Crossing Souls (PS4)

PS4, PC

Imagen de Crossing Souls (PS4)

Crossing Souls, análisis

PS4

Nota Meri 7,5 Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

La nostalgia como baza principal

La nostalgia es un recurso muy efectivo a la hora de atraer a un público veterano e invitarle a revivir tiempos antiguos, con el encanto que suele acompañar a los recuerdos gratos. Éste es uno de las principales bazas que utilizan series como Stranger Things, uno de los mayores éxitos de Netflix, que también cuenta con versión videolúdica propia, y juegos como Oxenfree, que rescata la fórmula de adolescentes que viven una experiencia paranormal. Asimismo, en el panorama indie se ha dado en los últimos años un auge de títulos que recurren a la estética píxel para rememorar el estilo visual clásico, como Celeste, The Last Door, Superbrothers’ Sword & Sworcery LP… Esta decisión artística —aplicada por unos motivos u otros— aporta un hermoso toque retro al videojuego, que hace que el jugador recuerde aquella época en la que la calidad gráfica no era tan hiperrealista como en la actualidad, pero en la que la paleta gráfica y la imaginación constituían un papel principal a la hora de lograr ambientación adecuada. 

En el caso de Crossing Souls, creado por el estudio sevillano Fourattic, lo nostálgico no se queda sólo en la apariencia. La jugabilidad también participa en este homenaje lúdico a los 80, a la época de las recreativas y donde al jugador era premiado por su habilidad en lugar de por su bolsillo. En una entrevista para TechRaptor el pasado enero, el estudio declara: "escogimos los 80 por la nostalgia, pero queríamos darle nuestra propia personalidad. Los 80 es una época que nos aportó mucha magia en el cine, y queríamos reflejar esa misma magia, que no requería de CGI para hacerla creíble, en una experiencia en la que el motor principal sean la oda a la amistad infantil, las emociones que despertemos en el jugador y la diversión en la que sumerjamos a éste". 

Crossing Souls (PC) Captura de pantalla

Fourattic debuta con esta aventura, que nació en un estudio situado en un humilde ático y con pocos recursos. El equipo, fundado por cuatro amigos que dejaron sus empleos para volcarse en el diseño de videojuegos, vivió un proceso creativo difícil, donde se dejaron la piel en un proyecto que estuvo a punto de no ver la luz. Decidieron lanzarse a Kickstarter y atraer a los jugadores que estuvieran interesados en apoyar este título cuya inspiración se basa en la infancia de los desarrolladores, así como en la cultura popular de la época y cuyas referencias pueblan casi cada momento de la partida. Compartieron sus diarios de desarrollo en las redes sociales, lo cual llamó la atención de Devolver Digital, que decidió apostar por el estudio. En Devolver, Fourattic no encontró sólo a una distribuidora, sino a una mentora que les asesoró en todo momento y les puso en contacto con otros desarrolladores que superaron los mismos escollos con los que ellos se topaban. Finalmente, la campaña de mecenazgo fue un éxito, y se recaudaron 51.983 dólares de un proyecto cuya meta eran los 45.000. Crossing Souls fue presentado en el E3 de 2015 y, según sus propios creadores, lucía una versión de desarrollo poco refinada. Tres años más tarde de aquel anuncio, el juego es, al fin, una realidad.

Adolescentes aventureros y conspiración paranormal

Es inevitable comparar Crossing Souls con Stranger Things, al ser éste el referente más cercano de una fórmula que hemos presenciado en varias obras de entretenimiento. Además de la mencionada serie de Netflix, hay varias películas, novelas y videojuegos que se basan en una premisa con la que es fácil conectar: Los Goonies, IT y Oxenfree son los ejemplos más notables. Y Crossing Souls viene con la misma receta: un grupo de adolescentes, con personalidades dispares y entrañables, se ve envuelto en un hallazgo que les catapultará a una aventura paranormal en la que, además, se ve envuelta una conspiración que pondrá en peligro La Tierra.

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

Nos situamos en 1986, en Tajunga, un apacible pueblo californiano en el que habitan nuestros protagonistas, un grupo de jóvenes que hallará una misteriosa piedra en las manos de un cadáver descubierto en el río. Dicha gema se tratará de la Duat, un artefacto egipcio a través del cual es posible conectar con el plano homónimo, donde las almas de los muertos aguardan el juicio de Osiris. Por supuesto, nuestros héroes se tropezarán con los intereses perversos de una organización criminal, comandada por Mayor Oh Rus, un arquetípico villano cuyo diseño nos recordará a M. Bison y a LeChuck y que va en caza de la Duat a toda costa para llevar a cabo su plan de desatar la Guerra de un Día. 

El quinteto protagonista, y que controlará el jugador, se compone de personajes cuyos estereotipos se basan en clichés del género aventurero juvenil, pero que no dejarán de resultarnos encantadores por cómo reconocemos en ellos muchos aspectos de nuestra vida adolescente, además de mostrar problemáticas sociales que continúan en voga a día de hoy. 

Chris, el protagonista principal, de cabello teñido de azul, ejerce el rol de líder del grupo. Es extrovertido y muestra en todo momento su capacidad de mando, aunque también veremos sus inseguridades, como su indecisión de declarar su amor hacia Charlie, la muchacha del grupo, o su incapacidad de mantener bajo control una situación que le supera. Se encuentra en buena forma física, lo cual le convierte en uno de los personajes más ágiles del grupo. Con su bate, además de golpear enemigos, es capaz de devolver proyectiles. Asimismo, es el único capaz de escalar por enredaderas y escaleras. 

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

En contraposición al carisma de Chris, tenemos a Matt, un pequeño inventor procedente de una renombrada familia de científicos. En este personaje que cumple con el estereotipo de empollón tímido —en el que no faltan las gafas redondas, el cabello repeinado y el jersey sin mangas—, veremos a un muchacho que vive bajo la constante presión de mantener el legado familiar. Matt construye sus propios artilugios, como unos propulsores que le permitirán planear hasta largas distancias o una pistola de rayos con la que abatir a sus oponentes, a los que podrá marcar con su radar.

En un grupo así, no puede faltar el componente femenino, que en este caso es Charlie. Esta joven pelirroja desmontará la norma social de que debe ser protegida por ser mujer. Procedente del barrio más humilde de Tajunga, vislumbraremos que siempre ha sabido cuidarse de sí misma, puesto que vive sola con su padre alcohólico y soltero. La joven se mostrará avispada, valiente y autosuficiente; y sus inquietudes chocarán con el ambiente inculto en el que se ha criado y del que no se avergüenza. Es la más rápida de sus amigos y utilizará su comba como látigo en combate y como catapulta para acceder a terrenos alejados. Para esto último, deberemos pulsar X en el momento que el indicador cruce la zona verde de la barra por la que se desplaza a gran velocidad.

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

Big Joe es el miembro más robusto del grupo, hijo de la dueña de una modesta tienda de alimentos. Este orondo muchacho de piel oscura se mostrará orgulloso de sus carnes y no ocultará su amor a la comida. Su constitución superior vendrá reflejada en un mayor número de corazones de salud, y gracias su fuerza moverá bloques pesados. Sus golpes, a su vez, son los más contundentes. Junto con Charlie, es el único personaje que no salta y es el más lento del grupo.

Kevin es el hermano menor de Chris, y el niño más travieso de todos. Con sus gafas reparadas con cinta adhesiva y su rostro surcado por una tirita, será quien tenga las ideas más alocadas. Por otro lado, empatizaremos con él y su causa: la superación de su perrito fallecido, Sparky, a quien desea devolver la vida. Kevin es quien salta más alto y su habilidad especial son las bromas pueriles como reventar un globo para imitar una ventosidad. No obstante, el auténtico propósito de este pequeño diablillo se conocerá al poco de avanzar el juego.    

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

A lo largo de la aventura, los muchachos no sólo se convertirán en los héroes forzosos que salvarán Tajunga de un villano archipoderoso. Vivirán la crisis adolescente, presente en obras de este tipo y en la que veremos nuestro yo del pasado reflejado, y fortalecerán su amistad, basada en su amor común por la aventura, y en la que descubrirán sus diferencias que, pese a plantear conflicto en los momentos más tensos, les enseñarán a respetarse tal y como son. Asimismo, Crossing Souls, dentro del género aventurero juvenil y paranormal, presentará una historia con giros impactantes y oscuros, en la que se tratará temas muy serios, como la muerte, la depresión y el enfrentamiento a la pérdida de un ser querido

Por otro lado, durante la partida seremos obsequiados con innumerables referencias a la cultura popular ante las cuales no reprimiremos una sonrisa, como el dependiente del bazar oriental al que podremos pedir “yogurlado”, o la caverna oculta en las alcantarillas, llena de cajas de pizza y habitada por una rata sensei ataviada en color berenjena. Dichos guiños no se limitarán al panorama internacional; la cultura española también se verá representada en detalles como Naranjito como logo de una frutería, o un cameo de Jesús Gil en su jacuzzi. 

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

Un arcade que homenajea muchos géneros

La nostalgia de Crossing Souls no termina en la ambientación ochentera y su estética píxel, sino se transmite a través de la jugabilidad y mecánicas de juego. Con nuestro grupo de adolescentes, recorreremos diferentes niveles que combinarán exploración, plataformas y acción, e interactuaremos con múltiples y variopintos personajes no jugables. En la versión de PlayStation 4, que es la que hemos jugado para el presente análisis, cambiaremos de héroe con L1, teniendo presente cuál es más idóneo según la fase. Cada cual tendrá un número de corazones que irán menguando a medida que reciban daño y que repondremos con corazones hallados al destrozar objetos del entorno —que proliferarán, para gratitud del jugador, si estamos bajos de salud— o al consumir piruletas conocidas como SuguHearts que encontraremos en botiquines. Asimismo, dispondremos de una barra de aguante, que se consumirá al utilizar nuestros ataques, habilidades especiales o al esquivar golpes con el stick analógico derecho. Nos enfrentaremos a grupos de enemigos en pantalla, al estilo de un hack and slash, y deberemos ser conscientes de elementos hostiles como barriles ardientes, que podemos usar a nuestro favor para neutralizar oponentes.

El recorrido de niveles es muy intuitivo y, al mismo tiempo, se incitará a la búsqueda de rutas alternativas en pos de huevos de Pascua con divertidas referencias a otras obras de ficción, así como la caza de tesoros coleccionables, como cassettes, cintas VHS y videojuegos, lo cual puede prolongar la partida hasta las 10 horas, si bien la misión principal puede realizarse en 6. En nuestra exploración, hallaremos objetos que nos ayudarán en combate, como rayos cegadores o bombas, con las que improvisaremos entradas en muros deteriorados. Para utilizar dichos objetos, así como un SuguHeart, pulsaremos su lugar asignado en la cruceta y triángulo, teniendo en cuenta que afectará al héroe seleccionado en el momento. 

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

Al pulsar la pantalla táctil, accederemos al Diario, donde llevaremos un seguimiento de la historia y las misiones, así como a los coleccionables conseguidos y a la biografía de los personajes, lo cual nos proporcionará una lectura amena y jocosa, al mismo tiempo que nos permitirá seguir el hilo de la historia si hemos dejado pasar el tiempo entre partida y partida.

Con la piedra Duat en nuestra posesión, pulsaremos R2 para acceder al plano de la Duat, donde veremos a fantasmas que nos darán nueva información y accederemos a plataformas sólo disponibles en dicha dimensión. Asimismo, veremos claramente a los enemigos espectrales que también nos harán daño en el plano de los vivos, aunque éste sólo los distinguiremos si nos fijamos bien en la distorsión que crean en el entorno. 

Guardaremos la partida en disquetes que hallaremos por el escenario, para lo cual habrá tres ranuras disponibles. Cuando el personaje escogido pierda todos los corazones de salud, se perderá la partida y regresaremos al último punto de guardado o, en algunos casos, al inicio de la fase donde caímos derrotados. Se echa en falta recuperar la salud máxima al guardar en los disquetes, lo cual habría sido una concesión muy agradecida.

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

La dificultad del juego es progresiva y asequible hasta llegar a niveles de considerable dificultad que requieren concentración, buenos reflejos y capacidad de sincronización. La precisión de los controles resultará imperfecta, lo cual recreará la sensación de estar a los mandos de una consola antigua, pero por otro lado entorpece la experiencia de juego. Además de secuencias de plataformas, acción y sigilo, habrá fases de género único que homenajearán títulos clásicos. Así, nos enfrentaremos a la banda callejera Purple Skulls en un episodio beat’em up de scroll horizontal que será una clara referencia a Streets of Rage, y viviremos una trepidante persecución policial en tres carriles entre los cuales deberemos cambiar siguiendo las indicaciones, lo cual nos recordará a Hugo o la mítica fase de la alfombra mágica en Aladdin

Por supuesto, no pueden faltar los jefes finales, abundantes, desafiantes y con un patrón de conducta único. Al igual que en un arcade ochentero, deberemos observar y memorizar su coreografía para diseñar nuestra estrategia, en la que incluiremos dónde situarnos en cada momento y qué personajes escoger para cada ronda. Cabe hacer una mención especial al combate contra el conductor de autobús, que incluye mini-partidas a Simon Dice. 

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

Estética mimada hasta el último píxel

Crossing Souls es un título donde el cuidado audiovisual no se limita a una estética píxel vaga y que busca la nostalgia fácil. La fidelidad reflejada en sus gráficos es exquisita, así como la decoración de sus escenarios, en los que hallamos referencias constantes. A esto, además, se añaden animaciones propias para cada personaje que dibujan su personalidad; así, Chris se desplazará con mayor seguridad, mientras que en Matt vemos a un muchacho más asustadizo. Los retratos de los personajes, presentes en los diálogos, varían según su estado de ánimo, lo cual llena el texto de vida. Además, se incluye el detalle de las animaciones de espera en los héroes cuando les dejamos inactivos, algo que se ha visto en títulos de plataforma noventeros y que transmitían de forma muy graciosa al jugador la impaciencia de un héroe que espera recibir órdenes. 

El estilo de dibujo de las cinemáticas, que sigue líneas distorsionadas adrede y una paleta de colores vistosa, imita con gran acierto las series de animación americanas ochenteras, y no han olvidado incluir efectos que emulan el cine de 35 mm, como el polvo sobre los fotogramas, lo cual aporta un valor especial al estilo retro del que hace gala este juego.

Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

La banda sonora presenta una gran variedad de géneros, cada uno de los cuales acorde a la fase en la que estamos juntos, como una canción intrigante mientras indagamos un bosque embrujado o la pianola que nos acompañará en un pueblo ambientado en el Lejano Oeste. Destacan los temas electrónicos, que representan la elección más acertada en un título cuyo espíritu reside en el atractivo innegable de los 80. Los efectos de sonido también se hacen eco de lo retro, y es que escucharemos las notas electrónicas características de la época 8-bit para sonidos como la regeneración de corazones de salud o las líneas de texto en los diálogos.

El juego está disponible en varios idiomas y, para el presente análisis, hemos jugado en su versión en castellano, en la que apreciamos el cuidado de los textos y un lenguaje coloquial y cercano que aporta realismo en las interacciones de los personajes, sin abusar de expresiones que a día de hoy pueden resultar caricaturescas, como "dabuten". Para los habitantes de las caravanas, el barrio de donde procede Charlie, se ha utilizado un registro vulgar del idioma para retratar la baja sociedad. Charlie, por su lado, se expresa con corrección, lo cual ayuda a perfilar la diferencia entre la joven y su hogar.  

Por otro lado, los aspectos técnicos constituyen el mayor defecto del juego. Amén de la jugabilidad ortopédica comentada anteriormente, hemos detectado unos fallos técnicos ocasionales, aunque graves, que nos han hecho reiniciar el juego o imposibilitado una sección de plataformas y cuya solución esperamos pronto. 

Este juego ha sido analizado en su versión para PS4.
Crossing Souls (PS4) Captura de pantalla

Conclusión

La nostalgia es un arma de doble filo que, al usarla como reclamo en un videojuego, puede resultar un recurso facilón. No obstante, Fourattic han sabido aplicarlo con atino en Crossing Souls, y es que no sólo se limitan al encanto efectivo de la estética píxel. En este RPG de acción reviviremos varios géneros, como las plataformas, el beat’em up o las persecuciones en triple raíl. Con una jugabilidad cuya precisión imperfecta recuerda la tosquedad de un joystick, avanzaremos por una aventura cargada de hilarantes guiños a la cultura popular ochentera —nacional e internacional— presentes en cada elemento como escenarios, personajes secundarios o jefes finales. Aquí, controlaremos a un grupo de adolescentes con diversas habilidades que se adentrarán en una aventura paranormal con giros impactantes en la que no sólo experimentarán una crisis adolescente, sino que se enfrentarán a temas difíciles como la muerte o la pérdida. A través de la piedra Duat, el artefacto mágico que descubrirán nuestros pequeños héroes, nos moveremos entre el plano homónimo —donde aguardan las almas de los muertos el juicio del dios Osiris— y el físico para completar nuestra misión de salvar Tajunga, nuestro pueblo natal, y el mundo. Con una dificultad progresiva que culminará en fases complicadas en las que nuestra concentración, sincronización y reflejos, hallaremos el nivel de desafío propio de títulos de la vieja escuela contra jefes finales muy duros de roer, cuyo patrón de conducta deberemos estudiar para elaborar una estrategia que nos garantice la victoria, al mismo tiempo que revivimos la tensión de superar un reto en un salón recreativo.

Lo Mejor

  • El excelente cuidado que presenta la ambientación retro
  • Las múltiples referencias a la cultura popular, nacional e internacional
  • Una historia sencilla, propia del género de aventuras juvenil, pero con giros oscuros
  • Personajes protagonistas que se hacen querer
  • Una curva de dificultad progresiva y asequible, que acaba ofreciendo un desafío exigente y justo

Lo Peor

  • La precisión tosca de los controles
  • Al principio, los controles pueden resultar ortopédicos
  • Los fallos técnicos que pueden impedirnos avanzar
7,5
Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana