Feliz 2018 y deseos para este nuevo año

Opinión

Introducción por: Francisco Alberto Serrano

Llega un nuevo año y por convenciones que hemos aceptado e interiorizado solemos tomarlo como una época de hacer balance y planear el futuro. Quizás nos convendría hacer este ejercicio con más frecuencia que cada año, y seguramente no tendría que ser exclusivamente cada vez que la tierra completa una órbita, pero muchos somos criaturas de convenciones y no podemos resistirnos a lo que algunas fechas señaladas demandan.

Antes de nada, felicitaros el año nuevo y agradecer vuestro tiempo e interés en esta página, tanto a vosotros como a aquellos cuya vida en Meristation se desarrolla más en Zonaforo. Sin vosotros esto no existiría, y aunque no siempre estemos de acuerdo o aunque cometamos errores, equivocaciones o tomemos decisiones que no se entienden, queremos haceros saber que nunca somos ajenos a esa realidad. Agradecemos cada visita, cada comentario, cada halago y cada crítica, porque sin vosotros no tenemos razón de ser.

Dicho esto y antes que aburriros con un balance del 2017, preferimos ir directamente al grano y compartir con vosotros nuestro deseo para el año que viene: ser una mejor revista, ser un mejor lugar para aprender, para compartir y para disfrutar del videojuego. Porque ese es nuestro papel, ese es el valor que podemos aportar: poner el videojuego en el centro de todo y usar estas páginas para celebrarlo, criticarlo y conversar entorno a él, para señalar lo que nos gusta, y lo que no, para disfrutar de lo bueno, advertir de lo que no nos convence y para elevar lo que no se conoce. 

Estamos todavía muy lejos de ser la revista que queremos ser y siempre quedará camino por recorrer, pero tenemos claro que en este 2018 queremos avanzar en nuestros objetivos: serviros de la mejor forma posible como un buen apoyo a vuestra propia afición al videojuego y a lo que le rodea.

Con estas palabras dichas, sólo nos queda ofreceros nuestros mejores deseos en este nuevo año. Y hablando de deseos, os queremos preguntar cuáles son los vuestros de cara a este 2018 que comienza, una pregunta que extendemos al resto de nuestro equipo para comenzar estos doce meses de la forma más optimista posible:

Paula Croft

Este nuevo 2018 lo tiene difícil para acercarse al elevado listón que ha marcado 2017. Ya tenemos algunos anuncios confirmados para ver la luz estos próximos meses, pero personalmente me hacen todavía más ilusión algunos proyectos de los que sabemos muy poco o nada. The Last of Us II promete ser todavía más impresionante que su primera parte y esos tráilers que Naughty Dog nos ha ido suministrando lo confirman. Aún así, hay otro proyecto del que aún  sabemos menos y del que todavía tengo más ganas: Shadow of the Tomb Raider. La rumoreada nueva entrega de la gran Lara Croft es ya un hecho y aunque tan solo hayamos visto algunos artes conceptuales filtrados, la emoción ya ha nacido en mi corazón, acrecentada por el amor que le proceso a la saga. Esperemos que en este 2018 nos enseñen nuevo material, esta vez de forma oficial, para que los fans empecemos a formar nuestras propias teorías. Mientras, como apertitivo, tendremos a Alicia Vikander en la gran pantalla este próximo marzo interpretando a nuestra querida Croft.

Rise of the Tomb Raider (XBO) Captura de pantalla

César Otero

Tras un 2017 de locura que tardaremos en volver a ver -aunque ojalá me equivoque-, vamos a afrontar un 2018 que tampoco os creáis que viene falto de contenido. Hay mucho y muy bueno y prometedor por ahí -dios mio, que tenemos The Last of Us II asomando la cabeza, secuela de Ni No Kuni, Kratos & son, el quizás mejor juego de la historia de Dragon Ball y el título INSTANT GOTY que dirá ‘apartaos que voy’: Red Dead Redemption 2. Pero mis ojos están puestos sobre todo en el Spider-man de PS4 hecho por Insomniac, que podría ser el siguiente Batman Arkham en cuanto al próximo gran juego de superhéroes; Detroit Become Human del amigo David Cage, que tras un 2017 con la peli de Blade Runner 2049 me han subido las ganas de esa historia de cyborgs y droides existencialistas; Vampyr, porque Dontnod nunca falla en narrativa; el remake de Shadow of the Colossus, que no hace falta decir nada. Pero sobre todo Bloodstained, ese Castlevania bastardo que prepara Koji Igarashi y al que todos rezamos no sea el próximo Mighty Nº9. Iga-san, tu nos nos fallarás, ¿verdad? 

Y por descontado, esperando cual perro de Pávlov más cosas del Shadow of the Tomb Raider y Beyond Good & Evil 2, que algo digo yo que caerá durante los eventos del sector más importantes del año.

spider-man.jpg Captura de pantalla

Miguel Rodriguez

Ni siquiera hemos entrado en 2018 y ya esperamos una buena cantidad de prometedores títulos, de algunos sabemos bastante, como de God of War o Spiderman, y otros están más en la sombra: como ese misterioso Death Stranding (que ahora mismo igual no es más que un amasijo de modelados low-poly pero eh, qué bien pintan esos tráilers) o un Red Dead Redemption II del que muy poquito sabemos pero del que tenemos razones para esperar grandes cosas. Espero todos ellos en mayor o menor medida, pero sin duda mi corazón está ahora mismo con ese nuevo proyecto de From Software. Un servidor espera que sea la secuela de Bloodborne, para volver a disfrutar de esos oscuros callejones y ese intrigante lore lovecraftiano, pero aunque no lo sea, el título ya cuenta con toda mi atención.

from_2.jpg Captura de pantalla

Sergio Melero

Para el año 2018 espero que el sector, cada vez más diverso en cuanto a oferta jugable se refiere —desde el terreo AAA hasta el prolífico escenario Indie— siga haciendo lo que parecía imposible al iniciar esta década: seguir manteniendo mi ilusión por los videojuegos a niveles realmente emocionantes. Por ello, más que juegos concretos, deseo volver a vivir sensaciones como las que me produjo Inside la primera vez que lo superé, momentos como los que me regaló Naughty Dog acompañando a Ellie y a Joel, o la tremenda fascinación que he sentido con Super Mario Odyssey o The Legend of Zelda: Breath of the Wild, mientras Drinkbox me sorprendía con el gran Guacamelee y Level 5 —junto a Studio Ghibli— hacían de Ni No Kuni un sueño hecho realidad.

Y, por supuesto, deseo con toda mi alma el regreso (aunque reconozco que es mucho pedir) de dos de las heroínas más poderosas del sector interactivo. Si el año termina con los nuevos Metroid y Bayonetta pugnando por el título a juego de 2018, junto a otros colosos de la talla de Red Dead Redemption, Ori and the Will of the Wisps o The Last of Us 2, podríamos estar hablando de la consecución de los 2 mejores años consecutivos que hemos vivido en nuestra querida industria. Y si algunos de estos títulos quedan en el tintero para 2019, que sea para mejorar su propuesta jugable hasta límites inimaginables.

Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino (PC) Captura de pantalla

Franchuzas

A 2018 no le voy a pedir juegos concretos. Uno, porque es mencionar alguno y conseguir que se retrase a 2019. Y dos, porque más allá de nombres estoy interesado en lo que realmente pongan sobre la mesa como juegos. Está bien aferrarse a nuestros géneros o fórmulas de confort, pero al final no hay nada como una subversión positiva de las expectativas. Resident Evil 7 me demostró que en Capcom aún quedaba gente capaz de hacer un gran survival horror; NieR: Automata que Yoko Toro también podía crear maravillas jugables y no sólo excentricidades con corazón; Breath of the Wild que después de tres décadas aún no era consciente de lo que podía dar de sí un Zelda fuera de sus mazmorras; y Nioh que hay mucha vida más allá de Dark Souls sin necesidad de calcar línea a línea su planteamiento. Quiero más revelaciones y experiencias así, se llamen como se llamen, las firme quien las firme. Quiero que me sorprendan, que me quiten el aliento, que me hagan preguntarme por qué nadie lo había hecho antes de ese modo. Y sobre todo, que lo hagan mientras tengo el mando en la mano. Para ver películas el cine sale más barato.

Bayonetta (PC) Captura de pantalla

Carlos Forcada

Dejando atrás un año 2017 que nos trajo de nuevo la mejor cara de uno de los iconos retro gracias a Sonic Mania, uno de mis grandes deseos para 2018 es que otro de los personajes favoritos de la infancia recupere la dignidad, que le fue arrebatada al pobre hace ya unos años. El primer Megaman para la vieja Famicom/Nes se lanzó hace ahora exactamente tres décadas, pero el mítico blue bomber no ha tenido la suerte de otros personajes de su misma edad y hace ya demasiado que no le vemos en un proyecto a la altura de su legado. Las cosas pueden cambiar este año, gracias a una Capcom que por fin ha hecho algo de análisis de conciencia y ha decidido dejarse de marear los viejos sprites de 8 Bits de los Megaman 9 y 10, para intentar actualizar la fórmula a los nuevos tiempos. Megaman necesita su Sonic Mania. Lo espero con ganas, igual que espero que salgan bien otros proyectos que apuntan a otro año maravilloso en los juegos bidimensionales como Dead Cells, Guacamelee! 2 o Ori and the Will of the Wisps. Con eso y con un Spiderman para PS4 que apunta muy buenas maneras ya tendría un buen año.

Feliz 2018 y deseos para este nuevo año Captura de pantalla

Alejandro Castillo

Tras un 2017 apasionante tanto en calidad como en cantidad de juegos, mis deseos para el próximo año pasan por la nueva de la familia Xbox. Microsoft ha puesto encima de la mesa una consola capaz de atraer aquella masa de jugadores que buscan un producto premium con el que exprimir al máximo las capacidades de su catálogo. Ya sea en un flamante televisor 4k o con las ya asentadas Full HD, Xbox One X es la plataforma ideal para quienes gusten disfrutar de la máxima calidad gráfica disponible en una videoconsola. Ojalá, y lo deseo de todo corazón, acompañe la labor en materia exclusiva. Los focos apuntan a Los Ángeles; el próximo E3 será clave para su devenir. 

Microsoft: Las comparativas beneficiarán a Xbox One X Captura de pantalla

Joaquín Relaño

Aunque 2018 transcurra sin el lanzamiento o presentación de una nueva plataforma (salvo sorpresones que, la verdad, nadie espera), ello no quiere decir que deje de ser un año apasionante gracias a los videojuegos que están por llegar. Deteniéndonos en el género de la lucha, dentro de nada tendremos al fin en nuestras manos el esperado Dragon Ball FighterZ, título que tiene todas las papeletas para ser considerado el mejor juego de Dragon Ball jamás creado, y que seguro hará llorar de emoción a los que disfrutamos de aquellos legendarios Super Butoden de Super Nintendo. Tampoco nos podemos olvidar de Street Fighter V: Arcade Edition. La quinta entrega numerada de la franquicia de lucha por antonomasia finaliza su larga travesía por el desierto (de dos años, que se dice pronto) para presentarnos al fin un producto terminado, completo y con pinta de ser apasionante. Pero eso no será todo, ya que también por parte de Arc System nos llegará BlazBlue: Cross Tag Battle, un crossover de varias licencias entre las que destacan Persona 4 Arena y la propia BlazBlue, y por supuesto Soul Calibur VI, el regreso de la querida franquicia de Namco. En definitiva, mi deseo es contar con material más que suficiente para no soltar el arcade stick a lo largo de estos doce meses, y parece que se cumplirá con creces.

Dragon Ball FighterZ (PC) Captura de pantalla

Pedro Herrero

Es difícil quedarse solo con uno de las decenas de buenos juegos que nos llegarán a lo largo del 2018. Days Gone, Spiderman, God of War, Red Dead Redemption 2... Y ahora que hablo de redención, hay dos que me despiertan especial curiosidad por sus peculiares circunstancias. Uno de ellos es Anthem, que después del regular momento en el que se encuentra uno de mis estudios favoritos como Bioware debe suponer la vuelta a la élite de unos de los mejores creando RPG. Deben aprovechar el lento despegue de Destiny 2 para situarse como el juego de acción con tintes roleros favorito de la comunidad, y eso no solo pasa por una propuesta jugable sólida, sino por un modelo de negocio amigable, todo un reto también para EA. La otra redención tiene que llegar desde Capcom con la Arcade Edition de Street Fighter V, que debe situarlo como referente de la lucha en la generación, algo que no va a tener fácil gracias al buen papel de Injustice 2 y el bombazo que está por venir con Dragon Ball FighterZ. 

También deseo que Nintendo siga siendo esa compañía valiente que está apostando muy fuerte con Nintendo Switch, Espero que la artillería pesada empleada en 2017 aún haya dejado a la gran N con unas cuantas balas en la recámara para 2018, algo que por el momento va tomando forma con el anuncio de la trilogía completa de Bayonetta. Y dicho sea de paso, que las third parties sigan apoyándola con juegos exclusivos, como puede ser Mario + Rabbids: Kingdom Battle, que con ports que podemos jugar mejor en otras plataformas. 

Pero el 2018 para mi ya valdrá la pena gracias a un nombre: The Last of Us 2. Larga vida a Naughty Dog. 

The Last of Us: Parte II (PS4) Captura de pantalla

Sergio C. González Sanz

Después de un año 2017 que ha sido, posiblemente, uno de los que más he disfrutado como jugador desde que tengo memoria, principalmente le pido a 2018 que lo que hoy pensamos que se pondrá a la venta durante el próximo año realmente salga en las fechas planeadas. Dicho eso, tengo ganas de ver qué tiene Microsoft entre manos, especialmente para un segundo semestre trascendental; como también por cómo termina saliendo el Spider-Man de Insomniac en la parte de Sony. Y con Nintendo Switch me encantaría que la compañía de Kyoto me siguiese dando motivos para seguir enganchado a su consola híbrida cada semana, bien sea con lanzamientos mensuales o con el regreso de sagas que espero con ganas. Deseo que vuelvan nombres como Kid Icarus, que Shenmue III termine haciéndonos emocionar, que Pokémon demuestre que puede dar el salto que han dado Zelda y Mario en sus respectivas sagas. Ah, y que Scalebound renazca de alguna manera.

Las cosa empezarán fuertes con DBFZ y Monster Hunter World, así que definitivamente a 2018 le pido que me siga haciendo disfrutando de este hobby, de este trabajo y esta ilusión que todavía no soy capaz de describir.

Borja Ruete

Que en un solo año se reúnan joyas como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Super Mario Odyssey, Nier: Automata, Horizon Zero Dawn, Hellblade o Resident Evil 7 es el indicativo cristalino de que se han hecho bien las cosas. La larga cola de títulos que aún reverberan en nuestras cabezas complica y mucho repetir los logros de un 2017 que se ha erigido como uno de los más recordados de la última década. Al próximo año le pido—y por pedir que no quede—que siga la estela del anterior, aunque sea desde una posición más lejana. Nintendo Switch, galardonada con los laureles comerciales, debe continuar su progresión ascendente con nuevos videojuegos. Sony guarda en la sala de máquinas fantásticas producciones, aunque a bien seguro no todas saldrán de la fábrica en 2018. Microsoft, por su parte, necesita nutrir a una Xbox One que pide a gritos nuevas propiedades intelectuales. Y como de IP’s frescas va la cosa, pido al nuevo año que las compañías sigan apostando por los nombres nuevos.

Laura Luna

God of War, The Last of Us Part II, Death Stranding, Detroit Become Human, el remake de Shadow of the Colossus... Este 2018 viene con muchas promesas que auguran un año potente y lleno de calidad, con lo que deseo que estos títulos vengan con esa belleza, acción y emotividad que espero de ellos. Me gustaría que Beyond Good And Evil 2 sea una realidad en mi consola, aunque igual tengo que esperar un poco más.

Para 2018 tengo un deseo más: la comunidad jugona se está encaminando poco a poco a una mayor diversidad y quiero que éste sea el camino a seguir. Los videojuegos son un espacio en el que vivimos aventuras maravillosas, donde encontramos un refugio acogedor y donde nos autosuperamos día a día. Da gusto encontrar gente con la que compartir esta pasión y por ello deseo una comunidad mucho más sana para este nuevo año. 

Y ahora os toca a vosotros, ¿cuáles son vuestros deseos para este 2018? La sección de comentarios está abierta.

Comentarios

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana