Regreso al Pasado: Gradius

Reportaje

Dificultad, concepto que hoy en día se encuentra en claro peligro de extinción en el mundo del videojuego. Muchos la echan de menos, pues brilla por su ausencia en la mayoría de títulos lanzados al mercado, en los que nociones como la regeneración espontánea de energía, los checkpoints en cada palmo de terreno y la ausencia de un contador (ya sea de vidas, continuaciones o cualquier elemento similar) que limite de alguna manera nuestro progreso nos hacen encarnar a personajes prácticamente imbatibles que, cual dioses cósmicos, se encuentran por encima del mundano concepto de 'muerte'. Otros tantos aseguran que la dificultad es algo innecesario en la actualidad, y que la única razón de su existencia en el pasado era la corta longevidad de los juegos, viéndose obligados entonces sus programadores a poner el mayor número de obstáculos para que el jugador tardara el máximo tiempo posible en llegar al final de la aventura.

 Gradiuscolumna de opinión que quien esto suscribe redactó unas cuantas semanas atrás. Tras dicha columna, era necesario dedicar un Regreso al Pasado a la DIFICULTAD, así, con mayúsculas, o más en concreto a la franquicia que cuenta con algunos de los juegos más difíciles jamás creados, o al menos eso aseguran una buena parte de los aficionados más veteranos en esto del ocio interactivo.

02_5.gif Captura de pantalla
Gradius II (1988)

El shoot 'em up clásico, popularmente conocido por los hispanohablantes como 'matamarcianos', es uno de los géneros más difíciles del mundillo. La génesis de esta disciplina es también la propia génesis de nuestra afición favorita, ya que el primer shoot 'em up (Spacewar! -1961-) es también considerado por muchos como el primer videojuego de la historia. Eso sí, el título que acabó popularizando el género fue Space Invaders (Taito, 1978), culpable directo también de que por estas tierras acabáramos definiéndolo como matamarcianos. A partir de ahí los shoot 'em ups vivieron una época dorada que finalizó allá por 1994 (año de la llegada de la revolución poligonal que la generación de los 32 bits trajo bajo el brazo), convirtiéndose desde entonces en coto exclusivo de nostálgicos y jugadores veteranos a la par que el número de lanzamientos anual se reducía drásticamente.

/es/node/Array
Spacewar! (1961), primer matamarcianos ¿y videojuego? de la historia

Las franquicias matamarcianos que han alcanzado el estrellato a lo largo de la longeva historia del género son más que numerosas. Entre las más destacadas se cuentan R-Type, Raiden, Darius, Thunder Force, Fantasy Zone, Silpheed o la impagable Parodius (franquicia a la que anteriormente ya dedicamos un completo RaP). Dichas sagas (junto a algún que otro título suelto, como los históricos Radiant Silvergun -1998- e Ikaruga -2001- creados por los magos de Treasure, quienes también cuentan con su propio RaP) son más que dignas de alabanza, aunque si hubiera que destacar una por encima de las demás, tanto por su trascendencia y calado entre los aficionados como por el hecho de poseer niveles de dificultad que alcanzan límites prácticamente imposibles, esa es sin duda la serie Gradius, también conocida por los aficionados occidentales más talluditos como Nemesis. Los lectores que antaño hayan poseído un ordenador MSX sin duda estarán más que de acuerdo con esta afirmación, ya que dicha franquicia es especialmente recordada por los usuarios del ordenador de 8 bits de origen nipón.

04_6.png Captura de pantalla
Gradius III (1989)

Aunque el primer juego de la saga data de 1985, existió un título anterior llamado Scramble que muchos consideran su precuela espiritual. Incluso varios juegos de la serie Gradius la mencionan como primera entrega oficial de la saga. De ello entraremos en detalle tras pasar la página, ya que dicho título será el protagonista de nuestra primera reseña. Tras ésto entraremos de lleno en los juegos que conforman la serie principal de la franquicia: Gradius, Gradius II, Gradius III, Gradius Gaiden, Gradius IV, Gradius Advance, Gradius V y Gradius Rebirth. Por supuesto no son los únicos, ya que existen bastantes spin-offs (Salamander, Solar Assault, la propia saga Parodius…) y cameos que trataremos en un próximo RaP. Sin más dilación, es hora de regresar al pasado, aunque en esta ocasión montaremos la máquina del tiempo en la legendaria Vic Viper en lugar de en nuestro viejo y fiel DeLorean, ya que la ocasión sin duda lo merece. Shoot the core!

05_71.jpg Captura de pantalla
Gradius IV (1998)

Pag. 1 de 11

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana