Fist of the North Star: Ken's Rage 2 (360)

360, PS3

Imagen de Fist of the North Star: Ken's Rage 2 (360)

Nota Meri 6 Correcto

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Lo que no podremos arreglar ni siquiera a golpe de tarjeta de crédito será el asunto del idioma. Koei, como ya hiciera en Warriors Orochi 3, vuelve a poner en práctica la ley del mínimo esfuerzo, así que los textos se quedan en inglés, cuando en el Ken’s Rage original estaban en castellano, y las voces que se escucharán serán únicamente las japonesas, cuando en la anterior entrega podíamos contar con doblaje anglosajón. Es obvio que las cifras de ventas en occidente tanto de este Ken’s Rage 2 como del resto de títulos de la franquicia Musou no han sido, son ni serán como para tirar cohetes. Pero, viendo como compañías mucho más modestas del estilo de FX Interactive publican sus títulos por cuatro duros y aun así los dotan de unas intachables localizaciones completas a nuestro idioma, entendemos que esta política del mínimo esfuerzo llevada a cabo por Koei acaba siendo injustificable. Por supuesto, los puristas estarán encantados con que el doblaje nipón sea la única estrella de la función, pero el trabajo llevado a cabo con el doblaje inglés del primer Ken’s Rage fue aceptable, por no mencionar que son mucho más numerosas las personas que comprenden el inglés hablado que aquellas que dominan el japonés, por lo que una opción para seleccionar uno u otro idioma a la hora de escuchar las voces acaba echándose en falta. En cuanto a lo de los textos únicamente en inglés, es algo que habla por sí mismo: obligatorio un mínimo nivel de inglés escrito puesto que será necesario tanto para enterarnos de la historia como para, y esto ya es más grave puesto que incide directamente en la jugabilidad, conocer los objetivos que el juego nos plantea a medida que progresamos.

Una vez desgranada la oferta lingüística del título, es hora de entrar de lleno en el juego en sí. Ken’s Rage 2 ofrece, al igual que su primera parte, dos modos de juego bien diferenciados: Modo Leyenda y Modo Sueño. En Leyenda se nos desgranará el hilo narrativo oficial del manga, con Kenshiro como estrella de la función aunque a medida que progresamos otros personajes irán tomando importancia. En el Modo Sueño jugaremos historias alternativas no narradas en el manga, usando para ello a personajes que se irán desbloqueando en el Modo Leyenda. Además de las historias alternativas, también encontraremos aquí un par de apartados muy interesantes como son el Modo Libre (con misiones que actúan más como una serie de desafíos dado que no se ciñen a un hilo narrativo concreto) y la modalidad online ya sea cooperativa (limitada a dos participantes) como competitiva (hasta ocho participantes divididos en dos equipos).

Kenshiro contra Shin, el primer combate serio que tendremos que afrontar en el Modo Leyenda, y uno de los más recordados por su emotivo final.
Kenshiro contra Shin, el primer combate serio que tendremos que afrontar en el Modo Leyenda, y uno de los más recordados por su emotivo final.


Pero las diferencias entre ambos modos no acaban aquí, puesto que también repercuten directamente en la mecánica de juego, la forma en la que debemos encarar los objetivos y el propio desarrollo de cada nivel. El Modo Leyenda nos ofrece un beat ’em up más alejado de la filosofía Dynasty Warriors, puesto que los escenarios se dividen en secciones; además, aquí los objetivos a completar no siempre son el clásico “aniquila todo lo que se te ponga por delante”, ya que existirán secciones de mecánica alternativa como zonas de infiltración (eso sí, no esperéis un Metal Gear), lugares en los que además de deshacernos de los enemigos debemos centrarnos en proteger a uno o varios aliados, etc. Y hablando de aliados, en la mayoría de ocasiones nos encontraremos solos ante el peligro, sin una armada que nos respalde como suele suceder en el resto de títulos de la franquicia Musou. Todo esto, unido al propio sistema de combate de Ken’s Rage 2 (más pausado y táctico que las refriegas sobreaceleradas vistas en los últimos Musou), hace que en no pocas ocasiones acudan a nuestra memoria clásicos del género como Final Fight. Las tres ramas del Modo Sueño ya sí comparten más puntos en común con un Dynasty Warriors al uso (aunque en la rama DW Gundam), ya que aquí nos encontraremos ante un mapa general en lugar de un campo de batalla dividido en secciones, y nuestro principal objetivo será la captura de bases enemigas hasta alcanzar un total de cinco, momento en que el general del bando contrario quedará al descubierto y podremos encararnos con él.

Conquistar una base no solo nos acerca un paso más hacia la victoria, sino que también nos ofrecerá una serie de ventajas que tienen como adalid principal la generación automática de aliados que nos echarán una mano en la lucha. Eso sí, por muchos aliados con los que contemos seguiremos siendo nosotros los que llevemos el peso en los combates, dado que los soldados bajo nuestro mando apenas poseen iniciativa a la hora de atacar. Pero al menos estarán ahí y desviarán algo de atención por parte de los enemigos, lo que acabaremos agradeciendo dado que dichos adversarios podrán ponernos en serios aprietos a poco que nos descuidemos. Y es que la dificultad de Ken’s Rage 2 es elevada, algo que es de agradecer dado que hoy día encontrar un título que nos desafíe y amenace con hacernos morder el polvo si no estamos atentos es como haber encontrado una minúscula aguja en un enorme pajar. Mención especial para los enfrentamientos contra los jefes finales, auténticas luchas encarnizadas que en niveles altos de dificultad (el juego cuenta con cuatro distintos) suponen un gran reto incluso para el jugador más avezado.

Las secuencias cinemáticas ofrecidas entre nivel y nivel están construidas al más puro estilo manga.
Las secuencias cinemáticas ofrecidas entre nivel y nivel están construidas al más puro estilo manga.


Nuestras posibilidades de ataque varían según el personaje seleccionado. Cada uno de los más de 20 luchadores que acabarán estando disponibles se encuentra perfectamente diferenciado respecto al resto, aunque la forma de controlarlos sí puede condensarse hasta quedar reducida a cuatro clases diferentes: los Hokuto Shinken (poseen el estilo más clásico, con un botón para ataques rápidos, otro para ataques fuertes, y la posibilidad de combinarlos de varias maneras para desencadenar técnicas diferentes), los Nanto Seiken (menos directos y contundentes que los Hokuto, aunque pueden desencadenar un potencial superior durante un corto periodo de tiempo si pulsamos un botón determinado en el momento justo), personajes expertos en combate cuerpo a cuerpo que poseen estilo propio de lucha (como el orondo y mortífero Heart) y los guerreros del yermo que, aunque no son expertos en artes marciales, cuentan con un variado y mortífero arsenal armamentístico (ballestas, armas blancas, cuchillos arrojadizos, lanzallamas…) que los hace letales a media y larga distancia. Por supuesto, también contamos con un ataque especial (a seleccionar entre varios a medida que progresamos con nuestro personaje) que podremos desencadenar siempre y cuando contemos con suficientes reservas de aura.

Ken’s Rage 2 posee un sistema de evolución para nuestro personaje bastante simplificado respecto a lo visto en la primera entrega de la franquicia. La tabla meridiana que nos permitía desbloquear nuevas habilidades usando los puntos que obteníamos al combatir ha desaparecido por completo. Ahora, los puntos de habilidad nos serán otorgados de manera automática, como también nos serán otorgadas de manera automática las diversas mejoras obtenidas al subir de nivel (más vida, ataque, defensa, etc.). La única posibilidad que el juego nos brindará para ser nosotros mismos los que modifiquemos las habilidades de nuestro personaje llegará de la mano de los pergaminos. En el anterior Ken’s Rage, estos ítems repartidos por el campo de batalla nos otorgaban puntos de experiencia para la tabla meridiana. Al no existir ya dicha tabla, los pergaminos nos brindarán ahora hasta tres casillas de habilidades que podremos equipar fuera del campo de batalla. Podrán ser equipados hasta cinco pergaminos de manera simultánea, y dependerá de nosotros hacerlo de manera que nos otorguen el máximo número de ventajas, enlazando para ello parejas de habilidades de un mismo rango. Este nuevo sistema no está mal, aunque preferimos la tabla meridiana del primer Ken’s Rage al ser menos automática y brindar al jugador un mayor control de las características y habilidades de su personaje.

¿Queréis afrontar un auténtico desafío al más puro estilo recreativa clásica? Pues esperad a enfrentaros al mastodonte que Kenshiro tiene delante y preparaos para sudar sangre.
¿Queréis afrontar un auténtico desafío al más puro estilo recreativa clásica? Pues esperad a enfrentaros al mastodonte que Kenshiro tiene delante y preparaos para sudar sangre.

Pag. 2 de 3

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana