Xbox One X: el interior del monstruo de Microsoft

Reportaje

Microsoft lleva esta generación por detrás en potencia respecto a la competencia. Esto es así de manera objetiva. Primero respecto a PS4 y luego mucho más respecto a PS4 PRO. Algo que ha afectado, por ejemplo, en las versiones de los juegos multiplataforma. Y debido a esto la compañía ha dado un golpe sobre la mesa con la nueva revisión de su consola, Xbox One X. Pero qué es Xbox One X, ¿Una revisión o la nueva generación de Xbox? Estamos ante una nueva versión de la consola básica que comparte el 100% de catálogo y no va a tener lanzamientos exclusivos, pero mientras que PS4 pasó de 1.8 teraflops a 4.2 teraflops con la revisión de su consola, algo más del doble de potencia, One pasa de 1.3 teraflops a nada más y nada menos que 6 teraflops en One X, algo más de 4 veces más potencia y una 50% más que PS4 PRO.

¿Qué significa esto? principalmente que podemos aumentar el nivel gráfico de los juegos x4 respeto a ONE. Está claro que aquí entra en juego la obligación de los desarrolladores de hacer que la One básica mueva los mismos juegos que One X, por lo que en un primer momento lo que más destacará serán las mejoras en resoluciones y algunos detalles gráficos. Veremos en el futuro.

El monstruo, a piezas

La Xbox One X comparte CPU con la One, pero aumentando su frecuencia hasta los 2.3ghz respecto a los 1.8ghz de la original. También pasamos de 8GB de memoria GDDR3 a 12Gb de GDDR5 con un monstruoso ancho de banda pico de 326GB/s. Tenemos un HDD de 1TB y unidad óptica de BD 4K. También monta una refrigeración, de la que hablaré más adelante en detalle, basada en cámara de vapor. Pero lo más sorprendente de la consola no son sus especificaciones, si no su reducido tamaño. Ya no hablamos de una mola como la ONE original, sino que tenemos ante nosotros una consola elegante, minimalista y de un tamaño muy muy reducido, y, al fin, con fuente de alimentación interna. El tamaño es similar al de la PS4 para que os hagáis una idea. Toda una obra maestra de ingeniería sin ninguna duda.

xbox-one-x-e3-microsoft-release-date-scorpio-preorder-specs-price-buy-966906.jpg Captura de pantalla

En el evento donde se nos presentó la consola pudimos probar varios juegos. Vamos a hacer un repaso por los más importantes y contaros que nos parecieron en cuanto a acabado técnico.

Rise of Tomb Raider. La vuelta de Lara, que ya hemos visto en prácticamente todas las plataformas, muestra claras mejoras en ONE X. Podemos jugar al juego a 60 frames por segundo a una resolución inferior a 4K mediante checkerboard, a 30 frames por segundo a 4K nativos o un modo de alta calidad con 4K checkerboard, 30 imágenes por segundo y mejores ajustes gráficos. El juego luce mucho mejor en la opción de 60 imágenes por segundo bajo nuestra opinión, dando una imagen más limpia debido al aumento de la tasa de imágenes por segundo.

Forza Motorsport 7. El esperado juego de conducción de Turn10 no se podía perder esta cita. También pudimos probar la versión final del juego durante casi 1h, eso sí, jugando con pad. Pese a ello el juego transmite unas sensaciones buenísimas. Al principio, y tras crear nuestro Drivatar, pudimos correr en alguna de las disciplinas que nos esperan a los mandos, como coches de competición bajo una torrencial lluvia en Suzuka o carreras de camiones en Brands Hatch. El juego es todo un gozo para los ojos. La estabilidad de los frames es perfecta, no hay tearing de ningún tipo y la iluminación ha sufrido drásticas mejoras respecto a Forza 6. El acabado gráfico es espectacular y sin duda lo más sorprendente del evento. El juego se ejecuta a 4K nativos y 60 imágenes por segundo sin ningún problema. Cuando veamos análisis técnicos exhaustivos sabremos hasta donde han llegado, pero fue el más impactante sin duda.

Gears of War 4. El juego de Microsoft se ejecutaba a 4K nativos y 30 imágenes por segundo, sin caídas de frames aparentes. Eso si, los ajustes gráficos son los mismos que los de Xbox ONE, un poco lejos de la versión de PC en ultra. 

Quantum Break. Quizás uno de los juegos donde mejor se nota el salto de hardware. Quantum Break en Xbox One se ve borroso, debido a la técnica de reescalado usada, pero en ONE X se ve muy nítido, similar a la versión de PC a 1080p. También ha sufrido notables mejoras en el uso de la oclusión ambiental y resolución de sombras, aunque siguen siendo a una resolución algo baja ya no son ese amasijo de píxeles que vimos en su primera versión en consola. También pudimos apreciar un más que notable popping en la iluminacion volumetrica, que se genera a escasos metros por delante del personaje. El juego se ejecuta a una resolución difícil de asegurar debido a la técnica de reescalado, pero va a 30 imágenes por segundo.

Killer Instinct. El juego de lucha también estaba presente, a unos gloriosos 4K y 60 cuadros por segundo. Un espectáculo visual sin ninguna duda que tras el subidón que consiguió en la segunda y tercera temporada, ahora se muestra como nunca antes en la consola de Microsoft.

Sea of Thieves. No podemos decir cosas muy favorables de él en su apartado técnico, pues exceptuando el agua, y las tormentas que son espectaculares, el resto raya a un nivel bajo. La resolución es 4k checkerboard sin ninguna duda, pues había jaggies y no se veia muy nítido, y la tasa de imágenes se limitaba a 30 observándose con algunas bajadas. No entendemos que este juego no se puede ejecutar a mayor calidad en la consola.

Cuphead. Una de las estrellas del evento sin ninguna duda. éramos muchos los que queríamos probar uno de los juegos más esperados, y sin duda no decepcionó a nadie. El juego se siente realmente bien, como un plataformas de los 90. Los mandos reaccionan a la perfección y el reto es enorme.  Aquí, realmente los datos técnicos son anecdóticos, pues el tratamiento de la imagen es borroso a propósito y el framerate está bloqueado a 30fps.

Sombras de Guerra. la nueva incursión en la tierra media tras Sombras de mordor nos dejó probar su modo de visualización a 4K nativos, aunque la verdad es que el juego en lo técnico no destaca, con una iluminación muy plana y un aspecto un tanto sucio. Si bien es cierto que a nivel de nitidez fue de los más destacados. El framerate era de 30 cuadros por segundo con alguna caída puntual cuando había muchos enemigos en pantalla.

Lucky's Tale. Microsoft Aventura en formas de plataformas 3d muy atractivo a la vista. Colorido, preciosista, el juego es muy agradable de ver a 4k nativos de resolución y 60 imágenes por segundo perfectamente estables. Pero además, en lo personal, nos pareció un juego más que correcto, plataformas, puzzles, combates con jefes, secretos por descubrir, toda una sorpresa de la mano de Playful games.

xbox-one-x-reserva.jpg Captura de pantalla

Assassins Creed Origins. Una de las estrellas y uno de los juegos más solicitados. Pudimos jugar durante unos 30 minutos y la experiencia fue muy satisfactoria. El juego se siente mucho mejor que las entregas anteriores de la franquicia, aunque el plataformeo está aún más automatizado si cabe y la escalada es solo apuntar a una dirección. El combate, por contra, ha sufrido drásticas mejoras: ahora el cubrirse o esquivar es imprescindible y el reto mucho mayor. En cuanto al aspecto técnico del juego, la resolución es 4K checkerboard, y la tasa de imágenes por segundo se queda en 30, pero sufre algunas bajadas en momentos de estrés.

Hay que decir que configuración de las televisiones utilizadas es posible que no fuera la mejor: se notaba un input lag bastante molesto y en algunas tenían activado el motion plus, siendo a veces más recomendable jugar en la pequeña pantalla LCD de la capturadora. Dicho esto, si bien había varios juegos a una resolución de 4K nativos, incluso los juegos a esta resolución no se veían tan increíblemente nítidos como cabría esperar, quedando lejos de lo que puedes ver en un PC conectado a una TV 4K.

Juegos como Gears of War 4 mostraron diferencias mínimas e imperceptibles respecto a su contraparte en ONE. Además, el hecho de que algunos juegos a 30fps mostraran caídas de frames notorias en ocasiones fue un pequeño jarro de agua fría para este servidor que os escribe estas líneas. En la parte positiva, juegos como Quantum Break o Forza 7 muestran un nivel de acabado muy bueno, muy superior al que vemos en la One basica.

xbox_one_x_forza_7.png Captura de pantalla

Además, pese al reducido tamaño de la consola, ésta se calienta muy poco. Si bien estaban sobre una mesa sin nada que les bloquee la ventilación, solo se notaba algo de calor al tacto. Puede ser que el sistema de refrigeracion usado sea el culpable de esto. La refrigeración por cámara de vapor, no confundir con refrigeración líquida como he leido por ahi, consiste en un disipador que tiene en su interior unos conductos rellenos de un líquido conductor del calor. Este líquido se calienta al contacto con el chip, y se convierte en gas, que sube por los conductos y se enfría en las aletas de aluminio, al enfriarse se vuelve a convertir en líquido y el ciclo vuelve a empezar. Muchas tarjetas gráficas con disipador blower hacen uso de este sistema, sin duda mucho más compacto que una solución de ventilación por aire de gran tamaño, aunque algo menos efectiva. Desgraciadamente debido al gentío y ruido ambiente, no pudimos apreciar el nivel de ruido de la consola. Sea como sea, el sistema de refrigeración hace su trabajo, y ha posibilitado el tener una consola de un tamaño tan reducido.

¿Merece la pena dar el salto?

Es una pregunta difícil de responder, y depende mucho de vuestro nivel de exigencia respecto a calidad de imagen. Excepto Tomb Raider no hay ningún juego de entre los probados que aumentara su tasa de imágenes por segundo respecto a su versión de One. En cambio la mejora en calidad de imagen es bastante evidente, sobre todo teniendo en cuenta que muchos títulos de One no llegan a 1080p nativos. Dicho esto, si tienes una TV 4K HDR o simplemente quieres mejorar la imagen en los juegos en una TV 1080p, es un cambio que creemos vas a notar bastante. Si los juegos los vemos en una pantalla 1080p en lugar de una 4K, se van a ejecutar a 1080p nativos y van a implementar super sampling para eliminar los dientes de sierra, si bien queda a elección del desarrollador el que se aumenten también los ajustes gráficos si los vemos a 1080p, tal y como sucede en PS4 PRO. Y hablando del rey de Roma... Se han llenado páginas y páginas comparando ambas revisiones, tanto por parte de los que dicen que One X “It´s a monster” como de los que dicen que apenas hay diferencias. Pues la realidad está en un término medio. Ni es una consola con una potencia alienígena, ni es igual que una PS4 PRO. Es ni más ni menos que un 50% mejor que PS4 PRO.

La Tierra Media: Sombras de Guerra (PC) Captura de pantalla

Ya hay títulos anunciados en ambas plataformas cuya única diferencia es una ligera mayor resolución, no llegando en ninguno de los casos a 4K. Puede ser que veamos juegos a 1440p en PRO y a 1800p en ONE X, pero la diferencia no va a ir mucho más allá. Pero lo que sí que no tiene discusión, es que Xbox ONE X es la consola más potente del mercado, una consola para entusiastas de la calidad de imagen, bonita estéticamente, con reproductor 4k HDR, y muy muy compacta. ¿Está justificado su precio de 500€? Pues eso es algo que el mercado tendrá que decidir. Para este servidor es un precio ajustado para lo que ofrece, aunque muchas veces el mercado se fija más en el valor absoluto que en lo que implica realmente.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana