Impresiones: Mario + Rabbids Kingdom Battle: Donkey Kong Adventure

Video Impresiones

Han pasado ya unos meses desde que se anunciase el primer gran DLC para Mario + Rabbids Kingdom Battle, una expansión en contenido y posibilidades jugables que ahora hemos podido probar. Nos ponemos la corbata con uno de los personajes más icónicos de Nintendo.

Nuestra toma de contacto de dos horas con este DLC para el título exclusivo de Nintendo Switch ha dejado clara una cosa desde el primer momento, y es que más allá de la utilización de un personaje icónico para la marca, lo que verdaderamente han logrado es volver a dar un soplo de aire fresco a la fórmula jugable. Las posibilidades han aumentado todavía más. El simio ha sido elegido con acierto, cuidando de nuevo incluso lo artístico al tener de vuelta a Grant Kirkhope.

Esta pericia, que constará de 4 fases con una historia que se ambientará justo después de terminar el Capítulo 1 de la aventura principal, se podrá iniciar al haber finalizado dicho episodio. Por ello, tanto los que vengan de nuevas como los que ya hubiesen comprado antes el juego, deberán cumplir estos requisitos.

Durante nuestra sesión pudimos completar el primero de las cuatro fases que ofrece, suficiente para interiorizar las novedades jugables. Lo primero y más importante es la banana bumerán. Al contrario que un golpe cuerpo a cuerpo (físico) o las pistolas (a distancia), este ítem hace un poco de ambas. Tal como podemos ver, la cobertura que nos ofrece esta fruta tropical se salta algunas de las leyes vistas con anterioridad al no tener un recorrido en línea recta. Gracias a esa versatilidad –no creemos que esté rota, no obstante, al tener también sus limitaciones– se podrá atacar a personajes que estén situados en la distancia sin necesidad de hacerlo en línea recta. El avance curvo de los lanzamientos es clave. Para equilibrar esa ventaja hace menos daño que algunas pistolas, así que dependerá de cada cuál elegir cuándo y cómo usarlo.

El diseño de los niveles gana en verticalidad, un punto que quizá falló en la primera parte cuyos mapeados eran más planos. Aquí tendremos desde el principio una suerte de tableros de ajedrez donde ciertas áreas se situarán por encima de otras. La interconexión a través de tuberías (o troncos huecos) se mantiene, también se añaden las plataformas de saltos por las que solo Donkey puede avanzar. Igual con las lianas. Se antoja por ende imprescindible que éste no caiga debilitado en los combates si no queremos estar vendidos.

Algunas de las misiones girarán en acabar con las superficies de Bananas Malvadas para lograr la victoria independientemente de cuántos enemigos queden en pie. Lo gracioso es la incredulidad de Donkey, que siente la total deslealtad que se produce al sentirse atacado por su mayor fuente de energía. No podemos olvidarnos del Rabbid Anciano, que como se suele decir es «otro que tal baila». Su arma principal será una ballesta, y como tal irá ampliando su rango como si fuese una pirámide invertida. A mayor distancia, más abarcará, pero tiene sus límites. Está claramente pensada para eliminar elementos que se topen frente a nosotros; un fenomenal personaje de apoyo.

Por lo demás, la esencia se mantiene. En la medida en que vayamos avanzando desbloquearemos más habilidades, abriendo nuevas ramas en nuestro árbol de mejoras; todo muy intuitivo y fácil para todo tipo de públicos. Tanto que se pueden automatizar esas mejoras si es necesario. A su vez, el aprovechamiento de las habilidades será fundamental para exprimir los turnos al máximo: atacar y activar habilidades. Esa es la tónica a seguir siempre que podamos para que cada personaje asuma mejor su rol, bien sea ofensivo, de apoyo o más defensivo. Sigue sin ser un juego fácil siempre que no activemos las ayudas.

 

A falta de conocer el precio que tendrá este Battle Donkey Kong Adventure, la duración que promete –aproximadamente cinco horas–, las novedades jugables tanto en los propios personajes como lo que encontramos en el escenario, y lo cuidado que está a nivel artístico, no nos hecho más que salir satisfechos de la sesión, convencidos de que esta elección ha sido un acierto. Queda por ver si se mantiene el listón a este nivel y si el resto de jefes finales son tan originales. Con un lanzamiento planeado para primavera, no esperábamos tener esta sorpresa para el que fuera posiblemente uno de los sleepers de 2017. Si dispones de Mario+ Rabbids: Kingdom Battle, ten al simio en tu radar. 

mrkb_dk_adventure_keyart_16-9_en.png Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana