Las debilidades de PS Vita

Exceso de propuestas ya vistas en sobremesa
Los primeros compases de vida de PS Vita han estado marcados por las ganas de las compañías de sacar ports de algunos de sus títulos exitosos en consolas sobremesa. Esto sirvió para poder ver como la consola era capaz de mover juegos que podían parecer impensables en portátil pero a cambio ha ido llenando el catálogo de juegos que a pesar de ser atractivos por sí mismos, son algo que ya hemos visto anteriormente y que posiblemente ya hemos jugado con anterioridad. Más allá de esta tendencia de ports que va a menos claramente después de los primeros meses, la consola ha ido recibiendo muchos títulos casi iguales a lo que hemos visto en Playstation 3 y Xbox 360. Se echa en falta una apuesta más fuerte por la versatilidad citada anteriormente, ya que salvo algunas excepciones el camino de los controles táctiles no se ha acabado explotando, salvo detalles y añadidos a juegos tradicionales.

Franquicias mal aprovechadas
Que Playstation Vita es capaz de mover cosas vistas en las consolas sobremesa está más que claro. Naturalmente con recortes y con matices, pero la capacidad está ahí. El problema llega con la frase de un famoso anuncio que decía que la potencia sin control no sirve de nada, y algunas compañías no han acabado de comprender que no por tener un nombre con gancho detrás el juego convencerá. Resistance: Burning Skies era uno de los grandes reclamos que ha caído en saco roto. Un caso todavía más flagrante ha sido el de Call of Duty: Black Ops Declassified. Junto a ellos tenemos otros nombres que no se han aprovechado como deberían, caso de FIFA 13 –calco del año pasado- el título de F1 2011 que apareció con la salida de la consola, el recortado Lego Batman 2 cuando por capacidades Vita podría ofrecer mundo abierto como las consolas sobremesa o Ridge Racer, muy mejorable en todos los sentidos. Nombres de peso, pero mal aprovechados. Y a la espera de ver si la tendencia cambia con otros como Bioshock o Killzone.

killzonemercenary.jpg Captura de pantalla

Las tarjetas de memoria
Las tarjetas de memoria de Vita necesarias para grabar contenidos digitales, partidas y demás elementos han vivido envueltas en la polémica desde que saliera la consola. Una de las principales controversias tiene que ver con el excesivo precio al que salieron y al que se mantienen un año después. La tarjeta de 8 gigas, mínimo imprescindible, está a 35 euros, mientras que la de 16 gigas sube hasta los 49’99 euros. El caso es especialmente grave si lo comparamos con los precios en Estados Unidos, donde la conversión nos acaba hacer pagar de más. No es lo único polémico, ya que Sony decidió que la tarjeta de 32 gigas no llegaría a Europa. Quien la quiera importar que sepa que su precio es superior a los 80 euros. Relacionado con las tarjetas tenemos el caso de las cuentas, y es que PS Vita solo permite tener una cuenta relacionada con una sola tarjeta. De esta manera, si alguien quiere tener alguna otra cuenta –por ejemplo japonesa o norteamericana- no solo tiene que tenerla en otra tarjeta de memoria sino también tiene que restaurar PS Vita de fábrica cada vez que quiera cambiar entre una y otra. Un engorro innecesario.

El apoyo de las third parties
Una consola debe tener el apoyo de las terceras compañías para poder sacar adelante. El software es el que vende al hardware. Siempre se ha dicho. Y Sony ha tenido desde su primera Playstation una relación excelente con las thirds, que eso sí cada vez parece que están menos por la labor de publicar en Vita. Empezaron bien, con muchos ports y juegos interesantes. Pero esto se ha ido diluyendo poco a poco al ver que a nivel de ventas no acaba de despegar. Más que el recorrido de este año, que ha ido de más a menos pero con una cantidad importante de títulos, el problema se asoma a medio plazo. Principalmente porque  salvo Team Ninja (Sigma 2 y Dead or Alive 5 Plus) y alguna que otra propuesta –Persona 4 Golden por ejemplo- se echa en falta el anuncio de más proyectos de third party para la consola portátil de Sony. Además, algunos apoyos como los mencionados en las franquicias poco aprovechadas parecían más un compromiso que una apuesta fuerte por la third de turno. Conseguir apoyos y alianzas importantes será vital para Sony. La propia compañía se mostró sorprendida por la falta de apoyo después del lanzamiento.

dead-or-alive-5-plus-cross-play.jpg Captura de pantalla

La promoción de la consola
Sony admitía la semana pasada que debían esforzarse más en promocionar y publicitar su consola. Hacerla atractiva al gran público que de momento no está comprando con ansia la nueva plataforma. Un año después se han colocado dos millones de unidades, cifras que están claramente por debajo de lo previsto por la compañía. Mejorar las estrategias de marketing para acercar la consola a más jugadores y que la base de usuarios aumente es clave para que las thirds apuesten por una plataforma que progresa demasiado lentamente. Darle salida en momentos clave del año –E3, el próximo Playstation Meeting- y hacerla atractiva es un primer paso para que muchos de los puntos repasados en las debilidades de Vita puedan revertirse.

Un año de Vita, diez juegos
Después de un año de vida, la consola portátil de Sony ha recibido una buena cantidad de juegos que han tocado géneros y disciplinas de lo más variadas. Decenas de títulos que han demostrado que el potencial de la consola es innegable y que nos puede dar horas y horas de diversión. Después de doce meses con la plataforma de Sony,  es el momento de repasar los diez mejores juegos que han salido hasta el momento en PS Vita.

Uncharted y el Abismo de Oro



Fue el gran reclamo del lanzamiento de la consola y se ha convertido en un juego que ha demostrado que los TPS (Acción en tercera persona) son posibles en una consola portátil. Sobre todo si tenemos dos sticks analógicos, claro. Un Uncharted de pura cepa con tiroteos marca de la casa, sistema de combate cuerpo a cuerpo sólido y una gran cantidad de elementos extra que podemos buscar y descubrir. Técnicamente es un portento que nunca habíamos visto en portátil alguna, y el juego se adapta a las bondades de Vita usando de diversas maneras las bondades táctiles de la pantalla delantera y trasera. Una aventura de Drake  divertida, variada y muy fiel a lo que la franquicia Uncharted ha representado durante esta generación de consolas.

Lumines: Electronic Symphony



Lumines fue uno de los grandes bombazos del lanzamiento de PSP hace ya unos cuantos años y ha vuelto a ser un juego destacadísimo del catálogo de PS Vita. Esta sinfonía electrónica no es el título más espectacular a nivel visual de la consola, pero sí es una experiencia única en todos los sentidos. La banda sonora, la variedad y calidad de los modos de juego, las novedades jugables con el bloque aleatorio y las mejoras visuales en fondos de pantalla y variedad de los mismos lo convierten en un imprescindible del género del puzles y de la consola en particular. Un título que es entretenido, adictivo y desafiante a partes iguales. El Tetris del nuevo siglo que no tiene casi ningún “pero” que achacarle, más allá de la falta de un modo duelo online, algo incomprensible teniendo en cuenta que la estructura para jugar en línea en PS Vita es excelente.

Pag. 2 de 3

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana