Path of Exile (PC)

PC

Imagen de Path of Exile (PC)

No hace ni una semana que el título de Grinding Gears Games ha entrado en su fase de beta abierta, y los servidores ya se han quedado cortos ante la implacable avalancha de usuarios ansiosos por probar el juego. A pesar de los esfuerzos de la compañía por escalar su infraestructura, aún a día de hoy se pueden encontrar colas de varios miles de usuarios esperando para acceder a Path of Exile. No es para menos, y es que nos encontramos ante una interesante oferta que parece recoger prácticamente todos los elementos que han hecho grande una variante tan consolidada, como son los juegos de acción y rol con temática 'hack & slash'. A simple vista, el juego quiere catapultarnos de nuevo a los representantes más clásicos de su misma modalidad, buscando todos los puntos en común que los jugadores han tomado como estándares del género. Sin embargo, la respuesta masiva de los usuarios, interesados por los elementos que nos componen la alternativa de la desarrolladora neozelandesa, tiene también mucho que ver con un importante aspecto de su formato: Path of Exile llega en forma de MMORPG y, como se auguraba, se apunta a la cada vez más larga lista de opciones free to play. Por supuesto, esta última característica no va a convertir a un juego en un éxito inmediato, pero sí que constituye una fuerza de atracción suficiente como para posar nuestras miradas en el trabajo de Grinding Gears Games, que nos transporta a un mundo de oscuridad y horrores, al que hemos sido exiliados. Una tierra de tintes post-apocalípticos, poblada por toda clase de monstruos horribles, en la que nos encontraremos con cientos de jugadores simultáneos con los que compartir andanzas.

Path of Exile se presenta como un 'hack & slash' al uso, lo que se traduce en clics de ratón para moverse, clics de ratón para atacar, y clics con los otros botones del ratón para utilizar habilidades... además de complementar con el uso de una serie de atajos de teclado para acceder rápidamente a otras pericias u objetos. Es un formato que todos conocemos, y que prácticamente todos hemos llegado a dominar alguna vez. Una buena base, que nos permitirá hacernos con los controles desde el primer minuto de juego. Tampoco nos sentiremos extrañados ante el elenco de protagonistas disponibles, que en buena parte recogen la inmensa mayoría de las opciones tradicionales del género. Las innovaciones en el título neozelandés llegan por otros frentes y, por lo visto en la beta, se comportan muy bien con este estilo machaca-ratones al que ya estamos acostumbrados. Los que quieran deambular imponiéndose a base de fuerza bruta, contarán con la clase 'Marauder', que causa grandes daños y a la vez que los aguanta. Si optamos por la magia, encontramos la clase 'Witch', que combina la misma con técnicas de combate que procuran alcanzar al enemigo con impactos críticos. Si optamos por escoger la clase 'Ranger', tendremos un personaje de gran velocidad y buena capacidad de esquiva. Las otras tres clases restantes combinan los aspectos principales de las anteriores: fuerza, inteligencia y destreza, representadas por los colores rojo, verde y azul.

Path of Exile (PC) Captura de pantalla

Así, la clase 'Duelist' camina entre el dominio de la fuerza y la destreza, descubriéndose como un guerrero veloz. Algo parecido ocurre para los 'Templar', que combinan las capacidades mágicas con el poderío físico de los guerreros. La clase 'Shadow', a su vez, hace lo propio con la velocidad y la inteligencia. Nuestra elección marcará el estilo de juego que queramos seguir, aunque el funcionamiento de todas ellas comienza de forma bastante similar. Esta clasificación por su atributo principal (fuerza, destreza o inteligencia) no se limita únicamente a los personajes de los jugadores, y todos los elementos de juego tienen una ordenación similar. De esta forma, los monstruos no tienen que responder necesariamente a un tipo único, y también pueden dos de las características mencionadas. Lo mismo se aplica a los objetos, que pueden referirse a los atributos en distinto porcentaje y, como consecuencia, nos dirán el valor mínimo que es requisito indispensable para poder equiparlos. Por ello, y tal y como ocurre en cualquier juego de rol, las mayores decisiones que tendremos que tomar respecto a la clase se reducen a los avances de nivel y equipo que portemos, puesto que siempre intentaremos buscar aquellas combinaciones que potencien los aspectos clave de nuestro personaje. Y aunque todavía no hemos visto nada que hayamos conocido de la mano de otros aRPG del mercado, la última frase nos lleva directamente a dos de los aspectos clave de Path of Exile: habilidades y equipo.

El videojuego de Grinding Gears Games cuenta con un extenso árbol formando por 1350 habilidades pasivas, y es que las competencias que podremos dominar no se traducirán en nuevos poderes o ataques. Cada pericia nos proporcionará un aumento de características, mejoras en el daño causado, reducciones en el recibido, velocidad de ataque... Pero nunca habilidades que tengamos que activar para poder usarlas. La lista de opciones parte de 6 núcleos originales para cada una de las clases disponibles. En cada uno de ellos encontraremos dos ramificaciones, basadas en las tres características que ya hemos citado anteriormente. Las clases que dependen únicamente de un atributo acceden directamente a las dos principales ramas del mismo, mientras que las híbridas disponen de una rama de cada una de las características de su dominio. Sin embargo, el entramado completo es común a todas las clases de personaje, lo que significa que dos personajes de distinto tipo pueden llegar a compartir habilidad... incluso es posible acceder a las pericias iniciales de otros arquetipos. Por supuesto, la distancia en el árbol será mucho menor para las clases que tienen esas habilidades como propias, y un personaje de otro tipo tendrá que gastar muchos más puntos para ir comprando las habilidades que le separan de la misma. Se obtiene un punto de habilidad con cada nivel de personaje, inmediatamente canjeable por una nueva habilidad pasiva.

Path of Exile (PC) Captura de pantalla

En cuanto a los objetos, la mayor innovación en Path of Exile es la inclusión de 'sockets' o huecos, en prácticamente todos ellos y en número variante. Es algo que ya hemos visto en otros títulos, pero en el que hoy nos ocupa tienen una funcionalidad distinta. Dependiendo de las piedras que engarcemos en ellos, obtendremos las habilidades que luego podremos usar durante la partida. Así, si colocamos ciertas piedras sobre un arma, obtendremos la posibilidad de realizar ataques de área, o invocar seguidores para que nos acompañen durante el combate. Cada hueco corresponde a uno de los tres colores que refieren a los atributos principales, de manera que solamente podemos añadir una piedra de ese color. Aunque estas 'gemas de habilidad' pueden añadirse a cualquier hueco de su tonalidad, no siempre obtendremos la pericia correspondiente. Si la habilidad que otorga la piedra es de combate tendremos que colocarla sobre un arma, si es de protección, sobre una armadura... y así sucesivamente. Como puede deducirse por asociación, las gemas rojas suelen estar relacionadas con habilidades que causen más daño en combate y el aguante ante los impactos, las verdes con la velocidad de los golpes y los ataques a distancia, y las azules con la magia. Por supuesto, es posible combinar diferentes piedras en un mismo objeto. También existen gemas de apoyo, cuya función es la de potenciar los efectos de una gema de habilidad engarzada en el mismo elemento de inventario.

Pag. 1 de 2

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana