Francotirador: Los mejores momentos

Reportaje

Una de las figuras más interesantes del mundo de los disparos virtuales es el francotirador. Ese lobo solitario que desde lo lejos, sin que nadie se dé cuenta que está, va sesgando vidas con certeros disparos de cirujana precisión. Lo hemos sufrido como jugadores durante muchos momentos, intentando descubrir de donde nos llegan los balazos. Pero se disfruta más cuando los ejecutores de estas precisas y alargadas armas somos nosotros mismos. El contrapunto que ofrece el francotirador a las trincheras, a las refriegas a quemarropa, siempre da un momento de tensión distinto en los videojuegos. Y ahí es donde queremos llegar con el arte del francotirador.

Una buena campaña en cualquier juego de acción, generalmente los FPS para más señas, siempre debe contar con algún momento en el que debemos empuñar un rifle francotirador para jugar todos los papeles habidos y por haber en esto de disparar desde todos los puntos de vista posibles. Por eso, nuestro objetivo es repasar algunas de las fases y momentos que mejores recuerdos nos han dado los francotiradores dentro del mundo de los videojuegos. No se trata de escoger los mejores, sino simplemente aquellos que nos vienen a la memoria en la redacción cuando pensamos en apuntar cabezas enemigas desde la lejanía. Fases muy bien construidas, enemigos míticos o simplemente momentos originales con un francotirador de por medio.

Sniper Elite V2 es el último de los juegos que se ha sumado a la moda de esta especialidad, tan presente en los multijugadores competitivos que triunfan hoy en día. Secuela directa de Sniper Elite, es uno de esos juegos en los que el francotirador no es parte de la historia, sino que se articula la jugabilidad alrededor de esta figura. Esto también pasa en otros juegos, algunos de los cuáles repasamos en este reportaje.  Rebellion pone de nuevo en el punto de mira esta clase de soldado con su última obra, y nosotros lo aprovechamos para echar un ojo a esos francotiradores que de un balazo a larga distancia nos robaron el corazón. Por los motivos que fueran. Diversos, como podréis comprobar. Estos son nuestros momentos aunque esperamos también conocer los vuestros. Que el Headshot te acompañe.

Goldeneye
(Nintendo 64)

Para muchos es el videojuego que demostró antes que nadie que los juegos de acción en primera persona eran posibles en consola. Goldeneye para Nintendo 64, además, también se considera uno de los mejores juegos de la historia y un aprovechamiento de una licencia cinematográfica como pocas se habían hecho. Sus objetivos dentro de las misiones –no solo acabar con todo enemigo en movimiento-, el toque cinematográfico que ofrece la trama y la variedad de situaciones lo convirtieron en un grande. Uno de sus mejores momentos es sin duda la primera de las misiones, ahí en la ya famosa presa en la que queremos infiltrarnos. Empezar con la pistola con silenciador, acabar con un enemigo de la torre de control que tenemos delante y recoger un francotirador con el que ir matando enemigos a lo lejos. Bastante rudimentario, pero una gozada para la época en un inicio intenso como pocos.

Mission Impossible
(Nintendo 64)

Otro juego de la tercera consola de sobremesa de Nintendo, otro juego con ambientación de agente secreto, otro juego en el que el momento francotirador está más que presente. Mission Impossible no obtuvo la unanimidad de crítica y público que sí consiguió Goldeneye en su momento, aunque como videojuego ofrecía perspectivas y posibilidades jugables bastante distintas a la del juego de James Bond. Con su atractivo intacto en múltiples apartados, uno de los grandes momentos del juego es la misión en la que debemos proteger a nuestro compañero desde una posición elevada y con un francotirador mediante (bastante más apañado que la mirilla que pudimos ver en Goldeneye, dicho sea de paso). Debemos proteger al personaje, siguiendo sus pasos en todo momento y acabando con los enemigos que se acercan o se ponen delante de su camino. Un clásico del francotirador, escoltar desde la invisibilidad, que se ejecutó de manera más que interesante en su momento en esta misión.

Commandos: Behind Enemy Lines
(PC)

El arte del francotirador no siempre tiene que ver con los videojuegos de acción en primera persona. Un ejemplo que da sentido a esto que aseguramos está en el videojuego desarrollado por el estudio español Pyro Studios en 1998: Commandos Behind Enemy Lines. Juego de estrategia en tiempo real en el que controlábamos diversos roles de soldados en distintas misiones. Uno de ellos era precisamente un francotirador: Sir Francis Woolridge, conocido como ‘Duke’. Nos movemos con sigilo por el escenario, y cuando apuntamos a un enemigo una mirilla a modo de lupa se amplía para poder asestar el disparo certero desde distancias considerables, sobre todo si lo comparamos con los otros miembros que podemos controlar. Presente en muchas de las fases, protagonista en alguna de ellas donde solo está él con otro compañero –como la misión ejercicio pirotécnico de la segunda fase-, es uno de los momentos que también recordamos con cariño con un francotirador entre manos.

Pag. 1 de 3

Anterior Siguiente

Comentarios

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana