Gears of War 2 (360)

360

Imagen de Gears of War 2 (360)

Ofensiva a vida o muerte

360

Nota Meri 9 Excelente

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Existen innumerables categorías dentro del mundo de los videojuegos que dividen y clasifican todos y cada uno de los productos que azotan continuamente nuestras estanterías y que luchan, virtualmente, para ser los primeros en los que gastemos nuestros euros. Juegos hay, ha habido y habrá de mil y un tipos y de mil y un géneros distintos. Shooters, RPGs, Aventuras, Estrategia, Simuladores, Puzzle… Para mayores y para menores de 18 años. Casual y hardcore. Bonitos y feos. Pero básicamente existen dos grandes subtipos que agrupan a los verdaderamente importantes: los que divierten y los que no. Gears of War 2 es de los primeros.

meri_image8_resize_0.jpg Captura de pantalla

A partir de ahí, podremos argumentar a favor y en contra de la aparición de esta segunda parte de una de las mayores y mejores sorpresas de hace ahora dos años y, al tiempo, reflexionar si merece mejor llamarla secuela o tal vez ‘amplia expansión'. Podremos discutir los añadidos que incluye, la calidad de su aspecto técnico y sonoro, las horas de juego de su campaña principal y los modos multijugador incorporados en el disco. Pero no habrá ninguna duda con el hecho de que estamos ante un título que, cuando te pilla, te engancha. Y no te suelta.

meri_image35_resize_0.jpg Captura de pantalla

Gears of War trajo savia nueva al género de los disparos en tercera / primera persona, algo que el hoy archifamoso Cliff B. (la cara más visible de Epic Games), se ha encargado de recordarnos muy a menudo: un estilo completamente novedoso, una ambientación muy particular, cierta fuerza narrativa, tremendamente impactante a nivel visual y, en definitiva, situó el listón de forma que el resto de shooters del mercado, forzosamente, se midieran con él. Se convirtió en la referencia, lo que los americanos llaman 'el benchmark', de los Third Person Shooters. Esta segunda parte mantiene intacto ese espíritu.

reaverattack_resize_0.jpg Captura de pantalla

Los Gears
Un breve repaso por la historia, por si uno no ha pasado por la primera parte: la ciencia descubre una nueva forma de combustible para sustituir las fuentes energéticas actuales lo que provoca, lógicamente, una guerra mundial por el control de la llamada 'emulsión', la llamada Guerra del Péndulo. Alrededor de una cuarta parte de la población es diezmada y, aprovechando esta circunstancia de debilidad global, una raza oculta en las profundidades aprovecha para salir a escena y apoderarse de la mayor parte del planeta Sera.

meri_image67_resize_0.jpg Captura de pantalla

La Horda Locust, una raza agresiva (y muy fea) capitaneada por el General RAAM, se apodera de los principales núcleos urbanos e impide cualquier intento de contraataque humano. Pero no está todo perdido, y ahí entramos nosotros; rescatados de una celda por nuestros viejos colegas, emprendemos una misión con nuestro escuadrón Delta para desvelar la red de túneles que los enemigos usan para sus idas y venidas y, ya de paso, poner una bomba de las grandes para acabar con ellos y matar dos pájaros de un tiro. Nada menos que todo eso pudimos vivir en nuestro primer GOW.

brumak_battle_scene_resize_0.jpg Captura de pantalla

Hoy, todavía como miembro de los COG, volvemos a interpretar el papel de Marcus Fenix, un Gear duro y entrenado como los de antes, en esta nueva aventura. Porque los Locust no han dicho ni mucho menos su última palabra y se ven capaces de aniquilar la raza humana de una vez por todas con más ingenio del que se les supone. Por ese motivo, y para evitar la exterminación, desde Jacinto, la última ciudad - refugio, bastión y centro neurálgico de la esperanza humana después del misterioso hundimiento de las bases de Tollen y Montenevado-, hemos recibido una orden final: atacar. Con todo lo que tengamos. Y que sea lo que Dios quiera. Así comienza esta misión en el día más decisivo de la humanidad. Ofensiva a vida o muerte.

esto otro . Supongo que es lo que tiene cuando pones las herramientas adecuadas en manos de aquellos que las crearon y que las tratan con tanto mimo. Una imagen vale más que mil palabras y a la vista están los pantallazos que adjuntamos con el texto, que podemos tomar hasta a una resolución de 1080 puntos, nada menos.

landown1_resize_0.jpg Captura de pantalla

Probablemente no se puedan encontrar muchas diferencias entre el original y su secuela, es cierto. Pero los modelados de las armas y los personajes (amigos y enemigos) siguen siendo espectaculares, esculpidos con inmensa cantidad de detalle como muestran los arañazos en las armaduras, las cicatrices en la cara del protagonista dibujadas con maestría, los excelsos reflejos del casco de algún compañero o la sabia utilización de las sombras y los efectos que producen sobre el conjunto poligonal.

meri_image41_resize_0.jpg Captura de pantalla

No se quedan atrás los escenarios, diseñados con una mezcla de ambiente post-apocalíptico característico y gore visceral (detalle que admitirán aquellos que profundicen en su argumento), con los que lamentablemente poco podremos interactuar. Pero todos gozan de una riqueza de detalles muy alta, con multitud de objetos representados simultáneamente, gran calidad en las texturas y una paleta de colores saturada de granate y marrón a nuestro parecer muy acertada. Una de las señas de identidad de esta secuela es que su escala se ha aumentado, siendo más amplios y con más presencia de exteriores, aunque esto sucede, se dan igualmente los pasillos y espacios cerrados tan característicos de la saga.

meri_image62_resize_0.jpg Captura de pantalla

Por supuesto, todo esto se sustenta - tal y como ya sucedía en GoW1, en una buena implementación de la física, ya que los personajes parecen tener peso real y no se deslizan por el mapa. Las animaciones, la inmensa mayoría de ellas ya conocidas, siguen rayando al mejor de los niveles, si bien todavía existe alguna brusquedad en las transiciones de según qué movimientos que desafortunadamente no se ha acabado de pulir.

meri_image44_resize_0.jpg Captura de pantalla

Uno de los pecados de los que adolecía el título original era de ciertos tirones en algún momento puntual de máximo estrés gráfico, cosa que no hemos notado en esta ocasión. Entendemos que el trabajo de optimización del motor ha sido excelente, especialmente porque a menudo hay una gran cantidad de partículas, humo volumétrico y efectos sucediendo de forma simultánea en pantalla. Eso sí, todo ello a pesar de que hay cierta demora en la carga de algunas texturas (un clásico del Unreal Engine) y en el paso de las de baja calidad a alta calidad, si bien en menor medida de lo que estábamos y estamos habituados.

meri_image60_resize_0.jpg Captura de pantalla

El doblaje al castellano -español de España- por los actores originales es también muestra del querer hacer las cosas bien hechas. Todo lo que vemos está perfectamente localizado a nuestro idioma, lo que siempre es de agradecer. Desde luego pasa por ser uno de los doblajes más naturales y ceñidos a las circusntancias que hemos tenido oportunidad de oir -de cada 5 palabras, 3 son tacos-. Del mismo modo brillan música y efectos de sonido, igualmente confeccionados con esmero: no solamente las armas contienen su dosis esperada de impacto auditivo, sino también nuestros adversarios gozan de señales específicas que nos hace distinguirlos del resto sin necesidad de verlos. En general, se puede decir que el acabado es formidable.

meri_image61_resize_0.jpg Captura de pantalla

Pag. 1 de 4

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana