Homefront (360)

360, PC, PS3

Imagen de Homefront (360)

Patriotismo americano

360, PS3, PC

Nota Meri 6,5 Correcto

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Dentro de un tiempo, se verá con perspectiva que la subsaga 'Modern Warfare' ha marcado el modelo estándar de los FPS actuales: sus características son claras y han sentado cátedra a todos los niveles, quizás cogiendo prestado elementos de otros shooters anteriores, pero al mismo tiempo dándole su propia personalidad. Es decir: ambientación contemporánea o desde luego muy cercana a la realidad de hoy día, lo que implica armas y demás elementos bélicos muy coherentes y verosímiles con la actualidad. Añadir una serie de secuencias escriptadas  espectacularmente impactantes, que queden en la retina, que impresionen y que nos hagan sentir inmersos en una película hollywoodiense de acción. Si lo sazonamos con un desarrollo lineal, donde además podremos en un momento dado utilizar un vehículo, un arma fija, etc, y con un ritmo de juego que no decaiga en casi ningún momento. Todos estes ingredientes forman lo que hoy día es un FPS al uso. Claro, siempre tendremos los casos singulares que se desvinculan de lo establecido, y donde Valve Software es la reina del baile. Y es que Call of Duty es el nombre a batir, sus ventas se cuentan por millones, y obviamente si algo funciona… ¿porqué no copiarlo? Eso mismo pensaron en EA con el último Medal of Honor, pero no llegó a los niveles de calidad que Infinity Ward marcó.

HomeFront, el título de Kaos Studios que hoy nos ocupa, no es un 'outsider' en este sentido. Más bien coge todos y cada uno de los elementos antes descritos y les añade una ambientación y un argumento que impacta por su plausible realidad. Es decir, los elementos que pone sobre la mesa son reales, podría pasar, y hasta si se sucediesen los hechos que se describen en la vertiginosa intro, no sería de ilusos pensar que las dos Coreas se uniesen en una sola nación, invadiendo todo a su paso, hasta llegar al país que un día fue el centro del planeta, el más poderoso: los Estados Unidos de América. La ocasión la pintan calva, pensaron en la unión Coreana, así que aprovechando el bajón socio-económico en el que estaba sumido el país de la libertad lanzaron un ataque de varios EPM (pulso electro-magnético) dejando sin suministro eléctrico a toda la nación. Las consecuencias se muestran en la ya nombrada intro, y durante el transcurso de la misma podremos ver cómo en 2027 EE.UU. es un país totalmente hundido, e invadido por la nueva Corea. Todo está acabado, los ciudadanos son ejecutados, masacrados y llevados a campos de exterminio que recuerdan mucho a lo sucedido en el Holocausto. No hay salvación… ¿o sí? Lo que parece ser una versión 'seria' de Astérix ambientada en territorio americano, es el punto de comienzo de HomeFront.

sp1sthandson11.jpg Captura de pantalla

La guerra en casa…
Como bien explicó mi compañero Salvador Fernández en el excelente pre-análisis, John Milius se hizo cargo de contar la historia que se desarrolla en el juego de THQ. Milius, conocido por poner la pluma en películas como 'Apocalipsis Now', y dirigiendo 'Conan el Bárbaro' o la espeluznantemente parecida al juego que hoy nos ocupa por su temática, 'Amanecer Rojo'. Gracias a su experiencia en el campo, se ha trabajado un guión que mantiene el interés por los hechos que se cuentan, además de poder ver en los entornos y en los periódicos que podemos ir recogiendo por los escenarios las distintas etapas en las que se ha dividido la invasión. En el juego se tratan -superficialmente en muchos casos- temas como la traición, la lealtad, la venganza o el odio, pero primordialmente el instinto de supervivencia. Veremos cómo nuestro personaje, Robert Jacobs -piloto para más señas-, es trasladado en autobús por el ejército coreano cuando el convoy es asaltado y él es liberado por la resistencia americana. Estará acompañado en todo momento por todos o parte de una troupe de personajes estereotipados de marcado estilo cinematográfico: el líder de la rebelión (Boone), un antiguo militar con muy malas pulgas (Connor), la bella -cómo no- Rianna, especialista en infiltración y supervivencia. Finalmente, Hopper, mecánico y el que pone el contrapunto distendido en las conversaciones.

mp07.jpg Captura de pantalla

El comienzo del juego, mientras Jacobs viaja en el autobús, es el más claro homenaje a 'Half Life' que hace -y puede hacer- Kaos Studios. Mientras en Black Mesa íbamos en el transporte hasta nuestra primera jornada de trabajo observando cómo transcurre el día a día de los demás trabajadores, en HomeFront veremos sucesivas escenas de masacres, asesinatos a sangre fría, secuestros y avasallamientos que llevan a cabo diariamente los coreanos en suelo americano. Todas estas escenas no hacen sino aumentar nuestra empatía con el pueblo afligido, poniéndonos en su piel, mientras esperamos el rescate. A partir de la liberación de nuestro personaje, podremos ser testigos de las continuas guerras de guerrillas, enfrentamientos directos y cortos tiroteos que puede llevar a cabo la resistencia. Con pocos medios intentarán ir socavando el poder coreano, hasta poder trasladarse a San Francisco para enfrentarse a ellos a un nivel superior. Todo pinta excelentemente bien, pero el problema de HomeFront comienza, curiosamente, cuando el juego se pone en marcha. Bien, podríamos ser más concretos y decir que el modo Historia queda bastante por debajo de la calidad del modo Multijugador online, probado por el propio estudio en su anterior título 'Frontlines: Fuel of War'. El problema que afecta a HomeFront no es otro que el copiar descaradamente la mecánica y ritmo de juego de Call of Duty, pero además presentando un producto netamente inferior a nivel monojugador y técnico.

reduced_e32010_03.jpg Captura de pantalla

Pag. 1 de 4

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana