Regreso al Pasado: Sonic CD

Reportaje

¿Cuál es el mejor juego de Sonic de la historia? Si planteamos esta pregunta a un joven aficionado a las aventuras del erizo azul, seguramente no sabrá qué contestar, ya que prácticamente todos los títulos de Sonic lanzados en los últimos años andan parejos en características y atributos. Que estos juegos sean buenos o malos ya es cuestión de gustos y objeto de análisis más o menos profundos, que pueden llevar a conclusiones que van desde la aseveración de que todo lo publicado sobre Sonic en los últimos diez años es pura bazofia hasta aquellos que ponen la mano en el fuego afirmando que dichos juegos son tan divertidos y entretenidos a su manera como los lanzados antaño. Si el aficionado que debe contestar esta pregunta ya es más veterano y ha vivido con intensidad la generación de los 16 bits, seguramente tendrá las cosas más claras. Que la mejor época de Sonic fue la que le vio nacer y convertirse en un icono de este mundillo (cada vez se me hace más raro usar la palabra 'mundillo' para definir a una industria que ha crecido hasta alcanzar un tamaño monstruoso, pero bueno, es una sección retro, así que…) es algo que los que vivieron dicho alumbramiento en primera persona no dudan un solo segundo en certificar. Aun así, ¿cuál es el mejor juego de Sonic de la historia?

01_94.jpg Captura de pantalla

Para quien esto suscribe, su corazón ha estado largo tiempo dividido entre dos títulos: Sonic 2 y Sonic CD. Poner uno por encima de otro me parecía injusto, y aún me lo sigue pareciendo. Sin embargo, hay que rendirse a la evidencia: Sonic CD fue un título único, irrepetible, algo que jamás podremos volver a ver porque ni la industria, el género, los desarrolladores o el grueso de los aficionados que hoy día compran títulos de Sonic son ni mucho menos los mismos. En los últimos años hemos visto títulos del erizo azul que han intentado inspirarse u homenajear a los cuatro primeros y legendarios juegos de Sonic que vieron la luz en Megadrive. Sin embargo, a ninguno de ellos, ni siquiera al futurible Sonic Generations, se le ha ocurrido mirarse en el espejo de Sonic CD, como si hacerlo ya fuera una herejía demasiado evidente.

/es/node/Array

Y es que no nos engañemos. Juegos recientes como pueden ser Sonic 4, Sonic Colours (versión DS) o incluso el aún no publicado Sonic Generations pueden inspirarse u homenajear a los Sonic clásicos; sin embargo, al final acaban siendo tan parecidos a ellos como un huevo a una castaña. Uno se pregunta cuándo olvidó Sega que Sonic protagonizaba en sus primeros años de existencia juegos de plataformas en lugar de títulos en los que, ya sea en dos o tres dimensiones, todo se reduce a correr lo máximo posible por escenarios estrechos, sin un momento de respiro, surcando loopings cada vez más enrevesados. Los Sonic clásicos también eran rápidos (o al menos todo lo rápidos que permitía la tecnología de la época), pero ante todo eran juegos de plataformas en los que la velocidad de nuestro personaje se convertía en un elemento más del que echar mano a la hora de superar los obstáculos que se interponían en nuestro camino, no en su única razón de ser.

03_80.jpg Captura de pantalla

Ojo, antes de que las nuevas generaciones se me echen encima quiero dejar claro que no estoy aboliendo los Sonic modernos solo por que hayan perdido las señas de identidad que convirtieron a la quintología de títulos clásicos (Sonic 1, 2, 3, Knuckles y CD) en obras maestras intemporales. Que los Sonic de ahora gustan es evidente, dado que las ventas siguen acompañando a la franquicia a pesar de la sobreexplotación a la que Sega la somete. Sobreexplotación por otra parte comprensible mientras dicha serie no pierda el favor del público, y si no que se lo digan a Mario, aunque la diferencia es que mientras Nintendo lanza un New Super Mario Bros. que consigue casi sin esfuerzo no solo estar a la altura del clásico en que se inspira, sino engrandecerlo a base de añadir elementos interesantes, Sega pone sobre la mesa un Sonic 4 que, sin ser ni mucho menos un mal juego, no alcanza ni por asomo el nivel de su principal referente. Quién sabe, quizá la compañía del erizo azul siempre quiso que su mascota fuera lo que es hoy día, solo que en sus primeros años la tecnología de la época no se encontraba lo suficientemente avanzada como para conseguirlo. En definitiva, la diferencia entre los Sonic clásicos y modernos quizá sea que Sonic ha pasado de ser velocidad a ser solo velocidad.

04_79.jpg Captura de pantalla

Pero dejémonos de pájaras mentales. Hoy estamos aquí reunidos para homenajear a un clásico con mayúsculas. El condensador de flujo de nuestro viejo y fiel De Lorean se encuentra cargado hasta arriba, listo para llevarnos hasta principios de los 90. Antes de partir, y dado que nos encontramos en plena época estival y es de suponer que tendremos más tiempo para dedicar al noble hábito de la lectura, permitidme recomendar unos cuantos textos destinados a documentarse sobre todos los acontecimientos que acabaron desembocando en el desarrollo del título que nos ocupa. Para comenzar, es conveniente echar un vistazo a la historia del desarrollo del primer Sonic the Hedgehog, todo un memorándum de lo mejor de una época irrepetible (la generación de los 16 bits) y del funcionamiento interno de una compañía mítica (Sega) que, por mucho que nos duela a quienes la idolatramos en su momento, a día de hoy es una mera sombra de lo que fue. Para seguir, nada mejor que leer con detenimiento el artículo dedicado a Sonic 2, dado que el desarrollo de dicho título guarda bastantes semejanzas con Sonic CD. También me veo obligado a recomendar, aunque ya como lectura opcional, el reportaje dedicado a la malograda y sin embargo inolvidable plataforma Mega-CD, ya que después de todo fue el sistema bajo el que vio la luz el juego en el que se encuentra centrado el presente reportaje. Bien, una vez hechas las recomendaciones de rigor, es el momento de pisar el acelerador hasta los 140 kilómetros por hora. Los 90 nos esperan.

05_71.jpg Captura de pantalla

Pag. 1 de 6

Anterior Siguiente

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana