Disc Jam (PC)

PC, PS4

Imagen de Disc Jam (PC)

Disc Jam, análisis

PS4, PC

Nota Meri 7 Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Será casualidad o no, pero la llegada de Disc Jam se produce apenas 3 meses después del anuncio del retorno de un clásico como Windjammers, queriendo por un lado cumplir con el papel de sucesor espiritual de este, al mismo tiempo que aprovechar el tirón de formar parte del catálogo de los juegos mensuales de PlayStation Plus. En definitiva, seguir el camino de Rocket League, que gracias a su aparición como parte de este servicio consiguió convertirse en un fenómeno viral, habitual de Twitch y con presencia incluso en los esports. La fórmula de High Horse Entertainment, un pequeño estudio formado por dos veteranos de Activision, reúne muchas de las virtudes de la peculiar propuesta de Psyonix, pero solo el tiempo dirá si logra acercarse a su popularidad, ya que alcanzarla parece misión prácticamente imposible. 

A pesar de lo desconocido de este estudio, las credenciales de cualquiera de sus componentes, únicamente dos, son para tener en cuenta. Jay Mattis formó parte del equipo de Treyarch que se encargó de Call of Duty: World at War y Call of Duty: Black Ops, mientras que Tim Rapp participó tanto en Call of Duty 3 como Black Ops 2, con varias entregas de Guitar Hero mediante. Con todo, está claro que el entorno multijugador competitivo es la especialidad de ambos, y en eso han querido hacer énfasis con este Disc Jam. Tal vez demasiado. 

Disc Jam (PC) Captura de pantalla

Una propuesta directa y ya conocida

Las reglas de Disc Jam son muy familares para cualquiera que le echara el guante en su momento al mencionado clásico de SNK, Windjammers, y del que pronto veremos una revisión en PS4. Principalmente, dos personajes deben devolverse un disco con el objetivo de que este alcance una especie de end zone o caiga en el campo rival,  en una suerte de combinación entre tenis, air hockey y frisbee. Obviamente, esta descripción no hace del todo justicia a todas las variantes y movimientos posibles una vez estamos a los mandos, aunque la profundidad no sea la mayor de las virtudes de este título. 

Al contrario que el mencionado Windjammers, Disc Jam utiliza una perspectiva en tercera persona con la cámara tras el personaje, al estilo de los añorados juegos de tenis de los que hace ya demasiados años que no disfrutamos, pero por desgracia eso no aporta la espectacularidad necesaria. Sin embargo, eso es otro tema que trataremos después... Lo importante por ahora es saber que cada uno de los cuatro personajes cuenta con una buena variedad de lanzamientos para conseguir su objetivo de anotar: paralelos, con rosca, dejadas, etc... En efecto, la influencia del deporte de la raqueta es constante, y al igual que en el mismo, el timing a la hora de devolver el disco es básico, pudiendo hacer lanzamientos cada vez más complicados de contrarrestar para nuestro rival o rivales. 

Disc Jam (PC) Captura de pantalla

Bastan tres movimientos, sobre todo defensivos, como el dash, para ser un rival digno durante las primeras partidas, pero a medida que avanzamos en el ranking va a ser necesario tirar de repertorio y recordar el parco tutorial, que por cierto, es prácticamente la única modalidad para un jugador que encontraremos. Un lanzamiento cargado tras llegar a una dejada o una devolución contra las paredes de la pista son casi imposibles, o como mínimo, muy difíciles de contrarrestar, avanzados en los primeros niveles, pero más frecuentes a largo plazo, si es que logramos encontrar ese punto en el que estamos enganchados a Disc Jam.

Lo que sí resulta peculiar es el criterio para contabilizar la puntuación, ya que va a ser resultado de la cantidad de devoluciones que se hayan producido durante la disputa de un punto. Aunque pueda parecer injusto en cierto modo, otorga emoción a cada enfrentamiento, ya que uno o dos puntos bien jugados pueden dar la vuelta a un partido que pudiera pintar realmente mal. Por cierto, Disc Jam versiona también las puntuaciones del tenis, dando como ganador al primer jugador que gane dos sets a 50 puntos.

Disc Jam (PC) Captura de pantalla

Poca inspiración y contenido inicial

Los partidos de Disc Jam son cortos e intensos, así como, y lo más importante, divertidos, pero cuando rebuscamos más allá es cuando se dejan ver sus carencias y su carácter de independiente. Comprensiblemente, Mattis y Rapp han decidido recortar en otros aspectos más allá del jugable, y la presentación es uno de ellos, con solo una pista disponible y carente de cualquier sentido de la espectacularidad, algo que podría esperarse de lo que se supone que debería ser el deporte del futuro. Eso sí, no deja de ser acorde con el diseño de los menús y sus cuatro personajes disponibles, que no ofrecen mayor distinción más allá de animaciones y elementos estéticos que no aportan demasiado. 

En este sentido, si alguien no logra cogerle el gusto a este título en base a su jugabilidad, tampoco lo va a hacer gracias a su sistema de progreso, anodino y prácticamente sin recompensa. Estas, para más inri, son aleatorias, ya que a cambio de 1.000 monedas del juego es posible invertir en una máquina con premios conocida aquí como Prize Machine, de la que podemos obtener desde skins para los personajes -o más bien, simplemente colores para sus atuendos- hasta poses de victoria y provocaciones. En efecto, son recompensas que recuerdan a las de un peso pesado como Overwatch, es decir, no afectan a la jugabilidad pero tampoco aportan nada interesante. Pero lo más doloroso es la ausencia total de partidas con rango, sin ningún tipo de clasificación, y da la mala sensación de que ganemos o perdamos, no nos jugamos absolutamente nada. 

Disc Jam (PC) Captura de pantalla

Los esfuerzos tampoco se dejan ver -si es que los ha habido- en los modos de juego presentes, y es que el jugador solitario no va a encontrar apenas opciones más allá del tutorial y un modo entrenamiento que consiste básicamente en devolver nuestros propios lanzamientos como si jugáramos contra una pared. Eso sí, pocas pegas al rendimiento de su modo online, para dos o cuatro jugadores, con un matchmaking que no da problemas y que rápidamente nos pone en liza, pero a la larga, este único modo parece a todas luces insuficiente. 

Conclusión

Es difícil pensar en Disc Jam como el próximo Rocket League, ya que no solo carece de la arrolladora personalidad de aquel, sino que ofrece pocos alicientes para dedicarle horas si la recompensa y la progresión son casi nulas. Es un juego divertido, qué duda cabe, pero la carencia de contenido en cuanto a pistas y personajes, y lo que es más importante, modos de juego, parecen condenarlo a estar lastrado hasta que High Horse cumpla la promesa de dotarlo de nuevas características entre las que la inclusión de partidos que importen debería ser la primera incorporación. Cuando estamos en el terreno de juego, Disc Jam cuenta con buenas credenciales para hacernos pasar buenos ratos, sobre todo en compañía, pero cuando lo abandonamos para visitar los menús, sus carencias se hacen evidentes. Si el estudio sigue trabajando en el juego con frecuencia y se crea cierta comunidad alrededor de él, podría tener un futuro, pero por el momento solo podemos hablar de un proyecto con potencial pero no del todo aprovechado.

Lo Mejor

  • Una propuesta jugable sencilla pero suficientemente profunda para aguantar el paso del tiempo
  • Lo rápido y directo de sus partidos siempre incita a jugar uno más
  • Requiere cierta estrategia a la hora de observar las tendencias de juego del rival
  • En compañía, sobre todo con cuatro jugadores, gana muchos enteros

Lo Peor

  • Ausencia grave de modos de juego, sobre todo para el jugador solitario
  • Carece de desbloqueables que aporten más profundidad y recompensa a largo plazo
  • Sin rankings, ni las victorias ni las derrotas cuentan
7
Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Jugabilidad 7

El punto fuerte del título, es fácil comprenderlo y realizar los movimientos más básicos, ofreciendo al mismo tiempo devoluciones avanzadas que aumentan la sensación de aprendizaje. Probablemente se eche en falta mayor frenetismo en los partidos, es decir, un ritmo más alto, aunque ya son de hecho bastante cortos. 

Gráficos 6

El anodino diseño de los personajes y de la única pista disponible no permite muchos alardes visuales, pero los medios con los que cuentan dos personas dan para lo que dan. La presentación de los menús está a la misma altura, sin mucha inspiración, y unos efectos más espectaculares en los partidos le habrian sentado fenomenal. 

Sonido 5

Melodías tecno y rockeras ambientan correctamente, sin más, los partidos. Se puede disfrutar del mismo estilo durante la navegación por menús, pero ninguna de las pocas piezas es significativamente carismática, y la ausencia total de voces, o de un narrador, lastran un apartado especialmente flojo.

Multijugador 8

Es la razón de ser de Disc Jam, simple y llanamente. Con un apartado que funciona bien, robusto, y un matchmaking que no tarda apenas en encontrar rival, el futuro de este juego pasa por que se forme una comunidad alrededor de él. Sean partidos de dos o cuatro jugadores, la diversión está garantizada, pero urge un sistema de rankings que les otorgue emoción.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana