Sonic & SEGA All-Stars Racing (PS3)

PS3, 360, PC

Imagen de Sonic & SEGA All-Stars Racing (PS3)

Sonic & SEGA All-Stars Racing, Impresiones

PS3 Impresiones

Tras unas cuantas visitas por todas las plataformas de la actual generación de consolas, Sonic regresa para demostrar que la incombustible mascota de SEGA sigue al pie del cañón protagonizando todo tipo de títulos. En esta ocasión, repite en el género de las carreras de bólidos como antaño hiciera en Sonic Drift, pero no viene solo, ya que en su lucha por la victoria se las verá con los protagonistas de las principales franquicias de la compañía tokiota, desde Ryo Hazuki hasta Alex Kidd.

sonic3.jpg Captura de pantalla

Expectación moderada, así podríamos describir las sensaciones que recorren nuestro cuerpo cada vez que un nuevo Sonic otea en el horizonte, pues el erizo azul se bajó de su altar hace ya unos años, y aquellos que llevamos siguiendo sus aventuras y desventuras desde 1991 no podemos evitar mostrar cierto escepticismo. Por fortuna, el juego que ocupa estas páginas no busca ser el nuevo mesías de las plataformas, ni siquiera tenemos a Sonic como protagonista absoluto, sino que nos encontramos ante un nuevo crossover que busca la diversión como único fin. Dejemos pues de afilar las guadañas y pasemos a comentar qué nos ha parecido la beta a la que hemos tenido acceso.

sonic4_0.jpg Captura de pantalla

¿Cómo definiríamos el género de carreras alocadas sobre vehículos rimbombantes armados hasta los dientes? Bien, sabemos que actualmente hay un rey del género y muy pocos títulos en la historia osan compararse de igual a igual, y de la forma en que nos explicó Travis Ryan -jefe de diseño de SUMO Digital, desarrolladores del juego- cómo está enfocado el proyecto, es más que probable que nos encontremos con una agradable sorpresa el año que viene.  SEGA no es novata en esto de mezclar personajes de diferentes sagas, con antecedentes como Fighters Megamix, donde podíamos luchar contra un coche de Daytona, o el reciente Sega Superstars Tennis para batirnos raqueta en mano, disponemos de buenos antecedentes a la hora mirar con buenos ojos a Sonic & Sega All-Stars Racing.

sonic5.jpg Captura de pantalla

Es probable que el lector se esté preguntando adónde queremos ir a parar, lo cual es bastante sencillo de responder llegados a este punto: Sega ha demostrado que en el terreno de la lucha, el tenis y la conducción arcade siguen siendo una de las puntas de lanza de la industria: juegazos como Virtua Fighter/Tennis o los frenéticos Out Run son historia a día de hoy, y sus desenfadados crossover comentados anteriormente, sin pretender ser obras triple A que pasarán a la posteridad, resultan juegos muy divertidos y bien resueltos, ideales para jugar en compañía y dejando siempre un buen sabor de boca. Por lo tanto y a tenor de lo visto, el juego que protagoniza estas impresiones apunta a buenas y divertidas maneras.

sonic2_0.jpg Captura de pantalla

Drift & Boost
No es necesario entrar en excesivos detalles a la hora de explicar en qué consiste Sonic & Sega All-Stars Racing: los circuitos serán tan retorcidos como disparatados, repletos de trampas, atajos y power-ups en localizaciones tales como Casino Night o la jungla donde viven los Monkey Ball. Los coches a manejar delirantes y con un marcado estilo de cada conductor (por ejemplo Beat de Jet Set Radio, monta un tuneado utilitario repleto de baffles, Ryo sin embargo, hará lo propio con una moto custom bastante clásica). Los potenciadores serán igualmente tan predecibles como necesarios, desde el típico misil autoguiado capaz de quitarte la victoria en el último segundo, hasta la bota roja que nos dará unos segundos de aceleración extra. Hasta aquí todo muy clásico y tópico, ¿qué diferencia entonces a este juego de sus competidores en el género? El objetivo para marcar la diferencia se encuentra en una nueva vuelta de tuerca a la jugabilidad.

sonic1_0.jpg Captura de pantalla

Derrapa y sal pitando, esa es la clave para diferenciarse de la competencia. La implementación es realmente sencilla y práctica una vez le cogemos el truco: cuando presionamos el botón de freno y estamos girando, comenzaremos a derrapar e iremos acumulando turbo mientras dure el quemado de rueda; una vez soltemos el gatillo y enderecemos el coche, saldremos disparados durante unos segundos camino del primer puesto. Aquí no nos vamos a desollar los pulgares zigzagueando mientras esperamos a que el vehículo comience a echar chispas, cuanto más mantengamos el drifting, mayor será el impulso que recibamos.

Pag. 1 de 2

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana