Resident Evil

Año de lanzamiento: 1996

Desarrolladora: Capcom

Plataformas: PS1, Saturn, PC, GB Color (finalmente cancelada), DS. Remake disponible en GameCube y Wii

16_92.jpg Captura de pantalla

Nos encontramos ante uno de los juegos más importantes jamás lanzados; una indiscutible Obra Maestra cuyos ecos reverberan a lo largo y ancho de la industria aún en nuestros días; un título equiparable, en cuanto a éxito e influencia, a mitos de la categoría de Super Mario Bros. (Nintendo, 1985), Street Fighter II (Capcom, 1991) o Doom (ID Software, 1993). Aunque inicialmente, y al igual que los tres juegos que acabamos de mencionar, Resident Evil no inventara nada nuevo, cogía de aquí y de allá elementos y mecánicas mostradas en títulos anteriores para sumarlas a sus propias propuestas, dando como resultado una extraordinaria amalgama cuya principal consecuencia fue la de hacer que el género del que provenía acabara ascendiendo a lo más alto del escalafón de los videojuegos. Dicho género era el terror, que RE rebautizó para la ocasión como Survival Horror, una definición que ha quedado implantada en el imaginario colectivo del mundillo como perfecto resumen de todo lo que significa pasar miedo frente a un videojuego.

17_81.jpg Captura de pantalla

Resident Evil fue para muchos el primer videojuego con el que llegaron a pasar auténtico terror en sus consolas, creando con ello una profunda huella en sus lúdicas existencias que jamás llegará a borrarse. Y es que, ¿cómo olvidar aquella casposa intro de imagen real que, aunque fuera creada con medios dignos de película de serie Z, nos parecía espectacular y sobrecogedora por el simple hecho de verla implementada en un videojuego? ¿Y cómo olvidar a aquel primer zombi que, tras dar buena cuenta de uno de tus compañeros, se abalanzaba sobre ti sin que tú tuvieras la menor idea de cómo enfrentarte a él? ¿O aquel susto producido en cierto pasillo de amplias ventanas al poco de comenzar el juego? ¿O esa secuencia pre-renderizada que servía como presentación de los letales hunters? ¿O... Desde luego, hacer un listado de momentos inolvidables vividos con este primer Resident Evil daría para llenar muchas páginas.

18_68.jpg Captura de pantalla

Aunque Shinji Mikami, principal creador del juego, convertido en toda una celebridad a nivel internacional gracias a él, siempre ha declarado que su inspiración a la hora de idear Resident Evil fue Sweet Home, título de terror lanzado por Capcom para NES en 1989, resulta evidente que el genio nipón también echó más de un vistazo al primer Alone in the Dark mientras daba forma al proyecto. La mecánica de Resident Evil es prácticamente idéntica a la del título creado por Frederick Raynal en 1992: una tétrica e inmensa mansión aislada como escenario; decorados pre-renderizados en dos dimensiones por los que nuestro personaje podía desplazarse en 3D; monstruosos enemigos como escollos a superar a lo largo de toda la aventura; resolución de diversos puzles para poder avanzar en la trama; estratégica colocación de las cámaras para aumentar la tensión al no saber qué nos aguardaría al doblar una esquina o al fondo de un largo pasillo…

19_71.jpg Captura de pantalla
Así se veía Resident Evil en Saturn

Eso sí, en Resident Evil los momentos de acción son mucho más marcados que en Alone in the Dark. Los dos personajes entre los que tenemos la posibilidad de elegir (que hacen las veces de niveles de dificultad: con Jill Valentine nuestra aventura será más fácil, mientras que si elegimos a Chris Redfield pasaremos muchos más apuros) son miembros destacados de un equipo de fuerzas especiales, por lo que se encuentran mucho más versados en las artes del combate de lo que puede llegar a estar un simple detective privado. Eso sí, tendremos que tener mucho cuidado, dado que la munición para nuestras armas será bastante escasa. Por ello, en muchas ocasiones la opción más recomendable a la hora de encarar a nuestros enemigos será la de salir por piernas, siempre y cuando estemos seguros de contar con suficientes garantías para escapar indemnes. El ahorro de balas es esencial, por lo que otra buena estrategia a seguir es la de tumbar a nuestros enemigos a tiro limpio, para después rematarlos en el suelo usando nuestro cuchillo.

20_7.png Captura de pantalla
Así tendría que haber sido la película de Resident Evil

La trama del videojuego también destacó por su excepcional calidad. Nos encontrábamos ante unos personajes tremendamente carismáticos y bien construidos (desde los protagonistas hasta secundarios como el protector Barry Burton o el frío y calculador líder de nuestro equipo, Albert Wesker, el cual acabaría dando mucho que hablar en la saga), los cuales se movían por un argumento que ya se intuía complejo desde los primeros compases de juego. El hilo narrativo enganchaba irremediablemente al jugador, empujándole tanto a seguir adelante para desentrañar la historia como a registrar hasta el último de los rincones de las estancias, ya que ese era el medio para encontrar notas, diarios o mensajes que nos ofrecieran más pistas sobre qué es lo que ocurría en aquella mansión apartada de la civilización en la que no parecían quedar supervivientes.

21_65.jpg Captura de pantalla

Resident Evil de PS1, finalmente traducido gracias a los aficionados

Pag. 4 de 8

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana