World of Warplanes (PC)

PC

Imagen de World of Warplanes (PC)

World of Warplanes

PC Avance

World of Warplanes (PC) Captura de pantalla

Hace poco más de cuatro años un  estudio de desarrollo en Minsk decidió durante una sesión de brain-storming crear un juego multijugador Free to play que fuera lo suficientemente atractivo como para crear una autentica legión de seguidores. De aquella sesión durante las navidades del 2008 surgiría uno de los títulos mejor valorados en su género por la critica y por los propios usuarios, además cuenta con numerosos premios en su haber. Hablamos de World of Tanks, con más de 3 millones de usuarios registrados ha conseguido lo que pocos, crear autenticas batallas entre clanes, usuarios, con un punto en común: su pasión por los tanques. World of Tanks ha tenido tal éxito que han pasado de tener a 150 trabajadores en su sede de Minsk, a más de 800 repartidos en oficinas por todo el mundo. Con el tiempo y una vez consolidados los tanques, en wargaming.net decidieron que era hora de pasar página y llevar la guerra a otros terrenos.

Así nació World of Warplanes, título que intenta traer lo mejor del WoT y llevarlo al aire, y a ser posible superar los números que consiguieron con su anterior título. Pero no acabará ahí la cosa, porque desde wargaming.net ya están trabajando en World of Battleships que promete atraer a la lucha online a aquellos que aun no se sintieran atraídos por las batallas aéreas o de tanques. Pero en World of Warplanes han demostrado que se toman las cosas muy en serio y al menos no intentan cambiar la formula que tan buen resultado les dio con anterioridad. De hecho es continuista en concepto, donde deberemos ir desbloqueando aviones a medida que ganamos experiencia y aunque es Free to Play, el juego final incluirá micro compras que en teoría no debe afectar a la jugabilidad del título.

Volando sobre el Pacífico con el LA-15
Volando sobre el Pacífico con el LA-15

Hemos tenido la suerte de estar unas cuantas horas con el juego durante su beta cerrada y nos llama la atención que sigue exactamente el camino marcado por World of Tanks y lo primero a lo que tenemos acceso es a nuestro hangar. Veremos que no es la única similitud y es que World of Warplanes no deja de utilizar el mismo motor que el de tanques, eso sí, mejorado y potenciado según palabras de los mismos desarrolladores. Un motor que permitirá diferentes condiciones atmosféricas, así como diferentes horas del día.  Desde nuestro hangar podemos escoger todos los aviones que hemos ido comprando con créditos ganados durante las partidas y también podremos seleccionar en que tipo de batalla deseamos entrar. Esos créditos también serán necesarios para reparar nuestros aviones en el hangar, después de haber sufrido más de la cuenta en cualquier batalla anterior.

La lista de los diferentes modelos que podemos llegar a tener es sencillamente kilométrica. Tenemos modelos de Alemania, Inglaterra y Rusia, desde los años 20 hasta los primeros reactores que pudimos ver en conflictos como los de Korea. Cada uno de los tres países  aporta unos 20 modelos diferentes (aunque cuando salga el juego existirán más de 100 en total), desde un biplano I-15 hasta jets como el F86A o el precioso Lavochkin La-15. Los diferentes modelos actúan en consecuencia y un messerschmitt bf 109 va y se mueve como una bala comparado con un biplano o un caza bombardero, pero desde un principio hemos de tener claro que de simulación hay más bien poca cosa. World of Warplanes es básicamente arcade y pese a llevarnos un tiempo el dominar los aviones y sus respuestas, se busca un público ansioso por las batallas sin mucho más miramiento que el de subirse a un avión y un “donde esta el enemigo que le voy a dar”.

Gran nivel de detalle en los escenarios
Gran nivel de detalle en los escenarios

El mapeado está estudiado para lograr que no se nos haga infinitamente grande sin sentido (dunas, montañas o mares), pero a la vez con suficientes recursos como para no sentirnos atrapados en un escenario minúsculo. El mapa del desierto por ejemplo, totalmente fluido pese a tener 20 jugadores en línea, incorpora elementos que son de agradecer en juego de batallas aéreas. En nuestro caso, estuvimos un buen rato con un enemigo a la cola tratándolo de evitar cerca de unas cataratas, pasando debajo de un puente o acercándonos al máximo a un poblado esperando que pudiera cometer un error de pilotaje y estamparse en algunos de esos obstáculos. No lo conseguimos, pero al menos logramos escapar del cazador. Se busca diversión rápida y el juego te la consigue en pocas partidas. Sin embargo, en otro mapa más detallado, junto al mar, si que tuvimos algunas bajadas de frames en momentos puntuales y que parecían más un problema de conexión que del propio motor en sí mismo.

La ventaja de hacer mapeados de tamaño medio es que pueden incorporar multitud de detalles al escenario, desde puertos con sus grúas y barcos pesqueros hasta pequeñas objetivos anti aéreos, todo ello sin resentirnos con bajadas de frames. Igualmente el juego es altamente configurable en su apartado gráfico haciendo que en poco tiempo encontremos la configuración adecuada independientemente del tipo de PC que poseamos. También destacar que los modelos de los aviones no son los mismos que podríamos ver en un IL-2 Sturmovik, tanto en numero de polígonos como en calidad de texturas, pero sin duda es algo que ayuda a que el juego mantenga una estabilidad tan importante en los juegos multijugador. Eso sí, los modelos actúan en consecuencia depende de lo dañado que se encuentren: un buen disparo en los planos o el motor y veremos como nuestro aparato es incapaz de subir con velocidad o hacer maniobras complejas.

En busca de enemigos
En busca de enemigos

Incluso en la beta cerrada ya se puede observar que hay auténticos ases del aire con el mouse. En realidad el mouse da un extra de precisión en la puntería pero nosotros nos hemos dejado llevar y hemos utilizado un Hotas Thrustmaster que el juego a detectado sin ningún problema. El poder controlar la potencia del avión con un mando independiente del joystick te da un plus de seguridad a la hora de cortar la potencia y maniobrar intentando evitar a un enemigo en cola. Los piques personales están a la orden del día y en cada batalla aumentan considerablemente como podemos apreciar en los chats que podemos leer en nuestro propio hangar después de una batalla.

Durante la beta hemos tenido ocasión de probar los modos de juego mostrados y que se limitan a batalla standard  (las batallas tienen un límite de 15 minutos) que consta de dos bandos de unos 10 jugadores por equipo que buscan la derrota total de los enemigos, o la supremacía aérea combinando aviones enemigos derribados con la destrucción de objetivos terrestres del enemigo. Disponemos también de poder luchar contra bots, algo ideal para entrenamiento, aunque para ser sinceros hemos visto sandalias con más carisma que algunos de esos bots. Luchar en equipo es parte importante en World of Warplanes, así que existe un modo de Team Training ideado para ello. El training personal es extremadamente simple y sencillo limitándose a obligar que nuestro avión pase por el interior de unos círculos para empezar a familiarizarnos con los mandos. Al igual que en World of Tanks podremos utilizar clanes, pero aún no estará disponible en la salida del juego, deberemos esperar un poco más.

¡A por ellos!
¡A por ellos!

En el tiempo que hemos estado con el juego hemos salido plenamente convencidos de que World of Warplanes puede llegar a cosechar igual éxito que su antecesor en el terreno de los tanques. Si bien es cierto que cualquier aficionado a la simulación aérea enseguida encontrará una falta importante de profundidad, es un juego con un altísimo componente adictivo.  En pocos minutos estamos en el aire, persiguiendo al enemigo entre balas, piruetas y picados, mientras pasamos a escasos metros de los acantilados, todo ello es algo que cualquiera que haya probado su sabor quiere volver a repetir casi inmediatamente.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana