Watch Dogs (PS4)

PS4, 360, PC, PS3, WiiU, XBO

Imagen de Watch Dogs (PS4)

El código fuente de Watch Dogs

PS4, PC, 360, PS3, WiiU Minireport

Watch Dogs sorprendió a todo el mundo en la conferencia de Ubisoft del E3 2012 cuando se dio a conocer y enseñó sus virtudes y revolucionario aspecto gráfico en movimiento. "El mayor proyecto de la compañía en toda su historia", "una nueva concepción de sandbox", y otras frases igual de contundentes se dieron la mano de un tráiler apabullante que dio mucho que hablar y que por fin empezaba a enseñar cómo se iba a ver la next-gen. Ubisoft reconocía que todo lo aprendido con sus marcas anteriores, como Splinter Cell o Assassin's Creed iba a concentrarse en este juego, y claro, el último gran éxito de la serie de asesinos a través de la Historia quizá fuera la principal huella y base jugable de esta aventura de acción y exploración libre, en una Chicago contemporánea donde el hackeo y el control casi sobrenatural de las inteligencias artificiales son la mejor arma. Watch Dogs llegará el 21 de noviembre con formato para las máquinas actuales (PS3, 360, Wii U y PC) y mejor edición para las que están por llegar y abrirán la llamada siguiente generación de consolas en términos gráficos (nueva Xbox y PlayStation 4).

Mezcla innovadora de aventura singleplayer con modos multijugador cooperativos activados desde el teléfono móvil de los protagonistas, en esta trama el objetivo será ir haciéndose con el control de toda la ciudad para así poner fin a la persecución que sufre Aiden Pearce, un rostro anónimo que ha conseguido piratear la central de información sobre ciudadanos de Chicago, la CtOS (Central Operating System). Él y sus compañeros son verdaderos soldados equipados con la más puntera tecnología y un buen puñado de armas y habilidades extraordinarias. Visto en movimiento, la relación con Assassin's Creed es innegable. Tanto que hasta podemos hablar de aprovechamiento de muchos de los elementos básicos de la saga de Desmond Miles aquí, reutilizados o recogidos y adaptados a este nuevo engine (el Disrupt en vez del AnviNext de AC), manifiestamente poderoso para las consolas actuales. No obstante, casi se puede decir que ambas IPs parecen compartir un mismo código fuente, una cadena por partes clónica.

Una Chicago totalmente controlada, informatizada y algo oscura de 2013, nada que ver con las ciudades de época de Assassin's Creed. ¿O sí...?
Una Chicago totalmente controlada, informatizada y algo oscura de 2013, nada que ver con las ciudades de época de Assassin's Creed. ¿O sí...?

Si Watch Dogs es uno de los títulos más esperados del momento no solo por su puesta en escena sobrecogedora y su propuesta diferente, también por lograr una ambientación magistral -especialidad de Ubisoft Montreal- que nos tiene a todos bastante pendientes. Eso sí, tiene que lidiar este otoño de 2013 con pesos pesados del género como serán Grand Theft Auto V o Asassin's Creed IV: Black Flag, estrenados semanas antes. La tarea más difícil que tiene por delante este producto es no caer en la reiteración excesiva de los esquemas de las aventuras de Altair, Ezio o Connor, y, una vez desgranado a fondo como vamos a enfocar en este texto, no queda tan claro si de verdad estamos ante una producción revolucionaria, pionera y original. Hay novedades, por supuesto, pero también existo mucho de reciclaje y apuestas sobre seguro de elementos ya vistos y fundamentos que han funcionado con anterioridad

1. El Ánimus de la Chicago actual

Watch Dogs destaca visualmente sobre todo por el constante HUD adaptativo al contexto e ingame, la permanente Realidad Aumentada con que cuenta el jugador para poder observar mediante globos y ventanas desde la cuenta bancaria de un NPC o una clave de seguridad hasta la desactivación de un semáforo en rojo o la intención hostil de alguien cercano. Este título se caracterizará por la sobreinformación que genera el CtOS y la constante exposición de menús interactivos para recopilar datos que nos puedan ser de ayuda para los distintos objetivos, huidas y hallazgos que se van a suceder. También está la ruleta de interacciones, desde donde activaremos si interactuar con semáforos, trenes y transportes, cámaras, puertas con código de seguridad, barreras de carretera... Este menú circular, ¿no recuerda al de AC III?

Watch Dogs presenta un mundo interconectado donde una interfaz que recuerda al Ánimus va dejando a Pearce interactuar, robar datos, escuchar secretos o desestabilizar el tráfico.
Watch Dogs presenta un mundo interconectado donde una interfaz que recuerda al Ánimus va dejando a Pearce interactuar, robar datos, escuchar secretos o desestabilizar el tráfico.

Todo ante los ojos del jugador y el protagonista, lo que recuerda en seguida a la estética intervenida por el Ánimus en las ciudades de Assassin's Creed, como Roma, Venecia o la Boston colonial. Iconos sobre cualquier personaje cercano, barras que se extienden entre dos puntos o humanos para mostrar conectividad posible, sincronizaciones para la interacción -aquí pirateo-, etc. Además, el estilo estético, sobrio de letras blancas sobre fondo negro cuadrado, es otra clara reminiscencia a Assassin's. Quizá se debería haber buscado una intefaz activa más dispar, por evitar las semejanzas y comparativas, aunque lo cierto es que aparente ser lo bastante cómoda y de fácil lectura como semejante presencia requeriría. Es uno de los elementos clave del juego y tendremos que manipularla muchísimo, en todo tipo de situaciones, según sus desarrolladores.

2. Parkour de asesino

Lo siguiente de Watch Dogs que recuerda enormemente a Assassin's Creed es la agilidad de Pearce y el resto de protagonistas, con posibilidad de saltos por los tejados y azoteas, escalada por cualquier tipo de fachadas escalonadas y equilibrios en las alturas. Pleno recorrido de la ciudad a lo ancho y a lo alto, importando las alturas. Muchos decíamos cuando se enseñó por primera vez que si nos dicen que se trata de un Assassin's Creed futurista o en la actualidad, nos lo creeríamos, al menos en aquel gameplay mostrado en la presentación de PS4 donde fuera de misiones centrales podemos perseguir a malhechores y llamar la atención de las fuerzas del orden. El sistema de hackeo constante permite hazañas que sacarán partido de las capacidades de salto y agarre de los personajes, como subir a trenes en movimiento previamente ralentizados desde el teléfono móvil o descolgar plataformas eléctricas y ascensores para usarlos como trampolín. Muchas de las animaciones para los comandos de escalada o caída de un salto alto sonarán a los fans de Assassin's Creed, lógicamente.

El parkour y la agilidad vuelven a ser claves del movimiento horizontal y vertical de los personajes. Esto dará lugar a persecuciones a pie bastante reconocibles pero intensas y espectaculares.
El parkour y la agilidad vuelven a ser claves del movimiento horizontal y vertical de los personajes. Esto dará lugar a persecuciones a pie bastante reconocibles pero intensas y espectaculares.

3. Esta misión me suena...

Esta recuperación o reamortización puede ser más bien un peligro para Watch Dogs que esperamos se subsane y no le haga caer en la repetición de misiones y trabajos que finalmente empieza a deteriorar la mecánica Assassin's Creed. Por lo visto hasta el momento de lo nuevo de Ubi, volveremos a tener encargos activados al hablar con un NPC del tipo llegar hasta el punto B y escuchar una conversación, hacernos con un determinado dato u objeto sin ser detectados (robo sigiloso) o dar caza a un objetivo en una carrera a pie a toda velocidad por callejones y azoteas. ¿Demasiado parecido a lo que conocemos? Pues sí, solo que bajo un telón de tecnología y ambiente diferente, en una Chicago actual con tráfico, tiendas de moda, oficinas y clubs que nada tiene que ver con las capitales imperiales de época que hemos visitado en Assassin's Creed, pero en el fondo una sucesión de trabajitos que recuerda más de la cuenta a las cruzadas de los Templarios y la Hermandad de Asesinos, también en su formato de aceptación e inicio de la tarea.

Pag. 1 de 2

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana