The International, la Emoción de una Competición Millonaria

Reportaje

Finaliza The International 7 con la victoria de Team Liquid

Dota 2 es una bestia extraña. Durante la beta abierta de Overwatch, el gigantesco FPS de Blizzard, de todas las fervientes comunidades de juegos online la del Dota fue la única que no sufrió pérdidas de jugadores. Uno no juega al Dota, uno se obsesiona con el Dota, y esta obsesión no puede quedar más clara en ningún lugar que en The International. El torneo veraniego, que este año celebra su séptima edición en Seattle, es una celebración del Dota y su comunidad circundante como ninguna otra. Este año, Valve ha anunciado un nuevo juego de cartas basado en el mismo, la adición de dos héroes a la vez por primera vez desde hace más de dos años y hemos visto como los genios de OpenIa ponían a prueba su inteligencia artificial (alojada en un USB) contra los mejores profesionales del mundo con resultados más que satisfactorios. Pero para los fanáticos del Dota todo eso palidece en comparación con lo que hemos visto durante esta semana. Esta semana hemos visto buen Dota, hemos presenciado una lucha de auténticos titanes, un choque de naciones y equipos que solo ha sido posible gracias al reclamo que supone un bote de mas de veinte millones de dólares en premios y el excelente estado en el que se encuentra el juego.

De 108 héroes disponibles, solo seis no han aparecido a lo largo del torneo. IceFrog, que es como se apoda el anónimo creador del Dota y Dota 2, ha conseguido equilibrar el juego de tal forma que cada héroe tiene su oportunidad de brillar y todo héroe tiene otro que le contrarresta. Entre otras cosas, uno de los factores contribuyentes a este equilibrio es el modelo de negocio del juego, que opta por ofrecer cualquier contenido jugable de forma gratuita a todos los jugadores. A cambio de una compensación económica se ofrecen suculentas mejoras cosméticas para los héroes y terreno, así como paquetes de música o narradores adicionales de la talla del narrador de Bastion, GlaDos o los mismísimos Rick y Morty. Así, Valve y Icefrog han conseguido alejar la jugabilidad de la recaudación económica, algo que competidores de la talla de Riot o Blizzard no han conseguido, pues los personajes en dichos juegos suelen ser de pago o adquiribles a base de horas y horas de jugabilidad.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

El juego recibió además recientemente una gran actualización denominada The New Journey (algo así como La Nueva Travesía) en la que Icefrog añadió numerosas mecánicas, de las cuales solo destacaremos dos, ambas curiosamente “robadas” de Heroes of the Storm, el MOBA de Blizzard : la introducción de santuarios, estructuras que cada cierto tiempo regeneran la vida y maná de los héroes circundantes, tanto en el terreno de juego como en las bases de ambos equipos y la introducción de talentos, beneficios personalizables partida a partida que dan a nuestro héroe distintas bonificaciones dependiendo de su nivel. Así, la complejidad del Dota, que ya es considerado el juego del género más complicado, aumentaba de manera exponencial. Los nuevos talentos aportaban una capa añadida de complejidad a los ya numerosos y complejos héroes y los santuarios ofrecían nuevos objetivos a tomar, proteger y tener en cuenta.  El mundo del Dota se estaba preparando para algo excepcional cuando los profesionales pusieran a prueba estas nuevas adiciones mecánicas en el escenario más grande que puede pisar un jugador de Dota. Este año, The International tenía todas las papeletas de ser espectacular.

Dos fuerzas dominantes

Para hablar del transcurso del torneo es importante que antes repasemos la historia de las dos fuerzas que han sacudido la escena del esport con los premios más grandes del mundo: el Dota chino y Team Liquid, el equipo capitaneado por Kuroky y última esperanza de Occidente. Ya desde la fase de grupos se veía venir, con Team Liquid y LFY, un joven equipo chino, dominando sus respectivos grupos . Como dijo Jack, panelista encargado de acercarnos a los equipos orientales, hay un cierto fervor patriótico que envuelve a los equipos chinos cuando llega The International. Tras un año en el que ningún equipo chino ha obtenido resultados satisfactorios en los grandes eventos, habían llegado a Seattle con una figurativa bandera ondeando y un Dota tremendamente agresivo con el que desmantelar a sus oponentes. Tanto LFY como Newbee demostraron que, con sus tácticas agresivas y perfecta compenetración, no tenían rival en Oriente u Occidente. Todo apuntaba a que este año se rompería por fin la tradición que dice que los años pares gana Oriente y los impares Occidentes. Este era el año de la furia roja.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

Así, uno tras otro, fueron cayendo todos los equipos occidentales o del sudeste asiático de la zona de ganadores, perdiendo así su “vida extra” en el torneo. Para los equipos que cayesen presa de este infortunio, cada serie de partidas era desde entonces una lucha por la supervivencia, una batalla a muerte donde solo el más fuerte lograría sobrevivir. En este grupo, para sorpresa de muchos, se encontraba Team Liquid que había sido noqueado por los chinos de IG Vitality. El que para muchos era favorito se encontraba ahora con un recorrido por delante tan largo como pedregoso. Nunca antes alguien había ganado The International tras perder la primera serie de partidas. Pero Team Liquid no era cualquier equipo, ni su capitán cualquier capitán. Detrás de Liquid está una de las mentes más extraordinarias del Dota competitivo, un hombre cuyos comienzos en el mismo se remontan al Dota original: el alemán Kuro "KuroKy" Salehi Takhasomi.

De 5Jungz a Team Liquid

KuroKy comenzó su carrera en el Dota competitivo allá en 2008, cuando los premios apenas alcanzaban las cuatro cifras y los jugadores a veces no tenían donde dormir durante torneos. Su primer escuadrón fue el equipo alemán mouseports, donde conoció a Clement “Puppey” Ivanov. Más adelante KuroKy alcanzaría la final de The International con el mismo, bajo el manto de la organización NaVi. De una forma u otra, KuroKy ha estado en cada The International hasta ahora, pero nunca había conseguido alzar el trofeo. La semilla que le llevaría a hacerlo la plantó en 2015, momento en el que se unía con otros cuatro jugadores europeos para crear 5Jungz (en alemán “cinco jóvenes”). Sería en esta formación donde jugaría por primera vez con Lasse “MATUMBAMAN” Urpalainen y Ivan “MinD_ContRol” Borislavov, ambos compañeros este año en Team Liquid y parte fundamental de su éxito. La existencia de 5Jungz sería corta, no porque el equipo se desbandase, sino porque fueron adquiridos por la organización Team Liquid, adquiriendo en el proceso su nombre.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

A lo largo del año hicieron varios ajustes a su reparto de jugadores, pero el trio de europeos siempre estaría ahí. MATUMBAMAN(cuyo nombre se escribe en mayúsculas para desgracia de  los ojos del lector), sería la piedra angular sobre la que KuroKy construiría su equipo en aquel entonces. El finlandés era una máquina de matar en el terreno de juego y rápidamente demostró su habilidad para aniquilar a sus oponentes con una impresionante variedad de héroes. Una capacidad de jugar a cualquier héroe que sería siempre un eje central de la estrategia de Team Liquid y compartía también el búlgaro MinD_Control. Desde la posición de offlaner y jugando habitualmente uno contra dos este jugador se hizo famoso rápidamente por su capacidad de cambiar el rumbo de la partida con una increíble eficiencia a la hora de obtener recursos y destruir a sus enemigos.

Por desgracia, Team Liquid no fue capaz de obtener un buen resultado durante The International 6, lo que hizo a KuroKy comenzar a buscar nuevos talentos. Afortunadamente, uno de los jugadores con más talento del momento, Amer "Miracle" Al-Barkawi, había quedado libre tras obtener un resultado poco satisfactorio con OG en el evento. La estrella jordana había alcanzado recientemente el estrellato tras destacar en las leaderboards internacionales del juego. OG había decidido reclutarlo y la joven estrella logró captar la atención de las grandes mentes del Dota con sus impresionantes jugadas, sobrehumanos reflejos y, de nuevo, increíble versatilidad a la hora de escoger un héroe. Tras dejar OG, Miracle viró hacia KuroKy y su increíble reputación como capitán y compañero de equipo a la hora de escoger una nueva formación. Pero aún faltaba una pieza para completar el rompecabezas de los diez millones de dólares.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

La pieza clave restante

Para entender la importancia que tiene el jugador restante en el éxito de Liquid hay que entender la distribución de tareas en un equipo de Dota 2. Al contrario que otros juegos del género, el Dota no pretende asignar una línea a cada héroe. Cada héroe puede ser jugado en distintas posiciones, dependiendo de la preferencia del jugador o equipo que lo haya escogido. Lo que sí suele ser invariable es la distribución de tareas. En toda partida profesional podemos encontrar: dos “cores” principales que se encargan de obtener recursos del mapa con los que eventualmente destruir tanto héroes como estructuras enemigas; un “offlaner” que se encarga principalmente de molestar a uno de los cores enemigos y causar presión en el mapa; un “support” que funciona como canguro o cuidador de los demás héroes y, finalmente, un “roamer” o segundo support cuyos movimientos por el mapa determinan el curso de la partida. Frente a la estabilidad al principio de la partida de las otras posiciones, el roamer trata de rotar por el terreno con la mayor frecuencia y efectividad posible, leyendo los movimientos del equipo contrario para dar una ventaja en muertes y objetivos tomados a su equipo. Nunca ántes en la historia del Dota había tenido esta posición tanta importancia, pero este año todas las miradas estaban puestas en ellos. Una buena o mala ejecución por parte de estos jugadores podía afectar completamente el curso de una partida.

Durante la penúltima encarnación de Team Liquid el jugador encargado de desempeñar esta posición fue Kanishka 'Sam' "BuLba" Sosale. Pese a sus años de experiencia y claro entendimiento total del juego, BuLba tendría que dejar el equipo para abrir paso a un nuevo galáctico del Dota: Maroun "GH" Merhej. GH se hizo notar por primera vez a finales del año pasado y, tras suplir a BuLba durante el torneo de Diciembre de Star Ladder, KuroKy decidió que el equipo le necesitaba. Con el paso del tiempo y tras varias victorias, GH demostró que era crucial para el equipo y su dominio de determinados héroes comenzó a ser temido por la mayoría de los profesionales sin la suerte de estar en su equipo. Héroes como IO, Keeper of the Light o Earthshaker empezaron a ser extremadamente valiosos para Team Liquid mientras GH estuviera al frente y rápidamente KuroKy empezó a formar sus estrategias alrededor del mismo. Para la final del torneo ruso Epicenter, Liquid habría demostrado una capacidad de agresión y cohesión simultáneas tales que fueron capaces de derrotar al equipo de superestrellas americano Evil Geniuses en una espectacular paliza 14-1 que aun recuerdan los fans del Dota de forma humorosa. Fue esta victoria la que terminó de convencer a Valve para invitarles de forma directa a The International 7.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

Un duro y largo recorrido

Un año más, Kuroky había conseguido calificarse para entrar a The International. Un año más, trataría de demostrar al mundo que sus habilidades como capitán y estratega no tienen rival. Pero en el Dota no hay guerra ganada en la que no se pierdan batallas. Tras una dominante fase de grupo en la que solo perdieron tres partidas de catorce parecía que Liquid iba a tener un plácido recorrido por el escenario principal. Por desgracia y sorprendentemente su primer contrincante, los chinos de IG Vitality, lograría romper las estrategias de Kuroky gracias a una desmesurada agresividad y brillantes jugadas individuales de algunos de sus jugadores. Así, lo que debería haber sido un recorrido por el torneo desde las alturas, donde comodas colchonetas pararían su caída, debían hacerlo desde la colchoneta misma debajo de la cual solo había dura derrota. Si perdían una sola serie de partidas serían derrocados sin una segunda oportunidad, sus sueños de alzar el trofeo representado por la Égida del Inmortal rotos para siempre.

Pero Liquid no es un equipo que se deje amedrentar fácilmente. Con KuroKy al frente y gracias también a la extraordinaria confianza en el mismo del resto de sus jugadores el equipo lograría derrotar a cualquier rival que se le ponía por delante. Gracias a una serie de estrategias que parecían imparables lograrían derrotar a los europeos Team Secret, a los chinos de LGD y a los rusos Team Empire y Virtus Pro. Estos últimos montaron una espectacular defensa durante la primera partida, que por poco no alcanzó las dos horas de duración. Fue una impresionante demostración de paciencia y estrategia por parte de los dos equipos en la que cualquier paso en falso podría dar la victoria a un equipo. Finalmente la paciencia de KuroKy y su equipo, así como algunos error minúsculos de los contrarios permitieron a los europeos destruir el trono enemigo y, dos partidas después, su recorrido en el torneo.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

Finalmente, tras el recorrido más espectacular de la historia de The International (habiendo jugado cinco series al mejor de tres), Liquid se había clasificado para la semifinal. Jugaría contra LFY, cuya extraordinaria versatilidad y, de nuevo, poderío al comienzo de la partida habían conseguido atemorizar al resto de oponentes durante la duración del torneo. El día anterior LFY había perdido contra Newbee, el equipo chino capitaneado por el ex – militar Song "Sccc" Chun y ahora debían vencer a Liquid para volver a enfrentarse a ellos en la final. Por otra parte, si Liquid conseguía derrotarles habrían demostrado finalmente ser uno  de los mejores equipos del torneo y no solo uno con un puñado de estrategias brillantes pero frenables.

Unas semifinales de infarto

Dudo que sea fácil morir de infarto miocárdico antes de cumplir una treintena de años pero hoy Liquid y LFY han hecho lo posible para conseguirlo conmigo. En unas semifinales que pasarán a la historia, ambos equipos se midieron en un choque de estrategias y composiciones de héroes, las virtudes y defectos de ambos a plena vista de cada uno tras un largo y sufrido torneo. La fase inicial de cada partida en la que se escogen y prohíben cinco héroes por cada equipo resulta aburrida para el novato, pero para el veterano espectador de Dota es un apasionante duelo por conseguir cualquier ventaja sobre el oponente ántes del comienzo de la partida. Como decía Peter “PPD” Dagger durante uno de los descansos entre partida y partida: “El sueño de todo equipo es ganar la partida antes de empezar”. La complejidad y variedad de los héroes del Dota 2 lleva a determinados héroes a requerir una composición concreta para ser derrotados. KuroKy consiguió incluir a dos de estos héroes calificados de “anti-Dota” en una misma partida, desmontando así cualquier estrategia rival que ahora necesitaba un número imposible de héroes para poder derrotarles. LFY, capitaneado por el veteranísimo Xie "Super" Junhao, no se lo dejaría tan fácil.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

 Durante la primera partida los chinos ejecutaron una estrategia tremendamente disruptiva para lidiar con Liquid. Su héroe principal, Lifestealer, cuya principal habilidad le permite esconderse en las entrañas de otro héroe, se escondía en Puck, un héroe extremadamente móvil, creando así un vehículo de destrucción que encontró y fulminó numerosas veces a Liquid. Miracle, el jugador de Liquid que normalmente más efectividad tiene a medida que avanza la partida, veía cualquier esfuerzo de contraatacar convertido en muerte. Tras cincuenta largos minutos y algún susto para los chinos de manos de MATUMBAMAN  que amenazaba con destruir su base durante cualquier pelea (estilo de juego conocido como rat Dota o “Dota de ratas”) KuroKy capituló. Para la segunda partida Kuroky decidió probar la misma estrategia, asegurándose en el proceso de conseguir dos héroes que pudieran funcionar como vehículo para Lifestealer e impidiendo así cualquier reacción enemiga.

La última partida comenzaba con una aplastante ventaja de Liquid. Morphling, el héroe más importante de la composición de LFY era uno de los tres héroes con menos recursos de la partida y Liquid se mantenía cómodamente por delante. Poco a poco y gracias a la composición orientada a tomar objetivos que había elegido KuroKy los objetivos clave iban cayendo. Torres y barracones, las estructuras de cuya permanencia en el terreno depende un equipo,  eran presa de Liquid. Pero esto es The International y sus rivales semifinalistas de la misma y no iban a irse sin plantarles cara. Un pequeño error de Liquid llevó a ocho muertes consecutivas del equipo europeo.  Las esperanzas de Occidente parecían desvancerse y una final china parecía inevitable. Pero, el equipo de KuroKy consiguió, tras una frénetica pelea de más de dos minutos, alzarse con la victoria.

The International, la Emoción de una Competición Millonaria Captura de pantalla

Llegada la final contra Newbee,  Liquid estaba intratable. Lejos de estar agotados por las partidas anteriores, el equipo europeo parecía estar a un nivel completamente por encima del segundo finalista del torneo. Tras una desastrosa primera partida para Newbee, el equipo chino mostró signos de esperanza durante la segunda y tercera partidas. Pero Liquid, ayudados por la experiencia de un recorrido mucho más largo por el torneo, fueron inquebrantables y tarde o temprano acabaron por cerrar ambas partidas sin importar lo bien que empezase el equipo chino. Durante la última partida del torneo, tras una cierta ventaja china inicial, una vertiginosa jugada de equipo ejecutada por GH conseguía salvar a su compañero Miracle de una certera muerte el cual respondió asesinando a tres de los miembros del equipo enemigo en apenas unos segundos. Así, las tornas de ese último enfrentamiento cambiaban y poco después Liquid se alzaba con su primera The International y además lo hacía siendo el primero en no perder una sola partida durante la Gran Final.

¿Ahora qué?

Durante todo el torneo un mensaje ha resonado entre analistas y jugadores: “hay que jugar para ganar, no para no perder.” La frase la decía Bulba, antiguo miembro de Team Liquid de cuyos conocimientos sin duda ha dado uso KuroKy para ganar este año.  Lo que queda en evidencia es que ningún equipo jugaba tanto para ganar como Liquid. Varios de sus miembros han dicho durante entrevistas a lo largo del torneo que no sentían la presión, que para ellos cada partida era una partida más de Dota. Como espectador, estaba claro que era así, hasta el punto de usar burlas o trolearse los unos a los otros durante la Gran Final. Gran parte del mérito de crear este ambiente, esta atmósfera de compañerismo y cordialidad la tiene KuroKy y por eso la imagen del año es la de sus lágrimas. Pocos saben lo que ha luchado cualquiera de estos jugadores para hacerse con este trofeo y pocos han luchado tanto como este veterano del primer Dota. Por eso, y más en una persona tan calmada y estoica como KuroKy, ver su rostro humedecerse es ver años y años de esfuerzo finalmente recompensados. Los diez millones de dólares que se llevará su equipo por ganar también ayudarán a materializar esa recompensa.

Pero no todo es gloria para los ganadores de The International. Tras la victoria Team Liquid fueron llevados por varios pasillos, ascensores y demás obstáculos rodeados de cámaras, fans y personal del evento. Durante el que debería haber sido su paseo glorioso Kaci, encargada de entrevistarles, preguntaba a MATUMBAMAN que sentía tras haber ganado. El jugador de Liquid, que siempre ha pecado de excesiva honestidad, contestaba que se sentía vacío. Tras haber ganado The International, dijo, no tiene propósito en la vida. Hasta entonces las partidas llevaban a algo. Y ahora, ¿qué? Probablemente, jugar más Dota.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana