Grandes Mujeres del Videojuego

Reportaje

Mulier
A pesar de que en términos temporales apenas han transcurrido 40 años -cogiendo como punto de partida el primer juego Arcade que funcionaba a monedas y que fue Galaxy Game en 1971-, en esas cuatro décadas hemos asistido a una evolución que corre en paralelo con la de la Tierra o la de la Humanidad. Hemos tenido una prehistoria; revoluciones industriales; grandes nombres que han surgido y que se han mantenido o han caído en el ostracismo y apenas son datos en una enciclopedia de curiosidades videojueguiles; algunos tabúes se han vencido, aunque otros siguen siendo declarados presencia Non Grata y de los que las editoras huyen como de la peste, para que no salpiquen ni atraigan polémica a su último y carísimo blockbuster.

La violencia, los contenidos para mayores, la diversificación entre los distintos sectores del público han traído consigo muchos cambios. Y entre ellos, y en un ejemplo paralelo a la historia de la humanidad -solo que condensado en casi la mitad de un siglo y no en miles de años como en la historia real- el del papel de la mujer en un videojuego. Cismática en varios aspectos, la presencia virtual femenina sigue provocando debates entre aquellos y aquellas que continúan exponiendo con numerosos ejemplos que ésta es solamente un mero 'gancho' en una portada bonita, y aquellos/as que dan la bienvenida a un tipo de mujer fuerte, valerosa, decidida, que ya no necesita del típico marine, caballero o representante de la estirpe masculina de turno que la rescate, o que la cuide todo el camino.

Grandes Mujeres del Videojuego Captura de pantalla

Por desgracia, y como en el mundo real, elementos como el discurso narrativo de los videojuegos o los sectores hacia el que las producciones van dirigidas -aunque actualmente extendido, ampliado y diversificado a todo tipo de edades y a ambos sexos, el grueso en la ventas continua siendo un público joven y masculino- siguen condicionando esa lectura tópica y desfasada de la mujer, siempre en un plano secundario con respecto al hombre que muchas desarrolladoras se empeñan en mantener. Aunque este cliché, tras ejemplos como Faith de Mirror's Edge, Jade de Beyond Good & Evil o la Comandante Shepard de Mass Effect, y por más que siga teniendo aún una considerable fuerza y arraigo, es un cliché que en las últimas generaciones cada vez se va dejando más atrás -aunque aún quede mucho trabajo por hacer hasta que manejemos a una mujer que comande un pelotón en Call of Duty, o a un personaje femenino tan poderoso como la cinematográfica femme Nikita o la Angelina Jolie de Wanted/Salt que se adueñe del protagonismo de un GTA o un Metal Gear Solid- y sepamos que siempre habrá una princesa o una fémina de enormes pechos que necesita ser rescatada por el Vin Diesel de turno.

Por suerte, no son pocos los nombres que podemos citar. Ahí tenemos a Elena Fisher de Uncharted, para nada un mero contrapunto romántico de Nathan Drake -aunque el triángulo amoroso que se monta entre ellos y la laracroftera Chloe en la secuela supera al de muchas películas de Hollywood en ritmo y en provocar sonrisas- y sí un personaje femenino con entidad propia, con un físico sin exagerar en ningún aspecto que concuerda con su personaje, con valentía -en ocasiones más bien ceguera en pos de la noticia que ansía-y capaz de disparar una escopeta a lomos de una moto acuática, o de pilotar un vehículo a toda velocidad por la selva. En el campo de las aventuras gráficas, mujeres como la abogada urbanita (al principio) Kate Walker de la magistral Syberia, la aguerrida detective Victoria McPherson del atmosférico Still Life, o la encantadora April del soberbio The Longest Journey concuerdan con un tipo de fémina resuelta, inteligente y que no nos conquista por su físico, sino por ellas mismas y su forma de ser. O Jennifer Tate del recordado Primal, pizpireta y simpática chica de 18 años que más por su delgado cuerpo o su bello rostro, nos atrapa por su extroversión y su fuerte personalidad -geniales las constantes pullas a la pobre gárgola Scree.

Grandes Mujeres del Videojuego Captura de pantalla

Ahí tenemos también representantes como Chun-Li de Street Fighter II, pionera absoluta en los arcades de lucha que, a pesar de su traje y de convertirse en mito erótico virtual y protagonista de cientos de dōjinshi hentais, siempre ha estado lejos de ese papel de luchadora sexy estilo Mai Shiranui, con un traje más revelador aún. O Yuri Sakazaki de Art of Fighting, que evolucionó de la damisela en apuros secuestrada en la primera entrega a una de las guerreras más destacadas de SNK, con ejemplos como AoF2, o las series The King of Fighters y SNK vs Capcom. La capitana Rachel Parker nos narró con su voz la odisea de Nathan Hale en el primer Resistance, participando como personaje secundario creible y verosímil en sus tareas de liderazgo, y no una mera cara bonita de la Resistencia, al igual que Anya Stroud de Gears of War, oficial de comunicaciones y la voz que nos guía en los dos primeros juegos, para luego enfundarse la armadura COG y entrar en primera línea de batalla lancer en mano junto a Marcus Phoenix y Cia. Y en cuanto a espías de armas tomar igual o superiores a los Ethan Hunt o Jason Bournes habituales tenemos a la campy y deliciosa Cate Archer de los sesenteros y recomendables FPS No One Lives Forever, o a una de las creaciones femeninas de los shooter más recordadas por los fans: la adorada Joanna Dark, protagonista del obligado Perfect Dark y de su secuela, PD Zero. Y tampoco podemos olvidar a la reciente Kat de Gravity Rush, capaz de salvar por sí sola un mundo en miniatura alterando la gravedad a su/nuestro antojo.

A la atormentada Alma de la saga F.E.A.R. la vimos crecer en las entregas, siempre con la habilidad no de asustarnos, sino de erizarnos el vello con escalofríos de puro terror cada vez que hacía acto de presencia. La desdichada Alice nos ha llevado dos veces de la mano al siniestro y retorcido País de las Maravillas visionado por American McGee, la primera vez como adolescente, la segunda ya de mayor; sin necesidad de trajes cortos y sí con toneladas de sangre y demencia, unos rasgos faciales marcadísimos y una mirada intensa que transmite la seguridad que la propia locura y ensoñación le brindan -soberbia la introducción jugable de Madness Returns con ese Londres 100% dickensiano. Y hablando de personajes con una psicología destacable, ahí tenemos al que sencillamente es uno de los mejor escritos y mejor descritos durante el juego de esta generación: la doctora Brigid Tenembaum de Bioshock, (Spoiler) responsable del inicio del fin de Rapture, torturada por sus acciones -la parte en que narra los experimentos nazis que llevaba a cabo en Auschwitz con 16 años pone sencillamente los pelos de punta- (Fin Spoiler). Una mujer que a través de lo que nos cuenta, ya sea de forma directa -cuando nos habla por radio- o indirecta -cuando encontramos sus diarios-, compone un personaje de pasado terrorífico y presente de expiación sencillamente sin fisuras en su desarrollo, personalidad ni historia de fondo.

Grandes Mujeres del Videojuego Captura de pantalla

Podemos seguir, seguir y seguir por suerte: Aerith Gainsborough, Terra Bradford, Yuna y demás mujeres de la serie Final Fantasy; Ayame de Tenchu, Meryl de Metal Gear Solid; o las dos nuevas presencias que prometen convertirse en destacadas en cuanto lleguen, Ellie de The Last of Us y Jody de Beyond: Two Souls. Desde MeriStation, y a colación del tema que abrimos en el pasado MeriPodcast, hemos querido recordar algunas de las grandes presencias femeninas virtuales que hemos tenido en el sector, ya sean protagonistas o secundarias, jugables o NPCs, y que han permanecido en nuestro recuerdo más por su actuación, su personalidad, sus demonios intenos o sus acciones que por su físico y/o lo extremo de su vestuario (aunque estos vayan de la mano en más de una ocasión). Como siempre en estos casos no están todas las que son, ni son todas las que están, porque por fortuna, y más en las dos últimas generaciones, nombres destacados de mujer hay y muchos en los videojuegos. Así que comencemos la lista de las doce escogidas por una que, a pesar de que ha sonado y se ha dejado ver en la presente generación, se irá a la siguiente para tristeza de muchos de nosotros.

Pag. 1 de 4

Anterior Siguiente

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana