Skip to main content
Publicidad

La historia de los Matamarcianos (parte 1)

publicidad

WE ARE THE GALAXIANS

Galaxian_logo

Llegó el momento en el que una nueva compañía nipona, de nombre Namco, que habiendo hecho ya sus pinitos en los salones de juegos con tres títulos herederos directos del clásico Breakout (GEE BEE, BOMB BEE y CUTIE Q), sucumbía de mala manera ante el arrollador eclipse de los arcades americanos de Midway o Atari. Nada hacía presagiar que, en ese mismo 1979, Namco arrasara en las salas de todo el mundo con un producto a todas luces histórico: GALAXIAN.

Galaxian_double

GALAXIAN iba un pasó más allá de lo que se mostrara un año antes con SPACE INVADERS. La rotunda verdad es que Namco había cogido la práctica totalidad de la metodología de juego del matamarcianos de Taito, mejorando punto por punto todo el concepto hasta convertirlo en un arcade totalmente revolucionario. Ya a primera vista, lo más impactante era la implementación de color al píxel, quedando en pantalla extraordinariamente bonito, y llamando la atención sobremanera allá donde la máquina estuviese expuesta.

Galaxian arcade

Seguimos moviéndonos por la parte baja de la pantalla, horizontalmente. Por suerte, los alienígenas ya no van bajando progresivamente como en SPACE INVADERS. Siguen zumbando de forma hipnótica, y sí, también nos bombardean de lo lindo... ¡pero son terriblemente agresivos! Hasta el punto de que, en ocasiones, dan señales de poseer cierta inteligencia en sus ataques. Al más puro estilo de los cazas kamikazes japoneses, los marcianos se lanzaban en grupos de hasta tres naves, llegando a veces al punto de plagarse la escena de varios escuadrones de aliens pululando por la pantalla... ¡de locos!

GALAXIAN (Namco, 1979)
GALAXIAN (Namco, 1979)

Indudablemente, GALAXIAN es uno de los grandes nombres en la industria del videojuego. Clásico entre los clásicos, este arcade de Namco está entre los diez títulos más influyentes de este entorno. Por supuesto, su estilo propio marcó al resto de compañías, sobre todo a las japonesas, y la propia Namco supo aprovechar de forma notable el éxito de su obra magna. Las secuelas se fueron sucediendo, y algunas de ellas son dignas de enmarcar. Sobre todo su secuela más directa, GALAGA, que dio lugar a la creación de una nueva serie a la que le seguirían otros juegazos como GAPLUS, GALAGA 84 y GALAGA 88. Y es que GALAGA era un GALAXIAN hormonado, y un pedazo de arcade como pocas veces se han dejado ver. En cambio, el camino de GALAXIAN acabó en 1990 con GALAXIAN 3, un descafeinado juego de mirilla con fondos en FMV.

GALAGA (Namco, 1981) era mucho más dinámico y variado que su precedesor
GALAGA (Namco, 1981) era mucho más dinámico y variado que su precedesor
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

Publicidad