Black Dahlia (PC)

PC

Imagen de Black Dahlia (PC)

Sólo para jugadores expertos

PC

Nota Meri 8 Muy Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

blackdahlia_caja.jpg Captura de pantalla

Desde mi punto de vista, una aventura gráfica debe cumplir dos requisitos indispensables. Por un lado, el guión tiene que atraerme hasta el punto de estar realmente interesado en avanzar para ver qué ocurre, y por el otro, los puzzles han de ser de un nivel suficiente de dificultad para no acabarla en una o dos sentadas y haber tirado el dinero. Black Dahlia, a lo largo de sus ocho discos, consigue durante gran parte del tiempo cumplir con ambos planteamientos.
Se trata de una película interactiva en la que claramente están diferenciados el argumento y los puzzles. El primero se halla ambientado en los años 40, y abarca desde las fechas previas a la entrada de los EEUU en la 2º guerra mundial y los años posteriores a ella. El presidente Roosvelt crea una agencia para contrarrestar a los posibles espías alemanes en su país, y el protagonista comienza a investigar una sociedad secreta con aparentes conexiones nazis. Son esos tiempos en que los yankees tienen como gran enemigo al fascismo (al poco fue el comunismo y últimamente la comunidad islámica y Belgrado, de alguna manera tienen que justificar los pobres su desorbitado presupuesto militar), y cualquiera con apellido alemán es un enemigo en potencia. Lo cierto es que los vínculos van más allá del propio nazismo y la historia pasa del espionaje al misterio y terror, con cierta estética de cine negro. La peli en cuestión va atrapándonos según evoluciona. No voy a cometer la estupidez de decir que es una gran película, pero no miento si digo que las he visto bastante peores en televisión y en cine (sin ir más lejos, hace unos días fui a ver una de Bruce Willis que prefiero olvidar). De hecho, cualquier aficionado a estos géneros podría tragársela sin demasiado esfuerzo si la pusieran en la tele después de comer. Además, siempre es de agradecer encontrar a alguien de la talla de Dennis Hopper apareciendo en el monitor.

En cuanto al juego en sí, la mecánica es tipo Myst, 7th Guest o Reah. Nos movemos por un entorno tridimensional en primera persona, de forma que en cada ubicación hay tres o cuatro puntos en los que situarse, y en ellos podemos girar 360 grados, mirar arriba y abajo e interactuar con el entorno, donde se encuentran los puzzles lógicos esperándonos, los cuales son numerosos y de dificultad variable. Algunos resultan mero trámite y otros son realmente difíciles, puede que demasiado. Pero siempre tenemos datos suficientes para solucionarlos, lo cual hace que tarde o temprano, cuando comprendemos su funcionamiento, se resuelvan, aunque muchas veces más tarde que temprano. En ocasiones la solución resulta excesivamente rebuscada. Esto, como siempre, a unos les parecerá un reto atrayente, pero a otros les parecerá desesperante. Un detalle feo para mi gusto es la aparición de laberintos. Creo que es un recurso fácil para los programadores pero engorroso, monótono y aburrido para el jugador. Especialmente, a la altura del 6º disco, hay unas criptas laberínticas que llegan a ser desesperantes. Black Dahlia no necesitaba de este elemento para ser largo y complejo, los puzzles se bastan por sí solos. Tampoco faltan los componentes de las aventuras gráficas más típicas, hay que usar objetos y hablar con gente para ir resolviendo la trama. Este aspecto está perfectamente integrado en el argumento de la película

blackdahlia_1gr.jpg Captura de pantalla

Un problema es la estricta linealidad del juego. Esto viene obligado por el hecho de que en cada disco solo entran, como mucho, 8 o 9 lugares que visitar, además del trozo de película correspondiente a cada uno. Dicha película habría sido extremadamente más compleja de realizar si no hubiera sido lineal, y lo peor sería que habría que cambiar de disco continuamente para poder movernos por un número mayor de ubicaciones a la vez.

No está doblado, pero hay que reconocer el gran esfuerzo que ha debido realizar la distribuidora para traducirlo, ya que no se trataba solo de traducir textos, han tenido que cambiar gráficos e incluso doblar algún momento en que las pistas eran habladas. Sin embargo, los subtítulos en castellano han quedado bastante chapuceros, porque van a un ritmo distinto que los diálogos, y hay momentos en que se acaba la escena antes que los subtítulos o el caso contrario, en que se acaban los subtítulos y todavía le queda un rato a la escena. Quien domine el inglés no tendrá problema, pero quien no lo entienda se encontrará con pequeñas dificultades para seguir la historia en momentos puntuales.

Black Dahlia es una aventura gráfica larga, compleja y difícil. Dada su dificultad, no es el juego ideal para introducirse en el género, pero sí lo es para aventureros curtidos que deseen ponerse a prueba con un reto más que digno.
 

Pag. 1 de 3

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana