RetroMadrid 2009, el museo del píxel

Reportaje

La mitificación de los recuerdos es inherente a la naturaleza humana. Existe una tendencia natural a mirar hacia el pasado con añoranza, en la creencia de que todo lo que rodeó nuestra feliz infancia fue claramente mejor que lo que hoy disfrutamos. Aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor es, así, una máxima que los que ya vamos pintando canas y acumulando algún kilillo de más en la zona abdominal nos empeñamos en demostrar como cierta a la mínima ocasión. Y aunque a menudo la magia que queremos ver en esos recuerdos no sea más que puro sentimentalismo, hay veces en que una mirada retrospectiva hacia lo que nos hizo disfrutar hace años confirma que, efectivamente, estábamos en lo cierto.

retromadrid_19_0.jpg Captura de pantalla

En lo referente al mundo del videojuego -y por extensión al de la informática-, el paso de los años ha construido una justificada leyenda entorno a los sistemas y títulos que abrieron el camino a una industria que hoy lidera el sector del ocio audiovisual. Los que la vimos dar sus primeros pasos, allá por los lejanos 80, sabemos bien cuáles han sido sus logros y fracasos durante todos estos años, y pese al paso del tiempo y la enorme evolución sufrida en todos sus ámbitos, no podemos evitar sentir una profunda admiración por sus orígenes y todo lo que se relaciona con ellos. Vivimos la evolución tecnológica con voracidad geek, deseosos de conocer cada nuevo avance en el sector, y sin embargo no dejamos de echar de menos el píxel, las cintas y los monitores monocromo.

/es/node/Array

Como respuesta a ese sentir nostálgico que despiertan los cimientos de la industria, surgió hace ya un lustro RetroMadrid, una feria que ha ido creciendo de forma exponencial durante sus distintas ediciones hasta convertirse en un referente dentro de la escena revival dentro de nuestras fronteras. Lo que surgió como una reunión de aficionados a las vetustas plataformas de 8 bits, en especial al MSX, con el sencillo objetivo de intercambiar títulos y experiencias en torno de sus máquinas, ha acabado por convertirse en un acontecimiento anual que se empeña en mirar atrás con la convicción de que en lo obsoleto hay aún mucho por disfrutar. Tras las puertas de la feria, año tras año, el visitante descubre cúan viva sigue una tecnología pionera y, por ende, osada que se resiste a dar sus últimos coletazos.

retromadrid_17_0.jpg Captura de pantalla

La edición de este 2009, celebrada el pasado 14 de marzo, ha servido para confirmar a todas luces este extremo. El éxito rotundo de la misma viene avalado por más de 1100 visitantes, algo impensable en sus orígenes que pone de manifiesto el creciente interés que lo retro suscita en los aficionados al videojuego. Y no sólo dieron fé de ello los talluditos jugones que tuvieron la fortuna de vivir en primera persona los dorados años de la multicarga y el OPQA, sino que la edición de este año ha demostrado que el interés por aquellos días trasciende barreras de edad y experiencia frente a la pantalla. RetroMadrid 2009 ha sido la prueba palpable de que existe una consciencia general de la importancia del pasado de la industria que comparten niños, jóvenes y adultos, y a todos pudo vérseles desfilar frente a sus expositores en un común disfrute de todo cuanto allí se mostraba.

retromadrid_05_0.jpg Captura de pantalla

El Centro Sociocultural El Greco acogió un año más una extensa representación de lo más granado de la tecnología más representativa de la época, mostrada en diferentes expositores donde la concurrencia pudo redescubrir -o hacerlo por primera vez, en su caso- cómo eran los videojuegos que asentaron las bases para la industria actual hace ya varias décadas. Desde legendarias máquinas como los famosos Spectrum, Amstrad o MSX, hasta sistemas algo más recientes como Neo-Geo o Dreamcast, pasando por recreativas, portátiles de diversa índole, o añejos compatibles y Macintosh con precarísimas especificaciones técnicas. Y entre las piezas de coleccionismo y los variados títulos jugables -desde Freddy Hardest a La Abadía del Crimen-, diversos stands con merchandising ex profeso donde los mitómanos hacían acopio de recuerdos de sus recuerdos -camisetas, chapas, y software y hardware para todos los gustos.

retromadrid_15_0.jpg Captura de pantalla

Pag. 1 de 3

Anterior Siguiente

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana