Súper Poderes: Las habilidades más devastadoras

Reportaje

Muchos son los videojuegos nos aportan, entre muchas otras cosas, la posibilidad de vivir historias y realizar cosas que nunca podríamos hacer en la vida real. Es una de sus grandes virtudes, poder recrear universos donde la imaginación vive en plena libertad y donde podemos ser lo que nosotros queramos. Protagonistas que van más allá del ciudadano a pie. Inspirado en los cómics y la creación de súper héroes, los videojuegos también nos han permitido a lo largo del tiempo poder ser los protagonistas de esos súper poderes devastadores que siempre han marcado la diferencia en una batalla entre el bien y el mal. Y eso es  lo que se quiere homenajear en este reportaje: los mejores poderes que hemos podido controlar en videojuego alguno.

Dishonored es el último juego aparecido hasta el momento que ha aprovechado el uso de poderes para dar ventaja al protagonista de turno, en este caso Corvo. Con habilidades devastadoras en nuestro haber para poder superar la fresca y sorprendente propuesta de Arkane Studios nos decidimos a repasar los mejores poderes, los más devastadores y/o útiles de todos. Esos con los que el jugador se siente seguro de triunfar ante los acontecimientos que los juegos proponen delante de sí. Esos sin los cuales no seríamos tan poderosos y seguramente no podríamos terminar tantos juegos como desearíamos.

Oddworld: Abe’s Odyssee – Cántico
(PC, Playstation, PSN, XBLA y otros)


El universo Oddworld es uno de los mundos más espectaculares que se crearon en los años noventa. Fantasía pura con un protagonista, Abe, muy particular e interesante. La mezcla entre plataformas y puzle en una puesta en escena bidimensional fue todo un acierto, y con el tiempo se ha considerado el juego como un gran clásico. Abe podía saltar, correr, agarrarse a salientes o esconderse de los enemigos. Pero su principal virtud era precisamente el cántico que tenía, capaz de controlar a los enemigos mediante este particular poder. Gracias a ello podíamos deshacernos de rivales que nos barraran el paso o superar ciertos puzles usando sus cuerpos. Solo tenía un contratiempo, y es que Abe debía estar a salvo al realizar el cántico ya que su cuerpo quedaba vulnerable durante este cántico mágico.

Bioshock – Electro Bolt
(PC, Playstation 3 y Xbox 360)


Bioshock es una de las grandes sorpresas de la presente generación de consolas. La obra ideada por Ken Levine dio un punto de vista muy particular en lo que juegos de acción en primera persona se refiere, y ofrecía una narrativa visual, un argumento, un desarrollo y un diseño artístico que lo encumbraron a lo más alto. Junto a todo ello tenía un elemento diferencial en esto de dar disparos: además de un buen arsenal contaba con los plásmidos, poderes muy útiles que complementaban el gasto de munición con ataques devastadores. A pesar de contar con muchos de ellos, nos quedamos con el Electro rayo,  un auténtico infierno para los Splicer que se podía potenciar hasta llegar a niveles espectaculares. Electrocutar a enemigos, usar el agua como elemento conector para acabar con diversos de ellos a la vez, encender interruptores variados… muy versátil y poderoso.

Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo – La daga del tiempo
(PC, Playstation 2, Gamecube, Xbox)


Prince of Persia se considera por muchos una de las mayores aventuras de la pasada generación gracias a su mezcla de géneros y a su acercamiento al género de las plataformas con un protagonista ágil y dinámico que conseguía estar a la altura del nombre que llevaba. Uno de los elementos más interesantes de la obra de Ubisoft era precisamente algunos artilugios que formaban parte de las reliquias de arena. Entre estos cuatro objetos, uno de ellos es la daga del tiempo, un artefacto que nos daba poderes imprescindibles como poder retroceder en el tiempo hasta diez segundos hacia atrás, algo que nos daba margen de error para poder gestionar mejor ese salto que no nos había salido del todo bien o replantear una batalla que se nos ha vuelto en contra. Nos quedamos con el retroceso del tiempo, aunque también podía ralentizarlo, congelar a los enemigos o tener visiones.

Super Mario Bros – Estrella
(Consolas Nintendo)


Super Mario es un icono dentro del mundo de los videojuegos que lleva más de 25 años dando guerra en distintas plataformas de Nintendo y en distintos formatos. Basándonos en el Mario principal, el de las plataformas, tenemos ante nosotros un fontanero capaz de transformarse para conseguir todo tipo de habilidades. La más devastadora de todas es seguramente el poder que le da la estrella durante un tiempo ilimitado. Con ella, Mario es capaz de arrasar a toda velocidad con todo lo que se encuentre por delante. Esas flores pirañas ya no son problema, los goombas y koopas salen despedidos con tan solo tocarlos… invencibilidad total durante escasos segundos, pero decisivos para poder superar según qué tramos de fase. También podríamos mencionar el reciente tanoki dorado de Super Mario 3D Land, que ayuda de manera poderosísima a los menos habilidosos con el juego.

Sonic 2 – Super Sonic
(Megadrive)


Si hablamos de algunos de los poderes de Super Mario, no podemos olvidarnos de su gran competidor durante los años noventa: el erizo azul Sonic. La mascota de Sega tenía como principal objetivo llegar al final de cada fase hasta dar con Robotnik, pero además también podía recolectar las esmeraldas del caos. Una vez teníamos las siete piedras preciosas y con una cierta cantidad de anillos en nuestro haber, podíamos convertirnos en Super Sonic en un guiño similar al universo de Dragon Ball. Con esta transformación conseguíamos poderes nunca vistos en el erizo: capacidad de volar y movernos a una velocidad endiablada, romper elementos con suma facilidad, invencibilidad ante los enemigos y mayor agilidad en saltos y movimientos en general. Una auténtica pasada que luego se traspasó a otros juegos de la serie.

Pag. 1 de 4

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana