Kirby Super Star
(Super Nintendo – 1996)

A la consola sobremesa por excelencia de Nintendo a mediados de los noventa le faltaba un título de Kirby con todas las letras. Y este llegó con la presencia de Kirby Super Star, un título conocido en nuestros lares como Fun Pack y que tenía como principal novedad el hecho de que era un cartucho con ocho juegos en uno. Casi nada. De estos ocho, algunos eran plataformas como los originales y los demás trataban de pequeños minijuegos. Se trataba de un título que potenciaba la fórmula de Kirby: en esta ocasión cada copia de personaje permitía hacer diversos ataques con esas habilidades, no solo una. Así las cosas, aspirar un enemigo nos permitía hacer bastantes acciones. Otra de las novedades de esta compilación es que permitía usar un helper, que no era más que un aliado puntual que ayudaba a superar los niveles. Y lo podía controlar un segundo jugador.

Spring Breeze era un juego basado en Dream Land, pero usando un sistema de juegos y gráficos de Super Star. El objetivo era acabar con el Rey Dedede que había robado la comida a los habitantes. Si ese título ya era de por sí corto, aquí más porque se cargaron directamente un nivel. Dyna Blade era otro juego dentro de la compilación donde el jugador debía detener un pájaro gigante que estaba causando estragos; Gourmet Race era una carrera contra Dedede con muchos elementos de plataformas, pero con el añadido que había que llegar primero a la meta. The Great Cave Offensive obligaba al jugador a recolectar 60 tesoros dentro de una cueva, mientras que la venganza de Metal-Knight es una lucha para destruir la nave de dicho antagonista con la curiosidad que había límite de tiempo por fases. Por último estaba Milky Wa Wishes, un viaje por planetas para detener una batalla entre el Sol y la luna. Además de estos juegos había dos extras como la Arena, donde debíamos aguantar el máximo tiempo con una habilidad escogida previamente, y un par de minijuegos.

Kirby’s Dream Land 3
(Super Nintendo – 1997)

El gran salto de Kirby en la Super Nintendo llegó con la tercera entrega numerada de Kirby’s Dream Land. Esta vez la serie original dejaba a un lado Gameboy, ya para siempre dicho sea de paso, y se adentró en un plataformas diseñado exclusivamente para la sobremesa de Nintendo. Nos encontramos con un título que mejoraba de manera clara y evidente todos los elementos audiovisuales vistos anteriormente, sobre todo por un apartado artístico algo más infantil que lo alejaba de lo visto en el título anterior aparecido en Super Nintendo. La f´romula era la clásica: llegar de un punto inicial a un punto final en un juego de plataformas bidimensional donde las habilidades de Kirby absorbiendo son la clave de todo el desarrollo del juego.

De nuevo el Rey Dedede estaba bajo el control de una fuerza maligna, algo que podía ser catastrófico tanto por Dream Land como por todo Pop Star. Es la hora de enfrentarse a unas nubes oscuras que amenazan la estrella donde vive Kirby y sus amigos. Con esta premisa, la bola rosa simpaticona de Nintendo y HAL Laboratory empieza una nueva aventura en la que cuenta con la participación de hasta seis aliados en los niveles: Nago, Rick, Chuchu, Kine, Pitch y Coo. Cinco niveles principales y un sexto que solo se desbloqueaba si recolectábamos todas las estrellas corazón. En todos los niveles había el clásico jefe final –siendo Dark Matter el último del nivel desbloqueable- y una vez terminábamos la partida podíamos desbloquear diversos contenidos extras según nuestros logros, incluido minijuegos como uno de saltar.

Kirby 64: The Crystal Shards
(Nintendo 64 – 2000)

Pasó mucho tiempo hasta que Kirby volvió a ser un personaje importante dentro del día a día de Nintendo. La compañía se lanzó a una nueva generación con la avanzada Nintendo 64, y en esa plataforma se vieron productos que habían cambiado a un mundo tridimensional con acierto. Pasó con Super Mario 64 y también con Ocarina of Time. Kirby, por lo tanto, tenía muchos números de probar fortuna en un nuevo entorno tridimensional. Como así fue a medias con este Kirby 64, que no llegaría eso sí hasta cuatro años después del  lanzamiento de la nueva consola de Nintendo.  La idea era generar un producto como Yoshi’s Story: 2.5 dimensiones. Y eso significa crear un universo tridimensional tanto en personajes como en escenarios pero un desarrollo de scroll lateral como siempre había sido Kirby cuando protagonizaba un juego de plataformas. Es, además, una secuela directa de Dream Land 3, por lo que el enemigo sigue siendo Dark Matter.

En esta ocasión de nuevo los aliados son importantes para poder avanzar en los siete mundos que debíamos visitar. Waddle Dee (un pequeño ser de aspecto simpaticón), una niña llamada Adeleine y el Rey Dedede eran los acompañantes de Kirby, que contaba con nuevas habilidades para la ocasión. La bola rosa podía combinar dos poderes para crear así uno totalmente nuevo y más poderoso que los otros por separado. La idea era poder sustituir esta fórmula por la falta de amigos animales que se habían visto en anteriores entregas. Además, en total tenía siete habilidades de copia. Los mundos, como es habitual, contaban con diversos jefes finales a los que vencer y el título tenía también todo tipo de extras desbloqueables, desde minijuegos de carreras o de recolectar objetos a otros extras como información de enemigos, teatro o batallas contra jefes.

Kirby: Tilt ‘n’ Tumble
(Gameboy Color – 2000)

Kirby había encadenado una racha de juegos puramente plataformeros, pero su polivalencia se dejó ver de nuevo en Gameboy Color con un spin-off en el que el control era la principal novedad del título. Se trataba de la primera y única iteración que el personaje rosa haría en la portátil a color de Nintendo. El juego llevaba equipado en el propio cartucho un acelerómetro –tan de moda posteriormente- y teníamos que mover la consola portátil en diversos ángulos para poder darle mayor o menor velocidad a Kirby. Enemigos, obstáculos y un diseño de niveles interesante eran los principales escollos de la aventura, que tenía una dificultad bastante elevada al final.  El enemigo no podía ser otro que el rey Dedede, que estaba robando estrellas del espacio. Original, sobre todo por la jugabilidad rompedora del título.

Pag. 3 de 6

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana