadros de la familia y entorno de Seymour. Después en el hall Tromell llega y les dice que ahora llegará Seymour.
El padre de Seymour, Jyscal, que murió, es mencionado ahí. Todos le querían mucho... parece.

Sale una escena de una esfera que pone Seymour en la que se ve el grupo en Zanarkand, en esa escena virtual ven cómo era Zanarkand y sus calles.
Seymour habla a Yuna de Yunalesca, la primera persona en derrotar a Sinh. Le venció junto con su marido Zaon, ya que según Seymour, estaban tan unidos que lo lograron. Y lo que quiere Seymour es casarse con Yuna.
Auron no está de acuerdo con ello. Así que le dice a Yuna que se lo piense.
Yuna es invocadora, y dejar el peregrinaje, como que no.
Se dirigen al Etéreo ya que Yuna quiere reflexionar. Tidus en su relato retrospectivo cuenta "Por qué nadie dijo nada en ese momento. Algo sobre ¿Sientes algo por Seymour? ¿Te gusta al menos?" Esto deja claro que la gente de Spira (o al menos ellos) asumía que una invocadora se podría casar por interés (anda, como en el siglo XV), y no tenía que ser por amor. Lo dice Lulu un poco más tarde además, y por Sinh y dar esperanza al pueblo.
Tras ello, al Etéreo que vamos. O casi diríamos a una zona pequeña que conecta Spira con el Etéreo, donde puedes reflexionar y pensar en alguien que has perdido. Los lucilos (pequeñas luces que salen cuando un ser muere, casi parece que estén formados de ello) hacen el resto y representan una imagen de la persona en la que se piensa. Puedes hablar delante de esa imagen, aunque no diga nada, pero la gente se siente más aliviada.
En este Etéreo, cada uno piensa en el suyo, hasta que salen de ahí, entonces, sale Jyscal, no se había ido del todo, y antes de enviarla Yuna, le da una esfera, una esfera que sólo ve Yuna de lo importante que es.
Yuna decide ir a la mansión de Seymour.
Luego sale y tras la confusión española de Tidus "¿Vamos al templo de Macarena?" que Wakka corrige "No, Macalania", van a a Llanura de los Rayos, que a Rikku por un hechizo de Electro que un compañero suyo se equivocó y la dio a ella en vez de al monstruo contra el que luchaban, la acojona.

Esquivando rayos y tal, a mitad de trayecto se paran en la Casa del Viajero de Rin. Notan que Yuna está rara. Dice que está cansada. Pero es que está flipando con la esfera. Tidus entra y la ve a ella con la esfera. Sale Yuna como ofendida y luego Wakka le dice que qué coño hace ahí, y se van a sus camas.
Cerca de irse de la Llanura de los Rayos, Yuna dice que decide casarse, y continuará su peregrinaje. Dice que es un asunto personal. El grupo se queda flipando, pero la apoya. Auron sólo a los guardianes dice que irán al templo de Macalania, y ahí planearán sus acciones.

Llegados a Macalania, Auron dice a Tidus que si Yuna se casa con Seymour, es porque va a querer hacer un trato con él. Habrá que andarse con cuidado por lo que pueda pasar.
Van pues al templo de Macalania. Se encuentran por el bosque a Barthello, que ha perdido a Dona, Auron le aconseja que se relaje y entonces continúa.
Auron nos muestra un lugar en el que él estuvo con su grupo 10 años antes. Grabaron diversas esferas que están por todo el mundo. Luchan contra una esfera amorfa, la vencen, y continúan. Por lo visto, Jecht quería llevar esas esferas que grabaron a Tidus cuando volvieran, ya que él también creía en que volverían.

Y llegamos a ese paraje helado tan maravilloso que es el Lago Macalania. Tromell Guado habla con Yuna y éste la acompaña hasta el templo. Pero una máquina albhed se interpone y se la cargan. El Hermano de Rikku, que le habla en albhed a Rikku y ésta se delata ante Wakka. Es una albhed. Y el tío no se dio cuenta.
Se van en motonieves albhed, Tidus y Lulu se montan en una y tienen una conversación, Tidus le pregunta a Lulu si alguien puede convertirse en Sinh, Lulu responde que es sólo la encarnación de sus pecados. Tidus pregunta si nunca se han pensado qué es. Lulu no sabe responder, ya que nunca se lo han cuestionado.

Llegan al Templo de Macalania, donde un monje no deja pasar a Rikku por ser albhed, hasta que se percata de que es guardián, y no se lo puede creer. Para él, un enemigo del pueblo siendo guardián.
Nos recibe Tromell muy amablemente, que nos agradece la ayuda prestada antes. Shelinda habla con nosotros y nos dice que se siente muy contenta por la boda de Seymour y Yuna. Después nos dicen que vayamos a una de las salas del templo, a ver una esfera reveladora, la que tenía Yuna en la que sale Jyscal.
Increíblemente, Jyscal dice que murió a manos de su propio hijo. Pide que detengan a Seymour porque él está usando a la mismísima Yevon, al Clero y a toda Spira y puede causar el caos si no se le detiene. De ahí que más en el Etéreo que en Spira, le diera esa esfera a Yuna, y ésta tuviese gran asombro. Las sospechas de Auron se ven reflejadas.
Yuna como fue primera, está en la Cámara del Orador, así que el grupo pasa el Recinto de la Prueba y llega a ver a Yuna.

Allí la misma Yuna, con cierto aire dubitativo le dice a Seymour que ha venido a pararle. Se nota una gran diferencia entre lo confiado que está uno y la duda de la otra. Seymour tranquilamente dice que lo veía venir. Entonces luchará contra nosotros ya que estamos deteniéndole. Pero claro, los guado se ocupan de los asuntos de los guado, y éste se defenderá. Ésta es una ocasión cojonuda para ver las mentiras del Clero, reflejado en Wakka, quien cree en el Clero y ve cómo muchos de ellos le decepcionan, no siguen el código, hacen lo que les sale de la polla sin respetar lo que ellos mismos pregonan.
Tras vencer a Seymour, sus guardianes y a Ánima, Auron dice a Yuna de enviarle, pero llegan Tromell Guado y dos guardianes y se lo llevan raudos. Además Yuna está enormemente confusa. Seymour tiene mucho deseo de poder, lo cual dice que está apegado a Spira, así que seguirá en este mundo.
Tidus anima al grupo: "Si contamos lo que pasa, no nos harán nada, ¿no? Pero Auron sabe que no será tan fácil.

Hacen la Prueba ahora, en vez de antes de entrar, como suele ser habitual, y tras ello, salen al templo. Tromell Guado rompe la esfera de Jyscal, y los guardianes persiguen al grupo. Tras cargarse a todo un señor Wendigo en el Lago de Macalania, y cuando está medio abatido, da un puñetazo en el suelo y rompe el hielo. El grupo cae a las profundidades del Lago Macalania. Es un momento en el grupo charla y reflexiona. Wakka se siente confuso: Esas creencias que le metieron de pequeño están empezando a desmoronarse. Auron aconseja a Tidus, no espere que le salven todo el tiempo. Kimahri en su línea no cuenta más que está preocupado por Yuna. Rikku admira a Lulu, que ésta no parece sentirse tan afectada como Wakka por las cosas que ha visto.

Yuna se despierta, cuenta que intentaba convencer a Seymour de que se entregara, a cambio de casarse. Pero Seymour no dijo nada, y cree que no valió la pena. Auron dice que lo que haya hecho, ya no importa. Sólo le importa el peregrinaje. También tiene dudas sobre si el Clero la dejará o no, pero Auron sabiamente la dice que son los oradores quienes le ha dado el poder y los eones, y quienes confían en ella, no los templos o el Clero.
Auron hasta dice que continuarán, si el Clero lo impide, se enfrentarán a él.
Yuna da una solución mucho más cauta: Ir a hablar con Mica y decirle lo que ha pasado.
Mientras suena el Salmo de Yevon, del Templo de Macalania, ellos se relajan. Sale un flashback de Tidus y otra ocasión para ver la maravillosa Zanarkand de día.
Preguntó Tidus a Auron cómo llegó a su Zanarkand. Fue a través de Sinh. Así que si derrotaba a Sinh, se acabó el poder volver a Spira.
Tidus sintió y comprendió por primera vez que Sinh era realmente su padre.
Le estaba intentando decir algo a través de imágenes. Quiere que encuentre una manera de acabar con esto, y Tidus se lo promete.
Sinh casi sin que se entere el grupo, les lleva hasta la isla Bikanel, hogar de los albhed y de Rikku. Pero Yuna no está... así que la tendrán los albhed. Luego nos daremos cuenta de por qué lo hacen.
Ella les guiará hasta el Hogar. Hogar que está invadido por los de Yevon. Sale Cid, el padre de Rikku, y les dice que atacan el Hogar porque buscan a la invocadora. Por eso están creando esa masacre.
Rikku cuenta que Sinh una vez destruyó su isla, y los albhed se dispersaron, pero Cid, su padre, los reunió a todos de nuevo, en el Hogar.
Rikku también dice que secuestran a los invocadores, para que estén seguros. Wakka dice que entiende por qué lo hacen.
¿Seguros de qué? Ahora mismito nos lo dirán. Tidus no lo coge. Prefieren no responderle, ni hablar del asunto.

Al llegar al recinto donde tienen a todos los invocadores, ahí están Isaaru y Dona agradeciendo haberles salvado de los Guado que atacaron.
Entonces Tidus reprocha que no les dejen seguir su peregrinaje a los invocadores, hasta que Rikku dice que los invocadores mueren al terminar su peregrinaje.
Es un momento durísimo para Tidus. Él era el único que no lo sabía. Y él diciendola que se venga a Zanarkand, que ahí estará feliz... no sabe que decir. Se acuerda de esos lazos que crearon, el silbido, y momentos en los que hablaba con ella. Siempre decía que daba esperanza a Spira, pero no sabía que a ese precio.

Se van al barco volador de Cid, y se alejan del Hogar que es destruido por ellos mismos.
Allí Cid (que al fin y al cabo es su sobrina) buscará junto con Tidus a Yuna.
Hay una pequeña diferencia de punto de vista entre Cid y Auron, uno no quiere que Yuna continúe su peregrinaje y otro sí. En la esfera que tienen, localizan a Yuna en Bevelle... vestida de novia. Vaya, parece que se va a casar.
Algunos guado se han colado con algunos monstruos en el barco, y van a vencerles.
Antes de llegar a la cubierta ven por la ventana al guardián de Bevelle: Un dragón llamado Ephrey, considerado un santo dragón.
Tras ello, llegan a Bevelle, atacados por los soldados de la ciudad, comandados por el venerable Kinoc. Han de llegar hasta donde están Seymour y Yuna. Parece que Yuna está muy calmada... ¿tendrá un as en la manga?
Al llegar el grupo a donde están Yuna y Seymour, ella intenta enviarle, pero Mica dice que se cargará a sus guardianes, si le envía. Así que no tiene más remedio que casarse. El beso de Seymour con Yuna le revienta a Tidus por dentro. Tras ello, Seymour ordena matar a los guardianes. Al loro a Kinoc: "Esto es por Yevon. Prohibimos las armas, pero hay excepciones." Apuntando a Auron mientras, toda una imagen. Yuna se opone y dice que se tirará. Bajan las armas y Yuna se lanza al vacío, y la recoge Valefor. Sí, sí que tenía un plan.
Rikku lanza el equivalente a una Granada Aturdidora en FF, una granada cegadora albhed, y se piran cagando leches de ahí, hasta que llegan al templo de Bevelle. Aquí Wakka lo ve claramente: El Clero suda de su propio Dogma. En el propio templo tienen máquinas para controlar el paso de la gente. Wakka se siente confuso, y su creencia en Yevon va disminuyendo. Pasan por el Recinto de la Prueba de allí, llegan cómo no a la Cámara de Orador. Allí Tidus entra "Wakka, deja atrás tu Dogma" y vemos cómo un invocador obtiene un eón. Los oradores están metidos en piedras con antiguos ritos de Yevon, dan su poder a los oradores con los eones. Los invocadores se unen a los oradores, así obtienen el eón. En esta ocasión, es ni más ni menos que Bahamut. Al salir, los esperan los de Yevon, y les llevan ante el tribunal de Bevelle. Son juzgados.
Ya os podéis imaginar cómo...

Kelk Ronso da el comienzo al juicio.
Acusa a Yuna de atacar a Seymour y de conspirar con los albhed. Yuna responde soltando algo que yo no me habría atrevido: "Seymour asesinó a Jyscal, su padre, y además está muerto." Ha de enviar a Seymour pues al Etéreo.
En contra de lo que suponemos que responderá, Seymour responde a Kelk: "¿No lo sabías?" Y ojito, porque desvían como nadie la acusación de Yuna y se centran en la segunda parte. Mica responde, que él también deberá ser enviado, a lo que Kelk (flipando) despeja un poco el asunto diciendo que necesitan a Mica en Yevon.
Se justifica Mica diciendo que todo perece en el mundo. Sólo la muerte es lo que más domina en Spira. No sólo es la justificación que alguien esperaría, es además una forma de ver las cosas por la que se van a delatar. Yuna les pregunta "¿Y Sinh?" Y es que es verdad: Teniendo una amenaza como Sinh, ¿Por qué impiden de la manera en que lo hacen el peregrinaje de un invocador? ¿Por qué dicen eso? Yo la primera vez que jugué ya pensé que había algo que no habían dicho. Yevon ha hecho cosas que, para querer derrotar a Sinh como dicen, casi que le están apoyando. Fijaos si no en Kinoc y su pasotismo tras la masacre de Sinh a la Legión. Hasta dijo a Auron: "Ambos sabemos que no lo conseguirán. Dejémosles soñar un rato más." Auron debió haber dicho, aunque no lo dijo: "Que Sinh se los va a cargar, ¡sácalos de ahí!" ¿Por qué tantas bajas? Uno se preguntaría qué ganaría Yevon con un ataque así de Sinh. Bueno sí, que no usen máquinas que son muy malas (usaron máquinas en esa Operación Miihen). Pero es a partir de este juicio donde vemos la auténtica cara de Yevon, la tan manida hipocresía achacada a grandes instituciones, en este caso la religión, con una visión eso sí, crítica y con similitudes que podemos comparar para notar más esa crítica tan genial que hacen con Yevon.
Pero no lo sabemos todo, no señor, lo bueno vendrá a partir de ahora, simplemente estamos divagando sobre lo que se nos ha mostrado de Yevon. Parece que Sinh no les importa tanto...
Al lorito a Mica: "Es imposible parar el renacimiento a Sinh. Pero se da esperanza al pueblo con todos los invocadores, aunque ellos perezcan al derrotar a Sinh. No hay nada fútil en la vida y la muerte de un invocador. Ésa es la esencia de Yevon."
Al cuestionar estas cosas, los encierran. Es la institución que no cambia, la reacia al cambio, Yevon. La religión que quiere mantener todo igual.

En una celda, Auron hace un análisis impresionante de Spira. Tiene hasta un juego de palabras. La espiral de la muerte... Los invocadores se enfrentan a aquello que trae la muerte, Sinh, y mueren en el intento. Sinh trae más muerte al mundo, y los guardianes dan su vida para proteger a los invocadores. Hasta parte de los Venerables no han sido enviados. Spira, espiral de muerte. Sólo una cosa vuelve a nacer... Sinh. Para, como acabo de comentar, traer más víctimas.

Luego salen Seymour, Mica y Kinoc. Por lo visto, Kelk Ronso se siente preocupado por saber lo de Jyscal. Ellos tres deciden cargarse a Yuna, por si acaso sale con vida de donde la han llevado junto con Lulu, Auron y Kimahri: El Pasaje de la Purgación. Via Purifico.

Allí es donde va Yuna; Tidus, Wakka y Rikku, los nadadores, van a un lugar acuático, su "Via Purifico" personal. Saldrán cargándose a un Ephrey en las últimas.
Yuna empieza en el Pasaje de la Purgación: Se va encontrando con los compañeros que han dejado allí. Al llegar al final, Isaaru contratado por el Clero hace que rete a Yuna a una batalla de eones. Yuna gana y continúan.
Se acabó el peregrinaje para Isaaru, Auron le sentencia.

Al salir del Pasaje de la Purgación y llegar al pasillo de la entrada a Bevelle, se reencuentran y Seymour llega con un Kinoc fallecido. Se lo ha cargado él. Dice que lo que quiere es destruir Spira entera para que no haya más sufrimiento.
Ellos se oponen y Kimahri les abre un paso para que salgan corriendo, pero Yuna finalmente no dejará atrás a Kimahri. Por tanto luchan con un Seymour que ha adquirido el poder de dos guado para transformarse.
Al vencerlo, se largan de Bevelle sin poder entrar. Yuna se sintió mal a partir de ahí. La Yevon en la que había creído, en la que había puesto sus esperanzas, la había traicionado.

Así que se dirigen a relajarse un poco a un lago del bosque Macalania, en donde Yuna está en medio de él y Tidus va. Es una escena melancólica, y a su vez, emotiva y bonita.
Yuna, entre lágrimas, sabe que no podrá ir a Zanarkand, que no podrá volver a ver a sus amigos ni volver a casa. Tidus ahora lo sabe. Sabe que el invocador muere al invocar al eón supremo, sabe que no tiene vuelta atrás. Y aquí está la mítica y preciosa (o empalagosa si queréis) escena de Tidus y Yuna liándose. En medio del lago del bosque de Macalania, sonando un Suteki Da Ne, Yuna al menos se siente consolada por un Tidus que la apoya en todo. ¿No es bonito...?
Yuna continuará su peregrinaje, está decidida.
Descansan un rato, y llegan a la gran Llanura de la Calma, lugar que aunque con monstruos, tiene el nombre porque hubo una batalla contra Sinh aquí, y le vencieron, y trajeron durante unos años La Calma. Aparte que el lugar es muy acogedor.

Llegan hasta la Casa del Viajero, y el padre Zeuk, casi amigo se podría decir del grupo, les avisa de que el asesinato de Kinoc se lo atribuyen a Yuna y sus guardianes. Menudo cabrón el Seymour y el Clero. Zeuk no va a detenerles ni nada, sólo les recomienda no pasarse por los templos, entre otras cosas por los eones oscuros que tienen.
Wakkka y Lulu fueron guardianes de Zeuk y abandonó en la Llanura de la Calma. Es monje en Bevelle.
Se van de allí, y entonces en el puente de la Llanura, unos guado llegan y por órdenes de Seymour les piden que se detengan. Cogen un Gigante que tienen y les atacan. Son vencidos y el grupo continúa de la Llanura de la Calma hacia el Monte Gagazet.

Allí se encuentran con Kelk Ronso, y Biran y Yenke, que no les dejan pasar. Dice que son traidores, pero oh, amigo, Kelk tampoco y se da cuenta de que aunque se haya ido por su cuenta, y crea que haya sido Yuna la asesina de Kinoc, sabe que se fue porque estaba hasta los cojones de la gente del Clero y de cómo estaba todo en ese momento. Así que les deja pasar, pero Kimahri luchará con Biran y Yenke, sus rivales en el Gagazet.
Tras cargarse a esos dos tontolavas, continúan la marcha. Los ronso al unísono cantan el Salmo de Yevon para el grupo, con un canto gregoriano que quita el hipo.
Pasan por el Monte, y llegan casi a la cima, donde Seymour, otra vez, les ataca. Kimahri está especialmente dolido porque Seymour y los guado se han ido cargando a los ronso que se les han ido poniendo por delante. Pero Yuna, Tidus y el resto apoyan a Kimahri y luchan contra Seymour.
Es vencido el plasta otra vez, hasta que cae y continúa el grupo.
Seymour deja caer algo sobre Jecht y Tidus dice al grupo que Sinh es su padre. El grupo le pregunta que cómo es capaz de enfrentarse a su propio padre, y admiran la resolución de Tidus.

Llegan a la entrada de la caverna del monte, y ven un montón de oradores, de quienes están extrayendo energía, según dice Yuna. Tidus al tocar algo tiene un sueño un poco raro, parecido a lo que le pasaba a Squall y cía. con sus sueños con Laguna.
Aquí sale una de las partes más asombrosas de todo el juego. A partir de aquí ya no lo veremos de la misma manera.
Tidus es ni más ni menos que un sueño creado por los oradores. La cosa es así: El chaval que hemos ido viendo que se nos presentaba en Zanarkand al principio, el que vimos cuando entramos en la Cámara del Orador en Bevelle y demás, nos cuenta la historia de Zanarkand, y entendemos el por qué siempre dice Tidus que Zanarkand es la ciudad que nunca duerme.
Una vez hubo una Zanarkand, mil años antes en el juego. Pero ojo, no es la Zanarkand que vemos al principio del juego. Esta ciudad estaba en guerra con Bevelle, y ésta ciudad decidió usar una máquina potentísima para destruir a Zanarkand. Y vaya si lo hicieron. Los oradores de Zanarkand decidieron crear una Zanarkand que permanezca en los sueños, una Zanarkand que nunca duerme. Y soñaron con gente, casas, edificios, estadios... a través de la imaginación crearon una ciudad idílica, de ensueño. Tidus es uno de esos sueños. Lo difícil de esta parte del argumento viene ahora: ¿Cómo es posible que hayan materializado un sueño? Los oradores sueñan con Tidus, y éste está materializado en Spira. Pero Tidus es algo más que un sueño. Y si no, mirad a su padre. Él también es lógicamente un sueño, pues vivía en Zanarkand. Y ahí está, en Sinh.
Este orador no dice nada más, y no sabemos nada más por el momento, así que Tidus se despierta y finge haber tenido un sueño normal, y el grupo, aunque algo extraño, asiente, y siguen todos hacia la caverna del monte Gagazet.

Aquí llega un guardián que ha dejado Yunalesca, el guardián del Santuario, como prueba para demostrar la habilidad de Yuna.
Tras vencerle, la escena siguiente es algo pesumbrosa. Rikku no quiere que Yuna vaya. Wakka anima a Tidus a seguir. Zanarkand ya se ve por ahí. Al subir el monte un poco. Al abrazarse con Rikku, a Yuna se la cae una esfera, que luego recoge Tidus. Es la esfera que hizo en el Camino de Miihen. En ella habla de Wakka, Lulu, Kimahri, Auron... y Tidus. El manido discurso post mórtem que está grabado y que se supone que sale con todos los personajes viéndolo al final, tristes por la perdida de su amigo. Pero no se nos muestra ahí. ¿Por qué? Porque este juego nos da una vuelta de tuerca a lo que creemos de cara a la religión de Yevon y su "desenmascaramiento", y a todo lo que suponemos de lo que se cuenta.
Y aquí llegan a la entrada a Zanarkand. Esta es la intro del juego, y acaba la historia contada de forma retrospectiva por Tidus. Es cuando reflexiona y cuenta lo que le ha pasado desde que le llevó Sinh hasta aquí. Allí se encuentran todos, como visteis antes en la intro, sabemos por qué están sentados, cabizbajos, por qué Tidus pone una mano en el hombro de Yuna y se miran tristemente, ahora que conocemos a esos personajes sabemos por qué están así. Hemos visto sus motivaciones, deseos, personalidad, reacciones... desde que empezó el peregrinaje. Sí, se siente empatía por ellos. Uno en su lugar también estaría así.
Yuna dice, en el momento en el que llegan a donde están ahora, que paren. Ya contarán más cosas. Y es que no hay que contar más.

Se adentran en una Zanarkand derruida y llena de lucilos.
Un ser Etéreo les da la bienvenida al templo, y les dice que Yunalesca les espera.
Allí dentro es como una esfera gigantesca en donde los recuerdos se guardan para siempre. Podemos ver escenas de antiguos invocadores, o de Seymour de niño incluso. Sobretodo se muestran los recuerdos de Braska, Auron y Jecht.
Al llegar al último, el definitivo Recinto de la Prueba, el puzzle es un claro homenaje al Tetris. Si os fijais, aunque ahora no suena la canción típica, la canción que suele sonar tiene los primeros acordes como los primeros del Tetris, aunque luego ya cambia. Aquí está la mayor representación a ello. Un claro homenaje a Tetris. Y muy divertido, he de decir.
Tras resolverlo, se enfrentan al último guardián, el que guarda el último orador...
El último orador...

Se van todos algo cabizbajos por el ascensor que les deja en la entrada a la Cámara del Orador.
¡No hay Orador! Sólo una piedra vacía.
Sale otro ser Etéreo, y dice que ese orador perdió su poder. Les invita a pasar dentro, a una gran sala que hay. Yunalesca les explicará cómo obtener el eón supremo.

Entran y les recibe Yunalesca. Un ser etéreo claro.
A Yuna la dice algo increíble que no se esperaba ninguno. La pide que elija a quién transformará en el eón supremo.

...

Vamos, que no había eón supremo. No de la manera que pensábamos. De las expectativas que te da un Final Fantasy, sacarte a un tío rival del prota que sabemos que nos enfrentaremos a él, una máquina o ser gigantesco contra el que lucharemos, un ser de un poder inmenso que se hará nuestro aliado... ésta es la que el juego nos la destroza por completo. "Joder, al final del juego vamos a luchar con un eón que te cagas. Seguro que puedo sacar a los del grupo además. Buf, que pasada tiene que ser..."
Y no hay eón. Y no vamos a sacrificar a ninguno. Así que Tidus, con mucho valor, se decide a romper el bucle que nadie ha roto. Auron confía en él y sabe que lo puede hacer. Por eso está ahí, entre otras cosas. Wakka y Lulu están reticentes por una obvia creencia tan larga que todavía persiste. No creen que puedan de ninguna manera siquiera romper ese bucle. Cuando Yunalesca le pregunta a Yuna, ésta le pregunta sobre si hay una manera de derrotar a Sinh. Yunalesca responde cosas bastante reveladoras. Sinh es eterno dice. Cada eón supremo ocupa el lugar de Sinh al ser derrotado. Se convierte en el nuevo Sinh, de ahí que Jecht sea Sinh. Y dice que eso es parte del destino de Sinh. Es un bucle infinito.
Wakka pregunta si de verdad desaparecerá para siempre, si expían sus pecados. Yunalesca pregunta si la humanidad llegará a tal pureza.
Lulu indignadísima, ante un Yevon que se ha descojonado en su cara, dice que esto es intolerable, el Dogma dice que cuando expíen sus pecados lograrán derrotar a Sinh. Yunalesca responde que está bien tener esperanza. Pueden aceptar el destino que sea con ella.
Sale una escena del recuerdo de Auron, se niega a aceptar lo que Yunalesca le ha dicho. Por lo visto, se lo cargó al intentar atacarla. Auron no ha ido al Etéreo todavía. Sigue ahí para cumplir la promesa de Jecht.
Yunalesca dice que si tiene que elegir ella. Yuna dice que ninguno. Tienen que acabar con esta mentira de falsa esperanza con el eón supremo. Yunalesca pues decide luchar contra ellos, ya que se oponen.
Al vencerla, habiendo visto sus formas, nos dice que aunque derroten a Sinh, Yu Yevon creará un nuevo Sinh.
Tidus está todavía más animado. "Hagamos algo más increíble. Encontraremos la manera de acabar con esto."
Se largan del templo, y antes Auron le dice a Tidus que volvió, cuando Braska y Jecht se sacrificaron. Yunalesca sólo le dejo malherido. Salió de Zanarkand y se arrastró por el Gagazet hasta que allí desfalleció. Pero no iba a abandonar Spira sin cumplir la promesa de Jecht. Kimahri le encontró, y entonces por eso conoció a Yuna.
Por eso puede ir a la ilusoria Zanarkand, en Sinh, gracias a que ese Sinh es alguien de esa Zanarkand, Jecht.

Ya fuera, Tidus promete a ese Sinh que está ahí que encontrará la manera de acabar con todo esto. Un Sinh que se va tranquilamente sin tocar el barco volador de Cid. Ni rozarlo, impresionante escena.

Entran en el barco volador, y piensan en una manera de acabar con Sinh, y de momento deciden ir a Bevelle, a pedir consejo a Mica.
Para calmar a Sinh, deciden ni más ni menos que, usando el dicho "la música amansa a las fieras", cantar todos el Salmo de Yevon, que a Jecht le encanta. Así se calmará y será más fácil entrar en Sinh. No está mal pensado, aunque parezca una gilipollez.

Así que se dirigen a Bevelle, y en la entrada no les dejan pasar, pero Shelinda sale, que ahora es capitana, y les cuenta lo que ocurre. Resulta que el rumor que los propios del Clero expandieron sobre que Yuna es una traidora, se lo achacan a los albhed, ya sabéis, los enemigos del pueblo. Rikku se enfada un poco lógicamente, y Shelinda cuenta que en Yevon hay un caos tremendo. Yevon se está quedando sin fieles. Shelinda acordará una visita con Mica.
El por qué del rumor de los albhed es porque la única esperanza de Mica es Yuna.

Mica flipa cuando se entera de que han derrotado a Yunalesca. POr lo visto, Sinh es la coraza de Yu Yevon, y éste ahora según Mica tiene vía libre para traer el caos a Spira. Entonces se va al Etéreo sin tener que ser enviado, por su cuenta. Llega Shelinda y pregunta dónde está Mica. Auron, inteligentemente, pregunta que no ha llegado y que cuánto van a tener que esperar. Shelinda se pira. Entonces llega el orador niño que estuvo en el sueño de Tidus.
Él es quien cuenta que Yu Yevon es un orador de Zanarkand que tiene un deseo enorme de poder. Él es quien crea a los Sinh, su coraza, cuando uno es derrotado. Sólo vive para invocar, así que todo aquel eón que está a su lado se apodera de él.

Salen de ahí, y en el barco volador antes de entrar en él, todo el mundo canta el Salmo de Yevon, junto con el barco volador.
Se cargan los brazos de Sinh y vuelven al puente. Van a la parte de Sinh en donde hay un monstruo, y se lo cargan y dejan a Sinh con una herida de flipar y una opción de atacar a lo bestia desde lejos, ataque que tendrán que parar. La gente que está cerca está flipando. Suben al barco y entrarán en Sinh.
Ellos se dan cuenta antes de que venga Sinh: Si Yuna invoca a un eón, Yu Yevon se unirá a él, pero al principio será pequeño, así que habrá que vencerlo. La manera de vencer a Yu Yevon no es con ninguna invocación, ¡es justo al contrario! habiendo derrotado a tus propios eones que se han unido a él y derrotándole sin eones.
Bien, luchan contra Sinh en la cubierta del barco. Paran ese ataque y la escena a continuación es acojonante. Sinh abre la boca, y son capaces de entrar por ahí.

Ya dentro de Sinh, ven a Seymour por última vez, quien quiere ser Sinh para dominar el mundo. Luchan contra él por última vez y le vencen. Seymour es derrotado definitivamente, y Yuna por fin le envía.
Se adentran en Sinh "ciudad del dolor" se llamaba, y llegan a una torre en la que deberán coger 10 gemas para llegar a donde está Jecht.


(continúa en el siguiente mensaje)

  • Cyberio

  • Máscara de Majora

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 ago 2007
  • Mensajes: 7.315
#2

Escrito 12 enero 2010 - 15:18


hacia el final del post

personajes



Ya allí la escena es impresionante. Jecht, de espaldas al grupo, dice "Llegas tarde, Auron", Auron asiente, pero sí cumplió su promesa. Se da media vuelta y ve a su hijo Tidus. Hace bromas que no le hacen gracia a Tidus.
Tras esta escena, Jecht se transforma y se encienden todas las luces de una Zanarkand hundida.
La lucha contra Jecht comienza.
Al derrotarle, Tidus le dice que por una se siente feliz por ser su hijo. Jecht muere, y el grupo va a por Yu Yevon.
Jecht va al Etéreo y Yu Yevon aparece. Se desvanece esa Zanarkand ilusoria, y ahora ya sólo queda llamar a los eones y vencer a Yu Yevon.
Yuna va invocando a cada uno de los eones hasta que son vencidos todos ellos después de haberse unido a Yu Yevon.
Después, la batalla final. Tidus dice que es la última vez que lucharán. Al acabar la batalla, desaparecerá.
Y luchan contra Yu Yevon, en el corazón del problema. El final de todo.
Cuando Yu Yevon es vencido, se da paso a uno de los finales más emotivos y bonitos de toda la saga Final Fantasy.
Los oradores desaparecen, se queda la roca fría, Auron se despide de todos, Yuna envía todo al Etéreo, Sinh, los eones... es melancólico y a la vez emotivo. Todo ello desaparece hasta que... Tidus se empieza a desvanecer. Yuna se niega a que él se vaya, y corre a abrazarle, en el momento en el que le traspasa y tropieza y cae, es cuando se da cuenta de que ya no está allí. "Te quiero" dice una Yuna mirando el horizonte, Tidus salta del barco volador y llega directamente al Etéreo, donde se encuentra con Seymour, Braska, Auron y Jecht.

Yuna cerca del estadio de Luca, silba al mar, el símbolo de unión con Tidus, entonces va al estadio y hace un discurso final, en el que dice que nunca olvidemos a los seres queridos idos, a los sueños desvanecidos.
Salen los créditos con el tema principal Suteki Da Ne, de Rikki.
¿No es bonito? Ya te digo.
Tras ellos sale una escena final, con Tidus surgiendo del agua, ¿habrá escuchado los silbidos de Yuna?

Aquí termina una historia emotiva como pocas, que realza a la saga Final Fantasy todavía más alto. Hay gente que reconoció(mos) que hasta echó(mos) una lágrima con él. Es un final precioso, algo triste por la pérdida de Tidus, pero muy bonito por restablecer la paz en Spira. Bueno, por crearla tras 1000 años, mejor dicho. Da una lección bastante profunda además, que también se puede apreciar a otro nivel en otra joya llamada Metal Gear Solid 2. Cada uno ha de resolver sus problemas con sus circunstancias, y su propia habilidad, no con la tradición, la leyenda y la memoria cultural. Tidus creía en él, era echado para alante, y distaba mucho del estilo de un creyente de Yevon. Él pasaba de mitos y hechos de mil años antes que él, él creía en sí mismo, en su fuerza y en sus habilidades, no en lo que hizo el otro, o lo que decidió un invocador de tres peregrinajes antes. A lo mejor lo que hizo Yunalesca en su tiempo con Zaon fue correcto, para salvar lo que pudiera del ataque en esa guerra. Pero posteriormente ya no era necesario, y hemos visto cómo Yu Yevon se hizo tan fuerte que nadie le tosía, teniendo a gente con una creencia que daba si acaso, esperanza.
Ha sido quien no ha hecho caso a esas historias quien, con su propia identidad, ha logrado derrotar a Yu Yevon.

Ya allí la escena es impresionante. Jecht, de espaldas al grupo, dice "Llegas tarde, Auron", Auron asiente, pero sí cumplió su promesa. Se da media vuelta y ve a su hijo Tidus. Hace bromas que no le hacen gracia a Tidus.
Tras esta escena, Jecht se transforma y se encienden todas las luces de una Zanarkand hundida.
La lucha contra Jecht comienza.
Al derrotarle, Tidus le dice que por una se siente feliz por ser su hijo. Jecht muere, y el grupo va a por Yu Yevon.
Jecht va al Etéreo y Yu Yevon aparece. Se desvanece esa Zanarkand ilusoria, y ahora ya sólo queda llamar a los eones y vencer a Yu Yevon.
Yuna va invocando a cada uno de los eones hasta que son vencidos todos ellos después de haberse unido a Yu Yevon.
Después, la batalla final. Tidus dice que es la última vez que lucharán. Al acabar la batalla, desaparecerá.
Y luchan contra Yu Yevon, en el corazón del problema. El final de todo.
Cuando Yu Yevon es vencido, se da paso a uno de los finales más emotivos y bonitos de toda la saga Final Fantasy.
Los oradores desaparecen, se queda la roca fría, Auron se despide de todos, Yuna envía todo al Etéreo, Sinh, los eones... es melancólico y a la vez emotivo. Todo ello desaparece hasta que... Tidus se empieza a desvanecer. Yuna se niega a que él se vaya, y corre a abrazarle, en el momento en el que le traspasa y tropieza y cae, es cuando se da cuenta de que ya no está allí. "Te quiero" dice una Yuna mirando el horizonte, Tidus salta del barco volador y llega directamente al Etéreo, donde se encuentra con Seymour, Braska, Auron y Jecht.

Yuna cerca del estadio de Luca, silba al mar, el símbolo de unión con Tidus, entonces va al estadio y hace un discurso final, en el que dice que nunca olvidemos a los seres queridos idos, a los sueños desvanecidos.
Salen los créditos con el tema principal Suteki Da Ne, de Rikki.
¿No es bonito? Ya te digo.
Tras ellos sale una escena final, con Tidus surgiendo del agua, ¿habrá escuchado los silbidos de Yuna?

Aquí termina una historia emotiva como pocas, que realza a la saga Final Fantasy todavía más alto. Hay gente que reconoció(mos) que hasta echó(mos) una lágrima con él. Es un final precioso, algo triste por la pérdida de Tidus, pero muy bonito por restablecer la paz en Spira. Bueno, por crearla tras 1000 años, mejor dicho. Da una lección bastante profunda además, que también se puede apreciar a otro nivel en otra joya llamada Metal Gear Solid 2. Cada uno ha de resolver sus problemas con sus circunstancias, y su propia habilidad, no con la tradición, la leyenda y la memoria cultural. Tidus creía en él, era echado para alante, y distaba mucho del estilo de un creyente de Yevon. Él pasaba de mitos y hechos de mil años antes que él, él creía en sí mismo, en su fuerza y en sus habilidades, no en lo que hizo el otro, o lo que decidió un invocador de tres peregrinajes antes. A lo mejor lo que hizo Yunalesca en su tiempo con Zaon fue correcto, para salvar lo que pudiera del ataque en esa guerra. Pero posteriormente ya no era necesario, y hemos visto cómo Yu Yevon se hizo tan fuerte que nadie le tosía, teniendo a gente con una creencia que daba si acaso, esperanza.
Ha sido quien no ha hecho caso a esas historias quien, con su propia identidad, ha logrado derrotar a Yu Yevon.



Los gráficos, con respecto a su antecesor el IX, me parecen un gran salto, lógicamente de una plataforma a otra puede ser grande el cambio, pero además el salto gana mucho en expresión de los personajes, algo de lo que caracterizaba a la PlayStation 2 cuando salió, con su Emotion Engine. Las expresiones, sin que el juego sea CG, tenían una calidad asombrosa. Si eran CG, entonces ya era para flipar. Los escenarios eran impresionantes también, mostrando en muchos de ellos una profundidad y magnificiencia de quitarse el sombrero. Todo el juego es maravilloso, y aprovecha muy bien la calidad de la PS2. Una de las cosas que más llamó la atención era el paso del gameplay a batallas contra jefes, con nulo tiempo de carga (no nulo realmente, pero sí que muy corto, y si hay, están muy bien camuflados), aunque en las batallas normales sale un tiempo normal.
Las invocaciones, magias y demás son una pasada, al nivel de mi favorito el VIII, y el juego al ser por turnos, tiene un ritmo más lento en ese sentido que permite ver las magias y demás con más calma.

El sonido cumple de sobra. La música de Nobuo Uematsu, Masashi Hamauzu y Junya Nakano es soberbia. Se nota que la música ya no tiene el estilo sólo de Uematsu. Cambia algo el rollo lo cual hace que le dé algo de frescura. Mi tema favorito es el Calm before the Storm, tema muy relajado que se puede oír en ciertos lugares como el bosque de Kilika o el bosque de Macalania.
Tiene temas para todos los gustos, incluyendo uno más guitarrero, como el Otherworld, o melodía de piano como To Zanarkand, orquestales como las de las batallas, pero sobre todo, mucha música de piano. Incluso parajes a los que el piano no les pega tienen temas con este instrumento.
Los efectos están muy bien, a destacar eso sí los de los CG, y en las batallas no destacan especialmente pero sí están muy bien. El doblaje, por desgracia al inglés, es muy bueno.

El sistema de batalla recupera un estilo harto olvidado en la saga: Los turnos. Con cambios eso sí, que le diferencian bastante de los 3 primeros FF, tiene un sistema de actuar según el parámetro Rapidez. No es primero tu grupo y luego los rivales, si no tanto tú como los rivales, como digo, según el parámetro Rapidez. Hay un modo Turbo, el clásico Límite, ataque desesperado, como lo queráis llamar, que me gusta más que en el IX: Puedes dejar la barra de Turbo llena lo que quieras, y usar el Turbo en la batalla que te apetezca. Incluso, aprendiendo las habilidades pertinentes, puedes hacer que crezca de diferentes formas, no sólo cuando te ataquen, si no cuando ataques tú, cuando te cures, cuando te curen... aunque al que más estamos acostumbrados es al de cuando te atacan.
El desarrollo de los personajes es bastante original, y tienes la posibilidad de hacerles evolucionar por donde te apetezca. El sistema de desarrollo con esferas y su tablero da opción a hacer el personaje que te salga de los huevos, aún teniendo los personajes un camino marcado. Cada uno al principio tendrá los parámetros más inclinados a ciertas ocupaciones, unos mago negro, otros mago blanco, ladrón, guerrero... con la posibilidad de ir por otro camino para ir dando mucha Fuerza a Lulu por ejemplo. O dar Cura++ a Auron, o puntería al mismo... etc. Como uno quiera. No hay niveles.
Me gusta mucho este sistema y poder desarrollar tus personajes hasta los 255 en todos los parámetros que sean unos muros infranqueables. Aunque antes, los puedo ir como digo llevando por donde quiera. Esta libertad es parecida a la del II, sólo que ahí era según los comandos que usases.

hacia arriba

hacia abajo


Los personajes.


Tidus.

Imagen Enviada

El prota. El que acompañamos durante prácticamente toda la aventura. El que nos cuenta la historia hasta Zanarkand de forma retrospectiva, y al que seguimos en lo que yo veo como la historia desde su punto de vista. Lógico por otra parte, "Ésta es mi historia" dice a lo largo de la aventura. Él llegó a Spira desde una idílica Zanarkand, en un mundo completamente opuesto, y tuvo que ir adaptándose a el. Y vaya si lo consiguió. Nosotros vamos con él descubriendo ese mundo, al principio casi dentro de su piel, deseosos de ver qué nos va deparando la dramática pero bella Spira.


Yuna.

Imagen Enviada

La que se puede considerar protagonista de Spira. Tranquila y decidida, ella parece algo reservada, y se llega a guardar sus decisiones sin hablarlo con el grupo. Con lo de Seymour no se lo dijo a nadie. La invocadora tiene una determinación enorme para hacer el viaje que va a hacer, sabiendo sus consecuencias. Es la "Frodo" del juego, la que va a estar defendida por sus guardianes y amigos, ya que, al igual que Frodo, es pilar fundamental, la que va a hacer el sacrificio por el pueblo, para, en su creencia, redimir los pecados de todos. Como en la Biblia, Jesucristo se sacrifica por el pueblo, Yuna está decidida a hacer lo mismo.
Ojito a la explicación que doy al final del análisis del argumento de cara a entender la ruptura de la tradición que ello supone el no sacrificarse Yuna por nadie.


Auron.

Imagen Enviada

Monje de un templo que se negó a aceptar la mano de una hija de un sacerdote, siendo expulsado del templo en el que estaba, viajó en el anterior peregrinaje a la historia del juego, con Braska y Jecht. 10 años después viajará con nosotros en Spira cumpliendo la promesa de Jecht y ayudando a Tidus. Es un personaje que es diferente al clásico personaje de un ff, aunque no completamente. Quiero decir, a mí por ejemplo me recuerda a Vincent, pero de todas formas aun siendo serio, es un personaje que puede llegar a sonreír (que en este tipo de personajes suele ser casi imposible), y manteniendo al grupo unido y con el objetivo del peregrinaje fijo.


Kimahri.

Imagen Enviada

Ronso desterrado del monte Gagazet, se convierte en guardián de Yuna tras ver a un Auron moribundo en las inmediaciones de ese monte. Es Auron quien se lo dice, así que irá hasta Bevelle para buscar a la hija de Braska, que es Yuna.
Vivirá con ella y la protegerá, en la isla Besaid, y se hará guardián de ella.
Este sí que es callado, de hecho, a Tidus no le dirige la palabra en media aventura, y habla en la, llamémosla, "lengua común" de Spira de manera algo distinta, como si no supiese bien hablar en ese idioma, hablando de él en tercera persona y cosas de esas. Un tío duro, como los ronso, y también con un objetivo fijo.


Wakka.

Imagen Enviada

Carismático líder de los Besaid Aurochs, equipo de blitzbol de Besaid, también se hace guardián de Yuna, primero a jornada partida, y luego a jornada completa, porque deja el blitzbol. Junto con Lulu, es como un hermano mayor de Yuna y también la cuida.
Es algo simplón, pero muy amigable y campechano. Es un poco racista, ya que no aguanta a los albhed, como todos los ultrafieles de Yevon. Pero luego al conocer a Rikku ese rechazo desaparece.
El tío ataca con su balón de blitzbol, bueno, queda mazo de friki pero mira, es un arma que puede dar buenas ostias.
Tiene en gran estima a su fallecido hermano pequeño Chappu, quien se parece en algo a Tidus, y era además el prometido de Lulu.


Lulu.

Imagen Enviada

Maga negra que al igual que Wakka, es casi una hermana mayor para Yuna. Vive en Besaid, y también se hace guardiana de ella.
Lulu es muy fría, o por lo menos lo es durante el juego, después de que su prometido falleciera. Tiene una mala ostia de tres pares de narices, pero ella nos cuenta muchas cosas en nuestro viaje por Spira, la mitología, la historia, los anteriores invocadores y guardianes, el "envío", la historia de los lugares, Yevon... ella nos cuenta todo.
Aunque va cambiando algo a lo largo de la aventura, es en líneas generales tranquila y fría.


Rikku.

Imagen Enviada

La albhed del grupo, vivaracha como ninguna, la "Selphie" del grupo. Echada para alante, hace buen dúo con Wakka, ya que es una de los extrovertidos del grupo. Quiere a Yuna un montón (la llama Yuny), y es su prima además. Su padre es Cid, el clásico Cid de todos los Final Fantasy, en este caso, también tiene barco volador. Siempre está dispuesta a hacer el plan que sea con el grupo.




Me gustaría comentar algo acerca de la linealidad del juego, bastante clara y no nueva en un JRPG. Desde luego que es lineal, pero no será el único y a mí desde luego no me importa en ningún aspecto que sea lineal, si bien la historia sepa llevarte, eso sí, y dar la libertad oportuna cuando se necesite. Pero quiero contar por qué me parece esa linealidad "aposta" del juego, sobre todo en sus primeros compases.
El comienzo del juego te lleva por lugares desconocidos (para el personaje, para el jugador lo serán sí o sí, pero de cara al jugador son lugares que contrastarán con Zanarkand) tras una catástrofe de dimensiones gigantescas, explorando el lugar extraño en el que estas, para luego despues de un viaje con gente que no has visto en tu vida (que no ha visto Tidus en su vida), llegar al punto de partida de un mundo completamente desconocido, pero con mas sentido que el lugar anterior. Aquí por lo menos hay gente que habla tu idioma... e incluso le gusta el mismo deporte que a ti (Tidus).

En los comienzos, el juego pretende hacerte saber que estas en un mundo que no conoces, no sabes nada acerca de su sociedad, ni de su religion, ni su tecnologia, ni su idioma, cultura, etc. empiezas a explorar ese mundo a la vez que haces amigos, por tanto aquí la libertad no tiene tanta cabida. No te niego que un lugar opcional dentro de Besaid hubiese estado muy bien, pero al final nos centramos en ir descubriendo el mundo a medida que avanza el argumento, yendo con nuestros nuevos amigos, porque nosotros no tendriamos ni puta idea de a donde ir.

Luego el tema del peregrinaje. Si estás haciendo un peregrinaje lo mas logico es que tengas que seguir el camino, el que esté marcado, salirse de él sería un poco absurdo.

Fijaos que cuando acaba el peregrinaje y la posterior decepcion del grupo frente a la farsa de Yevon, consigues el Barco Volador y puedes ir a donde quieras, sitios escondidos incluido.

Es mi humilde opinión, y creo que el peregrinaje tiene un gran peso aquí. Además, un Auron instando a continuar, no es que haga que te vayas por Spira a tu bola...
De todas formas entiendo a los que no les gusta un camino marcado tan estricto. Es un RPG al fin y al cabo.

No es un argumento demasiado complicado. Quiero decir, salvando quizá la naturaleza de Tidus, la real y la ilusoria Zanarkand, el pasado con Yu Yevon, la creación de la religión y poco más, en líneas generales se entiende bastante bien. No da lugar a complicadas teorías como las que los fans de Final Fantasy VIII hemos visto y elucubrado. No al menos con el mismo número que con FF8 o con el 7, si bien junto con FFX-2 hay alguna que otra que se relaciona con FF7 y cosas así, pero como digo, de la magnitud de una Rinoa-Artemisa no.
Está bien explicado, da la espectación sobre cosas de las que sabemos poco en su justa medida, y va resolviendo poco a poco las intrigas de manera que podamos entenderlo sin ir bastante atrás o sin comernos demasiado la cabeza, además de poder empezar una nueva partida y entender por qué Auron no entraba al Etéreo y otras cosas.



En definitiva, muy buenos gráficos para su época, banda sonora memorable, escenas impresionantes, personajes entrañables, jugabilidad divertidísima... ¿Qué más puedo pedir? El argumento es maravilloso, llevándote por la maravillosa Spira de aquí a allá, emocionándote con esos personajes, el mundo me encanta, muy bien plasmado, la ambientación sublime, quizás me hubiese gustado que algunas ciudades fuesen más grandes, y algunas que otras pequeñas cosas que no me gustan y algunas he comentado en este análisis. En su conjunto, un grandísimo juego.
Es mi segundo Final Fantasy favorito, está por detrás del 8, y me ha encandilado de principio a fin. Por todo ello, por la maravillosa conjunción de todos los elementos, por todas las emociones y momentos que me ha transmitido, le doy un 9.8.

#3

Escrito 12 enero 2010 - 16:32

¡Joe! Pero que BESTIA! Peazo de analisis que te has marcado. Más tarde lo leere detenidamente y con mucho gusto ya que soy fan de este juego.

Por el momento yo también dejaré un comentario personal sobre el juego, mucho más breve:

La mejor historia, el mejor personaje femenino principal y el mejor sistema de combate, de toda la saga. El culto de Yevon, Sin, los invocadores y la relación con sus guardianes, el peregrinaje, Zanarkand, el sueño de los oradores; Yuna, su sacrificio y determinación, la verdad sobre el final de su peregrinaje que Tidus desconoce, la revelación que les espera al final de su viaje que desemboca en uno de los momentos cumbre del juego (o de toda la saga) con Auron pronunciando unas inolvidables palabras antes de un épico combate por la verdadera esperanza.

Me parece también digno de mención el como este juego trata de dar una nueva idea de lo que es un mundo de fantasía con su estética y diseño artístico alejado de lo visto en entregas anteriores. Se le puede criticar la falta de algo más de grandeza en sus escenarios. Quizás una cámara libre y escenarios menos pasilleros o poblados más grandes y con más cosas que ver y hacer hubiesen solucionado este problemilla.

Por otro lado un gran extra que incorpora este juego es la arena de monstruos y los eones oscuros. Esto es sin duda lo que más alarga la vida del juego ya que para vencer a los monstruos de la arena realmente tienes que mejorar y hacer fuertes a tus personajes y en FFX hacer eso es más divertido y adictivo que en ningún otro capítulo de la saga. Y aquí es donde sale a relucir el genial tablero de esferas y el sistema de reforma de armas, un punto a favor para FFX.

La arena de monstruos, junto con las cacerías de FFXII proporcionan las batallas más satisfactorias y divertidas que se pueden encontrar en esta serie de juegos y sirven para exprimir y sacarles el jugo a los dos mejores sistemas de combate que a parido Final Fantasy, los más profundos, estratégicos, flexibles, divertidos y gratificantes.

Y no quiero terminar el comentario de este juego sin mencionar una de las pocas cosas negativas que le veo: lo desquiciantes y absurdos que son algunos de los retos que hay que superar parar conseguir las armas de los 7 astros. Esquivar 200 rayos seguidos, esquivar las malditas mariposas que no se sabe si vienen o si van o esquivar gaviotas montado en un chocobo que confunde la derecha con la izquierda cuando le da la gana... mira que tubieron mala leche con eso, o es que confundieron frustración con desafío.

Este es no de mis Final Fantasy favoritos junto con el FFVIII y FFXII :D .

Imagen Enviada

  • gamer 91

  • Mascarón Rojo

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 20 nov 2009
  • Mensajes: 12.908
#4

Escrito 12 enero 2010 - 19:26

Joder te lo has currado ¿eh? :) ,me alegra ver que hay fans tan buenos como yo de FFX.Para mí este es el mejor juego de PS2,aunque sea decir mucho.

Salu2 ;)

    zack_angeal_777

  • EXPULSADO
  • vida restante: 0%
  • Registrado: 24 jun 2009
  • Mensajes: 10.641
#5

Escrito 13 enero 2010 - 18:52

Buen análisis, aunque me gustan más escuetos.

  • Takemi

  • Majin Boo

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 02 abr 2009
  • Mensajes: 1.621
#6

Escrito 13 enero 2010 - 19:31

Pues que buen analisis, pero a mi me sucedio que antes mi ff favorito era el 8 pensaba que era insuperable, pero el X consiguio lo impensable y me llego al alma, desbancando al 8 por un poco mas :-D
saludos
Imagen Enviada

    jbrm

  • EXPULSADO
  • vida restante: 0%
  • Registrado: 21 mar 2005
  • Mensajes: 4.011
#7

Escrito 13 enero 2010 - 19:47

Excelente currada amigo Cyberio al igual que hiciste con la octava entrega de la saga :] Este es también uno de mis juegos favoritos de la PS2. Me lo he pasado un par de veces y en las dos lo he disfrutado profundamente. Quizá gracias a él también soy de los pocos que ha disfrutado, y lo sigo haciendo estos días, con la segunda parte del juego, o sea FFX-2. Es reconfortante revisitar aquellos lugares y ciudades de Spira que recorrimos hace 2 años con la invocadora Yuna, aunque ahora sea de una forma más desenfadada e informal ;)

Saludos.

  • Cyberio

  • Máscara de Majora

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 ago 2007
  • Mensajes: 7.315
#8

Escrito 14 enero 2010 - 15:20

Bueno, gracias a todos por responder, y si jbrm, quería hacer una cosa parecida a la del VIII, pero juro que ya no hago ninguno más así xDDD.

Sí, a mi tambien me gustó, en los reanalisis de FF10-2 lo he puesto, está el último, así que para buscarlo de momento no hay problema.

Pyschotron, tus FF son casi o exactamente mis preferidos también, que el XII lo tengo en alta estima. También me parece digno de elogio que en este FFX hagan lo que dices tú, un mundo de fantasía con una estética distinta y además añadiendo el tema de la religión, algo que no siempre se ve.

  • Dante_777

  • Sir Alonne

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 abr 2004
  • Mensajes: 20.309
#9

Escrito 14 enero 2010 - 15:38

En esta ocasión (a diferencia del FFVIII, que me parece el peor de los modernos XD) sí que coincido con tus impresiones. Me parece el mejor juego de la saga, y el mejor de su género de la pasada generación. Es el más equilibrado en todos sus apartados, estando algunos como la historia o los personajes a su máximo nivel.


Imagen Enviada
VENDO Guia oficial del Blue Dragon y PGR4

    nano_paranoic

  • CANCELADO
  • Registrado: 01 may 2008
  • Mensajes: 5.830
#10

Escrito 14 enero 2010 - 15:50

Después de 20 minutos de lectura decir que un analisis muy muy currado tio, felicidades!

Gran juego, lloré mucho en su dia, haber si me lo vuelvo a pasar!

    adri93

  • EXPULSADO
  • vida restante: 0%
  • Registrado: 17 mar 2008
  • Mensajes: 19.545
#11

Escrito 14 enero 2010 - 15:58

Este post ya lo has puesto en SubForo de Final Fantasy X, aunque alli no podia escribir X-D
En fin, muy bueno, solo que me parece muy detallado, y solo era para puntualizar algunas cosas...
En fin el Analisis mas largo que he visto en Meristation :D :D :D

#12

Escrito 05 abril 2010 - 18:11

Bueno, gracias a todos por responder, y si jbrm, quería hacer una cosa parecida a la del VIII, pero juro que ya no hago ninguno más así xDDD.


Hola Cyberio,

Fijate que yo soy un fan de muchisimos años de la serie Final Fantasy, con decirte que jugue al primero cuando recien salió para NES (1990)

Despues por diversos motivos me alejé de los videojuegos y regresé en la epoca del N64 y PSone y fue ahi donde jugué al Final Fantasy VII por alla de 1999.

Despues de otra breve ausencia del mundo de los videojuegos regrese (y esta vez para quedarme) en 2003 con Game Cube y PS2 donde jugué Final Fantasy Origins (PSOne) por lo que para finales de 2003 ya había jugado Final Fantasy I, II y VII.

En los siguientes años me dispuse a conseguir el resto, pero no fue hasta mediados del 2009 cuando regrese de lleno a la saga con el FFViii, IX y X. (este ultimo lo acabo de terminar ayer mismo)

El punto es que desde el FF VIII he disfrutado en paralelo del juego y de tus análisis tan completos y con reflexiones incluidas...

Es por eso que te pido que no dejes de hacerlo... A muchos de por aqui nos agradan mucho...

Hoy mismo comenzaré con el FF X-2 aunque de entrada estoy un poco decepcionado al ver que la mitica invocadora Yuna inicia el juego como una "Estrella Pop" y además maneja armas al estilo "Charlie Angels"... Aun asi... No lo prejuzgaré y lo jugare de cabo a rabo...

Tambien tengo ya el FF13 y solo vi jugue la intro y me quede boquiabierto al ver la calidad de los graficos... Increibles...

y bueno... para cerrar 2010 despues de FFX-2 y XIII jugaré al XII que tambien ya lo consegui...

YA solo me faltarian el III, IV, V y VI que los jugaría despues en DS

Saludos!

    adri93

  • EXPULSADO
  • vida restante: 0%
  • Registrado: 17 mar 2008
  • Mensajes: 19.545
#13

Escrito 05 abril 2010 - 18:49

Hola, me acabo de dar cuenta pero Cyberio, has escrito el primer post en apenas 2 minutos ???
Yo creo que has sido un "copiar y pegar" :-(

  • Yukimura

  • Bang

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 15 feb 2004
  • Mensajes: 1.340
#14

Escrito 07 abril 2010 - 10:12

Lo lógico, ante un post tan enorme, es que antes lo hubiera desarrollado en un procesador de texto.

  • Cyberio

  • Máscara de Majora

  • vida restante: 100%
  • Registrado: 23 ago 2007
  • Mensajes: 7.315
#15

Escrito 08 abril 2010 - 16:31

Hola, me acabo de dar cuenta pero Cyberio, has escrito el primer post en apenas 2 minutos ???
Yo creo que has sido un "copiar y pegar" :-(


Obviamente, antes lo hice en el bloc de notas, codigos incluidos. Este análisis lo hice en un mes más o menos, lógicamente no me iba a tirar 8 horas seguidas escribiéndolo en el foro o algo de eso.


Gracias lightwarrior, no creo que haga análisis tan largos como éstos del 8 y el 10, lo hago sólo con los que me han marcado especialmente y en donde quiero comentar ciertas cosas que me fascinaron del juego, al querer hacerlo bastante completo, pues me sale bastante largo. De todas formas sí soy partidario de hacer análisis (o reanálisis) de más de 4 líneas, como muchos que veo por ahí, para contar bastantes detalles y cosas que al que hizo ese análisis le gustaron o le sorprendieron.


Este tema ha sido archivado. Esto significa que no puedes responder en este tema.
publicidad