Regreso al Pasado: Tekken

Regreso al pasado

Existen franquicias que, aunque no hayan inventado absolutamente nada, ni se preocupen por revolucionar el género al que pertenecen de una manera u otra, o que ni tan siquiera logren despuntar en su apartado audiovisual, llegan a alcanzar un éxito más que considerable que les permite mantener una salud envidiable a lo largo de los años, las generaciones e incluso las tendencias. Ese es el caso de Tekken, saga nacida bajo la sombra de Virtua Fighter que, si exceptuamos su sistema de control basado en botones dedicados a cada extremidad de los luchadores en lugar de a diferentes grados de contundencia de los golpes, era prácticamente un copy & paste de la propuesta poligonal de Sega, añadiendo por supuesto las reglas y maneras que cual dogma religioso instauró Capcom con su Street Fighter II. Puede que Tekken no sea el más guapo ni el más revolucionario, pero Namco ha sabido hacer bien las cosas con esta franquicia desde el principio lo que, unido a sus numerosas virtudes, hacen que la marca no haya perdido fuelle con el paso de los años.

En salones recreativos, o al menos en los que este humilde servidor de ustedes solía frecuentar dos décadas atrás, se convirtió en rey indiscutible del género ya desde su primera entrega. Solo los aficionados acérrimos e incondicionales a la rama bidimensional de la lucha versus anteponíamos otros títulos tales como Street Fighter Alpha o el KOF de turno. Para el resto solo existía Tekken (también Virtua Fighter, sí, aunque con menor presencia). El recorrido de la franquicia en salones arcade occidentales no fue muy longevo (en 1997, año de lanzamiento de Tekken 3, los recreativos ya comenzaban a cerrar masivamente por estos lares), aunque en Japón aún a día de hoy goza de muy buena salud, manteniendo un pulso con Virtua Fighter que, a día de hoy y en espera de que Sega lance una nueva entrega numerada de su franquicia, parece estar ganando sin muchos problemas.

Tekken (1994)
Tekken (1994)

En formato doméstico la carrera de esta saga también ha estado plagada de éxitos. Tras permanecer como exclusiva de la familia PlayStation durante largo tiempo y lograr convertirse en la saga de referencia del género de la lucha tanto en PS1 como en PS2, su apertura multiplataforma con Tekken 6 no hizo sino engrandecer su leyenda. Una leyenda que ahora promete alcanzar su cénit con la secuela de uno de los mejores títulos de la franquicia: Tekken Tag Tournament 2. Una locura recopilatoria en la que se dan cita todos los personajes que han aparecido en la saga hasta la fecha (en el momento de redactar estas líneas, y si dejamos apartado a Gon al tratarse de un personaje licenciado, aún no ha aparecido el Dr. Boskonovitch, pero todavía no pierdo la esperanza de que sea finalmente anunciado), el modo tag que tan bien funcionó en el TTT original y la miríada de modos de juego a los que tan bienacostumbrados nos tiene la franquicia en sus irrupciones domésticas. En definitiva, uno de los lanzamientos del año no solo para el género de la lucha versus, sino también para los catálogos generales de Xbox 360 y PlayStation 3, además de motivo suficiente para que dediquemos un extenso reportaje a la saga. Sin más dilación, subamos a nuestro viejo y fiel DeLorean y comencemos el viaje. We are Tekken!

Tekken
Año de lanzamiento: 1994

Plataformas: Arcade, PlayStation, PlayStation 2 (incluido como extra en el videojuego Tekken 5), PlayStation Network.

Street Fighter II (Capcom, 1991) cambió para siempre la percepción que usuarios, prensa y desarrolladores tenían del hasta entonces minoritario género de la lucha versus. Dicho juego se convirtió en el Call of Duty de su época, lo que generó la inevitable miríada de clones, copias y propuestas más o menos acertadas por parte del resto de compañías del mundillo, todas con la intención de hacerse con una porción del jugoso pastel que el juego de Capcom devoraba desde su trono de rey indiscutible del género. Tras un par de años en los que Street Fighter II tuvo como rivales a títulos más o menos similares que seguían claramente su estela (Fatal Fury 2, Art of Fighting, Mortal Kombat o World Heroes, por citar algunos), finalmente llegó una propuesta que, si bien respetaba los conceptos básicos del género (lucha uno contra uno, una barra de salud para cada personaje, combates divididos en varios asaltos…), daba un giro de 180º en lo que a apartado visual y mecánica se refería.

Regreso al Pasado: Tekken Captura de pantalla

Dicho título no era otro que Virtua Fighter (Sega, 1993), un juego de lucha que, a diferencia del resto de sus competidores, había sido desarrollado alrededor de un engine poligonal en lugar de hacer uso de los clásicos sprites bidimensionales de toda la vida. Pero esa no era la única revolución conceptual que dicho juego proponía, dado que la propia mecánica de los combates era radicalmente diferente a lo visto hasta entonces: nada de proyecciones de energía o golpes imposibles; en su lugar, el juego de Sega proponía un acercamiento mucho más táctico y realista a la lucha. Así, Street Fighter II y sus herederos se convirtieron en abanderados del arcade, la espectacularidad y la fantasía, mientras con Virtua Fighter se inauguraba la rama del género que ensalzaba la simulación, la verosimilitud y un tono general más realista en lo referente a plasmar las artes marciales en formato videojuego. La revolucionaria propuesta de Sega se convirtió en todo un éxito, por lo que era inevitable que alguien acabara siguiendo sus pasos. Dicho alguien no fue otro que Namco, poderosa desarrolladora cuya presencia y fuerza en los salones recreativos se situaba al mismo nivel que la exhibida por Sega o Capcom.

Regreso al Pasado: Tekken Captura de pantalla

Tekken, la propuesta de Namco en la por entonces aún recién nacida rama poligonal del género de la lucha versus, acabó demostrando ser un digno competidor de Virtua Fighter, hasta el punto de superar al juego de Sega en no pocos aspectos. Gráficamente hablando era mucho más espectacular y agradable a la vista gracias a la poderosa placa que albergaba al juego, la cual permitía mostrar polígonos texturados con una solvencia y maestría envidiables. El mencionado hardware, que respondía al nombre de Namco System 11, no era otra cosa que la PlayStation original adaptada al formato placa recreativa, y formaba parte de la alianza entre Sony y Namco que pretendía paliar la falta tanto de experiencia como de presencia en el terreno arcade por parte de la creadora de PS1. Con Namco de su lado, Sony se aseguraba conversiones exclusivas para su primera consola doméstica de algunos de los mejores juegos lanzados en recreativa, algo que le permitiría competir de tú a tú con Sega y su Saturn, e incluso jugar con ventaja dado que al desarrollar Namco sus juegos bajo una placa similar a PS1 se daría lugar a conversiones domésticas 1:1, algo a lo que Saturn no le era tan fácil aspirar.

Regreso al Pasado: Tekken Captura de pantalla

Eso sí, para cuando Tekken llegó a los salones recreativos ya era demasiado tarde para colgarse la medalla de “mejores gráficos jamás vistos en un juego de lucha poligonal”, dado que un mes antes Sega había lanzado su Virtua Fighter 2. Aun así, el título de Namco se convirtió en todo un juegazo por méritos propios, así como en una clara alternativa a VF que incluso gozó de una mayor presencia en no pocos salones recreativos de medio mundo. Namco se esforzó además en desarrollar un hilo narrativo de gran peso y calado para su título. Aunque partía de un concepto ya típico y tópico en el género (un gran torneo de lucha celebrado a nivel mundial, promovido por una poderosa y oscura organización liderada por un despiadado experto en artes marciales), era en las propias biografías de los personajes y en la interacción entre ellos donde encontrábamos el verdadero valor argumental del juego.

Regreso al Pasado: Tekken Captura de pantalla

El torneo responde al nombre de Rey del Puño de Hierro, y el premio para el vencedor son ni más ni menos que 1000 millones de dólares. Ello atrae a luchadores y expertos en artes marciales provenientes de todos los rincones del mundo, aunque el interés por participar se encontrará para muchos completamente desligado del monetario. El propio organizador del evento, Heihachi Mishima, cuenta con una poderosa razón para auspiciar el torneo, que no es otra que la de verse las caras con un misterioso luchador que lleva años dando que hablar puesto que nunca ha sido derrotado en combate pese a haberse enfrentado a algunos de los mejores expertos en artes marciales conocidos. Heihachi es un hombre cruel, ambicioso y despiadado, que no dudó en enterrar vivo a su padre para hacerse con el control de la corporación Mishima Zaibatsu, como tampoco tuvo el más mínimo remordimiento a la hora de arrojar a su hijo por un acantilado cuando éste tenía solo cinco años de edad, dejándolo abandonado y herido de muerte. Sin embargo, y por alguna razón inexplicable, aquel niño sobrevivió, puesto que el misterioso luchador que se abre paso con insultante facilidad por el torneo responde al nombre de Kazuya Mishima. Han pasado 21 años desde que Heihachi diera por muerto a su hijo, y ahora ha llegado el momento de saldar cuentas de manera definitiva.

Regreso al Pasado: Tekken Captura de pantalla

Pag. 1 de 11

Anterior Siguiente

Comentarios

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana