La principal ventaja de las APU de AMD es precisamente ésa, al unificar ambos procesadores en un mismo chip de silicio, el coste es mucho menor. No es sólo porque se fabrique un único chip, pese a que eso influye claramente, sino también porque se producen sinergias entre la CPU y la GPU, como un acceso unificado a la memoria. De este modo, en lugar de, por ejemplo, tener que dividir la memoria en dos como ocurría en PS3, 256 MB para cada procesador, ambos comparten la cantidad total y pueden compartir información mucho más eficientemente. No sólo eso, tal cercanía hace más sencillos modelos de programación como el “CUDA” de NVIDIA, es decir, delegar a la GPU tareas hasta ahora típicas de CPU, pero que por sus características se ejecutan mucho más rápido en la primera. Y el hecho de que sea AMD la que está detrás de Jaguar garantiza gran rendimiento en ambos campos gracias a su experiencia con la gama Radeon, algo que ni NVIDIA ni Intel pueden proporcionar enteramente a día de hoy. Estos son los datos que actualmente se conocen de la GPU de Orbis:

  • Basada en la arquitectura “R10XX” (Southern Islands) de AMD

  • Internamente denominada Liverpool, es una versión mejorada de esa arquitectura

  • Soporte para DirectX 11.1+

  • 18 unidades de computación (Cus)

    • 14 unidades dedicadas a tareas gráficas

    • 4 unidades para ayuda al procesamiento, pero que dan algo más de potencia si se usan para tareas gráficas

  • Caché compartida L2 de lectura y escritura de 512 KB

  • 800 Mhz

  • Potencia total de 1,843 Tflops, 922 GigaOps/s

  • Resolución 1920x1080 con soporte para 3D

PlayStation 4: Nombre en clave Orbis Captura de pantalla

Surge la duda de si una GPU eminentemente orientada a portátiles será capaz de rendir como se espera de una nueva consola de sobremesa, pero es algo que difícilmente se podrá ver hasta que se muestren las primeras demos técnicas y sobre todo los primeros juegos. Sí parece claro que habrá un salto desde las consolas actuales, pero que éste será para ponerse al nivel de los PCs actuales sin ir más allá. Todo apunta a que tanto Microsoft como Sony quieren hacer máquinas más pequeñas y elegantes, como Wii o Wii U, con menor consumo de energía y menos problemas de refrigeración. Por otro lado la tecnología Fusion de AMD ha avanzado bastante en los últimos años y empieza a no ser tan necesario tener una tarjeta gráfica aparte. Y, por supuesto, hay que contar con la optimización que se logra sobre unas especificaciones cerradas en una máquina dedicada, frente a lo que es un ordenador con Windows.

Otra cuestión que cabe plantearse es, si Orbis y Durango, como parece, van a optar por los mismos chips internos, ¿habrá alguna diferencia a nivel de rendimiento? La única cuestión en la que parecen separarse los planteamientos de ambas compañías es en la cuestión de la memoria, aunque han llegado diversos reportes al respecto y es la información de la que más se duda actualmente. Sony habría optado por dotar a PlayStation 4 de 4 GB de RAM, dejando 0,5 para el sistema operativo y el resto dedicado a los juegos. Microsoft habría subido hasta 8 GBs, pero la velocidad de acceso desde la CPU sería menor, 68 GB/s frente a los 172 GB/s de Orbis. Por regla general es mejor menos memoria, si es más rápida, pero cada arquitectura computacional es un mundo y requiere ser estudiada por separado. No obstante, como decimos, estos detalles no son finales y podrían cambiar en las próximas semanas o meses, pero esto es lo que sabemos hasta el momento:

  • 4 GB de memoria unificada

  • Ancho de banda de 176 GB/s

  • 3,5 GB destinado a juegos (estimación)

Almacenamiento

Si bien en algún momento se llegó a rumorear con que Sony prescindiría de los discos físicos como medio de distribución para sus juegos en PlayStation 4, finalmente no será así en esta generación. La elección volverán a ser los Blu-Ray, aunque seguramente en esta ocasión veamos más juegos que lleguen a ocupar las dos capas de los mismos, sabiendo que la competencia ha optado por lo mismo y no será una limitación en los títulos multiplataforma como sí lo era Xbox 360 y su DVD de doble capa. Además la información estará codificada con Zlib, por lo que Sony ha añadido un hardware de decodificación.

  • Lector de Blu-Ray de alta velocidad

  • Admite discos de una capa (25 GB) o doble capa (50 GB)

  • Velocidad máxima de 6x (27 MB/s)

  • Velocidad en el interior del disco de 3,3 x a 6x

  • Información codificada con Zlib

    • Velocidad de lectura 200 MB/s

    • Velocidad de escritura 400 MB/s

    • No hay bloqueos, al ser más rápido que el disco duro o el Blu-Ray

Pese a que la descarga digital seguirá ganando terreno, el Blu-Ray todavía será el medio principal de distribución de contenido
Pese a que la descarga digital seguirá ganando terreno, el Blu-Ray todavía será el medio principal de distribución de contenido

Podemos quedarnos con el dato de la velocidad de lectura. Eso significa que Orbis es varias veces más rápida que PS3 leyendo Blu-Ray, que incluso era más lenta que Xbox 360 con un DVD tradicional. Esto derivó en que muchos juegos de PS3 se tuvieran que instalar, ya que si no se utilizaba el disco duro no había velocidad de lectura suficiente para los juegos. Quizá en PS4 eso ya no sea tan necesario, pero por otro lado el disco duro es muy probable que cuente con mucha más capacidad de inicio que los 60 GB de la primera PS3. Algo que por otra parte es muy lógico, ya que aunque los Blu-Ray sigan siendo la principal vía de distribución, las descargas digitales siguen ganando terreno. A día de hoy sólo se ha podido extraer esto de la filtración de Orbis:

  • La consola de lanzamiento tendrá 500 GB

  • Es muy posible que haya una versión con memoria Flash en un futuro

Estas informaciones van sobre todo destinadas a desarrolladores, que deben saber si podrán contar con un disco duro en cualquier caso o no. Eso es para evitar justo lo que ocurre en Xbox 360, donde no todos los modelos cuentan con él y por tanto los juegos no pueden asumir que existe y fallar si no es así.

Pag. 2 de 3

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana